Está en la página 1de 36

UNA VENTANA ABIERTA SOBRE EL MUNDO

m ft] I í*¡%
NOVIEMBRE 1961 (Año XIV) - ARGENTINA : 10 pesos - ESPAÑA : 9 pesetas- MEXICO : 1,80 pesos
15 ANOS DE SELLOS
SOBRE LA UNESCO
El 4 de este mes, la Unesco celebra el decimoquinto aniver¬
sario de su fundación. Al ser creada la Organización forma¬
ban parte de ella 20 Estados Miembros, número que ha au¬
mentado actualmente a 101. Muchos de los hitos principales
en la vida de la Unesco se han señalado por medio de emi¬
siones de sellos. El primero de estos sellos conmemorativos
(izquierda) fué lanzado por el gobierno de Francia poco FRANCIA
después de haber iniciado la Unesco sus actividades en
París. El último es también francés (arriba, a la derecha) y
se lo puede obtener en tres denominaciones distintas desde
el 21 de enero de 1961. Algunos de estos sellos sobre la
FRANCIA
Unesco han ganado premios en concursos internacionales,
como el de 70 kips emitido por el gobierno de Laos ysque
pertenece a una serie de cuatro (abajo, a la derecha). Los
interesados podrán adquirir todos estos sellos dirigiéndose
al Servicio Filatélico de la Unesco, Place de Fontenoy, Paris 7*

¡K3H ECftO 1958


Ü Ñ ES C 0 |

i^P^?rT ^^s;?<i
¡gm i '-U i.
HoBfVí 1
I " vi c^S e f v . <¿3 * 1
iJNR BULGARIA

BULGARIA
' 3' jL^r, TÚNEZ
ill

Cubierta de so¬
bre dedicada a la sede de
la Unesco con un sello

francés de 1959 (retirado


actualmente de la circu¬

lación) y un sello espe¬ REPÚBLICA


AFGANISTAN cial de Naciones Unidas. DOMINICANA FRANCIA

&p/£iopp£ $ olive*

l UNESCO

ECUADOR

<*£HßE!55SB yj«3l
tTlS-.JL'taTOWw'Sí -tarlai !*J^Ú& I '

(J H E S C 0

Mm~ JOURNEES DES TIMBRES


"'" ~**JÊr Place de Fontenöy
OES NATIONS UNIES
*. Kd PARIS 7 éme

ití¡> iii if ">.;¥ m'M ©411


COREA
'UNESCO

Mt[o\í. )

CVNA VENTANA ABIERTA 10BRE EL MUNDO

El NOVIEMBRE 1961
DiSCO onco

Sumario
AÑO XIV
Páginas

N" II

4 SALVEMOS LOS BOSQUES QUE NOS DAN LA VIDA


PUBLICADO EN por K.-H. Oedekoven

OCHO EDICIONES:

14 ¿LA ANTROPOLOGÍA EN PELIGRO DE MUERTE?


Inglesa
Francesa por Claude Lévi-Strauss

Española
Rusa 18 LA FAMILIA DE NACIONES UNIDAS EN ACCIÓN

Alemana
Arabe 22 RAYOS DEL ESPACIO SIDERAL

Norteamericana por Alexander Gusev

Japonesa
25 LA SAGA DE FRIDTJOF NANSEN

por Robert Gladwell

30 TARJETAS DEL UNICEF PARA 1962

31 ARTISTAS DE LA ESTEPA CANADIENSE

32 LOS LECTORES NOS ESCRIBEN


NUESTRA PORTADA

Un indio se prepara en la
Guayana francesa para una
ceremonia de su tribu. En 33 LA FAUNA SALVAJE VISTA EN BROMA
una época en que se ha
reconocido per fin el valor
de la antropología, parecería
que no le quedan a ésta
pueblos " primitivos " que
34 LATITUDES Y LONGITUDES
estudiar. Véase el articulo
de Claude Lévi-Strauss en
la pág. 12.

© Dominique Darbois

Publicación mensual La correspondencia debe dirigirse


al Director de la revista.
de la Organización de las Naciones Unidas para
la Educación, la Ciencia y la Cultura
Venta y Distribución
Redacción y Administración Unesco, Place de Fontenoy, Paris-7*
Unesco, Place de Fontenoy, Paris-7*
Director y Jefe de Redacción
Los artículos y fotografías de este número que llevan el signo © (copy¬
Sandy Koffler right) no pueden ser reproducidos. Todos los demás textos e Ilustra¬
ciones pueden reproducirse, siempre que se mencione su origen de la
Subjefe de Redacción
siguiente manera : "De EL CORREO DE LA UNESCO", y se agregue
Gordon R. Behrens
su fecha de'publlcaclón. Al reproducir los artículos deberá constar el
Redactores nombre del autor. Por lo que respecta a las fotografías reproducibles,
éstas serán facilitadas por ia Redacción toda vez que se las solicite
Español : Arturo Despouey por escrito. Una vez utilizados estos materiales, deberán enviarse ala
Francés : Jane Albert Hesse Redacción dos elemplares del periódico o revista que los publique.
Los artículos firmados expresan la opinión de sus autores y no repre¬
Inglés : Ronald Fenton
sentan forzosamente el punto de vista de la Unesco o de los editores
Ruso : Veniamln Matchavariani (Moscú) de la revista.
Alemán : Hans Rieben (Berna)
Arabe : Amin Chaker (El Cairo) Tarifa de suscripción anual 7 nuevos francos. Número
Japonés : Shin-lchi Hasegawa (Tokio) suelto 0,70 nuevos francos - Argentina : 10 pesos ;

Composición gráfica España: 9 pesetas; México: 1,80 pesos.


MC 61. 1.159 E
Robert Jacquemin
SALVEMOS LOS
BOSQUES QUE
NOS
DAN LA VIDA
por K.-H. Ndekoven

D I esde los nebulosos orígenes de la humanidad,


el curso de la actividad de ésta se ha visto
marcado por la destrucción irreflexiva de montes y selvas.
Las civilizaciones han florecido y desaparecido en el curso
äe la historia del mundo, y con ellas han desaparecido
árboles y plantas, dejando tras de sí estepas y desiertos.
Sólo en los últimos siglos el hombre parece haberse dado
cuenta de que estaba cortando la rama en que se había
sentado.

En nuestros días se tiene una conciencia más aguda


todavía de la venganza de la naturaleza frente a esta
actitud y el desafío que presenta al hombre, forzado a
conservar unos bienes forestales que disminuyen de día
en día y a aumentar al mismo tiempo las extensiones de
tierra fértil que constituyen la base misma de su existen¬
cia. Las demandas de una población cada vez mayor
hacen que esta tarea tenga que llevarse a cabo sin pausa.
Ahora bien; a los bosques, que son la mayor y la más
durable capa protectora del suelo, se los consideró en
cierto momento nada más que como un obstáculo para la
fundación de aldeas o ciudades, así como para el
desarrollo de la agricultura y de las comunicaciones. Los
bosques fueron quemados, arrasados o explotados hasta
que de repente se convirtieron en centro de intenso
interés por parte del hombre, que ha llegado a saber que
los dos elementos más importantes de su existencia: la
tierra y el agua, deben su estabilidad y su misma existen¬
cia a la de los árboles agrupados en montes y bosques.
En muchos países este conocimiento no ha quedado con¬
finado sólo a un grupo de especialistas, sino que se ha
extendido a una mayoría de las gentes que los habitan.
Después de visitar las montañas peladas de Natal, el ex¬
primer Ministro de la Unión Sud-Africana, Jan Smuts,
declaró en el Parlamento; «¡Este es el problema vital
de nuestro pueblo; un problema más importante que
todos los de orden político!»
En un futuro distante, este cambio de parecer que hace
el hombre pasar de la destrucción de los bosques a la repo¬
blación forestal podrá parecer quizá a un historiador
más importante como hito en el desarrollo de la hu¬
manidad que todas las grandes guerras de nuestra época.
Pero el tener conciencia de él no basta para resolver el
problema. Los Ministros de Agricultura de la mayor parte
de los países del mundo se encuentran sumidos en la
mayor perplejidad. La población del mundo aumenta dia-

Karl Heinz Oedekoven es Oficial Regional de Silvicultura de


la FAO en la Oficina Regional que ésta mantiene en El Cairo
y que sirve al Cercano Oriente. En los últimos 20 años, el señor
Oedekoven ha estudiado de cerca los problemas de la silvicultura
mundial. En 1958 se lo designó vicepresidente de la Comisión
Europea de Silvicultura.

SIGUE A LA VUELTA
LA VENGANZA QUE SE HA TOMADO LA NATURALEZA
La erosión, enemigo contra el hombre por la destrucción irreflexiva a que éste ha some¬
tido los bosques y la vegetación de la tierra ha sido terrible. El dosel

máximo natural constituido por un bosque como el que se ve en la foto de


arriba y que se levanta en la ladera de un cerro en Rusia mantiene
a un máximo la infiltración de agua y reduce la erosión a un mínimo.

de la humanidad Pero sin la cubierta protectora de los árboles y el firme asidero de

ñámente en 50.000 almas, ipero la zona de tierra produc¬


tiva puesta a disposición del hombre va disminuyendo
implacablemente.

Las tres cuartas partes de la población del mundo están


desnutridas. Hay sólo unas sesenta áreas de tierra «per
capita» para la producción de alimentos, pero para
garantizar una nutrición satisfactoria a todos se necesita
nada menos que el doble de esta cantidad. El verdadero
enemigo No. 1 de la humanidad no es ningún contrin¬
cante militar o político, sino el desgaste del suelo, la
sequía, el avance irresistible de las zonas casi desérticas y
del desierto.

En países como los Estados Unidos de América y la


Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas la conserva¬
ción del suelo se ha convertido casi en una «religión del
Estado». En Sud-América, en toda el Africa, en Asia y en
Australia la preocupación por los múltiples peligros que
amenazan al suelo es grande.

TT a;
asi, mientras las rivalidades internacionales
I c
cambian de tono o de dirección y mientras los
dirigentes políticos desaparecen y son reemplazados por
otros, el proceso destructor de descomposición del suelo
sigue siendo una amenaza permanente. Gada gobierno he¬
reda este problema del que lo precediera. Pero hasta el
día de hoy los esfuerzos de muchos países por poner coto
a la situación se encuentran sencillamente en la infancia.

Hace pocos años las calles de la ciudad de Swakopmund,


en el Africa sudoccidental, se vieron arrasadas por una
tormenta de arena que formó en ella dunas de seis metros
de alto. La experiencia de los últimos cinco siglos nos dice
que el desierto de Sahara avanza hacia el sur a razón de
noventa centímetros por año en un vasto frente de 3.300
kilómetros. El lago Chad, que hace algunas décadas era
todavía un refugio ideal para los pájaros que emigraban
de Europa, disminuye cada vez más no sólo en superficie,
sino también en profundidad, y sus costas se transfor¬
man de verdes y fértiles en estériles y color polvo de
estepa. Todos los planes de largo alcance que se formulen
para Africa como «continente del futuro » entre ellos
los de industrialización y los de usos múltiples del agua
fracasarán a menos que se preste la atención necesaria a
la importancia que tienen en ese contexto los árboles y los
bosques.

6 Al clasificar la gran lista de tierras productivas perdi¬


das o en peligro, hallamos en primer lugar que a ambos
lados del ecuador se han desarrollado dos grandes cintu-
Foto oficial soviética

sus raices, la capa superior de tierra se suelta, y a la larga la arrastran roñes desérticos: uno en el sur, que se extiende de Austra¬
el agua y el viento. Asi se pone en movimiento una desastrosa reacción lia a Sudáfrica y Sudamérica, y otro en el hemisferio
en cadena; aparece en ei suelo una red de resquebrajaduras que norte, que desde China va hacia el norte a través del
luego se van ahondando hasta adquirir las proporciones de desfilade¬ Asia, América del Norte y México.
ros. Finalmente queda sólo la roca desnuda, combada y retorcida,
El cinturón del norte comprende aquellas naciones que,
formando la suerte de paisaje lunar que puede verse abajo, en la foto
como aprendiéramos en las clases de la escuela, fueran un
de una zona de Bolivia fuertemente sometida a la erosión.
día rectoras del mundo. En las clases de geografía nos
© Paul Almas/, Parfs
causó gran perplejidad saber que vastas extensiones de
estos países, un día poderosos, son estériles en la actuali¬
dad. Lo cierto es que en otros tiempos esas zonas no lo
eran.

Ä*

-' .v'V
-'Sí 'i - H ace más de dos mil años Herodoto
en esta forma a Ctesifón y Bagdad, que en una
describió

época fueran centros de gran poderío; «De todos cuantos


países conocemos, éste resulta el más apto para el cultivo
de cereales. Tan favorecido por la Naturaleza es, que rinde
doscientas veces lo que en él se siembra, y, cuando las
condiciones son especialmente buenas, hasta trescientas.
Las espigas de trigo y de cebada tienen el grosor de cuatro
dedos juntos. Pero no diré hasta la altura de qué árbol
crecen el mijo y la cebada aunque lo sé con exactitud
porque nadie que no haya visto Babilonia me creería».

Para Herodoto, Babilonia era la esencia de la fertilidad,


honor que también acordaba a Cynips, región del norte
de Africa: «Este país produce grano igual al mejor
que haya visto en mi vida, porque tiene tierra negra y
está regado por fuentes de agua. El rendimiento de las
cosechas es igual al de Babilonia: trescientas veces lo que
se siembra cuando se dan las mejores condiciones.»

En la última guerra mundial, los soldados que marcha¬


ron sobre la arena y vivieron en las condiciones tórridas
de esta región (parte de la moderna Cirenaica) habrían
encontrado difícil Imaginar que lo que ahora es desierto
inhóspito fué hace dos mil años la tierra laborable más
rica del mundo.

Desde que empezara a escribirse la historia de la huma¬


nidad, ésta ha perdido una parte considerable del suelo
apto para el cultivo de que disponía, y por causa de este
proceso varias naciones que otrora dominaran al mundo
se ven sumidas en la miseria.

Hay tres zonas que, sucesivamente, albergaron a estas


civilizaciones dominantes y en las que el suelo se ha Ido
viendo progresivamente devastado en proporción al
tiempo transcurrido desde que se las poblara y cultivara
por primera vez. La primera de ellas es el desierto del
norte de Africa. En el Sahara, cientos de descubrimientos
arqueológicos y de pinturas halladas en cuevas indican
que en otros tiempos esta fué una región fértil, llena de
lagos y ríos. En una de esas pinturas se ve nadar a varios
hombres. ¡Gente que nada en el Sahara! La idea es
inconcebible en nuestros tiempos.

La segunda de estas zonas es la extensión de piedra, sal


y desiertos de arena que va desde el oeste de la China -¡
hasta el norte de Arica, pasando por el Turkestán, el
Afganistán, el Irán, el Irak, Jordania y el Slnaí. En otros

SIGUE A LA VUELTA
1 "^ iliiÍÉm'lllili

WÏÏ?K' ' .-^¡

TJ!y&

DE LOS BOSQUES QUE EXISTEN actualmente en el mundo puede sacarse la madera suficiente como
para satisfacer las necesidades de una población más grande todavía que la actual. La parte del globo
que cubren esos bosques está calculada en unos 4.040 millones de hectáreas. Pero para hacer uso de toda
esta cantidad de madera sin poner en peligro el consumo futuro, hay que tratar a los bosques que la
producen como si sus árboles constituyeran una cosecha renovable, abriéndose a la explotación los
bosques no accesibles hasta la fecha y debiendo cesar la devastación que continúa aun en muchas zonas

LA SILVICULTURA (Com.)

Grandeza y decadencia de la tierra

tiempos estas latitudes estaban habitadas por los sume- El cielo furiosamente azul de Italia no siempre fué «isí:
rios, los babilonios, los persas, los macedonios y los feni¬ hace dos mil años era un cielo tan gris y cubierto de
cios, nombres todos que evocan la idea de poderío y nubarrones como el del norte de Europa, y con toda segu¬
riqueza sobre la tierra. ridad las quejas de los romanos sobre la nieve y la helada
que caía sobre ellos estaban plenamente justificadas.
La tercera y última de estas zonas comprende Palestina,
Al compás del tiempo, mientras tanto, gran parte de la
Siria, el Asia Menor, Grecia, Italia y España. Es cierto
población del mundo (con excepción de la del Asia orien¬
que ninguna de estas tres últimas es un desierto o una
tal y meridional) se ha ido moviendo cada vez más hacia
estepa, pero sus montes, desnudos de bosques, justifican la
el norte. ¿Qué ha causado este cambio de paraíso 'a
frase del ex-Mlnistro de Agricultura de los Estados Unidos
desierto? ¿Se trata de un destino inevitable,. o es más bien
de América, Henry C. Wallace: «Las naciones viven lo que
algo de que cabe culpar al hombre mismo?
dura el humus de su suelo». De estos tres países, a los que
acudieran por espacio de siglos los extranjeros en busca Mientras que en otros tiempos el empobrecimiento de la
de tierra fértil, emigran continuamente miles de personas tierra fértil tomó miles de años, o por lo menos cientos,
a buscar en otras tierras mejores condiciones de vida. la historia de nuestros tiempos ofrece un ejemplo asom¬
broso de la forma en que el hombre puede comenzar y
Las zonas de tierra agotada se extienden lentamente de completar esta desastrosa reacción en cadena en el curso
sur a norte en un movimiento que por su contagiosidad de unas pocas décadas. Hace apenas un siglo el campe¬
podría llamarse epidémico. Los esfuerzos hechos por sino americano se trasladó al Middle West, el Oeste Medio
lograr en España, Italia y Grecia una adecuada repobla¬ del país. Era un hombre lleno de iniciativa y de energía.
ción forestal habrían sido ciertamente más fructuosos si Los bosques, por su parte, parecían inextinguibles. Se
del otro lado del Mediterráneo las costas estuvieran toda¬ derribaron árboles y más árboles; se construyeron con su
vía cubiertas de tierra fértil, como lo estaban hace siglos. madera casas y puentes ; se quemaron troncos y más tron¬
8 Pero el desierto implacable ha alcanzado ya la orilla del cos para alimentar el fuego de las locomotoras, de los
Mediterráneo y envía sus vientos vientos que secan y barcos, de las cocinas domésticas. También se quemaron
esterilizan a los países de Europa. muchos árboles en el mismo bosque para fertilizar con la
EL DESIERTO DE TRONCOS ACHAPARRADOS que se ve aquífué, en la provincia chilena de Maga¬
llanes, situada al sur del país, un bosque frondoso. Pero un incendio recorrió sus árboles, todos de la
variedad que conservan sus hojas el año entero, y he aquí el cuadro desoiador que se tiene como resul¬
tado. Los incendios de esta clase no son siempre accidentales ; algunas veces los provocan los agricul¬
tores que encuentran en el fuego un aliado más cómodo que el hacha cuando quieren dejar una parcela de
terreno libre para el cultivo.

ceniza las tierras que se quería destinar a la agricultura. Como una red de venas, aparecieron en el terreno las
Poco después, los monocultivos y los tractores acabaron primeras pequeñas zanjas, que poco a poco se fueron ahon¬
con los pequeños grupos de árboles y con los setos que dando hasta convertirse en verdaderos desfiladeros. El
sucedieran a toda esa destrucción. proceso se repitió en todo el país un millón de veces,
hasta que finalmente en algunas regiones sólo quedó al
El resultado fué que el agua se escapó de la tierra con descubierto la piedra desnuda.
demasiada rapidez, que hubo erosión en muchos terrenos,
Aun en la actualidad los ríos de los Estados Unidos
que se produjeron inundaciones y que entre los períodos
arrastran tanta tierra fértil que uno de los indios viejos
de lluvia hubo grandes sequías. Este proceso se vio acele¬
que aun quedan allí ha dicho; «Este país es una nueva
rado durante la primera guerra mundial, época en la que
Atlántida, y un buen día desaparecerá hundido en el
grandes zonas de lo que aun quedaba de los bosques nor¬
océano». Por otra parte, resulta significativo que los nor¬
teamericanos se dedicaron al cultivo intensivo del trigo.
teamericanos, conscientes de la responsabilidad que les
Después de la guerra se dejó parte de esta tierra en la cabe por la destrucción de tierras productivas, califiquen
inactividad, pero sin preocuparse de cubrirla con hierba sus desiertos de « hechura del hombre ».

de raíces profundas o con plantas que conservaran' la SI fuéramos a resumir las repercusiones directas que la
humedad y estabilizaran el terreno. Desde el golfo de destrucción de los bosques tiene sobre la sociedad
México hasta el Canadá las tormentas arrasaron el país humana, la lista de efectos nocivos y antieconómicos sería
libremente, sin que hubiera bosques que quebraran su bien larga por cierto. Entre estos efectos podrían citarse,
furia. El viento arrastró la capa superior del terreno, que para no contar sino unos pocos, el deterioro del suelo, la
era la fértil, dejando sólo franjas estériles del mismo dificultad cada vez mayor de administrar las vertientes,
mezcladas con piedras. el empeoramiento del clima, la falta de madera para los
muchos fines para los que el hombre la necesita en la
Lo mismo ocurrió con lo que en un tiempo fueran zonas
vida cotidiana, el gasto oneroso que significa para los
boscosas. Sin la protección de los árboles que las consti¬
países que la han perdido el tener que importarla del
tuían, sin humus, sin el sostén que significaban las firmes
extranjero, la disminución de los lugares de esparci¬
raíces de esos árboles, la tierra se vio arrastrada por el
miento, la disminución de la renta que los pequeños
viento. En el sur, donde raramente se produce la helada
bosques aportaban a los granjeros, ayudándolos a solven¬
que por lo general estabiliza el suelo durante el invierno,
tar sus gastos, y la falta de sombra para el ganado y los
y donde raramente también se ve éste cubierto de la
animales.
nieve que pueda impedir el daño causado por el viento,
el efecto de la erosión ha sido igualmente perjudicial. A su vez, ellos precipitan toda una cadena de reacciones

SIGUE A LA VUELTA
EL CEDRO, ÁRBOL TRADICIONAL del Líbano, ha sido reemplazado cerca de Beirut (foto de arriba)
por estos pinos en forma de sombrilla, descendientes de los plantados hace un siglo por un avisado emir
para impedir la invasión de las dunas de arena. El cedro fué la madera utilizada para construir el templo
de Salomón, y todavía figura como emblema en la bandera del Líbano. Pero hace ya siglos que muchos
de los bosques que abundaron en otros tiempos en el Medio Oriente y en el Norte de Africa han desapare¬
cido víctimas de la incuria humana, viéndose reemplazados hoy en día por las arenas del desierto.

LA SILVICULTURA (Com.)

Un protector contra el viento y la lluvia


negativas que son demasiado numerosas como para preci¬ eficaces por razón de la altura de sus árboles, su densidad,
sarlas detalladamente aquí. sus raíces, que llegan bien dentro de la tierra, y su per¬
manencia.
Pero para formular el problema en términos generales,
todas las medidas que se tomen para contrarrestar este Se ha debatido siempre con alacridad el punto de si la
mal y todos los esfuerzos que se hagan para conjurarlo presencia de un bosque puede o no aumentar la precipita¬
deben estar combinados e incorporados a una norma sil¬ ción pluvial o, por lo menos, provocar una mejor distri¬
vícola fuerte y lógica. Cada país debe definir por sí mismo bución de las lluvias. Hay signos de que la presencia de
el papel que los bosques y las actividades supeditadas a los bosques puede aumentar localmente las lluvias, aunque
ellos deben desempeñar en relación con el medio físico, no se haya llegado a demostrar el efecto de ella en escala
económico y. social que le es propio. El medio físico cam¬ regional o continental.
bia poco con el tiempo, pero las condiciones económicas Cuanto más denso sea el bosque, mayor será su poder
y sociales, por el contrario, cambian en la medida en que de reducir la velocidad del viento. Una autoridad ha
el país trata de mejorar el nivel de vida de su pueblo. En demostrado este efecto protector y registrado rebajas de
censecuencia, una política por lo que respecta a la silvi¬ más del 85 por ciento en la velocidad de aquél. En Italia
cultura debe ser algo que se vaya creando y modificando los experimentos llevados a cabo en este sentido han
continuamente. Esto hace la cosa más difícil, desde que demostrado que el bosque de Cecina ha rebajado la velo¬
los objetivos perseguidos se remiten a un futuro lejano y cidad del viento en un 56 % y que a un soto de madera
para obtener resultados apreciables hay que dejar que dura situado en la misma reglón se debía una reducción
pase mucho tiempo. del 89 % en esa velocidad. Los experimentos realizados en
v La selva o bosque desempeña también un papel impor¬ Tennessee demuestran que, considerando la cuestión sobre
tante por lo que respecta a la protección del suelo contra una base anual, las velocidades disminuidas están entre
la erosión causada por el viento y la Intrusión de la arena. el 20 y el 50 % de las que se producen a campo descubierto.
La estabilización de las dunas por la plantación de árboles Nunca se podrá exagerar la importancia de una pro¬
es una práctica bien conocida en muchas partes del tección semejante contra la erosión causada por el viento.
10 mundo. No cabe duda de que cualquier clase de vegetación En los períodos de sequía y en la tierra desnuda las partí¬
estabilizará la tierra que esté suelta e impedirá su erosión culas de ciertos tipos de tierra se separan en tal forma
por el viento y la lluvia, pero los bosques son quizá más que un viento fuerte puede arrastrarlas lejos fácilmente.
REHACIENDO UN BOSQUE. En el curso de una campaña de repoblación forestal cerca de Gaza, un
escolar árabe planta un árbol. Refugiados de Palestina, de todas las edades, han ayudado a revestir estos
eriales arenosos de arbustos y árboles. Las campañas de este tipo son una de las tantas actividades pla¬
neadas en estos últimos 12 años por la Oficina de Obras Públicas y Socorro a los refugiados árabes
de Palestina repartición de Naciones Unidas para ayudar a reconstruir sus vidas al millón de
hombres, mujeres y niños que componen el grupo.

Las más finas forman nubes de polvo, y las más gruesas, del deterioro del suelo y a las advertencias que se han
azotadas por el viento, ruedan y saltan sobre la superficie hecho sobre los resultados de una decadencia todavía
del terreno. En cuanto el viento afloja en Intensidad, su mayor.
movimiento se detiene y se apilan en las zanjas, en los
Aunque las zonas forestales y las reservas de madera
pozos, en los canales, en los caminos hundidos, o en los
siguen decreciendo, hay en el cuadro, de todas maneras,
alrededores de los obstáculos creados precisamente para
algunos puntos promlsores o estimulantes alrededor de los
impedir los efectos devastadores del viento, donde pueden
cuales podemos esperar que se produzca un progreso
llegar a sofocar las cosechas. Este es sólo uno de los peli¬
cierto. La parte de la tierra cubierta por bosques se cal¬
gros de los vientos fuertes: también pueden imputárseles
cula en total en unos 4.000 millones de hectáreas, cantidad
el resecamiento de la tierra, el perjuicio directo a produc¬
capaz de proveer de madera en cantidades adecuadas a
tos de ésta tan delicados como la fruta, y la falta de creci¬
una población mayor que la actual. Pero este suministro
miento de los árboles, así como su deformación.
supone el que se trate a todos los bosques productivos
En países donde hay que restaurar los bosques, la repo¬ como cosechas que se deben renovar y recoger periódica¬
blación forestal constituye una oportunidad excelente de mente, y supone también el acceso a bosques en los que
ofrecer ocupación temporal a aquellos trabajadores rurales aun no ha penetrado el hombre, así como el cese de la
que pueden encontrar un destino final en industrias sil¬ devastación general de los que conoce, devastación que
vícolas todavía Inexistentes. En Grecia, por ejemplo, el continúa todavía en pleno siglo XX.
programa propuesto en este sentido podría absorber varios La segunda guerra mundial costó diariamente un poco
millares de brazos, principalmente de las zonas monta¬ más de 500 millones de dólares. Lo gastado en un día de
ñosas, en las que es difícil encontrar trabajo. El programa ella permitiría repoblar de árboles 8 millones de hectáreas
forestal del gobierno español proporcionó empleo en 1956 de terreno, y lo gastado en 50 bastaría para volver a cubrir
a cantidades de obreros cuyo número, según la estación, de árboles como se debe toda la superficie devastada en
osciló entre 30.000 y 100.000. Un plan ambicioso y audaz este sentido, que es de 405 millones de hectáreas. Nadie es
de repoblación forestal para el Mediterráneo Oriental tan Ingenuo como para pensar que estamos a las puertas
podría mantener ocupados anualmente a 145.000 y quizá de una empresa mundial semejante. Pero tenemos el cono¬
a 200.000 hombres durante los próximos 10 o 20 años, hasta cimiento científico, la habilidad Industrial y la maquina¬
que se haya plantado la mayor parte de los bosques con rla técnica necesarios para difundir los beneficios poten¬
los que es necesario contar.
ciales de los bosques hasta el último rincón de la tierra
Resulta sorprendente que en varios países no se haya habitada por el hombre.
formulado nunca una norma en cuanto a la repoblación
11
forestal ni tampoco se haya aprobado ninguna ley en (Condensado de la revista trimestral de la Unesco: «Im¬
este sentido, pese a los síntomas evidentes que se tiene pacto de la ciencia sobre la sociedad», 1961, Vol. XI, No. 1.)
¿LA ANTROPOLOGÍA
EN PELIGRO
E MUERTE?
por Claude Lévi-Strauss

EN UN MUNDO QUE SE ACHICA CADA VEZ

MAS, los modos tradicionales de vida de muchos

pueblos se transforman por doquier, desde los tribu¬

tarios del Amazonas (arriba) a las montañas de Nueva

Guinea. Pero los llamados pueblos "arcaicos" no

desaparecen o caen en el vacio, sino que se mezclan

rápidamente con otras civilizaciones. Abajo, un jefe

del clan Irabún, que al mismo tiempo es hombre de

negocios y propietario de una plantación, explica a

varios miembros de la tribu la ubicación del gobierno

central del territorio en Port Moresby, lugar de

Nueva Guinea que les señala en el mapa.


Foto © Dominique Darbois

W. Windle - Australian News and Information Bureau.


m&

E n el pensamiento contemporáneo la antropología


ocupa un lugar cuya importancia puede parecer para¬
presencia y realidad a las regiones más apartadas del planeta, incluso
aquellas en las que se refugiaran los últimos pueblos «salvajes»: la
doxal. Es una ciencia que está de moda, como lo testimonia, no parte septentrional de América del Norte, el interior del sudeste de
sólo la popularidad de las películas y los libros de viajes, sino Asia y el de las islas de Indonesia. Desde entonces han quedado
también la curiosidad del público culto por las obras de etno¬ inscritos en el mapa nombres cargados de misterio y de exotismo,
logía. Hacia, fines del siglo XLX se recurría preferentemente a pero para designar las escalas de los vapores correo. Y al mismo
los biólogos para pedirles una filosofía del hombre y del mundo:
tiempo que, al acortarse las distancias con los progresos de la avia¬
luego la atención general se volvió 'hacia los sociólogos, los
historiadores y a veces hasta los filósofos. Pero desde hace varios ción, se contraía el globo terráqueo, los progresos de la higiene al¬
años la antropología ha accedido a una eminencia similar, y canzaban su pleno efecto y el crecimiento de la población se hacía
también de ella se esperan las grandes síntesis, junto con las tanto más sensible cuanto que, en cierta forma, se veía multiplicado
razones para vivir y para confiar en el futuro. en el plan sicológico y moral por la intensificación de los inter¬
cambios y las comunicaciones entre los pueblos. En una tierra em¬
Este último movimiento parece haberse originado en los Estados
pequeñecida, en la que se agita una población cada vez más densa,
Unidos. País joven, enfrentado a la tarea de crear un humanismo
no hay fracción de humanidad, por lejana y atrasada que pueda
que se ajustara a su propia medida, esta América del Norte no
parecer, que no esté, directa o indirectamente, en contacto con
tenía ninguna razón para suscribirse a una veneración exclusiva
todas las otras, y cuyas emociones, ambiciones, pretensiones y me¬
por las civilizaciones griega y romana con el pretexto de que, en
dios no preocupen, en el mismo centro de su seguridad, prosperidad
la vieja Europa, en el instante del Renacimiento en que el hombre
y hasta de su existencia, a esas otras fracciones a las que el pro¬
pareció a la humanidad el objeto de estudio más propio y necesa¬
greso material parece haber conferido una soberanía intangible.
rio, ambas civilizaciones fueron las únicas sobre las que se disponía
de informaciones suficientes. Por el contrario, en el siglo XIX, y En un mundo concluido, la popularidad de ese humanismo sin
todavía más en el XX, se hacen accesibles al mundo las sociedades restricción y sin límites que es la antropología aparece, por consi¬
humanas de una manera integral, o casi integral. Siendo así ¿por guiente, como una consecuencia natural de un cúmulo de circuns¬
qué limitarse al estudio de unas pocas? Cuando se quiere conside¬ tancias objetivas. Aunque quisiéramos, no estaríamos ya en libertad
rar al hombre en su totalidad no puede dejarse de lado el hecho de para dejarnos de interesar, pongamos por caso, en los últimos caza¬
que, durante el 99 % de su existencia en el mundo, y en la mayor dores de cabezas de Nueva Guinea. No lo estaríamos porque ellos
parte de la tierra habitada, la humanidad no ha conocido otros mismos se interesan por nosotros y porque, como resultado impre¬
géneros de vida, otras . creencias y otras instituciones que las que visto de nuestras gestiones y nuestra conducta a su respecto, unos
incumbe a los antropólogos estudiar. y otros formamos parte del mismo mundo y ellos serán bien pronto 13
La última guerra ha intensificado todavía más esta orientación. La parte de nuestra civilización. Por toda clase de rodeos conocidos
estrategia en escala mundial seguida en ella ha dado repentinamente y desconocidos una serie de caminos insidiosos hacen que toda

SIGUE EN LA PAG. M
Extinción de ios pueblos primitivos
clase de modos de pensar, aun los más alejados uno de otro, y
también toda clase de costumbres divergentes, se compenetren
mutuamente, cosa que viene ocurriendo en el mundo desde hace
miles de años. Al esparcirse por la tierra las civilizaciones que,
con razón o sin ella, se creían las más elevadas la cristiana, la
islámica, la budista y, en otro plano, esta civilización mecánica
de nuestros días que las une, todas ellas se impregnan de modos
de vida, de modos de pensar y de actuar, que son los que la antro¬
pología toma como objeto de estudio y que, sin que podamos
tener clara conciencia de ello, las transforman por dentro. Porque
los pueblos llamados «primitivos» o «arcaicos» no caen en el vacío
o en la nada: más bien se disuelven, incorporándose, de manera
más o menos rápida, a la civilización que los rodea.

L ejos
i nosotros,
de perder
los
progresivamente
primitivos, por el
su
contrario,
interés
nos
para
pre¬
ocupan cada día más. Para limitarse a un ejemplo, la gran civili¬
zación de la que el Occidente se siente con toda justicia tan
orgulloso, y que ha fecundado la tierra habitada, renace por todas
partes con visos de criollismo o sentimiento autóctono, y al
esparcirse por el mundo se enriquece con elementos morales y
materiales que le eran ajenos y con los cuales tiene que contar
en el futuro. Como consecuencia de ello, los problemas antro¬
pológicos dejan de pertenecer a una especialidad académica
J Madeiros
para pasar, de la manera más directa e inmediata, a ser una
cuestión que interesa de una manera viva al hombre medianamente DE LA SELVA AL CAMPO DE FOOTBALL. Aunque los indios de la selva
bien informado. brasilera disminuyen en número de una manera alarmante (entre 1900 y
1950 se han extinguido más de 100 tribus), muchos de los grupos que sobre¬
¿En qué consiste, pues, la paradoja? La paradoja es doble En pri¬ viven siguen observando el mismo ceremonial, vistiendo de la misma manera
mer lugar, y en la medida en que nuestra ciencia se ha dedicado y teniendo las mismas costumbres que sus antepasados. En el centro del Brasil,
principalmente al estudio de las poblaciones «primitivas», cabe los indios kubenkrankens consideran todavía que su labio inferior deformado
preguntarse si, justamente en el momento en que la opinión públi¬ (arriba, a la izquierda) que ellos estiran con tarugos de madera cada vez más
ca reconoce su valor, la antropología no está a punto de conver¬ Servicio de protecuón del indio - N Velloso
tirse en una ciencia sin objeto. Porque estas rrysmas transformacio¬
nes que motivan el interés cada vez mayor despertado en un plan
teórico por los «primitivos» provocan prácticamente la extinción
de éstos. El fenómeno, desde luego, no es reciente: al inaugurar
su cátedra de antropología social en 1908 Fraser llamó la atención
de gobiernos y científicos sobre él en términos de vigoroso alerta.
Y sin embargo, hace medio siglo el ritmo de extinción no tenía
ninguna relación con el que se ha establecido desde entonces
y que actualmente no hace sino precipitarse cada vez más.

Permítasenos poner algunos ejemplos. De 250.000 que eran al


principio de la colonización, los indígenas australianos no son ahora,
aproximadamente, más de 40.000, y los informes oficiales los des¬
criben, o bien acorralados dentro de las misiones o, en los alrede¬
dores de las explotaciones mineras, reducidos, en vez de dedicarse a
la recolección de los productos rústicos, al pillaje clandestino de las
basuras a la puerta de los galpones, o aun arrojados de los
desiertos que les servían de refugio por instalarse en éstos bases
para las explosiones atómicas o para el lanzamiento de cohetes.

Protegida por un medio natural exceptionalmente hostil, Nueva


Guinea aparece todavía, con sus varios millones de indígenas, como
el último santuario de las instituciones primitivas. Pero la civili¬
zación penetra allí tan rápidamente que los 600.000 habitantes de
las montañas centrales, totalmente desconocidos del mundo hace
veinte años, proporcionan ya su contingente de trabajadores a los
caminos cuyos mojones y señales dadas en kilómetros son arro¬
jados en paracaídas desde un avión por encima de selvas inexplo¬
radas; esto en el caso de que dichos habitantes no constituyan una
mano de obra reclutada en el lugar y tiansportada por avión a las
minas o a las plantaciones de la costa. Al mismo tiempo, se instalan
entre ellos, con toda su potencia de destrucción, las enfermedades
importadas contra las cuales los indígenas no han adquirido todavía
inmunidad alguna: la tuberculosis, el paludismo, el tracoma, la
lepra, la disentería, la gonorrea, la sífilis o cierta secuela misteriosa
de una civilización que la ha suscitado sin traerla verdaderamente
consigo: el kuru, degeneración genética que acaba con el enfermo
y para la que no se ha encontrado aun el tratamiento necesario.

En el Brasil se han extinguido cien tribus entre 1900 y 1950. De


los caingangs del estado de Sao Paulo, que eran 1.200 en 1912, no
14
quedaban más de 200 en 1916 y actualmente, por milagro, quedan
80 todavía. Los mundurucus, que ascendían a 20.000 en 1915, eran
El caso de las tribus del Brasil
apenas 1.200 en 1950. De los nambicuaras 10.000 en 1900 no
pude encontrar más que un millar en 1940. Los cayapos del río
Araguaya 2.500 en 1902 no eran más de 10 en 1950. Y así
sucesivamente: los timbiras, 1.000 en 1900, eran apenas 40 en
1950...

¿Como explicar una destrucción tan rápida? En primer lugar,


por la importación de enfermedades occidentales contra las que el
organismo del indígena no tiene defensa alguna. Me contentaré con
citar el caso de una población del noreste del Brasil, los urubus,
que muy pocos años después de haber sido descubiertos por los
blancos, contrajeron sarampión en 1950. Entre sus 750 componentes
se dieron en el curso de pocos días 160 muertos, y un testigo ocular
describió la situación en la siguiente forma:
«La primera aldea estaba desierta; todos sus habitantes habían
huido, convencidos de que la enfermedad era un ser sobrenatural
que atacaba las aldeas y del que se podía escapar si se huía muy
lejos. Los volvimos a encontrar en la selva donde habían acampa¬
do, huyendo de un mal del que eran ya víctimas, casi todos expues¬
tos a él, muertos de cansancio, tiritando de fiebre bajo la lluvia y,
en virtud de complicaciones pulmonares e intestinales, tan descala¬
brados que no les quedaban casi fuerzas como para ir a buscar qué
comer. Además, por faltarles el agua, morían tanto de hambre y
sed como de la enfermedad misma que los aquejaba. Los niños se
arrastraban por el suelo para mantener vivos bajo la lluvia los
fuegos encendidos por sus mayores en la esperanza de calentarse un
Servicio de protección del indio Foerthmann
poco; los hombres, ardiendo de fiebre, estaban paralizados, y las
grandes, es un atributo de virilidad. En las ceremonias de su tribu, los indios mujeres, perdida la conciencia de lo que hacían, rechazaban a sus
bororos (arriba, a la derecha) exhiben el magnífico tocado tradicional hecho pequeños al buscar éstos el pecho de la madre... »
de las plumas multicolores del arará, especie de loro silvestre. Pero unos pocos En la frontera del Brasil con Bolivia, en el Guaporé, la instala¬
años de contacto con la civilización moderna basta para transformar las vesti¬
ción de una misión estimuló en 1954 a cuatro tribus diferentes a
mentas, costumbres y gustos de estos mismos indios. Abajo vemos posar orgu-
unirse en un solo grupo. Pero al cabo de pocos meses este
llosamente, antes de comenzar un partido, a un "team" de football compuesto
por hombres de la misma región que los retratados arriba. grupo, que llegó a ser de 400 personas, había quedado completa¬
mente exterminado por el sarampión. Además de las enfermedades
Todas las fotografías se publican por atención del señor Darcy Ribeiro
infecciosas, hacen estragos también otras como las caries, las lesio¬
nes oculares, los transtornos motores, todas ocasionadas por la
falta de alguna sustancia alimenticia e inexistentes cuando los indí¬
genas seguían su propio régimen, pero bien presentes cuando
la alimentación no es la misma de la selva ni mucho menos.

E n esos casos, los tratamientos


estos hombres, como el de inferirse heridas graves
tradicionales entre

por medio de emplastos de carbón de leña, pierden su eficacia.


Enfermedades comunes en todas partes adquieren entre ellos
una virulencia tal que en los niños afectados por parásitos intes¬
tinales, por ejemplo, los gusanos les salen por la boca y por
la nariz.

Hay otras consecuencias menos directas; la liquidación de una


forma de vida o de cierta organización social, por ejemplo. Los
caingangs de Sao Paulo, que hemos citado ya, seguían reglas socia¬
les de un tipo bien conocido por los etnólogos: los habitantes de
cada aldea estaban repartidos en dos grupos, definidos por la regla
de que los hombres de una mitad se casaban con las mujeres de la
otra, y viceversa. Pero desde que la población disminuye y la base
demográfica se hunde, un sistema tan rígido como éste no permite
ya a cada hombre encontrar esposa y, en consecuencia, gran número
de ellos se ven condenados al celibato: a menos que se resignen a
lo que les parece incestuoso, en cuyo caso se imponen la condición
de que su unión resulte estéril. Pero siendo así, la población entera
puede desaparecer en el curso de pocos años. (1).
Entonces, ¿por qué asombrarse de que resulte cada vez más
difícil, no solamente estudiar las poblaciones llamadas «primitivas»,
sino también ofrecer una definición de ellas que resulte satisfac¬
toria al espíritu del hombre contemporáneo? En el curso de los
últimos años se ha hecho un esfuerzo por revisar las leyes que pro¬
tegen a esas poblaciones y que están en vigor en los países donde
se plantea el problema de que venimos hablando, esfuerzo ten¬
diente a lograr que se revise la noción existente sobre esas pobla-

(1) La mayor parte de estas indicaciones sobre la desaparición de los


indios del Brasil proviene de un trabajo del eminente etnólogo brasilero 15
Darcy Ribeiro titulado Convivio e contaminaçao y aparecido en la
revista Sociología, vol. xviu, 16. 1, Sao Paulo, 1956.

SIGUE A LA VUELTA
¿ /Diversidad o desigualdad?
ciones. Pero ya no se pueden conservar ni el idioma, ni la cultura,
ni la conciencia de grupo de las mismas, y como lo subrayan los
estudios de la OIT, la noción de indígena se estuma para ceder
lugar a la de indigente. (1)

Y sin embargo, ésta no es sino la mitad del cuadro. En


otras regiones del mundo, las poblaciones que, desde el punto
de vista de su estudio como grupos humanos, pertenecen al domi¬
nio de la antropología, se cuentan por decenas y centenas de
millones, y además siguen creciendo, como por ejemplo en la
América Central, en la América andina, en el Asia sud-oriental y
en África. Pero no por verse amenazadas de otro modo se han
hecho menos precarias en este caso las posiciones de la antropo¬
logía. En vez de ser cuantitativo, el peligro se hace aquí cualitativo,
y esto en diversas formas.

Objetivamente, esas poblaciones se transforman y sus civiliza¬


ciones se acercan a la occidental, que la antropología ha considerado
durante largo tiempo como ajena a su competencia. Sobre todo,
desde un punto de vista subjetivo, se trata de pueblos que toleran
cada vez menos los estudios etnográficos. Se sabe de casos en
que hubo que cambiar el nombre a ciertos museos regionales,
llamados «de etnografía», ya que no se los podía aguantar más
que convertidos en «museos de artes y tradiciones populares».
Las universidades de los estados que han accedido hace poco a la
independencia reciben con particular beneplácito a los estudiantes
de economía, de sicología y sociología, pero no podría decirse
que se mima en la misma forma a los antropólogos. Todo pare¬
cería indicar que su ciencia estuviera a punto de sucumbir,
ahogada por pueblos que la esquivan físicamente al desaparecer
de la superficie de la tierra mientras que otros, en pleno desarrollo
UNO DE LOS ULTIMOS MUNDOS INEXPLORADOS. Nueva
demográfico, se niegan a ella en el orden sicológico y moral.
Guinea es uno de los últimos lugares del mundo en que existen tribus
primitivas que nunca han visto un hombre blanco. Esta región, inexplo¬
rada hasta la fecha, dejó de serlo hace poco tiempo al cruzar por primera
vez la densa ¡ungía, la montaña, que a veces tenía hasta 5.000 metros
L; a manera de sortear el primer peligro no presenta
i problema alguno. Es necesario apresurar las investi¬
de alto, y una serie de ríos y corrientes, la expedición antropológica

gaciones, aprovechar los últimos años que quedan para recoger


informaciones, tanto más preciosas cuanto que, a diferencia de que dominaran en otros tiempos. En la época en que les asig¬
las ciencias naturales, las sociales y humanas no pueden relatar namos ese papel dichos pueblos no tuvieron para nosotros otra
sus experiencias. Cada Upo de sociedad, de creencia o de insti¬ realidad que la de objetos, fuera objetos de estudio científico u
tución, y cada género de vida, constituyen una experiencia redonda objetos de dominio político y económico. Por nuestra parte, respon¬
y preparada para una historia milenaria, sentido en el cual resultan sables de su suerte-según la forma en que ven las cosas-nosotros les
irreemplazables. Cuando el pueblo en que se pueda seguirlas haya aparecemos inevitablemente como agentes, frente a los cuales es
desaparecido, se cerrará para siempre una puerta, impidiendo el mucho más difícil adoptar una actitud contemplativa.
acceso a conocimientos que de otro modo ha de ser imposible
La curiosa paradoja está en que, sin duda por consideración
adquirir. De ahí la necesidad que la antropología tiene de com¬
hacia ellos, muchos antropólogos adoptaron la tesis del pluralismo
pensar la reducción de los grupos y la destrucción de las costumbres
(que afirma la diversidad de las culturas humanas y pone por
creando métodos de observación cada vez más utiles, un poco
consiguiente en tela de juicio la proposición de que ciertas civili¬
a la manera del astrónomo que remedia con amplificadores
zaciones puedan ser clasificadas como «superiores» y otras como
electrónicos el debilitamiento progresivo de los rayos emitidos
«inferiores»). Pero se los acusa de haber negado esa inferioridad
por astros que se alejan de nosotros cada vez más.
con el solo fin de disimularla, y por consiguiente de haber contri¬
El segundo peligro es menos grave en lo absoluto, ya que se ma¬ buido, de una manera más o menos directa, a que se mantuviera.
nifiesta en civilizaciones sobre las cuales no pesa ninguna ame¬
Si la antropología, en consecuencia, puede sobrevivir en el mun¬
naza de orden físico; pero es mucho más difícil de resolver en lo
do moderno, no cabe disimular que lo hará al precio de una trans¬
inmediato. ¿Volvería nuestra ciencia a encontrar sus cimientos si
formación mucho más profunda que la de ampliar el círculo en
etnólogos africanos o melanesios vinieran, a cambio de la libertad
que se mueve (círculo hasta ahora muy cerrado) según el método
que siguiéramos teniendo para estudiarlos, a hacer con nosotros
un poco pueril de ofrecer a los recién llegados nuestros propios
lo mismo que antes éramos los únicos en hacer con sus gentes
juguetes siempre que se nos siga dejando jugar con los de ellos. No;
y sus costumbres?
la antropología tendrá que cambiar de carácter; tendrá que con¬
Tal reciprocidad sería altamente deseable ya que, en primer lu¬ fesar que es efectivamente imposible tanto en el orden lógico como
gar, resultaría provechosa para la ciencia, capaz de alcanzar nue¬ en el orden moral, mantener como objetos científicos (cuya iden¬
vos progresos con esa multiplicación de perspectivas. Pero no hay tidad el estudioso podría hasta desear que se conservara) sociedades
que hacerse ilusiones; con ella no se resolvería el problema, por¬ que se afirman como sujetos colectivos y que, en nombre de ese
que la solución propuesta no tiene en cuenta ciertas motivaciones título, reclaman el derecho a cambiar.
profundas que están en el fondo de la resistencia o rechazo que Semejante transformación del objeto de sus estudios implica
tienen para con la antropología los viejos pueblos colonizados. Estos
también para la antropología una transformación de fines y de
pueblos temen que, a la sombra de una visión antropológica de métodos, transformación que parece posible por reconocerse
la historia humana, se trate de hacer pasar por deseable diversidad universalmente como originalidad de nuestra disciplina el que
lo que para ellos es insoportable 'desigualdad. Si se nos permite una ésta no se haya definido nunca en lo absoluto y que en cambio
fórmula que, en boca de un antropólogo, excluye toda acepción lo haya hecho en medio a cierta relación del observador
peyorativa aun en el plano de la observación científica los
con el objeto que observa. Toda vez que se producía un cam¬
occidentales no lograrían nunca a menos que lo hicieran como bio en esta relación, la antropología aceptaba la necesidad de trans¬
en un juego mantener el papel de «salvajes» frente los pueblos formarse. Indudablemente lo característico de ella ha sido siempre
16
estudiar «desde fuera»: pero también se ha visto forzada a ello por
(1) OIT. Poblaciones aborígenes Ginebra, 1953. serle imposible estudiar desde dentro. Desde este punto de vista,
iätito

\Uf}

*y%d

francesa dirigida por Pierre-Dominique Gaisseau, yendo desde el mar la vida de los pueblos aislados que habitan tan áspero territorio. Uña serie
de Arafuru, en el sur, hasta la costa norte de Nueva Guinea. Para recorrer de fotos de esta película, Le Ciel et la Boue, muestran en sus piraguas
una distancia que en línea recta es de 800 kilómetros, la expedición se hombres de una tribu que nunca tuvo antes contacto con hombres
vio obligada a hacer el doble en canoa, balsa y a pie. De este viaje épico, blancos (arriba); y el lanzamiento de suministros diversos por para-
que duró siete meses, los antropólogos trajeron a Francia una copiosa caldas (izquierda) sobre el campamento en que sentó sus reales la base
información, contándose en ella una hermosa película en que se registra de la expedición.

la gran revolución del mundo moderno se traduce, en el plano de como ella lo ha afirmado siempre, cierto «optimum» de diversidad
las ciencias humanas, en el hecho de que civilizaciones enteras, al en el que ve una condición permanente del desarrollo de la
tomar conciencia de lo que son y adquirir, con la alfabetización, humanidad, podrá tenerse la seguridad de que las variantes
los medios necesarios para expresarse, están en condiciones de em¬ existentes entre sociedades y grupos no se borrarán nunca sino
prender, como Europa lo hiciera en el Renacimiento, el estudio de para reconstituirse en otros planos. ¿Quién puede negar que los
su pasado, de. sus tradiciones y de todo lo que actualmente sobre¬ conflictos entre generaciones que se producen actualmente en
vive de ellos en forma tan fecunda como irreemplazable. tantos países son el rescate que éstos pagan por la creciente
homogeneización de su cultura? Fenómenos como éste nos
Si Africa, por no citar más que un ejemplo, se halla a punto de
parecen patológicos, pero la típico de la antropología ha sido
escapar a la antropología en virtud de todo lo apuntado, no podrá
siempre, desde que existe, el reintegrar a la racionalidad, al
escapar en la misma forma a la ciencia. El cambio radicará en que,
interpretar esos fenómenos, determinados gestos o actos humanos
en vez de depender su estudio de los antropólogos vale decir, de
que parecían incomprensibles. En cada época ha contribuido
analistas que trabajan desde fuera y para afuera corresponderá
de este modo a ampliar el concepto, siempre demasiado estre¬
de ahora en adelante hacerlo a científicos locales u otros de fuera
cho, que el hombre se hacía de sí mismo. Para pensar en
que sigan los mismos métodos de aquéllos. Ya no serán antropó¬ su desaparición haría falta concebir un estado de la civilización
logos los que emprendan en suma ese estudio: serán lingüistas, filó¬ en que, fuera cual fuera el rincón de la tierra que habitaran, la
logos, historiadores de hechos e ideas. La antropología aceptará clase de vida que hicieran, su educación, sus ocupaciones, su
alegremente este paso a métodos más finos y ricos que los suyos, edad, su fé, sus simpatías y antipatías, todos los hombres
segura de haber cumplido con su misión al mantener dentro de fueran completamente transparentes a los demás hasta en los
la órbita del conocimiento científico, como única disciplina que
entresijos más secretos de su conciencia. Lo deplore o lo celebre
estaba en condiciones de hacerlo, tantas riquezas humanas.
uno o se limite a constatarlo el progreso mecánico y el
Por lo que se refiere al porvenir propio de esta ciencia, tal por¬ desarrollo de las comunicaciones no parecen estarnos llevando
venir parece encontrar sus mejores garantías allende y aquende las a un estado tal de cosas. Así, mientras el modo de ser o de actuar
posiciones tradicionales de la misma. Allende, en un sentido geo¬ de ciertos hombres plantean problemas a otros hombres, habrá
gráfico en primer lugar, por sernos necesario ir cada vez más lejos siempre lugar para una reflexión sobre esas diferencias, reflexión
para alcanzar a las últimos poblaciones llamadas todavía «primi¬ que, en forma continuamente renovada, pertenecerá al dominio
tivas», poblaciones que son cada vez menos numerosas; pero tam¬ de la antropología y al mismo tiempo garantizará la supervivencia
bién en un sentido lógico, ya que nos vemos empujados hacia lo de ésta.
esencial en la medida en que, ricos ya por una adquisición consi¬
derable, sabemos más de ella cada día. Aquende, por último, en dos
sentidos también: el hundimiento de la base material de las últimas
civilizaciones primitivas hace de la experiencia íntima uno de Claude Lévi-Strauss, uno de los antropólogos más notables del mundo
nuestros últimos medios de investigación, a falta de las armas, contemporáneo, ha sido desde 1959 profesor de su especialidad en el
utensilios y objetos desaparecidos; mientras que la civilización afamado «Collège de France*. Entre _ 1935 y 1959, época en la que
occidental, que se extiende más y más a todo el conjunto de fué profesor de sociología en la Universidad de Sao Paulo, el autor
dirigió diversas expediciones científicas al corazón de la selva, en la
la tierra habitada, quizá manifieste a estas alturas esas varia-
parte central del Brasil. Entre sus libros mejor conocidos figura yt
hace poco no alcanzaba sino comparando civilizaciones distintas. Tristes tropiques, publicado en Francia en 1955 y del que se prepara
actualmente una versión española en Buenos Aires.
Ahí está, sin duda, su función permanente. Porque si hay,
LA FAMILIA DE
NACIONES UNIDAS
EN ACCIÓN
Para conmemorar el primer centenario de la
unificación de Italia se celebró en Turin, de
mayo a octubre pasado, una Exposición Interna¬
cional del Trabajo. En esta exposición tomaron
parte países y organizaciones de todas partes
del mundo, ofreciendo un vasto panorama de
los adelantos sociales y técnicos logrados por
las huestes obreras, así como de otros aspectos
más profundos de su actividad. Costeada por
¡as autoridades organizadoras, hubo una muestra
de Naciones Unidas en que se presentó un
amplio cuadro de la labor llevada a cabo por
su familia de organismos especializados en los
terrenos que tienen una Influencia directa o
indirecta sobre el trabajo del hombre y sobre
éste mismo. El Correo de la Unesco envió a
su fotógrafo Paul Almasy a que recogiera en
Turin el testimonio gráfico presentado en estas
páginas y que nos presenta arriba, a la Izquierda,
una vista nocturna del exterior del Pabellón de
la Energía, y a la izquierda, parte de la manera
de ilustrar el costo de los armamentos; en un
platillo de la balanza, un tanque; en el otro,
que no se ve, una fábrica, su equivalente en
materiales que pueden destinarse a la paz.
Arriba, presentación gráfica del
problema del exceso de población
en el mundo: uno de tres grupos
de figuras que en la exposición
de Naciones Unidas en Turin

muestran el aumento de habi¬

tantes de la tierra entre I860

y I 960 y el que se calcula habrá


para el año 2000. Entre los
demás problemas planteados en
a exposición están los provoca¬
dos por el hambre, por las epide¬
mias, la erosión del suelo, las
malas condiciones en que actúan
los obreros, los métodos de tra¬

bajo improductivos, la falta de


higiene y la de recursos para la
educación y, por último, el desem¬
pleo. La exposición de Naciones
Unidas mostró lo que los orga¬
nismos especializados de éstas
hacen por combatir esos proble¬
mas. Abajo, el local de Turin en
que se exhibió la interesante
muestra. 19

Fotos © Paul Almasy


20
/

W v>

INGS
ÍÜlAílÜ» i

MM S
P0R8E I'HJHB ¡U.

* # 9>
?.**.
*

Vi '

JK
i.
* * * * *
m
"\mrli 3

# rS >

#
S M*.

***>

Un enorme cigüeñal (arriba,


a la izquierda) simboliza las
Naciones Unidas, la sigla de
cuyas agencias especializadas
aparece inscrita en las vueltas
del mismo. Arriba, el "stand"
dedicado a los usos pacíficos
de la energía atómica, a los
estudios atómicos y a las
comisiones económicas regio¬
nales. A la izquierda, parte del
conjunto de tres balanzas en
que se pesa el costo de los
armamentos contra otros gas¬
tos ; aquí se contrasta el costo
de un submarino con el de una
escuela moderna. Al centro
(izquierda), la muestra de la
Unesco sobre las zonas áridas,
en que se podían apreciar
los usos de la energía solar.
A la izquierda, la muestra dedi¬
cada por la FAO, u Organiza¬
ción para la Agricultura y la
Alimentación, a la langosta
saltona, muestra dedicada a
su programa de lucha contra
21
las plagas de las zonas rurales.

Fotos © Paul Almasy


RAYOS DEL ESPACIO
SIDERAL
por Alexander Gusev

Aunque descubierto hace unos cincuenta años, el CEEN, o Centro Europeo de Estudios Nucleares, creado por la
fenómeno de los rayos cósmicos sigue siendo en Unesco y que tiene su sede en Suiza) y 33 mil millones de
muchos sentidos una incógnita para la ciencia. electrones-voltios (Brookhaven, Estados Unidos de América). Y
La fuente misteriosa de los mismos y el estado asombrosamente actualmente se proyectan aceleradores todavía más poderosos.
constante del fenómeno han quedado sin descubrir porque aquéllos Pero ni los que existen ya ni los que se preparan para el futuro
«brillan» simultáneamente en todas direcciones. Si fuera posible pueden compararse con los aceleradores cósmicos, que nos son
desconocidos.
imaginar que lo hacen tan resplandicientemente como el sol,
podríamos representarnos la superficie de nuestro planeta eterna¬ En la corriente cósmica se encuentran partículas que poseen
mente bañada por la luz del día. Pero los rayos cósmicos son una energía cientos de millones de veces superior a la que se
invisibles, y su «brillo» es como el del cíelo en noches en que pueda obtenir en los aceleradores. Si fuera posible conocer el
no hay luna. carácter y las propiedades de las partículas elementales y, por
En los últimos cincuenta años, o sea desde su descubrimiento,
consiguiente, las de los núcleos atómicos, los científicos podrían
los físicos han hecho un estudio cuidadoso de los rayos, lo cual inventar fuentes de energía tan poderosas que sobrepasaran con
no tiene nada de asombroso, ya que éstos vienen del espacio mucho los cálculos más fantásticos sobre lo que puede resultar
sideral. Ese estudio ha permitido a los científicos enterarse de una de las reacciones termonucleares controladas, lo cual haría posible
la transformación de las condiciones naturales de la tierra y de
cantidad de cosas; por ejemplo, que no se trata de rayos como
lo son los de la luz o las ondas de radio. Además, constituyen otros planetas, así como los vuelos a sistemas planetarios existentes
una corriente de partículas minúsculas que se mueven a velocida¬ en torno a otras estrellas, etc. El estudio de los rayos cósmicos
des cósmicas terribles, decenas de miles de veces superiores a las es uno de los caminos que pueden conducirnos a ese mañana
fabuloso.
de nuestros sateloides artificiales. Nada hay de inusitado en las
partículas que los componen y que son los núcleos atómicos de En segundo lugar, el lanzamiento del primer sateloide arti¬
los gases más ligeros, los del hidrógeno (conocidos como pro¬ ficial de la tierra, con el que un grupo de científicos e inge¬
tones) y los del helio (conocidos con el nombre de partículas alfa), nieros soviéticos inauguraron la era de los vuelos en el espacio
ambos bien conocidos por los físicos. Esos núcleos constituyen del exosférico el 4 de octubre de 1957, se vio sucedido por los vuelos
85 al 90 % de la corriente de rayos cósmicos. La otra parte del Mayor Yuri A. Gagarin, el 12 de abril de 1961 ; el Coman¬
consiste asimismo de núcleos atómicos, pero entonces de elementos dante Alan B. Shepard, hijo, el 5 de Mayo del mismo año ; el
más pesados, como el litio, el nitrógeno, el hierro... Tales partí¬ Capitán Virgil Grissom, el 21 de julio siguiente, y el Mayor
culas son tan pequeñas que, si se las pudiera comparar con un Gherman S. Titov, el 7 de agosto último.
grano de arena, éste parecería junto a ellas tan grande como el
Los rayos cósmicos son, por así decirlo, parientes cercanos
planeta que habitamos. Pero algunas de ellas poseen una energía
de las radiaciones radioactivas que producen las enfermedades
suficiente como para derretir el grano de arena.
del mismo nombre. La tierra está protegida por su coraza atmosfé¬
rica, y por otra parte el hombre se ha acostumbrado a los débiles
rayos que la penetran. Pero ¿qué ocurre en el espacio cósmico?
Una vez que los astronautas que viajan en cohetes hayan dejado
la atmósfera terrestre y se vean a las puertas del espacio cósmico
¿no se encontrarán con rayos mortales?
Ti an pronto como los físicos descubrieron esto, se
hicieron una cantidad de preguntas. ¿Por qué está
El estudio de los rayos cósmicos ha permitido ya responder a
esta cuestión, aportando a los hombres un beneficio que habrá
compuesta la corriente de partículas cósmicas precisamente por de reflejarse en el futuro inmediato y que hace de aquél una
estos elementos: cómo se forman las partículas; dónde se encuen¬ imperiosa necesidad.
tran; cómo funciona el generador gigante que por espacio de
El destino de las partículas cósmicas que vuelan hacia la tierra
miles de millones de años ha venido produciendo estos rayos
depende de su velocidad, o sea de su energía. Algunas, que se
cósmicos; de dónde procede la energía que los sustenta?
mueven a velocidades relativamente bajas, se ven desviadas de
La ciencia no ha encontrado respuesta concluyente a todos estos su vuelo en línea recta a una distancia considerable por sobre la
interrogantes. Sólo puede afirmar que los rayos cósmicos vienen capa atmosférica terrestre y caen en la trampa del campo magné¬
de nuestro propio sistema planetario, de nuestra propia galaxia ; tico de la tierra ; pera las dotadas de mayor fuerza energética
que su origen está relacionado probablemente con el estallido de penetran ese campo y entran luego en la atmósfera.
los astros « super-nova » y que parte de la corriente que consti¬
tuyen vienen de la estrella que tenemos más cerca, o sea del sol.
Cuando las gentes que no tienen vinculación alguna con la
ciencia oyen hablar por primera vez de rayos cósmicos y de su
estudio, se preguntan a menudo : «¿Por qué se estudian esos rayos?
Al hacerlo así, chocan con átomos y con núcleos
¿Hay algún fin práctico al que pueda destinárselos?» A esto pode¬
atómicos de los gases que componen la atmósfera:
mos contestar de entrada diciendo que por el momento no se prevé
oxígeno, nitrógeno, etc. En el choque destruyen los átomos, con¬
ningún uso práctico de los rayos cósmicos, pero que sin duda
virtiéndolos en iones; por otra parte hacen estallar algunos núcleos
alguna el estudio de ellos permite obtener un doble beneficio.
atómicos, pierden su energía y se disipan en la atmósfera. Las
En primer lugar, dicho estudio da a los científicos no sólo una partículas más rápidas, aquellas cuya velocidad se aproxima a la
visión más honda de los secretos del universo ilimitado en que de la luz, pueden penetrar el espesor de la atmósfera con la
nos hallamos sino también una idea más ciara del microcosmos misma facilidad con que una bala penetra una hoja de papel.
de los átomos, así como de los secretos de los núcleos atómicos, Esas partículas sólo «mueren» al entrar en la profundidad de la
de las partículas que los componen y de los de muchas otras tierra.
de las partículas que se conocen con el nombre de elementales. Al introducirse en la atmósfera con la enorme velocidad con
Para conocer mejor todos estos últimos los hombres de ciencia
que lo hacen, pueden chocar con núcleos atómicos, pero no
deben descubrir exactamente qué ocurre cuando hay choques
cambian de trayectoria y apenas si sienten la violencia del cho¬
entre partículas que se mueven a altas velocidades y que, en
que. Pero si la fracción de energía que pierden y transfieren al
consecuencia, poseen una energía tremenda. Con este fin se han
núcleo atómico es una parte infinitesimal de la que poseen y
construido enormes aceleradores, que mueven partículas a velo¬
que es formidable, el choque, para el núcleo en sí, constituye
22 cidades de 10 mil millones de electrones-voltios (Instituto^ Con¬ una catástrofe, ya que en cierto sentido lo hace explotar.
junto de Investigación Nuclear, Dubna, Unión de Repúblicas
Socialistas Soviéticas) ; 29 mil millones de electrones-voltios (el Sus «astillas», o sea las partículas de que se compone, vuelan

SIGUE EN LA PAG. 24
CHOQUES EN EL MUNDO

DE LOS INFINITAMENTE

PEQUEÑOS
Los rayos cósmicos, o sea las partículas nucleares que vienen
del espacio sideral, chocan con los átomos y con los núcleos
atómicos en la atmósfera terrestre creando una avalancha de

"catástrofes" nucleares que se van sucediendo hasta que aqué¬


llos llegan a la superficie de nuestro planeta. Para descubrir lo
que ocurre cuando hay choques entre partículas que se mue¬
ven a grandes velocidades, la ciencia ha creado numerosos
aparatos y máquinas, algunos de ellos enormes y todos suma¬
mente ingeniosos. A la derecha y arriba pueden verse sendos
choques de partículas ocurridos en el curso de experimentos
en las cámaras de burbujas de hidrógeno. La foto de la izquier¬
da es una de las 49.000 tomadas en la cámara del laboratorio

del CEEN (Centro Europeo de Estudios Nucleares) con el


fin de ¡lustrar la desintegración de dos partículas extrañas.
Arriba, foto del Centro de Estudios Atómicos de Dubna, en la
Unión Soviética, donde se ve la explosión producida cuando una
partícula cósmica choca con un átomo nuclear. Abajo, una
técnica del Centro de Dubna a cargo del tablero de controles.

Fotos oficiales soviéticas


RAYOS DEL ESPACIO SIDERAL (cont.)

Descubrimiento de las cinturas de radiación

en todas direcciones. Las partículas que el choque ha proyectado en espiral alrededor de la tierra. Al llegar a la zona de los polos,
en la atmósfera chocan a su vez con otros núcleos y provocan donde el campo magnético es más fuerte, son reflejadas como un
incontables catástrofes, aunque cada una de éstas sea menos espejo refleja los rayos de luz, y enviadas al polo opuesto. Desde
fuerte que las que la han precedido. Esto es lo que se llama un que el espacio en que se mueven es prácticamente un vacío, nada
proceso «en cascada»; las partículas así formadas constituyen hay que obstaculice su movimiento, y no pierden sino una parte
como una avalancha, aumentando de número cada vez hasta muy reducida de su energía, estando en condiciones, por consi¬
que por fin llegan a la superficie de la tierra. guiente, de hacer millones de viajes de ida y vuelta de un polo
al otro, ya que cada uno de éstos vuelva a reflejarla como si
La partícula proveniente del espacio cósmico y que se ha
fuera un espejo. Las partículas que así se mueven no pueden
desplazado con tanta rapidez, provocando este proceso, llega
volar al espacio cósmico, porque las retiene el campo magnético
a la tierra acompañada de su incalculable «progenie», cortejo
de la tierra. Podría decirse que están presas en los alrededores de
que llega a veces a los miles de millones de componentes y que
ésta por una trampa que ella misma les ha tendido. El borde de
se extiende por espacio de varios kilómetros cuadrados. Los físicos
atómicos llaman a estas corrientes «lluvias» cósmicas. la cintura de radiación exterior se aproxima a la tierra en la región
de los dos polos, donde causa el fenómeno conocido con el nom¬
En ocasiones se estudian los rayos cósmicos «capturando» una bre de aurora boreal, así como las tormentas magnéticas y las
de las partículas en un grupo de placas fotográficas cubiertas de interferencias en las ondas de radio.
emulsión extra fuerte. Al recogerse una partícula de desplaza¬
La cintura exterior está «habitada» especialmente por elec¬
miento rápido, uno de los núcleos de la capa de emulsión estalla,
trones. La interior consiste principalmente de protones y se ex¬
dejando un ramillete de huellas o una «estrella» que se hace tiende desde el nivel del ecuador hasta los 40° de latitud norte
visible al revelar la placa.
y sur. Esta cintura es más elevada en el hemisferio sur que en el
Cuanto menor sea la energía de una partícula cósmica que hemisferio norte. La razón de ello está en la falta de coincidencia
entra en la atmósfera de la tierra, menor será también su pro¬ entre el polo magnético y el geográfico.
genitura. Todas juntas forman, si embargo, la «lluvia» que satura
la atmósfera y que desciende constantemente a la superficie de
la tierra, corriente incesante que, al ser descubierta, quedó bau¬
tizada con el nombre de «rayos cósmicos». Pero es evidente que
los fragmentos que resulten de los choques son rayos secundarios
y primarios los que atraviesan el espacio cósmico.
Ahora bien: es "tal la intensidad de estos rayos secundarios,
D entro de la cintura, la intensidad
de partículas es muy grande, por lo que su descu¬
de la corriente

que una partícula de ellos pasa cada segundo a través de cada brimiento tiene una importancia práctica tan grande como la
centímetro cuadrado de las cosas o personas que se encuentren teórica. Dentro de poco no serán sólo los instrumentos sino
al nivel del mar. Desde que la mayor parte de nosotros vivimos también el hombre el que vuele en el espacio cósmico, visitando
al nivel del mar o cerca de él, cada uno es traspasado todos los primero los mundos más cercanos de nosotros y luego los
segundos por miles de partículas cósmicas. En el curso de los más distantes. En esos viajes lo acechan mil peligros, uno de
millones de años en que se ha venido desarrollando la vida sobre los cuales la enfermedad causada por la radiación es bien
la tierra, plantas, animales y hombres se han «acostumbrado» a conocido. Sabemos que en un espacio «vacío» la cantidad de
las partículas, cuyo contacto no sienten en forma alguna. Los radiaciones (dos partículas por segundo y por centímetro cua¬
biólogos llegan hasta a creer que los rayos cósmicos son un factor drado) no es nociva para el hombre. Pero el vuelo a través
importante de la evolución y que el efecto que tienen sobre la de una cintura de radiación ha de ser peligroso. Habrá quizá
herencia ha provocado la mutación de las características de cinturas similares alrededor de otros planetas que posean campos
plantas y animales, viniendo a ayudar así a la selección natural. magnéticos. Nos consta actualmente que las cinturas de radia¬
ción se desvían hacia dentro al llegar a los polos, como la
La era de los cohetes lanzados al espacio y de los sateloides
señala una nueva etapa en el estudio de los rayos cósmicos.
superficie de una manzana alrededor del cabo de que pende.
Puede considerarse por tanto a los polos como embudos cónicos
Las primeras observaciones recogidas de esta manera han dado
por los que un cohete puede volar sin peligro, evitando de esta
resultados cuya significación es fundamental. Se descubrió que
manera el cruzar la cintura de radiación.
la tierra estaba rodeada por dos cinturas de partículas de despla¬
zamiento rápido : una de ellas a una altura de entre 600 y Nos consta asimismo que hay zonas en el espacio sideral que
5.000 kilómetros por sobre la superficie de la tierra y la otra poseen campos magnéticos. Debe haber igualmente en esos sitios
a una altura mucho mayor, entre 12.000 y 60.000 kilómetros. concentraciones de partículas cósmicas. Es posible también que
A esos dos enormes conjuntos de partículas se los llama cinturas nubes de partículas, apresadas por los campos magnéticos, se
de radiación interior y exterior. Ambas cinturas han sido for¬ muevan en el espacio sideral. Si un cohete pasa accidentalmente
madas por el campo magnético de la tierra, que las mantiene por una de estas nubes, los que lo tripulan podrían morir por
como son. Este campo es el mismo que hace desviar la aguja efecto de las radiaciones. Además, cuando un cohete se mueve
de la brújula, siendo la tierra un imán gigantesco cuyos polos a gran velocidad por entre estas nubes, el número de choques
están cerca de los polos geográficos, aunque no coinciden exac¬ con las partículas cósmicas aumenta considerablemente, y con él
tamente con éstos. aumenta también la energía debida a esos choques. Las paredes
del cohete se convierten así en una fuente intensísima de radia¬
ción secundaria.

Todos estos son fenómenos que hay que estudiar para esta¬
blecer las necesarias medidas de protección. También es impor¬
Si I e sabía desde hacía tiempo que este imán hace que
las partículas de desplazamiento lento se vean des¬
tante estudiar los campos magnéticos de otros planetas conjun¬
tamente con sus cinturas de radiación para encontrar los embu¬
viadas de su camino, produciendo entonces el efecto de latitud' dos que, cerca de los polos, protejan al astronauta de la radia¬
(la intensidad de los rayos cósmicos sobre la superficie de la ción en el curso de un posible desembarco.
tierra varía con la latitud; en el ecuador es más débil que en Hasta ahora las únicas medidas tomadas en este sentido son las
ninguna otra parte, y va aumentando a medida que se aparta relativas '¿'nuestra vecina inmediata, que es la luna. La informa¬
uno de él en uno u otro sentido). ción transmitida por los cohetes cósmicos soviéticos demuestran
Pero nadie sospechaba la existencia de las cinturas de radia¬ que la luna no tiene ni campo magnético ni cintura de radia¬
ción, descubrimiento que es resultado de las observaciones lleva¬ ciones, cosas cuya interdependencia se descubrió al mismo tiempo.
das a cabo por los satélites artificiales lanzados al espacio por Es posible que pronto sepamos también muchos otros detalles
soviéticos y norteamericanos, debiéndose los estudios correspon¬ sobre_ la luna y sobre otros planetas como Marte y como Venus,
dientes al Profesor S. N. Vernov en la Unión Soviética y al especialmente en lo relativo a los campos magnéticos de los
Dr. Van Alien en los Estados Unidos de América. Y no sola¬ mismos ; y que así pertrechados de una información indispen¬
mente se descubrieron las cinturas en sí sino que también se sable podamos hacer planes para aterrizar en la superficie de
explicó su origen como efecto del campo magnético de la tierra esos planetas sorteando por lo menos ese peligro.
sobre las partículas cósmicas.

Las partículas que poseen una energía relativamente débil, o


Alexander Gusev es doctor en ciencias físicas e investigador emérito
24 sea aquéllas cuya energía es inferior a 10 mil millones de elec¬
de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética. El Dr. Gusev, autor
trones-voltios (la energía que podemos obtener en nuestros ace¬ de diversos trabajos sobre la teoría del magnetismo, es asimismo director
leradores), son capturadas por el campo magnético y dan vueltas científico de las Ediciones de Literatura Extranjera de Moscú.
m i
JP

Foto Embajada de
Noruega Fridtjof Nansen, el centenario de cuyo nacimiento se celebra este año, fué un explorador ártico de genio
singular. Las ¡deas revolucionarias que expresó y llevó luego a la práctica fueron motivo de irrisión para
unos y de escepticismo para otros de sus colegas y contemporáneos, pese a lo cual todas significaron
para él sendos triunfos. Arriba, el "Fram", el barco construido por Nansen que, presa de ios hielos del
Ártico, anduvo tres años a la deriva y regresó sano y salvo a Noruega. En la foto Interior, Nansen en 1897,
luego de su expedición al océano polar.

LA SAGA DE FRIDTJOF NANSEN


por Robert Gladwell

E 1 hombre debe ser valiente,


adelante y portarse como hombre que es.
marchar hacia estudiar la vida animal en las reglones polares. Por
entonces tenía yo veinte años y, ¡allá fuimos! Así di el
primer paso fatal de los varios que ¡me alejaron de la vida
Esta frase de Thomas Carlyle, el historiador inglés,
contemplativa del científico.»
cuadra bien a Fridtjof Nansen, que en los 68 años de su
existencia (nació en Oslo en 1861 y murió en 1930), puede El discurso de Nansen concluyó diciendo éste: «Lo
decirse que vivió de completo acuerdo con lo que significa primero verdaderamente importante es encontrarse a uno
e implica. El propio Nansen, al hablar en 1926 a los mismo; pero para ello se necesita soledad y contemplación,
estudiantes de la Universidad de St. Andrew's, citó estas por lo menos algunas veces. Os digo que la liberación no
otras palabras de Carlyle: «El primer problema que un vendrá nunca de los centros civilizados, llenos de agitación
hombre ha de resolver es cuál es la obra o actividad que y ruido, sino de los lugares solitarios.»
le corresponde cumplir en el universo.» Al pronunciar estas palabras, a los 64 años, Fridtjof
Su comentario al respecto fué: «Yo no había sido capaz Nansen podía considerarse persona no sólo acostumbrada
de resolver ni siquiera ese pequeño problema. Sentía a la soledad, sino experta en los lugares donde cultivarla.
inclinación por la ciencia; pero ¿qué ciencia? Las que A los 26 años había llevado a cabo con todo éxito la

más me interesaban eran la física y la química; pero al primera travesía de Groenlandia en esquíes.
Yo Irresponsable sobre el que mi otro yo no tenía, Se dice que, al proponer matrimonio a su primera mujer,
entonces, dominio alguno no le agradaba mucho ese la cantante Eva Sars, le dijo: «Pero primero tengo que ir
género de vida. Un día se le metió en la cabeza que la al Polo Norte.» En 1893, el « Fram», el barco polar construido
zoología sería mejor, ya que prometía mayor diversión: según los planos del mismo Nansen, enfiló hacia las aguas
cacerías, vida al aire libre... El resultado fué que nos del Ártico; y pasaron tres años antes de que el explorador
dedicamos a la zoología.» regresara a la civilización. Años más tarde después de la «,.
«Luego, un buen día, ese yo irresponsable propuso que guerra del 14 volvió muchas veces a encontrarse solo,
hiciéramos un viaje al Mar Ártico, con el pretexto de librando intrépida batalla en favor de las víctimas del

SIGUE A LA VUELTA
Foto Embajada de Noruega

GLACIARES DE GROENLANDIA,
la isla más grande del mundo, que nadie
habla explorado al decidirse Nansen a
atravesarla en esquíes, de este a oeste,
en 1888. El explorador logró hacerlo
asi en dos meses y medio, con tempera¬
turas de 45 °C bajo cero. Arriba se ve a
Nansen cazando en el Ártico en 1896.
Foto © Paul Almasy

El amor por la humanidad, única política realista


hambre y de los refugiados y en contra de la indiferencia, que pronunciar un discurso, y a la primera mención del
la hipocresía y los prejuicios de los políticos. nombre de Nansen, todos los asistentes se pusieron en pie
Nansen tiene dos grandes títulos para la fama. Primero, y quedaron así uno o dos minutos, orando en silencio.
fué un genial explorador del Ártico, y tanto en sus Más tarde, cuando comenté la escena con uno de mis
expediciones por Groenlandia en 1888 como .en sus viajes anfitriones, me dijo: «Los armenios creemos que Nansen
polares de 1893 a 1896, a bordo del «Fram» (nombre clave, está en el cielo junto al Señor, velando por el destino de
pues quiere decir «Adelante»), desafió toda tradición al nuestro pueblo.»
respecto. Su segundo título queda simbolizado en el Premio A los veinte y tantos años, Nansen había rendido ya
Nobel de la Paz, que se le otorgara en 1922. tributo a otro pueblo, el esquimal; y las experiencias por
Entre 1896 y 1914 se dedicó a la investigación científica él vividas junto a ese «pueblo pequeño y valeroso», como
que tanto le atraía, con una breve interrupción mientras solía llamarle, y el profundo afecto que por él sentía, se
fué Ministro de Noruega en Londres, luego de conquistar reflejaron años más tarde, convirtiéndose en realizaciones
su país la independencia absoluta al dejar la unión con prácticas, en su labor de protección de refugiados tales
Suecia, independencia que en no pequeña medida se debió como los armenios y otras minorías apatridas.
a los esfuerzos y argumentos del propio Nansen. Luego de la aventura que viviera en Groenlandia en
Al terminar la primera guerra mundial, éste se entregó 1888, dijo Nansen:
a las obras de carácter humanitario y a la Sociedad de «Los esquimales consideran que su primer deber social
las Naciones. Su primera gran tarea consistió en lograr la es ayudar al prójimo. Les parece Inconcebible que unos
repatriación de medio millón de prisioneros de guerra vivan en la abundancia mientras otros pasan necesidades.
«desaparecidos». Y, luego, infatigablemente, se dedicó a la ¡Viven una vida de constante peligro y sufrimiento y, sin
obra, mucho más ardua, de hallar países que acogieran a embargo son capaces de gran alegría ! ¡ Y nosotros, europeos,
los refugiados y donde éstos pudieran hacerse un hogar. nos consideramos con derecho a tener en menos a ese

Millares y millares de hombres y mujeres llegaron a pueblo!»


bendecir la creación del Certificado o Pasaporte que lleva « Nuestra misión y labor civilizadora en Groenlandia no
su nombre, llave gracias a la cual podrían recobrar la debería tener otro objetivo que el de beneficiar a los
ciudadanía. Una de Jas causas a que Nansen se entregó hombres y mujeres del lugar. Pero, ¿qué hemos hecho?
con la compasión y energía que lo caracterizaban fué la Lo único que hemos logrado con nuestras reformas ha sido
causa del pueblo armenio. Esto , ocurrió luego de la desmoralizar a ese pueblo, dañar su salud y destruir su
exterminación casi completa de grandes sectores de ese libertad e independencia.»
pueblo en 1915.
En boca de un joven de 28 años, éstas eran palabras
En 1928, Nansen había logrado establecer en Armenia valientes. Valor, desde luego, no le faltó nunca a Nansen,
no menos de 7.000 refugiados, y seis años antes había como no le faltaron rectitud moral, decisión o iniciativa.
firmado un acuerdo según el cual quedaba asegurada la Al exponer por primera vez su proyecto de atravesar
construcción en ese país de 12.000 nuevas viviendas. Aunque Groenlandia en esquíes, por ejemplo, la idea fué recibida
ello fué motivo de gran alegría para Nansen, éste tuvo que con befas y escarnio en numerosos círculos autorizados.
anunciar más adelante al Consejo de la Sociedad de las «La forma en que Nansen se propone llegar a la costa
Naciones que, a consecuencia de la apatía de las grandes observó un explorador danés es decir, abandonando
potencias, no había logrado obtener el préstamo necesario el barco y saltando como un oso polar de un oscilante
para proseguir los trabajos. campo de hielo a otro, es de una temeridad tan insensata
La fé que Nansen tenía en la Sociedad de las Naciones que no vale la pena someterla a ninguna crítica sería.»
se vio sometida a diversos contrastes; no así su confianza ¿En qué consistía, exactamente, el plan de Nansen para
el pueblo armenio y en su futuro. Ocho años después atravesar Groenlandia? En enero de 1888 él lo expuso en el
de su muerte, Michael Hansson, jefe por entonces del periódico noruego, «Naturen», donde dijo:
organismo encargado de proseguir la obra de Nansen, decía
«Los puntos que quiero destacar escribía son: que
en el discurso de aceptación del Premio Nobel de la Paz
el grupo debe estar compuesto por tres o cuatro esquiadores
a ese organismo:
26 experimentados y que deben desembarcar lo más cerca
«Recuerdo una comida que, durante un viaje a Aleppo, posible de la costa oriental de Groenlandia, partiendo de
ofrecieron en mi honor los armenios del lugar. Yo tuve allí hasta las poblaciones del occidente.»

SIGUE EN LA PAG. 28
Foto colección Viollet

ENCUENTRO DE NANSEN y de Johansen con la expedición


británica de Frederick Jackson en el Ártico, mientras los dos
primeros descendían hacia el sur después de haber llegado casi
al polo norte, luego de un periplo de un año (foto de arriba).
A un costado, puesta de sol entre los bancos de hielo por Nansen,
que entre otras cosas fué un dibujante notable. Abajo, el « Bag¬
dad », cargado de prisioneros de guerra repatriados, entra en el
puerto de Stettin. Luego de la primera guerra mundial, Nansen
agregó a todos sus títulos de gloria el de gran servidor de la huma¬
nidad al dedicarse por completo a la causa de los refugiados.
La medalla Nansen (una de las ilustraciones de esta página) se
adjudica todos los años a los que presten servicios excepcionales
a dicha causa y lleva inscrita la divisa del benefactor : « La
única política realista es el amor por la humanidad. »

Sacada de "Grandes expediciones noruegas ". Dreyers Flolag, Oslo


Foto UNHCR

27
LA SAGA DE NANSEN (Com.)

Expediciones a Groenlandia y al Polo Norte


«Basándome en mi propia experiencia de esquiador y
en los resultados de la expedición que Nordenskiold La reacción de Fridtjof Nansen ante la fama de que
efectuara en 1883, estoy convencido de que, cuando el ahora gozaba fué bien característica de él, que la resumió
estado de la nieve es favorable, se avanza más rápidamente con las siguientes palabras: «Ahora que he probado la
en esquíes que en cualquier otra forma. Cruzar de oriente fama y he podido apreciar lo que verdaderamente vale, no
aspiro más a ella.»
a occidente es como quemar las naves detrás de uno; no
será necesario alentar a los hombres a que vayan adelante, A su regreso a Noruega, Nansen ocupó nuevamente su
ya que las costas orientales no atraerán a nadie, y, en puesto de conservador del Museo Zoológico de Bergen- y
cambio, si se sigue avanzando se hallarán las colonias de recorrió la mayoría de los países de Europa pronunciando
la costa occidental, con todas las amenidades y halagos conferencias. Pero cuando todavía se hallaba en Groen¬
de la civilización actual.» landia pensaba ya en un nuevo plan, el de cruzar el Polo
Esta política de cortar toda posibilidad de retirada era Norte. Se trataba de un proyecto original y audaz, basado
típica de Nansen y se pone de manifiesto en mucha de en dos hechos fortuitos: en 1884, Nansen había leído que
su labor de exploración. El prefería trabajar en pequeños un yate americano, apresado por los hielos en el Ártico,
grupos para disminuir el riesgo de las pérdidas de vidas había andado a la deriva a través de las regiones polares,
a decir verdad, no pereció un solo hombre en sus llevado por los propios hielos ; y, por otra parte, un trozo
expediciones , y para seguir luego el plan de acción más de alerce siberiano había atravesado precisamente el Polo
llevado en la misma forma. En consecuencia, concibió un
directo, aunque resultara también el más arriesgado.
barco tan resistente y de una forma tal, que, en lugar
Se le criticó alguna vez por exponerse, aparentemente, a de quedar aprisionado por el hielo al congelarse las aguas,
temerarios peligros; pero sus planes no eran solamente se elevara sobre aquél, como lo hace una semilla de
audaces, y al formularlos ponía infinito cuidado y atención naranja al apretarla uno entre los dedos.
en todos los detalles. Nansen no era ningún soñador
privado de sentido práctico. Los problemas que tuvo que El proyecto dio por resultado el « Fram», su famoso barco
enfrentar en la preparación de su expedición a Groenlandia polar. Equipado como una goleta y provisto de máquinas,
no eran nada sencillos por cierto. Tenía que estudiar cómo este barco de 400 toneladas tenía 41 metros 1/2 de largo,
llegar a la costa, cómo vencer las dificultades de una zona 11.7 metros de ancho y un casco de 65 cms. de espesor.
accidentada y cómo prepararse, en la mejor forma posible, En 1892 Nansen hizo un viaje a Londres para exponer a
para atravesar la sabana de hielo. Los minuciosos la Royal Geographical Society su sensacional proyecto de
preparativos en que incurriera. ^demuestran que percibía expedición al Polo Norte. La mayoría de los miembros de
con toda claridad cada uno de estos problemas. la Sociedad lo recibieron con escepticismo y casi con
En mayo de 1888, Nansen y su pequeño grupo de hombres alarma. El Presidente declaró que se trataba del proyecto
salieron con rumbo a Islandia. Allí embarcaron en un más audaz presentado nunca a la Sociedad.
pequeño pesquero de focas (llamado «Jason») que los Según la hija de Nansen, su padre no concedió mayor
había de llevar, a través del estrecho de Dinamarca, hasta importancia a esa famosa sesión. En su biografía dice ella
la costa oriental de Groenlandia. Una vez sobre el hielo, más adelante: «No lo impulsaba en sus empresas la ambi¬
tardaron dos meses en alcanzar el punto más elevado ción de alcanzar fama o ganancias materiales, sino el
cerca de 3.000 metros pero así y todo, tuvieron que deseo de ver y conocer, que era parte intrínseca de su
sostener dura lucha contra un viento contrario al avanzar carácter. Habría arriesgado gustoso la vida con tal de
en trineo por una superficie rugosa. levantar un poco el borde de la cortina que ocultaba los
A esas alturas de la expedición, el 5 de septiembre, uno secretos del Ártico. Muchos lo intentaron antes que él, y
de los lapones que formaba parte de ella exclamó: muchos perecieron en la empresa. Pero estos trabajaban
contra las fuerzas de la naturaleza, no con ellas, que era
« ¡Satanás! nadie sabe la distancia que separa una costa lo decisivo.
de otra, porque nadie ha logrado nunca llegar hasta allí.»
« La idea de aprovechar las corrientes oceánicas le había
El propio Nansen no sabía, a ciencia cierta, lo que les
venido a la mente como un relámpago de inspiración y se
quedaba por recorrer, y comenzaba a temer haber hecho
había convertido en un ambicioso proyecto al que no podía
un cálculo demasiado optimista de las marchas diarias.
ya renunciar sin traicionarse a sí mismo.»
El 17 de septiembre de 1888, pasados ya dos meses de la
fecha en que abandonaron el « Jasón», observaron por El « Fram» zarpó de Oslo que por entonces se llamaba
primera vez que, a la mañana, la superficie interior de sus Cristianía en junio de 1893, con una tripulación de trece
tiendas de campaña no aparecía recubierta de una espesa miembros y treinta perros para los trineos. En septiembre
capa de hielo. Luego, repentinamente, les pareció distinguir había llegado ya a Chelyuskin, el punto más septentrional
el piar de un pájaro. Se precipitaron fuera y pudieron ver de Siberia. Poco después la capa de hielo llegó a ser de 10
a un verderón de las nieves. No pasó mucho tiempo sin metros de espesor. Entonces se produjo el «pellizco»; el
que vieran otro. barco crujió, tembló y luego¿ tal y como Nansen lo había
predicho, se arrancó de la poderosa garra de hielo y se
Recordando aquello más tarde, Nansen dijo:
levantó hasta quedar a salvo sobre la espesa capa helada.
«Bendijimos a los dos verderones: al que nos despedía El viaje a la deriva del «Fram» había comenzado, y ya no
de la costa oriental y al que nos daba la bienvenida a la había manera de volverse atrás.
occidental.»
Nansen sabía que en esos momentos era preciso que
La noticia de que se había conseguido atravesar
todos los miembros de la tripulación tuvieran algo que
Groenlandia por primera vez llegó a Europa el 9 de
hacer todo el tiempo; se montaron, pues, los instrumentos
noviembre, pero como en pleno invierno ningún barco
científicos, se construyó un campamento para los perros
quería arriesgarse a ir tan al .norte a buscarlos,
en el hielo y se organizaron excursiones de caza. El barco
los miembros de la expedición tuvieron que pasar la
se arrastró lentamente hacia el norte durante un año y
estación en Groenlandia. Hasta el 30 de mayo de 1889 no
luego comenzó a dirigirse al occidente. Entonces fue
pudieron, Nansen y su grupo, surcar de nuevo las aguas del
cuando Nansen consideró llegado el momento de aban¬
fiordo de Oslo donde, bajo un sol resplandeciente, los
donar ti «Fram» y lanzarse en su búsqueda del polo. He
recibieron centenares de barcos de vela, una flota de
aquí lo que él mismo nos dice al respecto:
pesqueros y una multitud entusiasta. La gran aventura
de Groenlandia había concluido, y Fridtjof Nansen « Con Johansen como único compañero y 28 perros, tres
descubrió de repente que su nombre era famoso en el trineos cargados con nuestros dos «kyaks» y nuestras
mundo entero. canoas esquimales, una tienda de campaña, sacos para
La expedición de Nansen demostró que Groenlandia es dormir, instrumentos científicos y provisiones, abandona¬
mos el «Fram» y nos lanzamos por los hielos. En abril de
un continente cubierto de hielo, donde se dan condiciones
muy semejantes a las de la Europa septentrional y las 1895 Johansen y yo habíamos llegado a un lugar situado
de América del Norte en la era glacial. Nansen descubrió sólo a 320 kilómetros del polo, el punto más septentrional
que el interior de Groenlandia constituye un polo de hasta entonces alcanzado por un explorador. La tem¬
extremas temperaturas ' bajas que tiene una enorme peratura era de 40 grados bajo cero; los perros estaban
significación para extensas zonas del hemisferio norte. extenuados; nuestras ropas y los sacos de dormir, duros
de tan helados. Decidí regresar, renunciando a nuestro
28 La expedición recogió otras informaciones científicas de
intento de llegar al polo.»
valor y, además, sirvió de acicate para exploraciones
posteriores. Cuatro meses duró el viaje de Nansen y Johansen, meses
durante los cuales el « Fram» siguió navegando a la deriva. mordial era el de ayudar a las victimas de la guerra. En
En más de una ocasión sus vidas corrieron peligro. En 1922 le otorgaron el Premio Nobel de la Paz en reconoci¬
cierto momento los atacó repentinamente un oso polar. miento de su infatigable labor en beneficio de la humani¬
Otra vez, en qué subieron a un iceberg para orientarse dad. Ante la Sociedad de las Naciones habló muchas veces
sobre su situación, sus «kyaks» fueron a la deriva, y para en favor de los pueblos desamparados, pero sus alegatos
recuperarlos Nansen tuvo que zambullirse en el agua en favor de las víctimas del hambre y de la discriminación
helada. También se dio el caso de que una gigantesca política no siempre encontraron eco.
morsa atacara y casi destruyera la canoa de Nansen. Con los años Nansen, el científico, fué quedando eclip¬
Finalmente, los dos hombres tuvieron que meterse bajo sado por Nansen, el humanitario. Sus exploraciones pola¬
techado para pasar el invierno, lo que lograron res, como es natural, eran más conocidas que su labor
construyendo una cabana con herramientas confecciona¬
científica, pese a que tanto la expedición de Groenlandia
das con colmillos de morsa.
como la del «Fram» se hicieron para cumplir con finali¬
Al regresar por fin a Noruega Nansen y Johansen, dades puramente científicas. Y, sin embargo, Nansen era
después de invernar en el hielo y de una ausencia de en cuerpo y alma un hombre de ciencia.
más de tres años, se enteraron de que no se habían En 1930 Nansen proyectó festejar su 69 cumpleaños
recibido noticias del «Fram» y de su tripulación. Una volando sobre el Polo Norte en el «Graf Zeppelin» del
semana más tarde apareció el barco, que, tal y como Dr. Eckener, que creía un valioso auxiliar en potencia para
Nansen suponía, había dado la vuelta al Polo Norte, la investigación científica. Pero falleció a los 68 años de
regresando al punto de partida sin tropiezo. edad, antes de poder cumplir ese proyecto.

Desde el punto de vista geográfico, el resultado más El mundo entero le rindió homenaje, y en la Xla Asam¬
blea de la Sociedad de las Naciones se recordó su obra con
importante de esta expedición fué el insospechado
descubrimiento de un profundo mar polar. Lo que más gratitud y orgullo. El delegado británico, Sir Robert Cecil,
interesaba a Nansen era la profundidad del Ártico dijo por ejemplo:
cubierto por una capa de hielo y las extraordinarias «Todos recordamos su impresionante figura al subir a
temperaturas en él registradas. En su calidad de zoólogo la tribuna para apoyar, con esa brusca elocuencia que le
experimentado, dedicó sus energías al estudio de los era peculiar, alguna causa en la que entraban en juego
problemas físicos de la oceanografía, ciencia que por aquel los intereses de la paz y de la humanidad. No exagero al
entonces a finales del siglo estaba en pleno desarrollo afirmar que el Dr. Nansen era la personificación misma de
y a cuyo progreso contribuyó Nansen eficazmente. la verdad, la sinceridad y la rectitud de sentimientos.
Todas las causas justas contaron con su respaldo. Su obra
Al marchar el «Fram» a la deriva, el explorador observó
en favor de los refugiados fue característica del hombre:
que el hielo se movía siempre a la derecha de la dirección
labor admirable, llevada a cabo sin tener para nada en
del viento, y llegó a la conclusión de que ello se debía a
cuenta sus intereses personales, ni siquiera su propia
la rotación de la tierra. Desarrollando esta idea, dedujo
salud, y que confirió beneficios inmensos a algunos seres
que era el viento el que ponía al hielo en movimiento. La
sumidos en el mayor desamparo».
rotación de la tierra determina que todo movimiento que
tenga lugar sobre su superficie esté sujeto a una presión Nansen fué enterrado el 17 de mayo. Día de la Consti¬
que, en el hemisferio septentrional, se ejerce hacia la tución de Noruega, fecha celebrada por él a bordo del
derecha. Debido a esta presión, el hielo no se mueve en «Fram» cuando se hallaba, con Johansen, en los desiertos
la dirección del viento, sino a la derecha de ella. árticos, y también en 1905, al pronunciar ante sus com¬
patriotas un gran discurso con motivo de proclamarse la
Como tantas otras concepciones nuevas de Nansen, su independencia de su país.
teoría de que es el viento el que empuja a las corrientes
chocó con la oposición de numerosos expertos. Hoy, sin
embargo, la mayoría de los manuales de oceanografía le Robert Gladwell es un distinguido escritor y director de
reconocen el honor de haber sido el primero en hallar la
radio y televisión en Gran Bretaña. El señor Gladwell es
solución a este problema.
autor del programa de radio con que la UNESCO conme¬
Nansen habría preferido proseguir su labor en este moró el centenario del nacimiento de Nansen y que ha
terreno «la apacible vida del científico» pero después servido de base al presente artículo sobre el explorador y
de la primera guerra mundial consideró que su deber pri benefactor noruego.

¿Cómo está la sopa? Nansen, que nunca descuidaba detalle en ninguna de sus empresas, prueba la
comida que va a servirse en un orfelinato del Socorro al Cercano Oriente. A la derecha, un pequeño refu¬
giado griego del « Socorro Nansen » toma su comida diaria. Gracias a la obra humanitaria que Nansen
persiguió sin descanso hasta su muerte, se pudo salvar a un número incontable de personas, entre ellas
seis millones de niños rusos y ucranianos que él arrancó de las garras de una muerte inevitable durante
la famosa hambruna de 1921-22.
Foto UNCHR
Foto Embajada de Noruega

29
TARJETAS *ijâ <
'?^0^° \ vi

\ i 7/
UNICEF a7/J

\ /
1962
m -""**^'-^r«x
fl^r*GW":'l¿JEk If i
Desde 1950, época en que su venta
de tarjetas de Navidad y Año Nuevo
se inició modestamente con 130.000,
el Fondo de Naciones Unidas para W iäfeSr' " ' 'WA
la Infancia (Unicef) ha llegado a
vender 17 millones de esas tarjetas
el año pasado, logrando fondos
suficientes para dotar de los ele¬ * AS*syuË9ii BMhMhHSb
mentos necesarios a 20.000 pequeños
Refugio ", tomado de un tapiz de Pablo " El Viaje ", por Bedri Rahmi Eyüboglu, de
centros sanitarios materno-infantiles.
Picasso. Turquía.
Actualmente, el Unicef no só|o
es famoso en todo el mundo por su
obra en pro de la infancia, obra de
alcance mundial, sino también por
esas tarjetas, creadas muchas veces i - f
por los pintores de mayor- renombre
en todo el mundo. Toda la ganancia
obtenida con la venta de ellas se
emplea en ayudar a proporcionar
alimentos y remedios a los niños
de todas partes. A la lista de gran¬
des nombres que han colaborado en
esta forma en la obra del Unicef se une
este año el de Picasso, cuyo dibujo,
llamado "Refugio", está tomado de
un tapiz que adorna la sede de
Naciones Unidas en Nueva York.
Se ha elegido este dibujo para la
tarjeta oficial de Naciones Unidas.
Un maestro del arte contemporáneo
en Pakistán, M. A. Rahman Chugtai,
ha aportado una escena de desierto
pintada con delicadas tonalidades y
que llama "La estrella". "El viaje"
es otra obra característica del arte
moderno en Turquía ; muestra a una
mujer con su "yashmak" y dos niños
montados a caballo y se debe al
Feliz aterrizaje ", dibujo del grupo " El mundo de los niños ",
pincel de Bedri Rahmi Eyüboglu.
obra del ilustrador francés André François.
El ilustrador francés André François
ha creado para el Unicef, por su
parte, cinco dibujos con el tema de
"Un mundo de niños", y en ellos se
ve a una serie de personajes infan¬
tiles divirtiéndose con toda su alma
en hamacas, en bote, en un circo,
en una fiesta y, por último, en el
lomo de una ballena que toca el
violin. Finalmente, los esquimales de
la tierra de Baffin, en el Canadá, han
donado al Unicef cinco dibujos que
llevan en conjunto el nombre de
"La vida en el Ártico" (véase la
página opuesta). Las tarjetas del
Unicef vienen en cajas de diez,
al precio de 1 dólar 25 centavos,
7 chelines con seis peniques en el
Reino Unido y 5 nuevos francos en
Francia, y cada caja que se vende
hace posible para el UNICEF dar la
suficiente vacuna para que 50 niños
queden protegidos contra la tuber¬
culosis.
En Buenos Aires las tarjetas del Uni¬
cef se pueden solicitar a la Asocia¬
ción Argentina Pro Naciones Unidas
"Ana M. Berry", Paseo Colón 255,
(atención de la señorita Marta Apha-
lo) ; en México, D.F., al Unicef, Ham-
burgo 63, (atención del señor A. J.
Reynolds), y en Madrid al Servicio
de Tarjetas Unicef, Dirección Ge¬
30 neral de Sanidad, Plaza de España 17.

La Estrella", obra de M. Rahman Chugh-


tai, del Pakistán.
ARTISTAS ESQUIMALES
INTERPRETAN LA
VIDA EN EL ÁRTICO
Cape Dorset es una pequeña aldea esquimal
en la tierra de Baffin, punto aislado entre los
estuarios helados y los vientos ululantes
del Círculo Polar Ártico, en el Canadá. Pero
en este pequeño. grupo de casas de madera
y chozas de nieve vive un grupo de artistas
de singular talento. Algunas de las mejores
piezas talladas en piedra y marfil por los
esquimales proceden de Cape Dorset, que
asimismo es la cuna de una nueva forma de
arte gráfico, como puede verse en esta
página. Los dibujos que aquí reproducimos
adornan este año, bajo el título general de
"Vida en el Ártico", las tarjetas de saludo
impresas por el Unicef. Sus autores, que
recortan primero el dibujo en una piel de
foca para poder imprimirlo, han pintado en
ellos escenas de su vida cotidiana : niños
y perros jugando delante de un "igloo" ;
un caribú ; gaviotas del Ártico en pleno vuelo ;
un esquimal frente a un trineo con sus pe¬
rros y, por último, palomas marinas (que en
el Antartico llevan el nombre de pingüinos).
En estas obras los esquimales pueden fijar
la mirada de un oso herido, la tensión del
cazador frente al agujero en que se ha metido
una foca o el ritmo de un grupo de pájaros
en vuelo. Pero la obra de estos dibujantes,
cuyos antepasados vivían ya en el mismo
lugar hace tres mil años, está también llena
de elementos mitológicos.

1 Igloo" de Diciembre, por Mungituk.

ft » * aîk,

31
Los lectores nos escriben
LA MATRICULA ESCOLAR internacional que, como lo hace ahora el talento de Picasso. Admito, y mejor
la de Naciones Unidas, ayudara a los todavía, comprendo, que haya gentes
Con referencia al número de «El países decididos a lograr su indepen¬ a quienes Picasso pueda no gustar.
Correo» de junio último, el señor dencia. Así y todo, Haití fué la pri¬ Pero las expresiones: «deformar de
Osear Vera, autor del artículo «70 mera república negra del mundo y la modo repugnante», «¿qué satisfacción
millones de analfabetos», manifesta primera colonia de América en luchar se puede sentir?», «un horror», etc.,
en él que en los tres últimos años la por su independencia. me chocan profundamente.
concurrencia de niños a las escuelas
Mrs. Carolyn J. Seefeldt A mí me encanta Picasso. A me¬
primarias de México ha aumentado
Directora de Servicios Sociales nudo oigo decir, frente a un dibujo
en un 18 %. Se trata de una cifra
Northville State Hospital informe, de mal gusto y privado de
inexacta: el verdadero porcentaje, por
Michigan, Estados Unidos. toda significación: «Parece un Picas¬
lo que respecta a las escuelas fede¬
so», y la expresión me hiere.
rales, es de 46.39. Nota de la redacción: «El Correo
Me tomo la libertad de enviar a de la Unesco» dedicó a Haití la «¿Qué beneficios traen al pueblo
los dibujos que esa revista publica?»
Vds. los datos correspondientes a la mayor parte de su número de Febrero
matrícula de esas escuelas federales de 1954, con motivo del 150°. ani¬
pregunta la lectora soviética. En pocas
palabras querría yo manifestar los
en los tres últimos años, así como los versario de la independencia de ese
beneficios que Picasso me ha aportado
ce rrespondientes a los establecimien¬ país.
a mí personalmente. En un momento
tos particulares, municipales y esta¬
en que dudaba de todo incluso de la
tales de la misma categoría : NIÑOS DEL MUNDO
utilidad y la belleza de la vida me
Matrícula en las escuelas encontré con la obra de Picasso, y
federales (1958) 2.166.650 Soy suscríptor de «El Correo» y especialmente con «Guernica», que
Inscripciones en 1959 306.949 me ha sorprendido agradablemente me produjo una de las emociones ar¬
2.473.599 ver en él un largo artículo dedicado tísticas y humanas más grandes que
a una de las iniciativas pedagógicas me haya sido dado experimentar. Pi¬
Inscripciones en 1960 444.083
de mi amigo Lagrave, maestro en el casso, y en particular su «Guernica»
2.917.682 Camerún. Hace unos años mi clase contribuyeron en gran medida a de¬
Inscripciones en 1961 .... 254.086 mantuvo correspondencia por largo volverme la alegría de vivir y el deseo
tiempo con la de Pitoa, y hasta en¬ de luchar fraternalmente con los hom¬
3.171.768
viamos a Lagrave varios documentos bres del mundo entero para que la
Por otra parte, el número
sobre Bélgica para ayudarlo en la tragedia de la vida cobre un tono
total de inscripciones en
iniciativa a la que ha dado el nom¬ optimista. Lo que hace bien en la obra
escuelas primarias par¬
bre de «Niños del mundo». de Picasso (por lo menos a mí) es la
ticulares, municipales y
fuerza tranquila que hay en medio de
estatales es, en 1961.. 2.196.479 Pertenezco al mismo grupo peda¬
Número de alumnos inscri¬
sus imágenes atormentadas, y su con¬
gógico que Lagrave y, junto con un
fianza en la belleza y grandeza del
tos en las escuelas de colega luxemburgués, asumo en él la
hombre por encima de los horrores y
educación primaria de dirección de una revista infantil que
mezquindades de la existencia. Eso es
la República (1961) .. 5.368.247 reúne cada trimestre textos y dibujos
todo. No adelanto argumentos, sino
Dr. Silvio Zavala de escolares del mundo entero repro¬
que ofrezco un modesto testimonio
ducidos por sus autores. 114 clases
Delegado permanente de México ante personal.
han respondido hasta ahora a nuestra
la Unesco, París.
invitación en ese sentido, permitiendo Un número especial de «El Correo
que se vean representados en la re¬ de la Unesco» sobre Picasso (como el
UNA LECTORA QUE NO VIO vista los países más diversos. Entre las que se dedicara en diciembre pasado
colaboraciones recibidas las hay de a Velázquez) permitiría quizá a cier¬
EL CORREO DE FEBRERO 1954
Alemania, Bélgica, Francia, Italia, tos lectores aprender a gustar de su
Suiza, Luxemburgo, Países Bajos, Ca¬ obra. De cualquier modo, ese número
Es difícil comprender cómo un merún, Suecia, Japón, Polonia, Yugo- constituiría un motivo de gran placer
número dedicado a la América Latina
eslavia, Isla de la Reunión, México, para los que ya la admiran.
hace el silencio sobre Toussaint L'Ou¬
Portugal, Argelia, Córcega, Nuevas Madame Camelin
verture y sobre Haití, el país por él Hébrides y Túnez. La revista merece Maestra,
liberado.
bien su nombre, La gerbe internatio¬ Jura, Francia.
A decir verdad, los haitianos co¬ nale (La gavilla internacional).
menzaron su revolución contra sus
Como es de presumir, una publica¬
opresores franceses antes de que los EL ARTE Y LA CIENCIA EN LA
ción de este carácter no es comercial
colonos americanos, disfrazados de y, dado su modo de expresión, circula VIDA DEL HOMBRE
indios, hubieran arrojado el famoso sólo entre sus colaboradores y simpa¬
cargamento de té venido de Inglaterra tizantes, siendo su único objeto el de
Acabo de recibir el número doble
en las aguas del puerto de Boston. permitir el aporte activo de los niños
Mientras luchaban contra los franceses de El Correo de la Unesco y creo
en un plano internacional y, en con¬
dentro de su isla, los habitantes de que merece una mención particular.
secuencia, un mejor entendimiento
Haití se permitían enviar hombres y Tanto por el fondo como por la
mutuo entre todos ellos.
armas a América del Norte para ayu¬ calidad de la presentación, ese
Maurice Joachim
dar a los insurrectos en su lucha número me ha parecido excelente.
contra las fuerzas británicas. Waremme, Permítanme Vds. que aproveche la
Bélgica. ocasión para pedirles que transmitan
Simón Bolívar vivió en Haití mien¬
las felicitaciones de la Comisión
tras estuvo exilado de su patria. A su
SIGUE ABIERTO DEL DEBATE Nacional a las personas que han
regreso a la América del Sur recibió colaborado en la realización del
ayuda financiera del país que le diera SOBRE PICASSO
mismo.
asilo y donde trazó su estrategia revo¬ Yves Brunsvick
lucionaria.
En el número de «El Correo» co¬ Secretario General de la Comisión
Si la historia política de Haití es rrespondiente a julio-agosto, citan Vds. de la República Francesa para la
tempestuosa, ello se debe a que en la opinión de dos lectores (una sovié¬ Educación, la Ciencia y la Cultura,
1804 no había ninguna organización tica y un francés) que ponen en duda París.

32
LA

FAUNA
SALVAJE
MIRADA
EN

BROMA

El número de "EL CORREO"


dedicado en Setiembre pa¬
sado a la fauna salvaje de
Africa ha inspirado al joven
pintor catalán Marc Aleu
esta serie de dibujos humo¬
rísticos que firma bajo el
seudónimo de Cram.

RESERVA DE BESTIAS SALVAJES

|p Ä Bh
m

ti \i

5 !
WtliiilWMntMudiiiiixiimiHKwiiiHi« iniriiii<

QUEREMOS LA PAZ (NOSOTRAS TAMBIÉN)


Latitudes y Longi
alimentos destinados a los niños peque¬ comentarios correspondientes. Por más de¬
ños deben prepararse siempre sin talles, dirigirse a la División de Informa¬
agregado alguno, ya que el riesgo de ción Radiofónica y Visual, Departamento
intoxicación es mayor cuando se echa de Información, Unesco, Place de Fonte¬
mano de éstos. noy, París.

Ni
l'UEVOS DOMINIOS PARA EL
SALMON: En el curso de los últimos años,
los científicos soviéticos han transportado SERVICIO FILATÉLICO
ciertas especies de salmón del Extremo
Oriente al Mar Blanco y al Mar de Ba¬ DE LA UNESCO
SÍMBOLO DE UNIDAD
ESPIRITUAL rents. El desove, fertilizado en la isla Sa-
kalina, ha sido transportado por avión a
los establecimientos piscícolas de Mur¬ 1 UNITED NATIONS
Arriba puede verse el proyecto de un
mansk. Se han producido allí enormes can¬ o
"Templo de la comprensión" que se cons¬ < ECONOMIC COMMISSION
truiría en Washington como sede de un tidades de pescado unos 17 millones en o
FOR LATIN AMERICA
centro destinado a proporcionar a los intere¬ 1959 y 1960 y los pescadores del Mar 7
m

fa
sados conocimientos e informaciones sobre del Norte han apresado en sus redes a los 3
S
las seis religiones más importantes del mundo. salmones adultos. M I

I*
m
Los ciudadadanos estadounidenses que patro¬ z I
cinan este proyecto, idea de la señorita Juliet
Holister, conciben el edificio como
bolo de unidad y comprensión entre todos
un sím¬
UN DIARIO POR CADA CIEN
O
G
WÈL Jft
F I
E
m

PERSONAS: El 70 % de los habitantes z


los pueblos del mundo, especie de Naciones de la tierra carecen de los recursos y towards ç >
m
Unidas en el plano espiritual. Proyectado por medios de información más esenciales, economic f i=

el arquitecto norteamericano Lathrop Dou¬ hasta el punto de que hay menos de un


«
development 4C S

glass, el templo consistirá de un nudo central diario por 100 personas. En varios de NATIONS UNIES
de vidrio y mármol del que saldrán seis alas, los países menos industrializados de
correspondientes a las seis religiones de Africa, Asia y América Latina ello se
proyección internacional : hindulsmo, judais¬ CL sello que reproducimos arriba
aplica a la prensa especialmente. La es el tercero de la serie conme¬
mo, budismo, confucianismo, cristianismo e Unesco ha indicado la conveniencia de
islamismo. Nose intenta hacer de este edificio morativa de Naciones Unidas que
que en cada país haya, por cada cien
un templo dedicado al culto religioso sino se publica en 1961 y está dedicado
personas, por lo menos diez ejempla¬ a la CEPAL, o sea a la Comisión
una oficina educativa que aloje una serie de res de los diarios que se publiquen, cin¬
bibliotecas bien dotadas sobre cada una de las Económica para la América Latina.
co receptores de radio, dos localidades
religiones que hemos enumerado : y se El 18 de setiembre se lo puso en
para el cine y dos aparatos, de televi¬ venta en dos versiones: una de
espera construir y mantenerlo con pequeñas sión. La pobreza de los medios de in¬
contribuciones venidas de todas partes del 4 centavos de dólar (azul oscuro,
formación, señala la Unesco, perjudica
mundo. azul claro, rojo y verde) y otra de
la difusión de la enseñanza o la cultura
I I (verde oscuro, violeta y naranja).
y, en consecuencia, el progreso econó¬
La CEPAL, que es una de las cuatro
mico y social de un país. En un infor¬
LAS SUSTANCIAS QUE AYUDAN comisiones económicas creadas por
me de 45 páginas que acaba de publi¬ Naciones Unidas en otras tantas
a la conservación de los alimentos car con el título de Medios de Infor¬
pueden resultar peligrosas si se las con¬ regiones del mundo, fué constituida
mación en los países en pleno desarro¬
sume constantemente. También pueden en 1948 por el Consejo Económico
llo, esta Organización estudia el proble¬
serlo las que se agreguen para mejorar y Social de la Organización para
ma e indica las medidas que los gobier¬
el sabor, el valor nutritivo o el aspecto ayudar a fomentar y coordinar el
nos, las organizaciones internacionales
de los alimentos, sean naturales o sin¬ desarrollo económico y social de
y las empresas privadas podrían tomar
téticas. Qué cantidad de ellas puede los países de la región. Como
para mejorar la situación en ese sen¬
consumirse diariamente sin sufrir efec¬ agente en Francia de la Adminis¬
tido.
tración Postal de Naciones Unidas,
tos perniciosos es precisamente lo que
el Servicio Filatélico de la Unesco
ha estudiado un Comité de Expertos
en sustancias agregadas a los alimentos dispone de todos los sellos emitidos
constituido por representantes de la N<OSOTROS Y LAS NACIONES por aquélla que se encuentren
actualmente en venta. Asimismo
Organización Mundial de la Salud y UNIDAS: La Unesco acaba de lanzar a la
de la Organización de Naciones Unidas circulación una serie de vistas fijas en las dispone de estampillas de otros
para la Agricultura y la Alimentación que se muestra cómo lo que las Naciones países y de partes de sobre con
(FAO). Este Comité preparó asimismo Unidas y sus organismos especializados ha¬ matasellos del primer día de venta
de las mismas cuando se las ha
monografías sobre 35 clases de prepa¬ cen interesa directamente la vida cotidiana
dedicado a conmemorar aconteci¬
raciones anti-microbianas y anti-oxi- de los niños. Esta serie de vistas tiende me¬
dantes usadas en gran escala para nos a darles una lección que a fijar im¬ mientos importantes en la historia
de la Unesco o de Naciones Unidas
impedir la descomposición de los presiones en su mente y a hacerlos inte¬
alimentos, particularmente en los países resarse por el trabajo de dichos organismos. (Día de los Derechos Humanos,
tropicales. Dichas monografías serán Cada imagen permite enseñar a los niños Año Mundial de los Refugiados, etc.)
publicadas en la serie de Informes lo que ellos mismos pueden hacer por ser¬ El que desee información sobre las
Técnicos de la OMS y podrán ser de vir los ideales y fines de Naciones Unidas. piezas disponibles, su precio y los
utilidad a los -países actualmente en La banda de película en que están conte¬ métodos de pago puede dirigirse
pleno desarrollo que deban redactar nidas puede obtenerse por intermedio de por carta al Servicio Filatélico de
reglamentaciones de carácter sanitario. los agentes distribuidores de la Unesco en la Unesco, Place de Fontenoy,
Paris-7*.
34 Aunque en fin de cuentas cada país los Estados Miembros de ésta (agentes
tiene que encontrar su propia solución cuya lista puede verse en la página opuesta)
al problema, el Comité cree que los con un pequeño folleto que contiene ios
Oföttari tí úxley Acaba de aparecer :

Protección de la

fauna salvaje y los

la protection lugares donde habita


en las

Áfricas central y oriental

por Sir Julian Huxley

" La tarea más interesante que se me haya confiado


jamás ". Con estas palabras ha descrito Sir Julian Huxley
déla la investigación que la Unesco le confiara el año pasado

grande faune sobre la conservación de la fauna salvaje y los recursos


naturales del centro y este del Africa.
El profesor Huxley, famoso zoólogo británico que fuera
et des habitats el primer Director General de la Unesco, visitó 25 parques
y reservas naturales en esa región y departió con cientos
de hombres de estado, científicos, administradores y
naturels en guardianes de los parques. Su recorrida lo llevó a la
conclusión de que los animales salvajes de Africa son una
riqueza única en el globo, riqueza que pertenece no sólo
afrique centrale a las poblaciones locales, sino también al resto del mundo.

120 páginas, con abundantes ilustraciones


et orientale 4,50 Nuevos francos, U$S 1.25,6 chelines
Publicado únicamente en inglés y en francés

Agentes de ventas de las publicaciones de la Unesco


BOLIVIA. Librería Selecciones. Avenida ESPAÑA. "El Correo" únicamente, PANAMÁ. Cultural Panameña,' Ave¬
Pueden pedirse las publicaciones
Camacho 369, Casilla 972, La Paz. Li¬ Ediciones Iberoamericanas, S.A., Calle de nida 7a, n° TI-49. Apartado de Correos
de la Unesco en todas las libre¬
brería Universitaria, Universidad Mayor Oñate, 15. Madrid. (90 pesetas). Librería 2018, Panamá (Balboas 1.50)
rías o directamente al agente de San Francisco Xavier de Chuquisaca, Científica Medinaceli, Duque de Medina-
PARAGUAY. Agencia de Librerías de
general de ésta. Los nombres Apartado 212, Sucre. Librería "Los cell 4, Madrid 14.
Salvador Nizza, Yegros entre 25 de mayo
de los agentes que no figuren amigos del libro", Calle Perú II, Cocha- ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA.
y Mcal. Estigarribia, Asunción. (Gs 200)
bamba. Unesco Publications Center. 801, Third
en esta lista se comunicarán
Avenue, Nueva York, 22, N.Y. (5 dólares), PERÚ. Esedal Oficina de Servicios,
BRASIL. Livraria de la Fundaçao Getulio
al que los pida por escrito. Los Depto. de venta de publicaciones. Jr.
Vargas, 186, Praia de Botafogo, Caixa y, con excepción de las publicaciones pe¬
pagos pueden efectuarse en la riódicas : Columbia University Press, Huancavelica, Calle Ortiz N' 368,
Postal 4081, Rio de Janeiro.
Apartado 577, Lima (45 soles).
moneda de cada país, y el pre¬ 2960 Broadway, Nueva York, 27, N.Y.
COLOMBIA. Librería Central, Carrera
cio de suscripción anual a "El 6-A, N°. 14-32, Bogoti.-Sr. D. Germán
FILIPINAS. Philippine Education Co. PORTUGAL. Dias & Andrade Ltd.

Correo de la Unesco" se men¬ Inc., 1104, Castillejos, Quiapo. P.O. Livraria Portugal, Rua do Carmo 70,
Rodriguez N., Oficina 201, Edificio Banco
Box 620, Manila. Lisboa.
de Bogotá, Apartado Nacional 83, Gi-
ciona entre paréntesis a conti¬
rardot. - Librería 'Buchholz Galería, FRANCIA. Librería delà Unesco, Place
nuación de las direcciones de REINO UNIDO. H.M. Stationery Office
Avenida Jiménez de Quesada 8 - 40, de Fontenoy, Paris, 7*. C.C.P. Paris
P.O. Box 569, Londres, S.E.I. (10/-).
los agentes generales. Bogotá (I 5.000 bolivianos). 12.598-48.(7 NF.)

GUATEMALA. Comisión Nacional de REPÚBLICA DOMINICANA. Libre¬


COSTA RICA. Imprenta y Librería
Trejos, S.A., Apartado 1313, San José. la Unesco, 5a. Calle 6-79, Zona I (Altos) ría Dominicana, Mercedes 49, Apartado

(Colones I I.) Guatemala. (Q. 1,50). de Correos 656, Ciudad Truiillo. ($ 1.50)

CUBA. Librería Económica, Pte. JAMAICA. Sangster's Book Room, 91,


ANTILLAS NEERLANDESAS. C.G.T. URUGUAY. Unesco-Centro de Coope¬
Zayas 505-7, Apartado 113. La Habana. Harbour Str., Kingston. Knox Educational
van Dorp & Co. (Ned. Ant.) N.V. Wil- ración Científica para América Latina,
(2.25 pesos). Service Spaldings. (10/-) Bulevar Artigas 1320-24, Casilla de Co¬
lemstad. Curaçao.
CHILE. " El Correo " únicamente : MARRUECOS. Centre de diffusion docu¬ rreo 859, Montevideo. Oficina de Re¬
Comisión de la Unesco, Calle San Antonio, mentaire du B.E.P.l. 8, rue Michaux- presentación de Editoriales, Plaza Cagan-
ARGENTINA. Editorial Sudamericana,
255, 7° piso Santiago de Chile. Editorial Bellaire, Boîte postale 211, Rabat cha 1342, I" piso, Montevideo. Suscrip¬
S.A., Alsina 500, Buenos Aires. (100 pesos)
Universitaria, S.A., Avenida B. O'Higgins ción anual: 20 pesos. Número suelto:
(DH. 7,17)
1058, Casilla 10.220, Santiago. (1,75 E-.) 2 pesos.
ALEMANIA. Para "El Correo" única¬
MÉXICO. Editorial Hermes, Ignacio
ECUADOR. Casa de la Cultura Ecua¬ Mariscal 41, México D.F. ($ IBM. Nac.
mente : Vertrieb, Bahrenfelder- Chaussee VENEZUELA. Librería Politécnica,
toriana, Núcleo del Guayas, Calles Pedro Mex.) Calle Villaflor, local A. al lado de
160, Hamburg - Bahrenfeld, C.C.P.
Moncayo y 9 de Octubre, Guayaquil. S./27 NICARAGUA. Librería Cultural Nica¬ General Electric, Sabana Grande, Cara¬
276650. - Otras publicaciones : R.
Oldenburg, Verlag, Rosenheimerstr. EL SALVADOR. Manuel Navas & Cía ragüense, Calle l5deSeptiembre.no. 115 cas : y Librería Selecta, Avenida 3,

145, Munich. -A Avenida Sur, N* 37, San Salvador. Managua. (Córdobas 10) N- 23-23, Mérida.
.. ~.-VÎ{;' -..

PARA ESTUDIAR LOS RAYOS CÓSMICOS


Un grupo de científicos acaba de inflar un globo de los que alcanzan grandes alturas y en el que lanzarán al aire un cohete
con instrumentos para medir la intensidad de los rayos cósmicos. La misteriosa naturaleza de éstos es actualmente objeto
de estudio en todas partes del mundo. Véase el artículo de la página 22.