Está en la página 1de 18

BLOQUE TEMÁTICO III

Centro de Educación Agraria N.º 10


Ing. Agr. Ana Laura Feuilles

Requerimientos de las plantas:


1- Suelo
2- Nutrientes
3-Agua
4- Clima

Suelo

¿Que es el suelo?

El suelo es una capa delgada que se ha formado muy lentamente, a través de los siglos,
con la desintegración de las rocas superficiales por la acción del agua, los cambios de
temperatura y el viento. Los plantas y animales que crecen y mueren dentro y sobre el
suelo son descompuestos por los microorganismos, transformados en materia orgánica y
mezclados con el suelo.

¿Como se compone el suelo?


-Minerales : provienen de la roca madre, que se deshace lentamente. También pueden ser
aportados por el viento y el agua, que los arrastran desde otras zonas erosionadas.
-Materia Orgánica: producto de la descomposición de vegetales y animales muertos.
Puede almacenar gran cantidad de agua y es rica en minerales.

-Microorganismos:

.los que despedazan la materia orgánica (insectos y lombrices)

.los que la descomponen liberando los nutrientes (hongos, bacterias).

-Aire y Agua

ocupan los poros (espacios entre las partículas ). La distribución y tamaño de los poros es
importante. Una excesiva cantidad de poros pequeños origina suelos compactos, pesados,
húmedos y un pobre crecimiento de las raíces. Demasiados poros grandes forman suelos
sueltos que se secan rápidamente. Cuando más pequeño es el poro, más difícil es para la
planta absorber agua de él.

Los organismos del suelo y las plantas necesitan agua para vivir. Las plantas la utilizan
para mantener sus tejidos, transportar nutrientes y realizar la respiración y nutrición. El
agua del suelo es absorbida por las raíces y utilizada en el proceso de fotosíntesis. La
disolución de minerales y materia orgánica en el agua facilita que sean captados por las
plantas. Cuando el agua del suelo escasea, se detiene el crecimiento de las plantas, que
llegan a marchitarse y morir. Un exceso de agua desplaza el aire del suelo. Este es
importante porque aporta oxígeno para la respiración de las raíces. Además es la fuente
del nitrógeno que transforman las bacterias, haciéndolo aprovechable por las plantas.

Fases de un suelo

-Solida: El esqueleto mineral del suelo se compone principalmente de rocas, como silicatos
(micas, cuarzos, feldespatos), óxidos de hierro (limonita, goetita) y de aluminio (gibbsita,
boehmita), carbonatos (calcita, dolomita), sulfatos (aljez), cloruros, nitratos y sólidos de
origen orgánico u orgánico-mineral, como los distintos tipos de humus.
-Liquida: Abunda el agua en el suelo, pero no siempre en estado puro (como en los
yacimientos) sino cargada de iones y sales y diversas sustancias orgánicas. El agua en el
suelo se desplaza por capilaridad, dependiendo de lo permeable del suelo, y trasporta
numerosas sustancias de un nivel a otro.
-Gaseosa: El suelo presenta varios gases atmosféricos como el oxígeno (O2) y dióxido de
carbono (CO2), pero dependiendo de la naturaleza del suelo puede tener también
presencia de hidrocarburos gaseosos como el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O). Los
gases del suelo son tremendamente variados.

Características de un suelo
Las propiedades físicas y químicas del suelo, unidas a los factores climáticos, determinan
los vegetales y animales que pueden desarrollarse y la forma en que se debe cultivar la
tierra.

El tamaño de las partículas minerales que forman el suelo determina sus propiedades


físicas: textura, estructura, capacidad de drenaje del agua, aireación.

Las propiedades químicas del suelo dependen de la proporción de los distintos minerales


y sustancias orgánicas que lo componen. El contenido de nitrógeno, fósforo, potasio, calcio
y magnesio debe ser abundante y equilibrado. La materia orgánica siempre contiene
carbono, oxígeno e hidrógeno, además de otros elementos. Al despedazar y descomponer
las plantas y animales muertos, los microorganismos liberan los nutrientes permitiendo
que puedan ser utilizados nuevamente.

Fertilidad

Un suelo es fértil cuando tiene los nutrientes necesarios, es decir, las sustancias


indispensables para que las plantas se desarrollen bien.
Las plantas consiguen del aire y del agua algunos elementos que necesitan, como el
carbono, el hidrógeno y el oxígeno.
Otros nutrientes esenciales están en el suelo: aquellos que los vegetales requieren en
grandes cantidades se llaman nutrientes principales. Son el nitrógeno, el fósforo, el
potasio, el calcio y el magnesio. Proceden de las rocas que dieron origen al suelo y de la
materia orgánica descompuesta por los microorganismos. Los nutrientes deben estar
siempre presentes en las cantidades y proporciones adecuadas.

Un suelo es fértil cuando:


-Su consistencia y profundidad permiten un buen desarrollo y fijación de las raíces.
contiene los nutrientes que la vegetación necesita.
-Es capaz de absorber y retener el agua, conservándola disponible para que las plantas la
utilicen.
-Está suficientemente aireado.
- No contiene sustancias tóxicas.

Los terrenos cultivados Gastan lentamente sus nutrientes y están más expuestos a la
pérdida de suelo. El suelo arado opone menos resistencia a ser arrastrado por el agua y el
viento. La erosión se intensifica en terrenos en pendiente y no protegidos por cortinas
rompevientos y setos vivos, formados por árboles y arbustos. Además, el producto de la
cosecha se usa como alimento o como materia prima para algunas industrias y no regresa
al suelo para enriquecerlo. Si no actuamos para reponer la fertilidad perdida, después de
varios años de cultivo continuo la tierra se agota. Por eso debemos cuidar el suelo que
cultivamos, incorporando abono y materia orgánica.

Si queremos sostener nuestro productividad, base de nuestro desarrollo, debemos


proteger el suelo. Su degradación tiene numerosas causas, pero las que agotan
rápidamente la tierra son la erosión, la contaminación y la sobreexplotación.

PH
La acidez o alcalinidad del suelo de nuestro huerto viene indicada por su pH. El suelo es
ácido por debajo de pH 7 y básico o alcalino si es superior. El pH=7 se considera neutro.

Podemos saber el pH de nuestro suelo a partir de la medición del líquido resultante de la


mezcla de agua destilada y tierra o substrato de nuestro huerto.
En general, las hortalizas se desarrollan mejor en suelos ligeramente ácidos, ya que
facilitan la disponibilidad de nutrientes para las plantas. En cualquier caso, se defienden
también muy bien en suelos ligeramente básicos.
El pH del suelo es una característica difícil de modificar, aunque podemos encontrar en el
mercado productos para acidificar pensados para ciertas plantas ornamentales acidófilas
y, en caso contrario, enmiendas calizas (basicidad).

Como se puede apreciar en el cuadro de la hoja anterior, el pH del suelo es determinante


en la nutrición, ya que de él depende la disponibilidad y solubilidad de los nutrimentos
para la planta. Lo ancho de cada banda indica mayor solubilidad y disponibilidad de cada
nutriente.

Nutrientes

Todas las plantas necesitan para su crecimiento tomar 13 elementos químicos del suelo:
-Macronutrientes: los precisan en grandes cantidades. Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio,
Azufre, Magnesio.
-Micronutrientes: los precisan en pequeñas cantidades. Hierro, Manganeso, Boro, Cobre,
Cinc, Molibdeno y Cloro.
Los 3 elementos que toman en mayores cantidades son el Nitrógeno, el Fósforo y el
Potasio (N, P y K). Las necesidades de cada uno varían para cada hortaliza.

Una de las maneras de saber si nuestro suelo tiene carencia de algún elemento, es a partir
de un examen visual de nuestras plantas.
Normalmente nos podemos dar cuenta de que algo anda mal cuando vemos plantas a las
que les cuesta crecer, que no se desarrollan como debieran. A su vez podemos visualizar
cambios de colores en las hojas y nervaduras:

-Nitrógeno (N): Empieza primero por las hojas más viejas, las inferiores (en el caso del
Hierro, empieza por las más jóvenes, que son los brotes). Se ven hojas más claras de color
verde pálido, que va tornándose en amarillo, incluyendo las nerviaciones. Si la deficiencia
continúa las hojas inferiores caen. No crece, el follaje es escaso, aunque puede florecer con
cierta abundancia. En definitiva la planta tiene un aspecto raquítico y amarillento. Estos
mismos síntomas también pueden producirlo Nematodos, asfixia radicular, daños en
raíces, otras carencias.
-Fósforo (P): La deficiencia de Fósforo suele comenzar en las hojas inferiores, al igual que
el Nitrógeno, que son más viejas. Hojas con un verde oscuro apagado que adquieren luego
un color rojizo o púrpura característicos y llegan a secarse. Además, el número de brotes
disminuye, formando tallos finos y cortos con hojas pequeñas. Menor desarrollo radicular,
menor floración. Causas: En los suelos calizos (pH alto) el fósforo se insolubiliza en parte,
no estando a disposición de las plantas. La cal provoca su bloqueo. En los suelos ácidos,
los fosfatos también resultan insolubilizados en forma de fosfatos de hierro.
-Potasio (K): Los primeros síntomas de su carencia, cuando todavía es leve, se observan en
las hojas viejas; pero cuando es aguda, son los brotes jóvenes los más severamente
afectados, llegando a secarse. Lo más típico, son los bordes y puntas de las hojas más
viejas secas después de amarillear. Son síntomas parecidos a la deficiencia de Magnesio,
pero los del Potasio se centran más en los bordes. Quizás hojas jóvenes rojizas. Se reduce la
floración, fructificación y desarrollo de toda la planta.
El Potasio (K) aumenta la resistencia de la planta a las enfermedades, a la sequía y al frío;
si falta, será más vulnerable a estos agentes. La carencia de Potasio es mucho más
frecuente en los suelos arenosos debido a que se lava. También en suelos con mucha cal
puede escasear.
- Magnesio (Mg): En hojas viejas, un color amarillento tanto entre los nervios como en los
bordes, siendo las hojas de abajo las más afectadas (si fuera en hojas nuevas, habría que
pensar en Hierro, Manganeso, etc.), menos un triángulo verde que queda en la base. Más
tarde, también afecta a las hojas jóvenes. Finalmente, caída de hojas. Una de las causas más
frecuentes de la carencia magnésica es el exceso relativo de Potasio en el suelo.
-Hierro (Fe): La clorosis férrica se manifiesta primero en las hojas jóvenes. Éstas, se ven
amarillas menos los nervios que permanecen verdes. También en las hojas viejas aparecen
síntomas de amarilleo. Después las hojas se arrugan y caen. No es una clorosis uniforme.
Por ejemplo, se puede ver en la misma planta ramas con clorosis bastante fuerte junto a
otras ramas sanas. Causas: Normalmente las carencias aparecen a causa de un bloqueo del
Hierro en el suelo debido al pH. En los suelos calizos (es decir, que tienen mucha cal, pH
alto) el Hierro está bastante insoluble, y por tanto, no absorbible por las raíces. Otra causa,
aparte de los suelos alcalinos, es regar con aguas calcáreas, particularmente en macetas. El
riego con aguas duras, termina alcalinizando el substrato y bloqueando el Hierro y otros
micronutrientes.
En lineas generales podemos decir que, según el órgano afectado podemos inferir
deficiencia/exceso de:

Hojas jóvenes y ápice de crecimiento: Deficiencias de micronutries y calcio.

Hojas viejas: falta de elementos móviles (nitrógeno, fósforo, potasio y magnesio).

Frutos:
-La falta de firmeza, el color y los grados Brix están relacionados con la falta de potasio.
-La pudrición apical tiene que ver con carencia de calcio.
-Una deficiencia de fósforo trae como consecuencia la partenocarpia o falta de semilla.
-La deficiencia de magnesio está relacionada con la falta de color.

Entrenudos:
-Si son cortos puede ser un exceso de fósforo.
-si son largos, puede ser un exceso de nitrógeno.

Raíces y Tallos: Su crecimiento, tamaño y grosor están relacionados con carencia de fósforo
y calcio.

En el cuadro de la próxima hoja se pueden apreciar los Requerimientos Nutricionales de


las hortalizas de la huerta:

-Absorción total en kg de nutriente por tonelada (1000kg) de producción.


- Extracción en kg de nutriente por tonelada (1000kg) de producción.
¿Que es un sustrato?

Todo material sólido distinto del suelo, natural, de síntesis o residual, mineral u orgánico,
que, colocado en un contenedor, en forma pura o en mezcla, permite el anclaje del sistema
radicular de la planta, desempeñando, por tanto, un papel de soporte para la planta.

Sustrato ideal:
-Elevada capacidad de retención de agua fácilmente disponible.
-Suficiente suministro de aire.
-Elevada porosidad.
-Estructura estable.
-Baja o nula salinidad.
-Capacidad para mantener constante el pH.
-Mínima velocidad de descomposición.
-Libre de semillas de malas hierbas, nematodos y otros patógenos y sustancias fitotóxicas.
-Bajo costo.
-Fácil de mezclar.
-Resistencia a cambios externos físicos, químicos y ambientales.

Abonos Orgánicos; Efectos en el suelo

-En suelos arenosos. Tiene la propiedad de aglutinarlos. Es decir, mediante el agregado de


compost estos suelos van mejorando su estructura y reteniendo más agua.
-En suelos arcillosos. Tiene el poder de separar las arcillas favoreciendo de esta forma el
drenaje. A la inversa que en el caso anterior, este tipo de suelos se vuelven más fáciles de
trabajar y regar Airea el suelo. El compost tiene una estructura migajosa, con gran
cantidad de poros, que incrementan el aire en el suelo y por lo tanto favorece la vida de los
microorganismos.
-Favorece la retención de humedad. El humus retiene 6 veces su peso de agua (efecto
esponja). Luego, entrega el agua a medida que las plantas lo van necesitando.
-Evita la erosión. Al actuar como una esponja evita la formación de capas duras (en
especial en suelos arcillosos que quedan sin vegetación), causantes de la erosión
superficial del suelo al no dejar penetrar el agua.
-Alimenta Microorganismos. En 1 gramo de suelo rico en humus hay mil millones de
microorganismos (bacterias, hongos, actinnomicetos, algas). Estos microorganismos son
indispensables para la salud del suelo, cumpliendo gran cantidad de funciones y
manteniendo un delicado equilibrio.
-Libera nutrientes. Los ácidos orgánicos del humus ayudan a disolver los minerales del
suelo, permitiendo su asimilación por las plantas. Además, contribuyen a ser más
permeables las membranas de las raíces, lo que favorece la absorción del agua y de los
nutrientes.
- Neutraliza toxinas. Se han efectuado estudios en Estados Unidos que muestran que las
plantas cultivadas en suelos con composta orgánica asimilan cantidades inferiores de
plomo, metales pesados y otros contaminantes urbanos en comparación con las plantas
que se cultivan en otros tipos de suelo.
- Inductor. Favorece el desarrollo de antibióticos naturales, lombrices de tierra y hongos
benéficos, pues estos necesitan del compost para vivir.
- Nivelador del pH. Un suelo con un buen contenido de materia orgánica ayuda a que las
plantas resistan mejor los cambios de pH (efecto buffer).
- Aporte de Nutrientes. El compost elaborado con vegetales tiene por lo general cantidades
bajas de nitrógeno, potasio, fósforo, magnesio y azufre, pero su importancia radica en el
contenido de micronutrientes (además de su aporte en humus). En el caso de un compost
elaborado a base de estiércoles, los contenidos de los nutrientes mencionados
anteriormente serán mayores, dependiendo también del tipo de estiércoles.
- Almacenamiento de Nitrógeno. Durante el período del proceso de descomposición de la
composta (de 3 a 6 meses, o más), este nutriente soluble en agua permanece retenido y así
se evita su lixiviación (pérdida de nutrientes en el perfil del suelo) u oxidación en el aire.

Los tipos de abonos orgánicos mas comunes son:


-Compost
-Lombricompuesto
-Purines
-Abonos verdes
-Estiércol

Compost

El compostaje es un proceso de transformación aeróbica controlada de los materiales


orgánicos contenidos en los residuos por medio de la actividad de los microorganismos.
Para producir compost, se crean condiciones óptimas para la vida de los microorganismos
que degradan la materia orgánica. En el compostaje se reproduce el ciclo natural de la
naturaleza.
Este proceso combina fases mesofilas (15 a 45ºC), termófilas (45 a 70ºC) y de maduración a
temperatura ambiente.
El compost es una sustancia estabilizada, precursora de la humificación, con características
concretas como son la estabilidad, homogeneidad, inocuidad y alto valor para uso
agrícola.

Factores que afectan el compostaje:

.Relación C/N
El carbono y el nitrógeno son los 2 constituyentes básicos de la materia orgánica. Debido a
esto, y para poder obtener un compost de calidad, es importante que exista una relación
equilibrada entre ellos (C/N 25-35). Si la relación C/N es muy elevada disminuye la
actividad biológica, mientras que si es muy baja no afecta el proceso perdiendo el exceso
de nitrógeno en forma de amoniaco.
Por lo tanto debemos tratar de mezclar distintos tipos de materiales para llegar a una
relación C/N de 30/1.
*Se le puede agregar suelo entre capas de residuos orgánicos, el suelo tiene que ser de
buena calidad, es decir, con buena cantidad de materia orgánica, así este suelo tendrá una
alta concentración de microorganismos, por lo tanto de esta forma lo que estamos
haciendo es una inoculación de microorganismos para que aceleren la fermentación.
.Humedad y Aireación: Es un factor fundamental. Sin suficiente agua (menos al 40%), la
actividad microbiana disminuye y el proceso se vuelve excesivamente lento, y con
demasiada humedad (mayor a 60%) se produce una mala aireación que conduce a
condiciones anaerobias y a la putrefacción.
.pH: es otro indicador del desarrollo del compostaje, debido a su acción sobre los
microorganismos. Durante e compostaje el pH varía según en el proceso que se encuentre.
Durante los primeros días se produce una liberación de ácidos orgánicos por la actividad
de las bacterias, disminuyendo el pH. Posteriormente el material sufre una reacción
alcalina por la formación de amonio en el proceso de degradación de las proteínas y los
aminoácidos. En la última fase el pH disminuye, estabilizándose a valores cercanos a la
neutralidad.
.Tamaño de las partículas: El tamaño influye química y biológicamente durante el proceso
de compostaje. Cuanto menor sea el tamaño, mayor será la superficie específica y más
intenso será el ataque de los microorganismos. Aunque a tamaños de partículas muy
pequeñas puede producir anaerobiosis. Tamaño ideal. 1 a 3 cm.
.Volteo: Se utiliza para una adecuada aireación, favorecerá la elevación de la temperatura
y tiene una estrecha relación con la humedad.
.Forma y tamaño de la pila: Las dimensiones varían en función de los volúmenes y
tecnologías aplicadas.
¿Cómo sé cuándo está terminado el compostaje para aportarlo al suelo o para sacarlo?

Estará listo en unos 3-6 meses en primavera-verano y hasta 6-9 meses en invierno.
Para ver si ya está en su punto, toma un puñado con la mano. Deberá tener un color
marrón o negruzco similar al del mantillo, olor a bosque y estar frío debido a la falta de
actividad microbiana.
No se reconocerá nada de lo depositado hace unos meses, excepto los trozos de ramas y
piñas, las cuales se separan con el tamiz o con las manos y vuelta a introducir al
compostador para que continúe su proceso y sirva de estructurante.

-Lombricompostaje
La lombricultura es una técnica en la cual se utilizan lombrices para digerir la materia
orgánica provocando su degradación. El producto final es el lombricompost, caracterizado
por su excelente calidad como abono orgánico, acondicionador de suelos o sustratos de
cultivos.

.La cría de lombrices


Alimentación: la lombriz roja nace y crece exclusivamente en medios con alto contenido de
materia orgánica.
Preparación del sustrato: mediante un previo compostaje logramos que el alimento se
estabilice en cuanto al pH (7,5-8), humedad (80%) y temperatura (18-25ºC).
Para realizar un correcto compostaje debemos manejar en todo el proceso adecuadamente
los 3 factores antes mencionados (pH, Hº y Tº)
“Las lombrices de tierra son especialmente buenas como composteras; sus excrementos
contienen 5 veces más nitrógeno, 2 veces más calcio intercambiable, 7 veces más fósforo
disponible y 11 veces más potasio disponible que el suelo en el que viven”.
“El reciclado de la Materia Orgánica en la producción de compost y lombricompst es la
forma más fácil y económica de abonar nuestra huerta”

Biopreparados:
son preparados caseros en base a la utilización de plantas frescas o secas que se colocan en
remojo en agua fresca (preferentemente agua de lluvia) con el objetivo de que se liberen,
durante la fermentación nutrientes esenciales y micronutrientes que favorecen el
crecimiento y sanidad de las plantas.
Asi obtenemos plantas bien nutridas que resisten mejor el ataque de plagas y
enfermedades.

Por ejemplo se coloca 1 Kg. de hierba fresca (o 200gr de hierba seca) en10 lts de agua un
recipiente de plástico y se lo deja fermentar al sol durante una semana, removiendo
frecuentemente.
Una vez elaborado el biofertilizante se debe diluir a razón de 1lts del preparado en 10 lts
de agua. El biofertilizante se debe aplicar alrededor de las plantas nunca pulverizar sobre
las mismas y preferentemente se debe realizar la aplicación en días nublados o a la
mañana temprano o a la tardecer.

Algunos ejemplos:
-Biofertilizante de hojas de tomates: Mejora el crecimiento de pepinos, perejil, apio y
cebollas
-Biofertilizante de caléndula: Fortalece las plantas, mejorando la resistencia a
enfermedades en especial en tomates y coles
-Biofertilizante compuesto: Se utilizan hojas de ortiga, cardos, manzanilla, trebol etc.
Mejora el crecimiento de especies como lechuga, acelga etc.

Abonos verdes
práctica que consiste en cultivar plantas, especialmente leguminosas (como trébol, alfalfa,
frejol, alfalfilla, etc.) o gramíneas (como avena, cebada, rye grass, etc.), luego son
incorporados al suelo en estado verde, sin previa descomposición, con el propósito de
mejorar las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo, restableciendo y
mejorando su fertilidad natural.
Es recomendable utilizar mezclas de cultivos para utilizar, los como abonos verdes,
porque mientras las leguminosas aportan nitrógeno, las gramíneas mejoran el contenido
de materia orgánica.

Ventajas de la incorporación de abonos verdes al suelo


-Aumenta el contenido de materia orgánica del suelo, especialmente cuando son
incorporadas mezclas de plantas.
-Mejora la estructura del suelo y su capacidad de retención de agua.
-Permite una buena cobertura vegetal, reduciendo la erosión.
-Favorece la actividad de los microorganismos del suelo.
-Favorece la restitución del fósforo y potasio al suelo. Ej : Avena-Vicia o alfalfa, se siembra
al voleo en Marzo y se incorpora en Agosto

Estiércol
son los excrementos de los animales que resultan como desechos del proceso de digestión
de los alimentos que consumen. Generalmente entre el 60 y 80% de lo que consume el
animal lo elimina como estiércol.

Clima

El clima de determinada zona es el resultado de la sucesión de las diversas condiciones del


tiempo a lo largo del año. En las zonas templadas, las características atmosféricas, en una
lenta transición, varían del verano al otoño, del invierno a la primavera, para recomenzar
el ciclo.

La luz solar
La luz es una parte de las radiaciones que proceden del sol. El resto de las radiaciones es
invisible, pero influye en el clima (por ejemplo, las que nos brindan calor).
No toda la luz del sol llega a la superficie de la Tierra. Parte es reflejada por las nubes.
Otra parte es dispersada y absorbida por las partículas de polvo de la atmósfera. La
cantidad de radiación solar que recibe el suelo se llama insolación. La luz es indispensable
para que las plantas verdes realicen la fotosíntesis.
La insolación también es importante porque otorga temperatura al suelo, permitiendo asi
la germinacion de las semillas.
El rocío
El aire contiene siempre un porcentaje de humedad. Hay un cantidad máxima de vapor de
agua que el aire puede retener a determinada temperatura. Durante la noche, cuando la
capa de aire cercana al suelo se enfría, el vapor de agua se condensa en el aire. Forma
diminutas gotitas que se depositan sobre las hojas de hierba o sobre otras superficies frías.

Las nubes
Las nubes se forman cuando el aire húmedo se eleva y enfría. El vapor de agua se
condensa en pequeñas gotitas de agua o en cristales de hielo.
Este proceso se origina cuando una zona cálida y húmeda de la superficie terrestre calienta
el aire y crea una gran burbuja de aire cálido. Esta burbuja, menos densa en comparación
al aire frío que la cubre, se eleva como un globo. A medida que asciende, el aire se enfría.
A continuación, el vapor de agua que contiene se condensa y se forman gotitas de agua o
cristales de hielo.

La lluvia
Si las diminutas gotitas que flotan en el aire formando las nubes comienzan a unirse y se
hacen lo suficientemente pesadas, caen en forma de lluvia.

El viento
Es un elemento muy importante para determinar el clima. Arrastra las nubes, seca la
humedad de una zona y la acumula en otra, provoca tormentas y huracanes, contribuye a
la evaporación en mares y lagos.
La atmósfera es caliente en los trópicos y fría en las regiones polares.
El aire al calentarse pierde densidad y se eleva. El espacio que dejan las masas cálidas que
ascienden es ocupado por otras más densas y frías.
De esta manera, por la diferencia de temperatura entre los trópicos y los polos, se crea la
circulación de los vientos.

Agua

¿Qué es el agua?
El agua es la sustancia que más abunda en la Tierra.
La mayor reserva de agua está en los océanos, que contienen el 97% del agua que existe en
la Tierra. Se trata de agua salada, que sólo permite la vida de la flora y fauna marina.
El resto es agua dulce, pero no toda está disponible: gran parte permanece siempre helada,
formando los casquetes polares y los glaciales.

El agua tiene algunas propiedades físicas y químicas importantes para los ecosistemas:

El hielo, es decir, el agua en estado sólido, es menos pesado que el agua en estado líquido.
Por esta razón, el hielo flota en la superficie de los lagos y mares. Durante el invierno, esta
capa de hielo aísla al agua más profunda, que se mantiene líquida y a una temperatura
aproximada de 4 grados.
Las grandes masas de agua, como los océanos, almacenan el calor que reciben del sol y lo
liberan lentamente. Por dicha razón, las tierras cercanas tienen un clima con menos
variaciones de temperatura entre el día y la noche y entre el invierno y el verano.
El agua disuelve muchas sustancias y las retiene aunque varíe la temperatura. Su
capacidad de disolver los nutrientes del suelo es fundamental para que las plantas puedan
absorberlos por sus raíces.
Plantas y animales equilibran su temperatura mediante la transpiración, es decir,
utilizando la propiedad del agua de transformase en vapor absorbiendo calor.
El agua es un vehículo para que los animales se desprendan, a través del sudor y la orina,
de sustancias que al acumularse serían perjudiciales para el organismo.

El agua y los seres vivos

El agua es indispensable para la vida, porque ningún organismo sobrevive sin ella. Es un
constituyente esencial de la materia viva y la fuente de hidrógeno para los organismos.
Las semillas secas, que conservan sólo rastros de humedad, no pueden germinar sin
absorber grandes cantidades de agua.
El agua interviene en todas las funciones vitales de plantas y animales:
Las plantas verdes realizan la fotosíntesis a partir de agua y dióxido de carbono. Sus raíces
captan los nutrientes cuando están disueltos en agua. La savia, una solución, distribuye la
sustancia orgánica en el interior de las plantas.
Las plantas terrestres incorporan el agua desde el suelo y la devuelven a la atmósfera con
la transpiración y respiración.

Adaptaciones de plantas y animales a la humedad del medio

Las plantas se han adaptado para vivir dentro del agua, en climas de gran humedad y en
climas secos y desérticos.

Las plantas acuáticas toman el agua directamente del medio y no necesitan estar
protegidas contra la pérdida de humedad. Obtienen el dióxido de carbono, el oxígeno y
los nutrientes directamente del agua, donde estas sustancias se encuentran disueltas.
En las charcas y márgenes de arroyos y ríos viven plantas de humedad, que están
habituadas a un suministro continuo de agua. Si carecen de ella, se secan rápidamente.

En la penumbra de las selvas tropicales, las plantas tienen grandes hojas que les permiten
una abundante transpiración. No necesitan estar protegidas contra la pérdida de humedad
causada por el aire seco o el calor del sol.
Los vegetales de las zonas secas y arenosas tienen características completamente distintas.
Sus hojas son pequeñas y están recubiertas por una capa protectora para disminuir la
transpiración. Largas raíces logran encontrar agua en zonas más profundas.

Los cactus que viven en los desiertos han transformado sus hojas en espinas. De esta
forma, no sólo se protegen de los animales herbívoros, sino que reducen al mínimo la
pérdida de humedad por transpiración. Además, poseen tejidos especiales que les
permiten almacenar agua por largos períodos.

También podría gustarte