Está en la página 1de 14

C III Hecho jurídico, acto jurídico, negocio jurídico y contrato

La situación jurídica tiene diversos modos de ser

1. Clasificación tradicional francesa - subjetivista (Ospina Fernández)

a. Hecho jurídico: evento puramente físico o natural jurídicamente relevante,


como también los acontecimientos humanos (voluntarios o no) cuyos
efectos se producen independientemente del querer del agente

b. Acto o negocio jurídico (art. 1502 c.c.): manifestación humana de voluntad


directa y reflexivamente encaminada a producir efectos jurídicos
- Unipersonales: p, ej. testamento
- Pluripersonales o convenciones; p. ej. el contrato (art. 1495 c.c.) es un
acuerdo de voluntades encaminado a constituir derechos y obligaciones

2. Clasificación tradicional más elaborada (Valencia Restrepo)

a. Hecho jurídico: evento al que el orden jurídico le atribuye alguna


consecuencia (constituir, modificar o extinguir derechos y/o obligaciones)

 Hecho natural: fruto exclusivo de la naturaleza con prescindencia de la


actividad o voluntad humanas, p. ej. accesión de inmueble a inmueble
(aluvión, avulsión e isla)
 Hecho humano: tienen su fuente en la actividad o voluntad humanas,
p. ej. mezcla, edificación, contrato
1. Ilícito: posición de rechazo
2. Lícito: posición de patrocinio
- Materialmente voluntario: sin manifestación de voluntad (posesión)
- Formalmente voluntario: una o varias manifestaciones de voluntad. El
acto o negocio jurídico (se prefiere este término, por puro “argumento
de autoridad”) es un hecho humano lícito formalmente voluntario

3. Clasificación objetivista (Bohórquez Orduz)

a. Hecho jurídico: todos los acontecimientos, sean naturales o sean


comportamientos humanos, que tengan señaladas en las normas unas
consecuencias jurídicas
b. Acto jurídico (especie de hecho jurídico): comportamiento humano que
produce consecuencias jurídicas
- Lícito: posición de patrocinio
- Ilícito: posición de rechazo
c. Negocio jurídico (especie de acto jurídico): comportamientos humanos
dispositivos de intereses1 (personales, familiares o patrimoniales) con
efectos jurídicos
 Negocios jurídicos personales: p. ej. representación convencional
 Negocios jurídicos del derecho de familia; p. ej. matrimonio, adopción
 Negocios jurídicos patrimoniales
1
BETTI, interés es toda situación jurídica socialmente apreciable y susceptible de ser tutelada por el
derecho
- Unipersonales: p. ej. testamento, oferta
- Pluripersonales: p. ej. el contrato ( en consecuencia, el contrato es un
comportamiento humano, dispositivo de intereses patrimoniales, con
consecuencias jurídicas, celebrado por dos o más personas

Conclusiones:
- todos los contratos son negocios jurídicos, pero no todos los negocios
jurídicos son contratos
- todos los negocios jurídicos son actos jurídicos, pero no todos los actos
jurídicos son negocios jurídicos
- todos los actos jurídicos son hechos jurídicos, pero no todos los hechos
jurídicos son actos jurídicos

4. Elaboración del concepto “negocio jurídico” (Bohórquez Orduz)

a. Antecedentes

 Roma (nec otium, no ocio): pragmatismo, tan sólo se reguló el contrato

 Francia (code 1804)


- formulación radical del principio de la autonomía privada
- el acto jurídico es una “manifestación” de voluntad
- el acto jurídico produce efectos por sí mismo (“el contrato es ley para
las partes” -art. 1602 c.c.)

 Colombia
- Código Civil (arts. 2142, 2145, 2146, 2147 y 2160 c.c.) negocio como
sinónimo de empresa o actividad, no como concepto jurídico
- Código de Comercio (arts. 822, 824, 825, 832, 845, 861, 865, etc.):
influencia de la pandectística alemana (código civil italiano de 1942);
no construye un concepto de negocio jurídico; usa indistintamente las
expresiones acto, contrato y negocio

b. Pandectística alemana (Savigny, Enneccerus)

 Críticas a la teoría francesa del acto jurídico


- sinonimia entre acto y negocio: no todo acontecimiento humano que
produce efectos jurídicos es dispositivo de intereses, p. ej.
formulación de una denuncia penal, ejercicio del derecho de petición,
actos procesales (demanda, testimonio), actos jurídicos ilícitos
- negocio como “manifestación” de voluntad interna: inseguridad
jurídica, por lo tanto: “declaración”
- voluntad como fuente de efectos negociales: es la ley la que
determina (concreta o genéricamente) los efectos jurídicos del
negocio; los efectos se predican del negocio pero no emanan de la
voluntad de los agentes sino de la ley; el negocio tiene vida propia

 Concepto pandectísta de negocio jurídico: “declaración” de voluntad


encaminada a crear, modificar o extinguir relaciones jurídicas. Valencia
Zea, “declaración de voluntad encaminada a una o varias
consecuencias jurídicas, protegidas por el orden jurídico”

c. Discusión tradicional-pandectísta

 E. tradicional (Francia)
- manifestación de voluntad: prelación de la voluntad interna (art. 1618)
- autonomía privada: libertad contractual, contrato=ley (art. 1602 c.c.)

 E. pandectísta (Alemania)
- declaración de voluntad: prelación de la voluntad declarada
- autonomía privada: autodisposición o autorregulación de intereses

 Ámbito de la discusión: ambas son teorías voluntaristas, es decir, el


elemento volitivo está presente como factor esencial en la formación del
negocio jurídico

d. Teoría objetiva (Betti, Scognamiglio): “en vez de confrontar si lo


trascendente era la manifestación de voluntad o la declaración de voluntad,
se preguntaron más bien si la voluntad era esencial al negocio jurídico”

 Crítica a las teorías voluntaristas: empirismo generalizante: la gran


mayoría de negocios son voluntarios, entonces, la voluntad es un
elemento esencial del negocio
Excepciones que no permiten generalizar: negocios sin voluntad que
producen efectos jurídicos (no inexistencia, sí nulidad)
- enajenado mental
- falsificación de poder para actuar
- suplantación de persona
- fuerza física (violencia)
En consecuencia, definir el negocio jurídico como manifestación o como
declaración de voluntad es científicamente inaceptable, pues hay
negocios en los cuales falta la voluntad. Por lo tanto, voluntad es
presupuesto de validez, no de existencia del negocio
 Concepto de negocio jurídico: “el negocio jurídico es el instrumento
(forma) que el derecho otorga a las personas (vinculación de un sujeto)
para la disposición de intereses (contenido)”
 Elementos constitutivos o estructurales del negocio
- forma: figura exterior (típica, atípica, verbal, escrita)
- contenido: interior, regla particular de derecho para disciplinar
intereses
- sujeto: titular pasivo o activo de intereses

5. El contrato

a. Código Civil (art. 1495)

 Críticas
- omite toda referencia al acuerdo entre las partes, indispensable por
cuanto el consentimiento es un elemento esencial del contrato
- identifica los conceptos convención y contrato (¿utilidad práctica de la
distinción?)
- se refiere exclusivamente a los contratos unilaterales (obligaciones a
cargo de una de las partes), excluyendo los contratos bilaterales,
plurilaterales o sinalagmáticos y los contratos de colaboración
- no define el contrato, sino que señala algunos elementos de la
obligación (modalidades de la prestación)
- la obligación es el efecto del contrato, pero el contrato no es la única
fuente de la obligación
- se restringe a la concepción bipartita del contrato, cuando existen
innumerables modalidades contractuales en las cuales se vinculan
más de dos partes, p. ej. contrato de sociedad

b. Código de Comercio (art. 864)

 Críticas

- al afirmar que el contrato tiene por objeto “constituir, regular o


extinguir… una relación jurídica patrimonial”, identifica los fines de la
convención y del contrato, diferentes en tanto que género y especie.
¿el pago, extintivo de obligaciones, es un contrato?

 Aciertos

- se refiere al acuerdo (consentimiento) como elemento central del


contrato
- en su generalidad, cobija los contratos unilaterales, los bilaterales y
los plurilaterales
- la proyección del acuerdo es primordialmente económica, pues se
refiere a relaciones jurídicas patrimoniales

c. Definición tradicional de contrato

 Baena Upegüi: “Contrato es un acuerdo de voluntades de dos o más


personas destinado a crear obligaciones”
 Larroumet: “el contrato es un acto jurídico que tiene por objeto crear un
vínculo de obligación entre un acreedor y un deudor”

d. Definición objetivista del contrato

 Bohórquez Orduz: “los contratos son supuestos de hecho previstos en


una norma como comportamientos humanos, dispositivos de intereses
patrimoniales, con consecuencias jurídicas, celebrados por dos o más
personas”
 Hinestrosa Forero: “el contrato no es, entonces, dícese por vía de
ejemplo, una comunión casual de dos voluntades, sino un solo acto,
porque al derecho no le importa el pensamiento o el decir individual,
sino la conducta social”

C IV Clasificaciones del acto jurídico y del contrato

Principales clasificaciones del acto “o” negocio jurídico

1. Actos jurídicos unipersonales y convenciones (negocio unilateral y negocio


bilateral o plurilateral)

 Criterio: participación de una o varias partes en la celebración del negocio.


Por parte debemos entender el sujeto o sujetos de derecho que se vinculan
con un interés jurídico determinado

 Clasificación: a) actos jurídicos unipersonales (negocio unilateral)


b) convenciones (negocio bilateral o plurilateral)

 Actos jurídicos unipersonales (negocio unilateral): en la celebración del acto


solo participa un agente, es decir, una única o idéntica legitimación para el
negocio

- actos jurídicos unipersonales simples (negocio unilateral subjetivamente


simple): el acto se perfecciona mediante una manifestación simple o
singular de la voluntad del agente único a que se atribuye; negocio con un
solo autor, p. ej. testamento
- actos jurídicos unipersonales complejos o colectivos (negocio unilateral
subjetivamente complejo): actos que jurídicamente se atribuyen a un solo
agente o sujeto de derecho, pero en cuya formación intervienen varias
voluntades individuales; o en términos objetivistas, cuando varias personas
representan un único e idéntico interés jurídico, razón por la cual “actúan
desde un mismo lado”, p. ej. ciertos actos colegiados de las personas
jurídicas, oferta hecha por representantes conjuntos o concurrentes

 Convenciones (negocio bilateral o plurilateral): acuerdos de las voluntades de


dos o más partes encaminados a crear, modificar o extinguir relaciones
jurídicas; en Betti, son los negocios celebrados por partes distintas, es decir,
con intereses divergentes, que actúan desde puntos diferentes

Betti
- contrato: negocio bilateral o plurilateral en el cual los intereses jurídicos en
juego están entre sí contrapuestos (lo que comúnmente se denomina
contrato de cambio o contraprestación)
- acuerdo: negocio bilateral o plurilateral (generalmente plurilateral) con
intereses paralelos o convergentes a un fin común (contratos de
colaboración)
 Importancia: ubicación teórica del contrato, principal fuente de las
obligaciones en nuestro sistema jurídico; de esta clasificación se infieren
algunos de los elementos esenciales del contrato (el acuerdo o la
concurrencia de dos o más intereses jurídicos)

2. Actos jurídicos formales e informales

 Precisión terminológica: Betti: “todos los negocios deben ofrecer una forma
(…) la forma viene a prestar el sello de la juridicidad a las actividades e
iniciativas de los hombres”. En este sentido, podría afirmarse que todos los
negocios son formales, aunque existan algunos solemnes y otros no
solemnes

 Criterio: si el ordenamiento jurídico decide elegir y establecer con carácter


necesario una forma determinada, de manera que una manifestación en
forma diferente de la prescrita no pueda producir los efectos legales o todos
los efectos legales propios del acto específico

 Clasificación: a) actos jurídicos informales o no formales


b) actos jurídicos formales

 Actos jurídicos informales o no formales (también denominados


consensuales, aunque dicha denominación se refiere específicamente a las
convenciones): se perfeccionan por la sola voluntad del agente o agentes,
sin que dicha voluntad tenga que expresarse o manifestarse por medio de
formas predeterminadas. Betti dirá que los negocios no formales son
“aquellos cuya forma es libre”, de manera que el acto se perfecciona
mediante cualquier forma socialmente reconocible. Teóricamente hablando,
constituyen la regla general en derecho privado (art. 824 c.co.)

 Actos jurídicos formales: para producir efectos o todos sus efectos, el acto
requiere que, en su otorgamiento o celebración, se observe cierta forma
prescrita por la ley o por las partes; la forma del negocio es taxativamente
prefijada (vinculada) por la ley. Teóricamente hablando, constituyen
excepción de interpretación rigurosa y restrictiva (art. 824 c.co.)

 Clasificación de las formalidades

- formalidades sustanciales, ad solemnitatem o ad substantiam actus (acto


solemne): la observancia de la forma prescrita por la ley es un requisito de
la existencia misma del acto; permite fijar inequívocamente la conclusión
del negocio, el momento en que la fase precontractual es superada y surge
el negocio.
-- sanción: inexistencia o nulidad absoluta (art. 1500 c.c. y 824 c.co)
-- p. ej. compraventa de inmuebles (art. 1857 c.c.), promesa de contrato
(art. 1611 c.c.), testamento (art. 1064 c.c.), enajenación de establecimiento
de comercio (art. 526 c.co.)
- formalidades probatorias o ad probationem: la observancia de la forma
incide positivamente en la probanza judicial del acto
-- sanción: no hay; simplemente, se modifica la manera en que puede ser
demostrada en juicio la existencia del acto; por ejemplo, no se admite el
testimonio y se requiere la confesión de parte
-- p. ej. promesa o entrega de bienes que valen más de $500 (arts. 91 a 94
Ley 153/87 – derogado art. 232 c.p.c.), transporte marítimo (art 1578 c.co.),
arrendamiento de naves (art. 1667 c.co.)

- formalidades relacionadas con algunos efectos del acto: no condicionan la


existencia del acto, pero la inobservancia de la forma tiene por sanción la
limitación de los efectos del negocio
-- sanción: ¿inoponibilidad, ineficacia?
-- p. ej. registro de la escritura de sociedad (arts. 111 y 112 c.co.), registro
de la escritura de venta (arts. 749 y 756 c.c.)

- formalidades voluntarias o ad voluntatem: los agentes pueden convenir


introducir requisitos de forma en un negocio no formal, o bien, reforzar los
requisitos de un negocio formal, agregándole otros. Se trata, pues, de una
verdadera condición suspensiva de los efectos del negocio
-- sanción: postergación de los efectos del acto
-- p. ej. compraventa (art. 1858 c.c.), arrendamiento (art. 1979 c.c.)

 Importancia de la clasificación
- determinación del momento de perfeccionamiento del acto
- determinación del nivel de responsabilidad aplicable
- determinación de la sanción imponible al acto

3. Actos jurídicos típicos y atípicos (nominados o innominados)

 Criterio: si el ordenamiento regula o no regula el acto jurídico determinado,


de manera que, en el primer caso, se establecen normas, a veces
imperativas, a veces supletivas, que determinan el contenido del acto,
mientras que, en el segundo, el acto obedece a las necesidades del agente o
agentes

 Clasificación: a) actos jurídicos típicos “o” nominados


b) actos jurídicos atípicos “o” innominados

 Actos jurídicos típicos o nominados: particularmente reglamentado por la ley,


p. ej. testamento, oferta, compraventa , arrendamiento

 Actos jurídicos atípicos o innominados (Josserand: “contratos sobre medida):


las estipulaciones del agente o agentes no encajan o no se encuadran en las
diversas tipologías establecidas por el legislador, p. ej. franquicia, factoring

 Importancia de la clasificación
- tanto los actos jurídicos típicos como los atípicos producen, en principio,
efectos, estando ambos necesariamente vinculados al ordenamiento
- determinar la normatividad aplicable (Ospina Fernández y Arrubla Paucar –
Tipicidad contractual)

4. Actos jurídicos gratuitos y onerosos

 Criterio: la clasificación se funda en la utilidad económica que el acto le


reporta al agente o agentes.

 Clasificación: a) actos jurídicos gratuitos


b) actos jurídicos onerosos

 Actos jurídicos gratuitos: cuando alguno de los agentes no recibe provecho o


beneficio con la celebración y ejecución del acto, p. ej, testamento, donación

- actos jurídicos gratuitos de beneficencia: producen un desplazamiento


patrimonial, implican empobrecimiento de un agente en pro del otro, p. ej,
donación
- actos jurídicos gratuitos simplemente desinteresados: el agente ejecuta
una prestación gratuita que no le empobrece, p. ej, mutuo civil, mandato
civil, depósito no remunerado, comodato

 Actos jurídicos onerosos: el agente o agentes obran con ánimo de lucro,


intervienen en el acto para recibir un beneficio económico, p. ej,
compraventa, arrendamiento, mutuo con interés

 Importancia:

a) Por regla general, el acto gratuito es intuito personae, se otorga o celebra


en consideración a la persona que se pretende beneficiar; por lo tanto, el
error acerca de la persona vicia el consentimiento. Igualmente, por regla
general, los actos onerosos no son intuito personae y, en consecuencia,
en ellos el error en la persona no vicia el consentimiento (art. 1512 c.c.)
b) Graduación de la culpa contractual (arts. 1604 y 63 c.c.): 1. gratuito para
el acreedor: culpa lata o grave, p. ej, depósito no remunerado 2. oneroso:
culpa leve, p. ej, compraventa, arrendamiento. 3. gratuito para el deudor:
culpa levísima, p. ej, comodato
c) Por regla general, los actos gratuitos de beneficencia, por entrañar un
desmedro patrimonial, están sometidos a formalidad sustancial, p. ej,
insinuación de donación (art. 1458 c.c.)

5. Actos jurídicos aleatorios y no aleatorios

 Criterio: determinación cierta de los efectos económicos del acto al momento


de su otorgamiento o celebración

 Clasificación: a) actos jurídicos aleatorios


b) actos jurídicos no aleatorios
 Actos jurídicos aleatorios: la utilidad económica que el agente o agentes del
acto han de reportar depende del azar o aleas, razón por la cual no puede
establecerse al momento de su celebración, p. ej, renta vitalicia (art. 2287
c.c.), contrato de apuestas permanentes

 Actos jurídicos no aleatorios: los resultados económicos del acto se pueden


apreciar desde su perfeccionamiento, p. ej, compraventa y arrendamiento
con precio determinado

 Importancia: en los contratos aleatorios no se aplica la lesión enorme


(art. 1947 c.c.) ni la teoría de la imprevisión (art. 868 c.co.)

6. Actos jurídicos entre vivos y por causa de muerte

 Actos jurídico por causa de muerte (mortis causa): solo cuando la muerte
produce la transmisión de la totalidad del patrimonio, o de una cuota de este,
o de uno o más bienes u obligaciones determinados de la persona fallecida a
otra u otras. Único caso: el testamento

 Actos jurídicos entre vivos: por exclusión. La muerte de una persona no es la


causa de la transferencia de un bien o derecho.

 Importancia: prohibición de los actos sobre sucesión futura (pactos de


institución: art. 1262 c.c.; renuncia: art. 1283 c.c.). Libertad de testar.

Principales clasificaciones del contrato

1. Contratos unilaterales y bilaterales (art. 1496 c.c.)

 Criterio: analizar el contrato en dirección de los efectos que produce, es


decir, según las obligaciones que genera, para determinar si, al momento del
perfeccionamiento o celebración del contrato, se obliga una o ambas partes.

 Diferencia con la clasificación de los actos jurídicos gratuitos y onerosos:


diferentes criterios clasificatorios. Contrato unilateral oneroso: p. ej, mutuo
mercantil.

 Clasificación: a) Contratos unilaterales


b) Contratos bilaterales o sinalagmáticos perfectos

 Contratos unilaterales: en principio, al momento del perfeccionamiento del


contrato, solamente se generan obligaciones a cargo de una de las partes,
es decir, que una de las partes queda gravada y la otra libre, p. ej, mutuo o
préstamo de consumo, comodato o préstamo de uso, depósito y mandato
no remunerados
 Contratos bilaterales o sinalagmáticos perfectos: desde el momento del
perfeccionamiento del contrato, las obligaciones de las partes son
recíprocas, es decir, cada una de las partes funge simultáneamente como
acreedor y deudor de su cocontratante, p. ej, compraventa, arrendamiento,
depósito y mandato remunerados

 Contratos bilaterales imperfectos o sinalagmáticos imperfectos: durante la


ejecución del contrato la parte que inicialmente había quedado libre
adquiere obligaciones a su cargo, p. ej, comodato (arts. 2216, 2217 y 2218
c.c.), depósito no remunerado (arts. 2258 y 2259 c.c.) y mandato no
remunerado (art. 2184, num 5º, c.c.)

 Crítica al concepto de contrato sinalagmático imperfecto: las obligaciones


posteriores no surgen del contrato mismo, sino por hechos extraños que
tuvieron lugar durante y en razón de la ejecución del contrato unilateral, p.
ej. enriquecimiento sin causa, responsabilidad extracontractual, la ley

 Importancia de la clasificación

- Sólo en los contratos bilaterales tiene aplicación la “acción alternativa”


(condición resolutoria tácita) que establecen los arts. 1546 c.c. y 870 c.co.

x cuando se pacta expresamente (C.V.): “pacto comisorio” (art. 1935 c.c.)


x resolución o terminación: no produzca efectos. En consecuencia:
restituciones mutuas, es decir, vuelvan las cosas a su estado original,
en la medida de las posibilidades
x cumplimiento: que el incumplido ejecute las prestaciones debidas, en la
medida de las posibilidades; sino, ejecutivo por obligación de hacer
x indemnización del daño: sea que se haya pactado o no la cláusula
penal, que puede ser plena o indemnizatoria (simplemente estimativa)
x presupuestos sustanciales de la acción
1. contrato bilateral existente y válido
2. demandante cumplido o allanado o dispuesto a cumplir
3. demandado incumplido (inejecución o ejecución extemporánea o
imperfecta)
4. prueba de los perjuicios: depende de la existencia o no de
cláusula penal y de si es plena o estimativa

- Solo en los contratos bilaterales se aplica la exceptio non addimpleti


contractus (excepción de contrato no cumplido) o exceptio non rite
addimpleti contractus (excepción de contrato no cumplido
pertinentemente) – art. 1609 c.c. “los contratos se ejecutan dando y
dando”

x contenido de la excepción: el demandado no ha cumplido, pero su


incumplimiento está motivado por el incumplimiento previo del
demandante
x el demandado debe demostrar su allanamiento o disposición a cumplir
el contrato, para que así no opere el mutuo disenso tácito.
diferenciar el incumplimiento de una de las partes del mutuo disenso
tácito
2. Contratos gratuitos y onerosos (art. 1497 c.c.)

 Nos remitimos a lo dicho en la clasificación de los actos jurídicos en gratuitos


y onerosos

 Criterio: reciprocidad de beneficios o utilidades (no de obligaciones) que


obtienen los contratantes

 Importancia

- Todos los contratos mercantiles son onerosos (nums. 1-4, art. 20 c.co.)

- Acción pauliana (art. 2491 c.c.): mecanismos de protección del crédito


(simulación, oblicua y revocatoria), tiene por objeto revocar, total o
parcialmente, un contrato celebrado por el deudor en perjuicio de los
acreedores en comisión del fraude pauliano

x contratos onerosos (num 1º): condiciones sustantivas y probatorias más


exigentes, pues se debe probar el eventus damni (perjuicio del acreedor)
y el concilium fraudis (acuerdo para perjudicar al acreedor, mala fe de
ambos contratantes). Si el adquirente no actuó de mala fe no procede la
revocatoria del contrato por fraude pauliano (protección al tercero de
buena fe que adquirió a título oneroso)

x contratos gratuitos (num 2º): más facil de probar, ya que solo hay que
probar el eventus damni y el animus nocendi (mala fe del deudor,
intención unilateral dañina). Procede la revocatoria del contrato por
fraude pauliano así el adquirente a título gratuito haya actuado de buena
fe

3. Contratos conmutativos y aleatorios (art. 1498 c.c.)

 Nos remitimos a lo dicho en la clasificación de los actos jurídicos en


aleatorios y no aleatorios

 El Código Civil la presenta como una subclasificación de los contratos


onerosos

 Críticas
a) la definición del contrato conmutativo o no aleatorio puede convenir a
cualquier contrato bilateral, pues de él nacen obligaciones recíprocas y
equivalentes para las partes
b) el contrato aleatorio, a diferencia de lo que afirma la norma, puede ser o
no oneroso, p. ej., donación de la pesca de un día

 Criterio de la clasificación: C.S.J., casación de Junio 1 de 1952: “Lo que


caracteriza el contrato conmutativo es que las prestaciones a que da
nacimiento se conocen ciertamente desde el momento mismo de su
celebración; cada parte sabe o está en capacidad de saber en ese instante
el gravamen que se impone en beneficio de la otra y lo que recibe en cambio
y de determinar, en consecuencia, la utilidad o la pérdida que el contrato le
reporta. En el aleatorio, ocurre precisamente lo contrario, pues los
contratantes no pueden prever en el momento de su celebración el alcance o
la ganancia o la pérdida que derivan del contrato, puesto que ellas están
subordinadas o dependen de una contingencia incierta”

 Contrato conmutativo o no aleatorio:


a) que sea oneroso o útil para todas las partes
b) que la utilidad que han de recibir los contratantes pueda ser apreciada
desde el momento mismo de la celebración del acto
c) prestaciones equivalentes entre sí, o sea, que determinen un cierto
equilibrio en la economía del contrato

 Contrato aleatorio: imposibilidad de estimar, desde el momento mismo de la


celebración del contrato, una o más de las prestaciones, por depender estas
del azar

 art. 2282 c.c.: principales contratos aleatorios: juego, apuesta, renta vitalicia.
Otros: seguro de daños, apuestas permanentes (lotería, chance),
excepcionalmente la compraventa

 Importancia de la clasificación: en los contratos aleatorios no se aplican la


rescisión por lesión enorme (art. 1947 c.c.) ni la revisión contractual por
excesiva onerosidad (t. Imprevisión, art. 868 c.co.)

4. Contratos principales y accesorios (art. 1499 c.c.)

 Criterio: el contrato existe y produce efectos independientemente de otro acto


jurídico o, por el contrario, depende de otro acto jurídico

 Principales: “...subsiste por sí mismo sin necesidad de otra convención”

 Accesorios o de garantía: “...tiene por objeto asegurar el cumplimiento de


una obligación principal, de manera que no pueda subsistir sin ella”

 Crítica
a) la condición de accesorio o principal es predicable de las obligaciones,
más no de los contratos
b) todo contrato, sea que produzca obligaciones principales o accesorias,
subsiste por sí mismo dentro de las condiciones legales
c) puede existir el “contrato accesorio” (garantía) sin que exista aun el
“principal”, p. ej., hipoteca abierta para garantizar obligaciones futuras
d) Lo que hay es contratos que producen obligaciones principales
(compraventa, permuta, mandato) y contratos que producen obligaciones
accesorias (anticresis, fianza)

 Caución: término genérico que comprende todas las seguridades accesorias


que se dan para la seguridad o garantía de otros derechos

a) reales: hipoteca, prenda, derecho de retención (a este último le falta la


principal característica del derecho real: el derecho de persecución)
b) personales: fianza, cláusula penal, anticresis, solidaridad

 Importancia: aplicación del principio según el cual lo accesorio sigue la


suerte de lo principal, pero lo principal no sigue la suerte de lo accesorio
(arts. 2406 num. 3º, 2457, 2516, 2537 c.c.) excepción al principio:
improrrogabilidad de la fianza, así se prorrogue la obligación principal a la
cual accede

5. Contratos reales, solemnes y consensuales (art. 1500 c.c.)

 Criterio: forma que exige la ley para el perfeccionamiento del negocio,


determinar el tratamiento legal que recibe la forma del contrato, es decir, las
previsiones del legislador en torno a la forma del acto, particularmente en
punto de la formación del negocio. En últimas, se trata de establecer la
presencia o no de formalidades sustanciales

 Clasificación: a) contrato consensual


b) contrato solemne
c) contrato real

 Contrato consensual (regla general): forma libre, los contratantes pueden


escoger la forma para el perfeccionamiento del contrato que más se
acomode a sus necesidades, p. ej., compraventa y permuta de muebles,
arrendamiento, mandato

 Contrato solemne (taxatividad): las partes deben observar la formalidad o


formalidades absolutas y predeterminadas por el legislador (formalidades
sustanciales), de las cuales depende la existencia y eficacia del contrato,
p. ej., compraventa (art. 1857 c.c.) y permuta de inmuebles, contrato de
promesa, hipoteca

- doble solemnidad sustancial: hipoteca (escritura y registro, arts. 2434 y


2435 c.c.), usufructo sobre inmuebles por acto entre vivos (escritura y
registro, art. 826), donación irrevocable de inmuebles (escritura, registro e
insinuación ante notario, arts. 1457 y 1458 c.c.)

 Contratos reales (taxatividad): especie de los actos formales, el contrato se


perfecciona, nace a la vida jurídica, únicamente en virtud de la tradición o de
la simple entrega material del bien objeto del contrato, p. ej., mutuo (2222),
comodato (2200), depósito (2237), anticresis (2460)
- tradición: modo de adquirir el dominio que consiste en la entrega de la cosa
con ánimo recíproco de enajenarla y de adquirirla, p. ej., mutuo (art. 2222
c.c.), en el cual se desplaza la propiedad de la cosa
- entrega simple o material: entrega sin ánimo de transferir la propiedad, p.
ej. comodato, depósito, anticresis (2460, dice “tradición” pero es entrega,
pues no se transfiere la propiedad - 2459)), en los cuales no se transfiere la
propiedad, solo se confiere la tenencia

 Contrato solemne y real: renta vitalicia (art. 2292 c.c.)

 Importancia:
a) determinar en qué momento se perfecciona el contrato y, por ende,
surgen las obligaciones
b) aplicación de las teorías de la inexistencia y la nulidad

6. Contratos de ejecución instantánea y de ejecución sucesiva, periódica, diferida


o escalonada (Ospina Fernández)