Está en la página 1de 10

COLEGIO LA ESPERANZA

PASTORES, SACATEPEQUEZ

SEMINARIO
PROYECTO DE INVESTIGACION ACCION

Presentado por: Gonzalez Choc, Kevin Orlando

Grado: 5to. Bachillerato por computación comercia

Asesor: Ordoñez Ramos, Sara Elizabeth

Pastores Sacatepéquez, septiembre de 2020.


Índice

Introducción
Justificación
Objetivo general

Objetivo especifico

DESNUTRICIÓN EN GUATEMALA

Marzo 2019 - Glendy Ordoñez


Jimmy Morales le apuesta nuevamente a la reducción de los índices de desnutrición en
Guatemala. Para el 2019 se asignó 4,700 millones de quetzales a las instituciones que
integran el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (CONASAN). En el
2018 se tenía un registro de 46,5 por ciento de desnutrición crónica en menores de 5 años y
11,458 casos de desnutrición aguda.

Aparentemente el sistema de salud ha mejorado su abastecimiento local de vacunas y


desparasitantes, a esto se suma lo que muchos mencionan en la actualidad; la ley de
alimentación escolar que beneficia a los niños, aumenta la disponibilidad de alimentos en la
escuela y favorece la educación y los índices socioeconómicos. Sin embargo, la pregunta es
¿después de haber puesto en función todo lo ya mencionado, se han dedicado a ver
realmente que se mantenga siempre abastecido el centro de salud de cada localidad, así
como la disponibilidad de los alimentos? ¿Cómo ayudar a combatir la desnutrición? sí
también existe un alto porcentaje de niños que por la misma problemática de la pobreza no
asisten a la escuela.

Una de las causas de estas condiciones es responsabilidad del sistema económico que ha
sido excluyente desde hace mucho tiempo atrás, que no logró democratizarse. El setenta
por ciento de las personas que trabajan en el sector informal están excluidas del modelo
económico y eso perpetúa esas desigualdades y no permite que la gente acelere la reducción
de la pobreza.

Hablar de desnutrición en Guatemala es hablar de la baja probabilidad de encontrar un


trabajo adecuado a las necesidades básicas; un pueblo que busca desde muy temprano como
ganarse un plato de comida para aquellos que no saben la lamentable situación del país. Un
gobierno que ha reprimido el pueblo a su antojo, desde hace dos gobiernos atrás se ha
tratado de disminuir la desnutrición de Guatemala, lamentablemente todo esto ha servido
nada más que para el lavado de dinero y se ha jugado con la vida de cientos de niños que
mueren a causa de no tener una alimentación adecuada, violando uno de los derechos
principales de cada ciudadano de este país. Del 51% de las familias que vive pobreza, el
15% se cataloga como pobreza extrema.

La educación es una base importante, la cual tenemos que apoyar, mientras no haya
educación seguirá la ignorancia de aceptar las limosnas de un gobierno que copta todo
aquello que ingresa. Se habla mucho de la importancia de la niñez, más nunca se cambia
nada.
Cuando marchamos y gritamos en las calles muchos nos tachan de vagos, pero pocos
comprendemos la lucha que queremos ganar, luchamos por un derecho básico, un niño en
la escuela y no más mortandad. De qué sirve que apuesten a seguridad si ellos se
resguardan más que los ciudadanos, invierten en infraestructura que jamás se ve, en salud,
si cada vez está más deficiente cada hospital, ¿este acaso es el desarrollo que cada político
ofrece cuando quiere llegar al poder? Por qué hablar del futuro cuando nuestro presente se
está muriendo.

Causas de la desnutrición
Por Colaborador DCA - 02/03/2018
Por: Rafael Salinas
La seguridad alimentaria y nutricional en Guatemala, según el Instituto de Nutrición de
Centroamérica y Panamá, es “el estado en el cual todas las personas gozan, en forma
oportuna y permanente, de acceso físico, económico y social a los alimentos que
necesitan, en calidad y cantidad para su adecuado consumo y utilización biológica,
garantizándoles un estado de bienestar general que coadyuve al logro de su desarrollo”.
La desnutrición se manifiesta en tres tipos: aguda (deficiencia de peso para la talla), que se
presenta como Kwashiorkor, cuando el niño está hinchado, y Marasmo, cuando está flaco
o delgado.

La desnutrición aguda severa aumenta el riesgo de muerte hasta 9 veces; la crónica


(retardo de talla para la edad), tiene efectos irreversibles, afecta su desarrollo cerebral,
cognitivo y global (deficiencia de peso para la edad). La VI Encuesta Nacional de Salud
Materno-Infantil 2014/2015 señala: “para Guatemala los indicadores del estado
nutricional no solo reflejan las condiciones de salud de los menores de cinco años, sino
también la pobreza y limitantes de desarrollo de la población”. También determina una
prevalencia de desnutrición crónica de 46.5 por ciento, de 0.7 por ciento para la aguda y
12.6 por ciento para la desnutrición global.

El estudio Análisis Situacional de la Malnutrición en Guatemala sus Causas y Abordajes,


Cuaderno de Desarrollo Humano, 2009/2010, manifiesta: “Se ha podido establecer la
fuerte relación de nutrición con variables de naturaleza social, como es el caso de la
relación de dependencia demográfica, educación materna, pobreza y pobreza extrema,
entre otros factores”. Estudios de expertos en SAN, tanto nacionales como
internacionales, coinciden en las causas y determinantes, así como en las propuestas para
reducir o eliminar la desnutrición; sin embargo, se deben derribar los muros de la
desigualdad e inequidad para distribuir mejor los recursos económicos, y así mejorar el
acceso a los alimentos, atención primaria en salud, agua y saneamiento y educación de los
padres y niños que viven en condiciones de vulnerabilidad.

pobreza y falta de acceso a la educación


Las causas estructurales y socioeconómicas de la pobreza en Guatemala son complejas y tienen
sus raíces en problemas profundos como la escasez de fondos públicos para fines sociales,
educación y salud, la discriminación que sufren las poblaciones indígenas o la dependencia
económica del exterior.

La pobreza y las dificultades de acceso a una educación son consecuencias claras de los problemas
nutricionales, pero también son sus causas. El resultado es una espiral descendente que limita
cada vez más las posibilidades de desarrollo de la población guatemalteca.

El problema nutricional se debe a las condiciones de pobreza y extrema pobreza en que viven las
familias, a la falta de educación y la poca preparación de los padres, lo que incide en la calidad del
cuidado que les brindan a sus niños en la etapa temprana del desarrollo.

Desnutrición crónica y sus consecuencias más visibles


24/04/19
Por: Dr. Guillermo Chávez Meza
En el año 2017, 60 mil 977 niños y niñas son reportados como casos nuevos de
desnutrición crónica en menores de cinco años, en Huehuetenango, Quiché,
Quetzaltenango y Chimaltenango, según el informe presidencial.

Estos nuevos desnutridos se suman al millón 52 mil 69 que se reportan en la Encuesta


Nacional de Salud Materno Infantil en los años 2014-2015. Con esto casi el 46,5% de los
menores de cinco años están desnutridos en nuestro país para ese año.

En la desnutrición crónica las reservas orgánicas que el cuerpo ha ido acumulando


mediante la ingesta alimentaria se agotan debido a una carencia calórico-proteica,
retrasando el crecimiento de fetos intra-útero, infantes, niños y adolescentes.
Estos efectos son notables en la talla, porque retrasa el comportamiento normal de
crecimiento, pero también en el aprendizaje, dado que el desarrollo del cerebro de estos
niños y niñas, no es igual a los que tienen las personas con una nutrición adecuada.

Además, se asocia con retardo en el desarrollo psicomotor, mayor riesgo de enfermar,


siendo las infecciones la morbilidad más frecuente, agravando el déficit de crecimiento y
desarrollo, produciendo efectos adversos a largo plazo, incluyendo disminución en la
capacidad de trabajo físico y en el desempeño intelectual en la edad escolar, la
adolescencia y la edad adulta.

Principalmente en los hombres en la edad productiva, dificulta la posibilidad de generar


ingreso incrementando la pobreza y en la mujer genera madres desnutridas, que
completando el círculo, engendrando niños y niñas desnutridos para su propia familia.

Por supuesto se debe tomar en cuenta que estos adolescentes y adultos al lograr llegar a
una universidad, tendrán dificultad en el aprendizaje y su formación profesional,
incrementando por su déficit intelectual y de atención, la repitencia y la deserción.

Reforzar la nutrición de los sectores más afectados de la población guatemalteca reflejara


la disminución de los índices altos de morbilidad y deserción escolar. Una población con
más oportunidades de aportar y hacer un país más desarrollado.
Consecuencias
Niños siendo pesados para medir la malnutrición en un campo de refugiados, durante la crisis
alimentaria en el Cuerno de África de 2011.

Corazón: El corazón pierde masa muscular, así como otros músculos del cuerpo. En el estado
más avanzado hay una insuficiencia cardíaca y posterior muerte.

Sistema inmune: Se torna ineficiente. El cuerpo humano no puede producir glóbulos blancos, y
esto causa múltiples infecciones intestinales, respiratorias, y otros acontecimientos. La duración
de las enfermedades es mayor y el pronóstico siempre peor que en individuos normales. La
cicatrización se lentifica.

Sangre: Es posible que ocurra un cuadro de anemia ferropénica relacionada con la desnutrición.
Tracto intestinal: Hay una menor secreción de HCL por el estómago, tornando ese ambiente
más favorable para la proliferación de bacterias. El intestino disminuye su ritmo de peristáltico y
su absorción de nutriente.

En la persona: Una disminución de su coeficiente intelectual,12 problemas de aprendizaje, de


retención y memoria. En niños, menor crecimiento y desarrollo físico.