Está en la página 1de 8

Iglesia Cristiana Berea – Pastor Gabriel Ferrer y Yolanda Rodríguez

PALABRAS CLAVE: ATRIBUTOS DE DIOS: PODER, OMNIPOTENCIA


(TODOPODEROSO).

¿Cómo se manifiesta el atributo de la


omnipotencia en las Escrituras?
¿Cómo se manifiesta el atributo de la
omnipotencia de Dios en sus promesas y
pactos?
¿Qué relación hay entre esta manifestación
del poder de Dios con sus pactos?

¡Dios les bendiga! En el Paso anterior vimos el regalo de la vida eterna con todas las
promesas y bendiciones que ella contiene, y a las cuales tenemos acceso mediante el Nuevo
Pacto. También estudiamos los versículos 29 y 30 de Jeremías 31 cuyo tema es justamente
el Nuevo Pacto. Nos hicimos dos preguntas de las cuales resolvimos la primera; para la
segunda adelantamos una respuesta que completaremos en este Paso; veamos la pregunta
y una parte de la respuesta:

Parte de la respuesta es que el profeta Jeremías


enuncia los dos versículos, 29 y 30, para
establecer un contraste claro y marcado entre
la Ley, el Antiguo Pacto, y la gracia, el Nuevo
Pacto del que habla el profeta en el capítulo 31.
De esta manera, el Señor da la buena noticia, la
buena nueva, de la redención que Cristo con el
Nuevo Pacto haría para librarnos de la Ley, de la
dentera, de las uvas agrias, de las maldiciones
de la Ley para que recibamos las bendiciones
del Nuevo Pacto.

1
Iglesia Cristiana Berea – Pastor Gabriel Ferrer y Yolanda Rodríguez

Veremos estas bendiciones en el Paso de hoy; así que preparémonos porque conoceremos
más del poderoso pacto en el cual nos encontramos, por cuanto nos hemos arrepentido de
nuestros pecados, hemos recibido a Cristo en nuestros corazones y permanecemos en Él,
velando por su pronta venida. Leamos los versículos 31 y 32 de Jeremías capítulo 31
(Subraya “nuevo pacto”, “el pacto que hice con sus padres”, “invalidaron mi pacto”):

31
He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de
Israel y con la casa de Judá.
32
No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la
tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos,
dice Jehová.

• ¿Ya han llegado los días en que Dios ya ha cumplido su Palabra de hacer Nuevo Pacto?
¿Por qué?: _____________________________________________________________
_________________________________________________________________________
• ¿Para quién ya se ha aplicado la Palabra profética?: ____________________________
_________________________________________________________________________
• ¿Para quién todavía no se ha aplicado la Palabra profética y por qué?: _____________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
• ¿A qué pacto se refiere el Señor cuando dice “el pacto que hice con sus padres el día
que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto”?: ________________________
_________________________________________________________________________
• ¿Por qué dice que ellos invalidaron dicho pacto? (Puedes leer Deuteronomio 31: 16) : _
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________
• ¿Cuál fue la consecuencia de que ellos invalidaran dicho pacto?: __________________
_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

Ciertamente ya han llegado los días profetizados por Jeremías, porque ya se cumplió la
Palabra al venir Cristo, la Simiente, a morir por nuestros pecados; su obra redentora es el
Nuevo Pacto profetizado. Pero es la Iglesia, y no Israel, la que está disfrutando la aplicación
del Nuevo Pacto y será la primera en recibir todas las promesas y bendiciones contenidas
en dicho pacto. Israel está en desobediencia, pues ha rechazado hasta el momento al
Mesías, al autor y consumador de la fe, a Cristo; esta nación sigue en su religión del judaísmo
y en las prácticas del siglo malo y de este mundo cuyo príncipe es Satanás.

2
Iglesia Cristiana Berea – Pastor Gabriel Ferrer y Yolanda Rodríguez

El pacto al que se refiere el Señor en Jeremías 31: 32 es el Pacto de la Ley que le fue dada a
Israel por mano de Moisés, después de que salieron de Egipto. Este Pacto lo invalidó Israel
porque violaron todos los mandamientos, al adorar los dioses de las naciones, al fornicar y
entregarse a la idolatría, con lo cual vinieron todas las abominaciones, incluyendo el
asesinato de sus propios hijos que los hacían pasar por fuego ofreciéndoselos a ídolos como
Moloc. La consecuencia de estos pecados fue el exilio; el Señor sacó a Israel/Judá de la tierra
prometida con muerte y desolaciones, los sometió a la cautividad bajo los imperios asirio y
babilónico.

La lectura de Jeremías 31: 31 y 32 nos lleva a hacernos la siguiente pregunta:

• Intenta dar una respuesta a esta


pregunta: ______________________
_________________________________
_________________________________
_________________________________
_________________________________
_________________________________
_________________________________

Para responder a esta pregunta leamos Gálatas 3: 16-17 (Subraya “las promesas”,
“simiente”, “El pacto”, “previamente”, “la ley”, “después”, “no lo abroga, para invalidar la
promesa”):

16
Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las
simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es
Cristo.
17
Esto, pues, digo: El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo, la ley que
vino cuatrocientos treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa.

18
Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a
Abraham mediante la promesa.
• ¿A quiénes fueron hechas las promesas?: _____________________________________
_________________________________________________________________________
• ¿Con quién ratificó Dios Padre el pacto?: _____________________________________
_________________________________________________________________________

3
Iglesia Cristiana Berea – Pastor Gabriel Ferrer y Yolanda Rodríguez

• ¿Cuándo ratificó Dios este pacto? (fíjate bien en el “previamente” y en el “después”): _


_________________________________________________________________________
_________________________________________________________________________

La respuesta a la pregunta que nos hicimos antes de leer el pasaje de Gálatas 3 es la


siguiente: Dios no desechó a Israel a pesar de que este invalidó el Pacto de la Ley por cuanto
había hecho un pacto previamente con Abraham a quien le hizo todas las promesas de los
pactos anteriores.

Ahora bien, Pablo dice que antes del Pacto de la Ley, Dios le ratificó a Cristo el pacto, pues
dice: “El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo”, porque Él es la simiente
prometida a Abraham (Gálatas 3: 16) y esta ratificación del pacto implicaba también las
promesas, porque dice “a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente” (Gálatas
3: 16).

Pablo agrega que después del pacto con Abraham y su simiente Cristo, cuando
transcurrieron los 430 años (los 400 de cautividad profetizados a Abraham cuando Dios le
ratificó el pacto [Génesis 15: 13] contados desde antes cuando le habló por primera vez; y
el tiempo de la salida de Egipto y el peregrinaje en el desierto hasta Horeb), Dios le dio la
Ley a Israel, es decir, que hizo Pacto con este pueblo; y este pacto y esta ley fueron violadas
por el pueblo. Pero la promesa permanecía desde antes, el juramento, al que nunca faltaría
ni faltará Dios; por ello el apóstol dice que la Ley no abroga el pacto con Abraham y su
simiente, Cristo, para invalidar la promesa.

Esta ratificación del pacto con Abraham, y a su simiente, fue la garantía para el Nuevo Pacto
que el Señor instituyó en la primera venida de Cristo (la venida de la simiente); pero el Señor
tuvo que vencer la muerte para poder tomar todas las promesas y darlas a todos aquellos
que acepten el Nuevo Pacto y permanezcan en él. El Señor cumplió como hombre, como
segundo Adán, todos los requisitos para recibir el cumplimiento del pacto del cual él mismo
era autor y consumador; y con este cumplimiento ratificó todos los pactos anteriores y
garantizó todas sus promesas. Los requisitos que cumplió Cristo como hombre son: ser
santo, sin pecado, ser eterno por cuanto resucitó y fue glorificado.

Y a través de Cristo, nosotros, la Iglesia, recibiremos las bendiciones del Nuevo Pacto, todas
sus promesas; luego, Israel y todos los otros gentiles las recibirán cuando se arrepientan y
reciban a Cristo como único Señor y Salvador. Veamos estas poderosas promesas y
bendiciones; leamos Jeremías 31: 33-34 (Subraya “porque perdonaré la maldad de ellos, y
no me acordaré más de su pecado”, “desde el más pequeño de ellos hasta el más grande”):

4
Iglesia Cristiana Berea – Pastor Gabriel Ferrer y Yolanda Rodríguez

33
Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice
Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios,
y ellos me serán por pueblo.
34
Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce
a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más
grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su
pecado.

• Escribe las promesas y bendiciones del Nuevo Pacto que se describen aquí (son 6):

(1)_______________________________________________________________________

(2)_______________________________________________________________________

(3)_______________________________________________________________________

(4)_______________________________________________________________________

(5)_______________________________________________________________________

(6)_______________________________________________________________________

• ¿Cuándo todos se recibirán todas estas promesas y bendiciones? (Recuerda que las
recibirán solo los salvos en Cristo): _________________________________________

Compara ahora Jeremías 31: 33, en la última parte del versículo, con Apocalipsis 21: 3
(Subraya con color lo que coincide en ambos versículos):

3
Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí
“… y yo seré a ellos por Dios, y el tabernáculo de Dios con los hombres, y él
ellos me serán por pueblo”. morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios
(Jeremías 31: 33) mismo estará con ellos como su Dios.
(Apocalipsis 21)

Como pudiste darte cuenta al comparar los dos versículos, Jeremías está hablando del Reino
Eterno cuando todos conozcan al Señor, por cuanto Él les dará su ley en sus mentes, y la
escribirá en sus corazones para que le obedezcan y le adoren para siempre. Por supuesto

5
Iglesia Cristiana Berea – Pastor Gabriel Ferrer y Yolanda Rodríguez

que todos estarán glorificados, con un cuerpo sin muerte y sin pecado. Pero la iglesia santa
que pronto será arrebatada tendrá todas estas promesas primero, tendrá el cumplimiento
de todas las promesas.

Ahora, queremos que note un detalle muy importante: Jeremías dice que todos conocerán
al Señor y agrega “desde el más pequeño de ellos hasta el más grande”; claramente está
hablando de bebés y niños aquí en el Reino Eterno. No se está refiriendo a grandes y
pequeños en términos sociales porque la estructura de la sociedad, que está bajo pecado,
no existirá en el Reino Eterno, pues es un reino de justicia y santidad.

El término en hebreo para “pequeño” es qâṭân que significa “pequeño en cantidad, medida
o edad”; y la palabra para “más grandes” es gâdôl que significa “el más grande, por lo tanto
el más viejo”; esta palabra a su vez proviene del término gâdal que significa “el aumentado,
incrementado”. En el Reino eterno habrá diferentes edades, diferentes generaciones, pero
no habrá vejez física, porque ya no habrá ni pecado ni muerte.

Esto indica que habrá descendencia santa en el Reino Eterno. Se ha pensado que en el Reino
Eterno solo habrá adultos detenidos en el tiempo para siempre; que no habrá ni bebés, ni
niños. Si esto fuera así, entonces ¿Por qué en tantos pasajes de la Escritura se habla de
generación tras generación? ¿Por qué se habla de niños y jóvenes en el Reino Eterno en los
pasajes del Antiguo Testamento, referidos a la restauración de Jerusalén o Sion cuyo
contexto es el Reino Eterno? ¿Por qué se habla de la descendencia “después de ti”? ¿Por
qué el Señor dio la promesa que de los niños y de los que maman Él fundó la alabanza? ¿Por
qué el Señor dijo que dentro de las promesas de los pactos está la descendencia y los pactos
son inmutables y eternos? ¿Cuándo se cumplirán estas Palabras, estas promesas?

6
Iglesia Cristiana Berea – Pastor Gabriel Ferrer y Yolanda Rodríguez

Ciertamente Dios no es hombre para mentir ni hijo de hombre para arrepentirse; Él es


inmutable y su Palabra no cambia; por ello dijo en Hebreos 6: 17-19 (Subraya
“inmutabilidad”, “inmutable”):
17
Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la promesa la
inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento;
18
para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un
fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.
19
La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro del velo,
20
donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden
de Melquisedec.

• Escribe en el tablero que tiene la imagen lo que dice el pasaje que leíste, pero en primera
persona (YO); en el versículo 17 escribe una declaración con “heredero de la promesa”;
en el 18, escribe otra con “tener fortísimo consuelo”, y otra con “acudir para asirse de
la esperanza…”; en el versículo 19 escribe otra declaración con “tener como segura y
firme ancla del alma”.

7
Iglesia Cristiana Berea – Pastor Gabriel Ferrer y Yolanda Rodríguez

¡Todas las promesas del Nuevo Pacto las tenemos a través de la Simiente, porque en Cristo
todas las promesas son en Él Sí y en Él amén! Las tendremos porque Cristo entró a través
del velo al Lugar Santísimo; entró por nosotros y es nuestro sumo sacerdote para guardar
los bienes venideros de la herencia eterna, las promesas. ¡Pronto veremos el poder del
Nuevo Pacto manifiesto en nosotros cuando seamos glorificados!

En el siguiente Paso terminaremos de estudiar el capítulo 31 de Jeremías donde se ratifica


y confirma el Nuevo Pacto.

Padre santo
Inmutable Dios eterno
Te has glorificado mediante tus pactos
En los que mostrarás tu poder infinito
Cumplirás cada una de tus promesas
Para que seas alabado, Dios de toda gloria
Señor Jesús, mi amado Redentor
Me darás simiente bendita
Porque has ungido todo mi ser
Para darte descendencia santa
Que te adorará por la eternidad
No soy digno de tus misericordias firmes
Gracias por tu amor eterno
Con el que me has amado
Oro en el nombre de Jesús
AMÉN

LA BATALLA DE SALVACIÓN. Culto dominical 3 de Mayo 2020 Berea. Youtube


REY ETERNO. Culto 25 de Marzo 2020 - PREDICA 1 Berea / Alabanza Berea - Rey Eterno.
Youtube.

También podría gustarte