Está en la página 1de 10

Pastoral

Recursos para Agentes Pastorales de Editorial SAN PABLO – Lima – Perú


Año II – Nº 11 – 18 de febrero 2011

Enriqueciéndonos desde nuestra fe

Queremos compartir nuestra gran alegría por las experiencias


vividas durante el “Curso de Formación en la Fe 2011”. Fue grati-
ficante ver la cantidad de docentes, catequistas y agentes de
pastoral que respondieron a la convocatoria y que se mostraron
interesados en la propuesta.

Nos alegra la gente que quiere formarse con el enorme entusias-


mo que han mostrado durante estos días y que revela que no se
trata de una búsqueda individual para el crecimiento personal,
sino un deseo expreso de encontrar herramientas que sirvan para
realizar mejor la tarea que están llevando a cabo.

Nos alegra que un gran número de participantes hayan venido de lejos y que hayan participado, sin tregua ni
descanso, para aprovechar cada espacio, tratando de obtener lo mejor de cada instancia y que la realización
del curso los haya movido a hacerlo a pesar de las distancias y de los tiempos que, en muchos casos exigie-
ron hacer un paréntesis en el ritmo cotidiano y sacrificar algunos días de vacaciones o de estar en familia o
de redoblar el trabajo previo o el que se debe hacer a la vuelta, para poder asistir.

Nos alegran los testimonios que nos han dejado manifestando satisfacción por lo que se han nutrido espiri-
tual y académicamente durante estos días; nos resulta muy alentador escuchar a los que dicen que ya mis-
mo están esperando el anuncio del “Curso de formación en la fe 2012” porque tienen muchas ganas de vol-
ver; es sumamente enriquecedor los que nos han acercado sugerencias, críticas constructivas, correcciones
fraternas y aportes para que el rumbo que hemos elegido se vea fortalecido en el caminar juntos.

Nos alegra haber trabajado en equipo, los colaboradores de Editorial SAN PABLO, los animadores de SOBI-
CAIN y los varios colaboradores que se han acercado para ofrecer un servicio concreto y práctico a los ins-
criptos en el CURSO DE FORMACIÓN EN LA FE, porque la tarea conjunta es un signo de unidad que el mundo
de hoy necesita para creer.
Nos alegra la solidez de los expositores, la calidad y la calidez de
todos y cada uno que se brindaron sin retaceos en sus ponencias,
ofreciendo su cordialidad humana y su claridad didáctica. Particu-
larmente señalamos lo que dieron desde el escenario y lo que com-
partieron en los diálogos interpersonales.

Estas alegrías no son una evaluación pedagógica y, quizás, a los


ojos de algunos, son algo que no suma demasiado a la realización
del Curso. Sin embargo, sabemos que es mucho y muy importante.
Releer los apuntes o recordar un momento de oración con las can-
ciones es mucho más que un certificado de asistencia o un puntaje
ganado durante cinco días. Podemos decir que, con todo lo vivido,
estamos felices. Es una manera de cumplir con la misión y la voca-
ción que hemos descubierto en el camino de la evangelización.

1 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


La biblia y los jóvenes
Ricardo Stirparo y Horacio Prado: bibliayjoven@hotmail.com

La parábola del Padre Misericordioso


Valor: “La Misericordia”

“Su padre lo vio y se conmovió profundamente, corrió a su encuentro la abrazó y lo besó”


Lc 15, 20

Sólo si nos abrimos a la experiencia del amor misericordioso de Dios Padre, que no con-
dena, nos espera y nos ama como somos podremos mirar y actuar con los demás con mi-
sericordia. La propuesta de este encuentro es internarnos en la experiencia de la miseri-
cordia de Dios, desde la “Parábola del amor del padre” Lc 15, 11-32, conocida como “el
hijo pródigo”, aunque en realidad el personaje principal de la parábola es el padre. Es la
última de las tres parábolas de la misericordia, (la oveja y la moneda perdida) que en-
contramos en el capítulo 15 de Lucas y la intención de Jesús es enseñarnos cómo es Dios. Dios es como ese
padre, y nosotros somos como el hijo menor y el hijo mayor. Necesitamos encontrarnos con la misericordia
del Padre, para que Él nos haga pasar, como el hijo menor, de la muerte a la vida.

Primer momento: Motivación


Para presentar el tema nos dividiremos en seis grupos. A cada grupo le repartiremos una viñeta como las
que presentamos aquí, con la siguiente consigna: Relatar una breve historia, donde se vea reflejada la
imagen de "Dios" que expresa la viñeta

2 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


Luego cada grupo leerá su relato, presentando la falsa imagen de Dios que le tocó. Finalmente dialogaremos
sobre los distintos elementos que aparecieron.
1. ¿Qué actitudes se esconden detrás de cada una de estas falsas imágenes de Dios?
2. ¿Cuál de estas imágenes responde más al pensamiento general de la gente?
3. ¿Con cuál de estas imágenes me siento más identificado?

Segundo momento: “Iluminados por la Palabra”


Proclamamos la parábola del padre misericordioso que la encontramos en Lc 15, 11-
32.
Abordaremos la reflexión sobre la Palabra en tres partes:
1º parte, versículos 11-20 a: El hijo menor y el padre
2º parte, versículos 20 b-24: El padre y el hijo menor
3º parte, versículos 25- 32: El padre y el hijo mayor

Trabajamos en tres grupos, cada uno con un tema, con unas fichas similares a las que presentamos aquí.
En los grupos proponemos primero un momento de reflexión personal, para luego si, reunirnos y compartir
guiados por las preguntas

El hijo menor y el padre:


Lc 15 Versículos Preguntas para la reflexión
Un hombre tenía dos hijos, el menor de ellos dijo a su pa- ¿Cuáles son nuestras “herencias”?
11-12 dre: “Padre, dame la parte de herencia que me correspon- ¿Qué cosas en nuestra vida, nos pertenece más a nosotros
de”. Y el padre le repartió sus bienes que a Dios Padre? ¿Somos pertenencia de Dios?
¿Qué nombres tienen los “países lejanos” que nos distancian
Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía
13 a del Padre: desesperanza, egocentrismo, indiferencia, como-
y se fue a un país lejano.
didad, ...?
¿En qué invertimos nuestras energías?
13 b donde malgastó sus bienes en una vida licenciosa.
¿Por qué cosas vale la pena “gastar” nuestra vida?
¿Cuáles son las necesidades más hondas de nuestro co-
Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en
razón? El hijo menor se puso al servicio de un extraño:
aquel país, y comenzó a sufrir privaciones. Entonces se pu-
14-15 ¿Cuándo vivimos lejos del Padre, a quién servimos, quién es
so al servicio de uno de los habitantes de esa región que lo
nuestro patrón: la moda, el dinero, la diversión, nuestros
envió a su campo a cuidar cerdos.
sentimientos...?
¿De qué cosas tiene “hambre” nuestro corazón?
Él hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que
16 ¿Dónde vamos a buscar el “alimento”? ¿Dónde lo encontra-
comían los cerdos, pero nadie se las daba.
mos?
Recapacitó y dijo: ”Cuántos jornaleros de mi padre tienen
pan en abundancia y yo estoy aquí muriéndome de ham- ¿Sabemos “reconocer” nuestra necesidad de Dios Padre?
17-19 bre”. Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: “Pa- ¿Miramos con humildad nuestra vida y reconocemos nuestra
dre pequé contra el cielo y contra ti, ya no merezco ser lla- necesidad de ser perdonados?
mado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros”
20 a Partió y volvió: se puso en marcha. ¿Qué cosas tenemos
Entonces partió y volvió a la casa de su padre.
que “poner en marcha” en nuestra relación con Dios Padre?

El padre y el hijo menor


Lc 15 Versículos Preguntas para la reflexión
En el Padre no hay reproches por el “dinero malgastado”
¿En cuántas situaciones de nuestra vida sentimos que Dios
Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió sale a nuestro encuentro, que viene a rescatarnos?
20 b
profundamente, corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó. Lo abraza y lo besa: a Dios no le asusta nuestra miseria,
Nos ama como somos! ¿Cómo es nuestra experiencia del
Amor misericordioso de Dios?
El Padre habla con gestos de la abundancia de su Amor,
El hijo con palabras de la falta de sus méritos.
El joven le dijo: “Padre pequé contra el cielo y contra ti, no ¿Experimentamos en nuestra vida que el Amor de Dios tiene
21
merezco ser llamado hijo tuyo” raíces más profundas que las del pecado?
¿Descubrimos que Dios nos ama gratuitamente mas allá de
nuestros méritos?
Ropa, anillo, sandalias: gestos concretos del amor del Padre
Pero el padre dijo a sus servidores: “Traigan enseguida la que devuelve al joven su dignidad de “hijo”.
22 mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y san- Mirando nuestra vida: ¿Cuáles son esos gestos concretos del
dalias en los pies” Padre para con nosotros?
¿Por qué cosas le diría hoy al Padre: gracias?
Hay fiesta, pero no es privada (no hay salón VIP)
Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y feste- La alegría del Padre se comparte con todos los de la casa.
23
jemos, ¿Cómo es mi trato con los demás?
¿Cómo vivo mis vínculos fraternos?
Al Padre le basta “encontrarnos”, no importa cuán misera-
Porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba bles estemos ni cuán grande sea nuestro pecado.
24
perdido y fue encontrado. Y comenzó la fiesta. Recordar si experimentamos esta “Pascua” (paso) de la
muerte a la vida.

3 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


El padre y el hijo mayor
Nº Versículos Preguntas para la reflexión
El hijo mayor quiere saber qué pasa. Pero no se dirige direc-
El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la
25- tamente al padre, sino a uno de los sirvientes.
casa, oyó la música que acompañaba la danza. Y llamando
26 ¿Qué hacemos cuando no “entendemos” lo que nos sucede?
a uno de los sirvientes, le preguntó que significaba eso.
¿Qué hacemos con nuestras dudas?
Él le respondió: “Tu hermano ha regresado y tu padre hizo El enojo nos aleja del Padre y de los hermanos. ¿Cuáles son
27-
matar el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y nuestras broncas más usuales? ¿Tengo enojos con Dios, con
28
salvo”. El se enojó y no quiso entrar. los demás, conmigo?
El Padre nos ama así, deja todo y sale a nuestro encuentro,
28 b Su padre salió para rogarle que entrara,
¿Cómo es nuestra experiencia del amor del Padre?
Pero él le respondió: “Hace tantos años que te sirvo, sin Paradójicamente este hijo que presume de no haber desobe-
haber desobedecido jamás ni una sola de tus ordenes y decido nunca, ahora se niega al ruego del padre.
29
nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis ¿Cómo vivimos nuestra fe: como una obligación donde lo
amigos”. importante es cumplir? ¿o como un compromiso de corazón?
El hijo mayor no ve ni siente como el padre...La “lógica” del
padre no es la “lógica” del hijo.
“Y ahora ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado
¿Cómo reaccionamos ante las “miserias” ajenas?
30 tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero
¿Cuáles son las “faltas” que nos cuesta perdonar?
engordado”
¿Cuáles son las comparaciones y los celos que habitan nues-
tro corazón?

Ante nuestras quejas, las palabras delicadas y cariñosas del


Pero el padre le dijo: “Hijo mío, tú estás siempre conmigo, Padre... Sólo la intimidad con el Padre nos permitirá “ver” las
31
y todo lo mío es tuyo” cosas como El las ve.
¿Cómo construimos esta intimidad?

“Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano Nuestra opción por Dios Padre, es una opción por los herma-
32 estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha nos. ¿Puede alguien amar a Dios a quien no ve, sino ama a
sido encontrado” su hermano a quien ve?

Tercer momento: Conclusiones y oración

Luego del trabajo grupal, se pondrá en común lo que han podido “encontrar” en los pasajes de la
parábola que les ha tocado profundizar y a modo de síntesis concluiremos entre todos:

- A la luz de la Palabra y de nuestra propia experiencia, ¿Cómo es este Padre que tan claramente
nos señala Jesús en esta parábola?
- ¿Cuáles son nuestros parecidos con el hijo menor y con el mayor?
- ¿Cómo ayudarnos unos a otros a “volver a la casa del Padre”?

Finalizamos el encuentro cantando y orando al Padre que nos quiere con entrañas de misericordia.
“Festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida” Lc 15, 24

Colección Enigmas de la Biblia


El autor procura acercar a los lectores de forma simple, sencilla y amena, los nuevos
estudios bíblicos, como ayuda para la interpretación del texto sagrado en una Colección
de 13 libros donde, al final de cada capítulo, se añade una serie de preguntas, que pue-
den emplearse para la reflexión personal, en colegios, parroquias y grupos bíblicos.
Autor: Ariel Álvarez Valdés
Editorial SAN PABLO

Cuentos bíblicos cortitos


Estos cuentos no pretenden faltarle el respeto a la Palabra de Dios. Intentan, sí, divul-
garla, hacerla conocer a quienes no leen la Biblia, ya sea porque no les interesa, o por-
que la consideran incomprensible y aburrida. En estos relatos, el autor invita a hombres
y mujeres, a encontrarse con la Palabra de Dios.
Autor: Héctor Muñoz
Editorial SAN PABLO

4 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


Encuentro para ir preparando la Cuaresma

El 9 de marzo es miércoles de Ceniza y comienza la Cuaresma 2011. La liturgia del


miércoles de Ceniza presenta siempre las enseñanzas de Jesús, en el Sermón de la
montaña, sobre las tres prácticas más importantes de la piedad judía de su tiempo: el
ayuno, la oración y la ayuda al necesitado.

Durante Cuaresma, estas tres actitudes marcan un camino para el cambio de corazón
al cual todo este tiempo invita, a nivel personal y comunitario. Ofrecemos una guía de
lectura del evangelio del miércoles de ceniza, que puede ser utilizado en un encuentro
para orar y reflexionar acerca del sentido de la Cuaresma y cómo prepararnos para
ser verdaderos discípulos.

Evangelio del Miércoles de Ceniza


"Guárdense de las buenas acciones hechas a la vista en las esquinas de las plazas, para que la gente los
de todos, a fin de que todos las aprecien. Pues en ese vea. Yo se lo digo: ellos han recibido ya su premio.
caso, no les quedaría premio alguno que esperar de Pero tú, cuando reces, entra en tu pieza, cierra la
su Padre que está en el cielo. Cuando ayudes a un ne- puerta y ora a tu Padre que está allí, a solas contigo.
cesitado, no lo publiques al son de trompetas; no imi- Y tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará.
tes a los que dan espectáculo en las sinagogas y en Cuando ustedes hagan ayuno, no pongan cara triste,
las calles, para que los hombres los alaben. Yo se lo como los que dan espectáculo y aparentan palidez,
digo: ellos han recibido ya su premio. para que todos noten sus ayunos. Yo se lo digo: ellos
Tú, cuando ayudes a un necesitado, ni siquiera tu ma- han recibido ya su premio. Cuando tú hagas ayuno,
no izquierda debe saber lo que hace la derecha: tu lávate la cara y perfúmate el cabello.
limosna quedará en secreto. Y tu Padre, que ve en lo No son los hombres los que notarán tu ayuno, sino
secreto, te premiará. tu Padre que ve las cosas secretas, y tu Padre que
Cuando ustedes recen, no imiten a los que dan es- ve en lo secreto, te premiará". Mt 6, 1-6. 16-18
pectáculo; les gusta orar de pie en las sinagogas y

Guía para la lectura:


• Partir de la vida - ¿Cómo concretar la ora-
¿En qué oportunidades y por qué motivos nos prepa- ción, el ayuno y la ayuda al
ramos para hacer algo? necesitado? ¿Qué te invita el
¿Le dedicamos tiempo a esa preparación? Señor a vivir?
¿Qué cosas nos exigen preparación?
Compartir para qué, cuánto tiempo, qué hicimos. • Oración
¿Qué le decimos a Dios des-
• Lectura pués de meditar su Palabra?
Leer el evangelio. Señalar las ideas e imágenes que Ofrecer nuestra oración. Dia-
más llaman nuestra atención. logar con Dios.
Hacer una segunda lectura, pausada y reflexiva. Repetimos juntos: Ayúdanos a cambiar el corazón...

• Meditación • Compromiso
¿Qué dice el texto? Personal: Hacer el propósito firme de buscar un
- ¿Qué recomendación da el Señor? ¿Cómo debe ser momento del día para orar.
nuestra práctica? Grupal: Compartir y acordar un gesto de solidaridad
- ¿Cuáles son las tres actitudes que propone el texto que todo el grupo pueda realizar durante la Cuares-
bíblico? ¿Qué enseña con respecto a cada una? ma.

¿Qué nos dice el texto hoy? Oración final


- ¿Cómo vivir la Cuaresma en la vida cotidiana?

¿Cómo preparar la Cuaresma?


Ofrece una variada gama de posibilidades pastorales y celebrativas para que los agentes
de pastoral, los equipos de liturgia y los sacerdotes, puedan hacer de este tiempo de
Cuaresma un verdadero camino de preparación al misterio pascual.

Autor: Equipo de redacción de El Domingo


Editorial SAN PABLO

5 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


Recursos para la Catequesis
Por María Inés Casalá: inescasala@gmail.com

Nos preparamos para la Pascua


La propuesta es entregar «fichas» para trabajar con los chicos y prepararnos durante el tiempo de Cuaresma
para celebrar la Pascua intensamente. Antes del domingo correspondiente, se entrega una fotocopia y se
realiza la ficha. También se puede dar como tarea para hacer con la familia.

1/ Cuaresma: Camino hacia la Pascua


El domingo 13 de marzo de 2011 comienza el I domingo de Cuaresma.

Son cinco domingos en los cuales nos prepararemos para la Pascua de Jesús.
La Buena Noticia de Jesús, su palabra, se nos entrega en forma de semilla.
Jesús la siembra en nuestro corazón para que crezca y dé frutos.
Si las semillas permanecen en la bolsa, nunca darán fruto y llegará un día en que se pudrirán
y ya no servirán más.
Esta semana les proponemos convertir nuestro corazón para descubrir todas las riquezas que
Dios puso en él.

Leer: Marcos 1,12-15


 Pintar el primer recuadro.
 ¿Qué cosas debemos convertir en nuestra vida?

2/ Cuaresma: Camino hacia la Pascua


20 de marzo / II domingo de Cuaresma.

¿Ya descubrieron los dones que Dios puso en su corazón?


Ahora es el momento de sembrarlos, de tomar conciencia de que hay que hacerlos crecer y
madurar. Trabajar el campo implica esfuerzo, conocimiento y amor por lo que se hace.
En nuestra vida ocurre lo mismo. Si queremos ser felices, tendremos que esforzarnos, pensar
qué camino queremos seguir, elegir a las personas que nos acompañarán y poner amor en lo
que emprendamos.
Esta semana podemos pensar si realmente estamos dispuestos a poner nuestro entusiasmo
en hacer crecer esos dones que hemos recibido.

Leer: Marcos 9,2-10


 ¿Por qué los amigos de Jesús le pedían hacer tres carpas cuando se transfiguró?
 Pintar hasta el segundo recuadro.

Las grandes fiestas de los cristianos


Cuaresma, Pascua, Ascensión… ¿cuál es el origen de estas fiestas cristianas y qué senti-
do tienen?, ¿cómo las celebramos en nuestra casa y en la Iglesia? Los niños encontrarán
la respuesta a estas y otras muchas preguntas en este pequeño libro y conocerán el
verdadero significado de estas grandes fiestas cristianas.
Autor: d’Eloidie Maurot – Charlotte Roederer.
Editorial SAN PABLO

6 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


3/ Cuaresma: Camino hacia la Pascua
27 de marzo / III domingo de Cuaresma.

La semilla, para dar fruto, pierde su forma. En nuestra vida, debemos estar dispuestos a
modificar actitudes. ¿Nos pusieron el «cartelito» de que somos contestadores, malhumora-
dos o que tenemos un carácter terrible y que siempre protestamos por lo que nos pasa? Po-
demos modificar esto. No será de un día para otro, pero, de a poco, con paciencia, podre-
mos dejar atrás aquello que no nos gusta de nosotros y comenzar una vida nueva.
Si queremos hacerlo solos será difícil. Así como la semilla necesita de agua y del sol, noso-
tros necesitamos de los demás y de Dios, porque él conoce en profundidad nuestro corazón.
Esta semana recemos para poder modificar, paso a paso, lo que nos aleja del camino del
amor.

Leer: Juan 2,13-25


 ¿En qué situaciones actuales Jesús reaccionaría como con los mercaderes el templo?
 Pintar las tres primeras viñetas.

4/ Cuaresma: Camino hacia la Pascua


3 de abril / IV domingo de Cuaresma.

Ha pasado el tiempo. La semilla se transformó y echó raíces.


Las raíces tiene dos funciones fundamentales:
Sujetar a la planta y darle firmeza:
En nuestra vida también tenemos que tener buenas raíces, es decir, conocer y amar nues-
tro pasado, tener fuertes lazos de amistad y de familia que son los que nos darán la segu-
ridad.
¿Acrecentamos esos lazos necesarios para crecer bien?
Alimentar a la planta, tomar de la tierra lo necesario para desarrollarse:
Nosotros también tenemos que alimentarnos, no sólo con alimento material, sino con
aquellas cosas que nos hacen crecer en el amor, en la capacidad de elegir, en la solidari-
dad…
¿Nos preocupamos por crecer bien en los diferentes aspectos de la vida?

Leer: Juan 3,14-21


 ¿Para qué envió Dios a Jesús al mundo?
 Pintar hasta el cuarto recuadro.

5/ Cuaresma: Camino hacia la Pascua


10 de abril / V domingo de Cuaresma.

La semilla ya se transformó en planta.


Por eso, recorrió un largo camino de transformación. Ya no es semilla, y, si miráramos a la
planta desde las raíces hasta los frutos, no podríamos descubrir rastros de la semilla. Cuan-
do nacemos, Dios nos da muchas capacidades y, a lo largo de los años, las vamos haciendo
aparecer y crecer. ¡Qué triste sería que quedaran para siempre en forma de semilla! La
planta llega a ver el sol, y sirve de alimento para otros seres vivos. Nosotros estamos lla-
mados a ver a Dios (a encontrarnos con él), a ser felices y a ayudar a los demás a crecer.

Leemos: Juan 12,20-33


¿Qué relación tiene este texto con lo reflexionado desde el primer domingo de cua-
resma?
Pintar todos los recuadros.

7 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


Formación en la fe

Crecer en la fe para vivir como servidores

Para unirse verdaderamente a Jesús es necesario asumir la centralidad del


Mandamiento del amor, que él quiso llamar suyo y nuevo: “Ámense los unos a
los otros, como yo los he amado” (Jn 15,12). Este amor, con la medida de
Jesús, de total Don de sí, además de ser el distintivo de cada cristiano no pue-
de dejar de ser la característica de su Iglesia, comunidad discípula de Cristo,
cuyo testimonio de caridad fraterna será el primero y principal anuncio, “reco-
nocerán todos que son discípulos míos” (Jn 13, 35). Aparecida, 139.

El Evangelio nos muestra el camino:


“Los apóstoles dijeron al Señor: «Auméntanos la fe». El Señor respondió: «Si ustedes tienen un poco de fe,
no más grande que un granito de mostaza, dirán a ese árbol: Arráncate y plántate en el mar, y el árbol les
obedecerá.
¿Acaso tienen un servidor que está arando o cuidando el rebaño? Y cuando éste vuelve del campo, ¿le dicen
acaso: Entra y descansa? ¿No le dirán más bien: Prepárame la comida y ponte el delantal para servirme has-
ta que yo haya comido y bebido, y después comerás y beberás tú? ¿Y quién de ustedes se sentirá agradecido
con él porque hizo lo que le fue mandado?
Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que les ha sido mandado, digan: Somos servidores que no
hacíamos falta, hemos hecho lo que era nuestro deber».” Lc 17,5-10

Pistas para la reflexión:  Somos humildes servidores del Reino. La fe


 El pedido de los apóstoles nos revela cómo se nos da la fuerza del Espíritu para hacer lo que
perciben ellos mismos como discípulos… les Dios espera de cada uno de nosotros. Por eso
falta fe y por eso recurren a su maestro como le pedimos, como los discípulos: «Señor,
un ruego que atraviesa toda la vida de disci- auméntanos la fe»
pulado: «Auméntanos la fe».
Para compartir con la comuni-
 Jesús los reprende con cariño. Si dad:
tuvieran un «poquito» de fe… lo- ¿Cómo nació y creció tu
grarían grandes cosas. La semilla fe en Jesús?
de mostaza era la más pequeña ¿Quiénes la sembraron y
de las semillas conocidas en cuidaron en tu vida?
aquel entonces, por eso la utiliza Compartir experiencias
como ejemplo (recordar también personales, y descubrir
la parábola de la semilla de mos- rasgos comunes de los
taza, en la cual se alude a su di- sembradores de fe en
minuto tamaño). nuestra vida.
¿Cuántas veces rezamos
 Luego Jesús traza un perfil del para pedir más fe, para
servidor. Parece indicar que ser discípulo y que nuestra fe no se apague?
tener fe es ser servidor. La característica ¿Cuántas veces pedimos por la fe de
principal que sus palabras nos brindan sobre quienes nos rodean?
el servidor es cumplir la voluntad de su se- Anímate a orar pidiendo al Señor que nos
ñor. Hacer su deber. aumente la fe.

 De igual manera, como discípulos, nuestra ta-


rea y misión es seguir la voluntad de Dios, Preguntas para profundizar el evangelio:
colaborar en la construcción de su proyecto
de vida para todos. Ayudar con la entrega de ¿Qué significa tener «fe» en Jesús?
nuestra vida (tiempo, dones, bienes…) para ¿Cómo va creciendo el camino de fe de los
que el Reino de Dios crezca entre nosotros. discípulos?

8 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


Testimonio
Por Padre Pedro Trevijano pedrotrevijano@telefonica.net

¿Volverías a ser sacerdote?


Cierta vez, cenando con un grupo de amigos y conocidos, confesiones han ganado en calidad, y muchas veces pienso:
uno de ellos se extrañó de que yo fuera sacerdote y dio por “sólo por haber confesado a esta persona, y haberle podido
supuesto que si yo pudiese rehacer mi vida, no volvería a ayudar, ha valido la pena haber estado aquí”. Aparte del
serlo. Como no es ni la primera ni la segunda vez que me valor humano de los consejos que puedas dar, perdonamos
sucede y se me ha preguntado con relativa frecuencia el en nombre de Dios los pecados y somos los transmisores de
por qué me hice sacerdote y si me he arrepentido de serlo, su gracia, cosa que ningún psicólogo o psiquiatra puede
me parece que es una pregunta que vale la pena contestar. hacer. Es cierto que algunas veces no he estado a la altura,
pero en general pienso que el bien que se hace allí es senci-
Mi respuesta es que me pareció una buena manera de llenar llamente inmenso.
de sentido mi vida y, aunque a lo largo de mi vida he tenido
momentos mejores y peores, nunca me he cuestionado de- Pero uno no es solamente sacerdote; el sacerdocio hay
jar el sacerdocio. Hoy, si pudiese poner marcha atrás y vol- que vivirlo de manera concreta. Mi modo ha sido la educa-
ver a plantear mi vida, sería de las cosas que tengo más ción. Ello te obliga, pero creo que es una obligación común
claras: Volvería a serlo, pues estoy encantado de haber sido en todas las profesiones, a no descuidar la autoformación
sacerdote y continuar siéndolo. Y no me olvido que, por el y seguir estudiando siempre, para poder estar al día y res-
Bautismo y también por la Confirmación, hemos recibido el ponder a los interrogantes de las personas. He tenido la
sacerdocio común de los fieles, que ejercemos a través de suerte de haber tenido una buena formación cultural y, al
nuestra participación, cada uno según nuestra vocación pro- mismo tiempo me ha gustado el ambiente educativo, tanto
pia, en la misión de Cristo, Sacer- en el Seminario, donde he ense-
dote, Profeta y Rey. Los creyentes ñado Moral, en su doble vertiente
hemos recibido la buena noticia de Moral General y Sexual, así
del amor de Dios hacia nosotros y como lo concerniente para formar
que Dios se ha hecho hombre para a los futuros sacerdotes respecto
salvarnos, y en consecuencia, que al sacramento de la penitencia.
la vida humana está llena de sen- También en varios Institutos de mi
tido. Pero Dios no quiere que su ciudad, Logroño (España), donde
mensaje de salvación y amor nos he sido profesor de Religión. Es
lo guardemos en el bolsillo, dado indiscutible que la educación en mi
que desea que colaboremos con él país no está en uno de sus mejo-
y ayudemos a los que no le cono- res momentos, pero estoy conven-
cen a encontrarse con el que es cido de que nunca hay que des-
“la luz verdadera, que con su ve- animarse y tener muy claro que
nida al mundo, ilumina a todo siempre se puede hacer algo en
hombre” (Jn 1,9). cualquier situación. Deseo que mis
clases hayan servido para ofrecer
Me encanta que mi sacerdocio sea una participación muy a mis alumnos algo de cultura general y cultura religiosa,
especial del sacerdocio de Cristo; que cuando pronuncio las y, sobre todo, aun teniendo muy claro que es asignatura y
palabras de la consagración, Cristo se haya servido de mí no catequesis, he intentado ser un educador que despierte
para que el pan y el vino se transformen en su cuerpo y inquietudes a sus alumnos.
sangre; que yo sea el instrumento para que los demás y yo
mismo recibamos a Jesús y nos unamos profundamente con Creo que nadie puede conformarse en ser como es, sino
él, y me alegra cuando pienso que cuando me llegue la que todos debemos tratar de ser mejores. Al mismo tiem-
muerte podré decirle a Jesús: “la gran mayoría de los días po, pienso que el cristianismo lleva consigo un mensaje de
de mi vida te he recibido en la comunión. Vengo a devolver- esperanza, por lo que siempre he deseado, lo mismo que
te la visita y espero poder quedarme junto a ti”. es mi intención al escribir este artículo, que la fe propor-
cione paz y quite angustias.
Otra cosa que me gusta del sacerdocio es poder confesar.
No porque tenga ningún interés en enterarme de chismes o Si he aportado algo en la construcción de la personalidad
de lo malo que hacen los demás, que no importa gran cosa, de otros, y si he logrado ayudar a unas cuantas personas
sino por el bien inmenso que se puede hacer. Hoy la gente en su vida humana y cristiana, creo que mi sacerdocio y
se confiesa menos que unos años atrás, y hay una seria cri- mi vida habrán valido la pena. Pero eso sólo lo sabré el día
sis en este sacramento, pero me parece indiscutible que las en que la luz de Cristo me ilumine plenamente.

9 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe


El rincón del cuento
María Inés Casalá y Juan Carlos Pisano: inescasala@gmail.com

El hombre y la serpiente
Cierta vez, un hombre que caminaba ver qué ocurría. Inmediata-
por un monte encontró una serpien- mente el hombre y la serpiente
te atrapada entre las ramas y pe- la eligieron como jueza de la
queñas lianas del tronco de un árbol. contienda.
Compadeciéndose de ella, paciente- –Mal podría juzgar –explicó
mente fue cortando uno a uno las sabiamente– lo que mis ojos
partes de la planta que la estaban no vieron desde el comienzo.
ahogando e inmovilizando y la soltó. Deberían reconstruir fielmente
Como no reaccionaba, le dio calor los hechos tal como ocurrieron
con sus manos hasta que observó y recién después podría opinar.
que recobraba la respiración y los La serpiente se enredó nueva-
signos vitales. mente sobre el tronco del árbol
Recobradas su fuerza y su libertad, la serpiente se y el hombre mostró cómo la había liberado. La zorra,
volvió contra el hombre y se enroscó fuertemente en después de comprobar lo sucedido, pronunció su fa-
su cuello para atacarlo. llo:
El hombre, sorprendido, le dijo: –De ahora en adelante, tú –sentenció dirigiéndose al
– ¿Qué haces? ¿Por qué me pagas tan mal? ¿Acaso hombre– no te dejes llevar por corazonadas. Y tú –
no te salvé la vida? añadió, dirigiéndose a la serpiente– ahora que estás
Y la serpiente respondió: enredada nuevamente pero sin haber llegado a la
–No hago otra cosa que obedecer a las leyes que se- asfixia, si puedes escapar, vete y no seas mal agra-
ñala mi instinto. decida.
En el momento que estaban sosteniendo esta con-
versación, pasó por allí una zorra que se detuvo para

Para pensar y conversar:


Las fábulas tenían por objetivo enseñar a los niños cómo comportarse a partir de las moralejas, que muchas
veces no coinciden con el mensaje de Jesús, cuyo objetivo es que aprendamos a amar como él nos amó. Sin
embargo, pueden servirnos para reflexionar.

¿Cuál es la actitud de cada personaje? (hombre, serpiente, zorra).


¿Cómo podría haber actuado el hombre para ayudar a la serpiente y, al mismo tiempo, protegerse?
Proponemos leer la fábula y compararla con el texto del evangelio de Lucas 15,1-32.
¿Cuál es el mensaje de la fábula y cuál es el del evangelio?
¿Cómo adaptarías la fábula para que ambos mensajes coincidan?

Fábulas y Relatos
La fábula siempre ha sido clasificada entre los géneros didácticos. Desde su lejano origen está
vinculada a la enseñanza, nada humano es ajeno a la fábula, por ello el autor se sirve de ella
y presenta temas de valor educativo.

Autor: Alfonso Francia – Otilia Oviedo.


Editorial SAN PABLO

Pastoral – Director: P. Alberto Scalenghe, ssp l Coordinador Equipo de Redacción: Juan Carlos Pisano l
Diseño: José Martín Medina l Edita: SAN PABLO, Av. Armendáriz 527, Miraflores, Lima (Perú), Telefax:
(01) 4460017, www.sanpabloperu.com.pe; webmaster@sanpabloperu.com.pe
Librerías SAN PABLO: Miraflores (Lima) – Porta 129 – Telf.: (01) 445 2943 l Pueblo Libre (Lima) – Av. Sucre 1148 – Telf.: (01) 461 3820 l
Huancayo: Jirón Puno 321 Telf.: (064) 224357 l Cusco – Santa Clara 473 – Telf.: (084) 248 602 l Trujillo: Junín 430 – Telf.: (044) 224 115

Se autoriza utilizar abiertamente estos recursos, citando como fuente:


Boletín Pastoral, Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe
10 Pastoral l Editorial SAN PABLO l www.sanpabloperu.com.pe

También podría gustarte