Está en la página 1de 4

Universidad Católica de Cuyo

Facultad de Ciencias Químicas y Tecnológicas

ALUMNO: RIVEROS EZEQUIEL


LIC. EN BIOQUÍMICA

MATRÍCULA: 41468334

UNIDAD N°9
TEOLOGÍA I – LICENCIATURA EN BIOQUÍMICA
RIVEROS EZEQUIEL TEOLOGÍA I LIC. EN BIOQUÍMICA

TEOLOGÍA I

Unidad n° 9

Actividad n° 1

Leer el material de lectura del link

http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p123a12_sp.html

(Catecismo de la Iglesia Católica en los números 1020 a 1031)

Responder

1- ¿Qué es la muerte?
La muerte pone fin a la vida del hombre como tiempo abierto a la aceptación o
rechazo de la gracia divina manifestada en Cristo (cf. 2 Tm 1, 9-10).
Para los católicos, la muerte forma parte de la vida; no es una ruptura
especialmente importante. Nosotros nos fiamos de Jesús que dio su vida por
nosotros para que nosotros tengamos vida eterna.
Creemos que Jesús resucitó y también nosotros resucitaremos con Él.
El cristiano que une su propia muerte a la de Jesús ve la muerte como una ida
hacia Él y la entrada en la vida eterna. Cuando la Iglesia dice por última vez las
palabras de perdón de la absolución de Cristo sobre el cristiano moribundo, lo
sella por última vez con una unción fortificante y le da a Cristo en el viático como
alimento para el viaje.
El Nuevo Testamento habla del juicio principalmente en la perspectiva del
encuentro final con Cristo en su segunda venida; pero también asegura
reiteradamente la existencia de la retribución inmediata después de la muerte de
cada uno como consecuencia de sus obras y de su fe.
2- Al morir el hombre, ¿Qué recibe el alma?
Al morir, nuestra alma se separará de nuestro cuerpo. Se presentará ante Dios
para recibir, de acuerdo con lo que nosotros mismos hayamos elegido en la vida
terrena, la recompensa o el castigo eterno.
El Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica dice que: "Cada hombre después de
morir recibe en su alma inmortal su retribución eterna en un juicio particular,
bien a través de una purificación, bien para entrar inmediatamente en la
bienaventuranza del Cielo, bien para condenarse inmediatamente para siempre"
(#1022).
Aquí nos habla la enseñanza de la Iglesia de las opciones que tenemos para la
eternidad: CIELO, PURGATORIO o INFIERNO. De estas tres opciones la única que
RIVEROS EZEQUIEL TEOLOGÍA I LIC. EN BIOQUÍMICA

no es eterna es el PURGATORIO, pues las almas que allí van pasan


posteriormente al Cielo.
3- ¿En qué consiste la purificación final?

Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente


purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su
muerte una PURIFICACIÓN, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en
la alegría del cielo. La Iglesia llama PURGATORIO a esta purificación final de los
elegidos, que es completamente distinta del castigo de los condenados.

El catecismo de la Iglesia Católica dice que: "Todo el que muere en la gracia y la


amistad de Dios pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su
eterna salvación, sufren después de la muerte una purificación final, a fin de
obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo" (Catecismo de la
Iglesia Católica #1030)
El catolicismo cree que el purgatorio es un "lugar" para purificar los efectos de
los pecados "veniales". Esta definición es exactamente la misma que muchos
evangélicos tienen bajo el nombre "Purificación final". Y aún para aquellos
evangélicos que no están de acuerdo con el concepto de purificación final les
puedo decir que el purgatorio acorde al catolicismo sería donde el "reincidente"
se limpia antes de entrar al Banquete de Bodas del Señor ya que nada que no
esté perfectamente limpio y puro, con el traje de bodas, puede entrar en la
presencia de Dios en el cielo (Mt. 22,8-14 / Ap.21,27). De hecho que es Jesús
quien limpia y purifica, Él es un Dios misericordioso pero al mismo tiempo es
justo.

Lea atentamente el discurso que se encuentra en el link

http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/speeches/2000/jul-sep/documents/hf_jp-
ii_spe_20000829_transplants.html

4- ¿En qué consiste la muerte de la persona?


Existe una sola "muerte de la persona", que consiste en la total desintegración de ese
conjunto unitario e integrado que es la persona misma, como consecuencia de la
separación del principio vital, o alma, de la realidad corporal de la persona. La muerte de
la persona, entendida en este sentido primario, es un acontecimiento que ninguna
técnica científica o método empírico puede identificar directamente.

5- Redacte una reflexión, teniendo en cuenta las siguientes palabras: cuerpo-dignidad-


consentimiento-opciones científicas- valor intrínseco de la persona- amor fraterno.
RIVEROS EZEQUIEL TEOLOGÍA I LIC. EN BIOQUÍMICA

Todo procedimiento encaminado a comercializar órganos humanos o a considerarlos


como artículos de intercambio o de venta, resulta moralmente inaceptable, dado que usar el
cuerpo "como un objeto" es violar la dignidad de la persona humana. En efecto, la
"autenticidad" humana de un gesto tan decisivo exige que la persona sea debidamente
informada sobre los procesos que implica, de forma que pueda expresar de modo
consciente y libre su consentimiento o su negativa. Frente a los actuales parámetros de la
certificación de la muerte, la Iglesia no hace opciones científicas.

Sin embargo, al establecer a quién se ha de dar precedencia para recibir un órgano, la


decisión debe tomarse sobre la base de factores inmunológicos y clínicos. Cualquier otro
criterio sería totalmente arbitrario y subjetivo, pues no reconoce el valor intrínseco que
tiene toda persona humana como tal, y que es independiente de cualquier circunstancia
externa.

Es por eso que, es preciso sembrar en el corazón de todos, y especialmente en el de los


jóvenes, un aprecio genuino y profundo de la necesidad del amor fraterno, un amor que
puede expresarse en la elección de donar sus propios órganos.

¡Mucha Suerte!