Está en la página 1de 12

ISP N° 2 “Joaquín V.

González”
Profesorado de Música
Historia de la Música III
Trabajo de Investigación: Compositor argentino del s. XX

Obra elegida: “ Pa’l mamao” Autor: Remo Pignoni

Forma: Gato Cuyano ( Danza folklórica)

Coreografía:
Vuelta entera (8c).
Giro (4c).
Contragiro (4c).
Zapateo y zarandeo (8c).
Media vuelta (4c).
Zapateo y zarandeo (8c).
Giro final (4c).

Elección de la obra

“Pa´l mamao” es una de las obras inéditas de Remo Pignoni, que fue recuperada
por su esposa, luego registrada en Sadaic y posteriormente grabada en el CD
“Remo Pignoni Inédito” por la pianista Patricia Lamberti. Como se enuncia en la
Biografía, en dicho CD se incluyen en archivo “PDF” las partituras
correspondientes al material interpretado.
La titular de la cátedra de Piano, Silvia Mulé, de la carrera Profesorado de Música
en I.S.P. N°2 “Joaquín V. González”, promueve la difusión y el estudio de dicho
material trabajando con algunos de sus alumnos estas obras. Es así entonces en
calidad de estudiante, como accedo al gato cuyano “Pa’l mamao”.
Biografía: ( extraída de https://remopignonipianista.wordpress.com/biografia/)
Remo Pignoni fue un hombre feliz seguramente. De un humor fino y muy directo y
expresivo en sus manifestaciones.

Vivió para la música, y para su familia que disfrutó hasta el último día con su
esposa Dorita y sus hijos Atilio, Remo y José María. Pero también para sus
amigos del Club y algunos músicos con quienes se frecuentaban.

“Dorita: escuchá este gatito que me hice antes de que salgamos para dar una
vuelta con los chicos”. Esta es una de las tantas partidas que jugó de a dos con su
esposa, que sin saber música lo solía aprobar ante sus requerimientos.

De la misma manera que lo encontraba solfeando en el aire que cortaba su mano


mientras acostado esperaba recibir de su compañera el desayuno los domingos a
la mañana casi pasado el mediodía después de una larga y fría noche de bailongo
con la orquesta típica, su rutina de los fines de semana.

Nació el 4 de mayo de 1915 en Rafaela (Sta. Fe). Fue alumno del maestro italiano
Luis Ricci.

Fue docente de Cultura Musical en la Escuela Normal “Domingo de Oro” durante


40 años hasta su jubilación y de la Escuela Nacional de Comercio.

Sus composiciones para canto las comparten los poetas Alfonsina Storni,
Margarita Durán, José Pedroni, Armando Tejada Gómez, Hamlet Lima Quintana,
León Benarós, Ariel Petrocelli, Guiche Aizenberg, Fortunato Nari, Mario Vecchioli,
Alberto Domenella, Quintín Porporatto.

Las composiciones editadas son: “Doce canciones escolares infantiles” (Lagos),


“Seis danzas tradicionales para dos guitarras” con revisión y digitación de Enrique
Núñez (Lagos), “Danzas tradicionales argentinas para piano” (Lagos), grabadas
por su autor en el disco vinilo “El habitante del silencio” del sello Qualiton, “Ocho
estudios para guitarra” (Lagos).
Grabaciones: “De lo que tengo” (2 discos vinilo y CD) en sello Cosentino que
contiene 28 temas en piano. En el sello Editor el casete y CD “Música argentina”
con 14 temas en piano. Casete “12 canciones escolares” con el Coro Municipal de
Niños.

Grabaron sus composiciones: Enrique Núñez, Coro Polifónico de Coronda, Santa


Fe Guitar Quartet (EEUU), Clave de Canto, Buenos Aires 8, Opus 4, Rubén
Durán, Hilda Herrera, Carlos Aguirre, Marta Pirén, Miguel Martínez, Walter Heinze,
Dúo Rosa y Jorge, María Teresa Olmos, Dúos de guitarras Ernesto Snajer-Palle
Windfeldt (Copenhague-Dinamarca) y D’Attellis Noguera-Esmok Lew.

Intérpretes de sus composiciones: los dúos de guitarras Pomponio-Martínez


Zárate, Silvia Larrandart-Carlos Molinari, Núñez-Ausqui, Núñez-Girolet.

Ofreció recitales en:


1973 – “Propuesta para el Folklore” – Sadaic – Buenos Aires
Simbiosis: Remo y el piano. Archivo Familia Pignoni
Simbiosis: Remo y el piano. Archivo Familia Pignoni
1975 – “Ciclo de Conciertos del Instituto Superior de Música de la Universidad
Nacional del Litoral – Santa Fe
1980 – Recital organizado por Revista Andén y otros en ciudad de Córdoba
1982 – Solista con la Orquesta Sinfónica Provincial de Santa Fe dirigida por el
maestro José Carl1984 – Actúa en Río Gallegos y Río Turbio invitado por la
Secretaría de Cultura de la Nación

Creó y dirigió el Coro del Centro Ciudad de Rafaela durante 17 años.

Es autor -entre otras- de la Marcha canción “Ciudad de Rafaela” que lleva letra del
poeta Mario Vecchioli, del “Himno de las Escuelas de Adultos” con letra de
Alfonsina Storni , de la Marcha deportiva “Albiceleste” del Club Atlético de Rafaela.

Fue integrante de la primera Comisión de Cultura de la Municipalidad de Rafaela.


1980 – Distinguido con la Lira de Plata en el Encuentro Nacional de Músicos
Argentinos.
1992 – La Municipalidad de Rafaela designa con su nombre a la Escuela
Municipal de Música.

Falleció el 15 de mayo de 1988 a los 73 años.

Había declarado en una de sus entrevistas: “Cuando empecé a componer tenía 43


años. Lo hice porque ya me sentía ahogado, tocaba la música de los demás y no
podía comunicar mi propia música. Así es que trabajé 5 años fuerte, con mucho
amor, con muchas ansias. Fue como un grifo que se hubiese abierto al máximo,
soltando todo lo que el depósito tenía. Pero el depósito no era muy amplio y se
agotó”.

Ha dejado numerosas composiciones inéditas (más de 90 temas, algunos con


letras, versiones para dos guitarras y 16 estudios para bandoneón).

Coincidiendo con el 10º aniversario de su fallecimiento, se presenta en forma de


disco compacto el casete 202 del sello Editor.

El Coro del Banco Provincia de Buenos Aires graba su huella “Por el Sur” que
además da nombre a ese disco de música popular latinoamericana.

En 1997 el Proyecto Cultural y Educativo “Mi País, Mi Continente” de Rafaela


propone al concejal Luis Peretti del Partido Demócrata Progresista que se declare
el mes de mayo de cada año de interés cultural y educativo para difundir la vida y
la obra de Remo Pignoni. Lo vota por unanimidad el Concejo Municipal y el
Departamento Ejecutivo dicta la Ordenanza Nº 3013 que entró en vigencia en
1998.

En 1999 la Revista “Entre todos Folklore” incluyó varios de sus temas


interpretados por él en piano y por Enrique Núñez en guitarra integrando
volúmenes de la Colección “La Serie más Fabulosa de Nuestra Música Nativa”.
Mayo de 2003 – El músico rafaelino Rubén Carlini presenta su disco “Pignoni en
guitarra” como homenaje a Remo en el mes de reconocimiento a su obra con
temas transcriptos para dos guitarras por Enrique Núñez.
Mayo de 2006 – La cantante rafaelina Susana Valenti presenta el disco compacto
“Cuna de canciones” con la participación de músicos de Rafaela y un repertorio de
18 temas con letras de José Pedroni, Armando Tejada Gómez, Ariel Petrocelli,
Fortunato Nari, Hamlet Lima Quintana, Alberto Domenella, Emilio Lamothe, Mario
Vecchioli, Quintín Porporatto, Lilian Coltrinari.

En 2007 graban algunos de sus temas el dúo Esmok Lew-D’Attellis Noguera en


guitarras y las pianistas Silvia Teijeira y Zaida Saiace.

Su obra se estudia en los claustros universitarios y en los niveles superiores de


enseñanza, no sólo en Argentina, sino también en otras ciudades del mundo.

Son algunos de sus temas: “Por el sur” (huella) con Armando Tejada Gómez,
“Tomasa Coronel con tanto surco” (triunfo) con Hamlet Lima Quintana, “Vino
nuevo” (cueca) con Alberto Domenella, “Hora solitaria” (vidala) con Fortunato Nari,
“De angora” (gato), “En séptima” (chacarera), “Zamba de las nubes” (zamba), “Pa’
la Dorita” (gato), “Triunfo nochero” (triunfo), “De la quebrada” (bailecito), “Amargo
me gusta” (chamamé), “Tientos cruzados” (malambo).

Y los Tangos: “Hogaño y antaño”, “Intentango”, “Simplemente adiós” (letra de


Guido Bianchi), “Llanto en el cristal” (letra de Guido Bianchi), “Hojas de mi libro”
(letra de Alberto Domenella), “El hombre del bandoneón” (letra de Margarita
Durán).

En febrero de 2008 la pianista Patricia Lamberti de Buenos Aires graba en Estudio


Cosentino con piano Steinway & Sons modelo Gran Cola D, 20 temas del centenar
que Remo dejó al fallecer sin registrar, sin editar y sin grabar. Ese registro
conforma el disco “Remo Pignoni Inédito”, una producción independiente, editado
en Acqua, que además incluye las 20 partituras en formato “PDF” multimedia,
gentileza de Epsa Publishing. Fue presentado en mayo de ese año en el Centro
Nacional de la Música de Buenos Aires, en el Teatro Lasserre de Rafaela y en
varios lugares del país.
“(…) Remo Pignoni esperó mucho, demasiado. Pero valía la pena. El resultado lo
coloca, por fin, en el sitio que le corresponde: un primer plano como pianista y
compositor. Allí llegó sin ruido; por eso su silencio ha sido importante (…)”. Hamlet
Lima Quintana en el LP “El habitante del silencio”.
“No quiero que mis hijos sean músicos para que no se mueran de hambre” le dijo
a Luis Benito Zamora cuando lo entrevistó para la Revista Gente en marzo de
1977.

Y será por eso que el piano de Remo sigue cerca del rincón del estar de su casa,
así como estuvo todo el tiempo en que ambos se tuvieron como compañeros
inseparables en la creación. El olor a tabaco sigue allí entre esa caja sonora que
se quedó en todo su egoísmo con las notas que nunca nadie podrá arrancar como
lo hubiera hecho su dueño. Como tampoco podrán hacerlo con las marcas de los
cigarrillos que olvidados se fueron consumiendo en su mesa de trabajo, y quizás
también a la vera del teclado.

Así las cosas, a Remo Pignoni solo resta escuchárselo más en las radios y difundir
su obra en los medios gráficos.

Remo Pignoni y su encuadre en el contexto Socio cultural

Como se menciona tanto en la Biografia y en la Entrevista a su esposa, el músico


rafaelino desarrolló su tarea como Compositor en las décadas de 1960 y 1970
principalmente. En dicho período, la realidad política argentina estaba en pleno
proceso de convulsión, con cambios constantes de autoridades que respondían a
pensamientos opuestos: por un lado, la derecha conservadora, y por otro, el
avance de la izquierda, el Comunismo, etc. Es así como al crecer la violencia y la
crisis institucional, luego llegaría el Golpe Militar de 1976. Es en dicho período
(año 1982), cuando Argentina entra en conflicto armado con Gran Bretaña en la
guerra de Malvinas. La derrota y la consecuente crisis económica, determinan que
en el año 1983 vuelva la Democracia, votando y eligiendo los ciudadanos
argentinos al radical Raúl Alfonsín como nuevo Presidente. El mandato de este
último, culminó anticipadamente y nuevamente en medio de una crisis económica,
en el año 1989, algunos meses después de la fecha del deceso de Remo Pignoni.
Sin dudas, Rafaela no estaba ajena a todos estos procesos, pero la repercusión
de los mismos no tenía la magnitud de las ciudades más importantes del país, lo
que le posibilitó al músico local desarrollar su etapa creativa en un ámbito familiar
de clase media, y en una ciudad relativamente tranquila y de claro perfil
trabajador.
Entrevistas

EN BUSCA DE… DORA MARÍA BERTOLOTTI DE PIGNONI, PROTAGONISTA

“A LA LUZ DE SU OBRA”

por Raúl Alberto Vigini – raulvigini@yahoo.com.ar

Publicada en el Suplemento Cultural “La Palabra” del diario La Opinión de Rafaela


el sábado 31 de mayo de 2008.

La historia cuenta de una cantidad importante de partituras manuscritas que


estaban en un lugar de la casa cuando falleció Remo Pignoni. Alguna vez
comenzaron a desandar el camino de la vida propia y, como toda la obra de este
reconocido compositor nacido en Rafaela, fue valorada y bien recibida por los
buenos oyentes, por los músicos destacados, y especialmente por los pianistas
jóvenes. El trabajo de difusión de su esposa Dorita merece destacarse.

LP – ¿Cómo conoció a Remo?

D.P. – Ingreso a la Escuela Normal “Domingo de Oro” -que así se llamaba


entonces- de Rafaela, para cursar el secundario. El primer día de clases se
presentaban los profesores, daban cada uno su nombre y apellido, la materia que
iban a dictar y algunos ya indicaban el texto de estudio que se utilizaría durante el
año. Llega un señor que yo había visto en la calle posiblemente muchas veces
como un habitante más de esta ciudad. Después de hablar escribe en el pizarrón
“Teoría y Solfeo de Melgar y Larrumbe”, ese sería nuestro libro de estudio. Me
intrigó su presencia, me doy vuelta y pregunto a mi compañera que ocupaba el
banco detrás de mí: “Ester, ¿quién es?” Y me contesta: “Remo Pignoni”.

LP – ¿Cuál era la forma de componer de Remo?


D.P. – No tenía un esquema trazado de antemano, ya que Remo no era una
persona metódica. Muchas veces llegaba a casa y se sentaba inmediatamente al
piano, diciendo que tenía una idea que le estaba rondando en la cabeza. Tomaba
apuntes y al poco tiempo me llamaba para que escuchara lo que había
compuesto. Ya estaba el gato, la zamba o el ritmo que fuese. La composición ya
estaba lograda faltaba lógicamente, la armonización, pasarla en limpio y darle los
toques finales. Componía con mucha facilidad confesando que le surgían ideas
que a él mismo le sorprendían. No debemos olvidar que Remo no estudió
composición. Pregunta que le hacían con frecuencia: ¿con quién estudió
composición usted?

LP – ¿Qué ámbitos de la música frecuentaba?

D.P. – Después de haber salido del Conservatorio, Remo semanalmente visitaba a


su maestro Luis Ricci. Me supongo que allí habrían tenido largas charlas
“musicales”. Remo lo admiró siempre, no sólo al músico sino al hombre, que lo
calificaba de muy inteligente. La casa de música Colombo era el lugar de visita
diaria, donde encontraba todas las novedades que se editaban o se grababan. No
debemos olvidar que el Centro Ciudad de Rafaela y o la subcomisión de Amigos
de la Música traían figuras de fama internacional, pianistas, arpistas, violinistas,
orquestas, coros, todos de un alto nivel artístico. Cuando estos artistas no
llegaban a Rafaela, pero sí a Buenos Aires, Rosario, Santa Fe, solía viajar con el
médico Armando Ardiles, Antonio Berta y Nelson Rosetti. Lo vimos, y aquí también
me incluyo, a Rampall con su flauta de oro en San Francisco, provincia de
Córdoba.

LP – ¿Quiénes visitaron su casa en condición de poetas y músicos reconocidos?

D.P. – Primero las damas: Mercedes Sosa, que antes de oír tocar a Remo confesó
que había pensado “éste debe ser un músico de tono y dominante”, Alma
Argentina hija de Arsenio Aguirre, la cantante Rosa Rodríguez Gerling, la pianista
y compositora Hilda Herrera muy amiga de Remo, la pianista rosarina Alicia
Correa, la guitarrista radicada en Francia Silvia Larrandart, la cantante cordobesa
María Teresa Olmos. Opus 4, el grupo musical entrerriano Magma, los poetas
Armando Tejada Gómez y Hamlet Lima Quintana, Astor Piazzolla, Oscar Valles de
Los Cantores de Quilla Huasi, Eduardo Gómez de Los Trovadores, los cantores
Julio Molina Cabral, Jorge Cafrune, Daniel Toro, Moncho Mieres, Walter Heinze y
Miguel Martínez, los guitarristas Néstor Ausqui y Enrique Núñez, los pianistas y
compositores Edgar Spinassi, Carlos García y Polo Giménez. Y el orgullo y el
placer de contar con las visitas y la amistad de Omar Corrado que fue normalista y
consecuentemente alumno de Remo en esa circunstancia, y que obtuviera
después en la Universidad de París-Sorbona el doctorado en musicología.

LP – ¿Qué situaciones del ámbito de la música compartía con la familia?

D.P. – Todo se compartía: las posibilidades que podían tener sus composiciones,
la de conseguir determinados letristas, pero no eran temas que nos preocupasen
demasiado. Debemos recordar que la producción más copiosa fue en la década
del 60. Nuestro hijo mayor, Atilio José, nació en el 59 y los mellizos José María y
Remo 17 meses después, así que en esa época había problemas más acuciantes
que atender en la casa. Cuando ya los chicos iban a la escuela cumplían sus
tareas en la cocina y el padre tocaba el piano o escribía música en el living y el
comedor. Los comentarios más “sabrosos” eran cuando Remo volvía de Buenos
Aires, contándonos con quién había estado, a quién había conocido, qué había
logrado.

LP – ¿Cómo se descubren los temas inéditos, cuándo?

D.P. – Yo conocía la existencia de todo ese material porque Remo me había dicho
que había como para grabar cuatro discos, en aquel entonces no se conocía el
compacto. Eran partituras y más partituras que no habían sido registradas en
Sadaic. Comenzó entonces la tarea, súper tarea para mí que no sé leer ni una
sola nota musical. Fue muy complicado.
Sumado a eso registrar música de una persona fallecida agrega una traba más.
Demostrar la autenticidad de las mismas, transcribir íntegra cada obra en una
planilla para enviar a Sadaic. Trabajo que realizó con suma eficacia y compromiso
el músico rafaelino Marcelo Actis, al que nunca terminaré de agradecerle. Pero
con paciencia y muchísimo trabajo se logró registrar casi todo. Digo casi todo
porque del casi centenar, o centenar deben haber quedado 3. Algún día lo haré,
por sugerencia del doctor Omar Corrado.
LP – ¿Qué se decidió hacer con esa obra?

D.P. – Creo que en estos casos no caben dudas, hay un solo camino, un solo
deseo, un solo destino: que esa obra vea la luz. Como Remo era sumamente
exigente en cuanto a los títulos de los temas, me pareció más acertado designarla
según su tonalidad. Así lo hizo el entrerriano Carlos Aguirre. Cuando terminó la
clasificación me dijo: “Esto hay que grabarlo, todo es bueno”. “¿Y quién lo va a
grabar?” pregunto. “Yo”. Contestó el Negro. Pero por distintas razones, la
distancia, el trabajo, los viajes al extranjero de este gran pianista y compositor muy
reconocido por sus pares, no pudo concretarse.

LP – ¿Qué destino tuvieron desde ese día?

D.P. – Un joven rafaelino, estudiante en Buenos Aires en la Facultad de Bellas


Artes, en la disciplina música, Sebastián Hildbrand, realizó un minucioso, prolijo y
detallado índice de toda la música, editada e inédita, empleando toda esta
tecnología de avanzada con que se cuenta ahora y de la que yo no tengo ni
entiendo nada. Y al que le estoy profundamente agradecida. Pero un día, una
pianista porteña descubre, como ella dice, unas partituras y discos truchos porque
eran fotocopias y copias, de la música de Remo, le gustó, se interesó, buscó hasta
dar con los temas inéditos. Así comenzó a gestarse lo que terminó siendo “Remo
Pignoni Inédito” por Patricia Lamberti que fue presentado en la Sala Guastavino
del Centro Nacional de la Música en Buenos Aires el 17 de mayo pasado y el 31
de mayo en el Teatro Lasserre de Rafaela.

LP – ¿Cómo siguió la historia sin Remo?

D.P. – Para ese entonces ya se conocían “El habitante del silencio”, “De lo que
tengo” y un casete “Remo Pignoni piano” y ediciones de casi todo lo grabado. La
Municipalidad de Rafaela en conmemoración del centenario de la ciudad había
auspiciado el disco doble que nombré en segundo término, obsequiaba a los
visitantes que llegaban de otras ciudades y a veces de otros países a reunirse con
las autoridades. Cuando esa edición de agotó para que no se terminase esa
costumbre que al fin era un buen sistema de difusión obsequié una edición de un
número importante de discos. Los coros locales y algunos de Santa Fe cuando
viajaban a Europa, intercambiaban partituras o grabaciones con coreutas de otros
lugares. Además se envió material a conservatorios o escuelas de música de casi
todo el país.
LP – ¿Qué eco tuvo y tiene su obra?
D.P. – La prueba más contundente de la difusión la confirma la liquidación de los
derechos de autor, que cuando notifican su procedencia me entero que vienen de
Inglaterra, España, Canadá, Suiza, Uruguay. Como música no es un folklore
tradicional, sino de proyección folklórica, y no es comercial, consecuentemente no
es la que se escucha al sintonizar la radio. Pero se usa en las casas de altos
estudios. Siempre me sorprenden jóvenes que se acercan a mi casa en busca de
datos porque tienen que hacer un trabajo para preparar su tesis, o hacer un índice,
o “desmenuzar” la música de un compositor y eligen la de Remo.

LP – Mencionemos hechos que la sorprendieron…

D.P. – Creo que uno de los hechos más trascendente y llamativo fue al conocer
que un japonés que estuvo en uno de los festivales de Cosquín conocía la huella
“Por el Sur”. Casi todo me sorprende, porque se comunican directamente o
indirectamente conmigo, como un canadiense que había escuchado por una
emisora música de Remo o cuando el productor discográfico de Paraná, Luis
Erguy, viaja a Francia y encuentra un disco compacto de Magali Goimard que
ejecuta en piano 4 temas de Remo. ¡Oh! sorpresa: el Coro del Banco de la
Provincia de Buenos Aires graba “Por el Sur” tema que da título al disco. En 1982
un amigo desde Moscú nos hace saber que la Editorial Soviética “Prosveschenie”
edita en español un libro que se llama “Canta América Latina” utilizado en las
escuelas primarias como manual de canto. En el capítulo “Canciones para
adolescentes y jóvenes” está la zamba “La soledad va herida” con letra de Hamlet
Lima Quintana y música de Remo. El libro llevaba ya dos ediciones de seis mil
ejemplares cada una, y contiene la letra y la partitura musical.

LP – ¿Por qué Remo se quedó en Rafaela?

D.P. – Cuando Remo egresa del conservatorio era muy joven. Tenía la misma
edad de algunos de sus alumnos de la Escuela Normal donde había ingresado y
donde trabajó durante 2 años ad honórem hasta su nombramiento. Teniendo la
seguridad de su desempeño como docente y siendo prácticamente el único sostén
de su familia integrada por su madre y una hermana 10 años menor que él, no
tenía mucha libertad para intentar otro destino. Pero a pesar de ello intentó
descubrir las posibilidades que podía ofrecerle Buenos Aires, pero el panorama
que se le ofreció no le interesó. Eran otros tiempos.
LP – ¿La difusión fue más importante cuando ya no estaba él?
D.P. – Sí, lógicamente, los años no pasan en vano. La imposición de su nombre a
la Escuela Municipal de Música y la aprobación de la ordenanza municipal que
establece el mes de mayo para recordarlo y hacer conocer su obra especialmente
en las escuelas. Recordemos que es el compositor de la Marcha canción “Ciudad
de Rafaela” con letra del poeta Mario Vecchioli, que debe cantarse en todos los
actos oficiales. Además estoy siempre dispuesta para mandar lo que me piden,
hacer fotocopias, datos biográficos, escribir cartas, armar encomiendas, cosa que
a Remo no le gustaba hacer, sobre todo escribir. María Teresa Olmos grabó 12
temas con letras y Susana Valenti 18 temas, es decir que los temas con letras
comienzan a conocerse. A ello se suma el disco que grabó en 2003 Rubén Carlini
en guitarra, dedicando todo el repertorio a temas de Remo.