Está en la página 1de 3

ENSAYO SOBRE ‘LA ENSEÑANZA DE LA LECTURA Y LA

ESCRITURA: ANALISIS SOCIO-HISTORICO’


Por Mariam Valenciano Vendries

La lectura como base fundamental de la enseñanza es la idea central que propone


María Sánchez Arbós en el libro guía. Esta idea analizada desde el punto de vista
de la protagonista, nos hace notar que la lectura no tenía la misma razón que la
escuela y sus métodos tradicionales, lo ideal para ellos, era inculcarle a los
alumnos que la lectura iniciada desde los primeros años de educación primaria,
era la base del aprendizaje, a través de métodos como la separación de las
palabras en otras más familiares.

pienso que Sánchez Arbós estaba en lo cierto cuando se refiere a que una vez
culminada la enseñanza de los niños en la lectura y escritura, no hay nada más
que hacer; ergo es necesario impulsar los y motivarlos a que a partir de ese
momento ellos puedan buscar su propio camino basado en los gustos que van
teniendo con el pasar del tiempo y sus años de escuela, claro está, al ritmo que
lleve cada uno y el interés que estos desarrollen, según los objetivos recogidos por
nuestros autores analizados en cuestión.

Para la escuela tradicional del antiguo régimen, lo primordial era formar excelentes
calígrafos o pendolistas a base de las tres materias fundamentales, la lectura, la
escritura y la aritmética pero añadiendo otras materias que complementarán lo
aprendido según se ampliaban sus objetivos pero con el pasar del tiempo, en el
siglo XX, cambia el pensamiento de formar excelentes calígrafos, por el que los
jóvenes debían tener una buena letra, legible y elegante con estilo propio.
La enseñanza de la escritura seguía cambiando, ahora se hacía énfasis en que el
estudiante debía tener una buena ortografía para así no ser catalogado como una
persona inculta.
Método maravilloso me parece y pienso que se debe retomar en la actualidad, el
hecho de que los estudiantes a manera de perfeccionar su escritura y ortografía,
debían plasmar su día a día en un diario de clases sobre sus actividades
escolares.

En épocas actuales todos estos ideales se han ido deteriorando, se consideran


que están devaluados, aun así, en el fondo seguimos teniendo ese mismo objetivo
de las escuelas tradicionales modelando la mente según la razón gráfica y la
cultura escrita.
MONÓLOGO
Ser una persona honesta y humilde, no es fácil. Brindar amor verdadero, no es
fácil. Ser espontáneo y estar sonriendo, aún en los momentos difíciles, no es fácil.
Pues todo esto pienso que soy, soy una persona que habla y actúa según mi
corazón lo dicta. Amo ver a las personas felices, amo ver a las personas unidas.
Escribo poco a decir verdad sin embargo cuando siento que lo necesito, cuando
tengo sentimientos que es para mi mejor expresarlos por escrito que por lo verbal,
anoto en un cuaderno todos esos pensamientos que me salen del alma, esas
emociones, sean positivas o negativas, que en el momento quieren salir. Detesto
escribir palabras de odio o para ofender a alguien, palabras que puedan herir o
que sean mal vistas para mi lector (si es que lo tuviera).
Las pocas veces en las que me dedico a escribir son las veces en las que siento
que no aguanto más, las veces en las que siento que me ahogo de tantos
sentimientos que no puedo expresar, cuando siento que tengo un nudo en la
garganta y la única manera de relajarme es escribiendo. No tengo pereza o
desánimo al escribir, para mí es muy placentero y reconfortante. Escribo porque
me ayuda a aclarar mis pensamientos y ponerlos en su lugar, para organizar los
sentimientos encontrados que en el momento tenga y así estar conforme a lo que
mi cabeza y corazón quieren estar,
Escribo todo lo que por mi cabeza pase, sentimientos encontrados, pensamientos
acerca de la situación que esté pasando en el momento, ya sea con mi esposo,
con mi hijo, con mi madre, incluso con mis amigos. Mis textos no son muy
extensos, son precisos y sin una conclusión o final, sólo son palabras de
desahogo. Coloco adjetivos como: legre, triste, feliz, desanimado, molesto,
desalentador, comprensivo, emocional, sentimental, rabioso, entusiasmada, difícil,
estupendo, fácil, querido, sencillo, sincero, inolvidable, inteligente, entre muchos
otros...
En el momento de recrear mis emociones, yo me dedico 100% a él, siempre
tomándome mi tiempo para poder expresar todo lo que quiero. Casi siempre es de
manera espontánea, veo que tengo tiempo libre e inmediatamente me pongo a
escribir, a veces hago pausas y cierro los ojos para plasmar lo que tengo en el
pecho. No hago borradores, pienso que todo en general es un gran borrador de
pensamientos en la que no hay un inicio y un final.
A veces lo único que necesito es un lápiz y una hoja, sin embargo, con facilidad de
la tecnología, en un block de notas de mi celular o en un chat de Facebook que
tengo conmigo misma, puedo escribir con simplicidad. Para mí, lo que esté a la
mano en ese momento es lo más práctico o útil, sin embargo a veces con mi
celular no siento que me canso tanto ya que solo puedo utilizar los dedos para
escribir y no la mano completa o puedo estar acostada mientras lo hago.
Cuando escribo leo mis escritos varias veces, tratando de organizarlos de la
manera en como quiero expresarlos. Veo cual palabra me identifica más y la
pongo. Cuando escribo a mano y tengo dudas de la forma en la que se escriben
ciertas palabras, busco un diccionario o en el caso de mi celular utilizo el
autocorrector. Me gusta buscar sinónimos y antónimos para no repetir las mismas
palabras una y otra vez o buscar también palabras cuyo significado sea lo que
necesito,
Me siento muy satisfecha al escribir porque cada vez que lo hago siento que lo
necesito, que mi alma lo necesita y que puedo exteriorizarlo todo de manera más
fácil.
No tengo puntos fuertes ni débiles, simplemente son frases y oraciones cargadas
de sentimientos puros y sinceros para conmigo misma.
Siento que de alguna manera con el pasar del tiempo mejoraré y ampliaré el
vocabulario con el que escribo, frases más profundas que facilitarán la escritura de
mis sentimientos.
Me gustaría escribir más fluido y sin tantas pausas, cosa que transmita lo que
pienso inmediatamente al papel. Quisiera que mis escritos fueran más largos y
concisos, quisiera que tuvieran un fin pero como es lo que en el momento siento
creo que no lo tendrán.
Tranquilidad, eso es lo que siento al momento de escribir, una paz interior que es
difícil de describir, una alivio espiritual inverosímil.
En cuanto a la corrección gramatical le presto atención más a mis errores
ortográficos que a los signos de puntuación, obvio dándole un sentido a mis
oraciones y párrafos.
La existencia y la vida es un tema complejo que para muchos tienen significados y
nivel de importancia diferentes. Para mí, estos dos conceptos van de la mano con
los pensamientos con los que hemos crecido y con las experiencias que hemos
tenido a lo largo de nuestra vida. Existir es el hecho de estar aquí en este plano
terrenal, lo físico, nuestro cuerpo en la tierra, ocupar un lugar en el espacio, en
cambio vivir es disfrutar de cada momento, detalle o situación que la vida te
ofrece, tanto buenas como malas, la malas te brindan una enseñanza de la cual
puedes aprender para las siguientes situaciones y las buenas te reconfortan y te
llenan de alegría y satisfacción. Vivir es también, agradecer por compartir tiempo
con tu familia, con tus amigos, con tus seres amados, es mejorar como persona y
aprender de los errores y de los obstáculos de la vida.

También podría gustarte