Está en la página 1de 5

NEUROSIS

a) Aspectos etiológicos

La ETIOLOGIA estudia las causas de las enfermedades. La etiología de la neurosis abarca tres tipos de consideración:

1) ¿Qué es lo que hace que una persona sea neurótica? Para esto, Freud recurre a los conceptos de serie
complementaria y sobredeterminación.

2) ¿Qué es lo que hace que una persona adquiera cierto tipo de neurosis y no otro? Para esto, Freud utilizó el concepto
de elección de la neurosis.

3) ¿Qué es lo que hace que cierta persona con el mismo tipo de neurosis que otra desarrolle sin embargo un curso y
una constelación de características diferentes? La primera cuestión apunta a diferenciar neurosis de psicosis, la
segunda, a diferenciar neurosis obsesiva de neurosis de angustia, y la tercera a diferenciar un neurótico obsesivo de
otro neurótico obsesivo.

Freud organizó su concepción etiológica a partir de la idea de ‘serie complementaria’, y lo hizo especialmente en relación a la
neurosis, sugiriendo la existencia de una policausalidad o sobredeterminación en la misma:

SERIE COMPLEMENTARIA: Término para explicar la etiología de la neurosis y superar la alternativa que obligaría a elegir entre
factores exógenos y endógenos: estos factores son, en realidad, complementarios, pudiendo cada uno de ellos ser tanto más
débil cuanto más fuerte es el otro, de tal forma que el conjunto de los casos puede ser ordenado dentro de una escala en la cual
los dos tipos de factores varían en sentido inverso; sólo en los dos extremos de la serie se encontraría un solo factor.

Los factores causales que intervienen en la neurosis son ilustrados por Freud mediante un esquema en “Lecciones de
introducción al psicoanálisis” En toda neurosis, intervienen a) factores constitucionales heredados, b) experiencias adquiridas
durante la infancia, y c) factores desencadenantes. Estos factores son complementarios entre sí.

SOBREDETERMINACION: O determinación múltiple. En general, designa el hecho de que una formación del inconsciente
(síntoma, sueño, etc.) remite a una pluralidad de factores determinantes. Una de las formas en que puede entenderse esto es la
siguiente: la formación del inconsciente es la resultante de varias causas, mientras que una sola causa no basta para explicarla

ELECCION DE LA NEUROSIS: Conjunto de procesos mediante los cuales un sujeto se ve inducido a la formación de un
determinado tipo de psiconeurosis en lugar de otro tipo.El término ‘elección de la neurosis’ apunta a cierto acto del sujeto por el
cual los diferentes factores de la serie complementaria adquieran su sentido y su valor motivante.

b) Cuadros sintomáticos y caracteropatías

La clasificación de las neurosis ha seguido dos criterios diferentes: según los síntomas, y según la estructura de carácter. Así por
ejemplo, la denominación ‘histeria’ califica cierta constelación de síntomas, mientras que ‘carácter histérico’ hace referencia a
una determinada estructura de carácter.
Ey indica que la fisonomía clínica de las neurosis se caracteriza por:

a) Por los ‘síntomas neuróticos’. Se trata de trastornos de la conducta, de los sentimientos o de las ideas que ‘manifiestan’ una
defensa contra la angustia y constituyen, en relación con este conflicto interno, una transacción de la cual el sujeto obtiene un
beneficio secundario. Kaplan denomina a estos cuadros como estados neuróticos sintomáticos, y da ejemplos como la histeria, la
fobia, la neurosis obsesiva, etc

b) Por el ‘carácter neurótico del Yo’. Este no encuentra, en la identificación con su propio personaje, buenas relaciones con los
demás y un equilibrio interior satisfactorio. Kaplan llama a estos cuadros trastornos de carácter (personalidad), aunque también
son conocidos como caracteropatías. Por ejemplo: carácter fóbico, compulsivo, histérico, depresivo, pasivo-agresivo, etc.
CARACTER: En el sentido psicoanalítico, es la manera habitual de establecer el yo una armonía entre las tareas representadas
por las exigencias internas y el mundo externo

CARACTEROPATIA: Un patrón o tipo de carácter particular se vuelve patológico cuando sus manifestaciones son tan exageradas
que se produce una conducta destructiva hacia el individuo o hacia los demás, o el funcionamiento de la persona se vuelve
distorsionado o restringido, y representa una causa de malestar para uno mismo o los demás

1
c) Nosografía de las neurosis

A lo largo de su pensamiento, Freud fue modificando su clasificación de las neurosis, razón por la cual convendrá seguir un
ordenamiento cronológico de sus ideas, hasta llegar a la actual clasificación. En  1894 Freud encuentra, estudiando casos de
histeria, que la defensa desempeñaba un papel fundamental en esta afección, extendiendo luego su conclusión a otras
patologías como las fobias, las obsesiones y ciertas psicosis, con lo cual termina llamándolas a todas “psiconeurosis de defensa”
(o “neurosis de defensa”, o “neuropsicosis”). Así:

PSICONEUROSIS DE DEFENSA: Término de Freud de los años 1894– 1896 para designar ciertas afecciones psiconeuróticas
(histeria, fobia, obsesión, ciertas psicosis), poniendo en evidencia en ellas el papel, descubierto en la histeria, del conflicto
defensivo.

Dentro de las psiconeurosis de defensa, Freud estudió especialmente las histerias, que clasificó, según un criterio patogenético
(en cuanto a su mecanismo de origen), en tres tipos: histeria de defensa, histeria hipnoide e histeria de retención. HISTERIA DE
DEFENSA: Se caracteriza por la actividad de defensa que el sujeto ejerce frente a las representaciones susceptibles de provocar
afectos displacenteros. Es el prototipo de las psiconeurosis de defensa, y sobre ella recaerá casi todo el interés de  Freud por
estas épocas HISTERIA HIPNOIDE: Término usado por Breuer y Freud en 1894/95. Forma de histeria que tendría su origen en los
estados hipnoides; el sujeto no puede integrar en su persona y su historia las representaciones que aparecen durante esos
estados. Aquellas forman entonces un grupo psíquico separado, inconsciente, capaz de provocar efectos patógenos.Dos
conceptos podemos vincular con la histeria hipnoide: el estado hipnoide y la histeria traumática.

1) ESTADO HIPNOIDE: Término de Breuer que designa un estado de conciencia análogo al producido por la hipnosis: durante él
los contenidos de conciencia que aparecen apenas entran, o no entran en absoluto, en ligazón asociativa con el resto de la vida
mental, y la consecuencia sería la formación de grupos de asociaciones separadas. Breuer ve en el estado hipnoide, que
introduce una escisión en la vida psíquica, el fenómeno constitutivo de la histeria (Laplanche, 130). En lo dicho se asemejan
mucho el estado hipnoide y la hipnosis, solamente que esta última es artificial, provocada, mientras que el estado hipnoide es la
forma clínica natural de la histeria homónima.

2) HISTERIA TRAUMATICA: Tipo de histeria descripto por Charcot donde los síntomas somáticos, en especial la parálisis,
aparecen a menudo tras un periodo de latencia, consecutivamente a un traumatismo físico, pero sin que este pueda explicar
mecánicamente los síntomas (Laplanche, 175).

El esquema de la histeria hipnoide recoge los dos elementos, señalados por Charcot: el traumatismo psíquico (por oposición al
físico) y el estado psíquico especial (estado hipnoide, susto) durante el cual aquel acontece (Laplanche, 176).

HISTERIA DE RETENCION: Diferenciada por Breuer y Freud en 1894– 95. Su patogenia se caracteriza porque los afectos no han
podido ser descargados por abreacción, sobre todo en razón de circunstancias exteriores desfavorables. Freud encontrará que
detrás de esta retención hay siempre una defensa (Laplanche, 175).

Todas estas afecciones psiconeuróticas que Freud venía estudiando tenían dos rasgos importantes: implicaban una actividad
defensiva, pero además tenían su raíz en conflictos sexuales infantiles. Sin embargo, en 1898 Freud encuentra que hay otras
neurosis donde el conflicto, si bien también sexual, no era infantil sino actual, con lo que amplió su nosografía distinguiendo las
psiconeurosis de las ‘neurosis actuales’:

NEUROSIS ACTUAL: Neurosis que Freud distingue de las psiconeurosis en dos puntos:

a) el origen de las neurosis actuales no debe buscarse en conflictos infantiles sino en el presente (en desórdenes de la vida
sexual actual), y b) los síntomas no constituyen una expresión simbólica y sobredeterminada, sino que resultan directamente de
la falta o inadecuación de la satisfacción sexual . O sea, el mecanismo de formación del síntoma no es simbólico sino somático.
Lo único en común con las psiconeurosis era la naturaleza sexual del conflicto.

Freud distinguió tres tipos de neurosis actuales: neurosis de angustia, neurastenia e hipocondría.

NEUROSIS DE ANGUSTIA: Neurosis que Freud distinguió: a) desde lo sintomatológico, de la neurastenia, por el predominio de la


angustia (expectación ansiosa, ataques de angustia o equivalente somático de ésta); y b) desde lo etiológico, de la histeria: en la
neurosis de angustia hay una acumulación de excitación sexual que se transformaría directamente en síntoma sin mediación
psíquica .

2
NEURASTENIA: Antes de Freud era un cuadro de fatiga física de origen ‘nervioso’, y con diversos síntomas. Freud mantiene el
nombre reservándolo para una neurosis autónoma caracterizada por la impresión de fatiga física, cefaleas, dispepsia,
constipación, parestesias espinales y empobrecimiento de la actividad. Busca una etiología en un funcionamiento sexual incapaz
de resolver en forma adecuada la tensión libidinal (masturbación)

HIPOCONDRIA: Temor a estar enfermo o a enfermarse. En una primera etapa Freud incluyó la hipocondría entre las neurosis
actuales, pero luego las hizo corresponder con las neurosis narcisistas, correspondencia no sólo justificada por analogías
estructurales, sino también por el hecho de que el síntoma de la neurosis actual es, a menudo, el núcleo y la fase precursora del
síntoma psiconeurótico .

PSICONEUROSIS: Término usado por Freud para caracterizar las afecciones psíquicas cuyos síntomas constituyen la expresión
simbólica de los conflictos infantiles: las neurosis de transferencia y las neurosis narcisistas.

1) Existe un conflicto interno entre las pulsiones y el miedo que impide la descarga pulsional;

2) las pulsiones sexuales están implicadas en este conflicto;

3) el conflicto no ha sido ‘elaborado’ para conducir a una solución realista. En vez de ello, las pulsiones que buscan una descarga
han sido expulsadas de la conciencia a través de la represión u otro mecanismo de defensa;

4) la represión simplemente ha convertido las pulsiones inconscientes, no les ha quitado su poder ni las ha hecho inocuas; por
consiguiente, las tendencias reprimidas (síntomas neuróticos disfrazados) han luchado por volver a la conciencia;

5) en la primera infancia existía una neurosis rudimentaria basada en el mismo tipo de conflicto. Los términos ‘psiconeurosis’ y
‘neurosis’ suelen tomarse como sinónimos:

NEUROSIS: Afección psicógena cuyos síntomas son la expresión simbólica de un conflicto psíquico que tiene sus raíces en la
historia infantil del sujeto y constituyen compromisos entre el deseo y la defensa Transcribamos brevemente aquí la idea de
neurosis según dos autores: Fenichel, que destaca el aspecto económico, y Ey que destaca el aspecto dinámico de la
enfermedad. Para Fenichel, todos los fenómenos neuróticos tienen por base insuficiencias del aparato normal de control.
Pueden ser comprendidos como descargas de emergencia involuntaria, que sustituyen a las descargas normales (Fenichel,32).

Para Ey, las neurosis son enfermedades de la personalidad caracterizadas por conflictos intrapsíquicos que inhiben las conductas
sociales. Producen más bien una perturbación del equilibrio interior, más que una alteración de sus sistema de la realidad ( Ey,
374).

Laplanche aclara que hoy en día, cuando se utiliza la expresión ‘neurosis’, tiende a ser aplicada a formas clínicas relacionadas
con la neurosis obsesiva, la histeria y la neurosis fóbica. Así, la nosografía actual distingue neurosis, psicosis, perversiones y
afecciones psicosomáticas, mientras que se discute la posición nosográfica de las denominadas neurosis actuales, neurosis
traumáticas y neurosis de carácter (Laplanche, 236).

Retomando el esquema de la evolución histórica del pensamiento de Freud, podemos decir que a partir de 1915 éste empieza a
utilizar un nuevo criterio para clasificar a las psiconeurosis. Estas abarcarán ahora dos grandes grupos: las neurosis narcisistas y
las neurosis de transferencia:

NEUROSIS NARCISISTA: Afección mental caracterizada por el retiro de la libido sobre el yo. Abarca el conjunto de las psicosis
funcionales (los síntomas no son efecto de lesiones orgánicas). El término tiende actualmente a desaparecer del lenguaje
psiquiátrico y psicoanalítico.

Más tarde, en “NEUROSIS Y PSICOSIS” (1924) Freud distinguirá las neurosis narcisistas no solamente de las neurosis de
transferencia sino también de las psicosis

En “DUELO Y MELANCOLIA” (1917) ya caracterizaba como neurosis narcisista a la MELANCOLIA, explicándola a partir de la
identificación del yo con el objeto perdido. Los accesos melancólicos aparecen intercalados con accesos de MANIA o euforia.

NEUROSIS DE TRANSFERENCIA: Por oposición a la neurosis narcisista, la libido está siempre desplazada sobre objetos reales o
imaginarios, en lugar de estar retirada de estos sobre el yo. De ello resulta que son más accesibles al tratamiento psicoanalítico,

3
ya que se prestan a la constitución, durante la cura, de una neurosis de transferencia ‘artificial’, o sea no entendida como
entidad nosográfica sino como una neurosis ‘provocada’. Dentro de las neurosis de transferencia, Freud ubicará:

a) la neurosis obsesiva,

b) la neurosis histérica o simplemente histeria, dentro de la cual a su vez está la histeria de angustia o neurosis fóbica, y la
histeria de conversión. En los tres casos el conflicto básico gira en torno del drama edípico, con el complejo de castración.

NEUROSIS OBSESIVA: En su forma más típica, el conflicto psíquico se expresa por los síntomas llamados compulsivos: ideas
obsesivas, compulsión a realizar actos indeseables, lucha contra estos pensamientos y tendencias, ceremoniales conjuratorios,
etc., y por un tipo de pensamiento caracterizado especialmente por la rumiación mental, la duda, los escrúpulos, y que conduce
a inhibiciones del pensamiento y la acción.

Freud aisló sucesivamente la especificidad etiopatogénica de la neurosis obsesiva desde el punto de vista de los mecanismos
defensivos (desplazamiento del afecto hacia representaciones más o menos alejadas del conflicto original, aislamiento,
anulación retroactiva), desde el punto de vista pulsional (ambivalencia, fijación a la fase anal y regresión) y, por último, desde el
punto de vista tópico (relación sadomasoquista interiorizada en forma de tensión entre el yo y un superyó muy cruel).

En ciertos cuadros clínicos los síntomas no se ven a primera vista

Freud, en la CONFERENCIA 17 “EL SENTIDO DE LOS SíNTOMAS“, señala los tres síntomas básicos de la neurosis obsesiva:

a) el paciente tiene ideas fijas, generalmente absurdas;

b) experimenta impulsos extraños a él;

c) realiza actos contra su voluntad y desprovistos de placer, actos que son una huida de tentaciones sexuales o
agresivas, y que toman la forma de rituales. Según el enfermo, predominará la idea, el impulso o el acto.

HISTERIA: Neurosis que ofrece cuadros clínicos muy variados.

Se llama a veces también NEUROSIS HISTERICA.

La especificidad de la histeria está en el predominio de cierto tipo de identificación, de ciertos mecanismos (especialmente la
represión, a menudo manifiesta), y en el afloramiento del conflicto edípico que se desarrolla principalmente en los registros
fálico y oral (Laplanche, 171).

En relación con la histeria aparece el concepto de SIMBOLO MNEMICO. Es un término que utilizó Freud en sus primeros escritos
para calificar el síntoma histérico.

Por ejemplo, los síntomas de Ana O. son símbolos mnémicos de la enfermedad y muerte de su padre, o sea símbolos del trauma
patógeno o del conflicto

En la sistematización de Laplanche, hay dos formas de histeria: histeria de angustia e histeria de conversión.

HISTERIA DE ANGUSTIA: Neurosis cuyo síntoma central es la fobia. La angustia está fijada de forma más o menos estable a un
determinado objeto exterior (fobias). Estrictamente no es sinónimo de NEUROSIS FOBICA. No sería correcto llamarla así porque
el desplazamiento sobre un objeto fóbico es secundario a la aparición de una angustia libre, no ligada a un objeto, o sea
primariamente es una histeria de angustia .

HISTERIA DE CONVERSION: Histeria donde el conflicto psíquico se simboliza en los más diversos síntomas corporales,


paroxísticos (ejemplo: crisis emocionales con teatralidad) o duraderos (ejemplo: anestesias, parálisis histéricas, sensación de
‘bolo’ faríngeo, etc.)

En relación con la histeria de conversión hay 2 conceptos: complacencia somática y zona histerógena.

1) COMPLACENCIA SOMATICA: expresión introducida por freud en el caso dora para explicar la eleccion de la


neurosis histérica y la elección del órgano o del aparato corporal en el cual tiene lugar la conversión: el cuerpo
4
(especialmente en el histérico) o un determinado órgano proporcionaría un material privilegiado para la expresión
simbólica del conflicto inconsciente.

2) ZONA HISTEROGENA: Es aquella región del cuerpo de la cual Charcot, y más tarde Freud, mostraron que era, en
ciertos casos de histeria de conversión, el asiento de fenómenos sensitivos especiales; calificada por el enfermo de
dolorosa, esta región aparece al examen como libidinalmente catectizada, y su excitación provoca  reacciones parecidas
a las que acompañan el placer sexual y que pueden llegar hasta un ataque histérico.

Hacia 1924, Freud vuelve a reestructurar su clasificación anterior, distinguiendo 3 tipos: neurosis de transferencia, neurosis


narcisistas y psicosis, siendo la neurosis narcisista una categoría intermedia entre las neurosis y las psicosis.

d) Otras categorías

Fuera de los tipos de neurosis vistos precedentemente, hay otros cuadros formulados por S. Freud:

1895. Neurosis mixta

1920. Neurosis de destino

1920. Neurosis traumática

NEUROSIS MIXTA: Forma de neurosis caracterizada por la coexistencia de síntomas que provendrían, según Freud, de neurosis
etiológicamente distintas

NEUROSIS DE DESTINO: (En rigor, Freud habla de compulsión de destino). Designa una forma de existencia caracterizada por el
retorno periódico de las mismas concatenaciones de acontecimientos, generalmente desgraciados, a los cuales parece hallarse
sometido el sujeto como a una fatalidad exterior, mientras que, según el psicoanálisis, se deben buscar los factores de este
fenómeno en el inconsciente y, específicamente, en la compulsión a la repetición.

En relación con este concepto está el de NEUROSIS DE FRACASO, que designa la estructura psicológica de toda una gama de
individuos, desde los que, de un modo general, parecen ser los artífices de su propia desgracia, hasta aquellos que no pueden
soportar el conseguir precisamente lo que parecen desear ardientemente. Freud no consideró esta forma como un cuadro
neurótico más, sino apenas como un primer síntoma.

NEUROSIS TRAUMATICA: Tipo de neurosis donde los síntomas aparecen consecutivamente a un choque emotivo, generalmente
ligado a una situación donde el sujeto sintió amenazada su vida.

En el momento del choque se manifiesta por una crisis paroxística, que puede provocar estados de agitación, estupor o
confusión mental. Su evolución ulterior, casi siempre después de un intervalo libre, permitiría distinguir esquemáticamente dos
casos:

a) El trauma actúa como elemento desencadenante, revelador de una estructura neurótica preexistente; y

b) El trauma posee una parte determinante en el contenido mismo del síntoma (repetición mental del acontecimiento
traumático, pesadillas repetitivas, trastornos del sueño, etc.), que aparece como un intento reiterado de ‘ligar’ y
descargar por abreacción el trauma; tal fijación al trauma se acompaña de una inhibición, más o menos generalizada,
de la actividad del sujeto. Generalmente el nombre de neurosis traumática es reservado por Freud y los psicoanalistas
para designar este último cuadro (Laplanche, 252/53).

En relación con las neurosis traumáticas, interesa aquí la definición de:

TRAUMA: Acontecimiento de la vida del sujeto caracterizado por su intensidad, la incapacidad del sujeto para responder a él
adecuadamente y el trastorno y los efectos patógenos duraderos que provoca en la organización psíquica. En términos
económicos, el traumatismo se caracteriza por un aflujo de excitaciones excesivo, en relación con la tolerancia del sujeto y su
capacidad de controlar y elaborar psíquicamente dichas excitaciones