Está en la página 1de 4

URBANIZMO II

VISIÓN ORGANICISTA DE LA CIUDAD


Siendo un tema tan extenso se puede entender como un aproximado al establecimiento de
conexiones entre la lógica formal y funcional de la ciudad, con la lógica formal y funcional
de los seres vivos con todas sus posibles aceptaciones.
LA CIUDAD COMO NATURALEZA
Representaba lo divino, positivo, debía ser imitado especialmente por la ciudad con
armonía y equilibrio. Sin embargo, de alguna manera se llegó a ver esto como “caos”. La
ciudad como naturaleza es todo lo positivo que debe conservar una ciudad.
LA CIUDAD DE LOS CUERPOS
Aparte de la naturaleza, otro modelo organicista que referencia la ciudad contemporánea es
el cuerpo. La relación naturaleza-desorden no provienen solamente del campo científico,
los filósofos llevan muchos años estudiándolos. Los cuerpos se diferencian por no tener una
estructura esencial de órganos jerarquizados y con funciones diferenciales.
Estos procesos tan dinámicos y cambiantes cambian el tejido y trama de la ciudad por los
cuales circula el flujo urbano. El mapa resultante es muy parecido a un rizoma,
completamente diferente a la ciudad disciplinada con forma arborescente, jerarquizada,
delimitada y con órganos funcionalmente autónomos.
LA CIUDAD VIVIDA
El cuerpo humano y la ciudad también mantienen una relación inseparable como mente,
sensaciones, memorias, entre otros. A esta relación se la denomina el cuerpo vivido que es
la décima capa de la ciudad de hojaldre.
En el siglo XIX, a partir del psicoanálisis, se hablaba del espacio urbano como la
proyección de la neurosis y las fobias del ciudadano, estando estrechamente relacionadas la
forma urbana con la psicología. Por otro lado, en el siglo XX, Freud transformó la
psicología-espacio por la experiencia humana: psicoanálisis. Walter Benjamin fue quien
explotó la conexión psicología-ciudad haciendo una reconstrucción psicológica de Paris.
En esta nueva etapa se detectan temas como la represión del deseo o la ciudad como
espacio de ansiedad y placer.
TOKIO CIUDAD DE LOS CUERPOS
Domina la red de flujos tardo capitalistas, Tokio es sinónimo de caos urbano, una metrópoli
desagregada, inarmónica, estridente, incomprensible, inabarcable. En esta inmensa jungla,
las grandes arterias son escasas y, en ningún caso, estructuran un sistema coherente. Las
autopistas, por ejemplo, conforman una especie de nido de serpientes que zigzaguean
esquivando edificios, saltando calles y sobrevolando canales. Ante la ausencia de una
planificación general, en Tokio se han ido superponiendo diferentes y contradictorios
principios morfológicos: el de malla, el radial, el de los bulevares, etc.

Stéfhanie Mamani Apacani


URBANIZMO II

TOKIO CIUDAD COMO NATURALEZA


La ciudad como naturaleza para aplicar a Tokio métodos de análisis que fueron alternativos
tanto a los de base funcionalista-racionalista, como a los de base tipológica. La condición
fluida no es la única que alimenta el discurso de Tokio ciudad como naturaleza, también los
preceptos derivados de las ciencias del caos se han infiltrado en él.
La importancia que la red de metro y ferrocarril de Tokio ha tenido la conformación de la
ciudad enorme. Tras la 2° Guerra Mundial, como las estaciones de ferrocarril son su
germen, no es de extrañar que lo que los vertebre sea una línea férrea.
El pensamiento japonés alude al relativismo, rechaza las polaridades, a diferencia del
individualismo occidental apuesta por la fusión sujeto-sociedad. Los edificios y entorno se
mezclan hasta hacer indeclinables el espacio privado y el espacio público. Entramos a una
etapa donde demandan prioridad la satisfacción individual y los gustos personales.
El tardo capitalismo ha convertido la flexibilidad en un valor universal. Las últimas décadas
han demostrado que su dinámica daña los delicados entornos urbanos europeos, sus
patrones compositivos, su cohesión visual.

Stéfhanie Mamani Apacani


URBANIZMO II

LA VISIÓN TECNOLÓGICA DE LA CIUDAD


Concibe la ciudad como un ente primordialmente productivo cuyo funcionamiento viene
garantizado por las tecnologías, defiende que estas tecnologías deben encontrar una
expresión adecuada y consecuente.
Sus orígenes nos remontan, una vez más, al último tercio del siglo XIX, cuando la identidad
ciudad-tecnología fue trasladada a los discursos artísticos, filosóficos y arquitectónicos, la
visión tecnológica alcanzó su máximo apogeo y sus más nítidas conceptualizaciones.
TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y CIBERESPACIO
Los sueños futuristas de la década de 1960 se desvanecieron en 1986. cuando el
trasbordador espacial Challenger se evaporó en el aire. La decepción que provocó el fracaso
de la Conquista del Espacio.
Con el fin de la Guerra Fría, se reorientó los intereses de la visión tecnológica de la ciudad
hacia las nacientes tecnologías de la información: la informática y las telecomunicaciones.
A finales de la década de 1960, las telecomunicaciones, segunda rama de las tecnologías de
la información, se encontraron con la informática para desencadenar una gran revolución.
En 1969 apareció ARPAN~ la primera red de datos que conectaba ordenadores situados en
distintos lugares, una creación del Departamento de Defensa de Estados Unidos para evitar
que un hipotético ataque nuclear inutilizara su sistema de información.
A lo largo de la década de 1970 afloraron otras redes de ordenadores que comenzaron a
conectarse entre sí, en 1988 NSFnet enlazó trece redes regionales de Estados Unidos, se
fueron sumando otras de todo el mundo, hasta conformar la Red Digital de Servicios
Integrados, una red global donde todos los terminales compartían un mismo hardware y un
mismo software, A partir de 1990, cualquier ordenador personal podía conectarse a ella:
había nacido Internet
ESPACIOS URBANOS Y ESPACIOS ELECTRONICOS
Stephen Graham, el impacto no es el mismo en todas las regiones del mundo. El
paralelismo que existen entre los espacios urbanos y los espacios electrónicos, la ciudad
chip la definen 3 fenómenos importantes
 Descentralización
 Desregulación
 Desidentificación

Stéfhanie Mamani Apacani


URBANIZMO II

DESCENTRALIZACIÓN
La principal característica que comparte el chip con la ciberciudad es que en ninguno de los
2 casos existe que pueda ser asimilado con un centro, se puede conocer como:
Ciudad chip = ausencia de centro, límites y forma
DESREGULARIZACIÓN
Leyes ordenanzas y reglamentos, la globalización económica en este tipo de ciudades se dio
gracias a un proceso de desregulaciones legales
DESIDENTIFICACIÓN
Según Marc Auge “el no lugar” anonimato y desarraigo

HOUSTON
Sobre Houston se proyectan con claridad los tres órdenes de paralelismo que existen entre
espacios urbanos y espacios electrónicos.
Houston es la ciudad desregulada por excelencia, tanto desde el punto de vista económico
como urbanístico. Entre 1929 y 1962, sus habilidades rechazaron en cuatro ocasiones la
posibilidad de establecer algún tipo de zoning.
La descentralización también impregna a Houston y el protagonismo del movimiento si
existe alguna estructura perceptible en esta ciudad en continuo cambio en la red de
autopista
La Desidentificación, en Houston estas ciudades genéricas ofrecen lo que todas: Seguridad,
limpieza, buenos servicios, precios competitivos, zonas creativas y privadas.
SEÚL
Con visión tecnológica que de igual manera presenta los espacios urbanos y los espacios
electrónicos.

CONCLUCION
Las nuevas tecnologías han irrumpido en el orden espacias de las ciudades.
Graham nos recuerda que su impacto no es el mismo en todas las regiones del planeta,
dependerá de cómo sean social, cultural y económica.

Stéfhanie Mamani Apacani