Está en la página 1de 2

Textos expositivos

Los textos expositivos presentan información sobre teorías, personajes, hechos etc. Lo hacen
de una manera organizada de manera que el lector pueda comprender el porqué y el cómo del
tema expuesto. Para ello el mismo texto actúa como guía, es decir que ofrece señales que
sirven para que los lectores puedan extraer las ideas más importantes. Entre esas señales se
encuentran: títulos, subtítulos, palabras destacadas o subrayadas..

Los títulos, subtítulos, imágenes forman lo que se conoce como PARATEXTO. Elementos que
rodean al cuerpo del texto y que tienen la función de alertar al lector sobre el sentido del texto
o hacer ampliaciones o aclaraciones de información.

El texto se concibe como la respuesta a una pregunta realizada por un hipotético lector. El
autor evita dar opiniones y el texto se construye en tercera persona puesto que lo importante
es dar a conocer conceptos no argumentos. También aparecen citas de textos de otros
autores.

El lenguaje ha de ser preciso y claro. Por lo general utilizan la tercera persona del singular, el
tiempo presente y el modo indicativo. Por otro lado, los textos expositivos utilizan conectores
de varios tipos para organziar sus ideas. Miremos algunos de ellos:

Aditivo, son los que expresan suma de ideas: y, además, también, asimismo, por añadidura,
igualmente, es más, más aún, incluso, hasta, para colmo.

Opositivos, son los que expresan diferentes relaciones de contraste entre enunciados: con
todo, a pesar de todo, aun así, ahora bien, de cualquier modo, a pesar que, pero, sin embargo,
no obstante, en cierto modo, aunque, sino, en cambio, al contrario.

Causativos-Consecutivo, son los que expresan relaciones de causa o consecuencia entre los
enunciados: por tanto, de ahí que, en consecuencia, así pues, por consiguiente, por lo tanto,
por eso, por lo que sigue, por esta razón, entonces, porque, pues, puesto que, ya que, debido a
que.

Comparativos, son los que subrayan algún tipo de semejanza entre los enunciados: del mismo
modo, igualmente, análogamente, de modo similar, como, así como, más… que, menos… que,
igual… que, tan… como.

Reformulativos son los que indican que un enunciado posterior reproduce total o
parcialmente, bajo otra forma, lo expresado en uno o más enunciados anteriores: o sea, es
decir, vale decir, dicho de otro modo, en otras palabras.

Temporales, son los conectores que indican relaciones temporales entre enunciados: después
(de), después (que), luego, desde (que), desde (entonces), a partir de..., antes de, antes que,
hasta que, en cuanto, al principio, en el comienzo, inmediatamente, temporalmente,
actualmente, cuando, no bien, apenas, en cuanto que.

Una característica importante de los textos expositivos es que suelen utilizar palabras que son
específicas de una ciencia o una disciplina y que fuera de dicha ciencia es dificultoso utilizarlas,
estas palabras forman lo que se conoce como vocabulario TECNICO. Se suele hacer uso del
vocabulario técnico para referirse a objetos, fenómenos, o situaciones propias de un área
científica.
RECURSOS EXPLICATIVOS

Los textos explicativos recurren a varias estrategias para desarrollar sus explicaciones. Estas
estrategias son:

Definición: provee el significado de un vocablo o concepto que el receptor puede desconocer.


La definiciones indican funciones, características, sinónimos o la pertenencia a una clase de lo
designado por el término que se busca definir. La definiciones se escriben teniendo en cuenta
las siguientes características: se utilizan verbos como ser, significar, consistir, llamar, designar;
puede incluir dos puntos, paréntesis o guiones; se utiliza el presente del modo indicativo para
los verbos.

Reformulación: es la transformación o adaptación de una parte de texto para facilitar la


comprensión recurriendo a un lenguaje cercano o conocido por el receptor. Los marcadores
que indican reformulación son: es decir, dicho de otra manera, o sea, lo que quiere decir, en
otras palabras, lo que equivale a decir, vale decir etc.

Ejemplificación: consiste en proporcionar un caso concreto para facilitar la comprensión de un


concepto abstracto o desconocido. Los marcadores de ejemplificación son pueden ser frases
como: por ejemplo, tal es el caso, a saber, como ser. También se utilizan los dos puntos,
guiones y paréntesis.

Comparaciones: permiten establecer una relación de similitud entre un objeto o idea


desconocida y otro objeto o idea familiar para el receptor, con el fin de generar cierto saber.
Las comparaciones o analogías se introducen en los textos explicativos a través de marcadores
como: es lo mismo que, tal como, como, así como, etc.

ESTRUCTURA

Por último, es necesario tener en cuenta que un texto expositivo organiza la explicación en el
marco de una determinada ESTRUCTURA TEXTUAL.

Introducción: se presenta el tema, se anuncia de qué va a hablar el texto y se indica en qué


orden se va a desarrollar la información. Suele incluir algún dato curioso, alguna anécdota,
alguna situación que justifique el tratamiento del tema. No suele ocupar más de un párrafo.

Desarrollo: es donde el texto despliega toda la información. La misma se organiza en párrafos


que van aportando información nueva sobre el tema general.

Conclusión: es el párrafo final en el que se realiza un resumen de los más importante de la


explicación.