Está en la página 1de 1

¿QUÉ ES NO TENER MIEDO, SEGÚN JESÚS?

Samuel Gallegos

En Mateo 10, Jesús tiene una larga charla con sus discípulos. Les explica el rechazo social que van a
tener, por proclamar la buena noticia de que era posible la sociedad alternativa que él proponía, a
la que llamaba Reino de Dios. Incluso advierte a sus discípulos, que hasta la muerte les iba a traer
proclamar dicho Reino. En medio de esto, les dice lo siguiente

29. ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro
Padre. 30. Pues aún vuestros cabellos están todos contados. 31. Así que, no temáis; más valéis
vosotros que muchos pajarillos.

Intentemos entender que es no tener miedo según Jesús. Está diciéndoles a sus discípulos que no
tengan miedo de hacer las cosas por su causa, a pesar de que el panorama que les pinta no es
nada agradable ni tranquilizador. ¿Cómo podrían ahuyentar el miedo, lo que dice Jesús sobre los
pajarillos, especialmente si les dice claramente a sus discípulos que, por proclamar el evangelio,
los van a matar? Ayúdenme a entender.

Más allá de los tecnicismos del pasaje, está el hecho de que tenemos unos pajaritos baratos, que
caen a tierra (mueren, digamos). Estos pajaritos, dice Jesús que “ninguno de ellos cae a tierra sin
vuestro Padre”. Otras traducciones dicen “sin el consentimiento del Padre”, “sin que el Padre lo
permita” o “sin que el Padre lo quiera”. En realidad, el texto griego no dice que todo esto se haga
porque Dios da su “consentimiento” o porque “quiera” o porque “lo permite”. El texto griego dice
simplemente “sin vuestro Padre”. ¿Qué quiso decir Jesús con una frase así?

Me parece, que Jesús no habla aquí de la voluntad de Dios, sino de otra cosa. Sugiero que, si
hemos de añadir algo para hacer comprensible lo que Jesús dice aquí, no es decir que el Padre lo
“consiente” o lo “permite”, sino decir que ninguno de los pajarillos cae a tierra “a parte del Padre”
o “prescindiendo del Padre” o “sin que el Padre esté implicado”. Esto cambia la perspectiva.

Me parece que Jesús habla de la sensibilidad de Dios como Padre y no de su voluntad. Jesús se los
dice a sus seguidores para que no teman morir por el Reino, pero pienso que puede ampliarse a
otras realidades de muerte y de enfermedad también. Creo que Jesús, al decir esto, habla de la
sensibilidad de Dios ante la muerte de alguien, implica que la muerte de alguien afecta a Dios, y
me parece que especialmente la muerte injusta le afecta, porque Dios no quiere que suceda, pero
está implicado.

Entonces, lo que Jesús dice de Dios, en relación con los pajarillos, es que si Dios se afecta con esos
pajarillos, que son su creación, aun cuando podamos considerarlos “baratos”, y cae con ellos, con
más razón caerá con nosotros, porque “está implicado”, “porque le importa”.

¿Esto quita el miedo? Probablemente no, pero cambia la perspectiva. Esto quiere decir, que Dios
tiembla junto conmigo, que Dios se sacude con mi miedo, que a Dios le importa mi miedo, que
Dios, a pesar de mi miedo y con mi miedo, no me dejará nunca y está conmigo más allá de lo que
puedo explicar, porque le importo.