Está en la página 1de 4

Reporte de lectura #1: El sentido actual de la filosofía en México

Alumna: Irais Jimenez Hernandez

Materia: Temas selectos de Filosofía en México

La reforma a los planes de estudios para la Facultad de Filosofía y Letras llevada a cabo en
1967 dio pauta al diálogo entre algunos intelectuales como Leopoldo Zea, Luis Villoro,
Alejandro Rossi, José Luis Balcárcel y Abelardo Villegas. El dialogo fue convocado por el
Comité Ejecutivo de los alumnos a través de la pregunta: “¿Cuál es el sentido actual de la
filosofía en México?”. Cada uno de los autores tuvieron una postura en común: la filosofía
debe ser principalmente crítica, practica y debe responder a su realidad. 1 El asunto es: cómo
lograrlo partiendo desde la situación del México del siglo XX. Este Dialogo tiene gran
importancia para la FFyL dado que aquí era donde se llevaba a cabo el mayor ejercicio
filosófico académico ya que aún no se creaban otras instituciones como la Facultad de
Estudios Superiores Acatlán que se funda en 1975 y la Universidad Autónoma
Metropolitana en 1974; donde actualmente se imparte filosofía.

El diálogo comienza con la concepción de Zea acerca de la preocupación del


pensamiento y la filosofía en México por hacer de los mismos instrumentos ideológicos e
instrumentos de acción, es decir, que la conformación o adopción de ciertas ideologías
deben dirigir la mirada a la realidad social y cultural. Zea dice que hasta las ideologías que
parecen más abstractas están dirigidas a la transformación de la realidad y la preocupación
por adquirir este instrumento teórico y técnico, según vemos, nos dice que esto caracteriza a
la filosofía mexicana.2

Por otro lado, Villoro concibe a la filosofía anterior como <<[…] expresión
histórica de un pueblo>>. Por lo que, <<la corriente de filosofía de lo mexicano es su mejor
exponente>>.3 Pero lo que se necesita ahora es la mejora en las condiciones materiales de
investigación en México a falta de profesionalismo, pues las posibilidades de información y
comunicación con los centros filosóficos de otros países permiten una dedicación más
especializada a la filosofía y un profesionalismo crecientes. Entonces, la filosofía en
1
Zea, Leopoldo. Et al. (enero de 1968). El sentido actual de la filosofía en México. Revista de la Universidad
de México. Volumen XXII (5).
2
Ibidem.
3
Ibidem.
México debería estar orientada por la ciencia. Lo que importa para Villoro no es ya la
“originalidad” de la que habla Gaos, sino el rigor del pensamiento crítico. 4 No importa la
invención original de sistemas personales sino la técnica eficiente para abordar ciertos
problemas.

Podríamos decir que en todo ello coincide Rossi, pues menciona que hay una
pobreza técnica en la reflexión filosófica. Y el trabajo de la filosofía <<[…] en su aspecto
técnico podrá tener una cierta neutralidad, pero es terrible como instrumento de crítica, es
un arma fatal contra la estupidez y la estulticia>>. 5 Por ello, la filosofía tiene como
propósito desenmascarar ideologías mistificadoras. Así, la tarea del filosofo es manejar
debidamente el instrumental filosófico para que la filosofía no sólo se quede como
ideología sino que valla acompañada de entrenamiento técnico y eficaz, y ello ayudará
también como herramienta de separación entre la filosofía y otras disciplinas, para la
adecuada utilización de datos científicos y así poder evitar pseudoproblemas.

No obstante, Balcárcel interviene con una cuestión inicial acerca del planteamiento
con el que se inicia este diálogo, y dice que la pregunta misma no tiene sentido porque
primero deberíamos aclarar a qué se está haciendo referencia con “actual”, si <<¿la
vigencia, o mejor aún, el consumo que se hace de algunas corrientes filosóficas el día de
hoy?>>6 Pues algunas corrientes están presentes en diversos tiempos como moda filosófica
y esto habla de una falta de seriedad. Así mismo, menciona que las condiciones en la
facultad son diversas, una de ellas es una importante cantidad de alumnos que entran en la
matricula, dando referencia al poco puntaje que pide la carrera para su ingreso. Al contrario
de estos, los que sí tienen un interés genuino se lamentan con el cambio de perspectiva
sobre el mismo tema en sus diferentes materias. Pero lo que propone Balcácer no es
uniformidad filosófica sino objetividad en la enseñanza poniendo como base a la ciencia y
hace que ella se sirva de la filosofía.

Por último, Villegas menciona que el tratamiento que le damos a las filosofías
importadas es a modo de glosa y los académicos de México sólo las defienden sin aportar
nada nuevo a ellas cuando las mismas tienen contradicciones internas. Dicha afirmación

4
Ibidem.
5
Ibidem.
6
Ibidem.
menciona que <<[…] mientras no cobremos conciencia de esta radical problematicidad de
la filosofía, nuestra sociedad filosófica no pasará de ser una sociedad de profesores
repetidores, especies de ecos empobrecidos de quienes han sido capaces de aprehender esta
esencial dinámica de la filosofía>>.7 Se requiere más bien de un espíritu crítico y objetivo.
Al igual que Villoro, a Villegas no le importa la “originalidad”, sino la verdad. Aunque él
dirá que <<Aparte de las contradicciones y problemas que traen consigo las filosofías
europeas, otro tipo de contradicciones y problemas surgen cuando se trasplantan o se
importan estas filosofías al medio cultural mexicano>>.8 Por lo que él propone un rigor
metódico que de cuenta de las más problemáticas cuestiones filosóficas generales y de la
filosofía mexicana. Las circunstancias que vivimos en México requieren soluciones y así
mismo de la filosofía destinada a ponerse en práctica.

Algo interesante que se podría mencionar con la postura de Balcárcel en el ambiente


académico es esa agitación que puede experimentar el alumno al estar en los primeros años
de filosofía donde hay una diversidad de enfoques filosóficos sobre un mismo tema y hay
una actitud de cambio frente a esas posturas cada que transcurren las materias. No
obstastante, lo que se presenta como problemático es voltear hacia la propia situación que
se está viviendo y cómo y cuando se pueden adoptar estos enfoques a la misma. Me parece
que actualmente los planes de estudio deberían de considerar introducir más materias sobre
el enfoque en México, sobre como “aterrizar” esas ideologías en el contexto actual
mexicano. Las deficiencias académicas siguen estando presentes, nos podemos referir a ello
cuando hablamos de ciencia y su lenguaje pero hay muy poco seguimiento de cómo
procede.

Profesionalismo, aspecto técnico, objetividad, espíritu crítico y rigor metódico son


los aspectos principales que los dialogantes reclaman del ejercicio filosófico del siglo XX,
exactamente de la década de los 60s, con lo que se puede notar cierta deficiencia metódica
y de recursos para poder promover la filosofía. Lamentablemente hoy en el siglo XXI se
siguen percibiendo esas deficiencias en los espacios académicos. Ahora, ya no es un
problema el tratamiento de los textos filosóficos extranjeros sino la aplicación de un
carácter crítico que tengan relevancia en el contexto mexicano.

7
Ibidem.
8
Ibidem.