Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ESTE

VICERRECTORÍA DE POSGRADO
MAESTRÍA EN PSICOLOGÍA EDUCATIVA

Materia:
Ética y Aspectos Legales de la Psicología Educativa (MPSE-205)

Tema:
Ensayo sobre el Marco Educativo Legal de la Discapacidad

Docente: 1

Leonora Salazar M.A.

Sustentante:
Eunice Esmirna Abreu Pérez, 2019-3128

Fecha:
16/02/2020
ENSAYO SOBRE EL MARCO EDUCATIVO LEGAL DE LA DISCAPACIDAD

Llama mi atención los enunciados firmes y claros que están plasmados en la Ley 5-13

sobre discapacidad en la República Dominicana. Se define el concepto enfatizando en las

barreras medioambientales y de actitudes que les impone el entorno físico y social a las

personas con limitación de algún tipo, impidiéndoles su participación plena y efectiva en la

sociedad, en igualdad de condiciones con los demás.

Por las políticas ejecutadas y las que se van a desarrollar, basadas en varios acuerdos

nacionales e internacionales suena distante el logro real de “reducir barreras”. Observamos

que una sociedad capaz de dar respuestas a las discapacidades, toma en cuenta, en todo su

quehacer político, acciones concretas para responder a la construcción de un entorno inclusivo

y respetuoso de las limitaciones para no cargar más o poner traba al crecimiento y

participación de sus integrantes.

Este marco legal, en su objetivo, continúa enfatizando el amparo, la garantía de

derechos y la equiparación de oportunidades a todas las personas con discapacidad. De

manera parcial y muy restringida se logra este macro propósito, pues con experiencia directa

de visita hecha al Consejo Nacional de Discapacidad, pregunté a la persona que nos recibió

para incluir en un programa un joven discapacitado, porqué estas acciones no eran más

abarcadoras y me respondió que “no hay voluntad política para eso”. Entendí de inmediato

que pasa lo mismo con el cumplimiento de la Ley 12-06 sobre salud mental.

En las mesas de diálogo se analizan temas de interés social, sin fines de lucro, que

parecen pertenecer solo a ese momento, pues una vez parados de ese entrono todo se dificulta

y las acciones de respuestas se sienten como una llave entaponada que solo deja salir gotas de

su liquido abundante, confirmado esto cuando se abren para derramar en otras fuentes y con

otros propósitos.
Menos mal que los principios que fundamentan este marco legal son de aplicación

individual, son valores que quien los posee se los hace sentir a quienes les rodean, tengan o no

una discapacidad visible. Estos valores son: respeto a la dignidad inherente a la condición

humana, no discriminación, igualdad de derechos, equidad, solidaridad, justicia social,

integración e inclusión, participación y accesibilidad.

Para que estos valores se sientan a plenitud deben ser aplicados socialmente, es

importante el compromiso individual, pero debo reconocer que causa más impacto el

compromiso social. Lo ideal es que la sociedad materialice y promueva estos principios, las

personas objetos de este marco legal son vulnerables y demandan, sin hablar, el cumplimiento

real de lo plasmado.

La educación es una ruta fundamental para reducir barreras y vulnerabilidades, los

documentos legales garantizan el derecho a la misma. Desde la Constitución Dominicana en

su Artículo 63, hasta le Ley General de Educación en su Artículo 4, acápite a, señalan que

toda persona tiene derecho permanente e irrenunciable a una formación de calidad, en

igualdad de condiciones y oportunidades, que le permita el desarrollo de su propia

individualidad y la realización de una actividad socialmente útil, adecuada a su vocación.

Dando un vistazo a doce marcos legales (Leyes, Ordenanzas, Reglamentos,

Compromisos, Convenciones para concertar acuerdos, entre otros) son múltiples, variados y

claramente redactados para dar respuestas y ejecutar políticas de educación inclusiva. En

todos los casos lo pactado tiene obligatoriedad y garantía para su cumplimiento. ¿Qué impide

que sea de ese modo, a plenitud? ¿El tranque estará en la no inversión en lo que no representa

ganancia inmediata? Digno de profundizar.

Desde otra perspectiva existen varios programas (Proyecto FOAL, Manos solidarias, Vida

Independiente de CONADIS, Apoyo a grupos vulnerables, PROBIEN, entre otros) que dan
apoyo interinstitucional, lo hacen con sus recursos y van dando veracidad y realidad a lo que

plantean los marcos legales en respuesta a las necesidades de personas discapacitadas.

El Capítulo II, Sección II, Artículos 11, 12, 13, de la Ley 05-13, especifica la inclusión

educativa para personas con discapacidad. Señala que se debe tomar en cuenta la edad mental

y funcional de estas y la adecuación de los requisitos necesarios para ingresar a los centros

educativos.

En este último punto, citado en el párrafo anterior, no existe respuesta satisfactoria del

Estado, pues si observamos las construcciones escolares, hechas el año pasado, no responden

arquitectónicamente a las limitaciones de las personas, esto también es evidente en la

formación recibida por los docentes, que en su mayoría es muy general y no hay preparación

para respuestas individuales y a veces, tampoco voluntad.

Dentro de las tantas garantías citadas está la que señala “el Estado tiene que proveer a

los centros educativos de la tecnología adecuada para la capacitación y formación de las

personas con discapacidad. especifica que el CONADIS debe procurar que el Ministerio de

Educación y el Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología, provean la tecnología

necesaria para la educación e información de alumnos/as con discapacidad.

Por otro lado, también cita que el Estado, a través del CONADIS, debe garantizar la

formación, especialización y actualización continua de los/as profesionales, en las diferentes

disciplinas, a nivel técnico y profesional, que aseguren la integración social de las personas

con discapacidad en igualdad con las demás. Esto sería pertinencia y efectividad de la

educación en el país, una respuesta necesaria para 1,160,847 personas discapacitadas

reportadas en el Censo del 2010, y ya estamos en 2020. Es momento de formar un organismo

ético que evalúe el cumplimiento de todas las Leyes, Ordenanzas, Reglamentos y

compromisos asumidos en favor de las personas discapacitadas, en termino integral.


BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

Constitución de la República Dominicana.

Ley General de Educación No. 66-97. Rep. Dom.

Ley Orgánica No. 05-14 sobre Igualdad de Derechos de las Personas con Discapacidad. Rep.

Dom.

Ley No. 01-12 sobre la Estrategia nacional de Desarrollo 2020-2030. Rep. Dom.

Ley No. 136-03 Código para el Sistema de Protección y los derechos Fundamentales de

Niños, Niñas y Adolescentes. Rep. Dom.

Ordenanza No. 4-2018, Norma los Servicios y Estrategias para los Estudiantes con

Necesidades Especificas de Apoyo educativo Acorde al Currículo Establecido. Rep. Dom.

Woolfolk Anita E. (1999). Psicología Educativa. México: Prentice Hall.