Está en la página 1de 6

CAPITAN GUSTAVO ARTUNDUAGA

PAREDES

Gustavo Artunduaga Paredes. Colombiano.


Nació el 29 de mayo de 1916, en Gigante,
departamento del Huila, y murió el 18 de enero
de 1988, en la ciudad de Florencia, Caquetá.
Fue Oficial de las Fuerzas Armadas de
Colombia, y paso a ser Oficial de la Fuerza
Aérea Colombiana, tras la Ley 1942 de 1944,
donde se reorganizaron las Fuerzas Militares.
Fue Piloto Militar. Piloto, Empresario y Pionero
de la aviación comercial, (transporte de carga y
pasajeros), ocupó varios cargos públicos y
privados y fue candidato a la Alcaldía de
Florencia, Caquetá en la primera elección
popular de alcaldes de Colombia.
Recibió múltiples reconocimientos, no solo debido a su labor dentro de las Fuerzas
Militares, sino a su compromiso y dedicación en pro del bienestar y desarrollo del
pueblo Caqueteño. Entre los más destacados se encuentran el nombramiento
como Piloto Honorario de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, la Cruz Peruana de
Aviación y la Cruz de Boyacá en el grado de Oficial (Colombia).
Sus padres fueron Jesús Artunduaga Durán, Ganadero, Agricultor y Comerciante
del Huila, y Rebeca Paredes Sánchez, quien falleció prematuramente, dejando
seis hijos; Alfredo, Hernando, Nohora, Elisa, Lucy y Gustavo.
Su infancia y adolescencia transcurrió sin mayores sobresaltos, en la finca
principal que su padre tenía en Gigante, Huila, con el carácter y principios que
forjan el trabajo de campo. Estudio en el Colegio Santa Librada en Neiva y se
graduó de Media Vocacional en el Colegio Santander en Bogotá.
Ingreso a la Escuela Militar de Cadetes en Bogotá, el 2 de marzo de 1935, donde
desarrolló sus estudios militares. El 29 de noviembre de 1936, es ascendido al
grado de Alférez. El 30 de enero de 1937, llega trasladado a la Escuela Militar de
Aviación “Ernesto Samper” para recibir el curso de pilotaje. Este mismo año, el 23
de diciembre, obtiene el grado de Subteniente de las Fuerzas Armadas de
Colombia.
El 25 de Febrero de 1938 es destinado como “Subteniente Piloto a la Escuadrilla
de Observación y Caza de la Base Escuela de Aviación Militar “Ernesto Samper”.
Pasa por diferentes comisiones; la Base Aérea de Buenaventura, el Batallón de
Infantería Nariño y la Dirección General de Aviación.
Recibe el título de Piloto Militar, el día 24 de Septiembre de 1939.
Asciende al grado de Teniente, el 5 de abril de 1940 y es nombrado como
Ayudante de la Base Aérea de Tres Esquinas en el Caquetá, donde tiene uno de
sus primeros contactos con la magia de la Selva que lo atraparía años más tarde.
El primero de enero de
1941 es trasladado al
Escuadrón de Caza de la
Base Aérea “Germán
Olano”, en Palan-quero, en
La Dorada, departamento
de Caldas.
El primero de julio de 1942
es destinado en comisión
de servicios a los Estados
Unidos a la escuela donde
permanece por diez meses
como estudiante en la Base
Aérea “Corpus Cristi”,
regresa a Colombia piloteando, desde San Antonio, Texas EE.UU, uno de los 2
aviones AT-6, destinados a la Base “Germán Olano”.
El 16 de mayo de 1944, es ascendido al grado de Capitán y el 16 de diciembre es
nombrado como Ayudante en la Dirección General de la Fuerza Aérea.
Su licencia de Piloto Comercial es aprobada el 4 de abril de 1945.
El 15 de noviembre del mismo año, regresa a la Base “Germán Olano” y por
último, el 16 de marzo del 46, llega de nuevo trasladado, a la Dirección General de
la Fuerza Aérea, hasta el 30 de noviembre, fecha de su retiro.
Durante su trasegar por las Fuerzas Militares, prestó múltiples servicios a la Patria,
ocupó diferentes cargos como Piloto y Comandante del Escuadrón de
Transportes, Profesor de Inglés, Instructor de Vuelo, Jefe de Deportes, Jefe de
Operaciones, Jefe de Control, Jefe del Departamento Técnico, Jefe de la Sección
de Instrucción de la Dirección General de Aviación, Ayudante de Comando, Jefe
de la Sección de Información y Propaganda de la Dirección General de Aviación y
Miembro Principal de la Comisión Técnica Aeronaútica.
Fue comisionado dentro y fuera del país, (Estados Unidos, Ecuador, Venezuela y
Perú), para adquirir o impartir conocimientos técnicos y tácticos sobre aviación,
representar al país en diferentes conmemoraciones, transportar dignatarios o
simplemente apoyar en el arreglo de algún avión.
Fue Copiloto de Camilo Daza y Piloto Presidencial en el segundo mandato de
Alfonso López Pumarejo.
Fue Jefe fundador de la sección de Instrucción, adjunta a la Sección de
Operaciones de la Base “Germán Olano”, teniendo como uno de sus logros, el
sacar a la luz el primer número de la revista “Alas” en 1944. Un primer intento de
“Revista Aeronaútica” de la Fuerza Aérea.
De sus dos viajes a Estados Unidos, se generaron diferentes informes que
invitaban a la especialización de la profesión en sus diferentes ramas, la
reorganización del cuerpo de vuelo y de las bases mismas, la importancia del
vuelo por instrumentos y de la Escuela de Tierra y el vuelo nocturno, entre otros
aportes, que logro aplicar como Instructor y Jefe de Instrucción, a pesar de la
dificultades que imponían los frecuentes traslados de personal.
Hay que tener en cuenta, que para la época los pilotos eran “toderos”, manejaban
cualquier aeronave y muchas veces cumplían todas las funciones necesarias para
el vuelo de la misma.
Tradujo varios manuales de navegación astronómica y vuelo por instrumentos
para uso de los estudiantes y pilotos.
Estando en la Dirección General de la Fuerza Aérea Colombiana y de la mano de
los Mayores Manuel Trujillo y Héctor Materón, y del Teniente Alberto Gutiérrez,
ostentando el grado de Capitán; desarrollaron, organizaron y pusieron en marcha
el Escuadrón de Transportes, inaugurando el Servicio de Transportes Aéreos de la
Aviación Militar.
Para junio de 1945, y según figura en los registros, había volado 1.529 horas
como piloto y 1.000 horas como copiloto, en aviones como los Fairchild, Seversky,
Fledgling, Falcon, Hawk, BT-15, AT-6, W-33 y 34, K-43, AT-7, PT 11.C, Condor,
Comodoro, JU-52, Ford, PBY-5A Y 5B, Douglas, Lookheed, entre otros.
El 28 de noviembre de 1942, mientras se encontraba de comisión en Estados
Unidos, contrae matrimonio por poder, con la señorita Maria Ligia Castañeda
Castañeda, con quien a través del tiempo construye una familia que da como fruto
cinco hijos; Gustavo, Martha, Sonia, Elsy y Consuelo.
Luego de su retiro, a finales de 1946, fue piloto comercial por poco tiempo, para
empresas como LANZA, y decidió emprender camino como empresario creando
varias empresas de aviación comercial, llamadas de transporte de carga, pero que
debido a la precariedad del transporte a nivel nacional, cumplían también la
función de trasladar pasajeros.
Entre estas, se desatacaron dos, Afripesca, empresa con base en Sogamoso,
Boyacá, que funcionó entre el año 1948 y 1949. Viajaba a los Llanos Orientales,
Tame, Orocue, Aguazul, a llevar Suministros y Víveres a los pobladores. También
llegaba a Uribia, en la Guajira, desde donde traía pescado y langostas al interior
del país.
Por la situación de violencia del país, tuvieron que salir huyendo de Sogamoso,
donde vivía toda la familia, dejando inclusive al perro de la casa, por exceso de
peso, que corrió detrás del avión por toda la pista. Ese fue el fin de Afripesca.
Volviendo al Caquetá, creo la empresa Aeroselva, pero para poder desarrollar este
nuevo emprendimiento, tuvo primero que hacer, con dinero propio, pistas de
aviación en los diferentes municipios a los que pretendía viajar.
Hay diferencias entre el número de pistas que se le atribuyen, pero en especial se
recuerdan las de Yary, San Vicente y Puerto Rico, Caquetá. Para poder construir
esta última, tuvieron que viajar con un tractor Caterpillar, por partes, distribuido en
varias canoas, por el rio Guayas, hasta llegar al municipio.
Otra labor importante, fue la exploración de rutas aéreas y la elaboración de
diferentes cartas de navegación, tanto del Caquetá, como del Putumayo y la
Amazonía.
Así nació Aeroselva, en un departamento donde las carreteras eran incipientes y
las personas y la carga eran movilizadas en largos viajes por ríos o a lomo de
mula.
La empresa tenía un avión Norseman C- 64, y muchas veces transportaba carga y
pasajeros a crédito, cuando la gente vendía su carga pagaba su pasaje. En algún
momento fue necesario inclusive alquilar a la Empresa SAM, un Avión DC-3 o C-
46, (aviones más grandes), ante el aumento de la cantidad de carga.
Ya hacia finales de los años
cincuenta, decide dedicarse a la
ganadería y la piscicultura, pero
continúa con su labor de servicio a la
comunidad del Caquetá, desde otros
ámbitos.
Ocupó cargos como Jefe de
Colonización de la Caja Agraría,
Gerente del Incora en los años
sesenta, Presidente del Comité de
Ganaderos, Miembro del Comité de
Departamentalización y Represente
de la Empresa de Aviación Aires para
la zona.
Como ganadero fue uno de los
pioneros de la implementación de los
programas de inseminación artificial
en el departamento del Caquetá.
Cuando, gracias al acto legislativo 01 del 09 de enero 1986, se decreta la elección
popular de alcaldes, se comienzan a mover en las regiones los diferentes actores
interesados en la consecución del poder. Con la fecha de la elección definida para
el 13 de marzo 1988, se acercan al Capitán Artunduaga, personajes de diferentes
ámbitos y filiaciones, para proponerle que sea candidato.
Sin tener mayor interés político, se deja convencer de asumir este reto, a pesar de
las amenazas y los ruegos de su familia, empujado por el interés de servicio que
siempre tuvo hacia el pueblo del Caquetá, en especial hacia Florencia, su capital,
que lo había acogido y querido.
A sus 73 años, representado 3 partidos políticos distintos, era el candidato más
opcionado para ganar las elecciones.
“Era un hombre muy respetado en Florencia. Uno de esos patriarcas que los
amigos saludan siempre con afecto. Más que un candidato era un personaje de la
ciudad, un líder cívico… no hubiera habido mejor alcalde para la ciudad”. Tomado
del Periódico El Tiempo, 27 de Mayo de 2016.

El 18 de enero de 1988, se acercaron temprano en la mañana, dos hombres con


uniforme militar, que el capitán salió a saludar. Le propinaron más de 50 tiros de
ametralladora. Quedo tendido frente a su casa, mientras los hombres se fueron
caminando, sin afán hacia la montaña.

Tras su muerte ha recibido múltiples homenajes por su aporte a la Aviación en


Colombia, y su activa participación en el desarrollo del departamento del Caquetá,
teniendo como los más destacados, la designación de un avión de la empresa
Aires, en su momento, y del Aeropuerto de Florencia, con el nombre de “ Capitán
Gustavo Artunduaga Paredes”.
El Capitán, fue un hombre con una vocación de servicio muy arraigada, que en
principio decidió desarrollar dentro de la Fuerzas Armadas; pero, que no
disminuyó cuando se incorporó a la vida civil, actuando siempre en pro del
desarrollo y progreso de una región que lo recibió como hijo, donde construyó una
familia y ayudó a muchos otros a hacer lo mismo.
Murió a los 73 años con la certeza de
que había mucho por hacer y la
energía para llevarlo a cabo,
buscando un bien mayor, que su
ciudad no cayeran en las manos
equivocadas.

Bibiografía

Periódico El Tiempo

Periódico El Diario del Caquetá

“Sobre Ruedas ,Antología de Escritos Selectos”, Alfredo Tovar Polanco

“Desde los Cielos Alcanzó la Gloria” recopilación de documentos militares de Gustavo Artunduaga
Paredes.

“Territorios Conflicto Armado y Política en el Caquetá: 1900-2010”,Teófilo Vasquez Delgado.

Principios de la Navegación Aérea en Colombia, Revista Credencial.

Entrevistas Familiares.