Está en la página 1de 1

República Democrática del Congo se levanta

La República Democrática del Congo es el segundo país más grande de África y


cuenta con importantes riquezas minerales. Sin embargo, es uno de los países
más pobres del mundo y ha sido destruido por la guerra durante los últimos veinte
años. Gracias a los conflictos políticos en el país ha perdurado la inestabilidad
económica, lo que a su vez ha generado una pobreza extrema y muy difícil de
superar, entonces, ¿cómo es que Asili, un proyecto diseñado por el American
Refugee Committee (ARC) y IDEO.org para ayudar a mejorar las condiciones de
vida de los habitantes de Bukavu, lograra que este país se levante y supere la
pobreza?
“A sustainable community-owned health, agricultural, and water business in the
Democratic Republic of the Congo”, tal como se expone en la página Designkit
que nos brinda información de este fabuloso plan, Asili es un proyecto que ofrece
agua limpia, servicios agrícolas y una clínica de salud para las comunidades de la
zona a través de un negocio sustentable. Lo que hace especial a Asili es que se
diseñó y está dirigido por la propia gente del Congo, así es como con a la ayuda y
dirección de los diseñadores de IDEO.org lograron sacar adelante un proyecto que
va mucho más allá de la caridad y que beneficia directamente a los habitantes
proporcionándoles trabajo y generando una economía. Por esto, es que este gran
proyecto se caracteriza por entregar oportunidades mas que servicios gratuitos y
de baja calidad, ya que estos dependen de la donación de instituciones benéficas,
que muchas veces no tienen los recursos suficientes para alimentar y atender a
toda una comunidad, lo que genera un sistema que no ayuda a largo plazo a
aquellas personas y por lo que finalmente no da resultados. Este proyecto, que
paso por varias etapas para su creación, logro dar muy buenos resultados que se
traducen en mejores cosechas en la agricultura, mejores y mas servicios de salud,
que por lo demás abocan a la transparencia y hacen que mas personas estén
dispuestas pagar por el servicio y sistemas de energía eléctrica, aunque esto
último es prematuro.
En conclusión, se puede afirmar que el proyecto Asili es un programa que ayuda
realmente a las personas a superar la pobreza. Después de todo lo que han tenido
que pasar los habitantes del Congo no es para nada fácil salir adelante, incluso
con la ayuda de las organizaciones benéficas y sin fines de lucro, como el Comité
Americano de Refugiados, ha resultado un trabajo arduo y que ha tenido que
pasar por varias etapas, incluso, aún se sigue perfeccionado. Pero como dicen, el
sol siempre brilla después de la tormenta, así que con el esfuerzo y las habilidades
de los mismos habitantes del Congo pueden lograr que la pobreza por la que
atraviesan por fin se pueda superar.