Está en la página 1de 66

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/299584517

Biodiversidad y Objetos de Conservación para la Zonificación de Islas Ballestas,


Ica.

Technical Report · August 2012

CITATIONS READS

0 1,182

5 authors, including:

Yuri Hooker Adriana Gonzalez Pestana


Universidad Peruana Cayetano Heredia Pro Delphinus NGO
42 PUBLICATIONS   300 CITATIONS    27 PUBLICATIONS   58 CITATIONS   

SEE PROFILE SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Biodiversidad marina View project

Climate, Paleo-environments and Biodiversity in Peru (MAGNET Research Program) View project

All content following this page was uploaded by Yuri Hooker on 04 March 2018.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


Evaluación de la
biodiversidad y Objetos de
Conservación para la
Zonificación de Islas
Ballestas, Ica
2012

Yuri Hooker, , Juan C. Heaton, Adriana González, Jorge Vasquez, Omar Ubillus
Reserva Nacional Sistema de islas Islotes y Puntas Guaneras
Unidad Marino Costera
SERNANP
1. INTRODUCCIÓN

Las islas Ballestas están conformadas por tres islas (Ballesta Norte, Ballesta Centro y
Ballesta Sur), las cuales se ubican en el departamento de Ica frente a la Reserva Nacional
de Paracas. Estas islas forman parte de la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y
Puntas Guaneras (RNSIIPG), la cual fue establecida el primero de enero del 2010 según el
Decreto Supremo Nº 024-2009-MINAM. La reserva tiene como objetivo conservar una
muestra representativa de la diversidad biológica de los ecosistemas marino costero del
mar frio de la Corriente del Perú (Humboldt). De esta manera, se asegura la continuidad
del ciclo biológico de las especies que en ella habitan, así como su aprovechamiento
sostenible con la participación justa y equitativa de los beneficios que se deriven de su
utilización.

Las islas ballestas presentan una belleza sin igual, donde sobresale sus impresionantes
formaciones geológicas, con altos acantilados, islotes y numerosas cuevas que atraviesan
las islas de lado a lado. Pero sin duda lo que más atrae a los turistas es su diversidad
marina, la que es fácil de observar desde la embarcación turística. La especie que resalta
es el Lobo Chusco (Otaria flavescens), que tiene una importante colonia en estas islas.
También son abundantes las aves, donde el Guanay (Phalacrocorax bougainvillii) y el
Piquero Peruano (Sula variegata) se observan en grandes colonias. Otras aves abundantes
en las islas son el Pelicano Peruano (Pelecanus thagus), Pingüino de Humboldt (Spheniscus
humboldti), Vuelvepiedras rojizo (Arenaria interpres), Gaviota Peruana (Larus belcheri),
Zarcillo (Larosterna inca), Gaviota Gris (Leucophaeus modestus).

Las islas Ballestas tiene singular importancia en el turismo nacional e internacional por ser
uno de los pocos lugares donde el turista puede observar una isla guanera, islas que
poseen gran trascendencia en la historia del Perú a causa del guano y los esfuerzos de
conservación que representan. En el año 2009 ingresaron 85 137 turistas generando 193
490 nuevos soles.

La diversidad submarina en Ballestas es de especial relevancia por la abundancia y


biomasa de muchas de las especies que ahí prosperan. Esta riqueza biológica está muy
relacionada a los procesos de afloramientos del área y, de manera especial, por el aporte

2
de nutrientes desde la isla (guano) que son acarreados por el viento. Sin embargo, en los
últimos años, gran parte de las especies de interés comercial han sido sobreexplotadas por
lo que es necesario plantear estrategias de gestión para solucionar esta problemática.

En los últimos años, se ha visto incrementada la actividad pesquera en las proximidades de


la isla generando perturbación en aves y mamíferos y, según el presente estudio, la sobre
explotación de sus recursos hidrobiológicos. Es por esto que es fundamental para el
ordenamiento de la actividad turística y pesquera la realización de la zonificación basada
en información biológica con el fin de preservar y proteger la biodiversidad que tanta
admiración causa en los miles de visitantes que llegan a estas islas.

2. MATERIAL Y METODOS

2.1 Ubicación del área de estudio

Las islas Ballestas se encuentran ubicada a 7.7 km al noroeste de la península de Paracas y


a 19 km en línea recta de la caleta El Chaco, Paracas. Al norte de Ballestas, 8.2 km, se
encuentran las islas Chincha y a 10.17 km al suroeste la isla San Gallan.

Las islas Ballestas están conformadas por 3 islas de 560, 626 y 690 m de longitud máxima.

El área marina protegida donde se encuentran las islas Ballestas, está delimitada por un
polígono de cuatro puntos (Tabla 1), alcanzando un área total de 7197,01 ha. (Figura 1).

Tabla 1. Limites del Área Marina Protegida Islas Ballestas, RNIIPG

Punto zona coordenadas


1 18 L 344 938, 1483 8 485 226, 3391
2 18 L 353 527, 0583 8 485 226, 3391
3 18 L 353 527, 0583 8 476 847, 9148
4 18 L 344 938, 1483 8 476 847, 9148

3
Figura 1. Limites del área marina protegida de Islas Ballestas. RNSIIPG

4
2.2 Periodo de evaluación de campo y estaciones de muestreo:
La evaluación de campo se realizó en dos etapas: el 1 y 2 de mayo del 2011 para la parte
terrestre y entre el 4 y el 6 de mayo para la parte subacuática. El periodo de estudio estuvo
limitado por las mala condiciones del mar y por razones presupuestales.

La evaluación de fauna terrestre se realizó en 9 estaciones de muestreo (Tabla 2). En el


área marina se establecieron 9 estaciones de evaluación (Tabla 3, Figura 2), tratando de
cubrir el mayor número de hábitats submareales donde potencialmente se pueden
registrar objetos de conservación.

Tabla 2. Estaciones de muestreo de poblaciones y comunidades de aves marinas

Estación zona Coordenadas UTM


E1 18 L 349234 8481974
E2 18 L 349101 8482006
E3 18 L 349018 8481932
E4 18 L 348928 8481934
E5 18 L 348660 8481828
E6 18 L 348858 8481810
E7 18 L 348910 8481800
E8 18 L 348968 8481780
E9 18 L 348972 8481752

Tabla 3. Estaciones de muestreo de comunidades subacuáticas (peces e invertebrados)

Profundidad
Estación zona Coordenadas UTM
(m)
E1 18 L 348819 8480322 20.7
E2 18 L 348597 8480610 22.5
E3 18 L 348538 8481256 21.2
E4 18 L 348688 8481606 20.9
E5 18 L 349230 8481702 13.7
E6 18 L 348931 8480322 15.5
E7 18 L 349080 8481368 7.2
E8 18 L 349422 8481192 8.8
E9 18 L 349236 8480880 8.6

5
Figura 2. Estaciones de muestreo de comunidades subacuáticas (peces e invertebrados)

6
2.3 Metodología

2.3.1. Tipo de fondo y zonas batimétricas

La delimitación de zonas batimétricas se realizó preliminarmente utilizando las cartas de


navegación de la Marina de Guerra del Perú en base a las cuales se graficó el perfil
batimétrico. Por la poca definición de esta batimetría, durante los estudios se tomaron
datos batimétricos con la ayuda de una ecosonda y un GPS, en especial en las estaciones
de muestreo y lugares próximos a ellas.

En las estaciones de muestreo submarino se describe el tipo de fondo según los estratos
de profundidad hasta los 22 m, profundidad máxima de buceo alcanzada.

2.3.2. Objetos de Conservación

Considerando que los objetos de conservación son buenos indicadores del estado de
conservación de un ecosistema, es necesario reconocer cuales son los objetos de
conservación de islas ballestas y cuál es su estado de conservación, esperando que esta
información sea de utilidad para monitorearlos en el tiempo y poder determinar cambios
en los procesos ecológicos como consecuencia de las medidas de gestión que se
establezcan en el área.

2.3.2.1. Evaluación de poblaciones de aves y mamíferos y zonas de uso en tierra

a. Aves Guaneras:

Las aves guaneras se contabilizaron directamente desde puntos de muestreo


determinados con la ayuda de los guardaislas (Proabonos), los mismos que utilizan en sus
censos rutinarios. Se incluyeron puntos adicionales para mejorar el conteo de áreas menos
densas pero igualmente representativas. Para la evaluación se utilizó una aerofotografía de
la isla, georeferenciada y grillada con cuadrantes de 100 x 100m para una mejor ubicación
de las colonias e individuos. Para la ubicación de las colonias y determinación de área de
uso los evaluadores, con apoyo de los guardaislas, recorrieron la isla ubicándose en puntos
altos de buena visibilidad. Utilizando puntos geográficos fácilmente reconocibles en campo
y en la aerofotografía, se delimitó gráficamente las colonias de aves guaneras en el mapa
grillado. Se diferenció cada colonia por especies y por ubicación.

Se complementó la información de colonias de aves guaneras realizando una evaluación

7
de las colonias situadas en acantilados, no visibles desde tierra, para lo cual se recorrió en
una embarcación todo el perímetro de la isla, codificando cada unidad geográfica
reconocida (secciones de acantilado) y contabilizándose por medio de prismáticos las aves
en cada sección y atribuyéndose la información a los códigos respectivos. En la
aerofotografía se anoto los códigos en cada sección trabajada y posteriormente se graficó
en SIG. (Figuras 6)

b. Aves no guaneras:

Se realizó un inventario completo de la avifauna en todos los tipos de hábitats presentes


en la Isla. El inventario en cada hábitats comprendió la búsqueda intensiva en toda el área
y en cada tipo de microhábitat presente, observación directa de las aves con binoculares,
búsqueda visual así como la identificación indirecta de las aves por medio del
reconocimiento de sus huellas, nidos, madrigueras, dormideros, plumas caídas, heces y
regurgitos (Salinas et al. 2007, Salinas et al. 2010). Se recorrió la mayor extensión de la isla
y se registró la extensión recorrida y el tiempo empleado.

Para evaluar la diversidad y distribución de aves no guaneras se usó el método de


transecto continuo, con unidades de muestreo de 100 m de longitud. Se recorrió la isla
tratando de observar toda el área posible, contabilizando los hallazgos en cada unidad de
muestreo y ubicando a los especímenes en las cuadrículas de la aerofotografía grillada.

En el recorrido por mar alrededor de la isla también se contabilizó las especies no


guaneras detectadas en las secciones de acantilado, incluyéndose la información al área
muestreada (Figura 7).

c. Mamíferos:

Los lobos marinos, fueron contabilizados directamente con la ayuda de binoculares,


diferenciándose los machos adultos, hembras, juveniles indeterminados y crías. Su
presencia y abundancia se asoció al área de la isla o islotes que estaban utilizando en el
momento de la evaluación.

2.3.2.2. Detección y evaluación de objetos de conservación submareales


(Invertebrados y peces):

Los objetos de conservación subacuáticos fueron registrados y evaluados por medio de


buceo SCUBA y semiautónomo desde una embarcación de buceo. La evaluación se realizó
en 9 estaciones de muestreo cubriendo la mayor parte de las islas.

8
En cada estación se realizó un transecto vertical desde el punto más profundo al pie de la
isla hasta aproximadamente 3 m por debajo de la superficie (Figura 3). En este transecto,
cada 5 metros de profundidad se estableció un transecto paralelo a la línea de costa de 10
metros de longitud donde se realizó 5 cuadrantes fotográficos de 25 x 50 cm (1250 cm2)
(figura 3) para contabilizar todos los organismos observables por este método (no se
removió el sustrato). Además, en este transecto, se contabilizó de manera directa el
número total de algas gigantes Macrocystis pyrifera presentes en 10 m2 (transecto de 1 x
10 m), considerándose solo a los especímenes de más de 1 m de longitud. Durante el
recorrido se colectó y registró fotográficamente el mayor número de especies posibles y
los principales objetos de conservación detectados. Las especies no reconocidas fueron
colectadas. Debido al limitado tiempo de muestreo se realizó cuadrantes fotográficos para
contabilizar a las especies dominantes.

Figura 3. Diseño de muestreo submareal en acantilado


rocoso submareal

La comunidad íctica asociada a fondos rocosos fue evaluado por medio del método de
censo visual submarino de punto fijo (Falcón et al ,1993) modificado (Hooker, 2011 b),

9
tomando como área de muestreo un semicírculo de 2 m de radio (área de muestreo = 6.28
m2). En cada estación de muestreo se realizó un censo visual por cada estrato de
profundidad (5, 10, 15 y 20 m)

Las muestras colectadas fueron mantenidas en fresco dentro de baldes y bolsas plásticas
rotuladas. Los organismos obtenidos fueron fotografiados y conservados en alcohol dentro
de frascos rotulados. Posteriormente, en el laboratorio de Biología Marina de la UPCH se
procedió a identificar los especímenes colectados.

2.3.3. Inventario biológico:

Los grupos taxonómicos objetivo fueron Cnidaria (sólo anémonas, octocorales y corales
pétreos), moluscos, crustáceos (estomatópodos y decápodos), equinodermos y cordados
(ascidias, peces, reptiles, aves y mamíferos). De otros grupos solo fueron incluidas algunas
especies representativas de la comunidad.

El inventario de peces e invertebrados marinos se realizó por buceo en cada estación de


muestreo submareal. Los especímenes fueron registrados por colecta directa y por
fotografía tratando de registrar especies en el mayor número de hábitats posibles. Solo se
consideró a las especies posibles de registrar a simple vista, no se considero a la infauna.

Solo se colectó a los especímenes de dudosa identidad para ser identificados en


laboratorio. Las muestras colectadas fueron figadas en alcohol etílico de 96⁰ y llevadas a
laboratorio para su identificación y posterior depósito en la Colección de Zoología Acuática
(CZA), actualmente con sede en la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

2.3.4. Caracterización de comunidades biológicas:

Con los datos obtenidos en los transectos y cuadrantes fotográficos se registró todas las
especies observadas por estación. Con los datos numéricos obtenidos en los cuadrantes
fotográficos se procedió a analizar los datos para obtener los parámetros poblacionales y
comunitarios. Dado que la contabilización de especímenes en cuadrantes fotográficos
tiene un sesgo debido a la dificultad de observar a todos los especímenes presentes
(abundancia de algas, concavidades y ángulos en las rocas, ocultamiento) así como a todos
los organismos de las especies coloniales, para homogenizar el error se redondeó los datos
de organismos más abundantes de 100 individuos, al número (centena) superior más
cercano, esto debido a la imposibilidad de contar a todos los individuos aglomerados.

10
Análisis de los datos

Con los datos obtenidos se procedió a la evaluación cuantitativa de las comunidades


animales empleando los siguientes parámetros e índices ecológicos según Moreno (2001):

 Riqueza específica.
 Densidad o abundancia
 Diversidad especifica de Shannon y Wiener (H’)
 Indice de Equidad de Pielou (J’)
 Dominancia (complemento del índice de equidad de Pielou (1-J’)

CALCULOS
Riqueza especifica:
D = (S – 1) / ln N donde: S: número de especies
N: número de individuos.

Densidad o abundancia promedio:

A =  ni / N donde: ni: abundancia de la especie i


N: número total de individuos

Diversidad especifica de Shannon y Wiener (bits/ind):

H’ = -  (Pi ln Pi) donde: Pi: = ni / N

En los análisis de los datos comunitarios se considera la riqueza de especies (S), el índice
de diversidad de Shannon-Wiener (H’), la abundancia específica y uniformidad. Se
comparan los distintos puntos de muestreo y transectos con un análisis de clasificación
jerárquico. Los dendogramas se elaboraron con la clasificación con Bray Curtis y
unweighted pair-group method using arithmetic average (UPGMA), utilizando el programa
PAST (Hammer et al, 2001).

11
3. RESULTADOS

3.1 Tipo de fondo y zonas batimétricas

La batimetría alrededor de las islas presenta un declive poco pronunciado. Bajo el


agua, la formación rocosa que constituye la isla y las rocas de derrumbe que de ella
provienen, alcanzan una profundidad de unos 20 m de profundidad directamente al
pie de la isla (Figura 4). Alrededor, el fondo marino propiamente dicho está compuesto
de arena con abundante conchuela, cuyos gránulos se van haciendo más finos con la
profundidad y agregando materia orgánica por lo que a partir de los 40 m de
profundidad los sedimentos son principalmente fangosos. La profundidad máxima
registrada entre las islas Ballestas y la península de Paracas es de 70 m, mientras que
hacia el oeste la profundidad aumenta lentamente hasta el borde de la plataforma
continental (200 m de profundidad) a unos 25 kilómetros de las islas.

Las islas Ballestas son macizos de roca sedimentaria que emergen del lecho marino a
manera de acantilados que se proyectan desde la superficie hasta unos 25 metros de
profundidad en su parte más profunda.

El borde acantilados del borde de las islas ingresan al mar de manera vertical hasta
desaparecer en el lecho marino. La mayor parte del borde submarino inferior del
acantilado (en contacto con el suelo marino) presenta acumulación de rocas de
derrumbe que forman un acumulo inclinado de bloques de rocas cuyo borde termina
en los fondos blandos marinos que circundan la isla.

Figura 4. Borde submarino de rocas de derrumbe sobre fondo arenoso, al pie de acantilados.

Este borde rocoso se encuentra entre 20-22 metros de profundidad en el extremo


NORTE, lado OESTE y SURESTE de la isla desde donde el fondo marino se profundiza

12
lentamente hasta alcanzar los 86 m de profundidad en el lado OESTE y 77 m en el
NORTE del polígono del área marina protegida.

En el lado SURESTE de la isla el borde submarino del acantilado se une con el suelo
marino entre 5 a 8 m de profundidad, desde donde el fondo marino se profundiza
lentamente hasta alcanzar unos 60 metros al ESTE del área marina protegida.

El área central que se encuentra situada entre las islas se profundiza rápidamente en
el borde mismo de la isla (acantilados submarinos) y luego disminuye lentamente no
sobrepasando los 20 m en la parte central. Todo el fondo es primordialmente rocoso,
con bloques de roca matriz y rocas de derrumbe. Hacia el OESTE el fondo continúa
descendiendo, desapareciendo las rocas en el fondo arenoso a unos 20 m de
profundidad.

Hacia el sur de las islas se encuentran 3 islotes (2 grandes y uno pequeño) que
emergen a la superficie desde un promontorio sobre el fondo marino que parece
alcanzar los 30 m de profundidad (según carta de HIDRONAV), desde donde el fondo
marino se profundiza lentamente.

3.5 Biodiversidad y Objetos de Conservación

A. Fauna en superficie terrestre:

1. Evaluación de poblaciones de aves y mamíferos y zonas de uso en tierra

Se encontró un total de 10 especies de aves y 1 de mamíferos marinos. Las aves se


agruparon en 7 familias y en 5 ordenes siendo la familia mejor representada
Phalacrocoracidae con 4 especies.

a. Aves Guaneras:
Durante los censos se encontró que las aves forman colonias con una distribución
diferenciada por especies (Figura 7). El guanay Phalacrocorax bougainvillii es la
especie dominante en islas ballestas, con una población estimada de 343,000
individuos, lo que significa en porcentajes respecto a la población total para aves
guaneras de I. Ballestas el 85,15% (Tabla 4, figura 5). Se encontró que la población en
estado no reproductivo tenía una densidad de hasta 10 individuos por m2 sobre un
área de 33100 m2 lo que dio un total aproximado de 331000 individuos de guanay no
reproductivos. Los individuos en estado reproductivo se encontraron en una densidad

13
promedio de 6 individuos por m2 sobre una superficie de unos 2000 m2 lo que hace un
estimado de 12000 individuos reproductivos al momento de la evaluación.

El piquero Sula variegata representó 14,83% de la población total para aves guaneras
registra en mayo del 2011, contabilizándose un total de 59748 individuos adultos en
estado no reproductivo, de los cuales 5000 individuos se encontraron en pampa, y
54748 individuos se encontraban distribuidos en los diferentes sectores de las islas
norte, centro y sur, principalmente asociados a los acantilado (43771 individuos) e
islotes (10977 individuos).

El pelícano o alcatraz Pelecanus thagus, fue la especie con menor población del grupo
de las aves guaneras, con un total de 52 individuos adultos en estado no
reproductivo, el mismo que constituye el 0,02% respecto a la población total de
guaneras. Es importante precisar que al momento de la evaluación estos fueron
registrados de manera dispersa en el ámbito de la isla.

Tabla 4. Poblaciones de aves guaneras (mayo del 2011)


N° Especie Población
1 Sula variegata 59748
2 Phalacrocorax bougainvillii 343000
5 Pelecanus thagus 50

Pelecanus thagus

Phalacrocorax bouganvilli

Sula variegata

0 100000 200000 300000 400000


Figura 5. Población de aves guaneras (Mayo del 2011)

b. Aves no guaneras:

Se registró 6 especies de aves no guaneras, con un población total de 2622 individuos


(tabla 5, figura 6); siendo la especie de mayor abundancia el zarcillo Larosterna inca
con 1411 individuos, representando el 53,81% de la población total de aves no
guaneras. Del total contabilizado, 784 individuos estuvieron asentados en los
acantilados de las Islas Ballestas, significando este espacio un lugar importante en su
fase reproductiva (Figura 8).

14
Otra población importante entre las aves no guaneras evaluadas es el pingüino de
Humboldt Spheniscus humboldti (758 individuos) la misma que constituye el 28,91%
de la población total de aves no guaneras; para esta especie se encontró al momento
de la evaluación 605 individuos en playa, 52 individuos en islotes y 21 individuos en
acantilados, de otra parte 80 individuos adultos se encontraron en playa en estado
reproductivo (Figura 8).

Las poblaciones contabilizadas de las especies Phalacrocorax gaimardi (06 individuos)


y Phalacrocorax olivaceus (117 individuos) conforman el 4,69% de la población total
de aves no guaneras en I. Ballestas, las mismas fueron contabilizados en los
acantilados e islotes de I. Ballestas.

Tabla 5. Poblaciones de aves no guaneras (Mayo del 2011)


N° Especie Población
1 Lanosterna inca 1411
2 Spheniscus humboldti 758
3 Larus belcheri 275
4 Cathartes aura 53
5 Himantopus ater 2
6 Phalacrocorax olivaceus 117
7 Phalacrocorax gaimardii 6

Phalacrocorax gaimardii
Phalacrocorax olivaceus
Himantopus ater
Cathartes aura
Larus belcheri
Spheniscus humboldti
Lanosterna inca

0 200 400 600 800 1000 1200 1400 1600

Figura 6. Poblaciones de aves no guaneras (Mayo del 2011)

15
Figura 7. Distribución de aves guaneras

16
Figura 8. Distribución de aves no guaneras

17
A partir de enero del 2011 se estableció en todo el sistema de islas, islotes y puntas
guaneras un nuevo formulario de censo de aves guaneras y no guaneras para tener datos
estandarizados que permitan un correcto seguimiento de las poblaciones y estado
reproductivo de las aves (tabla 7-9, Figura 9 y 10). Los censos son realizados por el
personal de Agrorural asignado a la isla. Se tienen procesados los resultados para las islas
Ballestas hasta el mes de junio del 2011.

Para Ballestas la especie altamente dominante es el Guanay que tuvo poblaciones


máximas de 343000 (abril) y mínimas de 108000 (marzo). Lo que indica el constante
desplazamiento de las poblaciones con otras islas.

Una situación preocupante, tal como ocurre en casi todas las islas del litoral, es la baja
población de pelícano o alcatraz, cuya población aquí no es reproductiva y fue
disminuyendo en el tiempo hasta abandonar la isla totalmente (tabla 7, Figura 9).

Tabla 7. Población de aves guaneras - Islas Ballestas (Enero-Junio 2011)


2011 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio
Guanay 185400 108000 108000 243000 343000 225000
Piquero 48821 108782 168945 154183 59748 61041
Alcatraz 3000 5001 3000 1000 50 0
Total aves Guaneras 237221 221783 279945 398183 402798 286041

Figura 9. Variación de las poblaciones de aves guaneras en Islas Ballestas (Enero-Junio 2011).

18
Las aves no guaneras más abundantes fueron los zarcillos, seguidos por los pingüinos cuya
población censada supero los 750 individuos en mayo del 2011.

Tabla 8. Población de no aves guaneras - Islas Ballestas (Enero-Junio 2011)


2011 Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio
Zarcillo 0 62 915 838 1411 1195
Pingüino 218 265 321 450 758 633
Cuervo 84 99 100 104 117 104
Gaviota Peruana 235 138 184 180 275 66
Gallinazos 60 94 82 36 53 42
Chuita 2 0 4 2 6 2
Brujillo 2 2 2 1 2 2

Figura 10. Variación de las poblaciones de aves no guaneras en Islas Ballestas (Enero-Junio 2011).

Tabla 9. Promedio mensual Otras Aves - Islas Ballestas (2011)


Promedio Mensual (%) Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio
Zarcillo 0.00 9.39 56.90 52.02 53.81 58.46
Pingüino 36.27 40.15 19.96 27.93 28.91 30.97
Cuervo 13.98 15.00 6.22 6.46 4.46 5.09
Gaviota Peruana 39.10 20.91 11.44 11.17 10.49 3.23
Gallinazos 9.98 14.24 5.10 2.23 2.02 2.05
Chuita 0.33 0.00 0.25 0.12 0.23 0.10
Brujillo 0.33 0.30 0.12 0.06 0.08 0.10

19
c. Mamíferos:

En islas ballestas se tiene registrada las 2 especies de lobos marinos de la costa


peruana (lobo chusco Otaria flavescens y lobo fino Arctocephalus australis), siendo
solo el lobo chusco el que tiene colonias reproductivas. Durante la evaluación
realizada solo se registró al lobo chusco Otaria flavescens, con una población total de
314 individuos (Tabla 10), en este periodo, según referencias de los guardianes de la
isla, las hembras se encontraba migrando hacia el sur con sus respectivas crías, con
posible destino a la isla. San Gallan.

Tabla 10. Población de lobos marinos chuscos en I. Ballestas (mayo del 2011)
Especie Machos Hembras crías Total
Otaria flavescens 14 286 14 314

B. Flora y fauna acuática:


B. 1. Inventario biológico
Durante la evaluación se registraron 82 especies de invertebrados pertenecientes a 11
fila. Dentro de los cordados, los peces estuvieron representados por 12 especies. Las
macroalgas más comunes fueron 10 especies (Figura 11, Anexo 1).

Durante el estudio solo se consideró a las especies de fondos duros (hábitat rocoso)
más comunes y fácilmente observables en los cuadrantes fotográficos, por lo que
especies de costumbres crípticas y las de la infauna no están representadas en los
datos. Por este motivo varios grupos taxonómicos no están presentes o no están bien
representados, por ejemplo los anélidos, donde solo se registro especies coloniales de
fondos duros.

B.2. Caracterización de comunidades biológicas submarinas:


Para detectar y evaluar los objetos de conservación que habitan el submareal se
evaluó 9 áreas marinas tratando de cubrir la mayor variedad de hábitats submareales
rocosos y detectar diferencia entre las comunidades biológicas asociadas, tanto por
aspectos de configuración del biotopo como por distribución batimétrica. A su vez se
registró la riqueza de especies por estación y estrato batimétrico.

Al ser los invertebrados bentónicos los organismos menos móviles y ser muchos de
ellos sésiles, los análisis de similaridad estuvo basado en las comunidades de
invertebrados, analizándose posteriormente la ictiofauna de manera independiente.

20
Figura 11. Número de especies por grupo taxonómico registrados en Islas Ballestas

A) Parámetros comunitarios de los invertebrados y similaridad total entre estaciones:

La composición en los fondos rocosos de las islas Ballestas mostró compartir un


número importante de especies que son comunes en la mayoría de lugares
investigados (9 estaciones de muestreo). Aquí encontramos con un 100% de
ocurrencia a los moluscos Crepipatella dilatata, Crucibulum quiriquinae, Stramonita
chocolata, Tegula atra y Tegula luctuos, el crustáceo Balanus laevis, y los peces
Cheilodactylus variegatus, Scartichthys gigas y Scartichthys viridis, mientras que con
cerca del 90% de ocurrencia se encontró a Hydractinia cf. Pacifica, Austromegabalanus
psittacus, Bryozoa sp. 2, Discinisca lamellosa, Arbacia spatuligera y los equinodermos
Luidia magellanica y Ophiactis kroyeri complex. De todas las especies comunes de
invertebrados la única con importancia comercial es Stramonita chocolate “caracol
negro”, mientras que los choros Aulacomia atra, solo obtuvo un 23 % de ocurrencia
(Anexo 1). Las especies menos comunes fueron las que dieron mayor o menor
singularidad a las áreas estudiadas, encontrándose algunas especies solo en una
estación de muestreo como, por ejemplo, 3 especies de esponjas, el poliqueto
Phragmatopoma sp., el chanque Concholepas concholepas, el cangrejo porcelánido
Allopetrolisthes punctatus, entre otros.

Las estaciones con más alto índice de diversidad son la E3 y E7 a pesar de tener
relativamente pocas especies. Esto se debe a que tienen varias especies abundantes
con números de individuos más o menos similares lo que distribulle la dominancia con
mayor equitatividad entre ellas y le da un mayor valor de diversidad. La estación con
mayor riqueza de especies y mayor abundancia es la E1, donde se registraron 53
especies de invertebrados. La estación con mayor equitatividad fue la E7 puesto que

21
son varias las especies dominantes y ellas tienen abundancias similares. (Tabla 11)

Tabla 11. Riqueza e índices de diversidad del macrobentos de fondos duros por estación de muestreo
Dominancia
Índice
Índice de (complemento
Número de Riqueza Diversidad
Equidad de del índice de
Estación especies específica Individuos Shannon y
Pielou equidad de
(S) (d) Wiener
(J’) Pielou)
(H')
(1-J’)
E1 53 6.045 5445 2.186 0.5506 0.4494
E2 44 5.281 3437 2.056 0.5434 0.4566
E3 37 4.383 3688 2.257 0.6251 0.3749
E4 35 4.789 1211 1.937 0.5448 0.4552
E5 32 3.713 4224 1.622 0.4681 0.5319
E6 28 3.325 3359 0.9426 0.2829 0.7171
E7 19 3.251 254 2.217 0.7531 0.2469
E8 19 2.404 1783 1.616 0.5487 0.4513
E9 28 3.265 3902 1.77 0.5312 0.4688

En el análisis de similaridad de datos acumulados por estaciones se observa que existe


un grupo de estaciones con similitudes en la composición comunitaria del cual se
distancian la E7 y E6, asi como, en menor grado, la E9 (Figura 12).
E9

E5

E1

E2

E3

E8

E4

E6

E7
0.96

0.84

0.72
Similaridad de Bray Curtis

0.6

0.48

0.36

0.24

0.12

Figura 12. Similaridad de las comunidades de invertebrados entre estaciones, con datos
acumulados de todos los estratos batimétricos.

22
La E7 se presenta como la más disímil a otras estaciones por presentar una comunidad
biológica mucho más simple por tener solo un estrato de profundidad respecto a otras
áreas de estudio (profundidad máxima de 7 metros), presentando solo algunas
especies comunes para este estrato y faltarle otros componentes representativos del
estrato de 5 m que están presentes especialmente en zonas expuestas al oleaje (ver
análisis del estrato de 5 m más adelante). La E6 también se muestra distante del resto
de estaciones con mayor similaridad así como de la E7 por presentar gran dominancia
del poliqueto Spirorbis sp. y tener algunas especies peculiares como el opistobranquio
Diaulula variolata. La E9 difiere de otras estaciones principalmente por la importante
representatividad de las anémonas Bunodosoma sp. y la esponja Halichondria sp., así
como por la abundancia de algunas especies como Crepipatella dilatata y el chorito
Semimytilus algosus.

Las diferencias entre las estaciones con valores de similaridad superiores a 0.4, se
analizan a continuación en más detalle, con la descripción de las comunidades
asociadas a los diferentes estratos batimétricos.

B) Parámetros comunitarios de los invertebrados y similaridad por estrato de


profundidad entre estaciones:

En el análisis de similaridad comparando todos los transectos realizados en cada


estrato de profundidad (5, 10, 15, y 20 m), encontramos que todos los transectos a 20
metros se unen en una agrupación de datos donde también se unen algunos
transectos a 15 o 10 metros de profundidad correspondiente a las estaciones E1 y E4.
Esto se debe a que en la estación 1 (E1) no hay diferencias importantes en la
estructura comunitaria entre los 15 y 20 m de profundidad, especialmente por la
presencia de algunas especies dominantes que muestran densidades parecidas y la
ausencia de algunas especies representativas de aguas menos profundas como se verá
más adelante en el análisis del estrato. En las estaciones E1 y E4 se observó que a más
de 15 metros existía un ambiente de características hipoxias (colonias de bacterias,
poca diversidad), aguas que podrían estar subiendo a estratos más superficiales al
chocar con la isla en su flujo hacia el norte.

En aguas menos profundas, a pesar de observarse a simple vista que existe cierta
zonación entre los estratos de 5 y 10 metros de profundidad, según el análisis de
similaridad, las diferencias entre estos estratos no es significativo. Parte de estos datos
podrían ser subjetivos desde el punto de vista que algunas de las especies muy
representativas de aguas poco profundas (ejemplo Aplydium peruvianum) son poco
representativos en número, sin embargo, por el gran tamaño de las colonias (tomada
cada una como individuo), se hacen muy conspicuos de este estrato de profundidad,
aunque no aparezcan con representación significativa debido a su bajo número de
individuos.

23
15-E4
10-E4
15-E1
20-E2
20-E4
20-E3
20-E1
10-E1

10-E2

10-E8

10-E5

10-E9

15-E2
10-E3
15-E3

15-E6
10-E6
5-E4

5-E8

5-E2
5-E3

5-E1
5-E5

5-E9

5-E7

5-E6
1

0.9

0.8

0.7
Similaridad Bray Curtis

0.6

0.5

0.4

0.3

0.2

0.1

Figura 13. Similaridad de las comunidades de invertebrados por estrato batimétrico. Todas
las estaciones de muestreo.

Los estratos a menos de 20 metros también muestran grandes diferencias


estructurales pero se alejan notoriamente de los de 20 metros de profundidad. Se
puede observar agrupamientos entre los estratos de 5 m o de 5 m y 10 m, pero nunca
de 5 con 15 metros por existir pocas especies en común y varias que podrían
considerarse indicadores de profundidad. Los estratos de 10 metros suelen aparecer
relacionados con los de 15 m pues tiene fauna afín.

C) Características comunitarias por estratos de profundidad:

a. 5 metros:

Los primeros 5 metros de profundidad presentan características comunitarias


particulares por existir un importante número de especies que son propias de este
ambiente o que la mayor parte de su población se encuentra congregada aquí (Figuras
15-18). Esta particularidad se debe a que las aguas superficiales son las mejor
oxigenadas a causa de la presencia de algas, plancton y turbulencia generada por el
viento y las olas al chocar contra las orillas. Muchos de estos organismos son exigentes
en la concentración de oxígeno por lo que se hacen escasos con la profundidad. Aquí
solo se analiza la comunidad submareal (por debajo del límite mínimo de baja marea)

24
por lo que algunos organismos muy abundantes en el intermareal (por ejemplo
algunos mitilidos) no aparecen en los análisis.

Comparando la similaridad de las estaciones de muestreo (Figura 14) encontramos


que, exceptuando la E6 y E7, en este estrato casi todas las estaciones presentan una
alta similaridad por compartir especies, varias de las cuales son dominantes, con altas
densidades.
E7

E6

E5

E1

E9

E4

E8

E2

E3
1

0.9

0.8

0.7

0.6
Similarity

0.5

0.4

0.3

0.2

0.1

Figura 14. Análisis de similaridad del macrobentos de fondos duros por estación de muestreo.
Estrato: 5 m de profundidad.

Aquí la densidad de algunas especies dominantes como Austromegabalanus psittacus,


Balanus laevis, Semimytilus algosus y Tetrapygus niger, determinan las similitudes o
diferencias encontradas entre las diferentes estaciones pues influyen notoriamente en
el tratamiento de los datos. Las estaciones 1 y 5, a pesar de no compartir varias
especies, se presentan como muy similares entre ellas por tener abundancias
similares de estas especies dominantes. La E9 se separa ligeramente por la importante
influencia de la esponja Halichondria sp. (figura 18) que domina buena parte de esa
área. Si se consideraría datos de biomasa o cobertura, la influencia de esta esponja en
los datos sería mucho más notoria que por número de individuos y posiblemente se
mostraría separada en mayor grado de las otras estaciones donde esta especie no
existe.

Las estaciones E6 y E7 se separan notoriamente de las otras estaciones y entre ellas

25
mismas (figura xx). Tienen poca similaridad entre ellas por tener pocas especies en
común y presentar algunas especies propias con alta abundancia como ocurre con las
anémonas Anthothoe sp. (para E6) y Bunodosomas sp. (para E7). Por otra parte, la
diferencia de la estructura comunitaria con el resto de estaciones se debe a que 2 de
las especies más dominantes y representativas en otras estaciones (Balanus laevis y
Semimytilus algosus) prácticamente no existe en estas estaciones. En E6 el motivo de
esta ausencia es la dominancia absoluta del poliqueto Spirorbis sp. que cubre casi
totalmente el sustrato. En E7 sin embargo este poliqueto prácticamente no existe,
pero en su lugar aparece otro importante poliqueto tubícola, Phragmatopoma sp., y
una abundancia significativa de una anémona aun no identificada, posiblemente del
género Bunodosoma, también presente en E1 y E9.

Figura 15. Estrellas (Stichaster striatus), picoloros Figura 16. Gran población del cangrejo porcelánido
(Austromegabalanus psittacus) y erizos purpuras Allopetrolisthes punctatus, en rocas superficiales de
(Tetrapygus niger) a 3 m de profundidad. E3. la E2.

Figura 17: Ascidia colonial (Aplydium peruvianum), Figura 18: esponja Halichondria sp., abundante en
especie típica del estrato hasta 5 m. E3. la E9, entre los 4 y 7 m de profundidad.

Los parámetros comunitarios (Tabla 11) muestran un índice de diversidad bajo para la
mayoría de estaciones a 5 metros de profundidad, por tener un número poco
relevante de especies y una alta dominancia de algunas especies. La de más alta

26
diversidad es la estación 7 donde no hay especies significativamente dominantes,
mejorando así la equitatividad.

El bajo número de especies versus el alto número de individuos hace ver la fuerte
dominancia, sin embargo el índice de dominancia no es muy alto debido a que la
abundancia está repartida entre varias especies dominantes. El índice de diversidad
de Shannon Wiener es el que mejor representa esta característica.

Tabla 11. Riqueza e índices de diversidad del macrobentos de fondos duros por
estación de muestreo. Estrato: 5 m de profundidad
Índice Dominancia
Número Índice de
Riqueza Diversidad (complement
de Equitatividad
Estación específica Individuos Shannon y o del índice
especies de Pielou
(d) Wiener de equidad de
(S) (J’)
(H') Pielou) (1-J’)
E1 15 1.783 2567 1.202 0.4439 0.5561
E2 19 2.364 2026 1.481 0.5031 0.4969
E3 23 2.918 1882 1.448 0.462 0.538
E4 12 1.634 838 0.8997 0.3621 0.6379
E5 20 2.457 2279 1.191 0.3975 0.6025
E6 14 1.916 885 1.086 0.4113 0.5887
E7 19 3.251 254 2.217 0.7531 0.2469
E8 13 1.834 695 1.065 0.4154 0.5846
E9 23 2.898 1981 1.768 0.5639 0.4361

En la estación 7 también fue muy significativa la presencia de grandes masas de


huevos de pejerrey (Odonthestes regia) adheridas a las praderas de Macrocystis
pyrifera (figura 19) por lo que el área se identifica como importante para la
reproducción de esta especie de pez de importancia comercial.

Figura 19. Huevos de pejerrey Odonthestes regia fijados a Macrocystis


pyrifera en la estación de muestreo Nº 7.

27
Un hecho resaltante era que un gran número de lobos marinos juveniles se
encontraban en el lugar alimentándose de estos huevos, actividad que fue observada
durante 4 días por los guardaislas del lugar.

La población de Macrocystis a 5 metros fue poco significativa pues, por las


condiciones de oleaje y temperatura superficial estas algas no prosperan bien a poca
profundidad. Las densidades encontradas en 10 m2 fueron:

5-E1 5-E2 5-E3 5-E4 5-E5 5-E6 5-E8 5-E9


0 6 3 2 0 5 0 3

Las especies consideradas recursos hidrobiológicos fueron muy escasos a esta


profundidad. El caracol negro Stramonita 28hocolate fue la especie más abundante
con densidades entre 0 y 29.6 m2 y un promedio de 6.7 ind./m2. Aulacomia atra
estuvo presente en una sola estación (E3) con 5.6 ind./m2. La lapa, Fissurella limbata
fue muy escaza, con densidades máximas de 1.6 ind./m2 y un promedio de 0.6
ind./m2.

b. 10 metros:

Este estrato (evaluado en este estudio entre los 8 y 12 metros), en la mayoría de


estaciones encontramos que el hábitat está dominado principalmente por praderas de
Macrocystis pyrifera (kelpo o zargazo) (figura 21) y otras algas, principalmente rojas
(figura 22), que dan refugio y alimento a una variada fauna. Sin embargo existen áreas
(E4) donde a esta profundidad las rocas se presentan desnudas, cubiertas solo de
algas costrosas que tiñen las rocas de rosado o guinda según sea la especie (figura 23).
En la E5 y E8 la dominancia se centra en los cirrípedos (Austromegabalanus psittacus,
Balanus laevis), mientras que en la E9 la dominancia es mixta entre Macrocystis, la
esponja Halichondria sp., los choritos Semimytilus algosus y una anémona
(Bunodosoma sp.) que en esta área, a 10 metros, es especialmente abundante
teniendo un promedio de 202 ind./m2.

Estas notables diferencias en la conformación de las comunidades se ven reflejadas en


el análisis de similaridad (figura 20) donde las estaciones se separan notoriamente
unas de otras hasta terminar en un grupo de 4 estaciones relativamente próximas (E1,
E2, E5 y E8) donde las especies dominantes marcan significativamente esta
similaridad.

En las estaciones E6 y E8 encontramos pocas especies pero algunas son muy


dominantes lo que determina bajo índice de diversidad (tabla 12). Sin embargo en E3
encontramos la mayor diversidad por existir ahí 6 especies con alto número de
individuos lo que estabiliza la dominancia y favorece un mejor índice de diversidad. En
E4 por el contrario, presenta un mayor número de especies y solo una tiene una ligera

28
dominancia favoreciendo buen índice. La estación con mayor número de especies es
E5, sin embargo presenta una baja diversidad porque están presentes todas las
principales especies dominantes en alto número (Austromegabalanus psittacus,
Balanus laevis, Semimytilus algosus y Spirorbis sp.).

E5

E2

E8

E1

E3

E6

E9

E4
1

0.9

0.8

0.7
Similaridad Bray Curtis

0.6

0.5

0.4

0.3

0.2

0.1

Figura 20. Análisis de similaridad del macrobentos de fondos duros por estación de muestreo. Estrato: 10 m
de profundidad.

Tabla 12. Riqueza e índices de diversidad del macrobentos de fondos blandos por
estación de muestreo. Estrato: 10 m de profundidad
Índice Dominancia
Número Índice de
Riqueza Diversidad (complemento
de Equitatividad
Estación específica Individuos Shannon y del índice de
especies de Pielou
(d) Wiener equidad de
(S) (J’)
(H') Pielou) (1-J’)
E1 21 2.872 1058 1.401 0.4603 0.5397
E2 20 2.81 865 1.423 0.4749 0.5251
E3 20 2.756 986 2.196 0.7331 0.2669
E4 23 4.446 141 2.15 0.6855 0.3145
E5 26 3.301 1945 1.719 0.5278 0.4722
E6 16 2.083 1340 0.866 0.3123 0.6877
E8 16 2.145 1088 1.659 0.5984 0.4016
E9 22 2.778 1921 1.554 0.5028 0.4972

La población de algas gigantes fue significativa en este estrato alcanzando,

29
conjuntamente con el estrato de 15 metros, las mayores dencidades. Las densidades
encontradas en los transectos de 10 m2 fue:

10-E1 10-E2 10-E3 10-E4 10-E5 10-E6 10-E8 10-E9


0 16 12 7 2 17 0 7

En la Estación 7, al igual que en el estrato a 5 metros, fue notorio el uso de


Macrocystis en el desove del pejerrey de los cuales solo quedaban residuos pues
estaban siendo devorados por los lobos marinos juveniles que ahí se alimentaban.

Figura 21. Praderas de Macrocystis pyrifera Figura 22. Praderas de algas rojas Rhodymenia
“quelpo” o “sargazo” spp.

Figura 23. Rocas en E4 a 8 m. de profundidad. El Figura 24. Colonias de cirrípedos


color se debe a algas costrosas incrustantes. (Austromegabalanus psittacus)

Las especies consideradas recursos hidrobiológicos fueron escasos. Para el cangrejo


peludo, Cancer setosus fue muy escaso, solo registrándose un ejempla. El choro,
Aulacomya atra, fue también muy escaso teniéndose solo en 2 estaciones una densidad
promedio de 1.6 por m2, estando ausente en el resto de áreas. La única especie con

30
abundancia significativa fue Stramonita 31hocolate que tuvo densidades entre 1.6 a 17.6
ind./m2.

15 metros:

Solo 5 estaciones del las 9 evaluadas llegaban a la profundidad de 15 m. A esta


profundidad empiezan a desaparecer algunas especies importantes a menores
profundidades y aparecen organismos indicadores de aguas profundas como son las dos
especies de hidrozoos tecados filamentosos que a más profundidad son dominantes. El
resto de especies presentes en este estrato son comunes a todos los estratos de
profundidad (Figuras 26-29).

Figura 26. Lapas Crepipatella dilatata y rocas Figura 27. Anémona Antholoba achates, común
cubiertas por poliquetos Spirorbis sp. en E6. en aguas a más de 10 m de profundidad

Figura 28. Babosa marina Phidiana lottini Figura 29. Tegula luctuosa, un pequeño caracol
herbívoro común en este estrato

La riqueza de especies fue similar que en el estrato anterior, pero con abundancias
inferiores. Las especies encontradas fueron comunes en la mayoría de estaciones sin
existir dominancias muy altas, lo que le da a este estrato de profundidad índices de

31
diversidad y de equitatividad relativamente altos en comparación a los estratos menos
profundos (tabla 13).

Tabla 13. Riqueza e índices de diversidad del macrobentos de fondos blandos por estación de
muestreo. Estrato: 15 m de profundidad
Índice Dominancia
Índice de
Número de Riqueza Diversidad (complemento
Equitatividad
Estación especies específica Individuos Shannon y del índice de
de Pielou
(S) (d) Wiener equidad de
(J’)
(H') Pielou) (1-J’)
E1 18 2.912 343 1.898 0.6567 0.3433
E2 21 3.293 434 1.737 0.5706 0.4294
E3 19 2.8 619 2.282 0.7751 0.2249
E4 17 3.282 131 2.063 0.7282 0.2718
E6 13 1.706 1134 0.4911 0.1914 0.8086

En el análisis de similaridad entre las estaciones, encontramos que existen diferencias


significativas en los diferentes sectores de las islas que alcanzan los 15 m de profundidad,
por lo que la similaridad no es representativa entre las estaciones (valores menores a 0.5
de similaridad) (Figura 25).
E6

E3

E2

E1

E4
1

0.9

0.8

0.7

0.6
Similarity

0.5

0.4

0.3

0.2

0.1

Figura 25. Análisis de similaridad del macrobentos de fondos duros por estación de muestreo. Estrato: 15 m
de profundidad.

La estación E4 es la más disímil por presentar una densidad muy baja de organismos y por
tener como única especie abundante a las estrellas quebradizas Ophiactis kroyeri,
prácticamente inexistentes en otras estaciones a esta profundidad. También presenta

32
algunas especies no registradas en otras estaciones a esta profundidad como la babosa
marina Phidiana cf. Lottini, el congrejo Eurypanopeus transversus, y la estrella Patiria
chilensis. Por otro lado la estación E6 sobresale por presentar una gran dominancia del
poliqueto Spirorbis sp. que cubre gran parte de la superficie de las rocas, tal como ocurre
en esta misma estación en estratos menos profundos.

En este estrato de profundidad son frecuentes las anémonas Antholoba achates, especie
que típicamente se distribuye a profundidades mayores a 10 metros donde las aguas son
calmas.

El índice de diversidad para la mayoría de estaciones es de valor medio (Tabla 13), excepto
para la E6 donde la amplia dominancia de Spirorbis sp. disminuye la equitatividad, además
de tener una baja riqueza específica, relacionada muy probablemente a la abundancia de
Spirorbis sp. que evita que otros organismos se asienten sobre las rocas.

20 metros:

Solo 4 estaciones llegaron o superaron los 20 m de profundidad, pero ninguna llego a los
25 m. Este estrato se mostró como el menos diverso, aunque en la E1 la riqueza de
especies fue importante (26 especies de invertebrados). Según lo observado, a esta
profundidad el oxigeno es muy escaso, por lo que son pocas las especies que aquí viven y
en baja densidad, salvo algunas pocas especies adaptadas a estos ambientes como el
Hidrozoo sp. 1 (Figura 34) y el erizo Arbacia spatuligera (figura 32), común en aguas por
debajo de los 10 metros y dominante en fondos hipoxicos como los aquí encontrados.

En este estrato es notoria también la acumulación de materia orgánica sobre el sustrato


derivada de la gran productividad superficial así como del guano y plumas que caen desde
las islas. Sobre estos sedimentos orgánicos se observan grandes colonias de bacterias que
se presentan como filamentos blanquecinos (figura 31) muy abundantes en las estaciones
E1 y E2. En E1 un organismo muy abundante fue Ophiactis kroyeri (640 ind./m2),
equinodermo indicador de ambientes eutróficos que se presenta en gran densidad cuando
existe acumulación de materia orgánica en los sedimentos, siendo muy resistente a las
condiciones hipóxicas. En la E1 aparentemente la oxigenación de las aguas a los 20 metros
es mejor que en otras áreas, posiblemente favorecida por la turbulencia creada por la
corriente proveniente del sur al chocar con la isla, lo que lleva aguas superficiales
oxigenadas hasta el fondo marino, posibilitando la existencia de una mayor riqueza de
especies comparado con otras estaciones más protegidas de la corriente, las que difieren
notoriamente de la E1 (figura 30). Respecto a la riqueza de especies algo similar estaría
ocurriendo en la E3, que también recibe directamente la corriente del sur, mientras que la
E2 y E4 están en lados más protegidos de la isla. En este estrato, en las 4 estaciones, la
dominancia principal sobre el sustrato rocoso estuvo dado el hidrozoo sp.1 que forma una
especie de alfombra sobre sectores de las rocas y por varias especies de algas rojas que
aquí prosperan gracias a su adaptación para crecer en ambientes con poca iluminación,

33
donde el espectro lumínico rojo es escaso.

E2

E4

E3

E1
0.9

0.8
Similaridad Bray Curtis

0.7

0.6

0.5

0.4

0.3

0.2

0.1

Figura 30. Análisis de similaridad del macrobentos de fondos duros por estación de muestreo. Estrato: 20 m
de profundidad.

Para todas las estaciones el índice de diversidad fue bajo por el escazo número de especies
y por la dominancia de algunas, como ocurre en E1 que a pesar de su alta riqueza, la
diversidad se ve afectada por la dominancia de O. kroyeri.

Tabla 14. Riqueza e índices de diversidad del macrobentos de fondos blandos por estación de muestreo
Índice Dominancia
Índice de
Número de Riqueza Diversidad (complemento
Equitatividad
Estación especies específica Individuos Shannon y del índice de
de Pielou
(S) (d) Wiener equidad de
(J’)
(H') Pielou) (1-J’)
E1 26 3.426 1476 1.683 0.5167 0.4833
E2 6 1.06 112 0.8604 0.4802 0.5198
E3 12 2.074 201 1.497 0.6026 0.3974
E4 9 1.733 101 1.444 0.6571 0.3429

Por debajo de los 20-22 metros de profundidad, alrededor de toda la isla, el fondo se
transforma en arena con abundantes restos fraccionados de conchas provenientes de
moluscos que se desarrollan sobre los sustratos rocosos (especialmente choros y
caracoles). La comunidad biológica asociada a este hábitat no fue evaluada durante este
estudio

34
Figura 31. Colonias de bacterias asociadas a Figura 32. Erizo Arbacia spatuligera, una especie
sedimentos con contenido orgánico. E1. abundante en los estratos rocosos profundos.

Figura 33. Algas rojas sobre rocas y restos de Figura 34. Alfombra de hidrozoos (sp.1) y algas
moluscos. Además colonias de bacterias.E2. rojas sobre fondo rocoso a 18 metros de
profundidad. E3.

D) Comunidad íctica (peces) en islas Ballestas:

La comunidad ictiológica estuvo representada por 12 especies de peces (Tabla 15) siendo
el pez borracho Scartichthys gigas y la pintadilla Cheilodactylus variegatus (figuras 40 y 41)
las especies dominantes en casi todas las estaciones y estratos. La pintadilla y el pez
borracho fueron las especies más frecuentes (100% de ocurrencia), seguida por el
borrachito verde Scartichthys viridis (89%) y la castañuela Chromis intercrusma (67%)
(Tabla 15). El pez más abundante fue el borracho que tuvo poblaciones de más del doble a
la de otros peces dominantes. Las especies más raras fueron la morena Gymnothorax
wieneri, (figura 43) con un solo espécimen, y el pez cardenal Apogon pacifici (figura 39)
con 2 especímenes observados. Fue llamativa la pequeña población del tamboyo
Labrisomus philippii, un pez que usualmente debería ser abundante en el área pero que
en la actualidad está muy sobreexplotado. También fue notoria la ausencia total de peces

35
de consumo que eran abundantes en la isla como los cherlos Acanthistius pictus y ojo de
uva Hemilutjanus macrophthalmos y otros algo más raros como la vieja o peje perro
Semicossyphus darwini, especie que hace un par de décadas era frecuente en las islas de
Paracas y que en la actualidad la consideramos en serio peligro de extinción en toda la
costa peruana.

Tabla 15. Censo de peces por estaciones de muestreo (conteos totales). Área evaluada: 25.1 m2 (E 1-4), 18.8
m2 (E 6), 12.6 m2 (E 5, 8, 9) y 6.3 m2 (E7).

Especie / Estaciones E1 E2 E3 E4 E5 E6 E7 E8 E9  %
Anisotremus scapularis 0 0 0 0 0 0 47 0 0 47 11
Apogon pacifici 0 0 0 0 0 2 0 0 0 2 11
Cheilodactylus variegatus 14 4 14 40 3 9 33 1 7 125 100
Chromis intercrusma 2 10 24 30 0 0 19 0 2 87 67
Gymnothorax wieneri 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Hypsoblennius sordidus 2 0 3 0 4 0 0 0 0 9 33
Labrisomus philippii 2 0 0 0 2 0 0 0 1 5 33
Odonthestes regia 0 0 0 0 0 0 50 0 0 50 11
Paralabrax humeralis 1 0 0 2 5 0 0 0 0 8 33
Scartichthys gigas 71 45 71 29 55 25 30 5 30 361 100
Scartichthys viridis 3 17 14 5 8 0 6 1 2 56 89
Sebastes capensis 0 0 0 1 2 6 0 0 0 9 33

En la estación E7 fue muy importante la presencia de numerosos juveniles de chita


Anisotremus scapularis (figura 32), siendo al parecer esta área un importante refugio para
ellas. Es posible, según las características de esta especie, que los adultos se encuentren
en áreas de rompientes de la parte expuesta de la isla, pudiendo ser este lugar a su vez un
área de reclutamiento de larvas venidas de la península de Paracas e isla San Gallan.

Al analizar la similitud entre estaciones de muestreo (figura 35) basándonos solo en la


ocurrencia de especies (presencia/ausencia), encontramos que la E7 difiere notablemente
de las otras estaciones por tener 2 especies (chita y pejerrey Odonthestes regia), que no
están presentes en otras estaciones. Las otras estaciones mantienen una similitud
importante pues la mayoría de especies estuvieron presentes en la mayor parte de
estaciones. Las estaciones E2 y E3 solo difieren en la presencia de una especie
(Hypsoblennius sordidus) por lo que aparecen como las de mayor similitud.

Al igual que en la comunidad de invertebrados bentónicos, la ictiofauna fue más diversa en


la E1 donde se registraron 8 especies de peces. La estación con menos especies fue la E8
(3 especies) siendo esta estación también la que obtuvo menos especies de invertebrados.
Posiblemente se deba al nivel de eutrofización natural que este lugar tiene pues aquí llega
todo el material orgánico de las islas sur y cae abundante guano y plumas desde la isla,
llevados por el viento. Esto genera un área que, por lo menos durante la evaluación, se

36
mostró muy turbia y con sedimentos y plumas en suspensión, lo cual podría estar
afectando la diversidad.

E7

E6

E8

E4

E5

E2

E3

E9

E1
0.95

0.9
Similaridad Bray Curtis

0.85

0.8

0.75

0.7

0.65

0.6

Figura 35. Similaridad por especies de peces entre estaciones, basada en ocurrencia

Tabla 16. Parámetros comunitarios de la ictiofauna por estación de muestreo


Dominancia
Índice
Número Índice de (complemento
Riqueza Diversidad
de Equitatividad del índice de
Estación específica Individuos Shannon y
especies de Pielou equidad de
(d) Wiener
(S) (J’) Pielou)
(H')
(1-J’)
E1 8 1.534 96 0.9492 0.4565 0.544
E2 4 0.6927 76 1.067 0.7698 0.230
E3 5 0.8271 126 1.216 0.7558 0.244
E4 6 1.07 107 1.339 0.7475 0.253
E5 7 1.373 79 1.12 0.5756 0.424
E6 4 0.8026 42 1.062 0.766 0.234
E7 6 0.9578 185 1.649 0.9204 0.080
E8 3 1.028 7 0.7963 0.7248 0.275
E9 5 1.07 42 0.9179 0.5703 0.430

La estación E7, fue la que tuvo mayor densidad de peces, dominada por las chitas
Anisotremus scapularis, pintadillas Cheilodactylus variegatus, borrachos Scartichthys
gigas, castañuelas Chromis intercrusma y pejerreyes Odonthestes regia. Los índices de

37
diversidad para todas las estaciones fue bajo, incluso mucho más bajo de lo esperado para
esta área biogeográfica donde la riqueza de especies y abundancia podría ser mayor. A
pesar del bajo número de especies, se obtiene un buen índice de equitatividad al estar la
abundancia repartida entre las tres especies comunes dominantes así como algunas extras
que llegan a tener un número significativos de individuos.

El análisis de similaridad (figura 36) comparando las estaciones según la abundancia de


cada especie íctica nos muestra que la E8 es la más disímil por la poca riqueza y
abundancia, lo que la separa notoriamente de otras estaciones. Todas las otras
estaciones, al igual que en el análisis de similaridad por ocurrencia, tienen similitud
significativa considerando que comparten la mayoría de especies y con poblaciones
semejantes por lo que, en general, se puede atribuir que la comunidad ictiológica no
cambia significativamente alrededor de la isla y las diferencias principales se dan por la
presencia o ausencia de una o dos especies en un área determinada.

Al analizarse la composición de las comunidades de peces en los diferentes estratos de


profundidad encontramos que no se observa un patrón claro de zonificación por lo que en
un análisis de similaridad no se logra agrupar los estratos de profundidad (figura 37) y las
agrupaciones se deben más a la abundancia de las especies que conforman la comunidad
que, como se mencionó antes, no presenta diferencias significativas en las diferentes áreas
de la isla evaluadas.

Algunas peculiaridades son, por ejemplo, la presencia de chitas solo en la E7 donde los
juveniles son abundantes, estación donde también se observó algunos pejerreyes y gran
número de restos de sus huevos adheridos a las algas. El pez cardenal Apogon pacifici, fue
registrado en la E6 a unos 15 m de profundidad, dentro de una grieta donde se refugiaban
2 especímenes. Estos peces de origen tropical, son frecuentes a lo largo del litoral norte
hasta el área de Paracas, no habiéndosele registrado más al sur. La morena Gymnothorax
wieneri es un pez que permanece oculto dentro de grietas. Usualmente llega a ser común
pero en bajas densidades por ser aparentemente territorial. En las estaciones de muestreo
en islas Ballestas solo registramos un espécimen.

Durante los estudios se observó que buzos artesanales habían extraído una morena con
arpón, lo que explicaría la escases de este pez y refuerza los resultados obtenidos donde
los peces de consumo son escasos por explotación directa. Otro pez importante pero poco
abundante que fue registrado es el chamaco Sebastes capensis donde toda la población
observada estaba constituida por juveniles, faltando los adultos. Por último, las cabrillas,
especie de gran interés comercial, fueron muy escazas, pero la mayoría de los
especímenes observados tenían tallas cercanas a las comerciales. Este pez, tal como
comúnmente ocurre, fue observado solo en el estrato más profundo de cada estación
donde fue registrado. Es posible que en algunos arrecifes rocosos más profundos sea más
abundante puesto que se reportan capturas a la pinta en la zona.

38
E8

E5

E2

E3

E1

E6

E9

E4

E7
0.9

0.8
Similaridad de Bray Curtis

0.7

0.6

0.5

0.4

0.3

0.2

0.1

Figura 36. Similaridad de la comunidad de peces entre estaciones, para todos los estratos de
profundidad acumulados.
20-E4

15-E1

10-E9

10-E2

10-E3

15-E6

10-E5

10-E1

15-E2

15-E3

10-E4

15-E4

10-E6

10-E8

20-E1

20-E3
5-E7

5-E4

5-E2

5-E1

5-E9

5-E3

5-E5

5-E6

5-E8
0.96

0.84

0.72
Similaridad de Bray Curtis

0.6

0.48

0.36

0.24

0.12

Figura 37. Similaridad de la comunidad de peces por estrato de profundidad para todas las estaciones
de muestreo.

39
Figura 38: Chitas Anisotremus scapularis Figura 39: Pez cardenal Apogon pacifici en una
juveniles en la E7. grieta.

Figura 40: Borrachito verde Scartichthys viridis, Figura 41: Pintadilla Cheilodactylus variegatus y
la tercera especie más abundante en Ballestas. castañuela Chromis intercrusma.

Figura 42: Juvenil de chamaco Sebastes Figura 43: morena Gymnothorax wieneri
capensis, pez de importancia comercial rodeada de camarones Rhynchocinetes typus

40
B. 3. Objetos de conservación Detectados:

B.3.1. Clasificación:
Los objetos de conservación tanto terrestres como subacuáticos fueron
reconocidos y valorados durante las evaluaciones poblacionales y comunitarias, así
como en el inventario biológico. Las especies potencialmente objeto de
conservación fueron clasificadas de acuerdo a su grado de amenaza.

Para priorizar los objetos de conservación del AMP islas Ballestas se ha establecido
una ponderación tomando como base el grado de amenaza establecido para las
especies según diferentes clasificaciones y criterios de zonificación, una de ellas es
la utilizada por la IUCN (2007) (Figura 44).

Figura 44. Clasificación de la IUCN (2007) de grados de amenaza de la fauna silvestre.

Otra clasificación propia para el Perú es la expresada en el Decreto Supremo


Nº034-2004-AG. (Tabla 17).

Tabla 17. Categorías de especies amenazadas en Perú, DS Nº034-2004-AG.

Categorías Siglas
En Peligro Crítico CR
En Peligro EN
Vulnerable VU
Casi Amenazado NT

41
Utilizando los criterios anteriores se ha elaborado una ponderado de prioridades
de conservación de especies amenazadas, donde un valor de 1 es la de mayor
prioridad y 5 la de menor (Tabla 18). Para especies de peces o invertebrados no
categorizados, pero considerados amenazados por la Unidad Marino Costera del
SERNANP, se utiliza la misma categorización (tabla 18) incluyéndole una “S” de
SERNANP al final de las siglas, ejem. VU (S).

Tabla 18. Especies amenazadas y priorización ponderada por la Unidad


Marino Costera-SERNANP

Categorías Siglas Prioridad


En Peligro Crítico CR 1
En Peligro EN 2
Vulnerable VU 3
Casi Amenazado NT 4
Preocupación Menor LC 5

Adicionalmente se considera la legislación nacional que protege especies marinas


diversas, otorgándoseles prioridad uno (1) a todas ellas (Tabla 19)

Tabla 19: Especies Marinas Bajo Protección Legal. Priorización ponderada por Unidad Marino
Costera-SERNANP.

Especie Norma Prioridad


Cetáceos menores: Delfín oscuro o chancho 1
Ley Nº26585
marino (Lagenorhinchus obscuros); Tonino o
(09.04.96) y D.S.
Marsopa espinosa (Phocoena spinipinnis);
Nº002-96-PE
Bufeo (Tursiops truncatus); Delfín común
(Reglamento de la
(Delphinus delphis y D. capensis) y otros
ley)
cetáceos menores..
Cetáceos mayores: Ballena Azul 1
(Balaenoptera musculus), Ballena Minke
(Balaenoptera acutorostrata), Ballena Sei
(Balaenoptera borealis), Ballena Bryde
D.S.Nº026.2001-PE
(Balaenoptera edeni), Ballena Aleta
(29.06.2001)
(Balaenoptera physalus), Ballena Jorobada
(Megaptera novaeangliae), Ballena Franca
(Eubalaena spp.), Ballena Esperma o cachalote
(Physeter macrocephalus)

42
Especie Norma Prioridad
2y3
Lobo fino Arctocephalus australis, Lobo D.S. Nº 034-2004-
chusco, Otaria flavescens AG

Tortugas (Tortuga dorso de Cuero, Tortuga R.M.Nº103-95- 1


Verde, Tortuga de Carey y Tortuga de Mar PE,Ratificado por el
Pequeña o Pico de Loro). D.S.Nº026.2001-PE
R.M.Nº306-2004-
Caballito de Mar (Hippocampus ingens) PRODUCE 1
(19.08.04)

Adicionalmente, para determinar los objetos de conservación, se ha considerado


dar prioridad “1” a cinco criterios de valoración de objetos de conservación
fundamentales para la conservación de los ecosistemas y especies marino costeras
(Tabla 20).

Tabla 20: Criterios de Zonificación Ponderados UMC-SERNANP

Categorías Siglas Prioridad


Banco Natural BN 1
Hábitat Clave HCl 1
Especie Clave ECl 1
Endémico End 1
Distribución Restringida DRes 1

Los conceptos sobre los que se basa esta categorización utilizada por el SERNANP
son:

Banco Natural:
Área geográfica en la cual, debido a su configuración geomorfológica y a la
presencia de un sustrato y nutrientes apropiados, permite el establecimiento de
una comunidad biológica asociada en la cual es dominante una o varias
especies bentónicas que son de interés comercial. Estas poblaciones proveen de
huevos, larvas o juveniles a áreas adyacentes asegurando niveles
aprovechables para consumo humano. Para efectos de esta zonificación se está
considerando la protección del área núcleo de los bancos naturales.

43
Hábitat Clave:
Espacio que comparten varias especies, caracterizado por cierta uniformidad
de las condiciones bióticas y abióticas que, manteniéndose, garantizan la
dinámica y el tamaño poblacional de las especies. Como objeto de
conservación alberga especies representativas de la diversidad biológica del
lugar, especies amenazadas y/o especies consideradas recursos
hidrobiológicos. Para el presente documento el hábitat clave debe albergar una
alta densidad poblacional de las especies objetivo o en mejor estado de
conservación que en otras áreas aledañas. Con ello se espera cumplir con los
fines de conservación. Para estos hábitats, al ser generalmente de gran
extensión, se considera para su protección el área núcleo (de mayor diversidad
y/o abundancia).

Especie Clave:
Es aquella que su presencia tiene un efecto relevante sobre la estructura de la
comunidad biológica a la que pertenece. Su retirada altera la estructura de las
redes tróficas, y sus efectos se propagan en cascada por dichas redes. Además,
para la presente zonificación, se considera a la especie de la cual depende en
gran medida toda una comunidad, por servir como sustrato u hospedero a los
integrantes de la misma (especie ingeniera).

Endémico:
Concepto que Indica que la distribución de un taxón está limitado a un ámbito
geográfico reducido, no encontrándose en forma natural en otra parte del
mundo. Para los fines de áreas marinas protegidas pueden ser de a nivel de un
gran ecosistema marino, una región geográfica específica dentro del litoral
peruano o a una isla o unidad de conservación determinada.

Distribución Restringida:
Especies que, dependiendo de su dispersión, ocupan territorios limitados
geográficamente o pueden estar restringidas a pequeños espacios,
dependiendo de sus capacidades de migración o su historia evolutiva. Diversos
estudios sobre conservación de especies, señalan que las especies son más
vulnerables cuando sus poblaciones tienen una distribución restringida. Para el
presente trabajo, se refiere a las especies que, dentro de su rango de
distribución, sus poblaciones se concentran en ciertos espacios geográficos
reducidos, pudiendo ser una especie endémica, pero estar restringida sus
mayores densidades de población a espacios menores que su área de
endemismo.
44
Así, con los criterios anteriores, se estableció una ponderación de los objetos de
conservación identificados en el AMP Islas Ballestas (Tabla 21). En el ámbito
terrestre el mayor número de objetos de conservación fueron las aves (11 especies)
dentro de las cuales se encuentran las aves guaneras que el Decreto Supremo
Nº034-2004-AG considera En Peligro (EN) como el piquero, guanay y la chuita
(Tabla 21). Entre los objetos de conservación submarino se consideran algunas
algas, invertebrados y peces cuya presencia es clave o que sus poblaciones han sido
seriamente alteradas por sobreexplotación.

Tabla 21. Principales objetos de conservación detectados en islas Ballestas

Nombre Científico Nombre común Grado Amenaza Prioridad

Objetos de Conservación Terrestres


Larosterna inca Zarcillo DS34 VU 3
Larus belcheri Gaviota Peruana 5
Sula variegata Piquero peruano DS34 EN 2
Phalacrocorax bougainvillii Guanay DS34 EN 2
Phalacrocorax gaimardi Chuita DS34 EN 2
Phalacrocorax brasilianus Cormoran o cuervo IUCN LC 5
Haematopus ater Brujillo IUCN LC 5
Pelecanus thagus Pelicano peruano DS34 EN 2
Cathartes aura Gallinazo cabeza roja IUCN LC 5

Otaria flavescens Lobo chusco DS34 VU/IUCN LC 3

Arctocephalus af. australis Lobo fino DS34 EN 2


IUCN VU/
Speniscus humboldtti Pingüino de Humboldt 1
DS34 EN
Guano de la Isla Hábitat HaCl 1
Objetos de Conservación subacuáticos
Macrocystis pyrifera Sargazo, flotador Ecl 1
Aulacomia atra Choro BN, Ecl 3
Cancer setosus Cangrejo peludo BN 3
Anisotremus scapularis Chita VU (S) 3
Labrisomus philippii Tramboyo VU (S) 3
Semicossyphus darwini Peje perro, vieja CR (S) 1

Por la escazas publicaciones que existen, la lista de especies objeto de conservación


está basada principalmente en la información obtenida durante la evaluación de
campo e información suplementaria de observaciones previas, sin embargo se

45
espera incluir nuevas especies objeto de conservación según la información
proporcionada por investigadores o instituciones con investigaciones realizadas en
Ballestas (Imarpe, Universidades, ONGs).

Los lobos marinos chuscos Otaria flavescens son la especie bandera de las islas
Ballestas y uno de los principales objetos de conservación al ser el mayor atractivo
turístico. Sin embargo esta actividad puede ser perjudicial para la especie si la
actividad no está regulada. Otaria flavescens es una especie considerada por la
legislación peruana como Vulnerable, pero su situación en islas Ballestas puede ser
peculiar dado el comportamiento singular que fue descrito por Soto & Trites (2011)
quienes encuentran que los lobos chuscos de islas Ballestas presentan un
comportamiento peculiar que difiere notablemente de lo observado en otras
poblaciones y especies de Pinnipedos. Aquí los lobos tienen un tipo de
comportamiento reproductivo tipo “Lek” donde las hembras son las que eligen a
los machos con quienes se van a aparear. Esto puede estar influenciado por el
enorme número de hembras en comparación al número de machos, lo cual
dificulta a estos poder monopolizar a las hembras en un harem como ocurre en
otros lugares. Además esta población tiene una peculiar distribución espacial que
varia durante el día dada la necesidad de termoregular y evitar el
sobrecalentamiento, lo que lleva a realizar movimientos diarios, especialmente en
hembras y crías que, para evitar el ambiente caliente cuando no hay sombra sobre
la colonia, van masivamente hacia la orilla del agua (Figura 45).

Soto et al (2004, 2006), realiza en las islas ballestas un importante estudio sobre las
diferencias en el éxito reproductivo de los lobos chuscos Otaria flavescens durante
El Niño (1997-1998) y en años La Niña (1999-2001). Describe los cambios en la
dieta durante El Niño, asi como el mayor tiempo que requieren las hembras en la
búsqueda de alimento lo que repercute en un menor tiempo de cuidados
parentales lo que a la larga, por falta de recursos, desencadena la muestre de todos
los neonatos y buena parte de las hembras durante este periodo (figura 46).
También describe la velocidad de recuperación de la población luego de
normalizarse las condiciones ambientales, lo que refleja una adaptación evolutiva
de respuesta. En el estudio encuentran que las madres de lobos chusco tienen una
respuesta a la dieta asociada a las fluctuaciones del ecosistema de afloramientos
del Perú, pudiendo ser buenos indicadores de los cambios relativos en la
distribución y abundancia de los recursos marinos. También demuestra la rápida
recuperación de la población luego de un evento El Niño. Se muestra que el área de
isla Ballestas se encuentra en uno de los puntos importantes de concentración de

46
la anchoveta Engraulis ringens, distribución asociada a un sector de abundantes
afloramientos marinos (figura 47).

Figura 45: Distribución típica de lobos marinos en la playa durante la Maternidad (isla
ballestas). (A) horas con sombra y (B) horas de sol directo sobre la colonia. Los grandes
círculos negros son machos adultos residentes, los medios círculos negros son machos no
residentes; círculos blancos son hembras y los puntos pequeños representan los cachorros.
Las líneas discontinuas indican los límites entre las zonas de estudio. Sustrato gris representa
suelo mojado y el sustrato blanco representa suelo seco (Tomado de Soto & Trites, 2011)

47
Figura 46. Numero de hembras en la playa de reproducción en isla Ballestas durante un año El Niño
y otro de La Niña donde los factores ambientales son favorables. Tomado de Soto et al, 2006.

Figura 47. Distribución y abundancia de anchoveta (Engraulis ringens) en los alrededores de isla Ballestas,
asociada a la importante área de afloramientos frente a Pisco-Paracas

Dentro de las especies no registradas durante la evaluación sobresale el lobo fino


Arctocephalus australis, una especie que regularmente es detectada en la isla pero
no es habitante permanente de ella. Según información de los guardaislas, operarios

48
turísticos y guardaparques del SERNANP, estos lobos difícilmente superan los 5
especímenes en la isla. Al ser una especie mucho más sensible que el lobo chusco y
no tener actualmente poblaciones reproductivas en islas Ballestas, la presión del
turismo podría estar generando su baja población. Al implementarse los controles
previstos de la actividad turística se espera incrementar la presencia de la especie en
la isla, pero aun es algo que no se puede preveer. Es importante anotar que A.
australis está categorizada en la legislación nacional (D.S. Nº 034-2004-AG) como
especie En Peligro, sin embargo la IUCN la considera de especie de menor
preocupación debido a la gran población que tiene en el atlántico. Sin embargo
estudios recientes (Oliveira et al, 2008, Oliveira et al, 2009) demuestran que la
población de Perú y el norte de Chile (Figura 48) sería una especie diferente a la del
sur de Chile y el atlántico. Por tanto, la situación crítica que tiene la “población” en
Perú y norte de Chile, estaría englobando a toda la especie, aumentando aun más su
grado de amenaza por no existir poblaciones más allá de estos límites. Esta situación
hace de esta especie una de las prioritarias para la cual es necesario establecer
estrategias que minimicen el impacto de las actividades turísticas y pesqueras en
cada lugar que utilice.

En setiembre del 2011, Aguilar (2011) reporta para islas Ballestas la presencia de un
pingüino de Magallanes, siendo este el primer registro de la especie para el Perú, sin
embargo al no ser especie residente y no haber permanecido en la isla, no se le
considera dentro de los objetos de conservación.

La presencia de delfines en las proximidades de la isla es rara, sin embargo tener


poblaciones aparentemente residentes en la zona de Paracas, a la que pertenecerían
las observadas aquí ocasionalmente, se le incluye dentro de las especies objetos de
conservación puesto que se requiere establecer procedimientos en la actividad
turística que eviten perturbar a los grupos de delfines durante sus desplazamientos.

3.6 Identificación de amenazas:


3.6.1. Amenazas observadas

Las principales amenazas en el área son la actividad turística y la pesca artesanal.


Durante la evaluación de campo se observó que todas las poblaciones de especies
de interés comercial (recursos hidrobiológicos) se encuentran diezmadas, incluso
algunas totalmente ausentes como el pez peje perro o vieja Semicossyphus darwini,

49
Figura 48. Distribución reconocida para Arctocephalus australis. Según recientes estudios la población
distribuida en Perú y el norte de Chile sería una nueva especie para la ciencia. (IUCN)

50
pez que, según referencia de antiguos pescadores y buzos, era frecuente en estas
islas y que actualmente está seriamente afectada a nivel nacional. Especies que hace
10 años eran muy abundantes como los cangrejos peludos y los trambollos
actualmente tienen poblaciones mínimas por la fuerte demanda que actualmente
tienen estas especies en la culinaria.

En la pesca la principal amenaza son los extractores por buceo. Cuando son bancos
naturales bien establecidos usualmente el buzo extrae u producto determinado pero
cuando los bancos están sobre explotados la recolección realizada es de todo
recurso que pueda ser vendido (cangrejos, caracoles, lapas, pulpo, etc.), incluso
llevan un arpón manual (trinche) con el que capturan “peces de peña”, tal como fue
observado durante la evaluación. Este tipo de actividad pesquera por buceo tiene
otro impacto importante que es el ruido que genera la compresora de buceo, sobre
todo al momento de echar a andar el motor, momento en el cual se espanta a las
aves que se encuentran en zonas próxima, pudiendo generar incluso estampidas en
las colonias de las aves guaneras.

Otra amenaza importante de la pesca artesanal en el lugar es el uso de redes cortina


donde es usual que queden atrapados pingüinos o cormoranes que bucean en busca
de alimento en las proximidades.

La actividad pesquera de menos impacto es la pesca a la pinta, sin embargo si esta se


realiza muy cerca a las rocas, también espanta a lobos y aves aposentadas en las
orillas de la isla y en los islotes. Además las embarcaciones pesqueras en general
interfieren con las embarcaciones turísticas. Todas estas actividades deberán ser
reguladas y algunas prohibidas dentro del área protegida de islas Ballestas.

La actividad turística es una de las más impactantes en aves y lobos marinos pues se
ha venido llevando sin criterios establecidos de conservación, variando el impacto de
una embarcación a otra. Los principales problemas detectados son: excesiva
proximidad de las embarcaciones a los animales, exceso de velocidad en zonas
sensibles y alterar adrede a los animales (gritos, aplausos, golpes para producir
sonidos) para que estos se despierten, vuelen, se levanten o salten al agua. Otros
problemas son motores ruidosos y que despiden humo por una mala combustión.

A nivel mundial hay esfuerzos por evaluar el impacto del turismo en los mamíferos
marinos para lo cual se analiza la situación en islas Ballestas respecto a otros lugares
con la misma problemática.

A) Impacto del turismo sobre poblaciones de mamíferos marinos

Situación Actual

El turismo de avistamiento de mamíferos marinos es una actividad relativamente

51
reciente en el Perú, sin embargo los lobos marinos han sido uno de los valores
turísticos de mayor interés desde la creación de la reserva nacional de Paracas con la
cual se impulsó los viajes de observación de fauna en las islas Ballestas. La naturaleza
carismática de los mamíferos marinos y su proximidad a la costa ha permitido el
desarrollo de una industria de observación de mamíferos marinos en varios lugares
del mundo (Hoyt, 2001). Esta actividad en el Perú se realiza principalmente en la Isla
Palomino (Callao) y las Islas Ballestas (Paracas). En los últimos años esta actividad ha
ido creciendo sin ningún tipo de control y puede estar causando perturbación de los
patrones reproductivos y de descanso de los lobos marinos. Esto se debe a que los
guías incitan a los turistas a aproximarse a los lobos lo más cerca posible sin respetar
su espacio (Figura 49). Esto lo hacen de dos maneras distintas: en embarcaciones o
nadando. Actualmente se desconoce el efecto de esta mala práctica pero se tiene
observaciones directas de la perturbación que generan en el momento en que se
realizan. En diversos países ya se han realizado estudios sobre el efecto del turismo
en su comportamiento, motivo por el cual se discute a continuación algunos de estos
estudios con el fin de diseñar estrategias de control y establecer regulaciones que
aseguren un mejor aprovechamiento y conservación de dichos sitios, y de esta
manera, asegurar la sustentabilidad del ecoturismo.

Estudios previos
Suryan y Harvey (1999), determinaron que los disturbios frecuentes tienen un gran
efecto en las colonias reproductivas ya que alteran e interrumpen los patrones de
descanso y cuidado parental. Así esta actividad incrementa la vigilancia materna
gastando más energía de lo habitual. Richardson et al. (1995), determino que lo
efectos a largo plazo de los disturbios humanos pueden ocasionar cambios en los
patrones de descanso de diurnos a nocturnos.

Otros estudios encuentran que los disturbios pueden ocasionar el abandono de las
zonas de territorio (Kenyon, 1972; Allen, 1991), cambios en la distribución original de
la población (Kenyon, 1972; Karamanlidis, 2000), subsecuente decrecimiento en el
éxito de crianza y tamaños en la población (Johnson y Lavigne, 1999). Las
embarcaciones más pequeñas, como canoas y kayaks, generan una reacción negativa
más fuerte de los lobos que las embarcaciones a motor, debido a su mayor
proximidad (Terhune, 1983; Suryan and Harvey, 1999).

Estudio realizado a los lobos marinos californianos (Zalophus californianus


californianus) determino que los disturbios humanos ocasionan que los lobos se
agiten, se lancen al agua e interrumpan sus patrones de amamantamiento debido a
la presencia de los botes. Además, la distancia de los botes fue la variable más
significativa que afectaba el comportamiento de los lobos. Estos no reaccionaban a
las actividades humanas cuando las embarcaciones se encontraban a más de50 m y
el 71% de las veces que mostraron alteración de su comportamiento fue cuando las
embarcaciones se encontraban a menos de 20m (Labranda 2003).

52
Figura 49. Mapa de rutas usadas por algunas embarcaciones turísticas en islas Ballestas. Nótese la
proximidad de navegación en algunos puntos (Datos: Juan Pilco)

53
González-Pérez et al (2010) estudia a la fauna representativa de las islas Galápagos,
analizando las reacciones a corto plazo de actividades como el buceo en apnea o
“snorkeling”, buceo autónomo o SCUBA, paseos en bote o “panga-ride” y caminatas.
Para el lobo marino de Galápagos (Zalophus californianus) encuentra que en su
comportamiento en tierra el descanso fue lo más frecuente durante las caminatas,
aunque también fue común observar hembras dando de lactar a sus crías. El
acicalamiento dominó durante actividades de paseos en bote y la alimentación
durante actividades de buceo autónomo. La evasión fue más frecuente durante los
paseos en bote; el acercamiento durante el buceo autónomo y buceo apnea (en
menor frecuencia), y la alerta o ninguna reacción durante las caminatas. Por su
parte, durante las actividades de caminatas y paseos en bote, los lobos marinos se
encuentran en tierra o en áreas rocosas dedicándose a cuidar sus crías, a recobrar
fuerzas mediante el descanso, a acicalar su pelaje y a cortejar a la hembra durante la
época de reproducción, entre otros comportamientos (Humann & Deloach, 2003;
Labrada, 2003). De las seis especies analizadas por González-Pérez et al (2010),El
lobo marino fue la única especie que presentó la peculiaridad de acercarse al turista
voluntariamente, pero en ocasiones se observaron turistas (e incluso guías),que
incitaban a los lobos a interactuar con ellos, lo cual se recomienda sea evitado. La
persecución por parte de los turistas en cualquier modalidad está significativamente
asociada con reacciones de evasión (Cubero et al., 2007).

Estudio realizado al lobo marino australiano (Neophoca cinerea) en las islas Carnac
(Orsini, 2004). Se determinaron dos tipos de impactos humanos: 1) Un estado de
vigilancia inducido por un nivel bajo pero repetitivo de perturbaciones sostenidas a
distancias mayores de 15m y una vigilancia inusual en su comportamiento natural. 2)
Impactos como resultado de disturbios directos, estos causan que los animales se
alejen, abandonen la playa o que tenga un display agresivo. Los impactos pueden
variar desde un estrés fisiológico por abandonar la playa, reducción del tiempo de
descanso y el riesgo que a largo plazo abandonen el sitio. Acercamientos repetitivos
de los visitantes a distancias menores de 2.5m representan un riesgo en la seguridad
pública. A pesar que los turistas presenciaron incidentes de disturbios, no
reconocieron que ellos mismos pudieran perturbar a los lobos marinos por su mera
presencia.

Recomendaciones para la protección del lobo marino:

Algunas de las regulaciones que se podrían implementar son regular el número


máximo de embarcaciones por día, establecer para las embarcaciones una distancia
mínima de 20m a las formaciones rocosas pobladas por aves o mamíferos marinos y
establecer velocidades máximas en sectores con fauna marina (aves y mamíferos).

El grado de tolerancia de los lobos marinos hacia las personas depende de las
especies, poblaciones e incluso los individuos. Los animales que viven en colonias
comúnmente visitadas por humanos presentan mayor tolerancia que aquellas

54
alejadas de los disturbios (Peterson and Bartholomew, 1967). Aunque no muestren
cambios en su comportamiento puede ser que muestren cambios fisiológicos o de
estrés (MacArthur et al., 1982; Creel et al., 2002).

La mayoría de los turistas posee un escaso conocimiento de conservación; sin


embargo, mejoran su comportamiento cuando el guía abarca temas que incluyen
posibles impactos a los animales por turismo mal manejado (Burger & Gochfeld,
1993; Orams, 1997; Constantine, 1999; Jordan, 2005). Así, es importante
concientizar y educar a los guías para que estos luego lo hagan con los turistas. Es
importante conocer y entender los efectos de los disturbios humanos ya que esto es
crítico para el efectivo manejo y conservación de estas simbólicas especies de
nuestro ecosistema marino, motivo por el cual es necesario impulsar investigaciones
que resuelvan las incognitas que se tiene respecto al real impacto del turismo sobre
la fauna de las islas Ballestas.

5. BIBLIOGRAFIA

Aguilar, E., 2011. Primer avistamiento de Pingüino de Magallanes (Spheniscus


magellanicus) en las Islas Ballestas, Sistema Nacional de Islas Islotes y Puntas
Guaneras, Perú. Boletín informativo UNOP Vol. 6 N°2.

Allen, S.G., 1991. Harbor seal, habitat restoration at Straw Berry Spit, San Francisco Bay.
Point Reyes Bird Observatory, California, Final Report. 45 p.

Bibby, C.J.; Burgess, N.D. & Hill, D.A. 1993.Bird Census Techniques. Academic Press,
Cambridge. 257pp.

Burger, J. & M. Gochfeld. 1993. Tourism and short-term behavioral responses of nesting
masked, red-footed, and blue-footed, boobies in the Galapagos. Environ. Conserv.,
20(3): 255-259.

Castillo R.; Peraltilla S.; Herrera N. (1999) Biomasa de los principales recursos pesqueros
durante el verano 1999. Crucero BIC José Olaya Balandra 9902-03, de Tumbes a
Tacna. Inf Inst Mar Peru 147:31–45

Castillo R.; Peraltilla S.; Marin D. (2001) Distribución de los once recursos pesqueros de
mayor abundancia en el mar peruano durante el verano 2000. Inf Inst Mar Peru
159:7–21

Constantine, R. 2001. Increased avoidance of swimmers by wild bottlenose dolphins


(Tursiops truncatus) due to long-term exposure to swim-with-dolphin tourism.
Marine Mammal Science 17: 689-702.

55
González-Pérez, F. Cubero-Pardo, P. 2010. Efecto de actividades turísticas sobre el
comportamiento de fauna representativa de las Islas Galápagos, Ecuador. Lat. Am.
J. Aquat. Res., 38(3): 493-500

Hammer, Ø., Harper, D.A.T., and P. D. Ryan, 2001. PAST: Paleontological Statistics
Software Package for Education and Data Analysis. Palaeontologia Electronica 4(1):
9pp. http://palaeo-electronica.org/2001_1/past/issue1_01.htm

Hooker, Y. 2011a. Criterios de Zonificación para Áreas Marinas Protegidas del Perú.
Unidad Marino Costera, Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el
Estado (SERNANP – MINAN), Perú Rev. areas mar. prot., Perú Nº 1.

Hooker, Y. 2011 b. Metodología para Zonificación de la Reserva Nacional Sistema de Islas,


Islotes y Puntas Guaneras. Unidad Marino Costera, Servicio Nacional de Áreas
Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP – MINAN), Perú. Rev. areas mar.
prot., Perú Nº 2.

Humann, P. & N. Deloach. 2003. Reef fish identification Galapagos. New World
Publications, Florida, 226 pp.

Hoyt, E. 2001. Whale Watching 2001: Woldwide tourism numbers, expenditures, and
expanding socioeconomic benefits. International Fund for Animal Welfare,
Yarmouth Port, MA, USA, 158 p.

Jordan, B. 2005. Science-based assessment of animal welfare: wild and captive animals.
Rev. Sci. Tech. Off. Int. Epiz., 24(2): 515-528.

Johnson, W.M. & Lavigne, D.M. 1999. Mass tourism and the Mediterranean monk seal.
The role of mass tourism in the decline and possible future extinction of Europe’s
mosten dangered marine mammal , Monachus monachus. The Monachus
Guardian 2: 62-81.

Karamanlidis, A ., 2000. Monitoring human and Mediterranean monk seal activity in The
National Marine Park of Alonnissos and Northern Sporades, Greece. The Monachus
Guardian 3: 1-10

Kenyon, K.W., 1972. Man versus the monk seal. Journal of Mammalogy 53: 687-696.

Labrada, V. 2003. Influencia del turismo sobre la conducta del lobo marino de California
Zalophus californianus en la lobería “Los Islotes”, México. Tesis de Maestría en
Ciencias con Especialidad en Recursos Marinos, Universidad Autónoma de Baja
California, Baja California, 103 pp.

56
Moreno, C. 2001. Métodos para medir la biodiversidad: Vol. 1. Programa Iberoamericano
de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo, Oficina Regional de Ciencia y Tecnología
para América Latina y el Caribe de UNESCO y Sociedad Entomológica Aragonesa.
Serie Manuales y Tesis SEA. Rev. biol. trop, dic. 2001, vol.49, 84 p

Oliveira, L., J. Hoffman, E. Hingst-Zaher, P. Majluf, M. Muelbert, J. Morgante, W. Amos,


2008. Morphological and genetic evidence for two evolutionarily significant units
(ESUs) in the South American fur seal, Arctocephalus australis. Conserv Genet
9:1451–1466

Oliveira, L., D. Meyer, J. Hoffman, P. Majluf, J. Morgante, W. Amos, 2009. Evidence of a


genetic bottleneck in an El Niño affected population of South American fur seals,
Arctocephalus australis. Journal of the Marine Biological Association of the United
Kingdom, 89(8), 1717–1725.

Orams, M. 1997. The effectiveness of environmental education: Can we turn tourists into
‘greenies’? Prog. Tour. Hospital. Res., 3(4): 295-306.

Orsini, J.P. 2004. Human Impacts on Australian sea lions, Neophoca cinerea, hauled out on
Carnac Island (Perth, Western Australia): implications for wildlife and tourism
management. School of Environmental Science, Murdoch University, Western
Australia.

Peterseon, R.S. & Bartholomew, G.A., 1967. The natural history and behavior of the
California sea lion. The American Society of Mammalogists, Special Publication
No.1., Stillwater, Oklahoma, 79 p.

Richardson, W.J., Greene, C.R., Macme, C.I. & Thomson, D.H. , 1995. Marine mammals and
noise, Academic Press, San Diego,California, 576 p.

Salinas, L.; C. Arana & V. Pulido. 2007. Diversidad, abundancia y conservación de aves en
un agroecosistema del desierto de Ica, Perú. Revista Peruana de Biología número
especial 13(3): 155 - 167 (Julio 2007) Avances de las ciencias biológicas en el Perú.

Salinas, L.,Velásquez, C., Campos, C.,& C. Arana. 2010. Aves de la Zona Reservada San
Fernando, Ica. In: Libro de Resúmenes XIX Reunión Científica del Instituto de
Investigación en Ciencias Biológicas "Antonio Raimondi", Lima. Pp. 104.

Soto, K.; A. Trites; M. Arias-Schreiber, 2004. The effects of prey availability on pup
mortality and the timing of birth of South American sea lions (Otaria flavescens) in
Peru. J. Zool., Lond. (2004) 264, 419–428

Soto, K.; A. Trites; M. Arias-Schreiber, 2006. Changes in diet and maternal attendance of
South American sea lions indicate changes in the marine environment and prey

57
abundance. Mar Ecol Prog Ser 312: 277–290

Soto, K.; A. Trites, 2011. South American sea lions in Peru have a lek-like mating system.
Marine Mammal Science, 27(2): 306–333

Suryan, R.M. & Harvey, J.T. (1999) Variability in reactions of Pacific harbor seals, Phoca
vitulina richardsi, to disturbance. Fishery Bulletin 97: 332-229.

Terhune, J.M. & Almon, M., 1983. Variability of harbour seal numbers on haul out sites.
Aquatic Mammals 10: 71-78.

58
ANEXOS

59
ANEXO 1: Inventario biológico y ocurrencia por estaciones de muestreo. Islas Ballestas, mayo del 2011.

Profundidad máxima 20.7 22.5 21.2 20.9 13.7 15.5 7.2 8.8 8.6
Islas Ballestas %
Especie E1 E2 E3 E4 E5 E6 E7 E8 E9 Σ
ocurrencia
Clathria sp.1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Clathria sp.2 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 11
PORIFERA
Halichondria sp. 0 0 0 0 0 0 0 0 1 1 11
Suberites sp.1 0 0 1 1 0 0 0 0 0 2 22
Hidrozoa sp.1-alfombra 1 1 1 1 0 0 0 0 0 4 44
Hidrozoa sp.2-pelo 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 11
Hydractinia cf. pacifica 1 1 1 1 1 1 0 1 1 8 89
Actinaria sp. 1 0 0 0 0 0 1 0 0 2 22
Bunodosoma cf. sp. nov 1 0 0 0 0 0 1 0 1 3 33
Antholoba achates 1 1 1 1 1 0 0 0 0 5 56
CNIDARIA Anthothoe chilensis 1 1 0 1 0 1 0 0 1 5 56
Anthothoe sp. 1 0 0 1 0 1 0 1 1 5 56
Cereus herpetodes 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Phymanthea pluvia 1 1 1 1 1 0 1 0 1 7 78
Phymactis papillosa 1 0 0 0 0 0 0 0 1 2 22
Oulactis concinnata 1 0 0 0 0 0 0 0 1 2 22
Paranthus niveus 1 0 0 0 0 1 0 0 0 2 22
Scleractinia sp. 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 11
PLATELMINTA Turbellaria sp. 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 11
NEMERTINO Nemertino sp. 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Phragmatopoma sp. 0 0 0 0 0 0 1 0 0 1 11
ANNELIDA
Spirorbis sp. 1 1 1 1 1 1 0 0 0 6 67
Alia unifasciata (=Mitrella) 1 1 1 1 1 1 0 0 0 6 67
Aulacomia atra 0 1 1 0 0 1 0 0 0 3 33
Brachidontes granulatus 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 11
Calliostoma fonkii 1 1 0 0 0 0 0 0 0 2 22
Cantharus sp. 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Chaetopleura cf. hennahi 1 1 0 0 0 0 0 0 0 2 22
Chiton cumingsi 0 1 0 0 0 0 0 0 1 2 22
Chiton granosus 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Concholepas concholepas 0 0 0 1 0 0 0 0 0 1 11
Crassilabrum crassilabrum 1 1 0 0 0 0 1 0 0 3 33
MOLLUSCA Crepipatella dilatata 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Crucibulum quiriquinae 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Diaulula variolata 0 0 0 1 0 1 0 0 0 2 22
fissurella crassa 0 0 1 0 0 0 0 0 0 1 11
Fissurella limbata 1 1 1 0 1 0 0 0 0 4 44
Fissurella peruviana 1 0 1 0 0 0 0 0 1 3 33
Nassarius gayi 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Phidiana cf. lottini 1 0 0 1 0 0 0 0 0 2 22
Semele solida 1 0 0 1 0 0 0 0 0 2 22
Semimytilus algosus 1 0 0 0 1 0 1 1 1 5 56

60
Profundidad máxima 20.7 22.5 21.2 20.9 13.7 15.5 7.2 8.8 8.6
Islas Ballestas %
Especie E1 E2 E3 E4 E5 E6 E7 E8 E9 Σ
ocurrencia
Stramonita chocolata 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Stramonita delessertiana 1 1 1 0 1 0 1 1 1 7 78
Tegula atra 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Tegula luctuosa 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Tonicia elegans 1 1 1 1 1 0 0 0 1 6 67
Xanthochorus buxea 0 0 1 0 0 1 0 0 0 2 22
Acanthocyclus hassleri 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Allopetrolisthes punctatus 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Austromegabalanus
1 1 1 1 1 1 0 1 1 8 89
psittacus
Balanus laevis 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Cancer porteri 1 1 1 1 1 1 0 0 1 7 78
Cancer setosus 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Cycloxanthops
1 0 0 0 1 0 0 0 0 2 22
sexdecimdentatus
Eurypanopeus transversus 0 0 0 1 1 0 0 0 0 2 22
CRUSTACEOS
Hepatus chiliensis 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Mursia gaudichaudi 0 0 0 0 0 1 0 0 0 1 11
Pachycheles crinimanus 1 0 0 0 1 0 0 0 0 2 22
Pagurus villosus 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Pagurus edwardsi 0 0 1 0 0 0 0 0 1 2 22
Petrolisthes desmaresti 1 1 1 1 1 1 0 1 0 7 78
Pilumnoides perlatus 1 1 0 0 1 0 0 0 0 3 33
Pseudosquillopsis lessonii 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Rhynchocinetes typus 0 1 1 0 0 0 0 1 0 3 33
Bryozoa sp. 1 calcareo 1 1 1 1 1 1 0 0 1 7 78
Bryozoa sp. 2 algas rojas 1 1 1 1 1 1 0 1 1 8 89
BRYOZOA
Bryozoa sp. 3 en kelp 0 1 1 0 0 0 1 0 1 4 44
Bryozoa sp. 4 arboresente 0 0 0 0 0 1 1 0 1 3 33
BRAQUIOPODA Discinisca lamellosa 0 1 1 1 1 1 1 1 1 8 89
Arbacia spatuligera 1 1 1 1 1 1 1 1 0 8 89
Caenocentrotus gibbosus 0 1 0 1 1 1 1 1 1 7 78
Heliaster helianthus 1 1 1 0 0 0 0 0 1 4 44
Luidia magellanica 1 1 1 1 1 1 0 1 1 8 89
EQUINODERMOS Ophiactis kroyeri complex 1 1 1 1 1 1 0 1 1 8 89
Patallus mollis 0 1 0 0 0 0 0 0 0 1 11
Patiria chilensis 1 1 1 1 1 0 0 1 1 7 78
Stichaster striatus 0 1 0 0 0 0 0 0 1 2 22
Tetrapygus niger 1 1 1 1 1 0 1 1 0 7 78
CORDADOS-
Branchiostoma sp. 1 0 0 0 0 1 0 0 0 2 22
Cefalocordados
CORDADOS- Pyura chilensis 1 1 1 1 0 1 1 0 0 6 67

61
Profundidad máxima 20.7 22.5 21.2 20.9 13.7 15.5 7.2 8.8 8.6
Islas Ballestas %
Especie E1 E2 E3 E4 E5 E6 E7 E8 E9 Σ
ocurrencia
Urocordados Aplydium peruvianum 1 1 1 0 1 1 0 1 1 7 78
Anisotremus scapularis 0 0 0 0 0 0 1 0 0 1 11
Apogon pacifici 0 0 0 0 0 1 0 0 0 1 11
Cheilodactylus variegatus 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Chromis intercrusma 2 1 1 1 0 0 1 0 1 7 78
Gymnothorax wieneri 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
CORDADOS- Hypsoblennius sordidus 1 1 1 0 1 0 0 0 1 5 56
Vertebrados Labrisomus philippii 1 0 0 0 1 0 0 0 1 3 33
Odonthestes regia 0 0 0 0 0 0 1 0 0 1 11
Paralabrax humeralis 1 0 0 1 1 0 0 0 0 3 33
Scartichthys gigas 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Scartichthys viridis 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Sebastes capensis 0 0 1 1 1 1 0 0 0 4 44
Polysiphonia sp. 1 0 1 0 0 0 0 0 0 2 22
Rhodymenia sp. 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Rhodymenia sp. 2 0 1 1 0 1 0 0 1 0 4 44
Rhodophyta sp. 0 0 0 0 0 0 0 1 0 1 11
Macrocystis pyrifera 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
ALGAS
Lithothamnion sp. 1 1 1 1 1 1 1 1 1 9 100
Rodhophyta incrustante 0 1 0 1 0 0 0 0 0 2 22
Glossophora kunthii 1 0 1 0 0 0 1 0 1 4 44
Phycodrys sp. 1 0 0 0 0 0 0 0 0 1 11
af. Grateloupia 0 1 1 0 1 0 0 0 0 3 33

62
ANEXO 2: Abundancia por estaciones de muestreo. Islas Ballestas, mayo del 2011.

Clasificación Estaciones E1 E2 E3 E4 E5 E6 E7 E8 E9
taxonómica Profundidad máxima 20.7 22.5 21.2 20.9 13.7 15.5 7.2 8.8 8.6
1 Clathria sp.1 1 0 0 0 0 0 0 0 0
2 Clathria sp.2 0 0 0 1 0 0 0 0 0
PORIFERA
3 Halichondria sp. 0 0 0 0 0 0 0 0 150
4 Suberites sp.1 0 0 2 1 0 0 0 0 0
5 Hidrozoa sp.1-alfombra 200 80 200 50 0 0 0 0 0
6 Hidrozoa sp.2-pelo 0 0 42 0 0 0 0 5 0
7 Hydractinia cf. pacifica 10 10 10 10 30 5 0 85 0
8 Actinaria sp. 0 0 0 0 0 0 1 0 0
9 Bunodosoma cf. sp. nov 22 0 0 0 0 0 42 0 303
10 Antholoba achates 7 4 2 4 4 0 0 0 0
11 Anthothoe chilensis 4 5 0 0 0 12 8 0 10
CNIDARIA
12 Anthothoe sp. 0 0 0 7 0 32 0 35 91
13 Cereus herpetodes 1 0 0 0 0 0 0 0 0
14 Phymanthea pluvia 2 1 1 1 2 0 1 0 3
15 Phymactis papillosa 3 0 0 0 0 0 0 0 6
16 Oulactis concinnata 1 0 0 0 0 0 0 0 1
17 Paranthus niveus 0 0 0 0 0 1 0 0 0
18 Scleractinia sp. 0 2 0 0 0 0 0 0 0
19 PLATYHELMINTHES Turbellaria sp. 0 2 0 0 0 0 0 0 0
20 NEMERTINA Nemertino sp. 1 1 0 0 0 0 0 0 0 0
21 Phragmatopoma sp. 0 0 0 0 0 0 40 0 0
ANNELIDA
22 Spirorbis sp. 220 300 150 60 300 2500 0 0 0
23 Alia unifasciata (=Mitrella) 97 20 3 9 12 3 0 0 0
24 Aulacomia atra 0 3 114 0 0 2 0 0 0
25 Brachidontes granulatus 0 0 0 2 0 0 0 0 1
26 Calliostoma fonkii 2 1 0 0 0 0 0 0 0
27 Cantharus sp. 0 1 0 0 0 0 0 0 0
28 Chaetopleura cf. hennahi 6 6 0 0 0 0 0 0 0
29 Chiton cumingsi 0 1 0 0 0 0 0 0 2
30 Chiton granosus 1 0 0 0 0 0 0 0 0
31 Concholepas concholepas 0 0 0 1 0 0 0 0 0
32 MOLLUSCA Crassilabrum crassilabrum 6 2 0 0 0 0 2 0 0
33 Crepipatella dilatata 265 100 213 22 139 20 50 40 500
34 Crucibulum quiriquinae 2 10 4 15 28 5 3 49 40
35 Diaulula variolata 0 0 0 1 0 2 0 0 0
36 fissurella crassa 0 0 1 0 0 0 0 0 0
37 Fissurella limbata 2 2 2 0 1 0 0 0 0
38 Fissurella peruviana 1 0 1 0 0 0 0 0 2
39 Nassarius gayi 3 0 0 0 0 0 0 0 0
40 Phidiana cf. lottini 4 0 0 4 0 0 0 0 0
41 Semele solida 1 0 0 1 0 0 0 0 0

63
42 Semimytilus algosus 1000 0 0 0 1500 0 3 200 2000
43 Stramonita chocolata 29 9 27 2 21 3 11 1 9
44 Stramonita delessertiana 12 0 14 0 3 4 2 19 63
45 Tegula atra 735 200 247 317 103 500 52 1 238
46 Tegula luctuosa 106 52 163 5 4 0 0 0 0
47 Tonicia elegans 15 8 2 1 2 0 0 0 1
48 Xanthochorus buxea 3 0 1 0 0 7 0 0 0
49 Acanthocyclus hassleri 1 0 0 0 0 0 0 0 0
50 Allopetrolisthes punctatus 0 500 0 0 0 0 0 0 0
Austromegabalanus
51 psittacus 10 600 700 10 510 26 0 139 48
52 Balanus laevis 1600 1301 1300 512 1500 200 18 1000 319
53 Cancer porteri 2 6 8 5 1 1 0 0 1
54 Cancer setosus 0 1 0 0 0 0 0 0 0
Cycloxanthops
55 sexdecimdentatus 1 0 0 0 3 0 0 0 0
56 CRUSTACEA Eurypanopeus transversus 0 0 0 2 1 0 0 0 0
57 Hepatus chiliensis 1 0 0 0 0 0 0 0 0
58 Mursia gaudichaudi 0 0 0 0 0 1 0 0 0
59 Pachycheles crinimanus 2 0 0 0 2 0 0 0 0
60 Pagurus villosus 1 0 0 0 0 0 0 0 0
61 Pagurus edwardsi 0 0 20 0 0 0 0 0 14
62 Petrolisthes desmaresti 9 3 8 3 5 2 0 2 0
63 Pilumnoides perlatus 2 4 0 0 2 0 0 0 0
64 Pseudosquillopsis lessonii 1 0 0 0 0 0 0 0 0
65 Rhynchocinetes typus 0 24 80 0 0 0 0 96 0
66 Bryozoa sp. 1 calcareo 16 6 3 5 4 3 0 0 0
67 Bryozoa sp. 2 algas rojas 100 5 6 3 8 5 0 100 0
BRYOZOA
68 Bryozoa sp. 3 en kelp 0 10 100 0 0 0 10 0 0
69 Bryozoa sp. 4 arboresente 0 0 0 0 0 4 2 0 34
70 BRACHIOPODA Discinisca lamellosa 0 2 4 41 3 8 0 3 0
71 Arbacia spatuligera 79 37 107 39 16 0 1 0 0
72 Caenocentrotus gibbosus 0 10 0 1 2 1 4 3 24
73 Heliaster helianthus 1 9 2 0 0 0 0 0 1
74 Luidia magellanica 7 5 4 3 3 2 0 1 1
75 EQUINODERMOS Ophiactis kroyeri complex 802 0 14 55 8 2 0 0 0
76 Patallus mollis 0 3 0 0 0 0 0 0 0
77 Patiria chilensis 15 1 0 5 2 0 0 0 0
78 Stichaster striatus 0 16 0 0 0 0 0 0 2
79 Tetrapygus niger 14 72 113 12 4 0 3 2 35
CHORDATA-
80 Cefalocordados Branchiostoma sp. 1 0 0 0 0 0 0 0 0
81 CHORDATA- Pyura chilensis 10 1 3 1 0 6 1 0 0
82 Urocordados Aplydium peruvianum 8 2 17 0 1 2 0 2 3
83 Anisotremus scapularis 0 0 0 0 0 0 47 0 0
CHORDATA-
84 Apogon pacifici 0 0 0 0 0 2 0 0 0
Vertebrados
85 Cheilodactylus variegatus 14 4 14 40 3 9 33 1 7

64
86 Chromis intercrusma 2 10 24 30 0 0 19 0 2
87 Gymnothorax wieneri 1 0 0 0 0 0 0 0 0
88 Hypsoblennius sordidus 2 0 3 0 4 0 0 0 0
89 Labrisomus philippii 2 0 0 0 2 0 0 0 1
90 Odonthestes regia 0 0 0 0 0 0 50 0 0
91 Paralabrax humeralis 1 0 0 2 5 0 0 0 0
92 Scartichthys gigas 71 45 71 29 55 25 30 5 30
93 Scartichthys viridis 3 17 14 5 8 0 6 1 2
94 Sebastes oculatus 0 0 0 1 2 6 0 0 0

65

View publication stats