Está en la página 1de 97

Residuos

peligrosos y
legislación

Higiene y Medio
Ambiente
Residuos peligrosos y
legislación
En el presente módulo se desarrollarán los conceptos de residuos y, en
particular, de los peligrosos y de los sólidos urbanos, así como el marco legal
y sus operaciones desde la generación hasta la disposición final. Se incluye
manipulación y almacenamiento adecuados de los mismos.

Concepto de residuos peligrosos,


identificación y clasificación
Si bien a nivel hogareño y cotidiano los residuos peligrosos no son
mencionados, conocidos o clasificados, éstos existen en todos los ámbitos y
son más abundantes de lo que se conoce. Por ejemplo, en los hogares se
desechan pilas, baterías, pinturas, pegamentos, aparatos electrónicos,
envases de productos de limpieza, envases de productos de control de
plagas, cartuchos de tinta, entre otros. Todos ellos están presentan alguna o
varias de las características de peligrosidad que permiten clasificarlos
conforme a lo que ha definido al respecto la legislación internacional y
nacional.

También existen espacios pequeños y cotidianos que, sin ser industriales,


son amitos laborales que generan diversos residuos peligrosos. Ejemplo de
ello lo son:

 consultorio odontológico: residuos patógenos u hospitalarios


(categoría de infecciosos), mercurio, plomo, etcétera;

 hospitales y centros médicos;

 veterinarias: residuos patógenos u hospitalarios (categoría de


infecciosos).

Con ello se quiere mostrar que la generación de residuos peligrosos no es


solo relativa a las industrias o a los procesos productivos, sino también de
actividades comerciales y otras cotidianas; es decir que los residuos
peligrosos pueden existir en todos los ámbitos.
Partiendo de esta base, la definición concreta de los residuos peligrosos en
Argentina es la otorgada por la Ley 24.051/921. Esta Ley fue sancionada en
1991 y promulgada de hecho el 8 de enero de 1992, y fue reglamentada a
través del Decreto 831/932 y publicada en 1993.

Esta Ley incluye:

 Capítulo I - Del ámbito de aplicación y disposiciones generales;

 Capítulo II - Del Registro de Generadores y Operadores de Residuos


Peligrosos;

 Capítulo III - Del Manifiesto;

 Capítulo IV - De los Generadores;

 Capítulo V - De los Transportistas de Residuos Peligrosos;

 Capítulo VI - De las Plantas de Tratamiento y Disposición Final;

 Capítulo VII - De las Responsabilidades;

 Capítulo VIII - De las Infracciones y Sanciones;

 Capítulo IX - Régimen Penal;

 Capítulo X - De la Autoridad de Aplicación;

 Capítulo XI - Disposiciones completarías.

En los términos de la Ley 24.051, se define a los residuos peligrosos como:

ARTICULO 2° — Será considerado peligroso, a los efectos de


esta ley, todo residuo que pueda causar daño, directa o
indirectamente, a seres vivos o contaminar el suelo, el agua,
la atmósfera o el ambiente en general.

En particular serán considerados peligrosos los residuos


indicados en el Anexo I o que posean alguna de las
características enumeradas en el Anexo II de esta ley.

Las disposiciones de la presente serán también de


aplicación a aquellos residuos peligrosos que pudieren
constituirse en insumos para otros procesos industriales.

1 Ámbito de aplicación y disposiciones generales. Registro de Generadores y Operadores.


Manifiesto. Generadores. Transportistas. Plantas de Tratamiento y disposición final.
Responsabilidades. Infracciones y sanciones. Régimen penal. Autoridad de Aplicación. Disposiciones
Complementarias. Honorable Congreso de la Nación Argentina. Véase:
http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/0-4999/450/texact.htm
2 Reglamentación de la Ley N° 24.051. Bs. As., 23/4/93. Poder Ejecutivo Nacional.
Quedan excluidos de los alcances de esta ley los residuos
domiciliarios, los radiactivos y los derivados de las
operaciones normales de los buques, los que se regirán por
leyes especiales y convenios internacionales vigentes en la
materia3.

En cuanto a la identificación y clasificación de los mismos, la Ley 24051


expresa que todos los sujetos que generen y/o manipulen residuos
peligrosos deben: envasar los residuos adecuadamente, identificar los
recipientes y su contenido, numerarlos y fecharlos. Aquí se incluye la
cartelera y la información pictográfica similar a la gestión de las sustancias
químicas.

La separación o clasificación de los residuos es la segregación cualitativa,


llevada a cabo en los puntos de generación de los residuos. Esta separación
puede incluir a todos los tipos de residuos, conforme a procedimientos
internos y en respeto de las leyes. Inicialmente, se deben identificar los tipos
de residuos generados. Estos se pueden clasificar según sus características o
según su estado.

Según el estado, se pueden generar residuos del tipo:

 Sólidos;

 Líquidos;

 Emisiones gaseosas.

A su vez, éstos pueden ser:

 Convencionales: los originados en los procesos, actividades de


consumo o servicios en el desarrollo de las actividades humanas que
por su composición, calidad, volumen o peso no presentan
características de peligrosidad definidas en la Ley Nacional N. º
24.051.

 No convencionales-peligrosos: los que pueden causar daño directa o


indirectamente a los seres vivos o contaminar el suelo, el agua, la
atmósfera o el ambiente en general, conforme a las características de
peligrosidad enumeradas en el Anexo II de la misma ley o listados en
el Anexo I de la misma Ley.

 Residuos no convencionales-especiales: aquellos desechos sólidos,


líquidos o gaseosos susceptibles de provocar daños en la salud de las
personas o al medio ambiente, no considerados en la Ley 24051 de

3 Ley 24.051/92. Honorable Congreso de la Nación Argentina.


residuos peligrosos. Pueden ser los radiactivos y los derivados de las
operaciones normales de los buques, los que se rigen por leyes
especiales y convenios internacionales vigentes en la materia.

Los residuos convencionales-no peligrosos pueden separarse según su


desino (reciclado, compostaje, enterramiento sanitario), para lo cual se
define una modalidad de identificación en cada sitio de generación, que
podrá ser identificada para entregar los residuos a cada proveedor de
manera separada. Este proceso se denomina “separación en origen”.

La clasificación de los residuos peligrosos atiende a la segregación de


aquellos residuos que presentan características de peligrosidad según la Ley
24.051 y que específicamente se clasifican en las “Y” definidas en el Anexo I.

Envases
En cada sector donde se generan los residuos peligrosos, se deberá contar
con un envase de disposición de éstos, de manera transitoria. Es decir, que
cada vez que se llene el contendor, se deberá recambiar la bolsa o el
contenedor mismo, colocando uno vacío y almacenando en el depósito
previsto el contenedor o bolsa llena, hasta su carga y retiro por parte del
proveedor correspondiente.

La definición de los envases, contenedores y tipo de bolsas se debe elaborar


conforme a las características del residuo. Se deben considerar las fichas
técnicas de los productos que generen los residuos, para atender a las
características o recomendaciones especiales. Por ejemplo, en el caso de las
baterías de los vehículos, debido a que las mismas contienen ácido sulfúrico
en su interior, no podrán almacenarse en recipientes metálicos.

Identificación
El envase de cada residuo peligroso deberá contener la identificación
correspondiente (tipo de “Y”) y la cartelería según sus características. La
leyenda que debe colocarse tanto en el cesto como en el sector es:

 “RESIDUO PELIGROSO – CATEGORIA Y…”;

 Rombo o etiqueta de seguridad;

 Indicar EPP;

 “Kit de emergencias – anti derrames”;

 Otras indicaciones especiales (prohibido fumar, prohibido transitar,


prohibido ingresar, etc.).

Los pictogramas de identificación utilizados –según se señaló cuando se


desarrolló lo relativo a sustancias peligrosas– pueden ser los propuestos por
la NFPA, por la Unión Europea o por la SGA adoptada por Argentina para
sustancias peligrosas. Recordemos cada caso:

Figura 1: Pictogramas e indicaciones de peligro de la UE

Fuente: Berenguer Subils y Gadea Carrera, s. f., http://goo.gl/XaYV3b

Figura 2: Rombo NFPA

Fuente: Estrucplan Consultora S.A., 2000, http://goo.gl/4koH7m


Figura 3: Pictogramas del SGA, sistema adoptado en Argentina a partir del
2015

Fuente: Superintendencia de Riesgos del Trabajo, s. f., http://goo.gl/PYFbt7

Figura 4: Ejemplo de depósito de residuos peligrosos con cartelera e


identificación

Fuente: almacenamiento.jpg, s. f., http://goo.gl/XYUHUP

Legislación
Para introducir el marco legal de los residuos en Argentina, partiremos por
conocer la estructura del sistema jurídico que se inicia con la Constitución
Nacional. Ésta es la que nos da el marco de organización del Estado y es el
origen de nuestro sistema institucional.
Figura 5: Esquema del marco legal ambiental

Fuente: Elaboración propia.

De acuerdo a la forma de gobierno que establece la Constitución, a saber:


representativa, republicana y federal4, contamos con tres niveles de
gobierno: nación, provincia y municipio.

Las provincias han conservado el poder sobre las materias que no han
delegado al gobierno nacional, como así también dictan sus propias leyes,
crean sus propias instituciones y se rigen por ellas. Las provincias no han
delegado prácticamente nada en cuanto a la regulación de los problemas
ambientales.

En este marco, los artículos de interés que se analizan desde la Constitución


son:

 Primera parte, capítulo II sobre nuevos derechos y garantías: arts. 41,


42 y 43.

 Segunda parte: atribuye las funciones de los tres poderes y distribuye


las competencias entre el gobierno federal y las provincias.

En la reforma del año 1994, la Constitución incorporó los conceptos de


medio ambiente, derechos y obligaciones; a saber:

Art. 41.- Todos los habitantes gozan el derecho a un ambiente


sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que
las actividades productivas satisfagan las necesidades

4 Art.
1, Ley N. ° 24.430: Constitución de la Nación Argentina, sancionada el 15 de diciembre de 1994
y promulgada el 3 de enero de 1995. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
presentes sin comprometer las de las generaciones futuras y
tienen el deber de preservarlo.

El daño ambiental generará la obligación de recomponer,


según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la
protección de este derecho, a la utilización racional de los
recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y
cultural, y de la diversidad biológica, y a la información y
educación ambientales. Corresponde a la nación dictar los
presupuestos mínimos de protección, y a las provincias las
necesarias para complementarlas, sin que aquellas alteren las
jurisdicciones locales. Se prohíbe el ingreso al territorio
nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos y los
radioactivos.

Art. 43.- Toda persona puede interponer acción expedita y


rápida de amparo, siempre que no exista otro medio judicial
más idóneo, contra un acto u omisión de las autoridades
públicas o de particulares, que en forma actual o inminente
lesione, restrinja, altere o amenace, con arbitrariedad o
ilegalidad manifiesta, derechos y garantías reconocidos por
esta constitución, un tratado o una ley. En el caso el juez
podrá declarar la inconstitucionalidad de la norma en que se
funde el acto u omisión lesiva.

Podrán interponer esta acción en contra de cualquier


forma de discriminación y en lo relativo a derechos que
protegen el ambiente, a la competencia, al usuario y al
consumidor, así como los derechos de incidencia colectiva en
general, al afectado, el defensor del pueblo y las asociaciones
que propendas a esos fines, registradas conforme ley, la que
determinará los requisitos y formas de su organización.

Art. 124.- Las provincias podrán crear regiones para el


desarrollo económico-social y establecer órganos con
facultades para el cumplimiento de sus fines y podrán
también celebrar convenios internacionales en tanto no sean
incompatibles con la política exterior de la Nación y no
afecten las facultades delegadas al Gobierno Federal o el
crédito público de la Nación, con conocimiento del Congreso
Nacional. La ciudad de Buenos Aires tendrá el régimen que se
establezca a tal efecto.
Corresponde a las provincias el dominio originario de los
recursos naturales existentes en su territorio5.

En cuanto a la Constitución de la provincia de Córdoba, en sus reformas de


1987 y 2001, incorpora los principales aspectos ambientales:

 En las Declaraciones de derechos y garantías:

o Derecho a un ambiente sano;

o Deber de preservarlo, evitar la contaminación.

 Políticas especiales del Estado sobre: deber del estado: protección y


preservación;

 Capítulo especial sobre: ecología, medio ambiente, calidad de vida;

 Nuevas figuras: defensor del pueblo, incorporación del amparo en


temas ambientales;

 Obligaciones del Poder Legislativo;

 Atribuciones y competencias de los municipios6.

Partiendo de esta base, en Argentina se cuentan con leyes nacionales,


provinciales y municipales de regulación de los residuos.

La legislación nacional, marco de residuos existente en Argentina, incluye:

 Ley 25.916: Presupuestos mínimos de protección ambiental para la


gestión integral de residuos domiciliarios7;

 Ley 25.612: Gestión integral de residuos industriales y de actividades


de servicios8;

 Ley 24.051: Gestión de Residuos Peligrosos9;

5 Art.1, Ley N. º 24.430: Constitución de la Nación Argentina, sancionada el 15 de diciembre de 1994


y promulgada el 3 de enero de 1995. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
6 Constitución de la provincia de Córdoba, Cba. 26 de abril de 1987, reformada el 14 de setiembre de

2001. B.O.: 14 de setiembre de 2001. Gobierno de la provincia de Córdoba.


7 Gestión de residuos domiciliarios. Sancionada el 4 de agosto de 2004; promulgada parcialmente: 3

de septiembre de 2004. Honorable Congreso de la Nación Argentina.


8 Gestión integral de residuos industriales y de actividades de servicios. Sancionada el 3 de julio de

2002; promulgada parcialmente el 25 de Julio de 2002. Honorable Congreso de la Nación Argentina.


9 Residuos peligrosos. Sancionada el 17 de diciembre de 1991; promulgada de hecho el 8 de enero

de 1992. Honorable Congreso de la Nación Argentina.


 Ley 25.018: Régimen de gestión de residuos radiactivos10.

Cada provincia además cuenta con su marco en adhesión a esta legislación


y/o con sus particularidades.

Particularmente, a nivel nacional, el marco de los residuos peligrosos –como


se ha listado– es a través de la Ley 24.051, la cual a su vez ha sido
complementada y/o modificada por las siguientes normas nacionales:

Figura 6: Normativa modificatoria o complementaria de la Ley 24051

Fuente: Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, s.f.,


http://goo.gl/ab7GZ1

Esta ley otorga los conceptos y claves de la gestión de los residuos


peligrosos, y en sus anexos, que definen claramente cuando considerar un
residuo como peligroso, y las operaciones de eliminación permitidas en
nuestro país.

Esta ley nacional fue sancionada el 17 de diciembre de 1991, promulgada de


hecho el 8 de enero de 1992, reglamentada a través del Decreto 831/9311
del 23 de abril de 1993 y publicada el 3 de mayo de 1993.

10 Régimen de gestión de residuos radiactivos. Sancionada el 23 de septiembre de 1998; promulgada


el 19 de octubre de 1998. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
11 Reglamentación de la Ley N° 24.051. Bs. As., 23/4/93. Poder Ejecutivo Nacional.
La ley incluye:

 Capítulo I - Del ámbito de aplicación y disposiciones generales;

 Capítulo II - Del Registro de Generadores y Operadores de Residuos


Peligrosos;

 Capítulo III - Del Manifiesto;

 Capítulo IV - De los Generadores;

 Capítulo V - De los Transportistas de Residuos Peligrosos;

 Capítulo VI - De las Plantas de Tratamiento y Disposición Final;

 Capítulo VII - De las Responsabilidades;

 Capítulo VIII - De las Infracciones y Sanciones;

 Capítulo IX - Régimen Penal;

 Capítulo X - De la Autoridad de Aplicación;

 Capítulo XI - Disposiciones completarías 12.

Los capítulos de la Ley 24.051 que son tema de análisis y estudio son del I al
VII y el capítulo XI; además, parcialmente, nos competen los capítulos VIII y
X. En cuanto al Decreto 831/93, se considerará especialmente el artículo 14
y el anexo 4.

Las corrientes de desechos Y, conforme al Anexo I de la Ley 24.051, se


dividen en dos clases:

 Categorías sometidas a control: Y01 a Y18;

 Por constituyente: Y19 a Y4813.

12 Residuospeligrosos. Sancionada el 17 de diciembre de 1991; promulgada de hecho el 8 de enero


de 1992. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
13 Nota: Véase listado completo en el Anexo N. º 1 de la Ley 24051:

http://www.ambiente.gov.ar/?aplicacion=normativa&IdNorma=147&IdSeccion=0
Las características de peligrosidad “H” se encuentran listadas en el Anexo nº 2, véase listado
completo en el Anexo N. º 2 de la Ley 24051:
http://www.ambiente.gov.ar/?aplicacion=normativa&IdNorma=147&IdSeccion=0
Figura 7: Anexo III de la Ley 24051: operaciones de eliminación

Fuente: Elaboración propia.

La lista completa se encuentra en el Anexo Nº 3 de la Ley 24051:

Estas se dividen en 2 tipos14:

A) Operaciones que no pueden conducir a la recuperación de


recursos, el reciclado, la regeneración, la reutilización directa
u otros usos.

La sección A abarca 15 operaciones de eliminación que se


realizan en la práctica, como ser Depósito dentro o sobre la
tierra (por ejemplo, rellenos, etcétera), Tratamiento de la
tierra (por ejemplo, biodegradación de desperdicios líquidos
o fangosos en suelos, etcétera), etc.

B) La Sección B abarca 13 operaciones que pueden


conducir a la recuperación de recursos, el reciclado, la
regeneración, reutilización directa y otros usos. Son todas las
operaciones con respecto a materiales que son considerados
o definidos jurídicamente como desechos peligrosos y que de
otro modo habrían sido destinados a una de las operaciones
indicadas en la sección A, por ejemplo la utilización como
combustible (que no sea en la incineración directa) u otros

14Véase listado completo en el Anexo N. º 3 de la Ley 24051:


http://www.ambiente.gov.ar/?aplicacion=normativa&IdNorma=147&IdSeccion=0
medios de generar energía, la recuperación o regeneración
de disolventes, etc.

Como ya señalamos, la Ley N. º 24.051 de Residuos Peligrosos fue


reglamentada a través del Decreto 831/93 en el año 1993. En este decreto
se analizan y amplían los artículos de la Ley 24.051 y se dan pautas y normas
técnicas. El Decreto 831/93 contiene además los siguientes ítems:

Registros mínimos para incineración;

Estudio de impacto ambiental;

Anexo I – Glosario;

Anexo 1 bis – Clasificación de cuerpos receptores;

Anexo II – Tablas del 1 al 8 Niveles Guías de Calidad de Agua;

 Tabla 9. Niveles Guía de Calidad de Suelos.

 Tabla 10. Niveles Guía de Calidad de Aire.

 Tabla 11. Estándares de Emisiones Gaseosas.

Anexo III – Lineamientos para la fijación de estándares de calidad de agua


para constituyentes peligrosos.

Anexo IV – Identificación de un residuo como peligroso15.

En la provincia de Córdoba, el marco de regulación general es el siguiente:

Ley Provincial 8.973 de adhesión a la Ley 24.051, año 200216.

Decreto 2149/03 reglamentario de la Ley 8.97317.

Resolución 184/04: apertura del Registro y aprobación de los formularios18.

En este marco provincial, existen solo algunas modificaciones o agregados a


la ley nacional, por ejemplo: el artículo 5 del Decreto 2149 (agrega al art. 5
de la Ley 24051).

El Certificado Ambiental emitido por la Secretaría de Ambiente de Córdoba,


en el caso de esta provincia, acredita la manipulación, transporte,
tratamiento y disposición final.

15 Reglamentación de la Ley N° 24.051. Bs. As., 23/4/93. Poder Ejecutivo Nacional.


16 Ley 8973/01, Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Córdoba, Adhesión de la provincia
de Córdoba a la Ley Nacional 24051.
17 Decreto 2149/03, Gobierno de la Provincia de Córdoba, reglamentación de la Ley provincial

8973/01.
18 Resolución 184/04 Secretaria de Ambiente de Córdoba, apertura del Registro y aprobación de los

formularios.
Cualquier modificación en el proceso industrial o actividad generadora de
residuos peligrosos debe ser informada (conforme al Dec. 2131/0019).

El artículo 9 del Decreto 2149 regula el contenido del manifiesto y la


definición de generador.

Categorías de generadores:

Categoría I: generadores inferiores a 2000 Kg/año;

Categoría II: generadores inferiores a 8000 kg/año;

Categoría III: generadores de más de 8000 kg/año;

Categoría I especial: incluye generadores en las categorías Y01, Y02, Y03,


Y08, Y09 e Y16 con volúmenes inferiores a 500 Kg / L / M3 al año.

De manera general se menciona que Córdoba ha sido pionera en materia


legal ambiental; en este sentido, desde la ley marco del año 1985 hasta la
nueva Ley de Política Ambiental de Córdoba N. º 10.208, del año 2014, lo
exponen. A continuación, una breve síntesis para enmarcar esta situación:

La Ley N° 7343/85 estableció los principios rectores para la preservación,


conservación, defensa y mejoramiento del ambiente20.

El Decreto 2131/00 de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) es uno de los


primeros en el país en instrumentar de manera obligatoria el Estudio de
Impacto Ambiental.

Córdoba ha sido la primera provincia en contar con una Policía Ambiental, a


través de la ley N° 10.115/1221 y la primera en cumplir con el artículo 41 de
la C.N. a través de la nueva Ley 10.208/14 de Política Ambiental Provincial22.

19 Decreto 2131/00, Gobernador de la Provincia de Córdoba, reglamenta el capítulo IX del impacto


ambiental de la Ley 7343 de Ambiente de Córdoba.
20 Ley N. ° 7343/85, Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Córdoba, Principios Rectores

para la Preservación, Conservación, Defensa Y Mejoramiento del Ambiente.


21 Ley N° 10.115/12, Legislatura de la Provincia de Córdoba, Creación de la Dirección de Policía

Ambiental, dependiente del Ministerio de Agua, Ambiente y Energía de la Provincia.


22 Ley N° 10.208/14, Legislatura de la Provincia de Córdoba, Ley de Política Ambiental de Córdoba.
Figura 8: Estructura de la Ley 10208/14

Fuente: Ley 10208/14. Legislatura de la provincia de Córdoba.

En cuanto a la Municipalidad de Córdoba, los residuos están regulados por


la siguiente legislación:

Ordenanza 9612/9623.

Decreto 144 E/9924.

23 Ordenanza 9612/96, Concejo Deliberante de la Ciudad de Córdoba, Normativa sobre Residuos.


24 Decreto 144 E/99, Intendente de la Ciudad de Córdoba, reglamenta la ordenanza 9612/96.
Almacenamiento,
manipulación y
compatibilidad de
residuos peligrosos

Higiene y Medio
Ambiente
Almacenamiento, manipulación y
compatibilidad de residuos peligrosos
En todas las etapas de transito del residuo peligroso, desde el sitio que se
genera hasta su transporte, tratamiento y disposición final, deben
considerarse medidas preventivas y de contingencia para los casos de
emergencias.

Las recomendaciones generales para cada etapa son las siguientes:

Almacenamiento
En cualquier actividad que genere residuos peligrosos, se debe prever un
lugar de almacenamiento que puede ser in situ o en depósito transitorio
(hasta que es retirado por el transportista autorizado).

Un ejemplo del almacenamiento in situ es el almacenamiento de los residuos


generados en el sector de fosas de cambio de aceite y filtro de un taller
mecánico para vehículos (se depositan en cesto adecuado en el sector, hasta
que el mismo se llena).

Siguiendo con el ejemplo, pero para el caso del almacenamiento transitorio,


será el sitio destinado a almacenar los contenedores llenos de residuos (en
este caso, restos de aceites y trapos contaminados con los mismos), hasta el
retiro por parte del transportista autorizado.

De manera general, para el almacenamiento de los residuos generados, se


deberá establecer un espacio para cada tipo según la clasificación “Y” de la
norma 24.051, donde:

 Se colocan uno o varios cestos o contenedores del tamaño suficiente,


acorde al tipo y volumen de residuo generado. El material del cesto
contenedor se define conforme al tipo de residuo, corroborado con la
ficha técnica del producto (p. ej.: para baterías usadas o restos de
ácido sulfúrico de derrame de baterías, no se deben utilizar
contenedores de metal).

 El sector definido debe estar bajo techo y no permitir el acceso de


personal ajeno.

 Se rotula el cesto con el nombre del residuo y la categoría de “Y”


correspondiente, según la Ley 24051 (p. ej., los aceites hidrocarburos
“Y08”).

 Se delimita el sector donde se encuentre el o los contenedores, ya sea


con barrera física o con pintura. Si el residuo es líquido o semisólido,
se deberá contar con bateas de contención al 110 % del contenido
almacenado (pudiendo ser de material, de metal o plásticas según el
tipo de residuo).
Figura 9: Bateas de contención

Fuente: Elaboración propia.

 Se deben colocar “kits anti derrames y de emergencias” en todos los


sectores donde se almacenen residuos peligrosos. Normalmente, la
conformación de los mismos se realiza según la información de las
fichas técnicas de los productos que han originado los residuos (p. ej.:
aceites hidráulicos).

Los kits pueden contener:

 Material absorbente: paños, tierra diatomea, arena, etcétera;

 Elementos de recolección: pala, escoba, bolsas especiales, etcétera;

 Elementos de protección personal (EPP): guantes, delantal,


protectores oculares, etcétera;

 Elementos de delimitación del sector de ocurrencia: cinta, conos,


barreras;

Figura 10: Ejemplo conformación de kit antiderrame

Fuente: Adam Marine Equipment, s.f., http://goo.gl/dr4LmX


En algunos depósitos además se requiere:

 Duchas y lava-ojos de emergencias.

 Tipo y cantidad de mata fuegos;

 Instalaciones eléctricas adecuadas para el caso de incendios,


ventilación y puesta a tierra, etcétera;

 Cartelería: principalmente indicando “nombre y categoría “Y” del


residuo”, “Kit anti derrame”, “Matafuegos” y otra información
específica relacionada con la prevención de emergencias, como
“prohibido usar celular”, “prohibido fumar”, así como las etiquetas o
etiquetas CRETIB (corrosivo, reactivo, explosivo, tóxico, inflamable y
biológico-infeccioso) correspondientes, etcétera.

Además, los depósitos transitorios que retienen residuos durante un tiempo


determinado hasta ser retirados por el transportista deben prever un área
de pesaje (balanza) en el caso que fuera necesario.

En relación a las características constructivas de los depósitos de residuos


peligrosos, se debe analizar la necesidad de contar con:

 Muros separadores entre los tipos de residuos, para la creación de


diferentes boxes de almacenamiento. Las características de los
mismos se definen particularmente (ancho, tipo de pintura, altura,
etc.).

 Pisos y paredes interiores: según los tipos de residuos almacenados.


Normalmente, para los tipos inflamables, como son los
hidrocarburos, se definen de materiales incombustibles,
preferentemente pintura epoxi. Es conveniente que la terminación
superficial sea fácilmente lavable. Por seguridad y medidas de
sanidad, los depósitos cuentan con zócalo sanitario (10 cm libres).

 Sistemas de contención de líquidos: el depósito puede diseñarse con


sistema de recolección en piso, o colocarse sistemas de contención
superficial (batea de mampostería) o externos por box (p. ej.: bateas
plásticas). Si se realiza sobre el piso, se puede colocar una rejilla
colectora por box, con pendiente en el piso, para que en caso de
derrame, se descarguen en las rejillas, las cuales deberán descargar
en una cámara recolectora. Es importante verificar siempre las
condiciones de la cámara o batea, ya que siempre deben contar con
capacidad disponible para contener el 110 % del volumen
almacenado.

 Techo para evitar la exposición de los residuos a las condiciones


atmosféricas (lluvia, sol). Además, debe tener muy buena aislación
para evitar el recalentamiento del mismo. Se deben colocar
extractores eólicos u otros sistemas para favorecer la circulación del
aire.

 Ventilación: según las características del depósito, se deberán prever


sistemas de ventilación en paredes, además del techo, que permitan
una buena aireación natural.

Compatibilidad
Los residuos deben almacenarse según el tipo y sus compatibilidades. El tipo
de residuos hace referencia a la caracterización prevista en la Ley 24.05125
(categoría “Y”) y a su condición física. Así es como se definen espacios
separados para cada uno, recipientes de contención, identificación
correspondiente, etcétera, según sus características.

Conforme a la Res. 592/00 de la OPDS (Organismo Provincial de Desarrollo


Sustentable de la Provincia de Buenos Aires), Decreto Reglamentario N. º
806/97, los residuos especiales que fueren almacenados o acumulados para
su posterior uso como insumos seguirán siendo considerados como residuos
peligrosos hasta tanto el destinatario los adquiera realmente. El período
máximo de almacenamiento es de 1 año. Todo ello se acuerda con la
autoridad de aplicación.

La clasificación según la compatibilidad, deberá considerar las reacciones


entre residuos que pueden causar algún tipo de peligro (calor, fuego,
explosión, humos, gases tóxicos o inflamables, disolución de sustancias
tóxicas o reacciones violentas), previo a definir los sitios o boxes para el
almacenamiento o transporte.

En la siguiente figura se presenta, en forma esquemática, un cuadro de


incompatibilidades de residuos basado en la identificación de peligrosidad
de la Unión Europea (en cuanto a las características CRETIB –corrosivo,
reactivo, explosivo, tóxico, inflamable y biológico-infeccioso–).

25Residuos peligrosos. Sancionada el 17 de diciembre de 1991; promulgada de hecho el 8 de enero


de 1992. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
Figura 11: Incompatibilidades entre residuos (UE)

Fuente: Tortosa, s. f., http://goo.gl/RGCPN1

Manipulación
Las operaciones realizadas con residuos peligrosos van desde su generación
en el lugar de origen, hasta acciones de trasvase, transporte interno y
externo, almacenamiento en depósito transitorio, así como su gestión para
el tratamiento y disposición final. Todas ellas deben ser controladas para
prevenir emergencias ambientales y proteger la salud de las personas que
están expuestas directa o indirectamente.

Las recomendaciones generales para la prevención de incidentes son las


siguientes:

 Etiquetado correspondiente sobre cada contenedor de residuo;

 Contar en cada sector con las fichas de seguridad;

 Capacitación del personal expuesto;

 El personal debe contar con los EPP adecuados;

 Mover los residuos en condiciones adecuadas de seguridad (envases


cerrados, bien sujetos, etcétera).

 Definir una ruta de circulación del residuo (preferentemente


impermeabilizada).
Gestión y disposición
de residuos
peligrosos

Higiene y Medio
Ambiente
Gestión y disposición de residuos peligrosos

Gestión: generador, transportista,


operador
Habiendo conocido ya las características de los residuos peligrosos, se
abordarán ahora las herramientas de gestión de los mismos.

Una de las herramientas más prácticas es establecer la gestión de los


residuos en el marco de un sistema de gestión ambiental. Los SGA
normalmente están certificados en el marco de la Norma ISO 14001.

En este marco, se debe comprender que los residuos son considerados


aspectos ambientales de las actividades desarrolladas, que pueden generar
impactos al ambiente y la salud, por ende, deben gestionarse. Esta gestión
implica analizar y definir medidas preventivas basadas principalmente en
cuatro objetivos:

1) Reducir los riesgos ambientales;

2) Minimizar la generación de residuos peligrosos;

3) Reducir la peligrosidad;

4) Mejorar continuamente en las diferentes etapas.

Es importante resaltar que la gestión ambiental de los residuos presenta


jerarquías basadas en el concepto general del desarrollo sustentable:

Figura 12: Jerarquías de la gestión de residuos

Fuente: Jerarquia residuos. https://celtaiamadrid.files.wordpress.com/2014/04/03-


jerarquiaresiduos.png
En el marco de la legislación nacional, específicamente la Ley 24.051 de
Residuos Peligrosos en su artículo 1 define las etapas de los residuos
peligrosos:

ARTICULO 1° — La generación, manipulación, transporte,


tratamiento y disposición final de residuos peligrosos
quedarán sujetos a las disposiciones de la presente ley,
cuando se tratare de residuos generados o ubicados en
lugares sometidos a jurisdicción nacional o, aunque ubicados
en territorio de una provincia estuvieren destinados al
transporte fuera de ella, o cuando, a criterio de la autoridad
de aplicación, dichos residuos pudieren afectar a las personas
o el ambiente más allá de la frontera de la provincia en que
se hubiesen generado, o cuando las medidas higiénicas o de
seguridad que a su respecto fuere conveniente disponer,
tuvieren una repercusión económica sensible tal, que tornare
aconsejable uniformarlas en todo el territorio de la Nación, a
fin de garantizar la efectiva competencia de las empresas que
debieran soportar la carga de dichas medidas26.

En esta norma se define que el generador es responsable de su residuo en


sus instalaciones hasta su disposición final (motivo por el cual debe
asegurarse de contar con el certificado otorgado por el operador):

Figura 13: Cadena de responsabilidades de los residuos peligrosos

Fuente: Elaboración propia

26Residuos peligrosos. Sancionada el 17 de diciembre de 1991; promulgada de hecho el 8 de enero


de 1992. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
Generador: es “...toda persona física o jurídica que, como resultado de sus
actos o de cualquier proceso, operación o actividad, produzca residuos
calificados como peligrosos...”27. Otra definición nos dice que es toda
“persona física o jurídica cuya acción o proceso lo hace pasible de estar
sometido a la Ley Nº 24.051, ya sea porque los residuos que genera están
comprendidos en la identificación de residuos peligrosos o bien por la
cantidad generada”28.

Transportistas: son “...personas físicas o jurídicas responsables del


transporte de residuos peligrosos…”29.

Operador: “es la persona responsable por la operación completa de una


instalación o planta para el tratamiento y/o disposición final de residuos
peligrosos”30. “En particular es el responsable de todas aquellas
instalaciones en las que se realicen las operaciones indicadas en el Anexo III,
Operaciones de Eliminación”31.

Sujetos particulares:

Generador eventual: es “...toda persona física o jurídica que,


como resultado de sus actos o de cualquier proceso,
operación o actividad, produjera residuos calificados como
peligrosos...en forma eventual, no programada o
accidental...” (artículo 14, Decreto reglamentario 831/93).

Generador / Operador: "...se da en aquellos casos en que


el generador realiza el tratamiento y/o disposición final de
sus residuos peligrosos” (artículo 33 Decreto reglamentario
Nº 831/93, donde se los menciona como “Generadores que
realizan tratamientos”). El manejo de los residuos peligrosos
ocurre en el establecimiento del generador.

Operador / Generador: “Las plantas de tratamiento y


disposición final son consideradas generadores” a los efectos
del cálculo de la Tasa artículo 16 Decreto reglamentario Nº
831/93). Es toda persona física o jurídica que al llevar a cabo

27 Art. 14, Ley Nº 24.051: Residuos peligrosos. Sancionada el 17 de diciembre de 1991; promulgada
de hecho el 8 de enero de 1992. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
28 Glosario, Anexo I a) del Decreto reglamentario N. º 831/93: Reglamentación de la Ley N° 24.051,

Bs. As., 23/4/93.


29 Art. 23, Ley Nº 24.051: Residuos peligrosos. Sancionada el 17 de diciembre de 1991; promulgada

de hecho el 8 de enero de 1992. Honorable Congreso de la Nación Argentina.


30 Glosario, Anexo I a) del Decreto reglamentario 831/93: Reglamentación de la Ley N° 24.051, Bs.

As., 23/4/93.
31 Art. 33, Ley Nº 24.051: Residuos peligrosos. Sancionada el 17 de diciembre de 1991; promulgada

de hecho el 8 de enero de 1992. Honorable Congreso de la Nación Argentina.


actividades de operación de residuos peligrosos genera
residuos peligrosos.

Operador que realiza actividades de almacenamiento:


toda persona física o jurídica que lleva a cabo operaciones
de… a) almacenamiento previo a cualquier operación
indicada en la Sección A “Operaciones de Eliminación”, ítem
D15, y/o b) acumulación de materiales destinados a
cualquiera de las operaciones de recuperación de recurso,
reciclado, regeneración, reutilización directa y otros usos
indicados en la Sección B, ítem R13… ambos ítems
correspondientes al Anexo III de la ley N° 24.051. Mediante la
Resolución ex SECRETARÍA DE RECURSOS NATURALES Y
AMBIENTE HUMANO (SRNyAH) Nº 123/95 se agrega al ítem
24 “Operador” del Anexo I a) Glosario del Decreto
reglamentario Nº 831/93, la siguiente definición: “es también
operador el que cumple con las operaciones de
almacenamiento previo a cualquier operación indicada en la
Sección A de eliminaciones (D - 15) y/o recuperación en la
Sección B (R - 13) ambas del Anexo III de la ley N° 24.051”.

Operador con Equipo Transportable: “...se consideran


Operadores con equipos transportables a aquellos cuya
tecnología y equipamiento les permitan instalarse en el
predio del Generador, por un tiempo determinado, a los fines
del tratamiento `in situ` de los residuos peligrosos”
(Resolución ex SECRETARÍA DE RECURSOS NATURALES Y
DESARROLLO SUSTENTABLE (SRNyDS) Nº 185/99).

Operador - Exportador de Residuos Peligrosos: “...toda


persona física o jurídica que, sin perjuicio de la realización de
las actividades enumeradas en el artículo 1 de la Ley N°
24.051, gestione, coordine u organice operaciones de
exportación de desechos peligrosos” (Resolución ex SRNyAH
Nº 184/95 dictada en el marco de la Ley Nº 23.922 por la que
se aprueba el texto del Convenio de Basilea sobre El Control
de los Movimientos Transfronterizos de Desechos Peligrosos
y su Eliminación, entre otros desechos. Deberá ser inscripto
en calidad de Operador en el REGISTRO NACIONAL DE
GENERADORES Y OPERADORES DE RESIDUOS PELIGROSOS en
los términos de la Ley N° 24.051, con las responsabilidades y
alcances que establece la misma y sus normas
complementarias. (Amusquibar, s. f., pp. 13-14)
Responsabilidades:

1) Generador – obligaciones:

“Inscripción en el Registro

Presentar una Declaración Jurada Anual

Disminuir cantidad de residuos generados

Separar y no mezclar los residuos que sean incompatibles

Envasar los residuos, identificando los recipientes y su


contenido

Entregar los residuos no tratados a los transportistas


autorizados con indicación del destino” (Bonaveri, s. f., p. 18)

2) Transportista – obligaciones:

“Inscripción en el Registro

Contar con póliza de seguro o garantía suficiente para cubrir


eventuales daños

Entregar residuos en los lugares autorizados por el generador


en el manifiesto” (Bonaveri, s. f., p. 19)

El transportista NO debe:

“Mezclar residuos peligrosos con otros que no lo son

Mezclar y transportar residuos incompatibles

Almacenar residuos por más de diez días

Transportar, transferir o entregar residuos con embalajes


deficientes” (Bonaveri, s. f., p. 19)

3) El operador - obligaciones:

“Inscripción el Registro, presentando una Declaración Jurada


con los requisitos establecidos en el artículo 34 de la Ley

Llevar un Registro de Operaciones Permanente

Pago de la Tasa de Evaluación y Fiscalización” (Bonaveri, s. f.,


p. 20).

Todos los actores mencionados deberán inscribirse en el Registro de


Residuos Peligrosos nacional y/o provincial, dependiendo del destino final
de sus residuos (proveedor en la misma u otra provincia). Esta autoridad de
aplicación evaluará las condiciones e información presentada y, en el caso
de su aprobación, otorgará un certificado ambiental cuya renovación será
anual.

Figura 14: Certificado Ambiental Anual

Fuente: Resolución 634/2005. http://goo.gl/5Ai5ay

Considerando que cada responsable requiere contar con una autorización


del ente de aplicación, ninguno de ellos podrá trabajar con alguno que no
esté registrado ni cuente con un certificado ambiental. Esto es así porque el
sistema del registro prevé la circulación de un documento denominado
“manifiesto”, que será firmado por cada actor interviniente (se inicia con
cinco copias, como se verá más adelante).
¿Qué es el manifiesto?

El "Manifiesto" es el documento que acompaña el traslado, tratamiento y


cualquier otra operación relacionada con residuos peligrosos.

Figura 15: Ejemplo Manifiesto Nacional

Fuente: Bonaveri, s. f., p. 15.

En cuanto a las responsabilidades, conforme a la ley mencionada, pueden


ser subjetivas y objetivas. Las primeras corresponden a asignar “culpa” a las
personas o empresas que realizaran la acción o conducta sancionable. En la
responsabilidad objetiva, en cambio, se atribuye culpa a una persona, pero
se entiende que no intervino su voluntad. Cuando existe una
responsabilidad subjetiva, el sujeto que provocó la acción sancionable
podría ser penado, a diferencia de cuando existe una responsabilidad
objetiva, en la cual se lo podrá eximir. Debido a ello es importante siempre
cumplir la legislación, ya que en caso de que ocurriera un incidente, se podría
demostrar que fue emergencia.

Para el caso de los incumplimientos, la legislación prevé:

 Sanciones administrativas (apercibimientos, multas, suspensión o


cancelación del registro);

 Sanciones penales: se basan en el artículo 200 del Código Penal


(prisión).

Operaciones de disposición
En el artículo 33 de la Ley N. º 24.051 se define que:

Plantas de tratamiento son aquellas en las que se modifican


las características física, la composición química o la actividad
biológica de cualquier residuo peligroso, de modo tal que se
eliminen sus propiedades nocivas, o se recupere energía y/o
recursos materiales, o se obtenga un residuo menos
peligroso, o se lo haga susceptible de recuperación, o más
seguro para su transporte o disposición final.

Son plantas de disposición final los lugares especialmente


acondicionados para el depósito permanente de residuos
peligrosos en condiciones exigibles de seguridad ambiental.

En particular quedan comprendidas en este artículo todas


aquellas instalaciones en las que se realicen las operaciones
indicadas en el Anexo III.

ANEXO III: Operaciones de eliminación32.

32Léase el Anexo III de la Ley 24051:


http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/0-4999/450/texact.htm)
A) Operaciones que no pueden conducir a la recuperación
de recursos, el reciclado, la regeneración, la reutilización
directa u otros usos.

La sección A abarca las operaciones de eliminación que se


realizan en la práctica. Como se ha mencionado
anteriormente, son 15 operaciones propuestas por este
anexo.

B) Operaciones que pueden conducir a la recuperación de


recursos, el reciclado, la regeneración, reutilización directa y
otros usos.

La sección B comprende todas las operaciones con


respecto a materiales que son considerados o definidos
jurídicamente como desechos peligrosos y que de otro modo
habrían sido destinados a una de las operaciones indicadas
en la sección A 33 .

Allí se diferencia el tratamiento de los residuos peligrosos, de la “disposición


final”, la cual es la última en la escala de la jerárquica, ya que implica
contener de manera segura el residuo, inutilizando espacio y el material
mismo, bajo condiciones controladas.

Si bien la disposición final la aplica un operador autorizado, conforme a las


operaciones mencionadas en el Anexo III de la ley en cuestión, la
responsabilidad de la gestión del residuo corresponde al generador hasta
tanto éste cuente con un certificado de disposición final otorgado por el
operador.

Para todas las etapas mencionadas, se deben considerar medidas de gestión


vinculadas con las actividades operativas (manipulación), las condiciones de
las instalaciones, las formas y medios de almacenamiento y los elementos
de protección personal y prevención de emergencias.

Se resalta que son las empresas autorizadas para las operaciones de


disposición final las encargadas de otorgar a los generadores los
“certificados de disposición final”.

33 Art.
33 y Anexo III de Ley Nº 24.051: Residuos peligrosos. Sancionada el 17 de diciembre de 1991;
promulgada de hecho el 8 de enero de 1992. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
Figura 16: Certificado de tratamiento de residuos

Fuente: OPDS_Certificado_Tratamiento_Residuos.jpg, s. f., http://goo.gl/UDbgzS

Residuos patógenos
A través de la Ordenanza 9612/9734 de la ciudad de Córdoba, los residuos
patógenos son calcificados según el siguiente artículo:

Artículo 9 – A los fines de su separación los residuos


patógenos se clasifican en:

1. RESIDUOS PATÓGENOS TIPO A: deberán considerarse


como tales los residuos generados en un establecimiento
asistencial provenientes de tareas de administración o
limpieza general., depósitos, talleres de la preparación de
alimentos, embalajes y cenizas.

2. RESIDUOS PATÓGENOS TIPO B: son aquellos elementos


materiales en los distintos estados de agregación que
presentan características de toxicidad o actividad biológica
que puedan afectar efectiva o potencialmente, directa o
indirectamente a los seres vivos o causar contaminación del
suelo, agua o atmósfera. Se considerarán residuos de este
tipo:

a) Residuos provenientes de cultivos de laboratorio.

34Deroga las Ordenanzas N. º 7444 y 9227 y sus Decretos Reglamentarios Reglamentada por el Dec.
N. º 144-E-99.
b) Restos de sangre y de sus derivados.

c) Residuos orgánicos provenientes de partos y quirófanos.

d) Restos de animales producto de la investigación médica.

e) Piezas dentales y remanentes de origen odontológico.

f) De necropsias, morgue y restos de animales de


experimentación y sus excrementos.

g) Algodones, gasas, vendas, ampollas, jeringas, objetos


cortantes o punzantes, materiales descartables, elementos
impregnados con sangre u otras sustancias putrescibles que
no se esterilizan.

h) Restos alimenticios de enfermos infectocontagiosos.

i) Agentes quimioterápicos, residuos farmacéuticos.

j) Todo otro residuo de características similares o afines.

3. RESIDUOS PATÓGENOS TIPO C: son los residuos activos


biológicamente contaminados con radiaciones provenientes
de Radiología y Radioterapia.

En la sección sexta, capítulo II de la mencionada ordenanza se describen las


condiciones particulares para los residuos patógenos.

Recipientes y Almacenamiento:

Artículo 36 - En cada punto de generación deberá


recolectarse los residuos en recipientes con las características
apropiadas:

1) Para la disposición en los lugares de trabajo se contará


con recipientes estacionarios o móviles con capacidades de
10 a 50 lts. forrados interiormente con bolsas de polietileno
impermeables opacas resistentes y de color rojo de 120
micrones de espesor mínimo que contendrán a los residuos
patógenos tipo B.

2) Las bolsas se sellarán una vez completas, con precintos


plásticos, prohibiéndose la apertura de los mismos. Llevará
inscripto a 30 cm. de la base, en color negro, el número de
registro del
GENERADOR ante la SUB- SECRETARIA DEL AMBIENTE,
repetido por lo menos (4) veces en su perímetro con letra de
tamaño no inferior a los 3 centímetros.

3) Para la disposición de punzocortantes en consultorios


médicos y enfermerías, se utilizarán receptáculos de plásticos
especiales, resistentes a golpes y perforaciones, que impidan
su salida o la introducción involuntaria de manos o dedos.

4) Una vez completas las bolsas cerradas se colocarán en


cajas de cartón identificadas como portadoras de residuos
patógenos.

5) Los residuos patógenos de tipo B con alto contenido de


líquido serán colocados en sus correspondientes bolsas
(rojas) a las que previamente se les deberá agregar material
absorbente que impida su derrame.

6) – Para los RESIDUOS PATÓGENOS TIPO A: La bolsas de


polietileno tendrán un espesor mínimo de 60 micrones de
color verde. Llevarán inscripto a 30 cm. de la base color
blanco el número de Registro del establecimiento ante la
SUB-SECRETARÍA DEL AMBIENTE repetido por lo menos 4
veces en su perímetro con letra de tamaño no inferior a 3
centímetros.

7) Los residuos contaminados con patógenos de


enfermedades como “control de epidemias” o que puedan
ser consideradas como tales, no deben retirarse de los
establecimientos asistenciales sin ser previamente
esterilizados.

Artículo 37 – Para la acumulación y traslado de los residuos


patógenos se utilizarán contenedores estacionarios
diferenciados que cumplirán con los siguientes requisitos:

1) Serán de Acero Inoxidable y otros materiales con las


características de dureza, tenacidad y resistencias para
caracterizarse como recipiente sanitario seguro. De una
capacidad máxima de 150 litros y mínima de 20 litros.

2) Poseerán forma de cubo y asas para facilitar su traslado


y cierre hermético e impermeable de modo de evitar
derramamiento de líquidos o sólidos ante un eventual
accidente en su transporte.

3) Estos recipientes se identificarán de la siguiente


manera: color negro con una banda horizontal roja de 10 cm.
de ancho.
4) Los contenedores específicos deberán ser
intercambiables para evitar situaciones de riesgo en el
transporte de su contenido.

5) El recolector deberá asegurar la asepsia total y


recuperación de los recipientes contaminados.

6) Los colores a utilizar tanto en bolsas como en recipientes


serán establecido por la norma IRAM DEF D I 054 según
corresponde a: Blanco 11-2-010 Negro 11-2-070 Verde 01-1-
160 Rojo 03-1-050

Artículo 38 – La manipulación y operación de los residuos


patógenos estarán sujetos a las siguientes condiciones:

1) Los recipientes contenedores con los residuos


producidos diariamente, se almacenarán transitoriamente en
áreas de concentración exteriores al edificio y de acceso
restringido. El lugar deberá estar en perfectas condiciones
higiénicas sanitarias y asepsia total. Se identificará con la
siguiente leyenda:

ÁREA DE DEPOSITO DE RESIDUOS HOSPITALARIOS –


ACCESO RESTRINGIDO’

La misma contará con:

A) Piso, zócalo sanitario y paredes lisas impermeables


resistentes a la corrosión de fácil lavado y desinfección.

B) Contenedores necesarios para el depósito de las bolsas


de residuos patógenos.

C) Amplitud suficiente para accionar con comodidad.

D) Balanzas. El peso de los residuos patógenos generados


se registrará en planillas refrendadas por el responsable de su
manejo y por la empresa recolectora.

2) Los residuos almacenados deberán ser recolectados


cada veinticuatro horas (24 hs), excepto que se depositen en
cámara fría de conservación que deberá operar a una
temperatura máxima de 0° C durante un período que no
supere los 3 (tres) días y destinada exclusivamente al
depósito transitorio de residuos patógenos.

Artículo 39 – Deberá documentarse el tipo y cantidad de


residuos generados y el número de contenedores que se
envíen diariamente, a los efectos de cuantificarlos y
categorizarlos, lo que permitirá avalar las declaraciones
juradas exigidas por la ley Nacional 24051.

A) Se prohíbe la comercialización clandestina dentro de los


establecimientos con fines recuperatorios.

B) Es responsabilidad del Generador de Residuos


Patógenos implementar programas que incluyan la
capacitación de todo el personal que manipule residuos
patógenos, desde los operarios hasta los técnicos y/o
profesionales de la medicina, en especial aquellos que
mantengan contacto habitual con residuos patógenos.
Respetando las normas técnicas y medidas sanitarias
comprendidas en la Ley N ° 19587 de Higiene y Seguridad en
el Trabajo.

C) El generador deberá colocar en cada bolsa de Residuos


Patógenos tipo B una tarjeta de Control con los datos sobre
la generación y el despacho de tale residuos. Los primeros
deberán completarse en el momento del precintado de las
bolsas; los segundos, al momento del retiro de los residuos
del establecimiento.

D) Deberán cumplirse estas disposiciones para todo otro


generador de residuos patógenos que no integre a los
establecimientos asistenciales pero que tenga su producido
como consultorios y enfermerías de plantas fabriles o
empresas de servicio.

DE LOS TRANSPORTISTAS Y OPERADORES DE RESIDUOS


PATÓGENOS

Artículo 40 – Una vez que los recipientes contenedores


reúnan las condiciones requeridas, el transportista procederá
a retirarlos documentando su cantidad y origen. Tendrá
prohibido almacenarlos en el vehículo u otras dependencias.

Los operadores de los vehículos recolectores de residuos


patógenos deberán recibir los conocimientos de seguridad e
indumentaria adecuada para su correcto desempeño y un
Manual de Higiene y Seguridad conforme lo establezca la Ley
N ° 19587 de Higiene y Seguridad en el Trabajo.

DEL TRATAMIENTO Y DISPOSICIÓN FINAL DE LOS


RESIDUOS PATÓGENOS

Artículo 42 – El proceso de eliminación final de los residuos


Patógenos Tipo B deberá realizarse por alguno de los
siguientes métodos:
1) Incineración. En el proceso de incineración deberán
tenerse en cuenta:

a) Pre-tratar físicamente los residuos logrando una


trituración de los mismos mediante el uso de cuchillas
dentadas especialmente diseñadas para tal fin.

b) Una vez que se ha reducido el tamaño del residuo se


ingresa a un incinerador de cámaras múltiples que tendrá
como fundamento la incineración directa de los residuos a
quemar debiendo lograrse la combustión completa de los
mismos y como segundo paso la incineración de los gases
residuales garantizando su total oxidación y eliminación a la
atmósfera de Anhídrido carbónico y Agua como producto
final.

c) Las cenizas que constituirán el residuo final totalmente


inerte se depositarán en rellenos sanitarios de manera similar
a lo dispuesto para residuos domiciliarios.

2) Irradiación con microondas o cualquier otro proceso que


inactive las características peligrosas con una emisión mínima
de contaminantes.

Cualquier método a implementar deberá ser aprobado


previamente por el Concejo Deliberante.

Artículo 43 – Todo predio de tratamiento y disposición final


de los residuos patógenos deberá cumplir, como mínimo, con
las siguientes disposiciones:

A) Contar con:

1) Unidades de tratamiento de tales desechos y tener


previsto un sistema alternativo de proceso para emergencias
de manera de garantizar la prestación del servicio.

2) Un lugar de recepción que permita el ingreso de


vehículos de transporte el que deberá poseer paredes
laterales y techo: estará directamente vinculado al depósito
por una puerta lateral con cierre hermético.

3) Un local destinado a depósito que cuente con:

a) Dimensione acordes con los volúmenes a receptar,


previéndose un excedente para los casos en que se produzca
una interrupción en el proceso de eliminación.

b) Paredes lisas con material impermeable hasta el techo


en colores claros; piso impermeable de fácil limpieza, zócalos
sanitarios y declive hacia un vertedero con desagote a una
cámara de retención de líquidos y posterior tratamiento de
inactividad por el método de cloración, previo a su
eliminación final.

c) Balanza para el pesado de contenedores con sus bolsas


y su inmediato registro en planillas.

Las bolsas de residuos deberán permanecer en sus


respectivos contenedores en el área de depósito.

d) Un sitio con instalaciones sanitarias para el personal que


contará con baño y vestuario.

B) Los residuos deberán ser tratados dentro de las 24 hs.


de su recepción, salvo que se cuente con una cámara fría de
conservación, de características adecuadas, donde se
almacenarán provisoriamente, en sus respectivos
contenedores, por un plazo no mayor de 48 hs.

C) La empresa encargada del tratamiento de los Residuos


Patógenos, previo a iniciar las actividades, deberá presentar
una Evaluación Ambiental contemplándose en ella las
condiciones del medio físico de la atmósfera, del medio socio-
cultural y todas las medidas que deberán tomarse para evitar
las repercusiones negativas. La Autoridad de Aplicación
establecerá las pautas mínimas a controlarse.

D) Los inspectores que designe la Autoridad competente,


podrán acceder sin restricciones, a cualquier hora del día a
los generadores, al lugar de despacho, a la unidad y centro de
tratamiento de residuos patógenos, incluidos los vehículos
transportadores en tránsito, a los fines de verificar el
cumplimiento de las presentes disposiciones.35

35
Ordenanza 9612/97. Deroga las Ordenanzas N. º 7444 y 9227 y sus Decretos
Reglamentarios Reglamentada por el Dec. N. º 144-E-99.
Residuos sólidos
urbanos y su
gestión

Higiene y Medio
Ambiente
Residuos sólidos urbanos y su gestión

Concepto de residuos sólidos


urbanos, clasificación y legislación
En el marco de la legislación Argentina, se recuerda que la clasificación de
los residuos es:

 Residuos sólidos urbanos o domiciliarios;

 Residuos industriales y de las actividades de servicios;

 Residuos peligrosos;

 Residuos especiales (radiactivos, PCB).

A continuación se introduce en el concepto particular de los residuos


domiciliarios, también llamados Residuos Sólidos Urbanos (RSU)

Conforme a la Ley de Residuos Domiciliarios Nacional N. º 25.91636, se define


a los residuos domiciliarios, en el artículo 2, como a aquellos: “elementos,
objetos o sustancias que como consecuencia de los procesos de consumo y
desarrollo de actividades humanas, son desechados y/o abandonados”

En términos de la Ordenanza Municipal de Córdoba 9612, son:

RESIDUOS DOMICILIARIOS: los desechos sólidos generados


en el desarrollo de las actividades humanas en sus hogares,
incluidos los inorgánicos reciclables y los residuos sólidos que
se encuentren en la vía pública o inmuebles del dominio

36 Establécense presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión integral de


residuos domiciliarios. Disposiciones generales. Autoridades competentes. Generación y
Disposición inicial. Recolección y Transporte. Tratamiento, Transferencia y Disposición final.
Coordinación interjurisdiccional. Autoridad de aplicación. Infracciones y sanciones.
Disposiciones complementarias. Sancionada el 4 de agosto de 2004 y promulgada
parcialmente el 3 de septiembre de 2004. Honorable Congreso de la Nación Argentina.
público del Municipio, tales como calles, áreas peatonales,
plazas, paseos y lugares de esparcimiento público37.

Se resalta –como se ha mencionado en el caso de los residuos peligrosos–


que la gestión integral de los residuos incluye jerarquías de gestión que,
resumiendo la pirámide invertida presentada anteriormente, son:

Figura 71: Jerarquías de gestión de residuos

Fuente: Elaboración propia.

Ello implica analizar la gestión de residuos como parte de la gestión integral


ambiental de toda actividad. El primer escalón, analizando la pirámide de
prioridades expuesta, es la NO generación de los residuos; por lo tanto,
implica un análisis del ciclo de vida de los productos e implica trabajar desde
el diseño de los productos, desde la producción primaria hacia adelante en
toda la cadena productiva.

Si se analiza el producto “tallarines secos”, por ejemplo, se deberá


considerar:

Producto “Tallarines secos”:

 La forma y cantidad de insumos en la producción primaria (insumos


del agro);

 La cosecha y el transporte;

 El proceso inicial y secundario;

37Sección 2ª, E). Ordenanza 9612/97. Deroga las Ordenanzas N. º 7444 y 9227 y sus Decretos
Reglamentarios Reglamentada por el Dec. N. º 144-E-99.
 Los insumos industriales, los servicios consumidos (agua, energía,
etc.);

 Las emisiones ambientales en cada etapa;

 El diseño del packaging en cada etapa; etcétera.

Cada uno de estos eslabones genera muchos más residuos que el producto
final en sí mismo.

Figura 22: Cadena de producción

Fuente: Elaboración propia.

Se resalta que la legislación se enfoca en la gestión del residuo domiciliario,


en su etapa final, y se extiende a otras etapas denominándolo “residuo
sólido asimilable al urbano”: aquel residuo no peligroso ni especial que
puede gestionarse como el domiciliario, pero generado en actividades
productivas industriales o comerciales.

Clasificación

La clasificación de los residuos es de importancia para facilitar la gestión


sobre los mismos.

Se recuerda que el residuo puede pasar por uno o varios intermediarios,


como transportistas, gestores, evaluadores, recuperadores, por lo que una
correcta clasificación del residuo permitirá un correcto destino.
Existen diversas formas de clasificar los residuos en general, y no
necesariamente una forma es contradictoria con otra, sino que dichas
clasificaciones se complementan para poder brindar más información sobre
ese compuesto.

La forma más sencilla de clasificar a los residuos domiciliarios es en:

1) Orgánicos: son aquellos residuos biodegradables (es decir que se


descomponen naturalmente) que tienen la propiedad “de poder
desintegrarse o degradarse rápidamente, transformándose en otra
materia orgánica. Ejemplo: restos de comida, frutas y verduras, sus
cáscaras, carne, huevos” (Jaskolowski, 2007, http://goo.gl/GQevyC).

2) Inorgánicos: son aquellos que “por sus características químicas sufren


una descomposición natural muy lenta” (Jaskolowski, 2007,
http://goo.gl/GQevyC). Muchos de ellos son de origen natural, pero
no son biodegradables.

A su vez, estos últimos pueden clasificarse según el destino posible, en:

 Papel o cartón;

 Vidrios;

 Metales;

 Madera o restos de poda;

 Plásticos (que a su vez pueden subclasificarse según el tipo de plástico


y su posibilidad de reciclado).

Figura 83: Ejemplo clasificación de residuos

Fuente: ambiente2.jpg, s. f., http://goo.gl/VZba32


Existen muchos municipios de Argentina que han aplicado la clasificación en
origen, para lo cual han definido clasificaciones propias, según las
posibilidades de gestión. En otros, la clasificación se realiza al final del
proceso de recolección, como se verá a continuación.

Figura 94: Clasificación de residuos en Unquillo, Córdoba

Fuente: Municipalidad de Unquillo, s. f., http://goo.gl/VAJhrt

Jerarquías de gestión,
herramientas y técnicas

Gestión integral de residuos sólidos urbanos

La gestión integral de residuos domiciliarios está


reglamentada por la Ley 25.916, que establece las siguientes
etapas: generación, disposición inicial, recolección,
transferencia, transporte, tratamiento y disposición final.

Responsabilidad de los habitantes

a) Generación: es la actividad que comprende la


producción de residuos domiciliarios.

b) Disposición inicial: es la acción por la cual se depositan


o abandonan los residuos. La disposición inicial puede ser
general (sin clasificación y separación de residuos) o selectiva
(con clasificación y separación de residuos a cargo del
generador).
Responsabilidad de los municipios

c) Recolección: es el conjunto de acciones que comprende


el acopio y carga de los residuos en los vehículos recolectores.
La recolección puede ser general (sin discriminar los distintos
tipos de residuo) o diferenciada (discriminando por tipo de
residuo en función de su tratamiento y valoración posterior).

Los municipios están a cargo del mantenimiento de la


higiene urbana, lo que incluye el barrido de la vía pública y la
recolección de los residuos domiciliarios.

Responsabilidad de las empresas de recolección


contratadas:

d) Transferencia: comprende las actividades de


almacenamiento transitorio y/o acondicionamiento de
residuos para su transporte.

e) Transporte: comprende los viajes de traslado de los


residuos entre los diferentes sitios comprendidos en la
gestión integral.

f) Tratamiento: comprende el conjunto de operaciones


tendientes al acondicionamiento y valorización de los
residuos. Se entiende por acondicionamiento a las
operaciones realizadas a fin de adecuar los residuos para su
valorización o disposición final. Se entiende por valorización
a todo procedimiento que permita el aprovechamiento de los
recursos contenidos en los residuos, mediante el reciclaje en
sus formas físicos, químicos, mecánicos o biológicos, y la
reutilización.

g) Disposición final: comprende al conjunto de operaciones


destinadas a lograr el depósito permanente de los residuos
domiciliarios, así como de las fracciones de rechazo
inevitables resultantes de los métodos de tratamiento
adoptados. Asimismo, quedan comprendidas en esta etapa
las actividades propias de la clausura y postclausura de los
centros de disposición final. (CEAMSE, s. f.,
http://www.ceamse.gov.ar/ciclo-de-la-basura/)
Figura 25: Ciclo de la basura

Fuente: CEAMSE, 2012, http://goo.gl/XCl8T1

Como se ha desarrollado al inicio, la eficiencia de la gestión de estos residuos


parte desde la reducción al mínimo, la no generación de los mismos, hasta
la disposición final que puede ser en vertedero o rellenos sanitarios de lo
más mínimo que se pueda lograr en toda la cadena. En el medio se incluyen
los esfuerzos del reciclaje, convertir los desechos en energía, ecodiseño
(productos que usen menos materiales) y la legislación que exija a los
fabricantes su responsabilidad en cuanto a la disposición del desecho de los
productos y del embalaje por ellos ofrecidos al mercado.

La gestión de residuos
Como se ha mencionado anteriormente, existen jerarquías de gestión de los
residuos aplicables a todos los tipos:

Minimizar o no generar
Hace referencia a las herramientas aplicables en los procesos de diseño y
producción de bienes que consideren la reducción de materiales y
embalajes, así como la reducción de su peligrosidad y la posibilidad de
reutilizar o reciclar al final del ciclo del producto ofrecido.

En este sentido, en los procesos productivos se han introducido conceptos


que tienen por objetivo final la reducción del uso de recursos y del volumen
de residuos, como lo son:

 Tecnologías eficientes;

 Eficiencia energética;

 Eficiencia en el uso de materiales;

 Generar productos fácilmente reciclables y reutilizables;

 Tratamiento de residuos en fuente.

Valoración, reutilización y reciclaje


Estos criterios son implementados desde la generación del residuo en sí
mismo, pero vienen facilitados desde el diseño y la producción de los bienes.
Son implementados por el ciudadano en su colaboración con la clasificación
en origen, por los municipios y/o por empresas privadas interesadas en los
materiales como insumos.

De manera internacional –como ya adelantamos– se han conocido muchos


programas denominados “Las 3Rs: Reducir, Reutilizar, Reciclar”. Estos han
sido una de las primeras herramientas de toma de conciencia acerca de la
gestión de los residuos urbanos utilizadas por muchas autoridades locales.
Dicho eslogan propone la clasificación de los residuos conforme a sus
posibilidades de reutilización o de reproceso. En algunos lugares, se ha
incorporado incluso una cuarta R que significa Re-Think (replanteamiento),
a través de la cual se pretende impactar en la conciencia del consumidor o
ciudadano generador del residuo. Veamos cada propuesta de este
programa.

Reducir
Implica la conciencia del ciudadano y consumidor, principalmente, en la
selección del consumo de bienes con menos packaging y materiales más
reusables o reciclables, hasta la reducción del consumo mismo.

También se incluye aquí la cadena hacia atrás de los productos –mencionada


en el apartado anterior como responsabilidad de los fabricantes (cambios en
las tecnologías, materia prima, formulación del producto, etcétera) –.
Recuperar
Aduce a la idea de considerar al residuo como un recurso para otro proceso.
Aquí se pueden considerar desde métodos para extraer materiales de
residuos hasta aprovechar su valor calorífico para convertirlo en
electricidad.

Reciclado
El reciclaje significa separar para usar un material en otro proceso o
producto, o darle otro uso al residuo en sí mismo.

Ejemplos de ello son el reciclado de latas, envases PET plásticos, botellas de


cristal y tarros, cartón y papel (periódicos, revistas, etc.).

Figura 26: Reciclado

Fuente: manualidades-reciclaje-no-tires-rollos-carton-L-NU3FjS.jpeg, s. f.,


http://goo.gl/Hmq7Lw

Técnicas para la gestión de residuos

1) Solidificación: consiste en la construcción de plantas procesadoras


para la disposición final de residuos sólidos urbanos, que permite
utilizarlos como insumos de un proceso productivo, por ejemplo, en
materiales para la construcción, pavimentación, obras de
infraestructura, etcétera

En este proceso, inicialmente se requiere preselección según su


composición (metales, aluminio, vidrios, papel, cartón, plásticos).
Luego a los materiales que servirán como materiales de construcción
(orgánicos, escombros, maderas, gomas, etcétera) se les aplica
solidificación y estabilización de residuos.

Estos métodos consisten en una especie de microencapsulado del


material residual, mezclándolo con un aglomerante. De esta manera,
se obtiene el compound o producto final.

2) Compostaje: consiste en la descomposición controlada de materia


orgánica, acelerando los procesos naturales, normalmente de
manera aeróbica. En general se realiza de manera manual. El
producto resultante es el compost o tierra fértil.

3) Biogas: los residuos orgánicos se pueden degradar de manera


controlada, en digestores de manera anaerobia (bacterias en
ausencia de oxígeno). En el digestor o reactor se introducen las
bacterias y condiciones controladas de temperatura, humedad,
etcétera, para que las mismas puedan degradar, y en ese proceso
emiten metano (biogás).

Este proceso es recomendable para una gestión limpia de residuos


urbanos, fracción orgánica, que además otorga la posibilidad de
obtener energía alternativa.

4) Pirólisis y gasificación: ambos tratamientos consisten en calentar a


altas temperaturas los residuos con una cantidad de oxígeno
limitada.

Estos procesos son más eficientes que la incineración simple, ya que


las altas temperaturas evitan la formación de compuestos
intermedios que pueden emitirse al aire, y además permiten
recuperar energía.

La gasificación se utiliza en centrales eléctricas de biomasa para


producir la energía renovable y calor.

Disposición, eliminación de
basuras
La disposición es la forma final, postratamiento o no de los residuos urbanos.
Se denomina así a todo proceso que no genera un reaprovechamiento del
residuo, sino una manera controlada de darle un espacio final durante un
largo tiempo. Aquí concluyen los residuos que no tienen algún tipo de valor
o que, por falta de posibilidades de tratamientos, no tienen otro destino
económicamente viable (p. ej.: hay materiales que se pueden reciclar, pero
en lo geográficamente inmediato y económicamente viable, no existe
ninguna empresa dedicada a ello; por lo tanto, se deben disponer
adecuadamente).

Históricamente, la basura no se trataba ni se le daba importancia, sino que


solo se acumulaba o arrojaba en algún terreno aledaño a la ciudad y en
algunos casos se incineraba a cielo abierto. Esto no representaba un gran
problema mientras las ciudades eran pequeñas y los consumos no eran tan
excesivos; pero con el aumento poblacional y el consumismo, el volumen de
los residuos y su complejidad fueron en aumento. Estas prácticas se
tornaron cada vez más insostenibles y peligrosas para salud misma, por la
contaminación del suelo, aire y agua, incluso la bebida de la población
misma.

Actualmente no se puede afirmar que los basurales a cielo abierto, sin


control y con incineración, no existen, ya que por más que estén regulados
por ley y no se permitan, existen muchas localidades que no han logrado
contar con gestiones eficientes, pretratamiento y disposición controlada de
los residuos, por diversos motivos.

Las alternativas más adecuadas que hasta la fecha se conocen, como


disposición final, son las que se mencionan a posteriori. Por supuesto, lo
ideal es disponer lo menos posible, es decir, que a disposición final lleguen
solo los residuos que no se ha logrado evitar generar o no se han logrado
reinsertar en el mercado, lo cual implica el agotamiento de las posibilidades
de compostaje, reciclado, recuperación, reutilización, revalorización
energética, etcétera.

Para la proporción de residuos que se debe disponer, las alternativas son:

 La incineración;

 El enterramiento sanitario o también llamado “vertedero


controlado”.

Incineración de residuos urbanos (RSU)


Las incineradoras son plantas de tratamiento y reducción de RSU, las cuales
permiten minimizarlos a cenizas y otorgan la posibilidad de aprovechar la
energía. Sin embargo, constituyen sistemas fuertemente criticados, ya que
se consideran un riesgo para el ambiente y para la salud.

Una incineradora produce gases nocivos como CO2, SO2, óxidos de


nitrógeno, cloruro de hidrógeno y floruro de hidrógeno o sustancias como
benzopirenos y alquitranes, muchos de ellos cancerígenos, para los cuales
se pueden incorporar controles operativos, pero esto es elevadamente
costoso.
Este tratamiento difiere de la pirólisis y gasificación, ya que estos son
tratamientos térmicos en sí mismos por sus altas temperaturas y
tecnologías. La incineración, en cambio, no logra temperaturas tan elevadas,
por lo que puede emitir los gases mencionados anteriormente.

Figura 27: Esquema de una incineradora

Fuente: Esquema de la nueva incineradora de Son Reus, 2011, http://goo.gl/7gNHxr

El enterramiento sanitario
El enterramiento sanitario o vertedero controlado consiste en la preparación
de un sitio para enterrar los residuos urbanos bajo condiciones controladas
para evitar la contaminación del suelo, aire y agua.

Figura 28: Enterramiento sanitario

Fuente: CEAMSE, 2013, http://goo.gl/0JDLBo


Plantas de tratamiento
de efluentes líquidos
industriales y cloacales

Higiene y Medio
Ambiente
Plantas de tratamiento de
efluentes líquidos
industriales y cloacales
El agua es uno de los recursos indispensables para la vida, ya que es parte
componente de la mayoría de los organismos vivos y, por otro lado, es
requerida en la mayoría de las actividades humanas: agricultura, industria,
energía eléctrica, turismo, etcétera.

Si bien particularmente la agricultura es una de las actividades que mayor


consumo genera del agua, las actividades industriales y los hogares
también consumen gran cantidad y generan un enorme volumen de
residuos líquidos, muchos de los cuales se descargan en los cursos de agua,
principalmente en los superficiales. La inadecuada gestión y tratamiento de
estos efluentes o residuos líquidos provoca contaminación ambiental y, en
muchos casos, afecta directa o indirectamente la salud de las personas.
Con base en lo mencionado, los efluentes líquidos pueden clasificarse
según la fuente, en:

 líquidos industriales propiamente dichos: generados en los procesos


productivos;

 líquidos civiles o cloacales: generados en las industrias y en los


hogares u actividades comerciales, en sanitarios, vestuarios o cocinas
(es un efluente biológico);

 líquidos de refrigeración: agua de enfriamiento de equipos,


normalmente de actividades industriales o de producción de energía;

 líquidos pluviales: de recolección del agua de lluvia en la superficie


de las plantas industriales o de las ciudades;

 líquidos agrícolas.
Principales contaminantes
Los principales contaminantes que se pueden emitir desde las diferentes
fuentes al agua pueden clasificarse según sus características en:

 físicos: radiaciones, altas temperaturas;

 biológicos: bacterias, hongos, virus;

 químicos:

o tóxicos;

o no tóxicos.

De manera general, los principales contaminantes de las aguas


superficiales o subterráneas son:

 materia orgánica;

 nutrientes;

 sólidos suspendidos y disueltos;

 metales pesados;

 hidrocarburos;

 sustancias químicas;

 calor;

 organismos patógenos.

Estos pueden provenir de diversas fuentes, las cuales serán desarrolladas a


continuación.

El comportamiento de los contaminantes en las aguas depende de sus


características, del cuerpo receptor y de las condiciones. Las características
de los contaminantes dependen de su origen, por ejemplo, en el caso de
los efluentes industriales, los contaminantes puede ser:

 contaminación física: aguas de refrigeración (temperatura extrema);

 contaminación biológica: efluente civil o biológico que puede generar


contaminación biológica con aporte de microorganismos patógenos;

 contaminación química: pueden volcarse parámetros fuera de lo


permitido, si no se han tratado adecuadamente, como por ejemplo:
metales, hidrocarburos, pesticidas, sustancias tensoactivas
contenidas en los detergentes, y los productos de la descomposición
de otros compuestos orgánicos, aceites minerales, minerales
inorgánicos, sustancias radioactivas (producidas por la minería, el
refinado del uranio y el torio, las centrales nucleares, entre otros),
hierro, cobre, zinc, mercurio, plomo, arsénico y otras sustancias
tóxicas, etcétera.

Los contaminantes provenientes de la actividad agrícola pueden ser:

 contaminación química: fertilizantes, pesticidas, herbicidas,


insecticidas, etcétera, que se depositan en el suelo y se transportan
en el agua por arrastre.

 contaminación biológica: el arrastre de materia orgánica (heces de


los animales) hacia las aguas superficiales y subterráneas puede
transmitir diversos patógenos (p. ej.: salmonella).

Los contaminantes provenientes de las ciudades pueden ser:

 contaminación biológica: el principal efluente de las ciudades es el


cloacal o civil, que tiene características principalmente biológicas, ya
que proviene de las descargas de los sanitarios; en tal caso, estos
efluentes sin tratamiento aportan altos contenidos de DBO
(Demanda Biológica de Oxigeno) y diversos microorganismos que
pueden ser patógenos (Como se desarrollará más adelante, estos
efluentes pueden recolectarse por sistema municipal conectado o
pueden volcarse al suelo en cada hogar, a través de una fosa
(sangría, pozo negro, etcétera);

 contaminación química: los efluentes de los hogares contienen una


variedad de compuestos químicas, como por ejemplo: los
detergentes, insecticidas domésticos, etcétera.

Depuración biológica
Los efluentes biológicos pueden ser los generados en los sanitarios de los
hogares, o bien de industrias como las cárnicas, lácteas, entre otras
alimenticias, principalmente.
Efluentes clocales o civiles
Son los provenientes de baños, duchas, vestuarios, cocina, lavadoras de
platos, comedores, etcétera. Se consideran los sistemas de limpieza,
siempre que se usen productos biodegradables. En este sentido, se
entiende por detergente biodegradable a aquel que presenta un
porcentaje de degradación igual o superior al 95 %.

El origen de estos tipos de efluentes en los hogares es:

Baños: generación de desagües cloacales donde el agua arrastra materia


fecal, orina y otros, eliminados a través de los sanitarios. Aquí también se
mezclan ciertos químicos, como por ejemplo: jabones, detergentes,
champús, cremas, productos de limpieza, etcétera.

Cocina: se generan efluente de limpieza y lavado, con restos orgánicos de


alimentos y restos de productos químicos, como detergentes, lavandinas y
diversos líquidos químicos. Normalmente, la composición principal de estos
efluentes es biológica por su alta carga orgánica prioritaria sobre los restos
de productos químicos.

A modo general, los efluentes cloacales tienen aproximadamente el 99.9 %


de agua y el 0.1 % de sólidos totales. Las características son:

 temperatura: un poco más elevada que el agua de consumo;

 color: “gris cuando es fresco y al envejecer toma un color negro


brillante” (Orellana, 2005, p. 2);

 olor: “es indicativo de su vejez, pues cuando es fresco, es


ligeramente pútrido, pero cuando es viejo, se septiza y produce
hidrógeno sulfurado que le confiere un olor fuertemente pútrido”
(Orellana, 2005, p. 2).

 pH: valor aproximado de 7 u 8;

 oxígeno disuelto: “en un efluente cloacal fresco existe una pequeña


cantidad de oxígeno disuelto, el que desaparece rápidamente cuando
comienza a septizarse” (Orellana, 2005, p. 2);

 sólidos: “es el residuo total por evaporación, sólidos fijos y volátiles.


Se mide la suma de las substancias que existen en el líquido cloacal,
en suspensión y en solución, estables a 100 °C” (Orellana, 2005, p. 2);

 Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO):

...se define como la cantidad de oxígeno requerido para


estabilizar por acción bacteriana aeróbica, la materia
orgánica degradable en un lapso de 5 días, a la temperatura
de 20 °C. El ensayo de DBO, es el que mejor permite apreciar
cual será la cantidad de oxígeno que probablemente
consumirán las bacterias de un curso de agua al recibir la
descarga contaminante. (Orellana, 2005, p. 2).

Hay distintos tipos de destinos para los efluentes del hogar:

1) sangrías o pozos negros;

2) infiltración;

3) sistemas de cloacas.

En los dos primeros casos, el destino es la tierra in situ, normalmente con


alguna cámara grasera, retención y descarga en napas subterráneas.

Debido a que la gestión adecuada de los efluentes cloacales o civiles es


muy importante para la prevención de enfermedades, la OMS
(Organización Mundial de la Salud) incluye este tema como uno de los
factores del saneamiento ambiental básico, junto con la disponibilidad de
agua potable y vivienda saludable. Esto es porque hasta la actualidad
existen muchos lugares del mundo que no cuentan con sistemas de
descarga de algún tipo, y los efluentes civiles pasan a contaminar el
entorno de las viviendas mismas.
En este sentido,

(…) en los años 70 las agencias internacionales comenzaron


a proponer tecnologías de saneamiento de bajo costo,
alternativas que podían ser aplicadas en asentamientos
rurales y urbanos de densidad baja a media. Ahora hay cerca
de 20 sistemas de disposición de excretas diferentes que
ofertan varios grados de conveniencia y protección. (Yassi,
Kjellström, de Kok, y Guidotti, 2002, p. 307).

En el primer caso, se denomina sangría a aquel sistema de tratamiento


doméstico que se implementa cuando es imposible la construcción de un
pozo negro que absorba los líquidos que vienen de la cámara séptica, ya
que las napas están muy elevadas. Consiste en una zanja o conjunto de
ellas que contienen cañerías cloacales con perforaciones o zanjas en los
mismos. Normalmente, en el extremo de este sistema, se hace un pequeño
pozo absorbente para que no se produzca contaminación de napas, con
efluentes crudos.
Se denomina pozo negro a los conductos que llevan las aguas servidas o
cloacales hasta las napas subterráneas, pretratados. La función es
favorecer el tratamiento biológico previo a la descarga en napas. Estos
pozos deben tratar sólo la parte líquida de los efluentes domésticos; para
ello normalmente cuentan con una cámara séptica. En esta se retiene
materia orgánica gruesa que se degrada para transformar los sólidos en
líquidos, por digestión aeróbica y anaeróbica realizada por
microorganismos. Lo recomendable es que periódicamente se desbarre la
cámara séptica, para lograr un trabajo correcto de la misma.

Una alternativa para este sistema, mucho más simple en lugares de bajos
recursos son las letrinas. Existe una opción que es la letrina ventiladas
mejoradas:
Este sistema presenta mejoras sanitarias en relación a las letrinas
tradicionales muy utilizadas en zonas de bajos recursos. Las mejoras
sanitarias son:

 incorpora una tubería de salida con una pantalla para las moscas en
el tope, que sirve para ventilación y control de moscas (quedan
atrapadas allí);

 la letrina está completamente sellada para evitar que los olores y las
moscas se escapen;

 la superestructura interior debe ser oscura (no debe permitirse


entrada de luz directamente, ya que esto atrae moscas a la letrina).

Figura 1: Letrina ventilada mejorada

Fuente: Yassi et al., 2002, p. 308.

En el segundo caso se trata de un sistema de tratamiento conocido como


terreno de infiltración. En él, la depuración de las aguas residuales se
realiza en tres etapas sucesivas:
 primera etapa: una cámara o fosa séptica retiene y digiere el material
orgánico sólido más grueso.

 segunda etapa: un terreno de infiltración distribuye los líquidos en un


área grande del suelo;

 tercera etapa: el suelo, por debajo del terreno de infiltración, filtra y


completa la depuración del agua.

Figura 2: Terreno de infiltración

Fuente: Mariñelarena, 2006, p. 16.

En el tercer caso (sistema cloacal), se trata de un sistema de recolección


municipal. Los residuos van a una planta depuradora donde se les
realizarán diferentes tratamientos –que se describirán a continuación–
antes de su descarga en cursos de agua.
Estos sistemas de tratamiento normalmente se basan en las siguientes
etapas:

 Tratamiento preliminar: normalmente se realizan tratamientos


físicos de filtración (que se desarrollarán más adelante);

 Primaria:

…el desecho es retenido en tanques de sedimentación y los


materiales sólidos se asientan en el fondo. La acción
bacteriana digiere los materiales orgánicos, y el lodo que
queda es secado y dispuesto. El exceso de lodo de las
plantas de tratamiento biológico puede ser aplicado al suelo
para producir un compuesto estable, libre de patógenos,
que puede ser empleado en tierras agrícolas como un
acondicionador del suelo. (Yassi et al., 2022, p. 310).

 Secundaria: “permite la degradación adicional de sustancias


orgánicas de las aguas de desecho por bacterias en ambiente rico en
oxígeno” (Yassi et al., 2022, pp. 310-320).

 Terciaria: “involucra separación química de nitratos y en algunos


casos la separación adicional de bacterias en pozos o mediante
filtración” (Yassi et al., 2022, p. 310).

 Desinfección.

Si bien este es el esquema general para las plantas de tratamiento de aguas


municipales, cualquier otro efluente biológico del tipo industrial o
productivo, como por ejemplo: de industria alimenticia, granjas, etcétera,
puede implementar este esquema o su adaptación según los parámetros
de cada efluente (el más importante en los efluentes biológicos es la DBO5:
Demanda Biológica de Oxigeno en 5 días).

El tratamiento específicamente biológico normalmente se da en el en la


etapa secundaria del proceso mencionado. Los más comunes se basan en
los siguientes métodos:

 Lodos activados.

 Reactores de crecimiento adjuntos.

Lodos activados
Los tratamientos de aguas por lodos o barros activos son un proceso
biológico utilizado normalmente para el tratamiento de aguas residuales
con alta carga orgánica. Consisten en “el desarrollo de un cultivo
bacteriano disperso en forma de flóculo en un depósito agitado [evita
sedimentos y homogeneiza la mezcla de los flóculos bacterianos con el
agua residual], aireado [incorporación de oxígeno] y alimentado… con el
agua residual” (Castro Moreno, López Pérez, Rodríguez y Muñoz Vicente,
2011, p. 30). Los microorganismos metabolizan los contaminantes
biológicos presentes en esa agua. Este proceso es similar a lo que ocurre en
los ríos o cuerpos de aguas naturales, pero de manera controlada y con
concentración de los organismos en un espacio reducido.

En síntesis, la depuración es realizada por microorganismos que se


desarrollan sobre la materia orgánica y en presencia de nutrientes
(nitrógeno y fósforo).
Un proceso de lodos activos se desarrolla habitualmente en dos cámaras
separadas:

 un reactor biológico: donde se realiza agitación, aireación e ingreso


del efluente residual, es decir, aquí se produce la degradación
biológica;

 clarificador: es un tanque decantador donde sedimenta el lodo


producido, que es regresado al reactor biológico para desaprovechar
los microorganismos.

Figura 3: Lodos activos: proceso

Fuente: Adaptado de Mihelcic, J. R. y Zimmerman J. B. (2011), p. 498.

Reactores de crecimiento adjunto


A diferencia de lo desarrollado en el sistema anterior, basado en lodos
activados con microorganismos en suspensión, estos sistemas proponen
una masa microbiana fijada en una superficie a través de la cual pasará el
efluente. El funcionamiento es similar al anterior, ya que requiere de las
bacterias para la degradación; pero en este caso, deberán estar fijadas y no
suspendidas. En la bibliografía básica se presentan tres ejemplos de
diseños de este tipo de reactores:

 sistema de crecimiento adjunto no sumergido: consiste en filtros


percoladores, biotorres, contactores biológicos suspendidos;

 proceso de crecimiento suspendido con empaque de película fija:


consiste en contactores biológicos sumergidos con aireación y
materiales de empaques suspendidos;

 procesos aeróbicos de crecimiento adjunto suspendido: consisten en


reactores de cama empacada de flujo hacia arriba y flujo hacia abajo
y reactores de cama fluidizada que no usan clarificación secundaria.
La elección del tratamiento depende de las posibilidades de espacio, napas,
volumen total, consumo de energía, presupuesto, etcétera; pero también
del tipo de efluentes, ya que en el caso de ciertos efluentes industriales,
existen métodos más simples basados en lagunas de retención
anaeróbicas-facultativas-aeróbicas. Este tipo de tratamiento se basa en
considerar inicialmente los siguientes parámetros:

 caudal diario de ingreso a lagunas depuradoras : m3/ día;

 carga orgánica del ingreso (Influente): por ejemplo, en una industria


quesera normalmente el promedio de DBO es de 4000 mg/l;

 carga orgánica del egreso (efluente): por ejemplo, en la provincia de


Córdoba la legislación exige que la DBO de descarga a cuerpos de
agua sea de 30 mg/l o menor (Decreto 415/99);

 temperatura ambiente: promedio estándar normal 20 °C;

 dimensiones/ evaporación.

Este sistema implica el desarrollo del cálculo de volumen de las tres


lagunas, su profundidad y declinación, para que se retenga el líquido en
cada una de ellas durante el tiempo necesario, y pase de una hacia la otra
por declive o con bombeo. Normalmente estas lagunas necesitan ser
impermeabilizadas con geomembranas para evitar la infiltración.

Figura 4: Laguna impermeabilizada con geomembranas

Fuente: laguna.gif, 2013, http://goo.gl/6W6WSh

Considerando que la primera de las lagunas es anaeróbica (bacterias que


degradan en ausencia de oxígeno), es la más profunda de todas. La
segunda es mixta (facultativa), por lo cual la profundidad es intermedia, y
la última laguna es aeróbica, por lo cual su profundidad es menor.

Para el cálculo del volumen de la laguna en la etapa anaeróbica (N. º 1) se


define una profundidad que ronda 3.7 m a 4 m. Esta hace las veces de
sedimentador orgánico (las grasas del efluente normalmente sedimentan
en el fondo).

Figura 5: Laguna anaeróbica

CH4: metano H2S: Ácido Sulfhídrico


NH3: amoníaco CO2: dióxido de carbono

Fuente: Adaptado de Mihelcic, J. R. y Zimmerman J. B. (2011), p. 508.

Figura 6: Laguna anaeróbica – facultativa

O2: Oxígeno NH3: amoníaco CO2: dióxido de carbono

Fuente: Adaptado de Mihelcic, J. R. y Zimmerman J. B. (2011), p. 508.

Para la segunda laguna, la etapa facultativa, se define una profundidad


promedio de 1.5 m. Aquí normalmente se desarrollan algas por mayor
intensidad luminosa y transparencia del medio. Esta actividad de algas
implica un importante aporte de oxígeno extra que favorece la actividad de
bacterias aeróbicas (muy importante para la degradación), motivo por el
cual el rendimiento depurativo es alto. En el estrato inferior de esta laguna,
se genera una marcada actividad de bacterias anaeróbicas - facultativas,
por falta de oxígeno y luz.

Para la tercera laguna, etapa aeróbica (descomposición de las bacterias en


presencia de oxígeno y luz solar), la profundidad necesaria es leve, para
permitir aireación e ingreso de iluminación, siendo normalmente de 1 m
aproximadamente. Aquí también se forman algas gracias a la penetración
de luz solar.
Procesos físicos,
químicos y
combinación

Higiene y Medio
Ambiente
Procesos físicos, químicos y
combinación
Procesos físicos
Los tratamientos físicos normalmente son los pretratamientos y/o los
primarios, ya que preparan al efluente para los próximos tratamientos.
Sirven para hacer separación de sólidos gruesos o finos, del efluente.

Ya que la presencia de partículas en los efluentes es una gran parte de la


contaminación del mismo, se inicia por su separación y eliminación. Si no
se separa este material sólido al inicio, puede generar problemas en los
propios sistemas de tratamientos, como por ejemplo: obstrucciones,
abrasión de bombas y desgaste de materiales.

Inicialmente, se analiza el tamaño de las partículas presentes, que suele ser


variado, de lo cual dependerá el sistema a adoptar para su separación. Por
ejemplo, para el caso de las partículas grandes que se pueden observar a
simple vista, si se las deja en reposo durante un determinado tiempo,
pueden decantar por gravedad o florar, según su densidad. En este caso, se
podrán retirar superficialmente o aspirar del fondo de manera simple, o
bien se las podrá separar con filtros simples. En el caso de las partículas
más finas (coloides), cuyo tamaño es entre 0,001 y 1 µ, éstas tienen una
gran estabilidad en el agua (generan turbiedad); por lo tanto, los procesos
más usados para su separación son decantación o flotación aplicando algún
producto, ya que los filtros no serían efectivos. Es aquí donde se requieren
tratamientos integrados físico-químicos (que se desarrollarán más
adelante).

Siguiendo con la separación física netamente, proceso inicial de los


sistemas de tratamiento aplicados a los sólidos gruesos, se pueden
mencionar como principales:

 “materias grasas flotantes: grasas, aceites, hidrocarburos alifáticos,


alquitranes, etcétera;
 sólidos en suspensión: arenas, óxidos, pigmentos, fibras, etcétera”
(Administrador, 2012, http://goo.gl/Xg7ebn).

Para todas estas sustancias gruesas, los tratamientos más comunes y más
utilizados son:

 Filtros: se utilizan para eliminar flóculos o partículas de los efluentes.


Existen varios tipos:

o Filtro de rejas: se utilizan filtros de alguna malla o rejas para


retener los sólidos grandes. Este tipo de filtros deben
limpiarse permanentemente, retirando las partículas para
permitir el filtrado correcto, lo cual puede ser de manera
automática o manual.

o Filtros finos o membranas: suelen ser muy costosos, por lo


cual son los menos utilizados. Estos incorporan una
membrana fina por la cual pasa el efluente y en la que
quedan retenidos los sólidos más finos. La membrana se
incorpora luego de un filtrado grueso y debe ser limpiada o
recambiada periódicamente para su efectividad.

o Filtros granulares, como por ejemplo, de arena: se trata de


sistemas simples que utilizan grava u arena para percolar el
efluente. Son sistemas poco costosos, mediante los cuales los
granos de arena forman una capa atravesada por el agua que
retienen por simple efecto de cribado las partículas. La
retención o filtración de este sistema aumenta a medida que
los granos de arena son más pequeños y el tiempo de pasaje
de las partículas, más largo.

 Membranas: consiste en hacer pasar el efluente, a presión, por un


estanque en el cual se incorpora una membrana que separa las
partículas en suspensión. Existe una variedad de membranas:

o Microfiltración: tamaño de poros 0,1μm. Filtra algas,


bacterias, protozoos.

o Ultrafiltración: tamaño de poros 0,01μm. Filtra coloides


pequeños, virus.

o Nanofiltración: tamaño de poros 0,001μm. Filtra materia


orgánica disuelta e iones bivalentes como son el calcio y el
magnesio (Ca2+; Mg 2+).

o Membrana de ósmosis inversa: es un fenómeno físico por el


cual se separan los sólidos del efluente, a través de una
membrana, y la aplicación de flujo transversal que permite
separar macromoléculas retenidas en un solvente. Existen
varios tipos de membranas de ósmosis inversa.

 Dilaceración: se utilizan equipos para reducir el tamaño de las


partículas a través de un sistema giratorio con cuchillas o elementos
que generan trituración (varillas). Este proceso permite que a
posteriori se apliquen otros procesos físicos (filtros finos) o procesos
químicos para la decantación o floculación.

 Desarenado: este sistema consiste en aplicar presión o arrastre


sobre las arenas u otros minerales, a fin de empujarlas hacia el
sector de retiro (por ejemplo: con bombas).

 Flotación: es un sistema que permite llevar a la superficie,


materiales como aceites o fibras a través del burbujeo del efluente,
separando la parte sólida con las burbujas del resto del efluente.
Esto permite una filtración más sencilla de esa fase.

 Graseras: es un sistema utilizado normalmente en los efluentes


biológicos (de industria alimenticia, de sanitario o cloacales), donde,
por diferencia de densidad, se separan los sólidos o materiales
grasos. Este puede ser diseñado con tabiques de material. Los
sólidos quedan atrapados en los tabiques y la parte líquida pasa por
debajo de los mismos. De esta forma, se puede realizar “barrido”
periódico del sólido o material grueso. Otro sistema utilizado para el
mismo tipo de efluente es el separador de grasas y aceites: es el de
los equipos de diseño simple que incorporan unos tanques a través
de los cuales pasa el efluente durante un determinado tiempo,
donde, por diferencia de peso y densidad, se separan las grasas y
los aceites del agua.

 Adsorción: se utiliza para remover los compuestos orgánicos e


inorgánicos, por ejemplo: el carbono activado adsorbe químicos
orgánicos sintéticos y compuestos odoríficos.
Figura 7: Ósmosis inversa

Fuente: http://www.aguabona.com/osmosis.jsp

Existen otros métodos o tecnologías desarrolladas a medida o específicas


de determinados efluentes, que son provistas o desarrolladas por
empresas de ingeniería, cuyos principios fundamentales se basan en los
mencionados.

Figura 8: Desarenador o desengrasador

Fuente: Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento en el Principado de


Asturias, s. f., http://goo.gl/GzQtBr

En este ejemplo, las arenas se separan por decantación, y las grasas, por
flotación (ayudadas a subir a la superficie por aireadores mecánicos).

Procesos químicos
Normalmente se utilizan en la segunda etapa o tratamientos primarios,
para separar contaminantes que no se pueden segregar a través de
tratamientos físicos.
Los principales tratamientos químicos son:

 Precipitación o sedimentación: consiste en incorporar sustancias al


efluente que generan una reacción química sobre el contaminante
que se quiere separar, que lo hace decantar (precipitar) en el fondo
del sistema de tratamiento y, de esta manera, se puede retirar del
mismo. Normalmente se aplica a los metales de todos los tipos,
como por ejemplo: el hierro (Fe), el cobre (Cu), el zinc (Zn), plomo
(Pb), cromo (Cr), etcétera. Ocurre que los metales en general
precipitan a determinado pH, por lo cual se trabaja con ello para
lograrlo. Otros compuestos a los cuales se les aplica precipitantes
normalmente son: los sulfitos, fosfatos, sulfatos, y fluoruros a través
de la incorporación de calcio.

 Oxidación-reducción: se denomina así a la reacción redox, es decir, a


las reacciones químicas en las que uno o más electrones se
transfieren entre los reactivos generando cambios en sus estados de
oxidación. En el caso de los contaminantes, normalmente la redox
sirve para reducir la toxicidad de los mismos, para luego aplicar otro
proceso como la precipitación. Es el caso de los cianuros, el cromo
hexavalente, los sulfuros, el cloro y los nitritos. Como reactivos de
oxidación, se utilizan comúnmente: el hipoclorito sódico, cloro
gaseoso y el peroxisulfúrico. Como reactivos de reducción, se usan
mucho: el bisulfito sódico y sulfato ferroso.

Figura 9: Funcionamiento de la pila cobre-plata para redox

Fuente: Muro de Aguas, 2006, https://goo.gl/G246qe

 Neutralización: es la reacción química generada para lograr un pH


aproximado de 7, entre un ácido y una base; o, dicho de otra manera,
es la combinación de cationes hidrógeno y de aniones hidróxido que
forma moléculas de agua. Por ello, en estas reacciones se puede
hacer reaccionar un ácido fuerte y una base fuerte, de los cuales se
obtiene sal y agua, o bien, cuando ambos son débiles, se obtiene su
especie conjugada y agua. Las sustancias más utilizadas para los
efluentes son el ácido clorhídrico, nítrico, sulfúrico, fluorhídrico y
varias bases.

 Intercambio iónico: se realiza un proceso de intercambio iónico para


separar contaminantes, utilizando sales de ácidos y bases fuertes y
compuestos orgánicos ionizados.

Combinación de procesos de
tratamiento
En la mayoría de los casos, los efluentes requieren de la combinación de los
tratamientos: físico-químicos o físicos-químicos y biológicos. De esta
manera, según la caracterización del efluente, se diagrama su circulación
para que supere las etapas de tratamientos y llegue al final del proceso
como agua lista para descargar en un cuerpo de agua o ser reutilizada en
otro proceso, conforme al cumplimiento de los parámetros legales y/o
técnicos que se puedan lograr.

El principio fundamental de la gestión de efluentes líquidos es la


prevención, es decir, preferentemente evitar la generación de efluentes
complejos o altamente contaminados, a través de incorporación de
tecnologías eficientes en los procesos o del ahorro del agua y de usos
químicos en el caso de los hogares. La porción de efluentes que no es
evitable debe ser tratada seleccionando el o los procesos adecuados;
muchas veces –teniendo en cuenta los procesos individuales que se han
estudiado anteriormente– se desarrollan modelos a medida.

Como se ha señalado, los pasos en el tratamiento de efluentes son:

 pretratamientos;

 tratamientos primarios;

 tratamientos secundarios;

 desinfección.

A su vez, los tratamientos pueden ser:

 físicos;

 químicos;

 biológicos.
A continuación se describen tratamientos combinados entre ellos.

Tratamientos físico-químicos
“El tratamiento físico-químico puede ser una única etapa dentro del
tratamiento del agua residual, o bien puede interponerse como proceso de
depuración complementario entre el pretratamiento y el tratamiento
biológico” (Mascarós Vicedo, 2013, p. 3).

“En cualquiera de los dos casos, el vertido procedente del pretratamiento


es sometido a las distintas fases de depuración físico-químicas:

 Coagulación.

 Coadyuvación.

 Floculación” (Estrucplan Consultora S.A., s. f.,


https://goo.gl/QQL2QG).

La coagulación consiste en:

(…) desestabilizar los coloides por neutralización de sus


cargas, dando lugar a la formación de un floculo o
precipitado.

La coagulación de las partículas coloidales se consigue


añadiéndole al agua un producto químico (electrolito)
llamado coagulante. Normalmente se utilizan las sales de
hierro y aluminio. (Estrucplan Consultora S.A., s. f.,
https://goo.gl/QQL2QG).

Los factores que influyen en el proceso de coagulación son:

 EL pH: “factor crítico en el proceso de coagulación [ya que] hay un


intervalo de pH en el que un coagulante específico trabaja mejor”
(Estrucplan Consultora S.A., s. f., https://goo.gl/QQL2QG). Para
modificar el pH se pueden utilizar: cal, carbonato sódico, soda
cáustica, ácidos minerales.

 La agitación: “es necesario que el reactivo empleado se difunda con


rapidez, ya que el tiempo de coagulación es muy corto” (Estrucplan
Consultora S.A., s. f., https://goo.gl/QQL2QG), por lo cual se
recomienda agitación.

 Tipo y cantidad de coagulante: los principales son las sales de


aluminio y de hierro.
La floculación se realiza para obtener la unión entre los flóculos ya
formados, a fin de “aumentar su volumen y peso de forma que pueden
decantar” (Estrucplan Consultora S.A., s. f., https://goo.gl/QQL2QG). Los
principales mecanismos de floculación son:

 Floculación natural: por el propio movimiento de las partículas. Es


muy lenta.

 Agitación: se induce a un movimiento de las partículas (floculación


ortocinética o por convección forzada).

Existen además ciertos de productos químicos floculantes que ayudan en el


proceso de floculación.

Los factores que influyen en la floculación son:

 Coagulación previa lo más perfecta posible.

 Agitación lenta y homogénea.

 Temperatura del agua: esta afecta al tiempo requerido para una


buena formación de flóculos. Las temperaturas bajas dificultan la
clarificación del agua, por lo que se requieren periodos de floculación
más largos o mayores dosis de floculante

 Características del agua: si es poca turbia o no.

 Tipos de floculantes según su naturaleza, los floculantes pueden ser:


minerales (p. ej., sílice activada); orgánicos (p. ej., alginatos,
almidones y derivados de la celulosa) de poca eficacia; de origen
sintético (p. ej., polielectrolitos). (Estrucplan Consultora S.A., s. f.,
https://goo.gl/QQL2QG).

Por su parte, en la decantación o flotación, se separan los agregados


formados anteriormente.

Las principales aplicaciones del tratamiento físico-químico son las


siguientes:

 efluentes de zonas turísticas, cuyo volumen es reducido y periódico;

 tratamientos industriales o mixtos, “donde los vertidos arrastran


iones metálicos tóxicos que pueden destruir la actividad biológica”
(Estrucplan Consultora S.A., s. f., https://goo.gl/QQL2QG).
El mantenimiento de una planta de tratamiento físico-químico y el de casi
todas las plantas de tratamiento de efluentes en general se desarrolla
desde dos puntos de vista:

 Programas de mantenimiento y revisión técnica:

o Correctivo: el mantenimiento correctivo se realiza cuando ya


se ha producido un daño del sistema, por lo cual se deben
reparar las instalaciones.

o Preventivo: el preventivo ejecuta actividades para evitar las


roturas de los equipos, con el fin de:

 “reducir paradas por roturas;

 reducir gastos por roturas;

 reducir el tiempo de reparación;

 reducir costos de almacenaje de repuestos;

 reducir costes de personal especializado” (Estrucplan


Consultora S.A., s. f., https://goo.gl/QQL2QG).

Las actividades realizadas en este tipo de mantenimiento pueden


ser:

 revisiones periódicas de las máquinas y almacenamiento de


productos químicos;

 inspecciones oculares, ajuste, engrase y lubricación.

Es importante asentar todas estas actividades en fichas o


registros.

o Predictivo: es aquel que realza actividades para investigar


causas de las roturas o paradas inesperadas, para evitar que
vuelvan a ocurrir. Se estudia con técnicos y especialistas, junto
con los operarios empapados del funcionamiento específico de
cada planta. (Estrucplan Consultora S.A., s. f.,
https://goo.gl/QQL2QG).

Tratamientos biológicos
Normalmente, luego de los tratamientos físico-químicos, se realizan
tratamientos con bacterias, de algún tipo de los estudiados, para bajar las
cargas orgánicas y finalmente desinfectar.
La desinfección del efluente
Es un proceso que se realiza, en general, al final de todos los tratamientos,
aplicando alguna sustancia que remueve los patógenos, antes de efectuar
descargas en cursos de aguas. Este proceso puede ser físico (luz UV) o
químico. El proceso químico es la incorporación de agentes oxidantes,
como el cloro o el ozono y cationes de metales (plata o cobre). El más
utilizado es el cloro, cuyas ventajas principales son: bajo costo y largo plazo
de la eficacia; como desventaja, presenta el riesgo de que combinado con
material orgánico residual, puede generar compuestos orgánicamente
clorados que pueden ser carcinógenos o dañinos al ambiente. Respecto de
los tratamientos físicos de desinfección, la luz ultravioleta (UV) se ha
comenzado a utilizar más recientemente en reemplazo de la cloración. Los
UV dañan las estructuras genéticas de las bacterias, virus y otros
patógenos, haciéndolos incapaces de la reproducción. Es un sistema eficaz,
pero siempre que los tratamientos anteriores hayan sido bien aplicados, ya
que la presencia de sólidos podría proteger a los microorganismos y evitar
que la luz UV haga su efecto. La luz y el equipo deben ser mantenidos
adecuadamente.

La aplicación de ozono (O3) es otra alternativa de desinfección que se ha


comenzado a utilizar en los últimos años. Consiste en aplicar el ozono al
efluente ya tratado, para que realice la oxidación de toda materia orgánica,
entre la cual se cuentan los microorganismos. Como ventaja, presenta
menores riesgos que el cloro en cuanto a que éste último presenta:

- Riesgos de almacenamiento del cloro (sustancia químicos


peligrosa).

- Mantiene cloro residual en el agua tratada.

Sin embargo, el tratamiento con ozono requiere de equipos muy costosos.

Algunos sistemas combinados como ejemplo son:

Sistemas de lagunaje: también llamado “estanques de estabilización”. “El


tratamiento de lagunas proporciona sedimentación y mejora biológica
adicional por almacenaje en lagunas artificiales” (Cerda Medina, 2014, p.
6). Es un sistema que intenta imitar los procesos de autodepuración de los
ríos o lagos, a través de lagunas con bacterias (anaerobias, facultativas,
aerobias). Es un sistema barato y fácil de mantener, pero presenta los
inconvenientes de necesitar gran cantidad de espacio.
Figura 10: Sistema de lagunaje o estanques biológicos

Fuente: Nacle2, 2009, https://goo.gl/WcidaE

En el caso gráfico expuesto, el pretratamiento es físico, con algún tipo de


sistema de separación de sólido o emulsiones como las grasas (separación
con tabiques por densidad, filtros de reja o canasta, etcétera). Los
próximos tratamientos en las lagunas son biológicos con baterías
aeróbicas/anaeróbicas/ facultativas, y finalmente se aplica desinfección, en
este caso con cloro.

Humedales artificiales
Los humedales artificiales son sistemas de tratamiento generados
artificialmente, copiando el funcionamiento de los humedales naturales, ya
que se ha detectado que ciertas especies vegetales son excelentes
depuradoras de aguas residuales. Se puede realizar en piletas
impermeabilizadas, en las cuales se descarga el efluente y se incorporan las
especies vegetales recomendadas, o en sistemas sin impermeabilización,
dado que el efluente fluye lentamente (de flujo subsuperficial).

Figura 11: Humedal en sistema Impermeabilizado

Fuente: Fernández González, s. f., http://goo.gl/DQqTql

Las especies más utilizadas son las de caña, la totora, Verónica, berros,
etcétera. Estos sistemas pueden tratar una variedad de efluentes, pero
normalmente requieren previamente la regulación del pH y el filtro de
partículas gruesas.
Figura 12: Especies utilizadas en los sistemas de humedale

Papiro Achira

Cyperus alternifolius Pastos (zacate)

Miglio R., s.f., Recuperado de http://goo.gl/lkb0J8

Figura 13: Humedal de agua superficial

Fuente: Mihelcic, J. R. y Zimmerman J. B. (2011), p. 510.


Emisiones atmosféricas.
Principales contaminantes

Higiene y Medio
Ambiente
Emisiones atmosféricas.
Principales contaminantes
Cuando se usa el término “emisiones al aire”, normalmente se quiere hacer
referencia aquellas emisiones que son contaminantes o generan algún
problema de salud, directa o indirectamente.

Se entiende por contaminación atmosférica o del aire a la incorporación de


sustancias, energía o partículas que modifican las características normales
de la atmósfera e implican un riesgo, daño o molestia para las personas, los
bienes y el ambiente en general.

En tal sentido, se entiende por contaminante del aire a aquella sustancia


que modifique la composición química media de la atmosfera.

Se puede referir el origen de la contaminación atmosférica desde la


Revolución Industrial, ya que los procesos de producción masivos en las
nuevas industrias, el uso de combustibles del carbón y leña, el transporte,
sin control, han generado una serie de emisiones no pensadas, imprevistas,
que enrarecieron el aire principalmente en las ciudades. Ello no significa
que antes de la Revolución Industrial no se emitió al aire ningún tipo de
contaminantes, ni naturales ni antropogénicos, pero a partir de allí, los
procesos de emisión, las sustancias más complejas y las magnitudes fueron
en aumento.

De manera sintética, se puede concluir que la principal forma de


contaminación del aire son los procesos de combustión, que implican tanto
a las industrias como a los medios de transportes y calefacciones de los
hogares. Los diferentes tipos de combustión, ya sea de fósiles, de carbón o
leña, emiten al aire principalmente dióxido y monóxido de carbono, óxidos
de nitrógeno y azufre, entre otros. Claro que algunas actividades generan
emisiones más diversas y no provenientes de la combustión, e incluso más
tóxicas, por ejemplo: la emisión de cloro, metales, etcétera (tema que se
desarrollará más adelante).

En síntesis, la contaminación del aire puede tener diversos orígenes y


alcances.

Desde el punto de vista del origen de los contaminantes, se pueden dividir


en:

 Natural:

o volcanes: emisión de dióxido de azufre, material particulado,


etcétera;
o vegetación: emisión de polen;

o materia orgánica en suspensión;

o incendios: emisión de material particulado, dióxido de


carbono, etcétera;

o esporas, hongos.

 Antropogénico: a su vez podemos discriminar en fuentes fijas y


móviles.

o Fuentes fijas:

 industrias;

 producción de energía;

 actividad agrícola;

 quema de residuos.

o Fuentes móviles:

 automóviles;

 barcos;

 aviones.

Desde el punto de vista del alcance de los problemas de contaminación, se


pueden clasificar en:

 locales o regionales: lluvia ácida, smog;

 globales: efecto invernadero.

Principales contaminantes
Para introducir el tema de los tipos de contaminantes, inicialmente se debe
aclarar que las sustancias en el aire pueden modificarse químicamente y
pasar rápidamente a ser otra sustancia diferente a la emitida, ya sea por
presencia de luz, agua u otra sustancia química con la cual reacciona. Este
proceso químico permite definir a los contaminantes del aire en:
Figura 14: Tipos de contaminantes

Fuente: Elaboración propia.

Contaminantes primarios
Son sustancias, partículas, etcétera, que se emiten directamente al aire:

 óxidos de azufre: se emiten como subproducto de la combustión de


materiales que contienen azufre, como por ejemplo: algunos tipos de
combustibles de hidrocarburos;

 óxidos de nitrógeno: se emiten por la quema de biomasa (leña,


carbón vegetal) y combustibles fósiles;

 monóxido de carbono: igual que los óxidos de nitrógeno, se emite


por la quema de biomasa (leña, carbón vegetal) y combustibles
fósiles;

 humo y partículas en suspensión: de los suelos, hollín, quema de


materiales y residuos, de las construcciones, minería, etcétera;

 plomo: generado por agregados a las naftas, también por su uso en


fábricas de baterías y fundiciones;

 hidrocarburos: emitidos por la refinería del petróleo, quema de


combustibles fósiles y variedades de sustancias químicas utilizadas
en hogares y fábricas;

 COVs (compuestos orgánicos volátiles): estos son cientos de


compuestos, y sus fuentes de emisión son sustancias químicas de uso
en hogares, así como también los combustibles fósiles.
Contaminantes secundarios
Son las sustancias que se forman mediante procesos químicos en la
atmosfera, a partir de los contaminantes primarios, por ejemplo:

 el ácido sulfúrico (H2SO4) se forma por oxidación del dióxido de


azufre (SO2);

 el dióxido de nitrógeno (NO2) se forma al oxidarse el monóxido de


nitrógeno (NO);

 sulfatos: se forman por la oxidación de óxidos de azufre.

 El ozono (O3), que se forma a partir del oxígeno (O2).

Otra forma de clasificar los contaminantes del aire es según su estado


físico:

 fase líquida: aerosoles en forma de gotas finas o microgotas, o


asociados con partículas en fase sólida;

 fase gaseosa (gases y vapores): se generan principalmente de


procesos industriales, combustión y fuentes de incineración de
residuos;

 fase sólida: son las partículas resultantes de la combustión, del suelo,


de la vegetación, como por ejemplo: polvo, hollín, esporas, etcétera;

 en forma de energía: puede ser térmica, vibratoria, radiaciones.

Los contaminantes del aire pueden depositarse en la superficie de la tierra,


por precipitación, sobre las personas, ecosistemas y bienes materiales.

Existen algunos contaminantes más específicos de los interiores de los


hogares y otros exclusivamente exteriores. Los contaminantes principales de
los interiores de los hogares son un problema para muchas personas;
actualmente, en algunos lugares, son un mayor riesgo para la salud que la
contaminación del aire exterior. Estos contaminantes pueden variar en
hogares de comunidades más desarrolladas con respecto a los presentes en
las menos desarrolladas.

En los hogares más humildes, se utilizan como medios de combustión para la


calefacción y cocción, combustibles fósiles o leña. La quema de estos
elementos genera emisiones de CO, NO2, polvo, partículas en suspensión y
compuestos orgánicos volátiles retenidos en espacios pequeños; ello
sumado a la ventilación ineficiente o escaza, a la falta de chimeneas
adecuadas o algún tipo de extracción hacia el exterior, da como resultado un
ambiente interno contaminado, con el consecuente efecto de altos
porcentajes de enfermedades respiratorias, graves en niños y ancianos.
En otras comunidades más avanzadas, los principales contaminantes
internos suelen derivar de los materiales de construcción, como
formaldehído, asbestos, compuestos orgánicos volátiles, las pinturas con
base de plomo, los hongos, esporas, virus que se distribuyen por los sistemas
de calefacción central o aires acondicionados sin limpiezas adecuadas, e
incluso el humo del cigarrillo.

En cuanto al aire exterior, los principales gases que generan mayores


problemas de contaminación atmosférica son los ya mencionados entre los
primarios y secundarios:

 óxidos de nitrógeno;

 óxidos de carbono;

 COVs: compuestos orgánicos volátiles (o VOCs, por sus siglas en


ingles);

 material particulado;

 sustancias radiactivas;

 óxidos fotoquímicas;

 calor;

 ruido.

Cada uno de ellos se emite a través de diferentes fuentes, siendo la


principal fuente artificial, la quema de combustible fósil. Los efectos
globales de la contaminación del aire pueden sintetizarse como los
siguientes:

Figura 15: Efectos globales de la contaminación del aire

Lluvia
ácida Efecto
invernadero

Destrucción de la capa de

O3 Smog

Fuente: Elaboración propia.


Fuente: Elaboración Propia
Destrucción de la capa de Ozono (O3)
La capa de ozono es la zona de la estratosfera terrestre en la cual se
concentra una alta cantidad de moléculas de ozono, conformando una
“capa” que tiene una altitud entre 15 a 50 km de altitud. Esta capa absorbe
aproximadamente el 99 % de la radiación ultravioleta (UV) de alta
frecuencia. De esta manera, la capa de ozono protege a la vida de los rayos
UV, que son dañinos para la misma.

El problema de destrucción de las moléculas de ozono en la capa es dado


principalmente por gases como los clorofluorocarburos (CFCs) que se
utilizaban inicialmente como refrigerantes industriales y en aerosoles, así
como fungicidas de suelo, como el bromuro de metilo. Estos últimos
incluso destruyen la capa de ozono en un 50 % más que los CFCs.

Los CFCs han sido reemplazados en los sistemas de refrigeración a partir


del Protocolo Internacional de Montreal (1989), aunque quedan muchos
equipos de frío cargados, que al momento de su destrucción liberan estos
gases. En el caso de los aerosoles, también se han reemplazado por otros
gases como el CO2.

Figura 16: Deterioro de la capa de Ozono

Fuente: NASA, s. f., http://goo.gl/wmQcgp

Algunos efectos sobre de la destrucción de la capa de ozono son:

 sobre la vegetación y formación de clorofila;

 cataratas;

 cáncer de piel;

 alteraciones del ADN.


Lluvia ácida
Este problema del aire, que afecta a regiones, es provocado por miles de
millones de toneladas emitidas anualmente de SO2 (dióxido de azufre) y
NOx (óxidos de nitrógeno), principalmente provenientes de las centrales
eléctricas de carbón y petróleo, las calefacciones de los hogares en los
países fríos, los motores nafteros y gasoleros.

Estos gases son transformados en la atmósfera en ácidos sulfúricos y ácido


nítrico que posteriormente el agua de lluvia arrastra consigo hacia la
superficie terrestre. Esto es lo que se denomina lluvia ácida.

El proceso comienza a una altura de aproximadamente a 10 km (en la


troposfera). Un fotón proveniente de los rayos solares choca contra una
molécula de ozono (O3) formando una molécula de oxígeno (O2) y dejando
libre un átomo de oxígeno (O). El oxígeno libre (O) en presencia de una
molécula de agua forma un par de radicales oxhidrilos, los cuales al
combinarse con el dióxido de azufre (SO2) forman ácido sulfúrico, y al
combinarse con el dióxido de nitrógeno (NO2), forman ácido nítrico. Estos
ácidos se incorporan a las nubes y a través de los vientos pueden
trasladarse a varios Km de distancia de donde se formaron y precipitar allí
en forma de lluvia ácida. Cuando la lluvia cae sobre el suelo alcalino, se
suele neutralizar; pero cuando esta capacidad de neutralización
desaparece, disminuye el PH hasta valores críticos por debajo de 5 (PH = 7
es neutro). En estos casos contamina los cursos de agua haciendo
desaparecer la ictofauna, así como contaminando los bosques y dejando
sin defensa a las plantas a merced de los parásitos, sequías y heladas.

Smog
El smog se suele presentar en las grandes ciudades como una mezcla
química de humos y niebla, y es nocivo para la salud.

La palabra inglesa smoke-fog fue acuñada en 1911 por H. A. Des Voeux


(smoke = humo, y fog = niebla).

En las ciudades se emiten a la atmósfera:

 óxidos de sulfuro;

 óxido de nitrógeno;

 millones de partículas de plomo, cobre, níquel, cinc, carbón;

 toneladas de hidrocarburos;

 calina (finas partículas de los incendios forestales y de arena y


polvos), que tiene origen en las chimeneas de las industrias,
humos de las calefacciones y de los automóviles.
Los síntomas que padece la población en presencia de smog son: irritación
de los ojos y garganta, ronquera, tos, vómitos, fatiga, anemia y puede
llegar a matar si la victima posee asma, alergia u otros problemas
pulmonares.

Las personas más afectadas por el smog son los niños pequeños, los
ancianos, los asmáticos y los enfermos del corazón.
Smog
Figura 17: Smog

Fuente: imagen 1: Dunn, 2004, https://goo.gl/DyGtP5; imagen 2: Edwin P. Ewing, Jr., 1988,
Fuente: https://en.wikipedia.org/wiki/Smog
https://goo.gl/DvVrCE

Existen dos tipos de smog: sulfuroso y fotoquímico.

El smog sulfuroso es aquel que se genera por la descomposición en la


atmósfera de los gases de azufre, corrosivos y tóxicos, en presencia de
niebla. Los efectos se agravan cuando existen condiciones de mucha
humedad relativa, presiones altas (principalmente en inverno) y escasa
ventilación.

El smog fotoquímico es aquel que se origina al interaccionar la luz solar


con los óxidos de nitrógeno, y se presenta durante las altas temperaturas
en verano. Estos gases, generados principalmente por la combustión de
combustibles fósiles de los automóviles, quedan libres en la atmósfera y se
combinan con hidrocarburos atmosféricos, transformándose, por la acción
de los rayos ultravioletas, en una mezcla muy tóxica de oxidantes como el
ozono, el dióxido de nitrógeno, nitrato peroxiacílico y ciertos aldehídos. La
situación puede llegar a ser dramática si esto coincide con una inversión
térmica que atrape los gases en el cielo de la ciudad.

El efecto invernadero
El efecto invernadero se produce cuando los rayos solares calientan la
superficie terrestre y este calor, que generalmente tiende a ser reemitido
al espacio, es atrapado a mitad de camino por los gases de invernadero
disueltos en el aire, lo cual resulta en un calentamiento de la atmósfera.
Este es un fenómeno natural de la atmosfera que permite la vida en la
tierra, pues genera temperaturas propicias para ello; sin embargo, en los
últimos años, el aumento desmedido de estos gases que retienen el calor
solar ha generado aumentos descontrolados en las temperaturas del
planeta, con todos los cambios climáticos que ello acarrea.
Los gases de efecto invernadero son (GEI): vapor de agua, dióxido de
carbono (CO2), metano (CH4), óxidos de nitrógeno (NOx), Cloros Flúor
Carbonos (CFCs).

Figura 18: Efecto invernadero

Fuente: Climate Change – Starter`s Guidebook. UNESCO- UNEP. p. 8. 2011


Fuente: UNESCO – UNEP, 2011, p. 8.

Las principales actividades que provocan el aumento de estos gases son:

 deforestación;
 actividades Industriales que generan emisiones de alguno de los
GEI;
 exceso de consumo de energías basadas en combustibles fósiles;
 exceso de transporte (combustibles fósiles).

Las principales consecuencias del aumento de los GEI son:

 aumento de las temperaturas medias del planeta (olas de calor);


 aumento de sequías e inundaciones en diferentes zonas del
planeta;
 mayor frecuencia de formación de huracanes;
 deshielo de casquetes polares, con la consiguiente subida de los
niveles de los océanos;
 lluvias torrenciales.
Legislación.
Monitoreo y sistemas
de control

Higiene y Medio
Ambiente
Legislación. Monitoreo
y sistemas de control
Legislación
A nivel internacional existen tratados sobre problemas específicos de
contaminación del aire, como por ejemplo:

 Convención de Viena para la protección de la capa de ozono (Viena,


1985). Incluye el Protocolo de Montreal sobre substancias que
degradan la capa de ozono (Montreal, 1987).

 Protocolo de Kioto sobre el cambio climático - reducción de la


emisión de gases de efecto invernadero (Kioto, Japón, 1997).

 Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan el ozono


(Montreal, 1989).

Los tratados internacionales no son de cumplimiento legal, salvo que el


país lo haya ratificado por intermedio de una ley nacional.

Normas internacionales de referencias:


Cuando no se cuenta con reglamentación interna, normalmente se
consultan las normas de la OMS (organización Mundial de la Salud), de EPA
(la Agencia para el Medio Ambiente de EE.UU.), de Europa, entre otras.
Estas no tienen carácter de obligatoriedad en Argentina; solo las leyes
nacionales, provinciales y ordenanzas municipales son obligatorias.

Leyes nacionales sobre contaminación atmosférica y calidad del aire:

 Ley 26106/06 y 25389/00 (Congreso de la Nación Argentina):


aprueban enmiendas del Protocolo de Montreal Relativo a las
sustancias que agotan la capa de ozono.

 Ley Nacional 20.284/73: Contaminación Atmosférica (Presidente de


la Nación Argentina). Define en el territorio argentino, normas de
calidad de aire y los niveles máximos de emisión.
 Ley Nacional N. º 24.449/73 (Senado y Cámara de Diputados de la
Nación Argentina reunidos en Congreso, etc.): aprueba la ley de
tránsito.

 Decreto Nacional N. º 773/92 (Poder Ejecutivo Nacional): aprueba el


Reglamento Nacional de Tránsito y Transporte.

 Ley 24.449/95 (Congreso de la Nación Argentina): de Tránsito.

 Decreto Nacional N. º 779/95 (Secretaría de Recursos Naturales y


Desarrollo Sustentable): aprueba la reglamentación de la Ley N. º
24.449, tránsito y seguridad vial.

 Resolución N. º 70896, S.R.N. y A.H.: normas de medición de


concentración de gases y material particulado emitidos por
chimenea.

 Resolución N. º 273/97, S.R.N. y D.S: sobre ensayos realizados en


otros países, a los efectos de la emisión de certificados de
aprobación de emisiones sonoras y gaseosas.

 Resolución N. º 629/98, S.R.N. y D.S: crea una comisión consultiva


en relación al artículo 33 de la Ley nº 24.449 y su Decreto
Reglamentario 779/95.

 Resolución N. º 1156/98, S.R.N. y D.S: sobre ensayos realizados en


determinados laboratorios, a los efectos del otorgamiento de
Certificados de Aprobación de Emisiones Sonoras y Gaseosas.

 Resolución N. º 61/99, S.R.N. y D.S: sobre resultados de ensayos en


relación con el control de la emisión de gases contaminantes, ruidos
y radiaciones parásitas provenientes de automotores.

 Resolución N. º 528/01, S.R.N. y P.A: sobre extracción de muestras


de gases y medición de su concentración en el aire ambiente,
normas de metodologías.

 Resolución N. º 1058/01, S.R.N. y P.A: establece precio del arancel


correspondiente a la realización de los ensayos en el Laboratorio de
Control de Emisiones Gaseosas Vehiculares.

 Resolución N. º 1237/02, de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo


Sustentable, de vehículos con motores del ciclo OTTO a GNC,
control de contaminantes.

 Resolución N. º 1270/02, Secretaría de Ambiente y Desarrollo


Sustentable: de Certificados de Aprobación de Emisiones Sonoras y
Gaseosas. Protocolos de Ensayo.
 Decreto N. º 831/93: reglamentario de la Ley 24051 de residuos
peligrosos, Anexo II, tabla 11: estándares de emisiones gaseosas.

Provincia de Córdoba

 Ley 7347/85 (Gobernador de Córdoba). Ley marco del ambiente.


Título III, capítulo IV “de la atmósfera”; capítulo VIII, sección III, “de
la contaminación de la atmósfera”.

 Ley 8167/92 (Senado y Cámara de Diputados de Córdoba):


Preservación del estado normal del aire.

En el caso de la provincia de Córdoba, la ley 8167/92 no cuenta con tablas


de estándares publicados en el Boletín Oficial, por lo cual normalmente se
utiliza como guía la norma de la Provincia de Bs. As.: Ley 5965/58 (Senado y
Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires) y su Decreto
reglamentario 3395/96 (Poder Ejecutivo de la Provincia de Buenos Aires).

Municipalidad de Córdoba

 Ordenanza 5203 /89 (Concejo deliberante de Córdoba): Control


Sanitario de enrarecimiento del aire.

Monitoreo, gestión y sistemas de


control
Los planes de monitoreo y sistemas de control son herramientas de gestión
ambiental para la prevención y/o control de las emisiones al aire.

La norma ISO 14001, en su requisito 4.4.6, define de manera general para


el control de cualquier tipo de impacto potencial –en este caso, de la
contaminación del aire– la implementación de controles operativos:

4.4.6 Control operacional. La organización debe identificar y


planificar aquellas operaciones que están asociadas con los
aspectos ambientales significativos identificados, de
acuerdo con su política ambiental, objetivos y metas, con el
objeto de asegurarse de que se efectúan bajo las
condiciones especificadas, mediante:

a) El establecimiento, implementación y mantenimiento


de uno o varios procedimientos documentados para
controlar situaciones en las que su ausencia podría llevar a
desviaciones de la política, los objetivos y metas
ambientales; y

b) El establecimiento de criterios operacionales en los


procedimientos; y

c) El establecimiento, implementación y mantenimiento


de procedimientos relacionados con aspectos ambientales
significativos identificados de los bienes y servicios utilizados
por la organización, y la comunicación de los procedimientos
y requisitos aplicables a los proveedores, incluyendo
contratistas.

Esta norma propone como controles operativos:

 planes y programas: por ejemplo, de mantenimiento preventivo de


equipos, motores, etcétera, para evitar emisiones fuera de control;

 planes y programas por medición y monitoreo: por ejemplo, de las


emisiones de chimeneas, de vehículos, etcétera;

 controles mecánicos o dispositivos, como por ejemplo, en el caso de


las emisiones de aire:

o filtros de mangas;

o precipitadores electrostáticos y filtros de aire;

o carbón activado;

o condensadores;

o convertidores catalíticos;

o recirculación de gases de escape;

o desulfuración de gas de flujo y otros gas scrubbers;

o columnas incineradoras;

o postcombustores;

o etcétera.

En el caso de la legislación argentina, existen diversas leyes, comenzando


por la Ley General del Ambiente Nº 25.675/2002 (Senado y Cámara de
Diputados de la Nación Argentina), en la cual se propone de manera
general la prevención de los impactos. Luego cada provincia y localidad
regula específicamente, por ejemplo, la nueva Ley de Política Ambiental de
Córdoba 10208/14 (Legislatura de la Provincia de Córdoba) y su decreto
reglamentario N. º 247/15 (El Gobernador de la Provincia de Córdoba) que
reglamenta los artículos 42, 43, 44, 49 y 50 y define la exigencia de planes
de gestión en los cuales se incluyen los controles preventivos y de
monitoreo de todas las variables del ambiente (en este caso, se aplican al
aire).

Véase Dec. nº 247/15 - ANEXO I DEL ANEXO UNICO - Guías de Contenidos


de los Planes de Gestión Ambiental (PGA) y Auditorías Ambientales del Plan
de Gestión AMBIENTAL (AA-PGA): http://goo.gl/70X1pS

Plan de monitoreo ambiental del aire

La gestión ambiental del aire normalmente inicia por definir:

 fuente de emisión;

 parámetros de emisión;

 estudio inicial para definir, a través de un modelo, la pluma de


dispersión.

Modelo para monitoreo de calidad de aire urbano

En el caso del modelaje de la calidad del aire urbano, es conveniente


definir estaciones de monitoreo de la calidad del aire ubicadas de manera
representativa con respecto a la población. Esto se realiza a través de
sistemas geográficos de la información, por lo cual se requiere contar con
cierta información:

 ubicación de fuentes fijas e Inventario de las fuentes de emisión


fijas y móviles;

 disposición geográfica y topográfica: es importante conocer si la


ciudad cuenta con montañas aledañas, zonas de pozos, etcétera;

 flujos de circulación principal del tránsito y horarios pico;

 condiciones meteorológicas y climáticas, régimen de vientos,


pluviometría, temperaturas diarias, estacionales y/o con influencia
de fenómenos climáticos, radiación solar, humedad relativa;

 densidad de la población y la ubicación en relación a las fuentes de


emisión;

 riesgos de incendios forestales.


Finalmente, con toda esta información, se pueden definir los puntos de
monitoreo y los parámetros principales para la determinación de la calidad
del aire urbano.

Normalmente, las ciudades que cuentan con algún sistema de monitoreo


de calidad del aire realizan divulgación de la información al público a través
de indicadores; en algunos casos, los resultados permiten elaborar planes y
medidas de contingencia para reducir riesgos a la población (por ejemplo,
redefinición de usos del suelo, horarios y sistemas de circulación del
tránsito alternativos, etc.).

En el caso de las fuentes fijas, como chimeneas de actividades productivas,


se realizan monitoreos periódicos, y junto con otros datos, como dirección
de vientos, humedad, etcétera, se pueden realizar modelos de dispersión
(pluma de dispersión de contaminantes).

Se entiende por dispersión a la expresión matemática de la concentración


de los contaminantes emitidos desde una fuente.

Los modelos más utilizados en la dispersión de contaminantes en el aire se


basan en la distribución de Gauss, según la cual existe una región de mayor
concentración y dos zonas simétricas en las que ésta irá disminuyendo
paulatinamente hasta alcanzar un valor mínimo.

Figura 19: Modelos de dispersión de contaminantes

Fuente: Patiño A., 2007, Pag. 6.

Sistemas de control
A continuación se exponen algunas de las tecnologías existentes para el
control de las emisiones, aplicables en puntos de emisión.
Figura 20: Sistemas de control de emisiones al aire

Fuente: Mihelcic, J. R. y Zimmerman J. B., (2011), p. 553.