Está en la página 1de 16

Ajoblanco.

Una revista libertaria y


contracultural, 1974-1975
Ajoblanco: a Contracultural and Libertarian Magazine,
1974-1975

Fecha de recepción: 03/11/2014 I Fecha de aceptación: 30/12/2014


AUTORA

ROSA USÓN Resumen


BANDRÉS Este artículo es una síntesis de un trabajo más amplio en el que se analizan los siete
primeros números de la revista Ajoblanco, publicación referente del underground
Universidad de y de la contracultura en Barcelona y en España. Gestada con el objetivo de crear
Zaragoza. una nueva cultura contra la oficial, muchos serán los nombres y las expresiones
de la misma, que tendrán cabida en esta primera etapa: la poesía, el teatro y el cine
rosaubrivas@ independiente. Actuará como foro público fuera de los márgenes de las cámaras
hotmail.com políticas para los círculos afines al libertarismo, en contra de la política oficial y de
los partidos de la izquierda antiautoritaria, y será un altavoz para la expresión de los
nuevos movimientos sociales.

Palabras clave
Transición, underground, contracultura, libertarismo, movimientos sociales, prensa
contracultural.

Abstract
This article is part of a larger essay which examines the first issues of Ajoblanco,
a magazine which referred to the underground and countercultural movements in
Barcelona and Spain during the 1970´s. This magazine was born to create a new
culture, against the official one, and a lot of topics referring to this counterculture
are covered in its early period: poetry, theatre, and independent cinema, for instance.
This magazine became a place where people could express their left-wing ideas
about libertarianism and against the establishment outside parliamentary chambers.
Ajoblanco was a voice for the new social movements.

Key words
Transition, underground, counterculture, libertarianism, social movements,
countercultural press.

DOI: 10.3232/CIHC.2015.V1.N1.14

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

128
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

INTRODUCCIÓN la felicidad aquí y ahora…; si por contracultura


entendemos reivindicar una cultura viva e incidir
Ajoblanco fue una publicación muy conocida, leída en el poder de las ideas, de la imaginación y de
e incluso utilizada de manifiesto, por aquellos las expresiones artísticas, frente al poder político1,
jóvenes que, en los años setenta, se mostraban Ajoblanco fue en esencia una revista contracultural
sensibles, cercanos, o atraídos por los círculos y libertaria. Se publicó inicialmente en Barcelona,
contraculturales y libertarios del momento. En una aunque se difundió en seguida en el resto de
aproximación al estudio y análisis de la primera España, entre 1974 y 1980 en su primera etapa,
época de la revista, se pretende constatar su y entre 1987 y 1999 en la segunda. Junto a otras
relevancia y significación histórica como una de las revistas constituyó uno de los primeros puntos de
revistas significativas en la Transición Española y encuentro y difusión de la cultura marginal, cultura
posteriormente mitificada por sus lectores e incluso underground, es decir, de muchos y variopintos
por los que no lo fueron, y otorgarle así el espacio grupos que no se identificaban con la cultura oficial
histórico cultural que merece su propuesta sobre vigente en España2, y que intentó responder, a través
nuevos modos alternativos de hacer vida y política. de sus contenidos a esta demanda.

Esta investigación se inserta dentro de un marco Se han analizado en mayor profundidad los números
teórico de estudio muy amplio que engloba estudios publicados entre 1974 y 1975, correspondientes al
generales sobre los nuevos movimientos sociales y primer año de existencia de la revista, por constituir
sobre los movimientos sociales en la España de la el momento fundacional de la misma, y el momento
transición, con el objeto de valorar la dimensión de en el que van definiendo sus señas de identidad a
la contracultura como movimiento social y también través de artículos que constituirán unos manifiestos
político. En el mismo, se hace necesario incluir los por la renovación de una cultura, la oficial, que les
orígenes de la contracultura, definir el concepto es ajena, y con la que no se identificaban. Los seis
dentro de su indefinición, y señalar sus características. primeros números la definirán principalmente como
También se hace necesaria una búsqueda en una revista cultural, aunque se podrá observar su
las historias culturales del tardofranquismo y la progresiva politización en la intención de utilizar
transición referencias a esa contracultura para esa propuesta de renovación o transformación de
constatar la escasa relevancia dada al tema. Para la cultura vigente, como una forma de cambiar la
dotar la investigación sobre Ajoblanco de un contexto sociedad y los modos de vida, así como de definir
histórico y cultural, es necesario exprimir los escasos el papel que la juventud debía desempeñar en esa
estudios sobre contracultura en España, ahondar transformación. Por ello, al abordar la elección
en las memorias de algunos de sus protagonistas, del objeto de estudio, se partió del momento de
y adentrarnos en el mundo subterráneo de la gestación y nacimiento del proyecto, un momento
Barcelona de los años setenta. Este marco teórico en el que el dictador todavía estaba vivo, la
requiere dedicar un espacio al estudio de la prensa conflictividad estudiantil y obrera aumentaba
contracultural, como medio de expresión y difusión progresivamente, y el aparato de censura seguía
del underground, y, por último, abordar la situación en plena actividad. El entorpecimiento de la libertad
de los movimientos libertarios en Cataluña, y el papel de expresión a través de multas, suspensiones y
que Ajoblanco pudo desempeñar como difusora de cierres de diarios y de revistas revelaba el espíritu
la ideología libertaria. fiscalizador de la nueva ley Fraga bajo el disfraz
aperturista. Sin embargo, a pesar de los riesgos, o
Si por contracultura entendemos un deseo de precisamente por ellos, las expectativas que generó
ruptura respecto a los valores de la cultura vigente, la posibilidad de estar llegando al final de una etapa,
a través de innovaciones en el arte, la ciencia, dieron lugar al nacimiento de publicaciones cada vez
la espiritualidad, la proyección de una filosofía más audaces en el tratamiento de la información y
hedonista y vitalista orientada a la búsqueda de en sus contenidos3, siendo un ejemplo la revista que
nos ocupa y otras citadas en el presente estudio.

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

129
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

Ajoblanco ejerció una función de medio de del tardofranquismo y la transición, más centrados
expresión o altavoz de esa juventud que se en el movimiento obrero y sus sindicatos, o en el
rebelaba no con ideas sino con vivencias, y que no movimiento vecinal, estudiantil, y en las historias de
protestaba con argumentos sino con formas de las organizaciones de extrema izquierda. Creemos
vida nuevas, alternativas, buscando en pensadores que ello ha podido reducir la visión sociocultural y
libertarios y en tradiciones culturales exóticas el política de esos años, al tomar menos en serio estos
apoyo teórico a sus actitudes vitales4. De este otros movimientos culturales, sociales y políticos
modo, contraculturales y libertarios se articulaban de la época y no ser considerados como objeto
como agentes activos y alternativos en una pertinente de estudio hasta hace relativamente
sociedad en transición, expresando su voluntad poco tiempo5.
de construir una democracia más radical y no
representativa. Fueron, en parte, los partidos de la Partimos de la idea de que esta revista representaba
oposición democrática, los que gestaron el proceso a una parte relevante de la juventud española de los
transicional materializado en las elecciones de setenta porque sus conductas contestatarias, su
1977 y la Constitución de 1978. Junto a ellos, los estética, sus formas de vivir esa juventud chocaban
nuevos movimientos sociales de mediados de frontalmente con las normas sociales moralmente
los setenta proponían unas alternativas políticas aceptadas por la sociedad tardofranquista,
diferentes a las pactadas por los partidos. La ¿representa Ajoblanco las inquietudes y expectativas
función de portavoz de aquellos movimientos de la juventud española de la época? ¿Constituyó
sociales alternativos, es la que le otorga interés un referente para aquellos jóvenes que querían
histórico al estudio de Ajoblanco. Teniendo en experimentar nuevos modos de vivir y de pensar?
cuenta que las revistas fueron canales a través de ¿Eran esas expectativas las mismas que habían
los que circularon representaciones alternativas de movido a la generación del 68?
lo social, y que las contraculturales, además, fueron
reductos donde compartir noticias e información Por otro lado, y a modo de hipótesis, planteamos
del movimiento, más allá de las vertidas por los que esta publicación fue la revista contracultural
medios de comunicación que se distribuían por los más influyente entre la juventud catalana y
canales aceptados oficialmente, el estudio de ésta española de los años setenta, convirtiéndose
nos permitirá descubrir el desarrollo de una nueva además en un referente de la prensa alternativa
cultura cívica extraparlamentaria. Ajoblanco puede de la transición española. Comenzó a publicarse
ser un medio para adentrarnos en el mundo de la en el momento en que empiezan a editarse en
cultura política de estos movimientos sociales, que España los primeros textos de referencia sobre
proponían alternativas fuera del sistema, y daban la contracultura norteamericana, y cuando se
voz a los movimientos ciudadanos. conocieron las revistas underground extranjeras.
En esta línea nos planteamos otras cuestiones:
Estudiar Ajoblanco arroja luz sobre la asimilación ¿Existió una contracultura en España con, y más
de la contracultura o cultura underground en allá de Ajoblanco? ¿Por qué se ha obviado la prensa
España, sobre la trayectoria ideológica y política del underground o contracultural de las historias
libertarismo en su lucha antifranquista a través de culturales del tardofranquismo y la transición?
las propuestas de los nuevos movimientos sociales Ajoblanco, ¿tan sólo pensó la contracultura o
no adscritos a partidos políticos. Pero sobre todo, además, pasó a la acción?
en el estudio realizado se muestra también un
interés por la trayectoria vital, ideológica y política Por último, se parte de la premisa de que esta
de aquellos jóvenes contraculturales, freaks o revista tenía implícita desde su primera etapa un
hippies…, fotografiados en blanco y negro en los componente político afín al libertarismo y a lo ácrata,
festivales de Granollers , en los Canet Rock, o en que la llevó a desempeñar un papel representativo
las Jornadas Libertarias del 77 en Barcelona, y que dentro del movimiento libertario y que la convirtió
no han encontrado demasiado eco en los estudios en altavoz de los nuevos movimientos sociales

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

130
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

que eclosionaron a mediados de los setenta, y En octubre de 1973, Ribas conoció a Toni Puig,
que no encontraban, por otra parte, otro espacio maestro que vivía en comunidad con actores y
en el panorama cultural español. ¿Podía definirse naturistas, y que estaba decidido a sacar una
como ácrata y libertaria la redacción de esta pequeña revista sobre cuentos y cultura popular en
revista? ¿Llegó a ser una realidad como revista de catalán. A Ribas le sedujo la idea de unir la cultura
alternativas y utopías ácratas? literaria y aventurera urbana con la visión de la
Cataluña profunda y republicana. Pep Rigol, amigo
de Puig, también soñaba con una revista abierta que
comunicara las inquietudes de aquella juventud que
AJOBLANCO, RADIOGRAFÍA DE UNA se negaba a más sometimientos e hizo de Ajoblanco
JUVENTUD EN LOS MÁRGENES su nuevo proyecto, contribuyendo al mismo con dos
nuevos contactos, dos periodistas independientes
Ajoblanco, no constituye una radiografía de toda recién llegados de Vietnam, Quim Monzó y Albert
la juventud de los setenta, pero sí de una parte Abril. Sin nombre para el proyecto, Ribas convenció
contestataria, en una búsqueda permanente de a su padre para la utilización de sus contactos,
su propia identidad. Fue creada por un grupo de entrevistándose con el entonces Gobernador Civil,
estudiantes que pertenecían, en su mayoría, a la Rodolfo Martín Villa, para obtener los permisos de
burguesía catalana y que constituyeron un grupo la revista. Recordando la famosa noche donde se
poético, los Nabucco. Pepe Ribas, por ejemplo, tomó la gran decisión de comprometerse con la
procedía de una familia de clase acomodada. Desde creación de una revista cultural que revolucionase
estos orígenes familiares burgueses y acomodados, conciencias, cayeron en la cuenta de que siempre
e incluso franquistas, en algunos casos, de los se referían a la misma con el nombre de “la noche
jóvenes que crearon Ajoblanco, ésta pretendió ser la del ajoblanco”. En enero de 1974, Ribas llamó a la
voz y la expresión de unos sectores de la juventud, editorial Kairós para pedir el teléfono personal de
que construyeron su identidad en contraposición Luis Racionero, y se produjo una entrevista con
a la sociedad que conocen, proyectando un el subdirector de la revista Tele Express, en cuya
mundo lejano a los modelos ofrecidos por las redacción encontraron el director periodista que
generaciones precedentes, para ellos alienantes. necesitaban para cumplir los requisitos legales,
Su revolución se basaba en nuevas formas de Ramón Barnils, que tras escuchar el proyecto
expresión, de relación, de organización política, y accedió a darles sus datos. Desde ese momento ya
de creación de una nueva cultura que transformara contaban con nombre, despacho, sociedad, equipo,
la vida cotidiana. Buscaron los márgenes para imprenta, distribuidora y permisos presentados a
encontrar un espacio donde poder expresarse, Pío Cabanillas con una carta de recomendación de
comunicarse, y construir alternativas. Recorrieron Martín Villa. En abril salió el número cero sin depósito
el camino desde la reivindicación de una cultura al legal, como de “uso privado”, y fue presentado en
margen de la oficial que acabe relegándola, hasta la la parte de atrás de la cafetería Turia de Rambla
contracultura, con la que debatirá y a la que acabará Cataluña. Tras él, el equipo varió bastante. Los
rechazando para abrazar una cultura libertaria. Hay motores pasan a ser Tomás Nart, Toni Puig y Pepe
que señalar, que no será la única publicación en Ribas, aunque importante también fue el papel de
estos años que pretenda actuar en los márgenes, Ana Castellar, Pep Rigol, Albert Abril y Quim Monzó,
es decir, que responda a través de sus contenidos quienes atrajeron al equipo a Biel Mesquida y a
a las demandas de una cultura marginal, y que se Claudi Montaña. También apareció Cesc Serrat que
posicione en contra del modelo político que desde se convirtió en el maquetador de la revista, y Luis
los partidos oficiales se estaba fraguando. Junto a Racionero se hizo asiduo colaborador del grupo y
ella estará la revista Star, el Rollo Enmascarado, El amigo de los motores de la revista. Quim Monzó
viejo Topo o Mientras tanto. fue el creador del logotipo jugando irónicamente
con la marca de la multinacional Coca Cola. La
publicidad que hicieron del primer número consistió

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

131
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

en el reparto de octavillas en las puertas de cines y al sistema capitalista. Fue en este contexto
facultades, y la portada con la boca que agarra el vital y expansivo donde un grupo de poetas
ajo comenzó a ser visible en los kioscos. Ya tras el universitarios decepcionados ante el dirigismo
número 1 de la revista comenzó a observarse una de la izquierda universitaria, decidimos intervenir,
escisión entre el grupo catalanista de la redacción sin dogmatismo, en la vida cultural desde la más
absoluta de las independencias. Así nació la idea.
(Quim, Albert, Biel, Pep y Claudi), y el de Tomás, Ana,
Así nació Ajoblanco9.
Luis Racionero y el propio Ribas6.

Era una Barcelona en la que confluían luchas obreras,


cierres de facultades, izquierdistas, desengañados,
snobs de más edad asiduos a Bocaccio, estudiantes, ÉPOCA DE MANIFIESTOS
jóvenes de barrio herederos del las bandas rockeras,
grifotas del chino, hippies extranjeros o negros Los siete números que siguieron al cero, se
rambleros. Un cruce de caminos entre la Plaza publicarán con una periodicidad muy irregular en
Real y bares como el Jazz Colón, el más permisivo los catorce meses posteriores, siendo las fechas
con respecto a la marihuana y el más avanzado en de aparición en los kioscos: octubre de 1974 (Nº
cuanto a música, Les Enfants Terribles que abrió en 1); diciembre de 1974 (Nº2); enero-febrero de 1975
el 69, el Salón Iris, el bar London donde se reunían (Nº3); abril de 1975 (Nº4); mayo de 1975 (Nº5); junio-
frustrados y perseguidos para formar grupos julio de 1975 (nº6); y diciembre de 1975 (Nº 7). Esta
libertarios, anarquistas y radicales y el Zeleste que falta de regularidad en la presencia de Ajoblanco en
se abrió en 1973 para ser el centro freak número la calle fue debida a los problemas de financiación,
17. Una Barcelona en la que se juntaban los señores una constante en este tipo de prensa, aunque
mayores venidos de los pueblos con las putas del solucionados con ayuda de algunos accionistas de
Café de la Ópera, con los jóvenes de las comunas la revista, y los esfuerzos de todo el colectivo. Más
de la calle Comercio o de la calle Bruc, y con los allá del primer año, en conjunto, desde octubre de
que querían expresarse a través del arte en la 1974 a mayo de 1980, se publicaron 55 números,
Sala Villarroel o el Saló Diana, además de con los además de 16 extras, los cuales desarrollaban
homosexuales y travestis que paseaban del brazo temáticas como las energías libres, literatura
del artista Ocaña por el paseo de las Ramblas8. y prensa marginal, los viajes, la naturaleza, la
Una Barcelona, sin duda underground en la que se antipsiquiatría, la sexualidad tántrica, la magia,
concibe Ajoblanco: las drogas y la astrología, más alternativas y
contraculturales incluso, que los de la propia revista.
Corrían tiempos de rebeldía. La cruenta batalla Ajoblanco, además, editó un almanaque a finales
de los mandarines del sistema capitalista por de 1979, y publicó, como productora, tres revistas
controlar el mundo de las ideas, de la cultura, de más: Alfalfa, ecológica; Xiana, feminista; y La Bañera,
la opinión aún no había conseguido arruinar toda de literatura. También publicó el libro de Jiménez
la disidencia. En 1973, la vida social conservaba Losantos Lo que queda de España, en 197910.
cierta capacidad de organizarse a sí misma. El arte,
por poner un ejemplo, implicaba un compromiso Esta etapa es un intento de hacer una revista
activo frente a una realidad injusta. Los jóvenes de “expresión cultural” y de una “nueva cultura”
contestatarios de entonces no sólo luchábamos
fundamentada en una crítica de la cultura que
contra el franquismo. Alentados por los imaginarios
existía en España, con influencias claras del
del rock contestatario, por las prácticas de la
nueva izquierda americana, por la contracultura y underground norteamericano (estética Pop, Andy
por los rescoldos situacionistas y antiautoritarios Warhol, la Nueva Izquierda de Berkeley…). Pero
del Mayo Francés, muchos jóvenes captamos la además se entrevé un atisbo de crítica ante la
onda y exploramos las partes más ocultas de la política que la izquierda antiautoritaria, a la que
sensibilidad y del subconsciente reprimido con la tildaban de dogmática, estaba desarrollando justo a
pretensión de crear una alternativa antiautoritaria la muerte de Franco. La primera etapa de la revista,

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

132
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

en palabras del propio fundador de la revista José con todos los que luchan por una nueva cultura.
Ribas, se denominó “Época de manifiestos”11: Se te ofrece como revista y pide tu colaboración
en esta utopía que estamos poniendo en marcha
La revista Ajoblanco nace en 1974, en una España para reflejar en ella, con toda fidelidad, nuestros
sin libertad. Los primeros números fueron sueños y nuestra acción, lo que nos llevamos entre
manifiestos. Buscábamos la participación activa manos13 .
del lector. Éramos contrarios a los manejos de
los comunistas que trataban de manipular la Así, del deseo de una nueva cultura surgida del
creatividad cultural emergente y luchábamos poder de la imaginación, pretendían pasar a la
contra la censura franquista. La respuesta fue acción, a través de la provocación, de la intervención
sorprendente desde el primer momento. Jóvenes en el mundo despertando nuevas sensibilidades
de toda España querían ser poetas, hacer cine, ir que arrojaran fuera a todos aquellos mercenarios
a conciertos de rock, montar comunas, vomitar el
del sistema que impedían la realización de esa
antiautoritarismo, conectarse entre ellos y formar
utopía que soñaban. Cualquier llamamiento a la
una utópica acracia12 .
renovación de la cultura, a la evasión de la cultura
dominante, todo lo que sea vida, tenía cabida en
Tanto de sus editoriales como de algunos de sus
Ajoblanco. Todo menos instalarse en la comodidad
artículos, se desprenden auténticas declaraciones
y en la conformidad:
de principios que nos hacen entender de dónde
partían estos jóvenes y cuál era su principal objetivo:
Ajoblanco quiere ser un espacio gráfico para
¿Por qué esta nueva revista? la expresión libre, sin barreras ideológicas,
generacionales…, como un espacio de libertad y
1. Porque no queremos una cultura de imbecilistas. juego para la cultura. […] Intenta ser unos papeles
2. Porque estamos ya hartos de divinidades, abiertos a todo el que trabaja a cualquier nivel en el
sacerdocios y élites industrial culturalistas. laboratorio de la cultura, renovándola con ilusión.
3. Porque queremos intervenir, provocar, facilitar, y […] En los anuncios incluiríamos todo tipo de
usar una cultura creativa. programa, proclama, manifiesto y propaganda que
4. Porque todavía somos utopistas. tan en uso están hoy y en especial en los círculos
5. Porque queremos gozárnosla con eso que de Ajo.
llaman cultura. […] Si quieres estar en este proyecto de diseño,
6. Porque tenemos imaginación para diseñar otra, por una cultura renovada que Ajoblanco desea
si ustedes quieren. comunicar como pared libre a la calle, te
7. Porque siempre hay un porqué que nos apremia pediríamos…14
y AJOBLANCO intentará entenderlo y manejarlo a
nivel de revista.
Sin olvidar que, en su deseo de difusión de estas
8. Porque, porque, porque, porque, porque
sencillamente AJOBLANCO se sitúa fuera de los nuevas ideas, estaba implícita la supervivencia del
cenáculos de los grandes iniciados en el juego y el proyecto: “A pesar de no tener mecenas, (¡pena!),
rito de pasarse la pelota cultural. se ha de vender. No es un órgano de investigación.
AJOBLANCO no es una revista deportiva para Pero sí un medio de progresión y comunicación”15.
información de jugadores de 1ª división. Sobrevivir, sí, pero en los márgenes. Por lo que se
AJOBLANCO vuelve a la simplicidad, la creación, el desprende de sus intenciones, ofertaban contenidos
interés por todo aquello que sea nueva sensibilidad. situados en la periferia, en la marginalidad, en
Porque ha oído ella también el grito: “¡Despertad el universo de la contracultura: “La información
jóvenes de la nueva era! ¡Desplegad vuestras que transmitimos adolece de proceder de un
inteligencias contra los mercenarios ignorantes! fragmento de periferia cuando lo que pretendemos
Pues llenos están los campamentos, los tribunales
ser es periferia entera”16. En su búsqueda de
y las universidades de mercenarios que si pudieran
iguales con los que construir una nueva cultura,
prolongarían para siempre la guerra de los cuerpos
y arruinarían la lucha de la inteligencia. Esto oyó que fuera contracultura, se ofrecen como espacio
William Blake. AJOBLANCO quiere sintonizar de expresión para todo aquel, que también desde

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

133
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

los márgenes de la cultura oficial, les elija como Porque vivimos en una cultura capturada que
muro donde plasmar su firma y colaborar con la ha optado por la alienación y el trip erótico de
renovación de la misma: Warhol, […]. Optamos con Warhol más allá del
pequeño universo que alguna vez apuntó en su
Un medio de comunicación como éste debería corta estela under, por la utopía de un medio
ser un muro en el que todo aquel que cree que la ambiente socio-políticamente abierto y al margen
imaginación es cosa importante pueda escribir de cualquier poder restrictivo, anclado en la
espontánea y libremente. Que para eso están los construcción de una cultura liberadora, erótica,
muros. permisiva (adjetivos sinónimos y adaptados al
AJOBLANCO desea que cualquiera, cualesquiera, gusto), que facilite el devenir de una nueva cultura
tú mismo, mande lo que haya escrito, dibujado, parienta de un romanticismo y un renacimiento-
fotografiado, poetizado, politizado, analizado, por citar tópicos comunes- que estructuras de
intuido, visto, viajado, soñado, despierto, creado, poder truncaron y continúan (con mil sutilezas)
destruido, amado, trotado, andado, bebido, leído, imposibilitando. Sin negar que el enfrentamiento
sonado, tocado, comprado, regalado, escalado, ciego y devastador, pueda utilizarse aquí, como
fugado, lavado, entrado, salido, dejado, tejado, arma desenmascaradora20 .
ventana, cepillo de dientes, lavavajillas, puntos
Elena…17. La raíz anarquista estaba presente en la base
ideológica de numerosos integrantes de la redacción,
Justificando el nombre con el que denominan este lo que contribuyó, entre muchas otras causas a
periodo, reeditan el Manifiest Groc o manifiesto la revivificación del anarquismo en Cataluña, que
amarillo, “aparecido en marzo de 1928, es el comenzó a principios de los años setenta21. Esta
exponente más claro de la ruptura que representó visión libertaria de la vida se materializaba incluso
la vanguardia respecto a las artes y movimientos en la metodología del trabajo: “La forma de realizar
estéticos y literarios en nuestro país”, porque “la la revista ha sido confiando en la colaboración de
forma más idónea para expresar una ruptura frente amigos y espontáneos, la anarquía”22. Y, aunque
a la tradición cultural fue la forma del manifiesto”18. aún faltaba mucho tiempo para que numerosos
miembros de Ajoblanco se definieran como ácratas,
Pepe Ribas se declaró en contra de la realidad, en la utopía reivindicada por la revista bebía de ese
contra de que los intereses económicos siguieran anarquismo que aspiraba a la consecución de un
moviendo el mundo, y para ello manifestó su mundo en el que se respirara “una acracia feliz”,
propuesta de “desenterrar la madeja cultural, y así inauguran una nueva etapa más freak, que
desenterrando para siempre esos viejos conceptos conducirá a otra que llamarán “libertaria pura”.
que tanto nos entorpecen”. Así, en su Manifiesto de
un visionario19, proponía “vivir ampliamente y sin
tabús, equivocándose y reaccionando para poder
gozar”, en la línea de un hedonismo humanista POR UNA NUEVA CULTURA EN CONTRA
contracultural. DE LA CULTURA
Así, pasaron de pensar la contracultura a hacerla, Pepe Ribas manifestaba su interés por averiguar
pues la revolución cultural se llevaría a cabo a través cómo y quiénes diseñaban las políticas que
de la revolución de la vida cotidiana, lo que implicaba reprimían los logros de la contracultura. Ribas se
pasar a la acción. Augurando lo que vendrá en sumaba a la teoría de que en ese mundo bipolar
sucesivas etapas de la revista, se manifiesta la surgido de la Segunda Guerra Mundial, sumido
necesidad de unir cultura y política, rebasando los en una guerra fría, las democracias occidentales
límites de lo underground, entendiendo cultura como pretendían consolidar la idea de que no había mejor
“vida y creatividad”, y política como “participación sistema que el del libre mercado para garantizar
abierta o democracia directa”: las libertades, y mantener el poder del mismo a
cualquier precio23.

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

134
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

En esta línea escribió uno de los artículos del Expresiones y nombres de la contracultura en
número cero, en el que se preguntaba qué es y qué Ajoblanco: literatura, teatro y cine
pretende la contracultura. No es un movimiento
compacto, no tiene líderes ni jerarquías, prefiere Muchas fueron las expresiones y los nombres de
la espontaneidad a los dogmas y al poder, la paz la cultura o contracultura que tuvieron cabida en
a la guerra, el amor a la opresión, y pregona una Ajoblanco. De todas ellas, la literatura y la poesía
auténtica revolución individual que conllevará a un fueron las que más páginas ocuparon en esta primera
cambio en la sociedad. Llamaba a la profundización etapa analizada. La sección de literatura incluirá
en el análisis freudiano de los deseos inconscientes, textos aportados por lectores, con más o menos
a la revolución psíquica, a la herencia del calidad, pero de gran originalidad, y con temáticas
surrealismo, a la ruptura entre el consciente y el muy diversas. Desde la revista se puso de manifiesto
inconsciente, realidad y deseo, pero alcanzando la no existencia de nueva literatura.: “la nueva
la unidad para que los avances de la técnica se generación, menos oportunista y más idealista, está
utilizaran conforme a la naturaleza sin alentar un sola, sin guías, ni editores, sin crítica, sin profesores
consumismo que amenazaba el equilibrio ecológico y sin cauces”. Expresaban un rechazo hacia las
del planeta. El artículo ponía de manifiesto la publicaciones de las editoriales vanguardistas y
necesidad del reestudio de los principios cristianos, proponían crear canales y medios de edición y
de las filosofías hindúes y orientalistas, creencias difusión propios, sus propias contraeditoriales.
ocultistas, civilizaciones muertas, el uso y abuso Proponían la necesidad de prescindir del negocio
de las drogas psicodélicas, que habían servido de de las editoriales, creando nuevos cauces para los
argumento para desprestigiar el movimiento. Pero jóvenes con inquietudes de desarrollar una nueva
ante esto, parte de la juventud, rabiosa, rechazaba sensibilidad y lanzaron la propuesta de creación, a
parte de la comodidad y ventajas de la sociedad de través de la revista, de grupos de coordinación en
consumo para emprender la ruptura de los mitos y diferentes ciudades españolas como Barcelona,
los dogmas. Porque “ahí está la crisis económica Zaragoza, Madrid y Santiago, que recogieran material
y moral que sufre el mundo actual. Ahí están las y sugerencias para ser publicadas en boletines
llamaradas a una civilización que o muere o nos mensuales ciclostilados que distribuyeron de forma
destruye”24. independiente y sin ningún ánimo de lucro. Hasta
obtener los permisos necesarios, los materiales, los
Y desde la propuesta de cambio, Ribas escribió gestionarían desde la sección Litercrak27. Desde aquí
también sobre la posibilidad de una juventud se promovieron muestras de poesía en facultades,
rebelde capaz de transformar la sociedad de para dar a conocer a los nuevos jóvenes poetas y
consumo, de realizar y realizarse fuera de ella, de abrirles nuevos espacios. La revolución poética y
comunicar y comunicarse a través de una nueva el desarrollo de la vitalidad creativa a través de una
cultura que rompa para siempre el falso estigma, poesía combativa era una de las posibles vías de
reaccionando, actuando y potenciando el activismo ruptura de las estructuras del sistema28.
contra las formas convencionales de la izquierda y
la derecha: “estado-patria-mito-jerarquías-órdenes- Ajoblanco incluyó poesía en casi todos los números
partidos-poder-jerarquía-dinero-miedo-temor- de esta primera etapa con nombres como el de
fuerza-armas-ejércitos-guerras-juicios-represalias- Jorge Bacaria, Joan Roma, José Luis Domingo
e s p e c i aliz a c i ó n - s e l e c ti v i d a d - i m p ote n c i as - Millán, Biel Mesquida, Xose Luis Mendez Ferrin,
números…”25. Porque la cultura quizá no fuera Xoan Manuel Casado, Juan San Martín, Escuder de
sino “enciclopedismo erudito y oportunista”, “un Girona, Antoni Nomen, y Jesús Fernández Palacios.
gran rollo” excepto para “un pequeño mundo que Pocas de estas figuras literarias aparecen en los
goza del poder que la cultura en nuestro medio estudios referentes al tema29, por lo que se abre otra
comunica”26, que se había encargado de crear la vía futura de investigación que aportará luz sobre
necesidad de consumir cultura al servicio de los la trayectoria y trascendencia de los mismos a la
intereses políticos de los poderosos. literatura y poética posterior.

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

135
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

Otra expresión cultural que ocupa muchas páginas Murga, Tábano, Tabanque, La Cuadra, Los Cítaros,
en la Época de Manifiestos de Ajoblanco es el teatro, Crótalo, Ditirambo, Els Comediants o La Cazuela32,
que atravesaba una complicada situación en aquel en tanto hacían un teatro independiente, que rompía
momento, y los problemas a los que debía hacer todos los moldes clásicos del teatro convencional.
frente fueron recogidos en uno de los artículos Hacía participar al espectador con todos los
de un dossier dedicado a este tema, incluido en el sentidos del espectáculo total: danza, luz, música,
número 5. La revista denunciaba que no existían plástica, palabra… Este nuevo teatro transgredía el
auténticos equipos de trabajo con estabilidad espacio reducido del escenario y daba a los otros
artística y económica, debido a la manipulación de elementos escénicos (visuales, táctiles, olfativos y
medios de comunicación como la televisión, los gustativos) capacidad de comunicación propia en
treinta y nueve años de censura y los empresarios detrimento del texto, absolutamente defenestrado
que habían impedido subir a los escenarios a por los grupos teatrales más radicales. El Teatro
muchos personajes y conflictos de la realidad Independiente pretendía contribuir al progreso
social. Influía también que los Teatros Nacionales y del teatro en España mediante la concienciación
las Campañas Nacionales funcionaran igual que las del actor, la abolición de las jerarquías, el cambio
empresas privadas. Los teatros independientes de de la relación entre autor y espectáculo, la
nuevos autores, y las cooperativas de producción economía comunitaria, la evolución del director, y la
no habían tenido salida posible a sus problemas experimentación con el espacio escénico33.
financieros. Se hacía necesario ligar el teatro a
la sociedad española y promover el desarrollo Más allá de los problemas con los que se
democrático como único camino para articular encontraba el teatro en la España de los setenta,
una auténtica política teatral democrática. Para así como la situación particular del teatro catalán34,
ello, había que abordar la creación de una Ley de la revista conectó con la actualidad reflejando
Teatro pendiente, con unas bases indispensables la problemática de los actores que se unieron al
que conllevarían la descentralización, creación de contexto político de protestas cuando el 12 de
núcleos o Centros de Teatro estables y un trabajo febrero de 1975 protagonizaron una huelga que
de agitación cultural hacia los sectores populares. consiguió paralizar el mundo del espectáculo en
Además señalaban la necesidad de proporcionar un todo el país, evidenciando los “estrechos límites
lugar para el teatro en la escuela, y otorgarle una de la relación sindical”. Los actores querían que
función de responsabilidad cívica y social30. los representantes sindicales fueran elegidos por
ellos mismos, concienciar a toda la profesión de la
En varios artículos se hacía referencia a que el necesidad de cambiar las estructuras profesionales
teatro es política y a que “hacer teatro es siempre del teatro para cambiar las estructuras políticas
un acto político”31. Aunque no podía hablarse de del país35. Además, Ajoblanco otorgó un lugar al
una gran politización del teatro, el teatro político teatro feminista36, al teatro en euskera37, a grupos
era uno de los que más interés ofrecía. Se revitalizó como Els Joglars y a una de una de las obras que
además el teatro circense o trovadoresco, el de convulsionó a los espectadores catalanes, “Alias
máscaras y muñecos, que bajo formas grotescas Serrallonga”38, a Ricard Salvat y su labor en la
o triviales, ejercía una gran labor de crítica social. E.A.D.A.G. (Escola d´Art Dramatic Adrià Gual)39. Dió
Establecía algunos de los valores por los que a conocer algunas de las obras representadas en
el teatro encontraba una razón a su lucha: “la esos momentos tanto en Barcelona como Madrid,
liberación total del hombre, de todos los hombres, y también hizo referencia a otras actividades como
de todas las mujeres, de todos los países, de todas el Ciclo Internacional de Teatro Contemporáneo
las razas, la liberación total, económica, política, celebrado en Barcelona entre enero y marzo de
espiritual, sensorial, anímica, física…”. El trabajo 1975 40, así como a propuestas de teatro marginal
teatral que Ajoblanco consideraba que era el que para facilitar la comunicación y comunidad entre
daba vida a la cultura de nuestro país dependía de teatro y barrio fomentando la acción social41.
grupos como Els Joglars, Goliardos, El Candil, La

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

136
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

Ajoblanco centró otra de sus líneas de actuación a los “lúcidos”, en la marginalidad44. En un intento de
y transformación de la cultura en la promoción recordar y animar a la nueva creación, Ajoblanco se
del cine independiente como vía para la actuación hizo eco de la celebración de las Primeras Jornadas
y transformación de la sociedad. El cine ocupó Internacionales de Escuelas de cinematografía,
bastantes páginas durante el primer año de existencia en Sitges, el 6 de octubre de 1967. Estas jornadas
de la revista, fue un canal de comunicación de fueron una verdadera asamblea en la que se
realizadores con carencia de medios para formarse discutieron asuntos como el valor ideológico del
y escasez de recursos para llevar a cabo sus ideas. cine, su carácter como mercancía, el papel del
A través de dos de sus secciones, Cineprajna y realizador en una sociedad capitalista, e incluso
Acción Súper 8, intentó montar toda una red de se habló del papel de la Escuela Oficial de Cine
realizadores que pudieran ofrecer sus películas en como un aparato estatal de control. El extremismo
muestras abiertas y festivales de cine con objeto de de las conclusiones, redactadas y editadas por
acercar los nuevos proyectos a gente con ganas de los estudiantes y realizadores allí reunidos, que
experimentar nuevas realidades a través del cine. socavaban cada uno de los principios que sostenían
el Nuevo Cine Español, causó estupefacción a
Desde el número 1, Ajoblanco comenzó a perfilar las autoridades locales y a los profesores de la
el proyecto partiendo de la idea de que cualquier Escuela Oficial de Cine. La respuesta fue inmediata:
individuo podía hacer cine. Su objetivo era inundar el el secuestro de todos los ejemplares de las
paisaje de películas vivas, sin dogmas, jerarquías, ni conclusiones para evitar su difusión45.
disciplinas, llevadas a cabo por utópicos y realistas,
visionarios y técnicos. La primera propuesta En Ajoblanco aparecieron entrevistas a realizadores
consistió en crear un grupo generacional con como Antoni Padrós, Carles Durán, Jordi Cadena,
personas que se pusieran en contacto con la revista, Josep A. Salgot y su Grupo Abierto de Diseño46,
y que coordinaran debates, mesas redondas, o José Manuel Huerga Guerrero, Emilio Auget,
correspondencia. La hoja de ruta para la realización Emilio Taltdvull, Jordi Cerdá, e Ignacio Juliá
de los proyectos pasaría por la creación comunitaria Campos. En todos ellos podemos encontrar unos
del guión, la escenografía, el movimiento y el puntos comunes como una intencionada falta de
sonido42. La revista se decantó en su número 4 por coherencia, una voluntad de no pasar por los canales
el formato súper 8 y propuso un festival nacional comerciales para hacer cine publicitario de masas,
e internacional súper 8 español para despertar una disposición a trabajar colectivamente desde
el interés del público, estimular la creatividad, el guión, algunas influencias del cine underground
confrontar la técnica e ideología del momento, americano, una producción de formatos
ofreciendo “al público, realizadores, colectividades, subestandard, un planteamiento independiente, no
grupos marginales, etc., la posibilidad de expresarse sólo de producción, sino sobre todo de distribución
libremente”. El proyecto se debía llevar a cabo en y exhibición, para lo que se debían crear canales.
colaboración con los organismos extranjeros, de La función debía ser paralela a la del cine industrial,
cuyos contactos se estaba encargando Enrique pero el objeto de trabajo debía ser ideológico, sin
López. Del éxito de la propuesta había de depender rentabilidad exclusivamente económica. Muchos
la realización de los proyectos43. eran los obstáculos oficiales que obligaban al
cumplimiento de un montón de requisitos legales,
El cine independiente y underground no existía que evidenciaban el nulo apoyo a este tipo de cine.
fuera de canales alternativos, algunos de ellos
clandestinos. A modo casi de manifiesto, Ajoblanco
partió de la premisa de que el “cine perfecto es
casi siempre un cine reaccionario”. Creía en una
salida en las calles, sin canales, sin producción,
sin estrategia, sin estructura, adentrarse en lo
subterráneo de las ciudades y repartir superochos

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

137
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

EL AJO DE LOS JÓVENES MOVILIZADOS: la experimentación psicodélica con drogas, sobre


CONTRA LA POLÍTICA OFICIAL nuevas prácticas sexuales y nuevas formas de
expresión artística51.
Y EXPRESIÓN DE LOS NUEVOS
MOVIMIENTOS SOCIALES En el desafío social que planteaba la juventud
ajoblanquista de romper con unas formas de vida en
En el editorial-manifiesto del número 1, escrito por
las que no se reconocía, se enfrentó a la dificultad
Quim Monzó, el colectivo redactor de Ajoblanco se
de definir un proyecto que conciliara el universo
definía como “utopista”47. Más tarde, en el número
bohemio de la corriente hippie con el activismo
3 se publicó un extracto de El anarquismo en la
político de la izquierda radical cristalizado en torno
sociedad de consumo48, donde se hacía una crítica
al movimiento universitario. La trayectoria de
al marxismo y una propuesta de relectura de los
Ajoblanco reunió ambas expresiones de protesta y
textos de Marx, orientada a entender que no se
en algunas ocasiones reivindicó la nueva izquierda,
puede hacer la revolución desde los postulados
desmarcándose de ideologías ya instaladas en la
del pasado. Este artículo nos deja entrever el
historia de la izquierda, rechazadas por lo caduco
anarquismo al que se adscribe el pensamiento
y convencional de sus formas organizativas y de
“ajoblanquista”, basado en la disolución de la
funcionamiento, y por la distancia generacional que
jerarquía, la dominación de clases y la opresión
le separaba de sus líderes52. En ese contexto, un
para que cada individuo tome el control de su vida
artículo del número 6 escrito por Ribas manifestó
cotidiana y haga de ella una revolución integral. Se
la crisis de las democracias occidentales que no
afirmaba que todas las instituciones de la sociedad
hacen sino manipular la voluntad popular en aras
de apropiación –dominación clasista, jerarquía,
de los interese de los gobiernos. Para Ribas:
familia patriarcal, burocracia, Estado- estaban
agotadas. Se denunciaban crímenes sociales como Hoy, económica y culturalmente nuestro país necesita
la explotación industrial, el racismo, la violación del una democracia para construir progresivamente el
derecho de autodeterminación, el imperialismo y la futuro e irlo ganando todos paulatinamente. Necesita
miseria, la polución, la urbanización galopante, la una democracia que reconozca de forma efectiva
perversa socialización de los jóvenes y la represión los derechos humanos; a partir de esta debemos
sexual, y refieren las instituciones anarquistas desarrollar un nuevo sistema de organización
(asambleas, comités de fábricas, comités de acción) social que autorrealice completamente a todos
que ejecutarían la revolución que haría posible una los ciudadanos. Y para que esto se realice debe
sociedad liberada49. escucharse a esa juventud que ha comenzado a
dar signos de estar en otro lugar distinto, y con unas
alternativas completamente diferentes, que tienen
Tras cerrar el número 5 saltaron las alarmas de
cierto parentesco con las que desde hace siglos
algunos de los primeros integrantes de Ajoblanco
vienen proponiendo ciertos socialistas llamados
frente a la incipiente politización de la revista. utópicos y ciertos ácratas, y que hasta hoy no han
Ajoblanco, empeñada en ser una avanzadilla podido ser practicadas por ninguna colectividad
generacional, apostó por la libertad, el naturismo, por falta de medios materiales, tecnológicos y
la ecología, las comunas y las cooperativas50. El culturales, pero que hoy- al fin- ya existen53 .
número 7, de transición hacia la etapa freak, ya estuvo
dedicado a las comunas y al socialismo utópico A esta emergente clase social que es la juventud,
de los nuevos freaks, dirigiendo la revista hacia un que reivindicaba su papel de vanguardia en el
periodismo en la línea de la agitación y de paso a la texto anterior y a la que ya se le había dedicado
acción, hacia la búsqueda de la consecución de esa el Manifiesto de un visionario, le correspondía,
utopía libertaria y acracia feliz. Por ello, no terminó superando el proyecto de la izquierda oficial y
de encajar con una militancia libertaria clásica más la propia realidad política española, liderar una
afín a la rama sindical, acentuándose esta distancia revolución individual sin la que no podría existir una
a medida que la revista recogió contenidos sobre revolución colectiva:

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

138
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

Dylan había cavado en el surco por donde pasaba interior de la península contribuyendo a concebir el
underground la corriente del futuro; había puesto el viaje como “experiencia vital y como instrumento
dedo donde más dolía, y su actitud fue seguida por al servicio de encuentro de jóvenes con los que
miles de jóvenes de su generación que estaban en compartir afinidades y a la búsqueda de espacios
su mismo dilema y sentían su misma urgencia de creativos que permitiesen escapar del centralismo
abrir una tercera alternativa vital y política hacia el
tan detestado desde la redacción”55.
futuro: la política vitalista de los drop-outs, hippies
y freaks. Política vitalista que es hacer política,
no con los partidos, con las reuniones y con los Muchos fueron los colectivos que llenaron esos
libros, sino con la vida, con el trato humano, con “espacios Ajoblanco”, a lo largo de su trayectoria
el comportamiento personal diario guiado por hasta 1980. Uno de ellos fue TARA, un colectivo
valores diferentes a la sociedad de consumo, al preocupado por la ecología que apostaba por
puritanismo y al autoritarismo. Un comportamiento crear asociaciones libres en barrios y pueblos que
guiado por el único valor inasimilable por ningún fomentaran la descentralización y los recursos
sistema antihumano, antiautoritario y explotativo: sostenibles con alternativas a la energía, a las
“déjeme decirle-declaraba Che Guevara- a riesgo centrales nucleares, a la salud, la agricultura, el
de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero urbanismo, la construcción y el transporte desde
está guiado por grandes sentimientos de amor”. […] planteamientos libertarios y no capitalistas.
Su ejemplo es prototípico de los miles de jóvenes
Realizaron un número dedicado a la autoconstrucción
drop-out que se dejan caer “fuera del sistema” para
de viviendas, chozas, cúpulas geodésicas, establos,
ocupar su tiempo en volver a nacer. Nacidos en una
cultura que es la única que sabían ofrecerles sus graneros, remolques, autobuses, camionetas-
padres y que no les gusta, ahora tienen que renacer vivienda, tiendas, cuevas…, y que se materializó
por su propio esfuerzo en otra cultura que ellos en el especial “Energías Libres”, que situaba las
mismos y sus amigos están creando. Para todos energías alternativas en un mapa de España
los que opinen que este trabajo personal es previo menos dependiente así de las multinacionales. Otro
e imprescindible a toda verdadera revolución, colectivo era el de Antipsquiatría de Manuel Baldiz
el ejemplo de Dylan es una impresionante que lideraba un equipo del Hospital Clínico, en el
constatación del poder de un hombre solo para que denunciaba los tratamientos basados en el
cambiar el mundo54 . castigo, o el de las feministas radicales de LAMAR,
cuya máxima representante en Ajoblanco fue
Obviando los nombres propios, el extracto anterior Karmele Marchante. Este colectivo de libertarias
demuestra la voluntad de un Ajoblanco que encarna entre las que se encontraban Aurora Segura, Teresa
a esa juventud que, desde una izquierda fuera de Huelin y Mercedes Beneto, muy relacionadas con
la política oficial de los partidos, rechaza la política la CNT, escribieron sobre “Los hechos de mayo del
dentro del sistema, pero no la política en sí misma. 37”, “Las colectividades de la revolución española”
Se compromete a hacer política con la vida, fuera y “La delincuencia en los barrios marginados”.
del sistema, y pretende convertir su proyecto, su Otros colectivos que colaboraron fueron TRI-CO-
revista, en un foro público en el que todo aquel CO (Tribus, cooperativas y comunas) o COPEL
dispuesto a volcar su deseo de hacer lo mismo (Colectivo de presos en lucha)56.
pueda expresarse y compartir sus experiencias,
desde la libertad y la independencia. Ya desde el número 2 Ajoblanco dedica un espacio al
mundo comunero y freak. Este espacio denominado
Ajoblanco fue concebida como una revista- Taller 7 ocupó con una periodicidad irregular un lugar
movimiento por Ribas, el conjunto de la redacción, y en la revista. Taller 7 se presentó como un “intento
toda la nómina de lectores-colaboradores, además de armonía entre el hombre y la naturaleza”, como
de como expresión de las manifestaciones que “centro abierto de expresión e investigaciones”57.
se sucedían en las calles, expresando a gritos sus Respondía a las inquietudes de un colectivo que se
lemas y protestas. Desde la sede de Barcelona, se expresaba a partir de la reflexión sobre conceptos
estimulaban y planificaban desplazamientos en el como armonía, cambio, energía y consciencia,

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

139
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

materia, estado, vida y movimiento. Por otro lado, como motor de cambio, la libertad sexual, la vida
O.D.A.F. se presentó en Ajoblanco en diciembre de en comunidad, una concepción diferente del mundo
1975. Esta oficina de intercomunicación y ayuda a del trabajo y su utilidad, el respeto a la naturaleza, el
los freaks de toda España ocuparía un espacio en pacifismo…
el número 7 de la revista para hacer un llamamiento
a todos los que hubieran salido de su casa para dar Sería importante profundizar en el perfil de todos
un nuevo sentido a la vida, a todos los que desearan aquellos colaboradores que participaron de la
recorrer países y conocer gente nueva, y a todos redacción de Ajoblanco, y en la trayectoria del grupo,
los que supieran compartir con los demás y vivir lo que serviría para arrojar luz, a falta de estudios
en comunidad: “el fenómeno freak ha resultado del sobre la juventud transicional existentes, valorando
individualismo que se opone a la masificación de la que si bien pudieron fracasar en lo político, dejaron
sociedad”58. Debido al incremento de las cifras de un importante legado cultural. Si la revista se
freaks, se hacía necesario organizar el movimiento puede considerar únicamente expresión de esa
y Ajoblanco creó su propio canal de comunicación generación, quizá sea por ello que dejó de existir
para ayudar a los que se encontraban colgados y cuando acabó la década de los setenta.
sin trabajo, prestando cobertura en toda España
gracias a una red coordinada de voluntarios, que Ajoblanco fue una revista contracultural por sus
atendieran a la búsqueda de trabajo, facilitara contenidos y por sus intenciones. Es verdad que
comedores, residencias, asistencia médica, la contracultura llega a España con retraso, pero
jurídica, financiándose a través de exposiciones de tanto aquí como en el resto de países, esta corriente
fotografía, muestras de arte y festivales de música reivindicaba lo mismo, una transformación radical
freak, venta de periódicos, papeles y recogida de de la cultura vigente frente a los poderes políticos
objetos antiguos para ser vendidos59. establecidos. Cambiaba únicamente la naturaleza
de ese poder en el caso español, al tratarse de
una dictadura. Además, esperaba superar las
expectativas generadas por la izquierda, que por su
CONCLUSIONES política de pactos, no confiaban en que terminara
construyendo un sistema de democracia real y
Ajoblanco respondió a las inquietudes de esa parte participativa.
de la juventud que no se identificaba con la lucha
antifranquista de los poetas y escritores de la Así, Ajoblanco pasó de pensar la contracultura a
generación de 1968, aunque cumplan sin pretenderlo hacerla desde el momento en que propone pasar
esa función. Esta vanguardia politizada y anclada a la acción a través de propuestas de nuevas
para ellos en el pasado y de la que reniegan, se dejó la formas de vivir, y de la inclusión de colectivos que
piel y la identidad en luchas y compromisos políticos utilizarán el espacio cedido por Ajoblanco para
desde la izquierda más radical por una libertad incluir las reivindicaciones que no eran asumidas
arrebatada tras una guerra, y por la conquista de por los partidos políticos, pasando a defenderlas y
una parcela de representatividad en la democracia a lucharlas desde una espacio extraparlamentario y
que estaba por construir. Los jóvenes a los que fuera de las cámaras políticas.
representa Ajoblanco son los que apropiándose
del mismo proyecto político, lo van a hacer desde El análisis de Ajoblanco también nos confirma
una propuesta de revolución cultural a través de la cómo ciertas dinámicas sociales pudieron construir
liberalización de las costumbres y transformación una forma de hacer política desde visiones
de las prácticas cotidianas, rechazando todo tipo de libertarias, contraculturales, más allá de los pactos
imposición jerárquica y autoridad desde la familia que consolidaron el consenso antifranquista,
patriarcal a la Universidad o a las instituciones y superado por tendencias más radicales como la
partidos políticos. Además, reivindicaron el papel de autonomía obrera, y que hicieron de la política un
la juventud como clase, la concepción de la rebeldía hecho extraparlamentario, cotidiano, intentando

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

140
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

desmontar las certezas argumentadas por la mayoría La influencia de la coyuntura de crisis económica y
de los partidos y organizaciones de la izquierda. desempleo que afectó a la generación de jóvenes de
Esto incluye, obviamente, una interpretación crítica los setenta, la llegada de drogas como la heroína,
del proceso seguido por la oposición antifranquista pudo condicionar la evolución de las formas de
y democrática en la Transición. En este proceso, protesta de los nuevos movimientos sociales, y
determinados personajes y siglas políticas se pudo tener algo que ver en la crisis de Ajoblanco,
apropiaron en exclusiva, durante una primera etapa y del resto de movimientos contraculturales y
historiográfica, de la narración de una historia en la libertarios, que únicamente se han podido ver
que participaron muchos más colectivos. Se habla reconocidos recientemente por el movimiento 15-
de una transición y no de múltiples transiciones, M, que ha revivificado prácticas asamblearias, que
como deberíamos hacer al referirnos a la historia de no representaban líderes ni banderas, a favor de una
una juventud, la de los setenta, de donde nacieron democracia real y participativa, propuesta desde
la mayoría de las ideas que tomaron fuerza en la las nuevas redes sociales, y materializadas en un
política de las décadas siguientes, y por ello los movimiento cívico que asombraría al mundo. Con
nuevos movimientos sociales se convierten en uno Ajoblanco comprobamos que muchas de las críticas
de los motores de ese cambio. al poder y de las propuestas alternativas recogidas
en sus páginas siguen vigentes en nuestro presente.

NOTAS
1
Ken GOFFMAN: La contracultura a través de los tiempos. De Abraham al acid-house, Barcelona, Anagrama, 2005; Mario MAFFI:
La cultura underground, vols. I y II, Barcelona, Anagrama, 1975 (1972); Theodore ROSZAK: El nacimiento de una contracultura,
Barcelona, Kairós, 1970 (1968); Luis RUIZ AJA: La contracultura, ¿qué fue? ¿Qué queda?, Madrid, Mandala Ediciones, 2007.

2
Mónica GRANELL TOLEDO: Ajoblanco y la contracultura en España (1974-1977), Trabajo de investigación, Universidad
de Valencia, 2005 y Mónica GRANELL TOLEDO: “Papeles de Contracultura. La prensa alternativa en la transición española:
Ajoblanco (1974-1980)” en Gonzalo CAPELLÁN DE MIGUEL y Julio PÉREZ SERRANO (coords.): Sociedad de masas,
medios de comunicación y opinión pública, vol. 2, Logroño, Instituto de Estudios Riojanos, 2008.

3
Para el estudio del papel de la censura, cfr. Ricardo MARTÍN DE LA GUARDIA: Cuestión de tijeras. La censura en la
transición a la democracia, Madrid, Síntesis, 2008.

4
Luis RACIONERO: Memorias de California, Madrid, Mondadori, 1988, p. 10.

5
Pablo CARMONA PASCUAL: Libertarias y contraculturales: el asalto a la sociedad disciplinaria: entre Barcelona y Madrid 1965-
1979, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2012. Tesis doctoral; Ramón GONZÁLEZ FÉRRIZ: La revolución divertida,
Barcelona, Debate, 2012; Mónica GRANELL TOLEDO: Verdes, rosas y violetas, espacios políticos y nuevos movimientos
sociales: la revista Ajoblanco (1974-1977), en José María Ortiz de Orruño Legarda, Javier Ugarte Tellería, Antonio Rivera Blanco
(coords.): Movimientos sociales en la España contemporánea, [en línea] http://www.ahistcon.org/docs/Vitoria4-movimientos.
pdf; Antonio ORIHUELA: Poesía, pop y contracultura en España, Madrid, Berenice, 2013; Jordi MIR GARCÍA: “Salir de los
márgenes sin cambiar de ideas. Pensamiento radical, contracultural y libertario en la Transición Española”, Ayer, nº 81, 2011.

6
Pepe RIBAS: “La madura locura de juventud”, Ajoblanco, nº 68 (1994), y entrevistas habidas con el autor.

7
Pau MALVIDO: Nosotros los malditos, Barcelona, Anagrama, 2004, pp. 24, 30, 32, 44, y 52.

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

141
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

8
NAZARIO: La Barcelona de los setenta vista por Nazario y sus amigos, Castellón, Ellago Ediciones, 2005, pp. 46-102.

9
NAZARIO: La Barcelona..., op. cit., p. 56.

10
Mónica GRANELL TOLEDO: Ajoblanco..., op. cit., p. 281.

11
Pepe Ribas fue entrevistado el 18 de Junio de 2013 con objeto de la realización de este proyecto, aprovechando la
presentación de su novela Encuentro en Berlín en la librería Cálamo de Zaragoza.

12
Pepe RIBAS: “El periodista deje de existir cuando escribe lo que dicen los poderosos”, citado en Mónica GRANELL
TOLEDO: Ajoblanco..., op. cit., p. 282.

13
“Editorial”, Ajoblanco, nº 1 (1974), p. 3. Según cuenta Pepe Ribas en sus memorias, y en las entrevistas el texto corresponde
a un manifiesto escrito por Toni Puig tras horas de debates entre los miembros de la redacción del primer número.

14
“Editorial”, Ajoblanco, nº 4 (1975), p. 5.

15
Ibíd.

16
“Editorial”, Ajoblanco, nº 2 (1974), p. 3.

17
Ibíd.

18
Teresa DURÁN: “El Manifest Groc, reeditat per l’Ajo”, Ajoblanco, nº 2 (1974), pp. 14-19.

19
Pepe RIBAS: Manifiesto de un visionario, Ajoblanco, nº 2 (1974), p. 21.

20
“Editorial”, Ajoblanco, nº 6 (1975), p. 9.

21
Joan ZAMBRANA: La alternativa..., op. cit., pp. 77-78.

22
“Editorial”, Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 5.

23
Pepe RIBAS, Los 70 a destajo, Ajoblanco y libertad, Barcelona, Destino, 2007, pp. 193-195.

24
Pepe RIBAS: “El fin de la civilización o el nacimiento de la postcivilización”, Ajoblanco, nº 0 (1974), pp. 16-17.

25
Pepe RIBAS: “Manifiesto...”, op. cit., p. 21.

26
Pepe RIBAS, “El fraude literario o en busca de literatura castellana”, Ajoblanco, Nº 3, (1975), pp. 6-7.

27
Ibíd, p. 6.

28
“Litercrak”, Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 30

29
Germán LABRADOR MÉNDEZ: Poéticas e imaginarios de la transición española. Campo, discursos, fracturas, Salamanca,
Universidad de Salamanca, 2008. Tesis doctoral, pp. 194, 355 y 553, refiere a Biel Mesquida (participó en la revista literaria
Diwan), como uno de los escritores importantes de la cultura juvenil de los setenta; a Xose Luis Méndez Ferrín, y a Xoan
Casado, poetas en la órbita de Leopoldo María Panero o Xaime Noguerol; Pepe RIBAS: Los 70..., op. cit., p. 300, también
aporta un dato sobre José Luis Millán, como miembro de la revista La mano en el cajón.

30
Juan Antonio HORMIGON:“El teatro español. Guión para un cambio posible”, Ajoblanco, nº 5 (1975), pp. 13-14.

31
María José RAGUÉ: “Marsillach, la huelga y una generación de mentiras”, Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 16.

32
María José RAGUÉ: “Sobre la posible muerte del teatro o el replanteamiento más radical de su función”, Ajoblanco, nº 1 (1974), p. 6.

33
Alberto MIRALLES: “El teatro independiente en el Boletín Oficial”, Ajoblanco, nº 5 (1975), pp. 16-17.

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

142
Ajoblanco. Una revista libertaria y contracultural, 1974-1975
Rosa Usón Bandrés

34
Xavier FABREGAS: “El teatro catalán. Una dramaturgia “diferente””, Ajoblanco, nº 5 (1975), pp. 20-21.

35
María José RAGUÉ: “Marsillach, la huelga y una generación de mentiras”, Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 16.

36
María DE BARBERÁ: “Marta Català hasta ahora actriz de Joglars crea un grupo de teatro feminista “Only women””,
Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 14.

37
“Informaciones sobre teatro Euskera”, Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 15.

38
María José RAGUÉ: “Joglars contra un teatro de prostitución”, Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 15; José Antonio CARBALLO:
“Alias Serrallonga: Primera aproximación al último montaje de Joglars”, Ajoblanco, nº 4 (1975), p. 25.

39
Ricard SALVAT: “ Ricard Salvat=Sobre mi trabajo teatral”, Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 22.

40
Alex BROCH: “Ciclo Internacional de Teatro Contemporáneo”, Ajoblanco, nº 5 (1975), pp. 19-20.

41
Eduard DELGADO y María VILANOVA: “Inter/Action/Space”, Ajoblanco, nº 5 (1975), p. 24.

42
Sara DE AZCÁRATE et al.: “Cineprajna, O el cine de la espontánea sabiduría”, Ajoblanco, nº 1 (1974), p.18.

43
Enrique LÓPEZ, Ignacio NART y Fernando MIR: “Cineprajna”, Ajoblanco, nº 4 (1975), p. 22.

44
Albert ABRIL y Quim MONZÓ: “Simplemente Salida (desayuno con diamantes para la eternidad)”, Ajoblanco, nº 2 (1974), p. 22.

45
S. ERASO BELOKI, Y. ROMERO GÓMEZ, M. J. BORJA-VILLEL y P., ROMERO (dirs.): Desacuerdos sobre arte, políticas y
esfera pública en el Estado español, Proyecto de investigación coproducido entre Arteleku, Diputación Foral de Guipúzcoa,
centro José Guerrero, Diputación de Granada, Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, y Universidad Internacional
de Andalucía, p. 23.

46
Agrupación de cineastas, fotógrafos, arquitectos, pintores y diseñadores con un estudio en una torre situada en una de las
colinas que rodeaban Barcelona, creado a partir de la escuela barcelonesa Eina. En “Súper 8”, Ajoblanco, nº 4 (1975), p. 18.

47
“Porque todavía somos utopistas”, Ajoblanco, nº 1 (1975), p. 3.

48
Murray BOOKCHIN: El anarquismo en la sociedad de consumo, Barcelona, Kayrós, 1976.

49
“Escucha, marxista”, Ajoblanco, nº 3 (1975), pp. 14-22.

50
Ibíd., p. 401.

51
Jordi MIR GARCÍA: “Salir de los márgenes sin cambiar de ideas. Pensamiento radical, contracultural y libertario en la
Transición Española”, Ayer, nº 81 (2011), pp. 100-101.

52
Aranzazú SARRÍA BUIL: “Ajoblanco (1974-1980), cuando la forma quiere ser fondo” en N. LUDEC y A. SARRÍA BUIL
(eds.): La morfología de la prensa y del impreso: la función expresiva de las formas, Bordeaux, Presses Universitaires de
Bordeaux, 2010, p. 158.

53
“Contraportada”, Ajoblanco, nº 7 (1975).

54
Luis RACIONERO: “Like a Rolling Stone”, Ajoblanco, nº 7 (1975), p. 4.

55
Aranzazú SARRÍA BUIL: “Ajoblanco...”, op. cit., p. 156.

56
Pepe RIBAS: Los 70..., op. cit., pp. 499- 524.

57
“Taller 7”, Ajoblanco, nº 2 (1974), p. 20.

58
“O.D.A.F.”, Ajoblanco, nº 7 (1975), p. 11.

59
Ibíd., p. 11.

CUADERNOS IBEROAMERICANOS. REVISTA DE HISTORIA Y COMUNICACIÓN (CIHC) I EL EXILIO ESPAÑOL REPUBLICANO I NÚM. 1 - AÑO 2015

143