Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD DEL TOLIMA

CREAD – BOGOTÁ

EL PORTAFOLIO ACADÉMICO

Por: JORGE EFRÉN NARVÁEZ RUIZ*

El proceso enseñanza aprendizaje, es un todo dinámico que requiere de


herramientas que le permitan evidenciar los avances significativos, de allí que
debe evaluar en forma constructiva los progresos de los estudiantes, razón por
la cual surge el uso del portafolio como elemento idóneo para lograr la
participación integradora del tutor y el estudiante no sólo a través de la
comprobación sino de la fiabilidad en el desarrollo y adquisición del
conocimiento.

Por eso se habla del portafolio en la Universidad y en la Educación a Distancia


como un instrumento que permita llegar a la evaluación integral del
aprendizaje, pues a través de él se logra conocer el progreso, proceso y
desarrollo seguido en el aprendizaje, debido a que implica mucho más al
estudiante, involucrándolo en su propia evaluación puesto que le exige tomar
conciencia de su actuar y lo lleva a conocer y demostrar tanto sus habilidades
cognitivas como metacognitivas y operacionales.

En otras palabras, el portafolio, logra relacionar la enseñanza y la evaluación


personal, de tal manera que el estudiante vaya adquiriendo una actitud positiva
frente al quehacer académico que le lleva a organizar, registrar y analizar los
trabajos universitarios como insumos propios de su quehacer.

Desde esta perspectiva el portafolio se convierte en una técnica que logra una
acción participativa – activa del estudiante frente a su experiencia y sobre todo
cambia la manera de estudiar y aprender convirtiéndolo en la evidencia del
desarrollo de sus destrezas académicas.

Por otra parte, el portafolio es considerado como una colección de los trabajos
que el estudiante ha realizado durante un período de su vida académica –
semestre-, - carrera -, con el asesoramiento de su profesor o tutor; quien va
recopilando los trabajos que evidencian sus esfuerzos, sus fortalezas o
debilidades, sus talentos, sus destrezas, sus logros y producciones; como lo
afirma Louise Rosenblatt: “ De todo esto surgirá una perspectiva más amplia y
un reajuste en el marco de valores con el que se hará frente a experiencias
posteriores en la literatura y en la vida” 1, de allí que éste debe tener un carácter
autoformativo y de autoaprendizaje que sea capaz de manifestar los saberes
adquiridos a lo largo del aprendizaje sobre cualquier materia, tema o curso.

Habituarse al trabajo académico es fomentar estructuras capaces de moldear


la experiencia para percibir con mayor amplitud el conocimiento que contribuya
a un desarrollo personal enriquecedor, creando responsabilidad frente a su
formación y a las implicaciones de la realidad social desde lo académico y
laboral. De tal manera que el uso del portafolio se convierte en una didáctica
1
Rosenblatt, L. M. (202) La literatura como exploración. Fondo de Cultura Económica.
que justifica el trabajo del estudiante, de sus lecturas a través del cual pone a
prueba sus conocimientos dando validez a su realidad cotidiana, que le
permite desarrollar diversas técnicas para lograr adquirir los diversos tipos de
conocimiento y que lo habilita a profundizar en sus saberes.

Pues bien, siguiendo con esta apreciación sobre el portafolio, éste es una
técnica que integra una serie de actividades centrales del aprendizaje, es decir,
cubre diversas áreas y facetas de la vida, pero a las que más nos acercamos
es a la académica, profesional y personal, de allí que el foco de atención sea
lograr implementar en el estudiante el entusiasmo, la indagación y romper con
la apatía frente a los propósitos que se ha impuesto.

Como el portafolio se considera un instrumento que alberga, documentos o


productos de cualquier índole que son dispuestos por el estudiante como
evidencia de su propio aprendizaje, se hace necesario establecer una
estructura que permita una ordenación pedagógicamente adecuada en relación
a ese cúmulo de conocimientos que irá recopilando, así el portafolio tendrá
esquemáticamente:

1. Planeación: seleccionar el enfoque de la materia o curso, la meta que se


propone desde lo personal y grupal – CIPAS -.
2. Implementación: desarrollo de preguntas generadoras, apuntes tomados
durante las tutorías ya sea desde el tutor o de los grupos participantes en las
actividades de socialización de documentos, trabajos personales y de grupo.
3. Acción: reflexiones tanto personales o grupales en torno a los núcleos
problémicos desarrollados durante las tutorías. ¿Qué aprendí? ¿Cómo lo
aprendí?, ¿Qué cosas fueron difíciles?

Así el portafolio, se convierte en la evidencia del desarrollo de destrezas


académicas, debido a que el estudiante hace una colección selectiva de
trabajos, junto con una reflexión sobre el proceso de elaboración y sobre sus
resultados convirtiéndose en un medio dinámico y progresivo en torno a las
principales fortalezas y logros del aprendizaje, fomentando con ello la
autocrítica y la independencia desde su progreso hasta el alcance de sus
metas.

Es de esta manera como se genera en el estudiante la autoeficacia, es decir,


el juicio que se hace sobre las propias habilidades para realizar actividades
específicas como las que le competen como estudiante y futuro profesional
perspectiva que la explica Albert Bandura al afirmar: “las personas que creen
en sus habilidades piensan, sienten y se comportan de manera diferente de las
que dudan de sus propia capacidad” 2. Que quiere decir tener en cuenta el
rendimiento específico y no las expectativas de sus consecuencias y
resultados.

Ahora bien, debido a que el portafolio es considerado como una herramienta


busca en el estudiante fomentar una serie de principios que regulen el

2
Bandura. A. Australian Journal Of Management. En. Organizational Applicactions of Social Theory.
Diciembre de 1988.
aprendizaje y en especial le permita lograr una autoevaluación en torno a su
actividad cotidiana, por ello es válido manifestarlos en el sentido de:

 Permitir un seguimiento a los estudiantes, según vayan avanzando en el


desarrollo de sus competencias.
 Desarrollar la autoevaluación
 Mantener actualizado el curso
 Reflexionar sobre el aprendizaje que se ha obtenido
 Modificar la percepción de la experiencia académica vivida

Finalmente, quisiera plantearles a manera de organización la distribución


esquemática de la estructura del portafolio con el fin de lograr personalizar la
actividad de desarrollo y obtener mejores resultados del aprendizaje:

1. Portada: atractiva y representativa del contenido del portafolio.


2. Presentación: fortalezas, limitaciones y expectativas
3. Directorio: nombres, direcciones, e-mails, números telefónicos
4. Horario de estudio, personal y CIPAS
5. Análisis de los documentos propuestos: cuyo propósito es fomentar la
investigación y enriquecer el curso desarrollando el pensamiento crítico.
6. Trabajos y/o actividades desarrollados en cada tutoría
7. Reflexiones temáticas, personal y por CIPAS
8. Desarrollo de preguntas generadoras
9. Resumen de cierre: destaca las fortalezas, aspectos académicos y
personales que se pueden mejorar.
10. Logros obtenidos a través del curso
11. Autoevaluación

BIBLIOGRAFÍA

BANDURA, A. Australian Journal of Management. 1988


DANNELSON, Ch. ABRUTYN, L. Una introducción al uso de portafolios en el
aula. México. Fondo de Cultura económica. 1999.
GALLEGO - BADILLO, R. Saber pedagógico. Santafé de Bogotá: Editorial
Magisterio.1992.
_____________________. El trabajo pedagógico. Bogotá: Universidad
Pedagógica Nacional. 1986.
MAGER, R. Motivar para la formación eficaz. Barcelona: Ediciones Gestión.
2003
ROMERO IBAÑEZ, Pablo y otros. Pensamiento hábil y creativo. Bogotá:
Redipace Ltda. 2003
ROSENBLATT, L.M. La literatura como exploración. México: Fondo de Cultura
Económica. 2003

*Tutor Universidad del Tolima.

También podría gustarte