Está en la página 1de 9

REFRANES

1. No hay mal que por bien no venga.


Comenzamos con uno de los refranes cortos que nos invitan a ver el
lado positivo de las cosas, especialmente cuando nos suceden cosas
que consideramos negativas. Según este refrán, siempre podemos
sacar algo bueno de una mala situación.
2. Quien duerme mucho, poco aprende.
Refrán popular que seguramente tu madre utilizó al verte dormir hasta
altas horas de la tarde, pues dejamos de aprender nuevas cosas en el
tiempo extra que gastamos durmiendo.
3. De tal palo tal astilla.
Uno de los refranes cortos que no puede faltar es este que nos enseña
que cada una tiene cosas de donde viene, es decir, de nuestros padres.
Los comportamientos, los gustos, las afinidades, los talentos o los vicios
también se pueden heredar.
4. En casa de herrero, azadón de palo.
Y este es el refrán indicado para aquellas personas que se dedican a
hacer ciertas actividades o empleos que luego no se aplican en su casa.
Un chef que no cocina en casa, una costurera que no arregla sus
propios vestidos o un médico que no visita médicos son algunos
ejemplos.
5. Al que no quiere caldo se le dan dos tazas.
Una lección para aquellas personas que evitan a toda costa hacer algo,
no porque sea algo malo para ellas, sino por comodidad o viveza. Al
final y por evitarlo, pueden terminar haciendo aún más de lo que
debían.
6. No hay peor ciego que el que no quiere ver.
Muchas veces tenemos la verdad delante de los ojos y aún así no la
vemos porque preferimos evitarla. De esto trata este refrán corto.
7. A todo marrano le llega su noche buena.
Aunque a veces parezca que no, para todos hay oportunidades en esta
vida. Este refrán corto también se puede expresar como “A cada cerdo
le llega su San Martín”, significando que al final todos acaban recibiendo
el castigo que merecen.
8. El que no corre, vuela.
Este es uno de los refranes cortos que utilizamos para motivar, para no
perder el entusiasmo y no dejar que las oportunidades se nos escapen,
sino que vayamos mucho más rápido tras de ellas. Si no llegamos
primero, llegará otro.
9. No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista.
Otro de los refranes cortos que nos invitan a no desistir por duras que
sean las situaciones, pues tarde o temprano los momentos malos
terminan.
10. Hierba mala nunca muere.
Con este refrán sentenciamos a las personas de mal proceder, con las
que damos en momentos determinados y que parecen no desaparecer.
Pero también es un refrán corto que se utiliza con humor entre
conocidos.
11. El que mucho abarca poco aprieta.
Para las chicas que aceptan sin más todo tipo de proyectos y planes,
que luego se ven abrumadas por la falta de tiempo y la cantidad de
compromisos. La lección es clara: el que quiere hacerlo todo, al final no
hace mucho, pues está diluido en todo y en nada.
12. Al mal tiempo buena cara.
Nuestras abuelas siempre han buscado mostrarnos el lado positivo de
las cosas con refranes cortos como este. Para no perder la sonrisa a
pesar de las circunstancias.
13. En boca del mentiroso, lo cierto es dudoso.
Por eso es mejor ir siempre con la verdad y no permitir que las personas
duden de nuestra palabra.
14. A buen entendedor pocas palabras bastan.
Esos momentos en los que intentas explicar algo pero se te traban las
palabras, sin embargo hiciste entender tu punto. A eso se refiere este
refrán.
15. Al pan, pan y al vino, vino.
Con este refrán estamos queriendo llamar las cosas como son, sin
rodeos ni muchas vueltas.
16. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.
Este es de los refranes cortos que se puede usar de forma
malintencionada, pero que en realidad explica que aunque tratemos de
aparentar otra cosa, seguimos siendo lo que somos en nuestra esencia.
17. A caballo regalado no se le mira el diente.
Para las personas que no les gusta lo que les regalan y critican todo lo
que les dan, la lección de este refrán es la gratitud.
18. Allá donde fueres haz lo que vieres.
Ahora que viajamos mucho más y conocemos nuevos países y nuevas
culturas, este es un refrán de antaño perfecto para la vida
contemporánea. Pues nos enseña que debemos respetar la cultura de
cada lugar al que llegamos y sus normas mientras estamos allí.
19. A palabras necias, oídos sordos.
Hay que aprender a recibir las palabras que nos hacen bien y dejar ir
inmediatamente aquellas palabras que buscan hacernos daño.
20. Barriga llena, corazón contento.
Nuestras abuelas son fieles creyentes de que por la barriga se gana el
corazón de las personas y se llega a la felicidad. Muestra de eso es este
refrán popular.
21. Caballo grande, ande o no ande.
Este refrán es útil en dos escenarios: para enaltecer algo por su gran
tamaño, o para ridiculizar a quienes ostentan de que las cosas son
mejores a mayor tamaño.
22. Cinco no son montón, pero siete ya lo son.
Y con este refrán tu madre te diría que no hay que abusar, en cuanto a
que llegar a un lugar con uno extra no es lo mismo que llegar con todo
tu grupo de amigas, por ejemplo.
23. Cada loco con su tema y cada lobo por su senda.
Este es de los refranes cortos que se utilizan para enseñar a las
personas a no meterse en la vida y las cosas de los demás,
especialmente cuando es con ánimo de criticar. Para aprender a vivir y
dejar vivir en total libertad.
24. Cría cuervos y te sacarán los ojos.
Siendo tan tradicionales, no podía faltar un refrán sobre la paternidad y
la buena educación que se le da a los hijos. Hoy en día muchos padres
lo utilizan con humor.
25. Buenos y malos martes los hay en todas partes.
Otro de los refranes cortos que nos invitan a tener actitud positiva en
el mal tiempo y a aceptar que la vida necesita tanto de momentos
buenos como de momentos malos.
26. El diablo es puerco.
El diablo es la figura que se utiliza tradicionalmente como sinónimo de
maldad, de lo que nos lleva por el mal camino. En este refrán popular se
refiere a las trampas que nos deja la vida para que decidamos caer o no
en lo correcto o en lo malo.
27. Crea fama y échate a la cama.
Para bien o para mal, con un mínimo acto que dé para hablar, es posible
que la gente te recuerde siempre por eso, sin que tú hagas algo más.
28. Cuando el río suena, piedras lleva.
De los refranes cortos preferidos de las abuelitas, para cuando tenemos
una mala impresión sobre algo o alguien, o cuando intuimos que algo
puede estar mal en una situación.
29. Cree el ladrón que todos son de su condición.
Más que al robar en sí, este refrán se refiere a que las cosas que hemos
hecho nos hace pensar que los otros lo hayan hecho también. Que lo
que vemos fuera en los demás, es porque lo tenemos dentro en
nosotros.
30. Con el tiempo y la paciencia se adquiere la ciencia.
Queremos tenerlo y saberlo todo inmediatamente, y debido a eso nos
olvidamos de que es con paciencia y con esfuerzo que aprendemos
cosas nuevas y nos volvemos expertas.
31. Cuando el gato se va, los ratones hacen fiesta.
De los refranes cortos para hablar de lo que hacemos cuando otros no
están mirando. Ejemplo clásico es cuando la profesora sale de clase y
los alumnos empiezan a hablar.
32. De los escarmentados nacen los avispados.
Algunos también dicen este refrán como “el vivo vive del bobo” y hace
referencia a cuando las personas sacan ventaja sobre otras.
33. Más vale estar solo que mal acompañado.
Muy sabio este refrán sobre elegir bien a las personas que dejamos
entrar en nuestras vidas.
34. Donde manda capitán, no manda marinero.
Un refrán que podemos utilizar para referirnos a aquellas situaciones de
jerarquía, en las que nuestros padres o jefe nos dan una orden que no
nos queda más que cumplirla.
35. Del dicho al hecho hay mucho trecho.
Para nadie es un secreto que las acciones valen más que todo lo que
tengamos por decir. Hablar es muy fácil pero debemos actuar de modo
consecuente.
36. El ojo del amo engorda al caballo.
Debemos ser vigilantes, prestar atención a nuestros intereses y trabajar
fuertemente en nuestros emprendimiento, porque nadie más que
nosotras le puede poner el empeño necesario para que salga adelante.
De esto es de lo que trata este refrán.
37. Dinero que prestaste, enemigo que te echaste.
Hay quienes dicen que las deudas con los amigos son la causa de las
mayores pérdidas económicas y de amistades.
38. De noche todos los gatos son pardos.
Uno de los refranes cortos más tradicionales. Antes se utilizaba cuando
se vendían productos en la noche para ocultar sus defectos, pero hoy
en día lo utilizamos con mucho más humor.
39. El pez muere por la boca.
Otro de los refranes populares que nos enseña a ser prudentes con
nuestras palabras y pensar antes de hablar.
40. El hombre y el oso, cuanto más feo más hermoso.
Hay que juzgar a las personas por lo que tienen adentro y no por su
apariencia.
41. El que calla otorga.
Cuando no damos nuestro punto sobre algún tema, estamos dejando
que otros decidan nuestra postura por nosotras.
42. El que busca encuentra.
Para motivarnos a seguir buscando lo que necesitamos, lo que
queremos o lo que soñamos.
43. Donde hubo fuego, cenizas quedan.
Uno de los refranes cortos más utilizados para hablar, por ejemplo, de
las reuniones entre ex novios en las que puede resurgir el amor.
44. El que no llora no mama.
Este refrán es perfecto para aquellos momentos en que estamos
cansadas de luchar y perseguir personas para alcanzar lo que deseamos.
También para las personas que lo quieren todo fácil, pues para lograr
algo hay que persistir.
45. Dime con quién andas y te diré quien eres.
Se dice que las personas de las que nos rodeamos demuestran mucho
de quienes somos, pues por algo las hemos escogido. Querrás esconder
a algunas de tus amigas con este refrán.
46. Quien hace la ley, hace la trampa.
Por lo general es un refrán para las personas que inclumplen aquello
que ellas mismas prometen. Trata un poco sobre nuestra propia
incoherencia, pero también algunos lo utilizan para referirse a políticos,
por ejemplo.
47. El que ríe último, ríe mejor.
Otro de los refranes cortos que se pueden utilizar con mucho humor o
con mucha seriedad para quienes celebran antes de tiempo.
48. El que tiene boca se equivoca.
Este refrán nos recuerda que todos somos humanos y por ello, lejos de
ser perfectos.
49. El que parte y reparte se queda con la mejor parte.
Así como con las tortas de cumpleaños, quien la parte puede decidir
qué porciones darle a los demás y guardar la mejor para ella.
50. En martes ni te cases ni te embarques.
Hay varios refranes populares que hablan del día martes porque
antiguamente se consideraba un día de mala suerte.
51. El tiempo todo lo cura, menos la vejez y la locura.
De los refranes cortos que podemos utilizar para las penas de amor y,
en general, los momentos de duelo y de desesperanza.
52. El que tiene tienda que la atienda y sino que la venda.
Otro refrán más que nos invita a cuidar de nuestros negocios, hacernos
cargo de ellos para que den mejores resultados.
53. Gallo que no canta algo tiene en la garganta.
Cuando estamos en grupo participando activamente en conversaciones
y hay alguno que se queda callado, se piensa según este adagio popular
que a esa persona le está afectando la conversación o que tiene algo
que esconder respecto a ese tema.
54. Haz bien y no mires a quien.
Los refranes también nos enseñan a dar lo mejor de nosotros siempre y
ser buenas personas con todos.
55. La esperanza es lo último que se pierde.
Otra frase para mantenernos positivas ante las vicisitudes de la vida,
que probablemente tu abuela utilizó muchas veces contigo.
56. Favor con favor se paga.
Es más bien una invitación a estar abiertas a ayudarnos las unas con las
otras siempre.
57. La dicha de la fea, la bonita la desea.
Este es otro de los refranes cortos más populares aunque sea un poco
sexista, debido a las condiciones de nuestra sociedad de antaño.
58. Genio y figura hasta la sepultura.
Utiliza este refrán cuando quieras referirte a esas características
específicas de las personas. Eso sí, siempre con amor y un poco de
humor.
59. Las cuentas claras y el chocolate espeso.
Mientras que las cuentas estén claras entre las partes, no tienen por
qué surgir inconvenientes. Puedes utilizar este refrán cuando están
partiendo cuentas entre amigas por ejemplo.
60. Lo cortés no le quita lo valiente.
Este es de esos refranes que puede desarmar personas cuando no están
siendo muy educados, pues habla de que los buenos modales no quitan
la valentía de las personas.
61. Lo que no mata engorda.
Probablemente recuerdas este refrán corto de tu infancia, cuando se te
caía una patata al piso y por no desperdiciarla, la recogias del piso e
inmediatamente te la comías.
62. La primera impresión es la que cuenta.
Uno de los refranes cortos tradicionales que se mantiene más vigente
que nunca y que no hay que explicar mucho, pues como dicen sus
palabras, habla de que no hay segunda oportunidad para una primera
impresión.
63. Lo prometido es deuda.
Así es como debemos tratar nuestras promesas, como deberes con los
que estamos comprometidos si o si, por ejemplo, como tomamos las
deudas.
64. Libro prestado, perdido o estropeado.
Para las come libros que atesoran y odian prestar sus libros, ya
entendemos por qué.
65. La pereza es la madre de todos los vicios.
A más de una alguna vez nos dijo este refrán nuestra madre cuando no
queríamos organizar nuestra habitación o hacer los deberes.
66. Más sabe el diablo por viejo que por diablo.
Porque la verdadera sabiduría llega con los años y las experiencias.
67. Los toros se ven mejor desde la barrera.
Es uno de los refranes cortos que puede ayudarte a mostrar humildad y
empatía cuando estás dando un consejo a una amiga sobre alguna
situación, pues es más fácil para la que aconseja que para quien la está
viviendo.
68. Más vale pájaro en mano, que cientos volando.
A veces por pretender abordar más cosas resultamos no haciendo o
teniendo nada. Por eso es mejor enfocarnos y tener “un pájaro en
mano” que miles de proyectos que no resultan en nada.
69. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.
Otro de los refranes cortos más populares que aparece hasta en
canciones. Nos acostumbramos a las personas que nos rodean, a
situaciones, cosas, etc. a las que no les damos la importancia adecuada
hasta que las perdemos y nos damos cuenta de el gran tesoro que
teníamos.
70. No todo lo que brilla es oro.
Sabias palabras para enseñarnos a no deslumbrarnos con lo que vemos
por fuera, porque no todo ni todos son los que parecen.
71. Ojos que no ven corazón que no siente.
uno de los refranes cortos más populares, perfecto para esos
momentos en que haces algo a espaldas de alguien que, al no verlo
nunca lo notará. (Hablamos de algo piadoso, como comerte un
caramelo de un frasco de caramelos que no es tuyo).
72. Quien mal anda mal acaba.
Sabemos en lo que nos estamos metiendo en cada camino que
tomamos. si hacemos cosas malas acabaremos mal según dice este
refrán.
73. Unos nacen con estrella y otros estrellados.
Si necesitas refranes cortos para esas situaciones inexplicables de la
vida en las que a unos parece salirles todo bien como por arte de magia,
mientras que a otros les sale todo mal, este es muy apropiado.
74. Perro ladrador, poco mordedor.
Y este refrán es el indicado para las personas que hablan mucho pero
hacen muy poco, que dicen mucho más de lo que realmente son.
75. A donde el corazón se inclina, el pie camina.
Este es de los refranes cortos que nos enseña a hacerle caso al corazón
y que este sea la brújula de nuestro camino.
76. Al perro flaco, todo se le vuelven pulgas.
Una forma de decir que cuando las cosas van mal, todo tiende a salir
peor todavía.
77. A falta de pan, buenas son tortas.
Se usa para expresar que cuando no podemos obtener algo, podemos
conformarnos con alguna alternativa.
78. El hambre es muy mala consejera.
Cuando tenemos hambre podemos ser más impulsivos por ejemplo, a la
hora de hacer la compra. Por extensión, este refrán nos muestra que
guiarnos por nuestras pasiones o necesidades no es buena idea.
79. Dios los cría y ellos se juntan.
Una forma de decir que las personas con mala educación suelen
entablar amistad entre ellos.
80. Quien tuvo, retuvo.
La experiencia y los talentos nunca caducan.

 Al pan, pan y al vino, vino.


 Cría fama y échate a dormir.
 Cuando el río suena agua lleva.
 Del dicho al hecho hay mucho trecho.
 El que tiene boca se equivoca.
 El saber no ocupa lugar.
 Genio y figura hasta la sepultura.
 La avaricia rompe el saco.
 Lo que no mata, engorda.
 Más vale prevenir que curar.
 No por mucho madrugar amanece más temprano.
 A buen entendedor pocas palabras bastan.
 Agua que no has de beber, déjala correr.
 Cada maestrillo tiene su librillo.
 Donde hay patrón no manda marinero.
 Dos no discuten si uno no quiere.
 El que a hierro mata a hierro muere.
 El que algo quiere algo le cuesta.
 El que hizo la ley hizo la trampa.
 El que mucho abarca poco aprieta.
 El que ríe el último ríe dos veces.
 Es de bien nacidos ser agradecidos.
 Hombre prevenido vale por dos.
 La paciencia es la madre de la ciencia.
 Las cuentas claras y el chocolate espeso.
 No es oro todo lo que reluce.
 No solo de pan vive el hombre.
 Nunca llueve a gusto de todos.
 Siempre pagan justos por pecadores.
 Nunca digas de esta agua no beberé.
 A la tercera va la vencida.
 Dinero llama dinero.
 El habito no hace al monje.
 Mucho ruido, pocas nueces.
 Preguntando se llega a Roma.
 Si te he visto, no me acuerdo.
 Querer es poder.
 Mas vale maña que fuerza.
 Se dice el pecado, pero no el pecador.
 Gota a gota la mar se agota.
 Quien canta, su mal espanta.
 La excepción hace la regla.
 Un clavo saca otro clavo.
 Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.
 No hay rosa sin espinas.
 A otro perro con ese hueso.