Está en la página 1de 2

LA LECTURA EN LA PRIMERA INFANCIA

La lectura es un estímulo fundamental en la vida de todo ser humano pero que sin duda es
crucial en la primera infancia; etapa que todos atravesamos, porque nos brinda información
nos da paso a nuevos conocimientos, ayuda a desarrollar la creatividad, la imaginación, a
enriquecer nuestro lenguaje haciendo que nuestra forma de expresarnos de manera oral o
escrita sea la más adecuada, mejora la capacidad de escucha, atención y concentración.

Los primeros años de vida son de gran importancia para el desarrollo de temas cognitivos y una
de las actividades prácticas que los niños deben desarrollar y que es escencial para su futuro, es
la lectura. Esta también les permite la práctica de la memoria ya que al contarles un cuento o
una historia a la hora de dormir no solo va a recordar sino que también puede contarla a otros
poniendo a volar su imaginación.

Los niños que crecen en un entorno dónde la lectura hace parte de su vida cotidiana, es
compartida y apoyada por los adultos que lo rodea diariamente, aprenden a valorar este
instrumento de comunicación para utilizarlo de una forma efectiva. Leerles cuentos, inventar y
narrarles una historia es para ellos una actividad muy divertida dónde pueden sumergirse en un
mundo lleno de aventuras, experimentar sensaciones y sentimientos nuevos que disfrutan en
ese momento favoreciendo su desarrollo afectivo y psicológico, fortaleciendo también los
vínculos que tenga con la persona que le está leyendo. Todas estas habilidades que va
adquiriendo son de gran ayuda puesto que les facilitará nuevos aprendizajes en un futuro.

Es importante fomentar el hábito de leer desde muy temprana edad ayudándolos a tener ese
amor por la lectura y haciéndoles ver que es algo que les trae diversión además de muchos
beneficios como lo es también el ampliar su léxico aunque, en estos tiempos es una tarea un
poco difícil debido a la gran cantidad de actividades tecnológicas que les pueden llamar más la
atención pero que la motivación que nosotros les brindemos sientan esa atracción por la
lectura ayudándoles a escoger un libro que los cautive. Hay algo que debemos tener muy en
cuenta y es que la lectura no se les puede imponer a los niños, debe ser algo como elegir un
amigo o juguete por el simple hecho de que nos gusta, pero sí debemos tratar de que ellos vean
atractivos los libros, escogiendo los más coloridos llenos de imágenes y poco texto aunque esto
puede variar a medida de que vayan creciendo, ya que por lo general los niños más pequeños
leen de manera visual es decir que todo les entra primero por sus sentidos es por esto que los
libros que utilicemos con ellos deben tener imágenes claras, que hablen por si solas para que
logren entender con solo mirarlos. Podemos crear un ambiente agradable como lo sería un
rincón donde los libros estén al alcance de ellos y tengan la libertad de escoger el que más les
guste para que se sientan a gusto con la idea de leer, cabe resaltar que la lectura es un acto de
acompañamiento que debemos estar ahí siempre para leer juntos, comentar sobre las palabras
o ilustraciones y que para que un niño se interese por la lectura debemos dar ejemplo siendo
lectores primeros. La lectura debe ser en voz alta y seguirla con nuestros dedos para que así el
niño pueda ir viendo por dónde vamos y así lograr una buena comprensión.

El niño que gracias a sus padres o sus profesores practica el hábito de leer aunque no lo haga
muy seguido, está abierto a recibir nuevos conocimientos, a estimular la reflexión y la
formulación de preguntas y en constante ejercitación para su cerebro dónde va ampliando cada
vez más su vocabulario y así mejorar su forma de expresarse aprendiendo nuevas palabras para
el desarrollo de su agilidad mental. La lectura también los prepara a ser autónomos en lo
cognitivo es decir que lo impulsa a aprender por sí mismos durante toda su vida.

En definitiva, los niños crecen en todos los sentidos con la lectura es por esto que debe ser un
hábito que se inicia en el hogar para crear un espacio donde los más beneficiados sean ellos,
utilizando algunas de las estrategias que antes mencioné y que es mucho mejor si se inculca en
los primero años de vida.

También podría gustarte