Está en la página 1de 6

Conflicto: es el  conjunto

de dos o más hipotéticas


situaciones que son
excluyentes: esto quiere
decir que no pueden
darse en forma
simultánea. Por lo tanto,
cuando surge un conflicto,
se produce
un enfrentamiento,
una pelea, una lucha o
una discusión, donde una
de las partes
intervinientes intenta
imponerse a la otra.
Dialogo: con origen en el
concepto latino dialŏgus (que, a
su vez, deriva de un vocablo
griego), un diálogo describe a
una conversación entre dos o
más individuos, que exponen
sus ideas o afectos de modo
alternativo para intercambiar
posturas. En ese sentido, un
diálogo es también
una discusión o contacto que
surge con el propósito de
lograr un acuerdo.
1. 2.
Reglas: Las reglas, por otra
parte,
son normativas o preceptos que
deben respetarse. Lo habitual
es que las reglas surjan por
un acuerdo o convenio y que,
una vez instauradas, sean de
cumplimiento obligatorio: “La
sanción es correcta ya que el
jugador tocó el balón con la
mano y, por lo tanto, violó una
regla esencial de este
juego”, “¿Cómo se te ocurre
venir vestido de esta forma?
¿No has leído las reglas de
vestimenta de esta
empresa?”, “La regla del
concurso indica que está
prohibido presentar obras
manuscritas”.

Asertividad: es una
habilidad social que nos
permite expresar nuestros
derechos, opiniones,
ideas, necesidades y
sentimientos de forma
consciente, clara, honesta
y sincera sin herir o
perjudicar a los demás.
Convivencia: es
considerada como
la coexistencia física y
sosegada entre un
grupo de personas al
que les corresponde
compartir un
determinado espacio. Se
trata entonces de la
serenidad y la armonía
que se busca en una
relación de personas que
por algún motivo deben
pasar unidos un cierto
período de <stron<
strong="" style="box-
sizing: border-
box;">g>tiempo</stron<
>. Por otro lado, se estima
que esta práctica está
basada principalmente en
la tolerancia, factor
sumamente importante a
la hora de compartir la
vida diaria o rutinaria con
alguien más.