Está en la página 1de 39

Policía Boliviana Su Historia.

Ensayo tentativo.

Jhosmane Jesus Rojas Padilla1

Nuestra Señora de La Paz/Chuquiago Marka

Junio de 2018

1
Licenciado en Historia – UMSA. Docente, Investigador y Archivista.
Introducción.

La Historia, en palabras de Marc Bloch, es la Ciencia del Tiempo, tiempo que va relativizándose en
medida de la memoria colectiva e individual de los sujetos de la historia, los humanos, quienes van
avizorando como primordial y como secundario, episodios capaces de mantenerse latentes o ser
eliminados. Esta faceta tiende a establecer visiones sobre la historia, visiones que muchas veces
suelen constituirse en construcciones posteriores al hecho, influenciadas por coyunturas mediáticas.
La Historia de igual manera tiende “a no servir para nada” si es que no llega a cumplir una finalidad o
un objetivo, esta faceta está determinada por el uso que se le dé a la Historia la población.

En esta línea, analizar la evolución histórica de la Policía Boliviana va transitando por la necesidad de
comprender la historia misma de Bolivia, ya que sería incompleta si no está presente la Policía,
institución que tránsito – y transita - de la mano del proceso histórico boliviano. Esta situación ha
llevado que la Policía esté presente en diferentes episodios, de corta, mediana y larga duración,
matizándose entre la conflictividad, la algarabía y la cotidianeidad del devenir histórico, prehispánico,
colonial, nacional y plurinacional.

Es cierto que el abordaje a la Policía - desde las ciencias sociales – ha sido desde una sola visión
generalmente negativa, sin haberse hecho el contraste entre las dos visiones (la positiva y la
negativa). La Historia tiende a revertir esta faceta, de las ciencias sociales, empleando el oficio del
historiador mismo que desde la crítica de fuentes y el análisis y síntesis histórica, permite cumplir su
función, la de explicar la historia, dejando de lado prejuicios ideológicos políticos y de mentalidades,
que transitan bajo lineamientos nada académicos.

Por ello, la Policía Boliviana y Su Historia en esta oportunidad, será abordada desde episodios
llamativos de su proceso histórico policial boliviano.

1.- La Policía durante el siglo XIX.

La función de Policía tuvo características propias durante el periodo prehispánico y colonial boliviano,
con matices llamativos y hasta propios, los mismos - sobre todo el colonial – configuraron en gran
parte a la Policía de Seguridad que empezó a funcionar sobre la base del andamiaje de Alguaciles
Mayores, Alférez Reales, Dragones de la Reina, Celadores, Vigías y Rondines. Andamiaje que entre
1825 y 1826 entro en entredicho con la nueva manera de definición de la Policía de Seguridad,
sustentada en experiencias y modelos de origen francés, mismo que de manera “oficial” se fue
aplicando – tal es el caso de las Milicias del Orden – a la par de las autoridades e instituciones del
orden colonial que todavía ejercían función (el caso emblemático de la Audiencia, que funciono hasta
1827, como Tribunal Judicial).
La Ley Reglamentaria de Policía de Seguridad del 24 de junio de 1826, busco uniformar los servicios
policiales a nivel departamental, estableciendo la autoridad del Intendente de Policía como máxima
autoridad – después del Prefecto – y creando una jerarquía policial, misma que fue transitando por
significativas modificaciones – más de forma que de fondo – lo que llevo a tener después del
Intendente, un Comisario de Policía (a nivel provincial, seccional, cantonal y villorrio) y una tropa de
policía, con diferentes definiciones a lo largo del siglo XIX, podría señalarse los piquetes de policía o
piquete de tropa armada, funcionario de policía o gendarmes, carabineros, serenos, celadores, vigías
y rondines.

Las funciones de Policía (atribuciones y facultades) también transitaron por enmiendas, muchas de
ellas asociadas a coyunturas y modas policiales a nivel local, regional e internacional. De hecho
después de la Ley de 24 de junio de 1826 pueden encontrarse las leyes reglamentarias o
disposiciones normativas de las Policías de Seguridad Departamentales, del Gobierno de Santa Cruz
(1829 y 1831), de Velasco (1839), Ballivián (1844), Belzu (1851), Linares (1860), Achá (1864),
Melgarejo (1866), Morales (1871), Ballivián Coll (1873), Frías (1874), Daza (1876), Campero (1884) y
Pacheco2 (1886), mismas que identificaban el fin o finalidad de la labor policial, desde las más
esenciales, como ser el orden y el ornato público, la moralidad de la sociedad, el control del tránsito
de viajeros y extranjeros, la identificación y clasificación de vagos y mal entretenidos, seguimiento y
control a los lupanares de los extramuros de la ciudad, hasta las tareas de salubridad, tasajee de
carretas y control de rutas de mulares, recuas y caballares, el recojo de basura y la limpieza de las
calles y establecimientos públicos, entre las más importantes, mismas que en coyunturas concretas,
eran compartidas con la policía municipal o rural y la policía de sanidad.

El carácter militar de los cuadros policiales fue sin ninguna variación ejercido por militares de línea –
claro, se debe señalar que el cargo de Intendente y Comisario era otorgado a un ciudadano notable
de la ciudad o del pueblo o en su caso, a un militar con reputación “intachable” – teniendo esta faceta
una adscripción al régimen cuartelaría militar – con reglamentos internos y de organización – aplicado
a las Policías Departamentales de Seguridad. Las coyunturas revolucionarias de algunos caudillos,
típicas del siglo XIX, llevaron a adscribir a la Policía Departamental de Seguridad a diferentes
campañas y coyunturas revolucionarias.

Los ciclos económicos diversificaron las funciones de la Policía Departamental de Seguridad, tal cual
fue el caso de la Policía Fluvial - bajo el impulso fundacional del departamento del Beni – en el control

2
Cabe señalar que esta Ley Orgánica permitió asentar los lineamientos generales de la función de policía,
misma que se mantendría casi inalterable durante el siglo XX, donde la idea de una “Fuerza Pública” constituiría
el componente estructural de las demás disposiciones. En esta línea, el artículo 1º de la Ley Reglamentaria del
11 de noviembre de 1886, es claro: “La Policía de Seguridad tiene por objeto la conservación del orden Publico,
el resguardo de las garantías personales y reales, la prevención de los delitos y faltas, la persecución de los
delincuentes y culpables para ponerlos a disposición de las autoridades que deban juzgarlos”.
aduanero y comercial de la quina, castaña y la goma, con contingentes policiales reducidos. Por otra
parte, el ciclo minero también diversifico la función policial, creando la policía minera, misma que
empezó a desempeñar labores en los distritos argentíferos y cupríferos del Estado Boliviano. A este
ciclo minero se le incorporo - desde mediados de siglo - el guano y el salitre, los cuales modificaron
también, el comportamiento criminal de la población, al darse un inusitado crecimiento poblacional de
extranjeros. En ambos sectores, la presencia policial simbolizo, en la práctica, la presencia del Estado
en aquellos territorios.

Ciertamente el aspecto negativo de la imagen de las Policías Departamentales de Seguridad


transitaba por los casos de abusos de poder, abandono o ausencia de las funciones de seguridad y
criticas diversas a la tropa de policía, desde tener una “apariencia india” – esto por la mentalidad
clasista y racista de la población de elite, del siglo XIX - hasta el quedarse dormidos en las rondas,
evidentemente en contraparte existía el contraste del bajo número de efectivos, ante una población
que bordeo los un millón de habitantes durante el siglo XIX, por otra parte el bajo presupuesto
económico destinado por las Prefecturas a su Policía Departamental de Seguridad que variaba
enormemente y por supuesto también la inexistencia de una Escuela o Instituto de formación policial
– los piquetes de tropa eran formados bajo parámetros militares por militares retirados o en servicio –
lo que convertía al ejercicio de la función policial en una actividad improvisada.

Finalmente las coyunturas bélicas externas e internas, como la Guerra del Pacifico, la Revolución
Separatista del Norte y la Guerra entre el Norte y el Sur, también llamada Guerra Federal, contaron
con la participación policial, de tanto en el frente de combate como en los trajines bélicos y en las
acciones tendientes a brindar seguridad pública evidenciando una dinámica constante de las Policías
Departamentales de Seguridad en coyunturas de esta índole.

1.1.- La coyuntura de la Guerra del Pacifico y la Policía.

Entre 1826 y 1879, la región de la costa boliviana, tuvo la presencia de la Policía de Seguridad, la
cual a partir de las distintas normativas que se fueron dando por las autoridades bolivianas, en
relación a combatir el delito y también diferentes labores (aduana, transito, comercio, salubridad e
higiene, recojo de basura, control de postas, alumbrado y otros) mismas que fueron ejercidas, en
representación y presencia del Estado en la región de la costa (primeramente provincia, distrito y
finalmente departamento).

Las actividades desarrolladas en Atacama hasta antes del auge del guano, se vincularon
estrechamente al control de productos, procedentes del puerto de Cobija y Tocopilla. Aunque en
ciertas ocasiones, la Policía tuvo que lidiar con situaciones grandes, tal cual fue los movimientos
políticos y militares, de opositores (tanto del gobierno, como de la Confederación).
La exploración y explotación del Guano, trajo consigo un inusitado movimiento poblacional, de
extranjeros, del continente y también de otros. Esta “fiebre del guano” represento para la Policía, un
cambio en las costumbres delictivas, pues muchas de ellas, traídas por los extranjeros, ponían en
aprietos a la Policía de Seguridad, encargada de mantener la ley en la región. Las poblaciones
guaneras, como Mejillones y la Chimba (posteriormente fundada por Melgarejo, como Antofagasta) se
constituyeron en centros comerciales de bienes y servicios, el guano movía tiendas, almacenes,
casas de diversión y prostíbulos

Al auge económico del guano, se le sumarian los minerales (plata y cobre) y posteriormente el Salitre,
lo que convirtió al Departamento de Litoral (Departamento desde 1867) - al igual que la costa peruana
- en un destino furtivo de viajeros y aventureros del continente y del mundo, atraídos por el dinero
fácil. De este periodo destaca la labor policial del Coronel Exequiel Apodaca (posteriormente participe
en la batalla de Canchas Blancas) quien lidiando con la delincuencia en Antofagasta, construyo para
si un mito.

Desde el gobierno de Melgarejo, la Policía Departamental del Litoral, fue adscrita al Ejercito de Línea,
en normativa y régimen interno, esto adecuo su presencia en la costa, dividiéndose la Policía de
Seguridad en Marítima y Terrestre. De igual manera, las autoridades de la Policía Departamental de
Litoral se adscribieron a un Intendente, Comisario y Vigías para la Policía Terrestre, en Cobija,
Mejillones, Antofagasta, Tocopilla, Caracoles y Atacama, por otra parte, un Capitán de Puerto, Patrón
de Bote, y Marineros para la Policía Marítima, en los puertos de Cobija, Mejillones, Antofagasta y
Tocopilla. Esta organización, permitió tener 113 policías dispersos en el Departamento del Litoral, 89
de la Policía Terrestre y 24 de la Policía Marítima, en 18793.

En los sucesos de febrero y marzo de 1879, fueron las fuerzas policiales, las primeras en tomar
acciones, ante la agresión militar chilena, resistiendo pacíficamente la invasión del puerto de
Antofagasta, el 14 de febrero, y organizando la defensa del Litoral boliviano, en la ciudad de Calama,
sobre la base de 5 vigías o celadores de Policía.

El personal de la Policía Terrestre de Caracoles y Atacama (27 policías) fueron los primeros en partir
a Calama, anoticiando al Dr. Cabrera de su decisión. Posteriormente, los emigrados policiales de
Antofagasta y Mejillones marcharon a reforzar la defensa. Finalmente, por orden del Prefecto del
Litoral, Severino Zapata, las últimas fuerzas policiales, de Tocopilla y Cobija, fueron enviadas a
Calama.

En la organización de la defensa de Calama, Eugenio M. Patiño, fungiría como Intendente de Policía,


cargo que desempeño, hasta la derrota boliviana, frente a la nutrida unidad militar chilena, que en

3
Presupuesto Genera de la Nación para 1879.
horas de la tarde, de aquel remembrado 23 de marzo de 1879, ocuparía la ciudad de la esperanza
boliviana, Calama.

Por ello, al referirnos a la presencia del Estado boliviano en el Departamento de Litoral, es inevitable
referirnos a la presencia policial, desempeñando funciones; en una coyuntura dinámica, de puertos y
poblaciones inicialmente dedicadas al comercio, a la abrupta irrupción de la fiebre del guano, salitre,
minerales y la estrambótica presencia extranjera, hasta los avatares de la dolorosa perdida del Litoral
boliviano, situación que la Policía enfrento en primera línea, en puertos y poblaciones internas,
bautizándose a la Guerra del Pacifico, en la emblemática Defensa de Calama.

Coronel Exequiel Apodaca.


Fuente: Historiador José Pradel

1.2.- La coyuntura de la Revolución Separatista del Norte o la Guerra del Acre y la


Participación Policial.

A finales del siglo XIX se presentó un inusitado movimiento comercial en el norte del territorio
boliviano, la hacienda gomera había establecido sus redes comerciales tanto en Perú, Brasil y Bolivia.
La demanda mundial de la goma (Siphonia Elástica Hevea) había influenciado en el crecimiento
demográfico en la región “gomera” de Sudamérica. El establecimiento del orden en aquellos
territorios, se le fue encomendado a la Delegación Nacional de Alto Aquiri y Alto Purús, las mismas
con residencia en Villa Bella, Ribera Alta y desde 1899 en la Aduana de Puerto Acre4.

4
Alberto Crespo. Los bolivianos en el tiempo, La Paz, INDEAA, 1994, 360 paginas.
Con la ocupación de Puerto Acre - el 3 de mayo de 1899 – se daba por inicio la revolución separatista
del norte y para empeorar el problema, el 14 de julio se proclamaba la independencia del Estado de
Acre, Purús y Yaco.

Anoticiado el supremo gobierno de los sucesos separatistas, encomendó la defensa a Tres Columnas
Expedicionarias, al mando del Ministro de Guerra Ismael Montes, el Vicepresidente Lucio Pérez
Velasco y el Delegado Nacional Dr. Andrés S. Muñoz.

La Columna del Dr. Muñoz partió de La Paz en octubre de 1899 siguiendo la ruta del rio Beni
(conformando por los piquetes Abaroa, Cochabamba, 16 de junio, 10 de abril, Zapadores y personal
civil), en tanto la Columna Pérez Velasco partió de Cochabamba el 4 de julio de 1900 por la ruta
Chapare – Mamoré (conformada por los destacamentos Cochabamba y Santa Cruz) y finalmente la
Columna Montes, la cual partió el 4 de julio de 1900 de La Paz (conformada por el Batallón
Independencia 2º de Línea)5.

Llama la atención la Orden General del 30 de agosto de 1889, la cual establecía que las Columnas de
Policía (de los departamentos) pasaban a denominarse: Batallón Murillo 3ro (La Paz), Batallón
Zapadores 4to (Potosí), Batallón Cochabamba 5to (Cochabamba), Batallón Chuquisaca 6to
(Chuquisaca), Batallón Oruro 7mo (Oruro), Columna Tarija 8vo (Tarija), Columna Santa Cruz 9no
(Santa Cruz) y Columna Mamoré 10mo (Beni). Mismos que conformaron las Tres Columnas (en el
caso del Batallón Cochabamba 5to, Batallón Zapadores 4to y la Columna Santa Cruz 9no).

Respecto al Decreto Supremo del 10 de diciembre de 1890, facultaba la creación de Intendencias de


Policía en las Delegaciones de Madre de Dios (o Abuna) y Purús (o Aquiri), incorporándose el Piquete
de Policía y Guardia Fluvial de Puerto Alonso.

Durante la primera campaña de la revolución separatista, la Policía de Seguridad y guardia Fluvial de


Puerto Acre (el 24 de diciembre de 1900) estuvo constituido por el Teniente Coronel Intendente de
Policía y Capitán de Puerto, Dr. Emilio Fernández Molina (jefe de la Guardia), Capitán José Santiago
Varela, Comisarios de Policía Roberto Suarez y Rafael N. Arauz; Sargento 2º de Policía Máximo
Rocha, Cabos 1º de Policía Exequiel Arroyo, Marcos M. Arandia y Marcelino Moreno; Cabos 2º de
Policía Diógenes Morales, Manuel M. Barberi, Eduardo Añez y Rodolfo Montero, Guardias de Policía
Tomas Rivero, Rogerio Ruiz Antelo, Máximo Méndez, Francisco Villanueva, Sixto Moreno y Susano
Rodríguez6.

5
Julio Díaz Arguedas. Fastos Militares de Bolivia, La Paz, Don Bosco, 1971, 530 paginas.
6
Pastor Baldivieso. Campaña del Acre. Memorias Históricas de un Jubilado, La Paz, Artística, 1925, 248
paginas.
Y fue durante la primera campaña (1899 – 1901) que se libraron las batallas de Cuajeiro, Riosinho,
Puerto Alonso y Bagé, finalizando esta campaña con la rendición de los cabecillas separatistas. Cabe
resaltar la participación de la Columna Cochabamba (conformada por Policías de Seguridad).

La segunda campaña o fase de la revolución separatista (1902 – 1903) empezó con la segunda
declaratoria de Independencia, el 6 de agosto de 1902, por Placido de Castro, ante ello, se enviaron
tres columnas al Acre, la primera a la cabeza del Coronel Manuel Canseco el 16 de septiembre de
1902, conformada por el Batallón Murillo 3ro (formado por Policías de Seguridad). En el mes de
noviembre partió la segunda columna, al mando del Coronel Quintín Ruiz - internándose por Capatará
- y el batallón Cochabamba (formando en sus líneas Policías de Seguridad). Siendo la tercera
columna, la del Coronel Rosendo Rojas, la cual partió de La Paz.

Las intendencias de las Delegaciones de Madre de Dios, Purús y Puerto Alonso se pusieron al mando
del Delegado Extraordinario del Acre Lino Romero.

Cabe resaltar la movilización de los “Guerrilleros del Acre” o mejor conocidos como la “Columna
Porvenir”, armados y movilizados por el empresario de la goma Nicolás Suarez.

La segunda fase o campaña de la revolución separatista, tuvo las siguientes batallas: Capitulación de
Vuelta Empresa, Bahía, Costa Rica, Capitulación de Puerto Alonso y Puerto Rico, que cabe señalar
que también contaron con la participación del General José Manuel Pando – Presidente de Bolivia -
quien se había movilizado al Acre para enfrentar personalmente la revolución separatista, pero que
ante las propuestas del canciller de Brasil Barón de Rio Branco y las negociaciones desarrolladas en
La Paz, se finalizó la campaña de la revolución separatista del norte con la “trasferencia de territorios
al Brasil” (la otra media mitad del Acre).

Fue durante la segunda fase que los esfuerzos bolivianos chocaron con un enemigo separatista
mucho mayor, como también las amenazas del Canciller del Brasil – Barón de Rio Branco – de una
intervención militar brasilera al territorio “revolucionado”, para salvaguardar los derechos de sus
ciudadanos, lo que desemboco en el Modus Vivendi y Tratado de Petrópolis del 17 de noviembre de
1903.

Muchos de los que fueron a combatir la revolución separatista del norte no retornaron a sus lugares
de destino, siendo que muchos fallecieron a consecuencia de las enfermedades, la guerra, el hambre
y la sed, tanto militares como policías marcharon a una última campaña en sus vidas, los que
pudieron retornar, se incorporaron nuevamente a sus unidades y a su servicio de Policía de
Seguridad, quedando guardadas en su memoria, los episodios de la campaña de la revolución
separatista del norte
2.- La Policía durante el siglo XX. Antes de la Guerra del Chaco.

El nuevo siglo transitaría entre conflictos internos (como la Guerra Federal) e internacionales (los
roces entre los Imperios Coloniales, en una coyuntura denominada Paz Armada) mismos que
tendrían una repercusión en las Policías Departamentales de Seguridad, por disposiciones vigentes
del siglo XIX - como el Decreto Supremo del 10 de enero de 1887 – que mantenían incorporadas a la
Policía de Seguridad a la obediencia estricta de las disposiciones del Régimen Militar. Esto llevo a
que las misiones militares – como la francesa y alemana – contratadas por el Estado, influyeran
directamente en la Policía de Seguridad, tanto en ejercicios sobre la marcha, manejo de armas
livianas, control y seguridad, hasta el modelo de los uniformes y prendas policiales. En un primer
momento, se buscó diferenciar a los funcionarios militares de los policiales, en torno al uso de gorro,
grados (galeones plateados) botas, polainas, uso de la bandolera, guantes, forro del arma y otras
más, ello por tener en ambas instituciones a militares de línea, en servicio o incorporados.

La evolución de las maneras y técnicas de investigación y combate del delito a nivel internacional
llevo – por parte de elite boliviana – a cuestionar los servicios de policía brindados en el Estado,
desde una “comparación” con casos de Estados “civilizados”. Por su puesto las comparaciones no
consideraban la realidad de la población y del tipo de mentalidad existente aun en la población
boliviana.

Un factor que impulso los cambios en la Policía de Seguridad, fue el darle un carácter nacional y
establecer una autoridad centralizada, tal cual fue el Inspector General, mismo que dependía
directamente de la cartera ministerial del Interior o Gobierno, ello a partir de la Ley del 10 de febrero
de 1910, dispuesto por el Presidente Eliodoro Villazón. El cargo de Inspector General se mantuvo
inalterable, pese a que en 1913 se crearía el cargo de Director General de Policías, mismo que
empezó – en la práctica - a funcionar recién en 1930 7. De igual manera la organización de la Policía
de Seguridad se fue adecuando a la coyuntura política – militar8 y por supuesto a los modelos de la
Policía vecina, local e internacional.

Si bien a principio del siglo, había empezado a “dejar huella” el automóvil en las principales ciudades
capitales, no fue hasta mediados de la década del 20´ que se pensó en reglamentar el tránsito
vehicular en las calles. La primera experiencia brindada por la Municipalidad de La Paz, elevo la
función del control del tránsito a control del Ministerio de Gobierno, creándose en 1929 una Dirección
de Tránsito, por supuesto que con la coyuntura de la Guerra del Chaco, la importación de vehículos
particulares y públicos empezó a tener otra dinámica. A mediados de la década del 40´ empieza a

7
D.S. 28 de julio de 1930.
8
Llama la atención el caso de la “Guardia Republicana” de Bautista Saavedra, misma que emularía funciones
de la Policía de Seguridad, pero en una relación muy estrecha con el poder político del partido republicano.
funcionar en el Regimiento 21 de Julio – de San Pedro – un batallón de Varitas, los mismos que
posteriormente establecieron oficinas en la avenida Mariscal Santa Cruz, constituyendo con los años
el Batallón de Transito. El patrullaje fue otra característica llamativa, desde la década del 50´ situación
que fue creciendo notablemente con las décadas posteriores, llegando a tener un servicio patrullero
con características llamativas en cuanto al uniforme y las motos9.

El Cuerpo de Carabineros10 empezó a tener notoria participación en las tareas de seguridad y control,
desde finales del siglo XIX y ya durante el siglo XX de manera más articulada a la Policía de
Seguridad. Esta característica llevo a otorgarle tareas de control fronterizo y del contrabando,
situación que en 1928 llevo al Estado a crear una Compañía Recaudadora Nacional – en torno a los
asuntos de cobro de dividendos de la política fiscal de entonces – incorporando al Cuerpo de
Carabineros como funcionarios principales de esta repartición estatal. Pero no fue hasta 1929 cuando
el Estado reconoció a los cuerpos de carabineros11 como una fuerza policial adscrita a la Policía de
Seguridad. Estos cuerpos de carabineros de frontera junto a gendarmes de seguridad constituirían
durante la Guerra del Chaco, los contingentes policiales que marcharían al frente de batalla a cumplir
su deber bélico.

2.1.- La coyuntura de la Guerra del Chaco.

Las relaciones diplomáticas con el Paraguay habían iniciado relativamente tarde – 1842 - en
comparación a los otros Estados vecinos con los cuales Bolivia tenía frontera. Esta situación llevo a
que desde la década del 50´ recién se den las conversaciones sobre la cuestión de límites en el
Chaco Boreal, teniendo avances protocolares en la demarcación de límites, mismos que no lograron
consolidarse en un Tratado de Límites.

La presencia colonial española en América, señalaba como herencia los territorios de las nuevas
republicas, teniendo un problema serio en cuanto a la posesión real del territorio, ya que los
españoles no llegaron a explorar y ocupar a cabalidad muchas zonas del vasto territorio americano
pero que aparecían citados en sus mapas. Esta situación llevo a generar “aspiraciones” por las
nuevas republicas y el caso del Chaco Boreal no fue la excepción, porque tanto Bolivia como
Paraguay argumentaban ser propietarios del territorio en disputa, pero sin tener presencia más allá de

9
En cuanto a los modelos de motocicletas – siguiendo la moda internacional – pueden citarse las marcas
Harley Davidson, Indiana y Honda entre algunas.
10
Respecto a profundizar la evolución histórica del Cuerpo de Carabineros de Bolivia, se podría consultar el
capítulo II “Carabinero” del libro “Sin Carabineros no hay Revolución” de Jhosmane J. Rojas Padilla.
11
Cabe recalcar, que fueron los Carabineros quienes empezaron a emplear el Verde Olivo como color de
uniforme distintivo – al igual que el distintivo de los fusiles (carabinas) cruzadas - ello tal cual lo establece el
Reglamento de la Compañía Recaudadora Nacional, en los incisos b) y h), del artículo 3: “El uniforme – verde
olivo - está constituido por: zapatos, polainas e implementos de vaqueta color café, un capote – verde olivo –
poncho negro con forro rojo de castilla, una montura argentina, anteojos de campaña, brújula y revolver Colt”.
En comparación al uniforme de la Policía de Seguridad que era azul oscuro con el emblema P.S.
la cuenca del Plata (ríos Pilcomayo y Paraguay) pero no así al interior del Chaco Boreal, pese a las
sacrificadas expediciones hechas en aquel territorio12.

Este problema tomo otras matices entrado el siglo XX, cuando las unidades militares expedicionarias
empezaron de Bolivia y Paraguay, a construir fortines en las riberas de los ríos Paraguay y Pilcomayo
y poco a poco adentrándose en el Chaco Boreal. Las tareas de seguridad, escritas en un primer
momento a las unidades de Carabineros, fueron encomendadas al Ejército, a consecuencia de los
problemas de Fortín Sorpresa y Vanguardia, en 1929.

En 1931 la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Bolivia y Paraguay, representaba en la


práctica el inevitable anuncio de una confrontación bélica. El 15 de julio de 1932 el intento de
ocupación de la laguna paraguaya Pitiantua por parte de las tropas bolivianas del My. Oscar Mosco,
desemboco en una respuesta inmediata del Ejército paraguayo y posteriormente de su similar
boliviano. La ocupación de los Fortines paraguayos Toledo, Corrales y Boquerón – como escarmiento
– mostro el inicio de una guerra que se prolongaría por tres años más, hasta junio de 1935.

Ante esta coyuntura, las unidades de carabineros y policías de seguridad (o gendarmes) se


incorporaron a unidades del ejército de línea y en algunos casos conformando sus propias unidades,
ello en cumplimiento a la Ley del 22 de agosto de 1932, que ordenaba su movilización. En 1932
partieron de la ciudad de La Paz, los Regimientos de Infantería 15 “Calama” (Carabineros) y 16
“Sucre” (Gendarmes), de Santa Cruz partiría el Regimiento 14 de Infantería “Florida”, de
Cochabamba el Regimiento 24 de Infantería “Vanguardia” y de Potosí el Regimiento 27 de Infantería
“Potosí”. Conformándose también en 1932 el Regimiento 50 de Infantería y en 1934 el Regimientos
40 Infantería.

A dos años de la confrontación bélica, se expide un Decreto Supremo – de 10 de enero de 1934 -


dirigido a funcionarios de Policía, Carabineros y Gendarmes, donde se reconocía el 50% de sus
haberes, mismos que serían pagados desde el momento en que fueron movilizados al Chaco Boreal,
esto permitió solventar los gastos de las familias de carabineros y gendarmes movilizados.

Por otra parte, entre 1933 y 1934 estallaría un movimiento de levantamientos indígenas en contra de
la movilización bélica y algunos movimientos en las ciudades de federaciones anarquistas. Para ello
se organizaría la “Legión Cívica”, misma que recluto a nuevos carabineros y gendarmes – no
comprendidos en las edades de movilización de la guerra – para hacerle frente a los conflictos. Esta
situación llevo a la detención de varios indígenas y dirigentes sindicales, los cuales serían puestos a

12
Una de estas exploraciones está documentada en un informe del potosino Daniel Campos Cortes, al
Supremo Gobierno, que posteriormente se publicó como libro en 1888, bajo el título “De Tarija a la Asunción.
Expedición boliviana de 1883”.
disposición de las autoridades militares, las cuales en gran parte de los casos, remitirían al frente de
batalla a los procesados.

Carabineros en la Guerra del Chaco. Luis Vergara Aumada. Octubre de 2005

2.1.1.- El RI 16 de Infantería.

Esta unidad en un primer momento, seria conformada sobre la base de carabineros gendarmes del
Cuartel “Sucre”. El 22 de julio de 1932 recorrerían las calles de la ciudad de La Paz – en marcha y
con los aplausos - los Regimientos 15 y 16 de Infantería, hasta la Estación Central de Trenes, de
donde serían embarcados con dirección al Chaco. Transitando la ruta – en el tren - por Huari, Oruro y
finalmente Tarija.

“………En fecha 16 de julio último ha desaparecido de esta ciudad el niño Ruperto


Rodríguez de doce años de edad, habiendo sido visto por algunas personas en la
Estación Central cuando partía al Chaco el Regimiento de Carabineros, razón por la que
se presume que se hubiera embarcado juntamente con éstos…..Según los datos que
proporciona su padre, el chiquillo vestía saco negro, pantalón gris y gorrita negra……”13

En Tarija se constituyó definitivamente el Regimiento 16 de Infantería, con 600 “plazas”, siendo


Comandante de la unidad el Mayor Julio Aguirre, Sub Comandante el Mayor Miguel Ocampo y

13
Periódico La Razón, 21 de septiembre de 1932, pág.8 “UN NIÑO QUE DESAPARECIO HACE TIEMPO”.
teniendo entre sus filas a los oficiales Ascarrunz, Rivera, Ledesma, Melacini, Aguilar, Miranda,
Clavijo, Mercado, Vargas y Murillo. De igual manera, al futuro Mayor de Carabineros José Soria.

La ruta al Chaco Boreal, para el RI - 16 transito – en camión – por los Monos, Sereré, Entre Ríos,
Villamontes y San Antonio. A partir de allí, la ruta fue a pie. Ante las noticias de los sucesos en el
Fortín Toledo – donde destacaba la muerte del Sbtte. Vila - el RI - 16 fue destinado a reforzar el
Fortín Ballivián. Los 320 kilómetros de distancia fueron cubiertos en ocho días, entre sed, hambre y el
peso del equipo de campaña, siendo destinados a los dos días, al Fortín Platanillos. En el Fortín
Platanillos, el RI – 16 trabajo en la construcción de una pista de emergencia para aviones, ello, ante
el curso inevitable de los acontecimientos bélicos.

Ante la retoma de la posición Huijay por parte del Ejercito paraguayo, el nuevo destino fue reforzar el
Fortín Arce. En Arce no solo estaban unidades de infantería (como el Campos) sino también la
Batería Divisionaria, la aviación y artillería paraguaya estaban entrando en combate. Durante un mes,
entre los Fortines Castillo y Ramírez, el RI – 16, desempeño tareas de vigilancia y guardia contra el
enemigo.

El 7 de septiembre, se dispuso la orden de marcha hacia Boquerón, a reforzar la tropa del Tcnl.
Marzana. El 8 de septiembre, a las 3 de la mañana, el RI – 16 partió con rumbo al Fortín Boquerón. El
tronar de los cañones y ametralladoras, anunciaba novedades en el frente Boquerón, las 12 del
medio día fue la hora de su bautizo en la batalla, con la novedad de la muerte del carabinero – de
apodo - “Chamillo”. A las 3 de la tarde, se ordenó “tomar las determinaciones que el caso
aconsejara”. A las seis de la tarde, con los flancos cerrados por tropas paraguayas, a solo 300 metros
del Fortín Boquean y con números bajas en el pajonal, la nueva orden llego “replegarse sobre
Castillo”. A partir de ese día – en comentarios - el ejército paraguayo reconocería a un enemigo
valeroso y aguerrido, los “botas negras”, el cual era la seña de las “polainas negras” del carabinero.

El 9 de septiembre de 1932, a las 2 de la mañana, formaba el RI – 16 en la plaza de armas, para


recibir la bendición del padre Tapia. A las 6 de la mañana emprendería marcha al Fortín Yujra. En
Yujra se reorganizaron a los Regimientos Lanza, 14 y 16. Al primer batallón del RI – 16 le
correspondió ser la vanguardia. A las diez de la mañana empezaron las escaramuzas con el
enemigo, con el apoyo de la aviación boliviana se logró hacer retroceder a los “pilas”. Desde la
posición del costado derecho próximo al Fortín Boquerón, el primer batallón del RI – 16 esperaba
nuevas órdenes, resistiendo la contraofensiva paraguaya. En este punto, es tomado prisionero el
cadete paraguayo Fiorio, quien relata que en su retaguardia, se comentaba las hazañas de un
aguerrido regimiento boliviano de “polainas o botas negras”, quienes habían sido el “terror de aquellos
días de combate”.
Al final de la tarde, y bajo un nutrido fuego de artillería, era ocupado el Fortín Boquerón, ante el
escenario de varios camaradas carabineros muertos al pie del Fortín. Los regimientos que constituían
el grueso de Boquerón eran: El Batallón Ocampo (al mando del Tcnl. Marzana), el Primer Batallón del
RI – 14 (al mando del Capitán Romero), el Primer Batallón del RI – 16 (comandado por el Mayor
Miguel Ocampo) y 16 soldados del RI – Lanza (al mando de los Sbtes. Ruck y Reynolds). En la
contraparte paraguaya, se encontraban cuatro regimientos de artillería (obuses y 105), 8 regimientos
de infantería: Cerró Corá, Ñandutí, Itororo, Acararaí, 2 de mayo, Estero Bellaco, Curupaití, Isagratí,
Escuela Militar (al mando del My. Bray) y los “Macheteros de la Muerte” de Placido Jara.

Durante veinte días resistirían el cerco de Boquerón, ante los intentos de refuerzos (tanto de los
capitanes Ustarez, Busch y Manchego) víveres (los envíos inacerteros desde la aviación) y las
fuerzas de todo un país, dirigidas a Boquerón, durante esos veinte días de caprichosa resistencia.

El 29 de septiembre la situación se precipito en minutos, la tregua inicial termino siendo confundida


como una derrota, de un minuto a otro, el Tcnl. Marzana caí prisionero, en el otro minuto la tropa
paraguaya avanzaba sobre Boquerón, ocupando sorpresivamente el fortín y tomando prisioneros a
sus más de cuatrocientos combatientes.

En un primer momento se esperaba las represalias del Mayor Bray (quien como Comandante de los
cadetes de la Escuela Militar, había jurado en Asunción, al momento de su partida, recuperar
Boquerón en 24 horas, que tras 22 días, solo perdió a su unidad) en tono despectivo les increpaba “a
estos indios no podemos perdonarles la vida, porque han dado fin a mi regimiento”.

Pero la presencia de un oficial, montando un caballo blanco - dirigiéndose a las “piltrafas bolivianas” -
cambiaría la situación, “Soldados bolivianos, el Paraguay y su Ejercito están orgullosos de tener un
enemigo valiente como Uds. somos un pueblo guerrero y nos gusta pelear con hombres. El Ejército
boliviano es de leones pero les falta comando”.

Posteriormente, el personal del RI 16, seria dispersado – a consecuencia de las distintas batallas – en
diferentes unidades, constituyéndose posteriormente el RI 16 “Castillo” y el RI 16 “Beni” pero con
refuerzos de otras unidades.
Regimiento de Gendarmes – La Paz.
Fuente: Historia de la Policía Boliviana. Tomo II.
2.1.2.- El RI 50 de Infantería “Murguía”.

Posterior a la caída del Fortín Boquerón, se desato una contraofensiva del ejercito paraguayo sobre la
posición Agua Rica – Murguía, para cual se habían movilizado un destacamento paraguayo, al mando
del Mayor Francisco Caballero Álvarez, el 27 de octubre de 1932, buscando interceptar las
comunicaciones con Saavedra con Agua Rica. En el Fortín Saavedra se encontraba – recién llegado
del altiplano – el RI 50 bajo el mando del Tcnl. Genaro Blacut (unidad incorporada a la División
Séptima del Ejército) al cual se le ordenaría restablecer comunicaciones entre Murguía y Agua Rica.
El 28 de octubre entraría en defensa del Fortín Murguía el RI 50, repeliendo el ataque de las unidades
paraguayas RC 4 “Aca Carayá” y RC 5 “Aca Verá”, logrando de esta manera defender el accedió del
Fortín Murguía.

“El 50 de Infantería boliviano es ese momento era la mejor tropa con que contaba el I.C. Ej.
suboficiales, sargentos y soldados eran carabineros con férrea disciplina, seleccionados
físicamente, habían hecho un recorrido a pie de 900 Km. Y, a los dos días de esa agotadora
marcha el R.I.50. fue lanzado al contraataque que en alarde de valor se desplegaron en el
campo de Murguía, quebrando la línea de posiciones del enemigo rechazando y barriendo de
todo el campo. Brillante bautizo del R.I.50. que mereció el galardón de llevar el nombre de los
campos donde se hicieron victoriosos: “REGIMIENTO MURGUIA 50 DE INFANTERIA”, por
orden del Comando en Jefe de las FF.AA.”14

14
Jorge Antezana Villagrán. La Guerra del Chaco (hasta Campo Vía) Análisis y critica sobre su conducción.
Pág. 296.
Por otra parte, también tomaron parte, una sección de caballería al mando del Teniente Luis Reyes
Peñaranda junto al Teniente Santa Cruz, en la persecución y dispersión del cuatrero paraguayo My.
Placido Jara, quien llevaba a cabo el asalto a haciendas y asesinaba a la población (de indefensos y
niños). Entre Tinfuqué y Esteros seria movilizado el Regimiento Chichas, logrando provocar bajas
considerables a Jara y a sus cuatreros o montoneros. El Teniente Santa Cruz lograría dispersar el
bandalaje de Jara en el sector Tinfuqué y en la misma línea el Teniente Reyes Peñaranda, en el
sector de Esteros, laguna Escalante y Puesto Moreno, aunque al ser acorralado Jara en las riveras
del rio Pilcomayo, opto por escapar a nado hasta la banda argentina.

Destaca también el denominativo de “cuchilleros de la muerte”, mismo con el cual se denominaría al


RI 50 “Murguía”, durante las acciones de la batalla del 10 de noviembre de 1932, la “Batalla de
Campo Candía o Kilometro 7”, donde el RI 50 arrollaría las posiciones del Puesto de Comando del RI
3 “Corrales”, con solo 368 carabineros, quienes emplearían las bayonetas, ante la carencia de
municiones.

“El comportamiento de tropa y oficiales del “Murguía” mereció especial citación de honor; My.
José María Valdivia, Capitanes Jacinto Muñoz, Víctor Críales, Ernesto Rivera y Ricardo
Suárez. Fue ascendido al Teniente el Subtte. Ananías Terán por brillante comportamiento y
entre los soldados ascendidos también figuraban dos heroicos mineros Cabos Eusebio Cruz y
Luis Manzaneda. Por su intrepidez en la lucha con bayoneta fue denominado por los propios
paraguayos “cuchilleros de la muerte”15

Entre 1933 y 1935, el personal del RI 50 “Murguía” fue dispersado en diferentes unidades, ello a
consecuencia de las bajas dadas en cada batalla.

2.1.3.- Otros Datos.

Entre los regimientos donde formaron parte carabineros y gendarmes, están: RI – 3, RI – 6


“Campero”, RI – 7 “Juana Azurduy”, RI – 8 “Ayacucho”, “Camacho”, Tren Nº1, “Rocha”, “Vanguardia
Hernando Siles”, RC – “Castillo”, RC – 10 “Yacuma”, RC – 11 “Warnes”, RC – 12 “Chile”,
Destacamentos “Ramos” de la IV División y “Orengo de Sucre”, Baterías “Calero” 9 de Artillería y
“SDEME”.

De igual manera, entre las batallas donde tomaron parte carabineros y gendarmes, esta: Toledo,
Fortín Fernández, Rancho 8, Pirijayo, Bello, Fortín Arce, Fortín Castillo, Fortín Murguía, Agua Rica,
Nanawa. Platanillo, Km. 7, Km. 11, Km. 14, Lomas de Trata, Condado, Campo Noveno, Magariños,
Campo Jurado, Ballivián, El Carmen, Cañada Strongest, Ruptura del cerco de Nanawa, defensa de
Carandayti, defensa del Pozo del Burro, asalto del Algodonal, combates de la Rosa y Villalón,
15
Ibídem, pág. 338.
maniobras de Irindague, batallas de Yujra, Ramírez, retoma de Picuiba, acciones de armas de
Tacuarandi, Caimbeti, Casa Alta, San Pablo, Santa Fe, Huirapitindi, Quebrada del Cuervo, Naguapua,
Ñancarainza y otras más.

Mensaje del Presidente Enrique Hertzog, al Cuerpo de Carabineros y Policías.

3.- La Policía en el siglo XX. Después de la Guerra del Chaco.

La post guerra significo para la Policía de Seguridad, transitar hacia una nueva organización de los
servicios policiales, tal cual fue el D.S. del 18 de enero de 1937 que creo una corporación policial,
denominada “Carabineros de Bolivia” al fusionar en su seno, a la Policía de Seguridad, Cuerpo de
Carabineros y Policía Comercial. Dividiéndose a la vez en dos ramas, la uniformada (Carabineros)
quienes se encargaban de combatir el delito y la rama civil (Policías) encargados de investigar el
delito. Esta característica de dos ramas, también constituyo jerarquías diferentes, por un lado la rama
uniformada con tropa, oficiales y jefes, en cambio la rama civil con comisarios, subcomisarios y
agentes o detectives. La base del personal de Carabineros de Bolivia, después de la Guerra del
Chaco, fueron los ex combatientes, quienes tanto en la rama civil como uniformada, llegaron a ser
incorporados.

Esta faceta llevo al gobierno del Coronel Davis Toro a establecer, mediante decreto del 26 de febrero
de 1937, una Escuela Nacional de Policías, la cual como primera tarea, cumpliría la misión de
habilitar al personal en ejercicio de Carabineros de Bolivia, a partir de cursos cortos (de tres y seis
meses) como técnicos policiales. La Escuela Nacional de Policías, empezó a funcionar en predios del
Cuartel Sucre, trasladándose posteriormente al Cuartel Calama y a principios de la década del 40´ a
predios de la calle Loayza (ex Convento de la Orden de los Mercedarios). La tecnificación policial del
personal en servicio (rama civil y uniformada) como la formación del nuevo plantel de oficiales
carabineros – a partir de 1938, cuando ingreso el primer curso, egresando en 1940, 43 Subtenientes
de Carabineros – permitió impulsar la modernización del Cuerpo de Carabineros y Policías.

Cuartel Calama – Zona del Calvario.


Fuente: Familia Bustillos.

Cuartel Sucre – Zona Central – Calle Sucre.


Fuente: Fotos Antiguas de La Paz – Facebook
Local de la calle Loayza – Zona Central.
Fuente: Libro Dorado de la ANAPOL

A las tareas de la rama civil, también se le adscribieron los gabinetes de criminalística, huellas
dactilares o dactiloscopia e identificación, bajo el impulso del Dr. Víctor Manuel del Castillo – más
tarde asimilado al grado de Coronel de Carabineros – y del entonces My. Alberto Mariño Guzmán y la
Srta. Benigna Manzano. Esto permitió a que la formación de Agentes o Detectives (de 1ra y 2da)
llegara a darse en la Escuela Nacional de Policías y Carabineros, desde mediados de la década del
40´ y dirigido a personal civil.

Benigna Manzano Víctor Manuel del Castillo


Fuente: Revista de la Policía Boliviana, Fuente: Revista de la Policía Boliviana,
marzo de1937 mayo – junio de 1952.
Otra característica de este periodo fue la instrucción de conscriptos en Regimientos de Carabineros a
partir de 1943 y por orden del Presidente Gualberto Villarroel López, esto llevo a modificar la malla
curricular de la Escuela Nacional de Carabineros y Policías, introduciendo materias militares de
conducción de tropa y manejo de armamento pesado y liviano. Esta característica llevo a que el
personal de soldados licenciados de un Regimiento de Carabineros pueda ser incorporado como
carabineros de tropa e iniciar la carrera de carabinero, misma que desde la década del 50` le permitió
ascender en grados, de tropa a oficial y finalmente a Jefe, ello por los Cursos Regimentarios que se
establecieron en las Brigadas Departamentales de Policías y los Regimientos de Carabineros.

La faceta conflictiva vinculada a la delincuencia tubo un componente común, los radicalismo


ideológicos y sindicales, mismos que llevarían a tener una coyuntura plagada de escándalos político –
militares, en 1944 (matanzas de Chuspipata) colgamiento del Presidente Villarroel, linchamiento de
oficiales del Ejército por una turba (en 1946 y 1947) una Guerra Civil en 1949 y los sucesos de 1950 y
1951, que modifico el componente “clásico” de protestas a una escalada de enfrentamientos armados
y con muchas bajas, de ambos lados (del Cuerpo de Carabineros y de los “revolucionarios”).

Finalmente debe señalarse que la imagen del Carabinero – sobre todo de tropa – se encontraba en el
ojo de la tormenta, de las críticas al desempeño de sus funciones. Se lo tildaba de “indio uniformado”
y de “abusivo y prepotente del poder”. Ciertamente el contar con carabineros reenganchados del
servicio militar y de ascendencia rural o indígena, frente a una sociedad con una mentalidad “racista y
discriminadora” era contraproducente. Nada raro que los casos de golpes a carabineros de tropa, por
parte de “ciudadanos ejemplares” se constituyeran en una estadística cotidiana, en el Cuerpo de
Carabineros y Policías16.

3.1.- La coyuntura de los sucesos del 19 de mayo de 1950 y la muerte del Capitán Javier
Zeballos Paredes.

Los sucesos de la guerra civil de 1949 aun mantenían en zozobra a la población, a consecuencia de
irse identificando – según el gobierno – al MNR como principal actor subversivo y cabecilla de hechos
vandálicos recientes.

A inicios de 1950, se estableció un “Comité Coordinador”, para demandar al gobierno del presidente
Mamerto Urriolagoitia, el cumplimiento a las demandas laborales de varios sectores (Ferroviarios,
Bancarios, Fabriles, Universitarios y otros).

La convocatoria del desfile del 1 de mayo de 1950, fortaleció la legitimidad del “Comité Coordinador”
como instancia laboral representativa, por el éxito masivo del desfile.

16
Debe mencionarse, que durante la “Era Vincenti” (1946 – 1951) se logró mejoras considerables en el Cuerpo
de Carabineros y Policías, desde lo referente a Seguridad Social, atención médica y dental, montepío y
jubilación. Como también la promulgación – primero como D.S en 1949 – de una Ley Orgánica del Cuerpo
Nacional de Carabineros y Policías, una Ley en 1950 y una Reglamentación en 1951, que permitía elevar a la
institución a un reconocimiento por parte del Estado.
El 16 de mayo, en una Asamblea General, el “Comité Coordinador” decidió ir a una Huelga General a
partir del 18 de mayo, si el gobierno no daba solución a su pliego petitorio. Concluida dicha asamblea,
los asistentes organizador una marcha de protesta, la misma que termino en enfrentamientos contra
las fuerzas de carabineros.

El 17 de mayo, el gobierno respondía con una negativa “que las condiciones impuestas por la
dirección obrera eran inaceptables”. El 18 de mayo fue declarada la “Huelga General”, que poco a
poco fue tornándose violenta y vandálica.

Un primer choque se dio en San Francisco, otro a la altura del Cine Monje Campero, donde un
camión cargado de carabineros volcó y fue presa del saque de su armamento y municiones. De igual
manera el ataque a las instalaciones de los periódicos “La Razón” y “Tribuna”.

La utilización de gases lacrimógenos permitió el repliegue hacia las “zonas altas” de la ciudad, de los
grupos en protesta, los mismos que a su paso por las avenidas y calles Evaristo Valle, América,
Pando, Manko Qapak, Tumusla, Graneros, Max Paredes y adyacentes, provocaban temor en la
población, por el uso indiscriminado de armas de fuego, la destrucción de árboles ornamentales,
bancos, casetas de varitas y concluyendo con el asalto de la Comisaría de Policía de Chijini y
Munaypata (de donde sustrajeron armas y municiones).

Los regimientos de carabineros “21 de julio” y “Constitucional La Paz” apoyados por unidades
militares, lograron hacer retroceder a varios grupos – que ya se tornaron – sediciosos, quienes
portaban armas livianas y pesadas como también dinamita.

El 19 de mayo los grupos “sediciosos” se atrincheraron en Villa Victoria, a donde tanto militares como
carabineros fueron movilizados, en cumplimiento al Decreto Supremo del 15 de mayo, donde “se
declaraba al país en emergencia y se entregaba a las FF. AA y carabineros el mantenimiento de la
paz y tranquilidad nacional”.

El Comando en Jefe de las FF. AA, General Ovidio Quiroga, daba un ultimátum a las fuerzas
sediciosas parapetadas en el bosquecillo de Pura Pura, para deponer las armas y entregarse.

A las diez de la mañana, ante la carencia de combustible en el Regimiento de Carabineros


“Constitucional La Paz”, partieron dos camionetas con rumbo al Alto de La Paz, para recoger de los
depósitos gasolina. En una camioneta – cargada de turriles - ibta el Subteniente Mario San Román,
seguida de la segunda camioneta, con Genaro Salinas (chofer), Jorge Cavero (sanitario), Teniente
Javier Zeballos y ocho carabineros.
A la altura de la parada de los ex colectivos de Villa Victoria (sobre la avenida Quintanilla Zuazo) la
caravana empezó a recibir disparos de arma de fuego, obligando al Teniente Zeballos a dar la orden
de parar las camionetas e iniciar la defensa. La situación se tornó dramática, al caer mortalmente
heridos el Teniente Javier Zeballos y los carabineros Luciano Ramírez y Martin Vargas, que pese a
ser evacuados al Regimiento, fallecieron.

En tanto el resto de la caravana fue tomado preso, el Subteniente San Román se salvaría de ser
colgado, gracias a la intervención de un conocido, en cambio el sanitario Jorge Cavero, seria
golpeado hasta perder el conocimiento, a consecuencia de tener en su poder el revólver del Teniente
Zeballos.

La emboscada a la caravana de carabineros, alerto al Comando en Jefe a tomar acciones inmediatas,


cumpliéndose las mismas al final del ultimátum, a las 20 horas. Las unidades militares y los
regimientos de carabineros enfrentaron una resistencia dura en Villa Victoria, que concluyo con más
de veinte muertos y ciento cincuenta heridos, a las 23 horas. A la misma hora, era retomado el control
del Monoblock de la UMSA, a consecuencia del abandono de los grupos “armados” de sus previos.

Los muertos y heridos del Cuerpo de Carabineros y Policías, durante los enfrentamientos del 19 de
mayo de 1950, fueron:

- MUERTOS.
o Regimiento “Constitucional Cap. Javier Zeballos Paredes”.
 Cap. Javier Zeballos Paredes.
 Carabinero Luciano Ramírez.
 Carabinero Martin Vargas.
- HERIDOS.
o Dirección General de Policías.
 Agente Roberto Guzmán Castro.
o Brigada Departamental de La Paz.
 Teniente Ciro Montaño Caballero.
 Agente Eduardo Messmer Núñez del Prado.
o Escuela Nacional de Carabineros y Policías.
 Brigadier Ulises Martínez Alarcón.
 Cadete Humberto Márquez Canedo.
o Regimiento “21 de Julio”.
 Teniente Arnulfo Gutiérrez Pérez.
 Carabinero Pedro Sillerico Cruz.
 Carabinero Pablo Quispe Yucra.
 Carabinero Alejandro Tola Suxo.
o Regimiento “Constitucional Cap. Javier
Zeballos Paredes”.
 Subteniente Mario San Román.
 Agente Hugo Zegarra.
 Sanitario Jorge Cavero.
 Chofer Gerardo Salinas.
 Carabinero Víctor Moncada.
 Carabinero Manuel Villca.
o Brigada Departamental de Oruro.
 Carabinero Segundo Morales
Jiménez.
 Carabinero Antonio López.
 Carabinero Agapito Lovera.
 Carabinero Guillermo Llanos Velarde.

Teniente Javier Zeballos Paredes.


Fuente: Revista de la Policía Boliviana,
mes de mayo y junio de 1950.
Capitán Javier Zeballos Paredes.
Portada de la Revista de la Policía, mes de mayo y junio de 1950.

Imagen estilizada del Capitán Javier Zeballos Paredes.


Museo y Archivo Histórico Policial.

3.2.- La coyuntura de la Participación de Carabineros y Policías durante los sucesos de la


Revolución Nacional de abril de 1952.

La historia oficial y los revisionismos – de línea marxista - sobre los sucesos del 9, 10 y 11 de abril de
1952, están plenamente marcados y alineados al discurso creado por el MNR y por los mineros,
durante el doble sexenio del MNR (1952 – 1964). Tal discurso poco a poco se convirtió en oficial e
irrefutable. Es más, esa idea fue fríamente direccionada a
hegemonizar la postura de que el MNR, los mineros y el pueblo
habían hecho la revolución.

Un protagonista, que pese a los esfuerzos por lograr


“desaparecerlo” de la historiografía, fue el Cuerpo Nacional de
Carabineros y Policías, institución que tuvo una participación
trascendental antes, durante y después de los sucesos de abril
de 1952.

Para comprender la real participación del Cuerpo de


Carabineros y Policías, es necesario analizarla desde sus
inicios. El Cuerpo Nacional de Carabineros y Policías fue creado
en 1937, al haberse fusionado el Cuerpo de Carabineros y la
Policía de Seguridad. Como institución se organizaba en ramas,
la rama civil, constituida por policías, que cumplían la función de
investigación del delito. La rama uniformada, constituida por
carabineros, que cumplían la función de combatir el delito.
Carabineros, estaba organizada internamente, por reglamentos
militares. Dentro de sus filas tenía a militares reenganchados (ex combatientes de la guerra del
Chaco) o destinados y carabineros egresados de la Escuela de Carabineros y Policías.
Instrucción de Armas Pesadas en el Regimiento “Zubieta”. Potosí.
Fuente: Museo y Archivo Policial

La instrucción militar - iniciada en 1943, por orden del Presidente Villarroel – dentro de los cuarteles
de carabineros, los fue armando y equipando con logística militar de grueso calibre, llegando a
constituirse en un brazo armada superior al Ejército. De igual manera, los reservistas tenían el
derecho a rengancharse como carabinero de tropa. Durante la Dirección General del Coronel de
Ejército, Isaac Vincenti (1946 – 1951) se fue consolidando el proyecto de “Carabineros en las
ciudades y militares en el área rural”. En 1951, el regimiento Sucre fue trasladado a la población de
Achacachi. Ese mismo año, durante los asaltos violentos (de elementos subversivos) de las
comisarías de Chijini y Munaypata, fallecieron varios carabineros y policías detectives en el
cumplimiento de su deber.

Acto Cívico en el Regimiento “Capitán Javier Zeballos Paredes”. Zona Calvario. 1952
Fuente: Museo y Archivo Policial.
El 9 de abril de 1952, el Cuerpo de Carabineros y Policías fue movilizado “institucionalmente” por el
Ministro del Interior, Gral. Seleme, lo que significó la toma de instituciones estratégicas, como
prefecturas y cuarteles militares en toda la república. En los casos de Oruro, Potosí y Cochabamba, la
falta de precaución y cautela, por parte de los dirigentes movimientistas, llevo a enfrentamientos
posteriores, con vidas inmoladas a la “revolución”.

En la ciudad de La Paz, en la madrugada del 9 de abril de 1952, fueron movilizados los regimientos
de carabineros “Capitán Zeballos” y “21 de Julio”, la Brigada Departamental de Policías, cadetes de la
Escuela de Carabineros y Policías y la Dirección General de Policías y Carabineros, todos con
armamento y municiones, para tomar zonas estratégicas. A todo el elemento civil del MNR, como
voluntarios, el Cuerpo de Carabineros y Policías les distribuyo armas y municiones, tanto de la
Brigada Departamental, Dirección General y de los Regimientos de Carabineros. Por su puesto el
Arsenal de la plaza Antofagasta, tomada por el Capitán de Ejercito Israel Téllez, ya había sido
distribuido masivamente a combatientes civiles.

En día miércoles 9 de abril de 1952, durante la mañana y parte de la tarde, no vio ningún
enfrentamiento “fantástico”. Es más el MNR y su cúpula de dirigentes, desde la radio Illimani, tuvo el
tiempo suficiente para destinar horas a discursos y análisis sobre el nuevo gobierno “revolucionario”
de las FF.AA, Carabineros, MNR y Falange, dirigidos por el Presidente General Antonio Seleme
Vargas. Durante estas horas “apremiantes” se fue creando el discurso de que la “revolución la hizo el
pueblo”, pese a que ese día, el “golpe revolucionario” había sido totalmente pacifico, sin ningún acto
“heroico” de armas.

Carabineros, Policías, movimientistas y civiles movilizados el 9 de abril de 1952.


Lechín desde la radio Illimani, discurseaba sobre la participación minera en la “revolución” y
convocaba a los distritos mineros próximos a la ciudad de La Paz, para movilizarse y hacer “acto de
presencia” porque según él, era necesario defender la “revolución”. Revolución que no había tenido
ninguna participación minera hasta ese momento.

En horas de la tarde, el General Humberto Torres Ortiz, se pronunciaba en defensa del gobierno del
General Ballivián, estableciendo su cuartel en la Base Aérea del Alto de La Paz y al mismo tiempo
ordenando la movilización de varios regimientos – nueve en total – con rumbo a La Paz, para
escarmentar a los_ Brigadier Mayor Remberto Tapia Cuellar17
Fuente: Revista de la Policía Boliviana, abril de 1956.

_ golpistas. La movilización del batallón de cadetes del COLMIL no fue solo una orden militar, sino
una cuestión de honor institucional, los cadetes optaron por movilizarse a consecuencia de enterarse
que el golpe fue hecho por los carabineros - sus enemigos a muerte - y que estaban dirigidos por el
traidor “turco” Seleme.

Recién en la tarde del 9 de abril iniciaron los combates y por razones del apagón de electricidad a la
ciudad, los combates se reactivaron energéticamente recién al día siguiente, el jueves 10 de abril de
1952.

Carabineros, Policías, movimientistas y civiles movilizados el 9 de abril de 1952.


Fuente: Periódico El Diario, viernes 11 de abril de 1952.

Los mineros de Milluni, fueron capturados por tropas del


Regimiento “Pérez 3ro de Infantería” en la zona de
Achachicala, cuando avanzaban con rumbo a la ciudad de La
Paz. Su participación no existió sino hasta el 11 de abril,
cuando fueron liberados por los carabineros.

Ante la renuncia del General Seleme a la conducción de


“Gobierno Revolucionario”, se hizo cargo el Dr. Siles Zuazo el
jueves 10 de abril. Las tropas movilizadas de carabineros y
policías detectives fueron puestas a disposición del
Comando Revolucionario de Carabineros, a órdenes de
Hugo Roberts Barragán, Coronel de Carabineros Cesar
Aliaga y Walter Valda, quienes trazaron una nueva
estrategia de combate, movilizando carabineros y policías detectives a lugares donde se
17
El Brigadier Mayor fallecería el 9 de abril de 1952, en horas de la tarde, cuando empezarían los pirmeros
enfrentamientos en la zona de San Jorge. Al final de la avenida 6 de agosto, mientras ocupaba una posición en
un techo seria herido mortalmente en la cadera derecha.
desarrollaban combates. Cabe resaltar que el personal de carabineros y policías detectives, estaban
instruidos en combate urbano, instrucción que el Ejército no tenía. Razón por la cual capturaron el
polvorín de Caiconi, con el uso de morteros.

El Cuerpo de Carabineros y Policías combatió fervientemente el 10 y 11 de abril de 1952, cooperado


por los voluntarios civiles y militantes del MNR. Su liderazgo fue indiscutible.

El 11 de abril de 1952, el Comando Revolucionario de Carabineros, aplico el plan “Tres Tenazas” por
el cual carabineros y policías detectives de distintas unidades, tomaron la ciudad, atacando cualquier
foco “contrarrevolucionario”. Una primera columna descendió desde la tranca a los Yungas, plaza
Arqueológica (plaza Villarroel), rio Orkojahuira hasta el Cuartel General. La segunda columna reforzó
el frente Universidad, Laikakota y Cuartel General. Finalmente la tercera columna marcho sobre el
centro, San Jorge, Sopocachi, Llojeta y Alto San Pedro.

Destacándose su participación en la captura de regimientos militares en Llojeta, Sopocachi,


Cementerio, Base Aérea de El Alto de La Paz y la defensa del COLMIL por cadetes carabineros.

El Cuerpo de Carabineros y Policías tuvo una destacada participación, la cual poco a poco fue
borrada por la historia oficial. Lo contradictorio es que las corrientes revisionistas sigan la misma línea
de la “historia oficial”. Encasillando nuevamente al Cuerpo de Carabineros y Policías (con un sistema
de radio comunicaciones en toda la ciudad, con personal capacitado en lucha urbana, con
excombatientes y reservistas reenganchados y armamento superior al Ejercito) solo como un “apoyo”
pasajero y sin ninguna trascendencia.

4.- La Policía en el siglo XX. Durante el doble sexenio del MNR.

Los primeros meses del triunfo de la “Revolución Nacional”, el Cuerpo de Carabineros y Policías
continuo brindando sus servicios, por un lado la rama civil o de investigación, identificando los restos
de victimas desconocidas, de las jornadas de abril, para ser entregadas a sus familiares. La rama
uniformada o de seguridad, impulsando la normalización de las actividades comerciales y cotidianas
de los ciudadanos, deteniendo a especuladores, agitadores y maleantes que buscaban sacar
provecho de la situación imperante. De igual manera, resguardar a los prisioneros militares y civiles,
de las jornadas de abril de 1952, que se encontraban recluidos en el Panóptico Nacional (de San
Pedro) y en carceletas de los Regimientos de Carabineros (“21 de Julio” y “Cap. Zeballos”).

En años posteriores a 1952, el Cuerpo de Carabineros y Policías empezó a brindar seguridad a los
pozos y refinerías petroleras de YPFB, capacito a su personal en cursos de Topografía, destinados a
brindar sus servicios en la demarcación de tierras afectadas o colindantes, bajo la coyuntura de
aplicación de la Reforma Agraria. Otra tarea en la cual colaboro el personal de Carabineros y Policías
fue en la alfabetización de la población, sobre todo “campesina” 18movilizando para ello a contingentes
de las diferentes Brigadas Departamentales, Regimientos de Carabineros y Destacamentos
Policiales. Con las medidas de “Nacionalización de las Minas” el servicio de seguridad y orden
también fue una tarea brindada por carabineros y policías19.

Respecto a los abusos cometidos por las “Milicias” obreras, campesinas y mineras y los abusos de
los campos de concentración contra la población, se debe señalar que algunos carabineros se
prestaron a desempeñar esas tareas, al ser el salario y la influencia política de las milicias, bastante
tentadora.

Por otra parte la politización de las diferentes fuerzas sociales organizadas por parte del MNR, llevo a
crear las famosas “Cedulas”, la cual también se constituyó en el Cuerpo de Carabineros,
corrompiendo los principios policiales a muchos carabineros y policías, mismos que desde la “Cedula
Armada de Carabineros” lograron acceder a
provenzalismos y clientelismos del MNR.

Los conflictos regionales, las pugnas al interior del


MNR, llevaron a una división del partido (las alas de
izquierda y de centro) y el carácter caudillista de Paz
Estenssoro (quien llego a considerar la “Revolución
Nacional” como algo inseparable de él, “sin Víctor
Paz Estenssoro no hay Revolución”) empujaron a un
desgaste desenfrenado del último gobierno del MNR,
lo cual posibilito el ascenso en popularidad, del
entonces Vicepresidente, Gral. Rene Barrientos
Ortuño. Situación que finalizo con el Golpe de
Estado del 4 de noviembre de 1964 contra el
Presidente Paz Estenssoro.

Fuente: Revista de la Policía Boliviana Nº 175.


18
Se debe recordar, que el MNR busco transformar al indio en campesino, aplicar un proceso de
“campesinizacion”.
19
Como dato anecdótico, en 1955 la Escuela de Carabineros fue elevada a Academia Nacional de Carabineros,
modificándose su malla curricular y los años de formación de oficiales de carabineros. Se aprobó una Ley
Orgánica de Policías, que en la práctica estableció la eliminación del término carabinero y solo mantener el
término “Policía”.
Fuente: Revista de la Policía Boliviana Nº 175.

4.1.- La coyuntura de la desaparición del Cuerpo de Carabineros: 5 de enero de 1965.

En noviembre de 1964, una protesta de estudiantes de secundaria (en rechazo a la elevación del
costo de las libretas escolares) apoyado por estudiantes universitarios, había alcanzado situaciones
dramáticas como resultado del choque con las fuerzas de carabineros, milicias movimientistas y
barzolas.

Tales sucesos oxigenaron al movimiento político antipazestenssorista, es más adelantaron el golpe


de Estado, de las FF.AA y los partidos opositores al MNR.

El 3 de noviembre de 1964, unidades militares de La Paz y Cochabamba se amotinaban contra el


gobierno de Paz Estenssoro. El entonces vicepresidente Barrientos solicitaba, como salida a la crisis
política – militar, la renuncia del presidente Paz como la suya y la entrega del poder a una Junta
Militar. Todo ello, a consecuencia de existir un motín militar que se iba expandiendo “masivamente” a
toda la república.

El Cuerpo de Carabineros mantenía sus labores “constitucionales” de mantener el orden público y el


resguardo de la propiedad privada, razón por la cual no se plegó inmediatamente al motín militar, es
más, mantuvo una postura desconfiada tanto con el gobierno, como con los militares.
El 4 de noviembre de 1964, con la renuncia del presidente Víctor Paz Estenssoro, el Cuerpo de
Carabineros se replegó a sus cuarteles y unidades, a la espera de nuevas órdenes. La renuncia del
presidente no se materializo hasta horas de la tarde, por ello los enfrentamientos entre milicianos
movimientistas y barzolas contra militares, universitarios y población continuaba. La aviación apoyó el
ataque a puntos estratégicos contra los milicianos, tanto en Laikakota, Killi Killi y San Antonio.

La población identifico el hermetismo del Cuerpo de Carabineros, como una defensa pasiva del
gobierno movimientista, razón por la cual inicio el asalto a sus regimientos y unidades, logrando
aprovisionarse de armamento pesado y liviano. Para horas de la tarde, la noticia de la renuncia del
presidente se hizo “viral” y ya se empezaba a hablar de un gobierno militar, encabezado por el Gral.
Alfredo Ovando Candía.

El 5 de noviembre de 1964, juraba como presidente de la Junta Militar, el Gral. Rene Barrientos
Ortuño (con una corta copresidencia Barrientos – Ovando) iniciando – según Barrientos – “la
Restauración de la Revolución Nacional”.

Entre noviembre y diciembre de 1964 se fue denunciando los excesos políticos del partido derrocado
– el MNR – como ser: Control Político, Milicias, Logias, casos de corrupción y otros que lograron
despertar un apoyo inusitado a la persona del Gral. Barrientos, sumado a los casos de “atentados”
contra su vida (auto atentado) que lo convirtieron en la figura pública de la política boliviana.

Fuente: Periódico El Diario enero de 1965.


Las voces para una “Reforma del Cuerpo de Carabineros” nacidos en la universidad, hicieron eco en
las autoridades militares, las cuales criticaban el carácter armado de los carabineros y buscaban
convertir a la institución en una “Guardia de Seguridad”, con laque, pito y revólver.

El primer paso fue abrogar la Constitución de 1961 y retornar a la de 1947, donde el art. 172 les daba
la potestad – a las FF.AA – de la función de Seguridad Interna. El segundo paso, desarmar a la
institución a partir de un plan indirecto, apoyado por la población, el “PLAN DESARME” (que si bien
logro la entrega de armamento tanto de ex milicianos, civiles y campesinos, no consiguió desarmar
totalmente al Cuerpo de Carabineros). El tercer paso, crear un escenario adverso a la institución
policial, reactivando casos judiciales e iniciando investigaciones contra oficiales de carabineros (citar
el caso Calamarca, la existencia de una logia “Guadalquivir”, la célula movimientista de Carabineros y
otros) lo que permitiría a corto plazo, la aceptación por parte de la sociedad de una “necesaria
intervención de las FF.AA al Cuerpo de Carabineros”.

El cuarto y último pasó, vincular a los carabineros en un golpe de Estado pro Paz Estenssoro. En
diciembre de 1964 se hizo público, mediante denuncia del ministro de gobierno, sobre un plan
conspirativo de los carabineros, para apoyar el retorno del ex presidente Paz. Esta conspiración
pretendía – según el gobierno – movilizar a los carabineros, con todo el material bélico que tenían,
contra las FF.AA y el pueblo.

El 3 de enero de 1965, el presidente Gral. Barrientos ordenó la intervención de todas las unidades de
carabineros existentes en la república, como garantía para frenar los planes golpistas de los
carabineros. A partir de ese momento, la institución policial fue intervenida por las FF.AA, se inició la
detención de supuestos implicados en el plan golpista (incluso el Comandante General, Gral. Agustín
Morales fue detenido y acusado de sedición) se requisaron los cuarteles de carabineros como la
Academia Nacional de Policías, donde se encontraron armas pesadas y livianas “escondidas”, las
cuales fueron trasladadas al Cuartel General de Miraflores y se procedió a perseguir y dar de baja a
jefes, oficiales y tropa de carabineros.

Mediante Decreto Ley Nº 7015 del 4 de enero de 1965, el Cuerpo de Carabineros (la ex Policía
Nacional) pasaba a denominarse “Guardia Nacional de Seguridad Publica”, descentralizando al
Cuerpo Policial en tres unidades: La Guardia Nacional, Dirección Nacional de Investigación Criminal
y Dirección Nacional de Tránsito, buscando con esta medida – según el gobierno – despolitizar al
Cuerpo Policial de la influencia movimientista, crear una institución acorde a la “Doctrina de
Seguridad Nacional” y de servicio de la sociedad civil, mostrando a un guardia armado de laque, pito
y revólver.
El 5 de enero de 1965 inicio la desaparición de la memoria del Cuerpo de Carabineros y la
consolidación de la vendetta militar por la derrota del 9 de abril de 1952. Intervención militar que
duraría 17 años (1965 – 1982) periodo en el cual las FF.AA relegaron a la institución policial a un bajo
perfil en las tareas de seguridad pública.

Fuente: Periódico El Diario, enero de 1965.

5.- La Policía en el siglo XX. Segunda Mitad de Siglo.

Las tareas de seguridad y de investigación


desarrolladas por la Policía Nacional, tendrían la
incorporación de un nuevo elemento delictivo, tal
cual fue el narcotráfico, mismo que desde la
década del 70´ se presentó como una actividad
ilícita de crecimiento en torno a casos y sujetos
involucrados. El narcotráfico no discriminaba clase
o estatus social, ricos o pobres, citadinos o
campesinos, el negocio ilícito llevo a involucrar a
familias enteras e incluso a poblaciones. El caso
de las “matanzas de Chulumani” del 1 y 2 de
octubre de 1982 mostraba como los
narcotraficantes podían influenciar en la_
Fuente: Revista de la Policía Boliviana, numero 215.
_población, al grado de llevar a cabo la muerte
horripilante de 7 policías, de donde solo 2 salvaron sus
vidas “milagrosamente”. Esta experiencia traumática
llevo a estructurar a la entonces Oficina de Narcóticos
a una Dirección y finalmente a una Fuerza Especial de
Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN)

Por otra parte, la década del 70´ represento el


crecimiento y consolidación institucional, de la mano
del Comandante General, Coronel Pablo Caballero
Díaz, viabilizando el funcionamiento de reparticiones
policiales, como la Escuela Básica Policial Femenina20,
el GES y Radio Patrullas 110 entre algunas, como
también el funcionamiento de la Escuela Superior de
Policías.

Fuente: Revista de la Policía Boliviana número 215.

Inauguración del año académico de la Escuela Superior de Policías.


Fuente: Revista de la Policía Boliviana, numero 217.

20
En 1973 se inició la formación de mujeres policías, en el ámbito de tropa o clases. Pero en 1798 lograron
egresar de la Academia Nacional de Policías las subtenientes Hilda García Alcázar y María Noemí Valdivia
Rico.
Si bien es cierto que la década del 80´ permitió consolidar una aspiración institucional, al tener al
primer General de Policía (Roberto Quinteros Encinas), el ámbito normativo fue el que tuvo mayor
relevancia, porque se llegó a aprobar una nueva Ley Orgánica de la Policía, el 8 de abril de 1985,
misma que permitió unificar los servicios policiales, que a consecuencia del D.S. del 5 de enero de
1965 se encontraban divididos en 3 ramas o direcciones.

El nuevo modelo económico trajo consigo una


diversificación o proliferación de delitos, mismos que
tuvieron que ser enfrentados con la creación o
establecimiento de nuevas unidades o reparticiones
policiales, tales como UMOPAR, C.O.A, Brigada de
Protección a la Familia, DIPROVE, Unidad de
Polivalentes y la Dirección Nacional de Seguridad
Ciudadana. En la misma línea, los conflictos tomaron
otras matices, desde la recordada “Marcha por la
Vida” de 1986, la cual fue intervenida por orden del
gobierno, los secuestros y atentados terroristas
perpetrados por organizaciones guerrilleras, como el
ELN y el EGTKL, mismas desarticuladas en
operativos de inteligencia policial. Hasta los dolorosos
sucesos de la “Masacre de Navidad de 1996” o
enfrentamientos entre Amayapampa, Capacirca y
Llallagua, que sembraron luto y dolor en la familia
potosina y en filas de la Policía, lamentándose la muerte del Coronel Eduardo Rivas Rojas,
comandante del GES, casi en las postrimerías del siglo XX que terminaba su ciclo histórico.

Cerrando el siglo XX, la crítica de la población hacia la Policía había mantenido los parámetros del
siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, identificando a la Policía como una institución corrupta,
prepotente del poder y vinculada al crimen organizado, si bien era cierto que algunos “elementos
malos” de la institución habían arrastrado la imagen de la Policía a ese nivel, existió un esfuerzo por
parte de la misma institución para transparentar el servicio policial ante la población pero sin contar
con la repercusión que se esperaba de parte de la población.

5.- La Policía en el siglo XXI.

El nuevo siglo trajo consigo los pormenores del agotamiento del “nuevo modelo económico”, aplicado
desde 1985, que había entrado en crisis y que empezaba a repercutir en protestas multitudinarias. El
caso de la llamada “Guerra del Gas” y de los “Bloqueos del Altiplano” que generaron espirales de
violencia, delincuencia y muerte, mismas como respuesta radical a la crisis del nuevo liberalismo.

Ciertamente esta ola de descontento social también tuvo repercusión en la Policía Boliviana, al
haberse dado el amotinamiento de unidades policiales – aglutinadas en el G.E.S – por la búsqueda
de la mejora de las condiciones laborales y salariales de los policías. Este motín en dos
oportunidades (2000 y 2001) había logrado el ansiado aumento salarial, pero al darse un tercer motín
– los tres representados y liderados por el My, Vargas – la situación cambio abismalmente, al darse el
enfrentamiento entre Policías y Militares en la plaza Murillo, en febrero de 2003, finalizando en horas
de la noche, con saqueos y actos vandálicos, perpetrados por la sujetos, ante la carencia o
inexistencia de la Policía. Como balance de muertos se tuvo 14 civiles, 4 militares y 10 policías.

Fuente: Periódico La Razón, digital.

En esta coyuntura conflictiva que se alargó desde la mal llamada “Guerra del Gas” – en octubre de
2003 – pasando por el caso del minero Picachuri y la muerte del Coronel Marbel Flores y el Cabo
René Amurio – el 30 de marzo de 2004 – y otros casos más en Papel Pampa (Oruro), Caihuasi (La
Paz), Sorata, Achacachi y Epizana (Cochabamba), hasta los conflictos regionales, entre la mal
denominada “Media Luna” y su pulseta con el gobierno de Evo Morales Ayma, el proceso de la
Asamblea Constituyente (2006 – 2009) los mismos como antecesores histórico – sociales del
establecimiento del Nuevo Estado, el Estado Plurinacional de Bolivia.

Al interior de la Policía, la consecución del Sistema Educativo Policial y la Universidad Policial, tuvo
como punto de inicio, la Resolución Suprema del 2 de enero de 1996, que crea la Facultad de
Ciencias Policiales (ANAPOL), Escuelas Básicas Policiales (ESBAPOL) y Centro de Formación
Técnico Policial (CEFOTES) como unidades de formación policial y a nivel post grado la Escuela de
Especialización y la Escuela Superior de Policías. Las disposiciones de 1996, 2004 y 2010 – que
crean el Instituto de Investigación Técnico Científico de la Universidad Policial IITCUP – permitieron
consolidar el Sistema Educativo Policial, al igual que su incorporación al CUB (Comité de la
Universidad Boliviana) como Universidad Policial “Mariscal Antonio José de Sucre”.

El nuevo siglo presenta nuevos desafíos para la Policía Boliviana, como los casos de delitos
cibernéticos y la trata y tráfico de personas, mismas que han llevado a encarar una continua
especialización de la función policial y la mejora de la imagen policial, aunque cabe reconocer que las
estadísticas sitúan a la Policía como una de las instituciones con mayores denuncias de abuso de
poder, maltratos a la población y corrupción 21, pero dichas estadísticas deben considerarse por parte
de la misma Policía, como un parámetro de continua mejora e identificación de los malos elementos
policiales y su alejamiento definitivo de la institución.

Conclusiones.

La capacidad que tiene el oficio del historiador de enfrentar las visiones diferentes sobre un mismo
hecho, muchas que transitan por invenciones recientes y otras que han soportado el peso de los
años, manifiesta el objetivo que el historiador busca, el de explicar los hechos, sucesos, fenómenos,
coyunturas y procesos de nuestra humanidad, objetivo que debe lidiar con mentalidades, doctrinas,
ideologías, religión y otras más, ciertamente arraigadas profundamente en la mente de los individuos.

Por ello, la historia de la Policía Boliviana, va transitando por este objetivo del oficio del historiador, el
de explicar a la Policía como el sujeto de la historia, sujeto que transita por un olvido bibliográfico en
relación al “estado del arte” sobre la temática de la Historia de Bolivia. Esta situación, debe indagar
por qué no está incorporada la Policía Boliviana, al ser una institución creada a la par del Estado
Boliviano y existente en diferentes coyunturas y procesos de la vida histórica de Bolivia.

A partir de este cuestionamiento, tentativamente el presente ensayo histórico busco introducir de


manera breve, coyunturas de la Policía Boliviana y Su Historia, en quien busca comprender que la
Policía Boliviana, mas allá de sus estigmas sociales y culturales, forma parte de la Historia de Bolivia
y mantener la mentalidad de seguir excluyéndola es caer en una negación histórica, la Policía
Boliviana y Su Historia también es la Historia de Bolivia.

21
Citar los informes del Defensor del Pueblo, de la APDH, del Observatorio de DD.HH. de las ONU y del
Ministerio de Transparencia y lucha contra la Corrupción entre algunos.
Bibliografía.

ANTEZANA ERGUETA, Luis. 1988. Historia Secreta del MNR. Tomo 6: La Guerra Civil de 1949. La
Paz, Editorial Juventud.

ANTEZANA VILLAGRAN, Jorge. 1979. La Guerra del Chaco (hasta Campo Vía) Análisis y critica
sobre su conducción. La Paz, Imprentas Unidas S.A. 799 p.

ARANDIA MENDIVIL, Guido, GODINEZ QUINTEROZ, Jorge. 2003. Cronología Histórica de la Policía
Nacional. La Paz, Comunicaciones El País. 48 p.

BALDIVIESO, Pastor. 1925. Memorias históricas de un jubilado. Campaña del Acre. La Paz, Imprenta
Artística. 248 p.

BARCELLI S., Agustín. 1956. Medio Siglo de Luchas Sindicales Revolucionarias en Bolivia. La Paz,
Editorial del Estado.

BLOCH, Marc. 2001. Apología para la historia o El oficio del historiador. México DF, Fondo de Cultura
Económica. 174 p.

CORDINADORA DE HISTORIA. 2015. Bolivia su historia. La Paz, La Razón. VI Tomos.

CRESPO, Alberto. 1995. Los bolivianos en el Tiempo. La Paz, INDEAA. 360 p.

DIRECCION GENERAL DE POLICIAS Y CARABINEROS. 1950 – 1951. Boletín Oficial del Cuerpo
Nacional de Carabineros y Policías. La Paz, Bolivia.

GACETA OFICIAL DE BOLIVIA.

IRUSTA MEDRANO, Gerardo.


1986. Los adoradores de la Diosa Blanca. La Paz, Editorial Calama. 205 p.
1988. La Lucha armada en Bolivia. La Paz, Editorial Calama. 350 p.

MOLINA BAEZA, Roberto; MOLINA PÉREZ, Juvenal; CÉSPEDES BARRIENTOS, Jaime; BOLAÑOS
BARRIENTOS, Carlos: SANTA CRUZ VISCARRA, Víctor y PELÁEZ RENDON, Fernando. 1990.
Historia de la Policía Nacional. La Paz, IOC y SERMAG. 3 Tomos. 861 p.

MORALES DURAN, Agustín. 1976. Apuntes para la Historia de la Policía Boliviana. La Paz, Editorial
El Siglo. 238 p.

ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS. 2002. Seguridad Pública Bolivia. La Paz, Bolivia. 27


p.

PAZ CAMPERO AMELUNG, Eduardo. 2013. Cuestión Marítima Derechos Históricos de Bolivia y
Chile. Santa Cruz, El Deber. 313 p.

PEREIRA FIORILLO, Juan.

1990. Bolivia. Historia de su pasado económico de la fundación a la guerra del salitre. La Paz,
Siglo. 279 p.

2006. Bolivia: Historia de su pasado económico de la guerra del acre a la guerra del chaco.
Cochabamba, JV. 272 p.
POLICÍA BOLIVIANA. 2014. Memoria Documental de Archivos Policiales referentes a los Héroes
Carabineros en la campaña de la Guerra del Chaco. Santa Cruz, Industrias Graficas Sirena. 199 p.

PROMOCIÓN UNIDAD INSTITUCIONAL (Compilación) 1989. Legislación Policial. La Paz. XIV


Promoción de la Escuela Superior de Policías.

QUINTANA TABORGA, Juan Ramón.


1994. Ejército y Policía: Competencia burocrática por la seguridad interna y el orden público
(1952 – 1985). Licenciatura en Sociología. La Paz, Universidad Mayor de San Andrés,
Facultad de Ciencias Sociales.
2003. El mito de la coerción legítima: Estado del Arte sobre la Policía. La Paz, PIEB.
2003. Policía y democracia en Bolivia: Una política institucional pendiente. La Paz, PIEB.
2012. Policía en Bolivia: Historia no oficial 1826 – 1982. La Paz, Observatorio de Democracia
y Seguridad. 298 p.

REVISTA DE LA POLICÍA BOLIVIANA. Varios números.

RADA LAGUNA, Ricardo y TAPIA PACHECO, Rodolfo. 1987. Academia Nacional de Policías:
Historia Ilustrada. La Paz, Industrias Offset Color S.R.L. 228 p.

ROBERTS BARRAGAN, Hugo.


1971. La Revolución del 9 de abril. La Paz, Cooperativa de Artes Gráficas. 178p.
1992. Las Treinta Monedas. Santa Cruz, Editorial Iris. 263 p.

ROJAS PADILLA, Jhosmane Jesus. 2016. Sin Carabineros no hay Revolución: Participación del
Cuerpo Nacional de Carabineros y Policías en la Revolución de abril de 1952. La Paz, Topaz. 166 p.

SECRETARIA EJECUTIVA DEL COMITÉ POLITICO NACIONAL DEL MNR. 1954. El pensamiento
revolucionario de Víctor Paz Estenssoro. La Paz, Impresor E. Burillo y Cía. 304 p.

VILLAMOR, German. 1946. Historia de la Revolución Popular del 21 de julio de 1946. La Paz,
Popular. 247 p.

WILSON, O.W. 1977. Administración de la Policía. México DF, Editorial Limusa. 681 p.

Hemeroteca.

Periódicos El Diario y La Razón. Diferentes años, siglo XIX y XX.