Está en la página 1de 7

Condiciones para formar

Habilidades
Socioemocionales:
enseñanza, importancia del
marco sociocultural, del
valor moral y del
reforzamiento ambiental.

HABILIDADEs
SOCIOEMOCIONALES
PARA EL SIGLO XXI
c r e a d o por ce nfova
Condiciones para formar Habilidades
socioemocionales: enseñanza,
importancia del marco sociocultural,
del valor moral y del reforzamiento ambiental.
Hasta hace poco, se comenzó a tomar en cuenta a las habilidades socioemocionales
como parte fundamental de la educación al colocarlas en el mismo nivel que las
habilidades cognitivas y sensomotoras. Antes, sólo bastaba con cumplir con el
aprendizaje de las funciones de lectoescritura básica y no se tomaba en cuenta el
sentir del alumno o del personal docente ni los obstáculos a los que se pudieran
enfrentar en su proceso de enseñanza o aprendizaje.

Actualmente, gracias al cambio de perspectiva gubernamental de los últimos años, ya


hay herramientas de enseñanza en las escuelas que ayudan a aprovechar los
beneficios del desarrollo de las habilidades socioemocionales con el fin de que los
alumnos aprendan a conocerse, puedan autorregular sus emociones, trabajen
colaborativamente, sean sociales, determinados y respetuosos, entre otras
cuestiones, con la ayuda de herramientas que irán adquiriendo en distintas etapas y
enfoques de su vida.

1
Las habilidades socioemocionales son interdisciplinarias ya que se adaptan al
conocimiento transversal y toman muy en cuenta que las estrategias para su
implementación sean eficientes y con medidas concretas a favor de contrarrestar la
mayoría de los focos de alerta que influyen en los niños que están en pleno desarrollo.
Para reconocer estos focos, basta analizar el ámbito sociocultural, en donde las
habilidades socioemocionales responden acordes a los parámetros y normas de cada
cultura.

La pobreza, las familias disfuncionales, la falta de atención desde la infancia y el


manejo inequitativo de los roles en la familia, son situaciones que continúan siendo
vigentes en el país y que repercuten directamente en los niños, provocándoles un
incremento en sus niveles de impulsividad, violencia, ansiedad y falta de interacción
social, acciones que crean un entorno difícil.

Un elemento para contrarrestar estas situaciones, es el reconocimiento de


capacidades específicas que se necesitan tomar en cuenta para fomentar el uso
correcto de las habilidades socioemocionales para obtener resultados favorables en
la actuación competente de la persona que las utiliza; con la intención de ser capaz
de entender las señales que marcan el contexto social y la importancia de saber elegir
la combinación adecuada de herramientas socioemocionales para enfrentar
situaciones determinadas.

De manera general, antes de contemplar lo que hay en cada entorno, es bueno


reconocer lo que se necesita, de manera general, para establecer las condiciones
para la formación de habilidades socioemocionales, básicamente son tres factores a
considerar: la habilidad para hacer amigos, la percepción de los demás como fuente
de satisfacción y a oportunidad de entablar interacciones sociales que haga agradable
el dar y recibir afecto. Estos factores, al aplicarse en intercambios sociales, hacen que
se junten conocimientos y experiencias de las normas sociales al formar las
habilidades para insertarlas en el desarrollo social y busquen provocar cambios
conductuales.

a) El proceso socio-cognitivo y el reforzamiento escolar.


Aunque la escuela toma un papel muy importante al convertirse en un entorno
socioemocionalmente activo en donde se conjuntan todas las bases para guiar a sus
miembros a la adquisición de habilidades socioemocionales, el personal docente es
quien funge activamente como agente de cambio, él es el encargado de propiciar un
ambiente dinámico dentro del aula, a través de la adaptación del espacio y tiempo de
manera creativa para la implementación de métodos de enseñanza estimulantes, que
busquen promover el juicio crítico y que se adapten a las necesidades del
conocimiento actual. Promueve el cuidado de los materiales del aula y está abierto a
crear acuerdos de convivencia en conjunto con los estudiantes para que se involucren

2
de manera positiva en las decisiones del aula y la respeten. Está capacitado para
intervenir en situaciones de crisis y se enfoca en proveer una disciplina positiva a
través del análisis de las habilidades; primero poniendo el profesor, el ejemplo de ya
haberlas adquirido al instruir a los estudiantes con confianza, consideración y respeto;
y, por otro lado, mediante metodologías que promuevan la autorregulación grupal a
través de la aplicación de Habilidades socioemocionales.

Las capacidades que se usan para fomentar las habilidades socioemocionales en el


área social-cognitiva dentro del aula, son las siguientes:

Conocimiento social: Su función es reconocer la idea que los demás tienen tanto de
uno mismo como de las personas y de las relaciones sociales.

Anticipación: Su función es ponerse en la perspectiva del otro y anticipar lo que


puede pensar o sentir.

Atribución: Su función es atribuir motivaciones internas a los comportamientos.

Juicio moral: Su función es establecer un juicio propio acorde a los valores morales
universales.

b) El comportamiento social y el reforzamiento del ambiente


El reconocer el entorno y sus influjos externos, permite revisar las pautas para crear
un ambiente socioemocional adecuado, este entorno engloba todos los lugares en
donde se adquieren e imitan conductas para responder en automático a situaciones
específicas. Para que en estos entornos se enseñen conductas favorables en pro del
desarrollo, es necesario crear una red de apoyo entre las personas que son parte del
entorno para que estén en sincronía y creen vínculos estrechos de apoyo para
reforzar los indicadores socioemocionales que se están adquiriendo. Necesita
convertirse en un entorno seguro al favorecer el contacto entre los miembros de la
familia por medio de interacciones afectuosas, empáticas y confiadas, logrando
convertirse en una familia saludable. De igual forma, fomenta la autoestima de todos
y la autoconfianza. Las personas que están en ese espacio pueden ser un
acompañamiento en el proceso de adquisición de herramientas socioemocionales.

Para fomentar el desarrollo de habilidades enfocadas al comportamiento social en las


que el interés sea establecer relaciones adecuadas con los demás, es necesario
tomar en consideración las siguientes capacidades:

Comunicación: Su función es enviar y recibir mensajes tanto de tipo verbal como no


verbal.

3
Cooperación: Su función es crear un entorno pacífico y asertivo.

Promoción de la inclusión y participación en actividades: Su función es ser aceptado


en distintos grupos sociales en los que se tiene contacto.

Desarrollo de la capacidad para manejar situaciones conflictivas: Su función es


contraponer justamente los intereses propios ante los ajenos.

La autonomía del yo social: Su función es mantener independencia en las acciones


que se realicen.

c) El ámbito socio-afectivo y el reforzamiento moral


Para desarrollar un razonamiento moral, las personas necesitan ser responsables en
la toma de decisiones, consideran estándares éticos en asuntos relacionados con la
seguridad, las normas y el respeto a los demás. Deben contribuir a buscar el bienestar
de su entorno, se esfuerzan por hacer un lugar sano y reconocen a la familia como el
pilar para la formación de los niños. Buscan una resolución pacífica de los conflictos y
pretenden fortalecer un reconocimiento de intereses, valores y habilidades.

Las capacidades para fomentar la zona social-afectiva son las siguientes:

Unión: Su función es establecer un vínculo afectivo con otra persona.

Expresividad: Su función es expresar con espontaneidad los propios sentimientos de


una manera comprensible.

Autocontrol: Su función es comportarse con independencia en entornos externos.

Por medio de estas capacidades y con ayuda de la estimulación continua, es posible


formar habilidades socioemocionales para el contexto que se requiera. Su proceso de
enseñanza es gradual y se va adecuando a las distintas etapas de desarrollo del
individuo. Las relaciones tempranas con la primera infancia son muy relevantes
puesto que ayudan a reconocer la empatía y, por lo menos en la familia, es donde se
construyen las primeras ideas de autoestima y atención. Es donde uno aprende a
sentirse querido, quererse a sí mismo y querer a otros.

4
CONCLUSIÓN
Es necesario reconocer todos los componentes que coadyuvan en la formación de
habilidades socioemocionales. El entender las capacidades que requiere cada
ámbito, sirve como una guía para determinar el tipo de habilidades que necesitan
destacarse según los parámetros específicos, alcances y fines de cada uno; sin
olvidar que, al final, lo más importante es que todas las habilidades contribuyan al
desarrollo integral de los individuos, desde su primera infancia, con el objetivo de que,
el día de mañana, al momento de insertarse en los esquemas que la sociedad exige,
lo haga con las herramientas necesarias para contribuir a formar una ciudadanía
honesta, respetuosa y exitosa.

Referencias bibliográficas
Bibliografía
Amaral do, P. (2015). Las habilidades sociales y el comportamiento infractor en la adolescencia. Universidad de
Ciencias Empresariales y Sociales. Consultado en julio 2019 en Subjetividad y Procesos Cognitivos, vol. 29, núm. 2.
Gardner, H. (1994). Estructuras de la mente: una teoría de las inteligencias múltiples. Editorial Paidós: Barcelona.
Romagnoli, C. (2007). ¿Qué son las habilidades socioafectivas y éticas? Valoras UC. Consultado en julio 2019, de
http://valoras.uc.cl/images/centro-recursos/equipo/ValoresEticaYDesarrolloSocioemocional/Documentos/Que-son-las-habilidades-socioafectivas-y-eticas.pdf

Romagnoli, C. y Valdés, A.M. (2007). Relevancia y beneficios del desarrollo de habilidades emocionales, sociales y
éticas en la escuela. Documento Valoras UC.

5
HABILIDADEs
SOCIOEMOCIONALES
PARA EL SIGLO XXI
cr e ad o po r c e n f ova

También podría gustarte