Está en la página 1de 3

Actividades económicas de la selva

peruana
Las actividades económicas de la selva peruana son variadas e importantes para su gente. Sin
embargo, muchas de estas actividades se caracterizan principalmente por su ilegalidad. El reto
es proporcionar medios que permitan un desarrollo económico y social de la población pobre
de la zona, sin deforestación ni agotamiento de los recursos naturales. La selva amazónica es la
región más grande del país, con el 57,5% de todo el territorio, pero con solo un 13% de la
población de Perú. Aproximadamente 4 millones de habitantes viven aquí. El río Amazonas es el
principal sistema de transporte para la mayoría de las exportaciones de recursos naturales. No
existen caminos debido a la densa vegetación.

En la selva peruana, la ciudad principal es Iquitos, con una población de 500.000 habitantes. Se
encuentra al norte de la selva profunda en el río Amazonas. Iquitos hoy en día es el centro de
operaciones para empresas extranjeras y locales que exploran la zona en busca de productos
básicos. Las inversiones brindan prosperidad a la población local, pero también ponen en peligro
sus recursos naturales.

Listado de actividades económicas de la selva


Minería de oro
Esta es una actividad económica muy controvertida, ya que aporta riqueza y desarrollo
económico, pero contamina el medio ambiente. La minería ilegal de oro es rampante en la
región Madre de Dios de Perú y es extremadamente dañina para el medio ambiente. Los
individuos extraen cada vez más oro debido al aumento exponencial de los precios en este
producto.

Este aumento de precios está impulsando al negocio de la minería de oro a muchas personas no
capaces de obtener empleos, debido a la gran ganancia financiera. Con la Carretera
Interoceánica disponible, se estima que 30.000 mineros están en operación sin permisos legales.

Extracción de petróleo
El petróleo y el gas se extraen del suelo. Por medio de un oleoducto se transporta el petróleo a
través de los Andes hasta las refinerías en la costa. La extracción de petróleo es una amenaza
crítica para la salud de la selva peruana. Aunque la tierra es potencialmente rica en petróleo,
también hay muchos pueblos indígenas que viven en la selva amazónica.

En 2008, se reservaron 150.000 kilómetros cuadrados para la perforación petrolera en la


Amazonía occidental, y hoy ese número ha crecido exponencialmente a más de 730.000
kilómetros cuadrados. La destrucción directa y la deforestación provienen de la creación de
caminos de acceso para la extracción del petróleo y gas. Estos caminos luego se convierten en
catalizadores de otras industrias ilegales, como la tala y la extracción de oro.

Además, solo se ha extraído el 7% de los bloques petroleros en la selva, por lo que existe un
potencial para una mayor exploración ilegal en áreas no descubiertas.
Tala de Madera
Los árboles son un tesoro de la selva peruana. La caoba, la teca, el castaño, el nogal, el palo de
rosa y el ébano son apreciados por su belleza y dureza. Buscando apoyar los ingresos locales en
la selva peruana, el gobierno otorgó contratos no transferibles a agricultores individuales para
realizar actividades de tala a pequeña escala.

Sin embargo, las grandes empresas madereras comenzaron pronto a pagarles a estos madereros
individuales por usar sus contratos, estableciendo así una industria ilegal y a gran escala de
explotación forestal. En las últimas décadas, la tala ilegal se ha convertido en un grave problema
en la Amazonía peruana. En 2012, el Banco Mundial estimó que el 80% de las exportaciones de
madera de Perú se extraen ilegalmente.

Esta deforestación incontrolada podría afectar negativamente los hábitats de las tribus
indígenas, la biodiversidad peruana y, por supuesto, el cambio climático. Aunque es
comprensible que la tala ilegal no pueda detenerse fácilmente en la selva peruana, por ser un
área inaccesible más grande que España, se supone que la exportación ilegal de madera sea más
difícil.

Sin embargo, los envíos son enormes, aunque hay muy pocas rutas desde la selva a la costa.

Turismo
El turismo es un componente importante de la economía de la región. Los turistas gastan
millones de dólares al año en alojamiento, comida, productos y servicios locales. Las
oportunidades para el comercio mejoran a medida que avanza el transporte en la cuenca del
Amazonas. El mayor desafío ha sido construir carreteras confiables que no sean arrastradas por
la lluvia.

No hay puentes en el río Amazonas ni en sus afluentes, por lo que los transbordadores hacen
que el transporte sea más costoso. El río Amazonas es vital para el transporte de residentes y
bienes.

Agricultura
La agricultura representa una parte importante de la economía de la región. La mayor parte se
produce para la exportación. Los productos agrícolas, que incluyen bananos, semillas de soja,
cacao, café y maíz, se producen en tierras que previamente han sido limpiadas.
Silvicultura
El gobierno peruano ha realizado serios esfuerzos para proteger sus recursos naturales y la vida
silvestre, al mismo tiempo que estimula su industria forestal mediante la asignación de
concesiones para un manejo forestal sostenible. Sin embargo, Perú aún no ha aprovechado el
60% de la superficie terrestre del país cubierta por selva. Especialmente los problemas de
infraestructura dejan intacto el enorme potencial forestal de áreas empobrecidas e ilegales de
producción de coca.

Hoy en día, los productos forestales incluyen madera de balsa, goma balata, caucho y una
variedad de plantas medicinales. Entre estas últimas destaca la planta de la cinchona, de la cual
se deriva la quinina. Este es un medicamento contra la malaria.

Estupefacientes
Desde la antigüedad, el cultivo de hojas de coca tiene un significado cultural y social para los
pueblos indígenas del Perú. Los efectos estimulantes de la hoja de coca se utilizan con fines
médicos y en ceremonias religiosas tradicionales. El té de coca, legal en Perú y vendido en todos
los supermercados, se recomienda a los viajeros en los Andes para prevenir y aliviar los síntomas
de la enfermedad de altitud.

También se ofrece harina de coca, bebidas energéticas de coca y barritas energéticas de coca.
Sin embargo, es innegable que la mayor parte de la producción de coca se utiliza para la industria
de la cocaína. El cultivo ilegal de hojas de coca y también la producción de cocaína en Perú ha
aumentado dramáticamente.

Los esfuerzos del gobierno peruano para detener el problema no han mostrado efectos
positivos. Por tanto, en la mayoría de estas regiones empobrecidas, la producción de cocaína es
la única fuente de ingresos de los agricultores. Hoy en día, Perú es uno de los principales
productores de coca y además uno de los principales productores de cocaína. Las autoridades
peruanas estiman que la producción de cocaína para el año 2010 alcanzó las 330 toneladas.

También podría gustarte