Está en la página 1de 10

INTRODUCCIÓN

El Aprendizaje Basado en Problemas (ABP) es uno de los métodos de


enseñanza - aprendizaje que surgió en el entorno de las ciencias de la salud a
finales de los años sesenta, desde entonces el modelo tradicional se fue
adaptando a nuevas realidades, así fue avanzando y tomando más arraigo en
las instituciones de educación superior en los últimos años.
El camino que toma el proceso de aprendizaje convencional se invierte al
trabajar en el ABP, mientras tradicionalmente primero se expone la información
y posteriormente se busca su aplicación en la resolución de un problema, en el
caso del ABP primero se presenta el problema, se identifican las necesidades
de aprendizaje, se busca la información necesaria y finalmente se regresa al
problema.
En el recorrido que viven los alumnos desde el planteamiento original del
problema hasta su solución, trabajan de manera colaborativa en pequeños
grupos, compartiendo en esa experiencia de aprendizaje la posibilidad de
practicar y desarrollar habilidades, de observar y reflexionar sobre actitudes y
valores que en el método convencional expositivo difícilmente podrían ponerse
en acción.
La experiencia de trabajo en el pequeño grupo orientado a la solución del
problema es una de las características distintivas del ABP. En estas actividades
grupales los alumnos toman responsabilidades y acciones que son básicas en
su proceso formativo; el ABP es usado en muchas universidades como
estrategia curricular en diferentes áreas de formación profesional.
La estrategia ABP se expandió hacia otras áreas y disciplinas tan diversas
como la Física, Matemática, Derecho, Economía, Ingenierías, Negocios,
Idiomas, etc., aunque Medicina continúa liderando las publicaciones y
referencias bibliográficas. También se ha proyectado sobre otros niveles de
enseñanza desde la escuela inicial hasta la secundaria, abarcando así todos
los niveles educativos formales (IMSA, 2008). De este modo el ABP puede
adoptarse como estrategia común a lo largo del plan de estudio de una carrera,
o como estrategia didáctica para un solo curso aislado, o como una actividad
dentro del curso, factible de combinar con otras estrategias.
APRENDIZAJE BASADO EN PROBLEMAS

Historia
El aprendizaje basado en problemas se inició en la Escuela de Medicina de la
Universidad de McMaster (Canadá) y se ha revelado con éxito como una
metodología para el aprendizaje significativo. En 1965, John Evans, decano
fundador de la Escuela de Medicina, lideró durante siete años a un grupo de
médicos identificados con la investigación y con un perfil como educadores.
Con ellos nació un proyecto docente con una filosofía de la educación que se
apartaba radicalmente del statu quo.
Con el aporte de la psicología cognitiva fueron gestadas estrategias de
enseñanza/aprendizaje englobadas en lo que comúnmente denominamos
constructivismo, y de las cuales el ABP es solo una de sus expresiones. Este
paradigma tiene más que ver con estrategias de enseñanza/aprendizaje en las
cuales se fomenta el auto-aprendizaje y una participación más activa de los
alumnos y un rol más dinámico y versátil para el profesor como facilitador del
aprendizaje. Esto en oposición al paradigma conductista más relacionado al
sistema de recompensas, pensamiento deductivo, sujetos más bien pasivos,
uniformidad y rol dominante del docente.

Definición
Es una metodología, una experiencia pedagógica que involucra a los
estudiantes en un aprendizaje autodirigido, apoyado por el profesor, motiva el
aprendizaje independiente, favorece el pensamiento crítico y las habilidades de
solución de problemas junto con el aprendizaje de contenidos a través del uso
de situaciones o problemas del mundo real.

Fases del desarrollo ABP


El proceso de trabajo En la versión utilizada por la Universidad de Maastricht,
los estudiantes siguen un proceso de 7 pasos para la resolución del problema
(Moust, Bouhuijs y Schmidt, 2007; Schmidt, 1983):
1. Aclarar conceptos y términos: Se trata de aclarar posibles términos del
texto del problema que resulten difíciles (técnicos) o vagos, de manera que
todo el grupo comparta su significado.
2. Definir el problema: Es un primer intento de identificar el problema que el
texto plantea. Posteriormente, tras los pasos 3 y 4, podrá volverse sobre esta
primera definición si se considera necesario.
3. Analizar el problema: En esta fase, los estudiantes aportan todos los
conocimientos que poseen sobre el problema tal como ha sido formulado, así
como posibles conexiones que podrían ser plausibles. El énfasis en esta fase
es más en la cantidad de ideas que en su veracidad (lluvia de ideas).
4. Realizar un resumen sistemático con varias explicaciones al análisis
del paso anterior: Una vez generado el mayor número de ideas sobre el
problema, el grupo trata de sistematizarlas y organizarlas resaltando las
relaciones que existen entre ellas.
5. Formular objetivos de aprendizaje: En este momento, los estudiantes
deciden qué aspectos del problema requieren ser indagados y comprendidos
mejor, lo que constituirá los objetivos de aprendizaje que guiarán la siguiente
fase.
6. Buscar información adicional fuera del grupo o estudio individual: Con
los objetivos de aprendizaje del grupo, los estudiantes buscan y estudian la
información que les falta. Pueden distribuirse los objetivos de aprendizaje o
bien trabajarlos todos, según se haya acordado con el tutor.
7. Síntesis de la información recogida y elaboración del informe sobre los
conocimientos adquiridos: La información aportada por los distintos
miembros del grupo se discute, se contrasta y, finalmente, se extraen las
conclusiones pertinentes para el problema.
Etapas
El ABP se desarrolla en tres etapas fundamentales: en la primera, denominada
etapa cero, se reúnen los tutores del nivel con el coordinador y se determinan
los contenidos y las competencias que definen el problema que se va a
proponer. En la segunda etapa, cada grupo conformado por un máximo de 10
estudiantes con un tutor experto en la estrategia y con conocimiento de los
contenidos, trabaja durante tres sesiones de tres horas cada una para el
trabajo grupal y el resto de la semana se dedica exclusivamente a la consulta
de las diversas fuentes de información. En la última etapa se debe evaluar la
estrategia, realimentar a los participantes y disponer los correctivos necesarios.

Objetivos del ABP


El ABP busca un desarrollo integral en los alumnos y conjuga la adquisición de
conocimientos propios de la especialidad de estudio, además de habilidades,
actitudes y valores. Se pueden señalar los siguientes objetivos del ABP:

· Promover en el alumno la responsabilidad de su propio aprendizaje.


· Desarrollar una base de conocimiento relevante caracterizada por
profundidad y flexibilidad.
· Desarrollar habilidades para la evaluación crítica y la adquisición de nuevos
conocimientos con un compromiso de aprendizaje de por vida.
· Desarrollar habilidades para las relaciones interpersonales.
· Involucrar al alumno en un reto (problema, situación o tarea) con iniciativa y
entusiasmo.
· Desarrollar el razonamiento eficaz y creativo de acuerdo a una base de
conocimiento integrada y flexible.
· Monitorear la existencia de objetivos de aprendizaje adecuados al nivel de
desarrollo de los alumnos.
· Orientar la falta de conocimiento y habilidades de manera eficiente y eficaz
hacia la búsqueda de la mejora.
· Estimular el desarrollo del sentido de colaboración como un miembro de un
equipo para alcanzar una meta común.

Beneficios

Además de desarrollar competencias específicas de la disciplina, algunas


investigaciones han demostrado que los estudiantes logran desarrollar otras
competencias genéricas. Entre ellas se identifica el trabajo en equipo y
multidisciplinario para la solución de problemas de la comunidad. Se destaca la
importancia que le dan los estudiantes al ABP cuando avanzan en sus estudios
y adquieren un mayor conocimiento sobre él. Asimismo, ellos consideran la
estrategia del ABP más significativa en el logro de su aprendizaje, con un
abordaje integral del conocimiento.
La estrategia de enseñanza para el aprendizaje activo ABP contempla las
siguientes características constructivistas del aprendizaje (Campaner & Gallino,
2008):

· El aprender es una búsqueda de significado. Por lo tanto, el aprender debe


iniciarse con los eventos, situaciones, fenómenos, etc., alrededor de los
cuales los alumnos están intentando activamente construir significado.

·  El significado requiere de la comprensión del todo, así como de las partes. Y
las partes deben ser entendidas en el contexto de esos “todos”. Por lo tanto,
el proceso de aprendizaje se centra en los conceptos primarios, no en hechos
aislados.

· El ABP ofrece un espacio para comprender los modelos mentales que los
estudiantes utilizan a fin de percibir el mundo y las justificaciones y
fundamentos que asumen para apoyar esos modelos.
Diferencias entre ABP y otras estrategias didácticas

En un proceso de aprendizaje En un proceso de Aprendizaje Basado en


tradicional: Problemas:

El profesor asume el rol de experto o Los profesores tienen el rol de facilitador,


autoridad formal. tutor, guía, co-aprendiz, mentor o asesor.

Los profesores transmiten la Los alumnos toman la responsabilidad de


información a los alumnos. aprender y crear alianzas entre alumno y
profesor.

Los profesores organizan el Los profesores diseñan su curso basado


contenido en exposiciones de en problemas abiertos.
acuerdo a su disciplina. Los profesores incrementan la motivación de
los
estudiantes presentando problemas reales.

Los alumnos son vistos como Los profesores buscan mejorar la iniciativa
“recipientes vacíos” o receptores de los alumnos y motivarlos. Los alumnos
pasivos de información. son vistos como sujetos que pueden
aprender por cuenta propia.

Las exposiciones del profesor son Los alumnos trabajan en equipos para
basadas en comunicación resolver problemas, adquieren y aplican el
unidireccional; la información es conocimiento en una variedad de contextos.
transmitida a un grupo de alumnos. Los alumnos localizan recursos y los
profesores los guían en este proceso.

Los alumnos trabajan por separado. Los alumnos conformados en


pequeños grupos interactúan con los
profesores quienes les ofrecen
retroalimentación.

Los alumnos absorben, transcriben, Los alumnos participan activamente en la


memorizan y repiten la información resolución del problema, identifican
para actividades específicas como necesidades de aprendizaje, investigan,
pruebas o exámenes. aprenden, aplican y resuelven problemas.
El aprendizaje es individual y de Los alumnos experimentan el aprendizaje en
competencia. un ambiente cooperativo.

Los alumnos buscan la Los profesores evitan solo una “respuesta correcta” y
“respuesta correcta” para ayudan a los alumnos a armar sus preguntas,
tener éxito en un examen. formular problemas, explorar alternativas y tomar
decisiones efectivas.

La evaluación es Los estudiantes evalúan su propio proceso así como los


sumatoria y el profesor demás miembros del equipo y de todo el grupo. Además
es el único evaluador. el profesor implementa una evaluación integral, en la que
es importante tanto el proceso como el resultado.

Filosofía de la metodología ABP

El proceso de enseñanza-aprendizaje ha tenido incontables definiciones


durante el transcurso de algunos siglos, pero a finales del siglo XX se ha
abultado la concepción de dicho proceso en dos grandes paradigmas: el
conductismo y el constructivismo, donde este último ha preponderado en los
últimos años.

Aporte Constructivista al ABP:


1. La comprensión se da en nuestra interacción con el ambiente.
No podemos hablar de qué es aprendido separadamente(Concepto) de cómo
es aprendido(Estrategia), como si toda una variedad de experiencias nos
condujera al mismo entendimiento. Más bien, lo que nosotros comprendemos
es una función del contenido, del  contexto,  de la  actividad  de aprendizaje.
Ya  que comprender es una  construcción individual, no  podemos compartir
comprensiones  pero sí podemos medir el grado  hasta el cual todas las
comprensiones  individuales son compatibles.  Una  implicación  de esta
proposición  es que la cognición no  está sólo dentro del individuo  sino
que es una parte de todo el  contexto.

2. Los conflictos cognitivos o el desconcierto, son los estímulos para el


aprendizaje y determinan la organización y naturaleza de lo que es aprendido.
Este conflicto inicia un proceso de desequilibrio en la estructura cognitiva del
sujeto, al que debe seguir una nueva reequilibración, resultado de un
conocimiento enriquecido. De este modo, el conflicto cognitivo puede ser un
factor dinamizador fundamental del aprendizaje y desarrollo.
Cuando estamos en un ambiente de aprendizaje hay estímulos o metas. Esta
meta no es sólo un estímulo para el aprendizaje, sino el factor primario que
determinará aquello en lo que el aprendiz enfoca su atención, a qué
experiencia  previa el aprendiz recurre para basar en ella la construcción
de una comprensión,  y básicamente, qué entendimiento es eventualmente
construido. En términos de Dewey es lo problemático lo que lidera y organiza
el aprendizaje. (Dewey, 1938). Para  Piaget lo que conduce al aprendizaje,
es  la necesidad  de acomodación   cuando las experiencias
actuales no pueden ser asimiladas   en los esquemas existentes.

3. El conocimiento evoluciona a través de la negociación social y de la


evaluación de la  viabilidad de las comprensiones individuales.
El  ambiente  social es  crítico para  el desarrollo de  nuestras
comprensiones  individuales así como para  el desarrollo del conjunto de
proposiciones que llamamos conocimiento. En un nivel individual, los otros
individuos  son un mecanismo primario para evaluar nuestras
comprensiones. Los grupos colaborativos son importantes porque podemos
evaluar nuestras comprensiones y  examinar las comprensiones de otros
como un mecanismo de enriquecimiento, interconexión y expansión de
nuestra comprensión sobre hechos o   fenómenos particulares. Como
von Glaserfeld (1989) ha anotado, las otras personas son una gran
fuente de miradas alternativas que desafían nuestra  mirada actual y con
esto sirven como una fuente de desconcierto que estimula nuevos
aprendizajes.
La segunda función del ambiente social  es el desarrollo del grupo de
proposiciones que llamamos  conocimiento. Buscamos proposiciones que
sean compatibles  con nuestras construcciones individuales y nuestra
comprensión del mundo. Por lo tanto, los hechos son  hechos porque hay un
gran acuerdo sobre ellos, no porque exista alguna verdad última
inherente al hecho. Antes se creía que la tierra era plana y que el sol se movía
alrededor de ella. Hace poco, también era un hecho que las partículas
más pequeñas de la naturaleza eran los electrones, protones y
neutrones.
 Estos  eran hechos  porque era un  acuerdo general que  los conceptos y
principios  provenientes de estas miradas  proveían la mejor interpretación
de nuestro mundo. La misma búsqueda  por viabilidad sostiene nuestra
vida diaria.  En ambos casos, los conceptos que llamamos conocimientos
no representan una verdad última, sino que son simplemente   la
interpretación más viable de nuestra experiencia del mundo. (Ver Resnick,
1987).
La  consideración  importante en esta  tercera proposición es  que todas las
miradas, o  todas las construcciones, no  son igualmente viables. El
constructivismo  no es una mirada deconstruccionista en la cuál  todas las
construcciones son iguales simplemente porque  son experiencias
personales. Más bien, se busca la viabilidad  y por ende debemos
evaluar las comprensiones para determinar qué  tan apropiadamente nos
permiten interpretar y funcionar en el mundo. El  ambiente social en el que
vivimos es un factor primordial para proveernos de miradas  alternativas e
información adicional contra la que podamos probar la viabilidad de
nuestras comprensiones y sobre la cual construir un conjunto de
proposiciones (conocimiento)  compatible con dichas comprensiones.
(Cunningham, Duffy, y Knuth, 1991). A continuación, discutiremos  la
negociación social del significado y la comprensión basada en la viabilidad.

El Conductismo y el Constructivismo:

El conductismo basaba el proceso de enseñanza en el condicionamiento de


una respuesta ante un estímulo determinado, es decir, la ley de acción y
reacción propio de las ciencias fácticas. Así, se pretendía que el alumnado
memorizara una respuesta para repetirla cuando la situación lo amerite.

En educación se ha optado por cambiar esa visión clásica de conductismo y


evolucionar hacia el constructivismo. Este último se ha desarrollado
principalmente por Jean Piaget y en Sudamérica por el reconocido biólogo
chileno Humberto Maturana, quien plantea una visión de aprendizaje centrado
en el alumno. Esta visión propone que los alumnos construyen su propio
aprendizaje desde una actitud y accionar activo. Avanzando así en el concepto
de considerar al sujeto como capaz de conocer y de crear su conocimiento.

En la actualidad, uno de los métodos del proceso de enseñanza- aprendizaje


que rescata en su totalidad las propuestas constructivistas es la del aprendizaje
basado en el problema (ABP), este método se basa en la inducción de un
concepto a partir de actividades que resultan ser estimulantes para estudiantes,
puesto que plantean preguntas o acciones a realizar con base en la indagación,
experimentación o en el ensayo. El alumnado aprende mejor si puede
manipular y descubrir, donde esta última acción está guiada por los profesores,
los cuales tienen el rol de acompañantes y tutoría en los pasos que cada
estudiante realiza, para disminuir la frustración y alentar la auto-superación y el
descubrimiento. Con esta forma de aprender los alumnos  desarrollan
habilidades tales como: resolución de problemas, toma de decisiones, trabajo
en equipo, argumentación, presentación de información, y actitudes y valores.

Reporte 1: Física I - Cañote


Problema ABP
Características de un problema ABP:

El problema debe ser motivador. Es decir, deberá producir interés en el


alumno para que este logre su aprendizaje.

El problema debe ser reflexivo por lo que debe llevar al alumno a tomar
decisiones o hacer juicios basados en hechos. El alumno deberá fundamentar
las suposiciones y razonamientos que haga.

Los objetivos del problema deben ser didácticos. Es decir, que contribuyan al
aprendizaje de un cierto tema. El problema servirá de guía a los estudiantes
para lograr su aprendizaje.

El problema debe incorporar los contenidos del curso de tal forma que estos
puedan ser relacionados con contenidos anteriores o de otras materias. Esto
promoverá una mayor investigación de parte del estudiante pues estará frente
a un problema multidisciplinario.

El problema debe ser abierto. Esto significa que debe tener múltiples
soluciones correctas. En consecuencia, el alumno se verá obligado a tomar
decisiones y hacer suposiciones.

El problema no debe tener todos los datos necesarios para resolver el


problema. Además, debe ser ambiguo y no tener los conceptos totalmente
claros.

El problema debe tener una complejidad tal que obligue a los alumnos a
trabajar de manera cooperativa con su grupo.

El problema debe relacionarse con lo que el alumno hará en su vida


profesional. Esto hará que se sientan identificados con la situación y así
aborden el problema con mayor interés.

El problema debe tener un contexto real. Esto permitirá que el alumno se vea
más interesado ya que el problema tendrá sentido para él. Un problema
tradicional no siempre tiene una aplicación a la realidad por lo que el alumno no
le encuentra sentido a su solución.

El problema debe ser adecuado para el nivel cognitivo del alumno. Esto le
permitirá tener un punto de partida para su investigación. Además, adquirirán
un conocimiento de mayor calidad sobre el tema.

El problema debe buscar que los alumnos trabajen necesariamente de manera


cooperativa.
Bibliografía:
Romero Medina, A. y García Sevilla, J. (2008). La elaboración de problemas ABP. En
J. García Sevilla (Coord.), El aprendizaje basado en problemas en la enseñanza
universitaria. (pp. 37-55). Universidad de Murcia.
http://www.um.es/docencia/agustinr/ie/prodcien/05-2008-capli-ElabProbl.pdf