Está en la página 1de 3

EL EFECTO HARD DISCOUNT – COMO LOS SUPERMERCADOS DE DESCUENTO DURO CAMBIARON

EN 11 AÑOS LA MANERA DE COMPRAR EN COLOMBIA.

Corría el 31 de octubre del 2009, en el sector del barrio San Pio del municipio de Itagüí, anexo al
área metropolitana de Medellín, cuando se abrió la primera tienda de aproximadamente 250
metros cuadrados, relativamente pequeña, con un nombre y un concepto totalmente
desconocidos: TIENDAS D1, el nombre, hard discount o descuento duro, el concepto. Las ventas
del día de apertura fueron de solo $14.000 pesos colombianos.

Llegaba la propuesta de un pequeño supermercado y nadie, ni las tiendas del barrio y menos las
grandes superficies tenían porque preocuparse. Se trataba de una oferta de productos, que, para
la época y el comercio, de esos momentos, se evaluaba como de un portafolio muy pobre, con
poquísimos productos y tan económicos, que la percepción general, le daban muy poco tiempo
de vida. Así mismo, el comprador acostumbrado a surtidos ostentosos, abundantes, con múltiples
propuestas y marcas variadas de un mismo producto, lo veían diferente. Incluso con marcas
desconocidas.

Ni siquiera los mismos fabricantes de productos de consumo lo miraban como un potencial cliente
que llegara a ser importante Algunas distribuidoras que atendían las tiendas de barrio fueron de
las pocas que se atrevieron a ofrecer productos.

A esa tienda siguieron otras, dos, tres… en barrios como Buenos Aires, también en Medellín y en El
Barrio Paris de Bello. El comprador comenzó a llegar a través de actividades promocionales, con
productos de marcas reconocidas al 50% del valor normal, éstos se convirtieron entonces en
generadores de tráfico. Se dio a conocer, no solo la tienda, sino el concepto de descuento duro.
Propuesta que como bien sabemos nació con ALDI, en la Alemania de la posguerra.

Cuando se inició la búsqueda de maquiladores de marca propia, nadie quería hacerlas, los grandes
fabricantes se negaron. Los pequeños lo hicieron, se “tiraron al agua” fabricaron, y con certeza,
decimos: hoy no se arrepienten.

La apertura de tiendas programada que se planteó fue intensa, 100 en los primeros años, con
aperturas en las ciudades y poblaciones del eje cafetero colombiano. Para entonces, la
competencia de las grandes cadenas nos empezó a mirar diferente, sin darle mucha importancia,
pero reconociendo su existencia.

En el 2012 llega TIENDAS ARA de Jerónimo Martins de Portugal, apoyado en su cadena de


descuento BIEDRONKA de Polonia, se afincó en el eje cafetero. En el 2016 llega MERCADERIAS
JUSTO&BUENO. El concepto de descuento duro se fue afianzando y sus ventas incrementándose
año tras año. Se volvieron importantes como formato, tanto, que en el 2019 las ventas
consolidadas de las tras cadenas alcanzaron $7 billones de pesos, contabilizando cerca de 3000
tiendas en más de 350 municipios de Colombia.
Un inicio silencioso, sin publicidad, con un trabajo minucioso, de hormigas ha llevado a este
formato a ser, en sumatoria, el más importante del pais. Conozco esto en detalle por ser uno de
los protagonistas de sus inicios.

Si ud quiere conocer y aplicar muchos de los conceptos y estrategia del Descuento duro y cómo
aplicarlas en su negocio, no solo en Colombia, sino en el mundo, me puede contactar en el correo
igomeze@colombiaretail.com o en el WSB +57 305 4153079