Está en la página 1de 4

Actividad “Expresión musical”

La actividad consiste en expresión musical y en el sentir de la música, ¿que


expresa? ¿cómo lo hace? ¿cómo puedo expresarlo? Esta es la premisa de la
actividad, en donde los niños buscarán formas de comunicarse sin la necesidad de
usar la voz, tratando de sentir la música, la letra, que expresa y como ellos pueden
transmitir el mensaje a sus compañeros.
Pero antes de que cualquier persona, empezando por los niños, pueda aprender
un ritmo, una melodía, o a entonar (desde mi punto de vista, basado en los libros
que he leído, vídeos, ensayos y documentos que he revisado), deben sentir y
expresar la música, pues el primer lenguaje con el que el ser humano puede llegar
a expresarse, antes de las palabras. Lo que para nosotros puede significar golpes,
gritos, gemidos, y llanto sin sentido, para un bebé, no tiene otro medio de
expresión, y debe buscar adaptarse antes de que si quiera conozca el concepto de
lenguaje. Reconoce cuando su madre le canta, y eso lo relaja y lo ayuda a dormir,
aunque aún no pueda saber que se trata de la música.
Actividad inicial: Apta para infantes de 6 a 12 años.
¿Por qué para esta edad? Porque desde su primer año en la escuela primaria, ya
poseen un conocimiento del lenguaje español “decente”, y pueden comprender
gran variedad de palabras, obviamente, las primeras canciones deben ser lo más
sencillas posibles, pero cuyas letras, de igual forma, se puedan representar
fácilmente, esto quiere decir, no usar Martinillo, pues incluso para adultos, es difícil
representar el concepto de ¿Qué es o quién es Martinillo?.
Dicho esto, las canciones deben aumentar de dificultad por cada dos años (solo
aplica para la educación primaria).
No es necesario que los niños tengan conocimiento previo de ningún concepto
musical, pues primero se debe enfatizar en la comprensión, sentir y expresión
musical.
Esta actividad fue diseñada especialmente, para que pueda ser adaptable hasta el
nivel Universidad, y siendo lo suficientemente flexible, como para incluso,
adaptarla por grupo o persona de forma individual.
He de aclarar que antes de esta actividad, siempre se debe tomar en cuenta las
condiciones en las que se encuentran los alumnos justo al iniciar la clase, y
también, no importa si es la primera de su jornada educativa, siempre se debe
tener una actividad que los relaje, y distraiga de preocupaciones, nervios, estrés.
Ya que esta actividad puede ser corta, y es un medio ideal de observación, se
puede dar más énfasis en la actividad de relajación que se deba usar antes de
emplear esta actividad.
Notas: Esta actividad tiene como principal objetivo, la observación, análisis,
interpretación y evaluación de la creatividad, expresión y sentir del alumno
para con la música. Con esta actividad podemos evaluar algunos rasgos que
nos ayuden a identificar su educación, posibles gustos, y en algunos casos
(Probablemente), problemas que puedan traer, además de eso, se puede
evaluar su creatividad, e imaginación al momento de representar conceptos,
frases, oraciones, y como ellos también, interpretan sus entornos y
alrededores.
Dicho eso, la expresión musical queda en segundo término.
Es importante decir, que para esta actividad, la persona que la vaya a realizar
con sus alumnos, debe tener una gran capacidad de observación, los
mínimos detalles brindan una enorme cantidad de información, un profesor
que solo reconozca cuando sus alumnos están aburridos, estresados,
distraídos, no puede analizar completamente esta actividad, es necesario
aprender a observar, tomar en cuenta la mayor cantidad de posibilidades y
estar preparados para ellos. La observación y el análisis son indispensables
para realizarla. Aunque, también funciona como medio de práctica para
aprender a observar, pero no es lo que recomendaría.

Primero, los niños deben ubicarse en un lugar amplio, donde no haya objetos que
interrumpan su andar, esto puede ser en un patio o en el mismo salón de clases
moviendo los mesabancos hacia las paredes.
Se le dirá a los niños que cuando escuchen la canción, deben caminar al ritmo de
ésta, y pueden usar aplausos, mover la cabeza o el cuerpo conforme ellos sientan
el ritmo musical. Luego cuando comience la letra, ellos deberán pararse frente a
un compañero, y con señas, pequeños golpes en su cuerpo o sonidos, deberán
transmitir el mensaje de la canción.
Para ello es necesario usar canciones que sean fáciles de transmitir con señas,
como El ratón vaquero, Caminito de La escuela, La feria de Cepillín, Si las gotas
de lluvia, etc.
Los niños pueden usar cualquier tipo de movimiento corporal, para su expresión.
Una vez concluida la actividad, se preguntará a cada niño que fue lo que entendió
de su compañero, si pudo comprender lo que quería transmitir o si no pudo
comprender ni relacionar las señas con la letra de la canción.

Tener cuidado con las canciones seleccionadas, pues algunas pueden resultar
más sencillas para seguir en un ritmo, pero la letra puede ser casi imposible de
tratar de explicar lo que sucede, como es el caso de la canción Martinillo, es por
ello que se recomienda usar canciones cuya letra sea variada, pegajosa y que se
pueda expresar fácilmente con señas.

Dificultad según el grado en el que se encuentren estudiando los alumnos


 Para primaria: Canciones infantiles, desde topogigio, Cepillín, Cri cri, etc
 Para secundaria: Canciones “éxitos” y conocidas, pero cuya letra siga
siendo fácil de representar. Evitar el Reggaeton. Ejemplos: Enrique Iglesias,
Jesse y Joy, etc.
 Para preparatoria: Podemos incluir canciones en el idioma inglés, que sean
conocidas principalmente, pero que la letra, la puedan traducir (como
segundo trabajo en la práctica de la lengua inglesa) y para que comprendan
que es lo que dice. You’re Beautiful (James blunt), Take My breath away…
Funky town, Bohemian rhapsody
 Para universidad: Canciones con aparente carencia de sentido, y evitar
canciones cuya letra sea en inglés, lo mejor es usar canciones en otro
idioma, para que solo traten de sentir, lo que la música les indica y lo que la
letra trata de expresar. Ejemplo: Asereje, Lelvan polka (versión Japonés),
Dan dan kokoro, Dorime. Etc.