Está en la página 1de 22

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA AMERICANA

DERECHO PROCESAL ADMINISTRATIVO


PROFESOR: EDWIN OSORIO RODRÍGUEZ
RESUMEN SOBRE LOS MEDIOS DE CONTROL

LA COMPETENCIA

Es una delimitación al poder jurisdiccional, de tal suerte que se puede afirmar que
todo juez tiene jurisdicción, pero no todos tienen competencia para conocer de
ciertos negocios, y por eso de acuerdo con la división del trabajo a ello se le
denomina competencia, para que así se tenga una carga apropiada de negocios
en número y por conocimiento de los mismos, habida cuenta que todas las
personas humanas no tienen la misma potencialidad ni las mismas habilidades o
conocimientos en todos los campos.
Con el objeto de determinar, a quién corresponde cada negocio, se acoge el
concepto universal de competencia, no administrativa sino judicial, en el marco de
la teoría general del proceso que solo atribuye jurisdicción a los jueces y
competencia como una porción o pócima de aquella para delimitar el margen de
acción de su actividad; a lo que se denomina FACTORES, FUEROS O FOROS
DE LA COMPETENCIA, que nos sirven para ir dilucidando aún más nuestro objeto
de estudio.
Así las cosas, los factores de la competencia se dividen en (i) OBJETIVO, (ii)
SUBJETIVO, (iii) FUNCIONAL, (iv) TERRITORIAL, y (v) POR CONEXIDAD. Se
hace necesario el estudio de estos factores con el objeto de obtener entendimiento
para saber a quien se le asigna el conocimiento de un negocio y poder cumplir
como se expresará luego, con el presupuesto procesal de la competencia del juez,
que ha de servir para obtener una tutela judicial efectiva y no una denegación de
justicia.
FACTORES DE LA COMPETENCIA O DELIMITACIÓN DE LA MISMA
I. FACTOR OBJETIVO
Atendiendo al factor objetivo, se tiene que éste se divide en materia y cuantía. En
relación con la materia, podemos decir que ello es lo que se procesa en sí, lo que
es objeto y tema de prueba, la pretensión misma, situación que en otras
disciplinas llaman acciones y que para nuestro caso llamamos o nominamos como
medios de control jurisdiccional, que solo habría de entenderse si en nuestro
contenido de un derecho estrictamente distinto que hace relación a la función
pública y la actividad de la administración comprendemos que no solamente existe
el control jurisdiccional, sino también el control social, político, constitucional,
administrativo y de auto tutela.
En efecto, entonces los medios de control jurisdiccional serían algo así como la
última ratio o instancia a la que recurre el ciudadano o el titular del derecho para
hacer efectivo el derecho sustancial ante los jueces de nuestra jurisdicción, siendo
son taxativos o nominados los mismo, tal como los enuncia el legislador entre los
artículos del 135 al 148 del CPACA, donde encontramos que de manera
sistemática el constituyente secundario nombró medios de control jurisdiccional a
las acciones que algunos insiste deben denominarse así como el ilustre litigante
Manuel Antonio Ballesteros Romero, pero que en suma se compadecen con un
tratamiento distinto al dado en la jurisdicción civil.
Nótese además para el fundamento de nuestra disertación que la disciplina
administrativa es distinta de la civil, en tanto tenemos jueces instituidos pagos por
el mismo aparataje estatal que hacen que éstos hagan control sobre la misma
autoridad de su nominador legítimo, en suma el Estado, así como el control
ejercicio por sus homólogos judiciales cuando de conocer el error judicial se trata;
sumando ello elementos para concluir que ésta sola situación sin desconocer
tantas otras, hace atípica la manera de administrar justicia.
No en vano, está demás recordar esas desigualdades tratadas con los discentes
en innumerables encuentros, donde se advierte como producto de una vendimia,
tiempo de recolección y cosecha que las clausulas exorbitantes del derecho
administrativo general pasan al derecho procesal administrativo como
desigualdades, que son dentro de nuestra hipótesis prácticamente demostrables,
tanto así que hacen que la pretendida igualdad tríadica de los procesos orales,
públicos, concentrados y por audiencia de los clásicos del derecho penal no se
vean mediadas en este particular proceso.
Observemos estas desigualdades que hacen que en el ejercicio del control y de la
convencionalidad, se pueda acreditar una desigualdad tal que conduzca a la no
responsabilidad, tal como acontece con las siguientes halladas: a) en la Lesividad
por acto propio, la institucionalidad del Estado puede demandar en cualquier
tiempo, previa la revocación directa, en tanto que en la nulidad y restablecimiento
del derecho, el administrado solo tiene cuatro (4) meses; en cuanto al
interrogatorio de parte descrito en el artículo 195 del Código General del Proceso,
solo es susceptible de tal medio de prueba el particular, porque al Estado no le es
dable tal acto procesal y probatorio tendiente a la confesión del representante
legal de entidad pública, que de quererse oír deberá ser por intermedio de
declaración juramentada; y ni que decir, de la desigualdad que nos plantea el
artículo 192 de la ley 1437 de 2011, que obliga agotar conciliación post sentencia,
cuando la entidad del Estado ha resultado vencida en juicio y ha interpuesto
recurso de apelación frente a la sentencia desfavorable, obligando antes de dar
trámite al recurso al juez, agotar la conciliación.
Hace carrera entre los estudiosos del derecho que las desigualdades enunciadas,
aunadas a unas más que el lector podrá observar, sirvan de soporte a nuestra
disciplina; cuando de controlar la actuación de la administración se trata que fue el
norte de las revoluciones burguesas, hasta llegar al sistema de pesos y contra
pesos propios de lo que el mundo sajón ha legado y, queda como puerta
entreabierta al análisis de figuras jurídicas tales como: las excepciones, las
nulidades, la reforma a la demanda, el juramento estimatorio otrora aplicado sin
razón alguna al tener estimación razona de la cuantía nuestra disciplina y la
necesidad de la conciliación prejudicial con o sin petición de medidas cautelares;
que ha sido dejada al resorte de los jueces por no decir a su arbitrio y que tiene
incidencia en la institución del debido proceso y en el derecho de acción como
derechos fundamentales.

a) Factor objetivo por materia

Comprendiendo nuestro objeto de disertación, y habida cuenta que el mismo se


constituye en ultima ratio para efectos del control de la administración pública en
todos sus órdenes, ramas del poder público y órganos de control; manifestemos
de una vez por todas que estos están descritos de manera taxativa en los artículos
135 al 148, inclusive, de la Ley 1437 de 2011; y que a ellos se adhieren tres (3) de
tradición jurisprudencial como son: la Lesividad por acto propio, la anulación u
homologación de laudos arbitrales y la demanda ejecutiva, última que como es
conocida, se ritúa por la normativa propia del Código General del Proceso, en
cuanto a la cuerda procesal a implementar.
No dejemos de lado el norte que nos hemos fijado, en cuanto a los factores de
competencia que es lo que nos agrupa o nos contiene para el respectivo estudio
del órgano cognoscente en la especialidad administrativa y volvamos a nuestro
punto de partida que es el factor objetivo por materia diferencial de la cuantía que
luego, dará paso a dicho factor, mutatis mutandis y retomando una conversación
con el Doctor Frank Almanza Altamirano ilustre jurista limeño, el estudioso del
derecho y el académico en todos sus órdenes constantemente hace juicios de
tipicidad, y se trata entonces de partir desde la actuación de la administración ara
concluir, sobre cuál es la acción natural en la que debe mediar, la tipificación de la
conducta del agente del Estado para escoger el medio de control connatural al
mismo y llegar así a demandar de la manera correcta o más idónea.
DE LOS MEDIOS DE CONTROL EN PARTICULAR
1. NULIDAD POR INCONSTITUCIONALIDAD (Artículo 135 del CPACA)
A través de este medio de control se demandan los decretos, expedidos por el
Gobierno Nacional, cuyo control, no corresponda a la Corte Constitucional en
virtud del mandato estatuido en el artículo 241 de la Carta, y los decretos de
carácter territorial que se hagan en desarrollo de la Constitución.
Se debe empezar a diferenciar, que una cosa es el control de inconstitucionalidad
de una ley o constitucionalidad y otra cosa es el medio de control de que nos
habla el artículo 135 que es el control por inconstitucionalidad, donde lo
determinante allí no es la denominación que se le dé a la actuación, sino el
contenido material del mismo, que de tratarse de una norma con fuerza material
de ley corresponde a la Corte Constitucional y no al Consejo de Estado.
El medio de control a que se hace referencia, se demanda en cualquier tiempo,
siempre y cuando no haya sido derogado o no este en desuso o no se haya
producido el decaimiento del acto administrativo; no se requiere abogado y por lo
tanto cualquier persona puede hacer uso de este mecanismo de control
jurisdiccional, aunque no está demás hacer la observación que en una disciplina
tan técnica como lo es el derecho administrativo, se requerirá en un sinnúmero de
casos la ayuda de un profesional del derecho para cimentar una demanda cuyo
elemento catalizador se encuentra en el artículo 162, numeral 4 de la Ley 1437 de
2011, que obliga como en toda demanda que a más de expresar los fundamentos
de derecho, se exprese las normas violadas y el concepto de violación.
De ahí que se obligue al lector en sumo cuidado con las denominaciones de
nulidad, haciendo la advertencia que la nominación nulidad implica trabajar con los
vicios propios del acto administrativo y en suma, trae como referente que
tengamos en nuestra normativa cinco (5) nulidades a saber: la nulidad por
inconstitucionalidad, la nulidad, la nulidad y restablecimiento del derecho, la
nulidad electoral y la nulidad de las cartas de naturaleza y resoluciones de
autorización de inscripción. A estas se debe anexar además de los fundamentos
de derecho, las normas violadas y el concepto de violación; siendo éste último
requisito el más complejo para los efectos respectivos en tanto es sugestible que
éste se acomode a un test de legalidad solo comparable con la demanda de
casación de la jurisdicción ordinaria, pero que para los efectos respectivos es un
conversatorio argumentativo entre el acto proferido que amerita impugnación con
los mismos vicios.
Finalmente el tiempo en que se puede ejercer el presente medio de control, como
lo sabemos presenta una no caducidad, por las circunstancias aducidas y no se
requiere abogado para la presentación de la misma.
2. CONTROL INMEDIATO DE LEGALIDAD (Artículo 136 de la Ley 1437 de
2011
A través de este medio de control, se demanda las medidas expedidas en
desarrollo de los decretos legislativos, provenientes de los estados de excepción;
haciendo la salvedad acerca de que no se demanda el decreto sino las medidas
que desarrollan los estados de excepción.
Se requiere hacer especial énfasis en que en las decisiones tomadas en ejercicio
del desarrollo de los estados de excepción, se están afectando los derechos
fundamentales con las características conocidas por todos como son: su
inalienabilidad, su imprescriptibilidad, su inenajenabilidad y su inembargabilidad;
los cuales si bien no se suspenden, se limitan en razón y con ocasión de las
circunstancias que han dado lugar a su declaración.
El titular de este medio de control es la autoridad que expidió el acto administrativo
quien debe poner en conocimiento de la autoridad judicial la expedición de la
medida tendiente al desarrollo del estado de excepción, y a prevención el juez del
circuito del lugar que hará control dentro de las 48 horas siguientes a ésta
expedición; afirmando que por sustracción de materia no se requiere abogado.

3. NULIDAD (Artículo 137 de la Ley 1437 de 2011). También conocida por la


jurisprudencia y la doctrina como nulidad simple o simple nulidad

A través de ella, se demandan los actos administrativos1 de carácter general;


pudiéndolo hacer cualquier ciudadano, por lo que no se requiere abogado y
permitiendo el control de estos actos administrativos en cualquier tiempo; siempre
y cuando el acto administrativo no haya sido derogado, no éste en desuso o no se
haya producido su decaimiento.
Huelga anotar que excepcionalmente se puede demandar el acto administrativo de
carácter particular y concreto, cuando el destinatario del mismo (particular:
persona natural o jurídica) desiste del restablecimiento del derecho, o mutatis

1
Entiéndase por tal según Cabanellas de Torres (1994) “… La decisión general o especial que, en ejercicio de
sus funciones, toma la autoridad administrativa, y que afecta a derechos, deberes o intereses de particulares
o de entidades públicas…”
mutandis, cuando el particular no tiene pretensión económica en relación con su
control jurisdiccional.
Para el caso de los actos particulares y concretos que se demanden por la vía de
la nulidad simple, ha de tenerse en cuenta, entonces, que no se puede hacer en
cualquier tiempo como sí acontece con los actos de carácter general; sino que allí
se aplica la caducidad propia de la nulidad y restablecimiento del derecho que es
de cuatro (4) meses contados a partir de la notificación personal del último acto.
Lo que precede se da en virtud, de que no podemos dejar de lado, el hecho que
indica que frente a los actos administrativos proceden los recursos, que
conocíamos en la legislación patria como agotamiento de la vía gubernativa;
entonces es válido exigirse de los administrados que se agote los recursos a
efectos de cumplir con el presupuesto procesal enunciado, que no es más que un
requisito previo a la interposición de la demanda.
Se insistió en oportunidad anterior, en tratándose de la nulidad para ésta y todos
los medios de control, se requiere que apliquemos los vicios propios del acto
administrativo; situación que no es de poca monta ni ajeno a nuestro objeto de
estudio, en la medida en que predicamos del acto la presunción de legalidad y
para derribar o derrumbar dicha presunción, cual estructura de un edificio, se
requiere conocer de los vicios.
El inciso 2 del artículo 137 del CPACA, plantea seis (6) vicios, propios de los actos
administrativos, cuando en su tenor literal expresa: “…Procederá cuando hayan
sido expedidos con infracción de las normas en que deberían fundarse, o sin
competencia, o en forma irregular, o con desconocimiento del derecho de
audiencia y defensa, o mediante falsa motivación, o con desviación de las
atribuciones propias de quien los profirió…”, que en principio al técnico y neófito
en el estudio de derecho administrativo no dice nada.
Para los efectos propios de la disertación académica ha de entenderse que estos
hacen parte del concepto de violación tan reiterado en nuestras escuelas de
derecho y que sirven al jurista para intentar dar al traste con la presunción de
legalidad del acto administrativo o en su defecto lograrlo, cuando a ciencia cierta
se sabe que en virtud del análisis económico del derecho será mejor dejar las
cosas tal como están que generar en no pocas ocasiones situaciones caóticas que
inciden en presupuestos y planes de la administración.
Restablecimiento del derecho: es el resarcimiento económico del daño que se
4. NULIDAD Y RESTABLECIMIENTO DEL DERECHO (Artículo 138 de la Ley
1437 de 2011)
Por medio de este medio de control se demandan actos administrativos de
carácter particular y concreto, pudiéndolo hacer el destinatario del mismo que
como se advirtió, puede ser una persona natural o jurídica.
No está demás recordar que éste surge del procedimiento administrativo, que da
lugar en una primera fase al acto administrativo de carácter particular y concreto,
para luego ejercerse frente al mismo los recursos, como medios de impugnación.
La nulidad en la doctrina y la jurisprudencia nos plantea dos tipos de éste medio
de control; la de carácter laboral y la no laboral.
a. Nulidad y restablecimiento del derecho de carácter laboral, es la que
proviene de relaciones propias del derecho laboral administrativo, como
cuando se demanda el pago de prestaciones sociales de empleados
públicos, suspensiones, sanciones o destituciones propias del derecho
administrativo disciplinario.
b. Nulidad y restablecimiento del derecho de carácter no laboral, proveniente
de sanciones del derecho administrativo, conocido comúnmente como
derecho administrativo sancionatorio no perteneciente a la función pública,
como acontece con los impuestos, tasas, contribuciones, rentas y multas.
En la nulidad y restablecimiento del derecho de aplican los mismos vicios del acto
administrativo general tal como lo dispone el artículo 137, inciso 2, de la norma
adjetiva; se requiere abogado y el tiempo para demandar son 4 meses contados a
partir de la notificación personal del último acto.
5. NULIDAD ELECTORAL (Artículo 139 de la Ley 1437 de 2011)
A través de ella se demandan los procesos de elección popular y los actos de
elección propios de cuerpos colegiados, cuando se trata de la elección de
ternados.
La normativa que regula los procesos electorales en Colombia se enuncia así:
DECRETO 2241 DE 1986 artículos 118, 119, 126, 127, 174, 199; artículo 258 de
la Constitución Política; Ley 403 de 1997; Ley 815 de 2003; Ley 892 de 2004; Ley
1070 de 2006; Decreto 2450 de 1979, Arts. 12 y 13; C.P. Arts. 386 a 396 y artículo
275 de la ley 1437 de 2011.
Recordemos que en Colombia popularmente se elige a miembros de las Juntas
Administradoras Locales (ediles); Concejos Municipales (concejales); de
Asambleas Departamentales (diputados); del Congreso de la Republica
(senadores y representantes a la cámara); a alcaldes, gobernadores, Presidente
Vicepresidente de la República.
Se demanda en nulidad electoral, tal como lo describe el artículo 139 del CPACA
los actos de elección, “…así como de los actos de nombramiento que expidan las
entidades y autoridades públicas de todo orden. Igualmente podrá pedir la nulidad
de los actos de llamamiento para proveer vacantes en las corporaciones públicas.
En elecciones por voto popular, las decisiones adoptadas por las autoridades
electorales que resuelvan sobre reclamaciones o irregularidades respecto de la
votación o de los escrutinios, deberán demandarse junto con el acto que declara la
elección. El demandante deberá precisar en qué etapas o registros electorales se
presentan las irregularidades o vicios que inciden en el acto de elección…”
Para efectos de deprecar este medio de control, se requiere tener en cuenta que
allí se persiguen los vicios propios del acto administrativo, debiendo volver sobre
lo ya visto, como fue lo descrito en los vicios del acto administrativo del artículo
137, inciso 2; y los descritos en el artículo 275 de la ley 1437 de 2011.
Los vicios descritos en el artículo 275 del CPACA son a su tenor literal:
“…1. Se haya ejercido cualquier tipo de violencia sobre los nominadores, los
electores o las autoridades electorales.
2. Se hayan destruido los documentos, elementos o el material electoral, así como
cuando se haya ejercido cualquier tipo de violencia o sabotaje contra estos o
contra los sistemas de votación, información, transmisión o consolidación de los
resultados de las elecciones.
3. Los documentos electorales contengan datos contrarios a la verdad o hayan
sido alterados con el propósito de modificar los resultados electorales.
4. Los votos emitidos en la respectiva elección se computen con violación del
sistema constitucional o legalmente establecido para la distribución de curules o
cargos por proveer.
5. Se elijan candidatos o se nombren personas que no reúnan las calidades y
requisitos constitucionales o legales de elegibilidad o que se hallen incursas en
causales de inhabilidad.
6. Los jurados de votación o los miembros de las comisiones escrutadoras sean
cónyuges, compañeros permanentes o parientes de los candidatos hasta en tercer
grado de consanguinidad, segundo de afinidad o único civil.
7. Tratándose de la elección por voto popular por circunscripciones distintas a la
nacional, los electores no sean residentes en la respectiva circunscripción.
8. Tratándose de la elección por voto popular, el candidato incurra en doble
militancia política al momento de la elección.
NOTA: El texto subrayado fue declarado INEXEQUIBLE por la Corte
Constitucional mediante SentenciaC-334 de 2014…”
Para efectos de demandar lo puede hacer cualquier persona sí y sólo sí en
principio por efectos de la relación jurídica sustancial tiene incidencia en la
circunscripción electoral, no requiriendo abogado y teniendo como término
para la caducidad del medio de control treinta (30) días, que se cuentan
desde el momento respectivo del evento pretendido a demandar.

6. REPARACION DIRECTA (Artículo 140 de la Ley 1437 de 2011)

Este es el desarrollo del artículo 90 de la Constitución Política, que plantea una


responsabilidad objetiva del Estado que ejercer guarda y curatela sobre sus
servidores públicos, planteando que el Estado responderá por el actuar antijurídico
(cuando se atenta contra un bien jurídico tutelado por la ley penal) que es el
hecho, tal como acontece con la vida, la integridad física, el honor y el pudor
sexual y la libertad entre otros.
Se demanda por reparación directa:
1. Atentados terroristas
2. Ejecución extra legal a manos de agentes del Estado “Falsos Positivos”
3. Privación injusta e ilegal de la libertad (absolución plena o absolución in
dubio pro reo)
4. Falla medica de agentes del estado (los médicos adscritos a las ESE,
sistema subsidiado de salud - SISBEN).
5. Lesiones en actividades Peligrosas (porte de armas, transporte de
explosivos, conducción de vehículos automotores, obras públicas,
conducción de energía eléctrica y conducción de vehículos automotores)
6. Conscriptos
7. Daños colaterales a consecuencia de atentados contra agentes protegidos
8. Xenotransplantes
9. Medio ambiente
10. Nuevas TIC
11. Error judicial
Para hablar de responsabilidad del Estado, se nomina como responsabilidad extra
contractual del mismo; manifestando que a diferencia del derecho civil lo
importante no es si se pagó o no por el servicio, si hubo o no contrato sino el
carácter del prestador del mismo, que debe ser una entidad del Estado.
Se cuestiona del Estado la prestación del servicio, cuando éste se hace de
manera defectuosa o inoportuna o de ambas maneras, haciendo énfasis en que el
Estado responde por la acción, la omisión y la extralimitación en el ejercicio de sus
funciones
Se dice que hay un tipo de responsabilidad que es directa cuando la entidad
presta directamente el servicio, y hay responsabilidad indirecta, cuando el Estado
debe ejercer la función de tutela, curatela, inspección, vigilancia y control sobre el
ejercicio de una actividad por los daños que se le causen a terceros.
Se habla de presupuestos de responsabilidad generados en el artículo Art 1604.
del Código Civil colombiano que parte de la culpa activa que es cuando se
atribuye al estado la acción y de la culpa pasiva, cuando deja de hacerlo;
contribuyendo con ello al entendimiento del daño y a su comprobación
El objeto fin de la reparación directa como medio de control, tal como su nombre lo
indica es la reparación del daño, que a nuestra manera de ver es el lesionamiento
que se yergue sobre una persona natural o jurídica en sus bienes materiales e
inmateriales.
El daño así entendido debe ser perceptible a los sentidos, medible, cuantificable y
valorable y es precisamente en este sentido que se requiere hablar que el daño es
susceptible de ser reparado a través de los perjuicios decantados por la doctrina y
la jurisprudencia y conocidos por todos, tal como acontece con los perjuicios
patrimoniales (daño emergente y lucro cesante) así como los extra patrimoniales
(perjuicios morales subjetivos propiamente dichos, daños a la vida de relación o
relación de familia, perjuicios fisiológicos o daños a la salud y perjuicios para la
sucesión).
Surge así el principio de responsabilidad que conlleva a la indemnización otrora,
hoy decantada por la convencionalidad y la comunidad internacional en el
supuesto de reparación que es más amplio que aquella, en la medida en que
conlleva restitución simbólica casi impensable en la indemnización.
La responsabilidad se afinca entonces en aquella que se da con falla donde
encontramos la falla probada (artículo 167 del Código General del Proceso) y la
falla presunta (inversión de la carga de la prueba); mientas que la responsabilidad
sin falla conduce al daño especial (rompimiento de las cargas públicas) y el riesgo
excepcional (someter al ciudadano a un riesgo más allá de lo debido).
Acreditar la responsabilidad del Estado, requerirá para el demandante la
acreditación del daño, tal como se observó, además del hecho mismo, en materia
de imputación objetiva como lo señala la Carta en el artículo 90, atados ambos al
nexo causal, como relación causa – efecto entre el hecho y el daño mediado por
los medios de prueba, debiendo haber además una causalidad adecuada que
permita deducir responsabilidad.
No se puede dejar de lado los elementos excluyentes de la responsabilidad para el
Estado, como son: la culpa exclusiva de la víctima, la culpa exclusiva de un
tercero y la fuerza mayor2. Sin embargo en ciertas situaciones se tiene que los
hechos de la naturaleza son previsibles, por lo que al Estado le es difícil
desembarazarse de su responsabilidad bajo el presupuesto excluyente de la
fuerza mayor.
Para el ejercicio de este medio de control, se requiere abogado, el titular es el
afectado, y el término de caducidad es de dos (2) años contados a partir de la
ocurrencia del hecho o desde que se tuvo conocimiento del mismo.

7. CONTROVERSIAS CONTRACTUALES (Artículo 141 de la Ley 1437 de


2011)
A través de este medio de control se demanda, los cumplimientos e
incumplimientos de los contratos estatales, la rescisión de los mismos (que
significa que las cosas vuelvan al estado pre-contractual), la caducidad de los
contratos, que se ha de entender como una sanción que da el Estado al contratista
incumplido, dejándolo por fuera del contexto y de la actividad contractual,
haciendo ésta situación parte de las clausulas exorbitantes del Estado.
Para el análisis de este medio de control, no se puede olvidar que a diferencia de
lo que sucede en el derecho civil, se requiere que el contrato esté debidamente
firmado, porque de no ser así en el derecho administrativo no existe contrato si
contratista y contratante no lo han firmado. En los casos en que las partes no
hayan firmado contratos, estamos entonces frente a actos administrativos pre
contractuales, que no se demandan por la vía de las controversias contractuales
sino por el mecanismo de la nulidad y restablecimiento del derecho de carácter no
laboral.
Por ello en las voces del artículo 141 del CPACA, encontramos que en el inciso 2,
se sostiene que “…Los actos proferidos antes de la celebración del contrato, con
ocasión de la actividad contractual, podrán demandarse en los términos de los
artículos 137 y 138 de este Código, según el caso…”. Siendo ello así debemos
concluir que para la parte metódica de nuestra disertación, se tendrá que la misma
no debe ser objeto de estudio cuando los actos son anteriores al contrato estatal,
pero se tratan de esta manera para que el neófito en la misma comprenda que es
necesario en derecho administrativo la firma del contrato.

2
El Código civil colombiano expresa: “ARTICULO 64. . Se llama fuerza mayor o caso fortuito el imprevisto o
que no es posible resistir, como un naufragio, un terremoto, el apresamiento de enemigos, los actos de
autoridad ejercidos por un funcionario público, etc.”
Se hace necesario entonces definir que las entidades que contratan son estatales
para que hablemos propiamente de nuestro objeto de conocimiento que es el
derecho administrativo, solo y en tanto la normativa de la ley 80 de 1.993 orienta
en su artículo 2, lo que entiende por entidades estales así:
Artículo 2º.- De la Definición de Entidades, Servidores y Servicios Públicos. Para
los solos efectos de esta Ley:
1o. Se denominan entidades estatales:
a) La Nación, las regiones, los departamentos, las provincias, el Distrito Capital y
los distritos especiales, las áreas metropolitanas, las asociaciones de municipios,
los territorios indígenas y los municipios; los establecimientos públicos, las
empresas industriales y comerciales del Estado, las sociedades de economía
mixta en las que el Estado tenga participación superior al cincuenta por ciento
(50%), así como las entidades descentralizadas indirectas y las demás personas
jurídicas en las que exista dicha participación pública mayoritaria, cualquiera sea
la denominación que ellas adopten, en todos los órdenes y niveles.
Ver el art. 14, Decreto Nacional 855 de 1994, Ver los Conceptos de la Sec.
General 140 y 390 de 1998. Ver el Fallo del Consejo de Estado 45607 de 2016.
b) El Senado de la República, la Cámara de Representantes, el Consejo Superior
de la Judicatura, la Fiscalía General de la Nación, la Contraloría General de la
República, las contralorías departamentales, distritales y municipales, la
Procuraduría General de la Nación, la Registraduría Nacional del Estado Civil, los
ministerios, los departamentos administrativos, las superintendencias, las
unidades administrativas especiales y, en general, los organismos o dependencias
del Estado a los que la ley otorgue capacidad para celebrar contratos. Literal b)
declarado EXEQUIBLE por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-
374 de 1994.
2o. Se denominan servidores públicos:
a) Las personas naturales que prestan sus servicios dependientes a los
organismos y entidades de que trata este artículo, con excepción de las
asociaciones y fundaciones de participación mixta en las cuales dicha
denominación se predicará exclusivamente de sus representantes legales y de los
funcionarios de los niveles directivo, asesor o ejecutivo o sus equivalentes en
quienes se delegue la celebración de contratos en representación de
aquéllas. Texto subrayado declarado EXEQUIBLE por la Corte Constitucional
mediante Sentencia C-230 de 1995.
b) Los miembros de las corporaciones públicas que tengan capacidad para
celebrar contratos en representación de éstas. Literal b) declarado EXEQUIBLE
por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-374 de 1994.
3o. Se denominan servicios públicos:
Los que están destinados a satisfacer necesidades colectivas en forma general,
permanente y continua, bajo la dirección, regulación y control del Estado, así como
aquéllos mediante los cuales el Estado busca preservar el orden y asegurar el
cumplimiento de sus fines.
Parágrafo.- Derogado por el art. 32, Ley 1150 de 2007. Para los solos efectos de
esta Ley, también se denominan entidades estatales las cooperativas y
asociaciones conformadas por entidades territoriales, las cuales estarán sujetas a
las disposiciones del presente estatuto, especialmente cuando en desarrollo de
convenios interadministrativos celebren contratos por cuenta de dichas entidades.
Ver el Decreto Nacional 855 de 1994, Ver el Fallo del Consejo de
Estado 2859 de

Definidas como se encuentran las entidades estatales así como los servidores
públicos, se debe determinar que es lo que contratan estos entes y la misma
norma en el artículo 32 manifiesta:
Artículo 32. De los Contratos Estatales. Son contratos estatales todos los actos
jurídicos generadores de obligaciones que celebren las entidades a que se refiere
el presente estatuto, previstos en el derecho privado o en disposiciones
especiales, o derivados del ejercicio de la autonomía de la voluntad, así como los
que, a título enunciativo, se definen a continuación
1o. Contrato de Obra
Son contratos de obra los que celebren las entidades estatales para la
construcción, mantenimiento, instalación y, en general, para la realización de
cualquier otro trabajo material sobre bienes inmuebles, cualquiera que sea la
modalidad de ejecución y pago.
En los contratos de obra que hayan sido celebrados como resultado de un proceso
de licitación o concursopúblicos, la interventoría deberá ser contratada con una
persona independiente de la entidad contratante y del contratista, quien
responderá por los hechos y omisiones que le fueren imputables en los términos
previstos en el artículo 53 del presente estatuto.
La expresión "Concurso" fue derogada por el art. 32 de la Ley 1150 de 2007.
2o. Contrato de consultoría Reglamentado por el Decreto Nacional 2326 de
1995
Son contratos de consultoría los que celebren las entidades estatales referidos a
los estudios necesarios para la ejecución de proyectos de inversión, estudios de
diagnóstico, prefactibilidad o factibilidad para programas o proyectos específicos,
así como a las asesorías técnicas de coordinación, control y supervisión.
Son también contratos de consultoría los que tienen por objeto la interventoría,
asesoría, gerencia de obra o de proyectos, dirección, programación y la ejecución
de diseños, planos, anteproyectos y proyectos.
Ninguna orden del interventor de una obra podrá darse verbalmente. Es obligatorio
para el interventor entregar por escrito sus órdenes o sugerencias y ellas deben
enmarcarse dentro de los términos del respectivo contrato.
Ver el Fallo del Consejo de Estado 41719 de 2013 (Unificación)
3o. Contrato de prestación de servicios
Son contratos de prestación de servicios los que celebren las entidades estatales
para desarrollar actividades relacionadas con la administración o funcionamiento
de la entidad. Estos contratos sólo podrán celebrarse con personas naturales
cuando dichas actividades no puedan realizarse con personal de planta o
requieran conocimiento especializados.
En ningún caso estos contratos generan relación laboral ni prestaciones sociales y
se celebrarán por el término estrictamente indispensable.
NOTA : Las expresiones subrayadas fueron declaradas EXEQUIBLES por la
Corte Constitucional mediante Sentencia C-154 de 1997, salvo que se
acredite la existencia de una relación laboral subordinada.
NOTA: Ver la Ley 190 de 1995; Ver el Decreto Nacional 2681 de 1993, Ver el
art. 141, Decreto Nacional 2150 de 1995; Ver el Concepto de la Sec.
General 1045 de 1995; Ver los Fallos del Consejo de Estado IJ-0039 de
2003, 4096 de 2006, y 41719 de 2013 (Unificación).
4o. Contrato de concesión
Son contratos de concesión los que celebran las entidades estatales con el objeto
de otorgar a una persona llamada concesionario la prestación, operación
explotación, organización o gestión, total o parcial, de un servicio público, o la
construcción, explotación o conservación total o parcial, de una obra o bien
destinados al servicio o uso público, así como todas aquellas actividades
necesarias para la adecuada prestación o funcionamiento de la obra o servicio por
cuenta y riesgo del concesionario y bajo la vigilancia y control de la entidad
concedente, a cambio de una remuneración que puede consistir en derechos,
tarifas, tasas, valorización, o en la participación que se le otorgue en la explotación
del bien, o en una suma periódica, única o porcentual y, en general, en cualquier
otra modalidad de contraprestación que las partes acuerden.
Ver el Decreto Nacional 624 de 1994, Ver Ley 1508 de 2012
5o. Encargos fiduciarios y fiducia pública.
Ver el art. 36 de la Ley 388 de 1997
Las entidades estatales sólo podrán celebrar contratos de fiducia pública, cuando
así lo autorice la ley, la Asamblea Departamental o el Concejo Municipal, según
caso. Texto subrayado declarado INEXEQUIBLE por la Corte
Constitucional mediante Sentencia C-086 de 1995.
Los encargos fiduciarios que celebren las entidades estatales con las sociedades
fiduciarias autorizadas por la Superintendencia Bancaria, tendrán por objeto la
administración o el manejo de los recursos vinculados a los contratos que tales
entidades celebren. Lo anterior sin perjuicio de lo previsto en el numeral 20 del
artículo 25 de esta Ley.
Los encargos fiduciarios y los contratos de fiducia pública sólo podrán celebrarse
por las entidades estatales con estricta sujeción a lo dispuesto en el presente
estatuto, únicamente para objetos y con plazos precisamente determinados. En
ningún caso las entidades públicas fideicomitentes podrán delegar en las
sociedades fiduciarias la adjudicación de los contratos que se celebren en
desarrollo del encargo o de la fiducia pública, ni pactar su remuneración con cargo
a los rendimientos del fideicomiso, salvo que éstos se encuentren presupuestados.
Los encargos fiduciarios y los contratos de fiducia mercantil que a la fecha de
promulgación de esta ley hayan sido suscritos por las entidades estatales,
continuarán vigentes en los términos convenidos con las sociedades fiduciarias.
El inciso 4 fue modificado por el art. 25, de la Ley 1150 de 2007 así: La
selección de las sociedades fiduciarias a contratar, sea pública o privada, se hará
con rigurosa observancia del procedimiento de licitación o concurso previsto en
esta ley. No obstante, los excedentes de tesorería de las entidades estatales, se
podrán invertir directamente en fondos comunes ordinarios administrados por
sociedades fiduciarias, sin necesidad de acudir a un proceso de licitación pública.
Texto anterior:
La selección de la sociedad fiduciaria a contratar, sea pública o privada, se hará
con rigurosa observancia del procedimiento de licitación o concurso previsto en
esta Ley.
Los actos y contratos que se realicen en desarrollo de un contrato de fiducia
pública o encargo fiduciario cumplirán estrictamente con las normas previstas en
este estatuto, así como con las disposiciones fiscales, presupuestales, de
interventoría y de control a las cuales esté sujeta la entidad estatal fideicomitente.
Sin perjuicio de la inspección y vigilancia que sobre las sociedades fiduciarias
corresponde ejercer a la Superintendencia Bancaria y del control posterior que
deben realizar la Contraloría General de la República y las Contralorías
Departamentales, Distritales y Municipales sobre la administración de los recursos
públicos por tales sociedades, las entidades estatales ejercerán un control sobre la
actuación de la sociedad fiduciaria en desarrollo de los encargos fiduciarios o
contratos de fiducia de acuerdo con la constitución Política y las normas vigentes
sobre la materia.
La fiducia que se autoriza para el sector público en esta Ley, nunca implicará
transferencia de dominio sobre bienes o recursos estatales, ni constituirá
patrimonio autónomo del propio de la respectiva entidad oficial, sin perjuicio de las
responsabilidades propias del ordenador del gasto. A la fiducia pública le serán
aplicables las normas del Código de Comercio sobre fiducia mercantil, en cuanto
sean compatibles con lo dispuesto en esta Ley.
So pena de nulidad no podrán celebrarse contratos de fiducia o subcontratos en
contravención del artículo 355 de la Constitución Política. Si tal evento se diese, la
entidad fideicomitente deberá repetir contra la persona, natural o jurídica,
adjudicataria del respectivo contrato.
Parágrafo 1º.- Modificado por el art. 15, Ley 1150 de 2007, así: Los Contratos
que celebren los Establecimientos de Crédito, las compañías de seguros y las
demás entidades financieras de carácter estatal, no estarán sujetos a las
disposiciones del Estatuto General de Contratación de la Administración Pública y
se regirán por las disposiciones legales y reglamentarias aplicables a dichas
actividades.
En todo caso, su actividad contractual se someterá a lo dispuesto en el artículo 13
de la presente ley.
Ver la Sentencia de la Corte Constitucional mediante Sentencia C-086 de
1995, que declaró EXEQUIBLES los apartes demandados del artículo 32.
Texto anterior
Sin perjuicio de lo dispuesto en esta ley sobre fiducia y encargo fiduciario, los
contratos que celebren los establecimientos de crédito, las compañías de seguro y
las demás entidades financieras de carácter estatal, que correspondan al giro
ordinario de las actividades propias de su objeto social, no estarán sujetos a las
disposiciones del presente estatuto y se regirán por las disposiciones legales y
reglamentarias aplicables a dichas actividades.
NOTA: Reglamentado por el Decreto Nacional 2681 de 1993 y 679 de 1994;
Ver el art. 31, Ley 142 de 1994; Ver el Concepto del Consejo de Estado 666 de
1995; Ver el Concepto de la Sec. General 70 de 2008
Parágrafo 2º.- Reglamentado por el Decreto Nacional 4533 de 2008, Derogado
por el art. 39, Ley 1508 de 2011. Las personas interesadas en celebrar contratos
de concesión para la construcción de una obra pública, podrán presentar oferta en
tal sentido a la respectiva entidad estatal en la que se incluirá, como mínimo, la
descripción de la obra, su prefactibilidad técnica y financiera y la evaluación de su
impacto ambiental. Presentada la oferta, la entidad estatal destinataria de la
misma la estudiará en el término máximo de tres (3) meses y si encuentra que el
proyecto no es viable así se lo comunicará por escrito al interesado. En caso
contrario, expedirá una resolución mediante la cual ordenará la apertura de la
licitación, previo cumplimiento de lo previsto en los numerales 2o. y 3o. del artículo
30 de esta Ley.
Cuando además de la propuesta del oferente inicial, se presente como mínimo
una propuesta alternativa, la entidad estatal dará cumplimiento al procedimiento
de selección objetiva previsto en el citado artículo 30.
Si dentro del plazo de la licitación no se presenta otra propuesta, la entidad estatal
adjudicará el contrato al oferente inicial en el término señalado en el respectivo
pliego, siempre que cumpla plenamente con los requisitos exigidos en el mismo.
Los proponentes podrán presentar diversas posibilidades de asociación con otra u
otras personas naturales o jurídicas cuyo concurso consideren indispensables
para la cabal ejecución del contrato de concesión en sus diferentes aspectos. Para
el efecto, indicarán con precisión si pretenden organizarse como consorcio, unión
temporal, sociedad o bajo cualquier otra modalidad de asociación que consideren
conveniente. En estos casos deberán adjuntar a la propuesta un documento en el
que los interesados expresen claramente su intención de formar parte de la
asociación propuesta. Así mismo deberán presentar los documentos que acrediten
los requisitos exigidos por la entidad estatal en el pliego de condiciones.
Cuando se proponga constituir sociedades para los fines indicados en este
parágrafo, el documento de intención consistirá en una promesa de contrato de
sociedad cuyo perfeccionamiento se sujetará a la condición de que el contrato se
le adjudique. Una vez expedida la resolución de adjudicación y constituida en legal
forma la sociedad de que se trate, el contrato de concesión se celebrará con su
representante legal.
La expresión "Concurso" fue derogada por el art. 32 de la Ley 1150 de 2007.
Ver el Concepto del Consejo de Estado 1121 de 1998.

Se contrata entonces en Colombia de conformidad con lo descrito en la ley 80 de


1.993
En conclusión, se tiene que para ejercer este medio de control el titular del mismo
es el contratista o el contratante, se requiere abogado y la caducidad, está
planteada en el término de dos (2) años cuando hay firma del contrato; cinco (5)
años cuando hay títulos derivados de los contratos estatales que se pretenden
demandar y de cuatro (4) meses cuando estamos demandando actos
administrativos preparatorios o pre contractuales que se dan antes de la firma del
contrato estatal.
8. REPETICIÓN (Artículo 142 de la Ley 1437 de 2011)
Si bien la reparación directa se encuentra en el contexto constitucional en el inciso
primero del artículo 140 superior, con respecto a este medio de control, se dirá
que es el desarrollo de artículo 90 de la Carta, pero ya en su inciso 2, cuando en
palabras del Constituyente primario expresa:

En el evento de ser condenado el Estado a la reparación patrimonial de uno de


tales daños, que haya sido consecuencia de la conducta dolosa o gravemente
culposa de un agente suyo, aquél deberá repetir contra éste.
La forma de evitar la repetición, esto es repetir contra el funcionario que hizo
incurrir a la administración en una erogación o gasto a consecuencia de una
condena, se da cuando la entidad demandada llama a su funcionario que dio lugar
a la demanda en garantía, para que éste sea garante de las obligaciones
señaladas por el demandante.
No obstante, si no se llamó en garantía al servidor público que dio lugar a la
interposición de la demanda y la entidad del Estado saliere responsable, se
procederá de acuerdo con lo dispuesto por la Ley 678 de 2011, “por medio de la
cual se reglamenta la determinación de responsabilidad patrimonial de los
agentes del Estado a través del ejercicio de la acción de repetición o de
llamamiento en garantía con fines de repetición”, de donde se destaca lo
descrito en el artículo primero “…Objeto de la ley. La presente ley tiene por
objeto regular la responsabilidad patrimonial de los servidores y ex servidores
públicos y de los particulares que desempeñen funciones públicas, a través del
ejercicio de la acción de repetición de que trata el artículo 90 de la Constitución
Política o del llamamiento en garantía con fines de repetición. Texto Subrayado
declarado EXEQUIBLE por la Corte Constitucional mediante Sentencia C-484
de 2002 , Ver Sentencia Corte Constitucional 100 de 2001…”.
Allí se plantea una acción civil de carácter patrimonial, exigiéndose del servidor
aparentemente responsable que su conducta se enmarque en el dolo o culpa
grave, tornándose así la misma en un saludo a la bandera, dado que muchas
veces los servidores públicos no tienen bienes en su poder e igualmente la
modalidad de conducta al ser dolosa o gravemente culposa requiere de una carga
muy alta.
El titular del medio de control es la entidad que fue condenada, requiriendo
abogado y teniendo para tal efecto una caducidad de dos (2) años.

9. PÉRDIDA DE INVESTIDURA. (Artículo 143 de la Ley 1437 de 2011)


Ordena el artículo en referencia:
A solicitud de la Mesa Directiva de la Cámara correspondiente o de
cualquier ciudadano y por las causas establecidas en la Constitución,
se podrá demandar la pérdida de investidura de congresistas.
Igualmente, la Mesa Directiva de la Asamblea Departamental, del
Concejo Municipal, o de la junta administradora local, así como
cualquier ciudadano, podrá pedir la pérdida de investidura de
diputados, concejales y ediles.
La investidura es un fuero o caparazón propia de estos servidores públicos de
cuerpos colegiados de elección popular por causales de impedimentos e
inhabilidades propias de la Constitución Política de Colombia, Ley 734 de 2002, la
Ley 136 de 1994 y la Ley 617 de 2000.
Se hace necesario hacer la siguiente cita:
“…Artículo 134. Acto Legislativo 02 de 2015. Artículo 4°. El artículo 134 de la Constitución Política
quedará así: Los miembros de las Corporaciones Públicas de elección popular no tendrán
suplentes. Solo podrán ser reemplazados en los casos de faltas absolutas o temporales que
determine la ley, por los candidatos no elegidos que según el orden de inscripción o votación
obtenida, le sigan en forma sucesiva y descendente en la misma lista electoral. En ningún caso
podrán ser reemplazados quienes sean condenados por delitos comunes relacionados con
pertenencia, promoción o financiación a grupos armados ilegales o actividades de narcotráico;
dolosos contra la administración pública; contra los mecanismos de participación democrática, ni
por Delitos de Lesa Humanidad. Tampoco quienes renuncien habiendo sido vinculados
formalmente en Colombia a procesos penales por la comisión de tales delitos, ni las faltas
temporales de aquellos contra quienes se profiera orden de captura dentro de los respectivos
procesos. Para efectos de conformación de quórum se tendrá como número de miembros la
totalidad de los integrantes de la Corporación con excepción de aquellas curules que no puedan
ser reemplazadas. La misma regla se aplicará en los eventos de impedimentos o recusaciones
aceptadas. Si por faltas absolutas que no den lugar a reemplazo los miembros de cuerpos
colegiados elegidos en una misma circunscripción electoral quedan reducidos a la mitad o menos,
el Consejo Nacional Electoral convocará a elecciones para llenar De la Rama Legislativa Artículos
132 - 134
_____________________________________________________________________________ las
vacantes, siempre y cuando falten más de veinticuatro (24) meses para la terminación del periodo.
Parágrafo Transitorio. Mientras el legislador regula el régimen de reemplazos, se aplicarán las
siguientes reglas: i) Constituyen faltas absolutas que dan lugar a reemplazo la muerte; la
incapacidad física absoluta para el ejercicio del cargo; la declaración de nulidad de la elección; la
renuncia justificada y aceptada por la respectiva corporación; la sanción disciplinaria consistente
en destitución, y la pérdida de investidura; ii) Constituyen faltas temporales que dan lugar a
reemplazo, la licencia de maternidad y la medida de aseguramiento privativa de la libertad por
delitos distintos a los mencionados en el presente artículo. La prohibición de reemplazos se
aplicará para las investigaciones judiciales que se iniciaron a partir de la vigencia del Acto
Legislativo número 01 de 2009, con excepción del relacionado con la comisión de delitos contra la
administración pública que se aplicará para las investigaciones que se inicien a partir de la vigencia
del presente acto legislativo…

El titular del medio de control es la Mesa Directiva de la Cámara correspondiente o


de cualquier ciudadano, no requiriendo abogado y teniendo el término de
caducidad como el mismo tiempo que dura el mandato.
10. PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS E INTERESES COLECTIVOS. (Artículo 144
de la Ley 1437 de 2011)

Conocida como acción popular, con ella se protege el medio ambiente, los
derechos sociales y la moralidad administrativa, es el desarrollo de la ley 472 de
1998, hay 2 tipos de acción popular:
La que se ejerce contra particulares: que corresponde a la jurisdicción civil
ordinaria y la que se ejerce contra públicos que corresponde al contencioso
administrativo, antes de demandar el afectado deberá constituir en renuencia a la
entidad causante de principio del daño, siendo este un requisito de procedibilidad.
El tiempo para demandar es mientras duren las condiciones de causación del
daño o mientras este persista. Y lo puede hacer cualquier persona, no se requiere
abogado.
11. REPARACIÓN DE LOS PERJUICIOS CAUSADOS A UN GRUPO. (Artículo 145 de
la Ley 1437 de 2011)
Conocida como acción de grupo regulada por la ley 472 de 1998, con ella se
busca proteger los perjuicios causados a un grupo no menor de 20 personas que
pueden estar representadas por una sola mediante poder, que tiene vocación de
permanencia en el tiempo, y presentan situaciones de identidad y uniformidad
Ejemplos:
Comunidad LGBTI –
Esa acción de grupo es indemnizatoria, se tiene 2 años para demandar contados
a partir del hecho que dio lugar a la afectación del grupo, se requiere abogado y
tiene que ver con delitos de LESA HUMANIDAD

12. CUMPLIMIENTO DE NORMAS CON FUERZA MATERIAL DE LEY O DE


ACTOS ADMINISTRATIVOS. (Artículo 144 de la Ley 1437 de 2011)
“Toda persona podrá acudir ante la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo, previa
constitución de renuencia, para hacer efectivo el cumplimiento de cualesquiera normas
aplicables con fuerza material de ley o actos administrativos”.
Requiere constituir en renuencia a la entidad, no se requiere abogado, se puede hacer en
cualquier tiempo siempre y cuando la norma o el acto administrativo no esté derogada y; el
titular del medio de control es el afectado o cualquier ciudadano.

13. NULIDAD DE LAS CARTAS DE NATURALEZA Y RESLUCION DE


AUTORIZACION DE INSCRIPCION. (Artículo 144 de la Ley 1437 de 2011)
“…Cualquier persona podrá pedir que se declare la nulidad de cartas de naturaleza y de
resoluciones de autorización de inscripción dentro de la oportunidad y por las causales
prescritas en los artículos 20 y 21 de la Ley 43 de 1993.
Proferida la sentencia en la que se declare la nulidad del respectivo acto, se notificará
legalmente y se remitirá al Ministerio de Relaciones Exteriores dentro de los diez (10) días
siguientes a su ejecutoria copia certificada de la misma. Igualmente, si fuere del caso, en la
sentencia se ordenará tomar las copias pertinentes y remitirlas a las autoridades competentes
para que investiguen las posibles infracciones de carácter penal…”
Por su parte la Ley 43 de 1993 en sus artículo 20 y 21 expresa:
“…Artículo 20º.- De la nulidad de las Cartas de Naturaleza y de las Resoluciones de
autorización. Las Cartas de Naturaleza o Resoluciones de autorización expedidas por
el Presidente de la República o el Ministro de Relaciones Exteriores por delegación,
están sujetas al proceso de nulidad ante la autoridad judicial competente, en los
siguientes casos:
Si se han expedido en virtud de pruebas o documentos viciados de falsedad.
Si el extranjero nacionalizado hubiese cometido algún delito en otro país antes de radicarse en Colombia y que éste de lugar a la
extradición.

Parágrafo 1º.- No procederá la suspensión provisional de la Carta de Naturaleza o


Resolución cuya nulidad solicite.
Parágrafo 2º.- La autoridad deberá remitir, al Ministerio de Relaciones Exteriores
dentro de los diez (10) días siguientes a su ejecutoria, copia certificada de la
sentencia que declare la nulidad de la Carta de Naturaleza o Resolución de
Autorización.
Artículo 21º.- De la caducidad de la acción de nulidad respecto de las Cartas de
Naturaleza y de las Resoluciones de autorización de inscripción. Podrá solicitarse la
nulidad de las Cartas de Naturaleza y de las Resoluciones de autorización que se
expidan en lo sucesivo y de las expedidas con anterioridad a la vigencia de esta Ley.
En ambos casos la acción tendrá un término de caducidad de 10 años, contados a
partir de la fecha de la expedición…”
A través de ellas, se demandan las nacionalidades las ciudadanías en virtud de
los reglamentado por la ley 43 de 1993, del titular del medio de control es
cualquier ciudadano – NO ABOGADO – caducidad 10 AÑOS.
Es un punto de encuentro entre este medio de control y el derecho internacional
público.
Las concede el Ministerio de Relaciones Exteriores y el presidente las puede
otorgar de manera discrecional.
14. CONTROL POR VIA DE EXCEPCION
“…En los procesos que se adelanten ante la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo, el
juez podrá, de oficio o a petición de parte, inaplicar con efectos interpartes los actos
administrativos cuando vulneren la Constitución Política o la ley.
La decisión consistente en inaplicar un acto administrativo sólo producirá efectos en relación
con el proceso dentro del cual se adopte…”

El juez podrá inaplicar actos administrativos en los procesos que se hallen en


curso, con respecto a los efectos que se dan entre las partes, lo puede hacer a
oficio o a solicitud de parte (NO ES MEDIO DE CONTROL a mi manera de ver)
Facultad que tiene la parte o el juez – ART 4 NORMA DE NORMAS ----

También podría gustarte