Está en la página 1de 5

Reseña acerca de la eficacia, efectividad y eficiencia de la psicoterapia

Nombre: Kareny Velásquez Chamorro


Id: 158374

Profesor: Carlos Méndez


NRc: 5457

Corporación Universitaria Minuto de Dios


Facultad de Ciencias Humanas
Psicología
Bogotá
2020
Reseña acerca de la eficacia, efectividad y eficiencia de la psicoterapia 

Por Kareny Velásquez Chamorro

En el presente trabajo se expondrán los aspectos principales de la evaluación de la


terapia psicológica desde la efectividad, eficacia y eficiencia partiendo de la explicación de
dichos conceptos; la efectividad de una intervención tiene que ver con el grado de
satisfacción del cliente o paciente con la misma. Como menciona Álvarez (1998) la
efectividad apunta hacia el éxito social y la satisfacción del cliente. (García, R y Montero,
M, 2004).  por lo tanto, “La efectividad reclama ser atendida más seriamente, y esto es
uno de los desafíos que la investigación basada en la evidencia debe asumir” (Fernández
-Álvarez, H. 2015).

La eficiencia, “se refiere a la relación coste/beneficio de la propia intervención” (Álvarez,


1998) este mismo autor apunta que el análisis de la eficiencia se realiza a tres niveles: el
coste directo del tratamiento para el paciente o el sistema proveedor del servicio, el coste
directo para la comunidad y el coste indirecto para la sociedad.   Por otro lado, la eficacia
según Ferro y Vives (2004) hace referencia a “la capacidad que tiene un tratamiento de
producir cambios psicológicos en la dirección esperada que sean claramente superiores a
los de la no intervención, los de otros tratamientos estándar disponibles o incluso a los de
algunos de sus componentes aislados” (p.2).

Como se puede ver, estos términos son relevantes en las investigaciones y en


psicoterapia ponen el notorio énfasis en los resultados alcanzados, sin embargo, si bien la
psicoterapia ha arrojado datos positivos en su practica no siempre fue de esa manera,
aun así, se han realizado un gran número de estudios que comparan la efectividad
relativa de diferentes psicoterapias como la depresión y otros tipos de trastornos. Por lo
tanto, para poder elegir un diseño de tratamiento psicológico es necesario realizar una
evaluación acertada para poder determinar que trastorno se le hará frente, de esta
manera se puede establecer cual es el tratamiento que sea más conveniente y se ajuste
mejor al caso que se llevará, todo esto desde la base de la eficacia, efectividad y
eficiencia, Sin embargo, en el campo de la psicología existe miles de tratamientos
propuestos para mejorar la calidad de vida del individuo, pero esto, no quiere decir que
todos cuente con la evidencia científica, aquí, corresponde por parte del profesional elegir
los métodos y las fuentes mas confiables que puedan ser elegidos para garantizar el éxito
del tratamiento.

Aunque es importante que los profesionales estén informados sobre la eficacia de cada
tratamiento, como se ha mencionado con anterioridad, no todos de ellos pretende la
misma respuesta, es importante reconocer, que los tratamientos psicológicos muchas
veces se convierten en simples …económicos, que vienen de no solo del profesional, sino
también de los laboratorios, que pueden llegar a tomar la salud del individuo como un
prospero negocio. Algunos laboratorios, pueden engañar y mal obrar los medicamentos
que crean y lo que hace es que lo médicos incluyan o receten pero que al final no
cumplen con el objetivo terapéutico. Por ejemplo, como menciona Ferro y vives (2004) el
trastorno de pánico fue prácticamente construido en función de un nuevo fármaco, el
alprazolam (Xanax®), que tenía unos efectos muy rápidos como ansiolítico y por lo tanto
era apto casi exclusivamente para el tratamiento de un problema como las crisis de
ansiedad, de presentación y evolución súbitas. Se bombardea a la población, tanto
médica como psicológica, con información sobre este tipo de efecto terapéutico y se crea
una nueva necesidad. Así, se comienza a hablar de un nuevo trastorno psicológico para el
que existe un nuevo fármaco.

Es lo que se puede observar de algunos tratamientos, por ejemplo, se puede tratar un


problema de ansiedad, se inicia un proceso de ingesta de ciertos medicamentos que
permiten mejorar y reducir los síntomas y signos de este trastorno, en algunas
poblaciones puede generar de manera considerable un proceso positivo (Efectividad) y
con la producción de este medicamento permitirá que el proceso del tratamiento sea en
menos tiempos y con la minimización de coste para su consecución (eficiencia).

Conclusiones

La idea principal que debe cumplir un tratamiento es que sea eficaz, es decir, que consiga
los objetivos planteados, Si un tratamiento ha demostrado ser eficaz pero no ha
demostrado el todo ser efectivo se tendrá dudas si en todos los pacientes y en todos los
contextos se va a conseguir que el tratamiento funcione, pero, aun así, se tendrá una
primera garantía y es que en algunos contextos muy determinados a veces son
experimentales ha demostrado que es eficaz, por lo tanto, el primer criterio es eficacia, el
segundo efectividad y por último, eficiencia, Pero lo más importante es que se tenga
evidencia científica sobre su la eficacia.

Para algunos profesionales no se recomienda que se mezclen tratamientos sobre todo si


tiene fuentes teóricas diferentes ya que, cuando ambos tratamientos se ponen en marcha
de forma conjunta pueden interactuar de forma negativa y contrarrestar la eficacia de uno
u otro, Sin embargo, hay datos contradictorios sobre si el efecto de la exposición se
potencia cuando se combina con técnicas cognitivas (Méndez, Sánchez y Moreno, 2001).

por lo tanto, lo interesante cuando se plantean intervenciones de tratamientos es que se


consiga desde una única explicación hacer un tratamiento lo mas eficaz posible, esto, no
quita que en algunos casos se pueda incorporar algunas técnicas de otros enfoques o de
otros tratamientos que han demostrado estas características, pero mezclar tratamientos
en principio sería desaconsejable.
Referencias

Bados, A. (2002) Eficacia y utilidad de la terapia psicológica. Revista internacional de


psicología clínica y de la salud, 2(3), 477-502.

Solano, A.C. (2003). ¿son eficaces las psicoterapias psicológicas?. Psicodebate. Psicología
Cultural y Sociedad. (3), 59-90.

Compas, B y Gotlib, I. (2003). Introducción a la psicología clínica. México: McGraw-Hill 

Ferro, R., Vives, M. 82004) Un análisis de los conceptos de efectividad, eficacia y eficiencia en
psicología. Centro de psicología CEDI, Granada: España. Recuperado de
http://www.Tremedica.org.panacea/IndiceGeneral/n16_tradyterm-FerroG-VivesM.pdf

Fernández-Álvarez, H. (2005). Presente y futuro de la investigación en psicoterapia. PSIENCIA.


Revista Latinoamericana de Ciencias Psicológicas, 7(1).
Pérez, M., Fernández, J.R., Fernández, C y Amigo, I. (2003). Guía de tratamientos psicológicos
eficaces I. Adultos. Madrid: Pirámide.

Cáceres, C., Fernádez, I. & Sanhueza, J. (1990) Evaluación del cambio en psicoterapia: Un
estudio de resultados Terapia Psicológica, 9(14), 66-79.

Ferro, G. R. Y Vives, M. C. (2004). Análisis de los conceptos de efectividad, eficacia y eficiencia


en psicología. Panacea 5(15): 97-99.

También podría gustarte