Está en la página 1de 2

Frutos simples

Los frutos simples se desarrollan a partir de un solo pistilo, que puede ser mono o pluricarpelar,
pero siempre están fusionados, como por ejemplo las uvas, las naranjas o el melón.

Frutos secos indehiscentes


Los frutos simples indehiscentes secos son los frutos que maduran sin dar a luz a la semilla, es
decir que no la liberan durante su maduración. Generalmente se originan de un ovario en el cual se
desarrolla sólo una semilla, aunque puede haber más de un óvulo. El pericarpio de un fruto
indehiscente a menudo se asemeja a la cubierta seminal. La verdadera cubierta seminal en dichos
frutos puede obliterarse hasta un grado considerable (como en
el caso de las cipselas de las compuestas) o fusionarse con el
pericarpio (como en el cariopse de las gramíneas).23

Frutos secos dehiscentes


La dehiscencia es la cualidad de abrirse solo, así que cuando
llega el momento de la maduración los frutos simples
dehiscentes se abren a lo largo de líneas o suturas definidas
para permitir la liberación de las semillas.

Frutos carnosos
Los frutos carnosos, al igual que los secos, pueden derivar de un gineceo monocarpelar o
pluricarpelar. Sus paredes pueden consistir del pericarpio o del pericarpio fusionado con los tejidos
extracarpelares. La parte más interna o la más externa o bien la totalidad de la pared del fruto
pueden volverse carnosas por diferenciación del parénquima blando o suculento. Pueden también
convertirse en carnosas otras partes además de la pared del fruto como, por ejemplo, las placentas
y los tabiques de los ovarios multiloculares.
Desde un punto de vista evolutivo, los frutos carnosos se consideran relativamente más recientes
que los frutos secos.25 De acuerdo con este
concepto, la parte carnosa fue originalmente una
excrecencia de la capa interna del pericarpio, la
cual penetraba entre las semillas dentro del
lóculo. Luego, el pericarpio entero se convirtió en
un tejido carnoso, que reserva nutrientes, y que
actúa como un agente atractivo para que los
animales lo consuman y dispersen las semillas
que contienen.
Frutos agregados

Frutos esquizocárpicos
Son aquellos frutos que proceden de ovarios simples bi- o
pluriloculados y sincárpicos, en los que los lóculos se
separan entre sí llegada la madurez, simulando frutos
derivados de varios ovarios o de varios carpelos libres.
Pueden ser tanto carnosos como secos, y dentro de estos,
dehiscentes o no. Cada lóculo contiene una sola semilla y
los lóculos separados se denominan mericarpos.29

Pseudocarpos o pseudofrutos
Los pseudocarpos son estructuras que parecen frutos pero que
no lo son. En las gimnospermas, que incluyen a los pinos,
los abetos y loscipreses, no existen verdaderos carpelos o pistilos
y, por lo tanto, las semillas no gozan de la protección del fruto que
tienen las angiospermas. Sin embargo, se pueden desarrollar
estructuras que tienen una función protectora o incluso
relacionada con la dispersión. Entre las gimnospermas los
pseudocarpos se denominan también estróbilos. El estróbilo es
una estructura redondeada, leñosa y dehiscente, que encierra las
semillas en su interior. Es propio de los cipreses (Cupressus).
Las piñas de los pinos y cedros son estróbilos cónicos, al principio cerrados, incluso durante
algunos años, para luego abrirse y separarse las escamas que los forman con el fin de liberar las
semillas. Los gálbulos o arcéstidas son estróbilos redondeados, carnosos e indehiscentes, que
encierran unas pocas semillas en su interior. Es propio de los enebros y sabinas (Juniperus),
donde las semillas aparecen rodeadas por unas escamas que se vuelven carnosas y que incluso
se pueden soldar encerrando a la semillas y aparentando frutos carnosos. Finalmente, en el tejo
las semillas aparecen rodeadas por una estructura carnosa o excrecencia procedente de su base
que les rodea por todas partes excepto por un poro. En la madurez alcanza una coloración roja
vistosa y puede confundirse con un fruto, pero es en realidad una estructura que se
denomina arilo.35

Frutos sin semillas


En el crecimiento del ovario para formar un fruto intervienen los denominados reguladores de
crecimiento: auxinas, giberelinas, citocininas y etileno. La auxina es formada por el grano de
polen y por el cigoto. La mayoría de los frutos implican la formación de semillas, pero ciertas
plantas pueden producir frutos sin que ello ocurra. Estos frutos se llaman partenocárpicos, y como
ejemplo cabe destacar las bananas, los higos o las naranjas de ombligo. El fenómeno se debe a
que se sintetizan hormonas de crecimiento espontáneamente o como consecuencia de la
polinización que actúa como estímulo. Se han logrado producir melones, ananás y tomates sin
fecundación previa con la inyección de auxinas al ovario.