Está en la página 1de 12

UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN CRISTÓBAL DE HUAMANGA

FACULTAD DE INGENIERÍA QUÍMICA Y METALURGIA

ESCUELA DE FORMACIÓN PROFESIONAL DE INGENIERÍA QUÍMICA

Laboratorio de Análisis Instrumental

INFORME N° 07

DETERMINACIONES TURBIDIMÉTRICAS

ASIGNATURA: ANALISIS INSTRUMENTAL QU (342)

ALUMNO: Yack CHANCAHUAÑ A MAMANI

PROFESOR: Ing. M. Sc. Jorge GARCÍA BLÁ ZQUEZ MOROTE

DÍA DE PRÁCTICAS: miércoles HORA: 8:00 a.m – 11:00 a.m

AYACUCHO - PERÚ

2018
DETERMINACIONES TURBIDIMETRICAS

I. OBJETIVOS. -

 Aprender a calibrar y utilizar un turbidímetro.


 Determinar la turbidez de diferentes muestras de agua.
 Determinar sulfatos por turbidimétria

II. FUNDAMENTO TEORICO. -

INTRODUCCIÓN

Las técnicas ó pticas de medició n se utilizan desde hace añ os para obtener cierta


informació n de un objeto, teniendo en cuenta la existencia de fenó menos ó pticos y
las propiedades que presenta la luz. Los fenó menos ó pticos implican la interacció n
de la luz con un medio. Al atravesar una muestra el haz luminoso, ocurre la
absorció n, la fluorescencia o la dispersió n que junto a las propiedades
ondulatorias (amplitud, fase, polarizació n, longitud de onda) ofrecen un mundo
rico en informació n.

La medició n de la turbidez, inicialmente comenzó a utilizarse para proporcionar


una evaluació n bá sica de la calidad del agua. Los primeros turbidímetros se
desarrollaron en la década del 60 del siglo XX y la tecnología ó ptica fundamental se
mantuvo sin cambios hasta mediados de los añ os 80. Desde entonces, el desarrollo
tecnoló gico de estos instrumentos ha avanzado de manera agigantada. Nuevos
diseñ os de turbidímetros han evolucionado en cuanto a la tecnología utilizada
(fuentes de luz y el diseñ o del detector) y se han utilizado para compensar o
eliminar las interferencias asociadas al aná lisis de la turbidez (ejemplo: color de la
muestra, burbujas en la muestra que desvían la luz y longitud de onda), que a
menudo hacen difícil la comparació n de las mediciones realizadas.

Las técnicas ó pticas tradicionales de medició n han experimentado un renacimiento


debido al fuerte desarrollo de las fuentes y los detectores de luz, así como de
nuevos elementos de tipo ó ptico. Los avances en la nanotecnología han abierto
nuevos campos como la nanomedicina y la tomografía ó ptica, impulsando una
creciente demanda para el desarrollo de la medició n ó ptica y de la tecnología de
imagen en las ciencias de la vida. En general, son técnicas rá pidas, sin contacto y no
destructivas para el medio ambiente. 3Los recientes acontecimientos en las técnicas
ó pticas, como: las sondas de densidad ó ptica, los biosensores ó pticos, los sensores
de fibra ó ptica, infrarrojos y de fluorescencia, demuestran la creciente importancia
que presentan los sistemas de sensores ó pticos en el registro de los procesos
biotecnoló gicos.  Estos ofrecen la posibilidad de un seguimiento continuo del
proceso sin perturbació n alguna y cercano al valor real.  El objetivo de esta revisió n
consistió en mostrar el estado del arte en cuanto a las técnicas de medició n de
turbidez aplicadas a las ciencias de la vida, especialmente, a los bioprocesos.
MEDICIÓN DE TURBIDEZ

Definición de turbidez

La turbidez se define por la Organizació n Internacional de Normalizació n (ISO),


como la reducció n de la transparencia de un líquido causada por la presencia de
partículas no disueltas de material distinto al propio líquido.  Al ser un indicador de
apariencia ó ptica, ocasionado por la dispersió n y absorció n de la energía lumínica
a través del líquido, la turbidez solo puede ser medida usando técnicas ó pticas. 6 Se
fundamenta en la relació n de la intensidad de la luz incidente y de la luz dispersada
por el medio, mediante la ley de Lambert-Beer (Ecuació n 1), en la que la turbidez
es proporcional a la concentració n de partículas. Un haz de radiació n
monocromá tica paralelo con intensidad I0 llega al medio absorbente perpendicular
a la superficie; luego pasa a través de la longitud  X del medio, que contiene 
partículas absorbentes  que bloqueará n  la transmisió n de la luz (á tomos, iones o
moléculas), la intensidad del haz disminuye a  I como resultado de la absorció n y la
dispersió n. Si el material se compone de partículas con diferentes coeficientes de
absorció n y de dispersió n, el coeficiente total de absorció n y de dispersió n, (αA y
αB), es igual a la suma de los coeficientes de absorció n y de dispersió n de todas las
partículas.

Dó nde:

 I intensidad de la luz resultante.


 I0 intensidad de la luz en el punto 0.
 0 punto de partida del paso de luz a través del medio absorbente.
 X longitud del medio o distancia del viaje de la luz a través del medio.
 C concentració n del medio.
 αA coeficiente de absorció n.
 αB coeficiente de dispersió n.

La proporcionalidad entre la intensidad de la luz incidente y la luz dispersada por


el medio depende del tamañ o y de la forma de las células que se encuentren en el
medio que se esté analizando, que también puede ser afectada por las condiciones
ambientales. La correlació n entre la concentració n de partículas y la turbidez,
también llamada calibració n, depende, en el caso del aná lisis de cultivos
bacterianos, de las especies bacterianas que se estén analizando, y en ocasiones,
incluso de la cepa específica utilizada. La medició n de turbidez se usa para estimar
los indicadores de crecimiento de bacterias como una alternativa a los recuentos
de las placas tradicionales. Su utilizació n se ha incrementado como nueva
tendencia en la microbiología predictiva y ha comenzado a centrarse en la
cuantificació n de la variabilidad de las respuestas bacterianas en los entornos de
los alimentos y otros productos industriales.

La unidad de medició n está ndar para la turbidez es la Unidad Nefelométrica de


Turbidez (UNT).  Aunque también se utilizan otras unidades de medida para la
turbidez establecidas por regulaciones y está ndares, como, Total de Só lidos
Suspendidos (SST) y Concentració n de sedimento en suspensió n (SSC).

Principio de medición de turbidez

Cuando el haz de luz atraviesa el fluido de la muestra (Fig. 1), los só lidos
suspendidos dispersan la luz en todas direcciones. La reducció n de la intensidad
del haz de luz se debe a la difusió n del haz por dichos só lidos suspendidos en el
medio. Sin embargo, la absorció n de la radiació n incidente por sustancias
coloreadas disueltas, también reduce la intensidad de la luz y debe tenerse en
cuenta para contrarrestar este efecto, de forma manual o automá tica.   En el aná lisis
de bajas cantidades de só lidos suspendidos, se suele usar la medida de la luz
dispersa, debido a que los fotodetectores detectan pequeñ os cambios de la
intensidad de la luz en contraste con un fondo oscuro. Sin embargo, este método
tiene como desventaja que con grandes cantidades de só lidos disueltos en la
muestra, se produce una dispersió n mú ltiple que limita la cantidad de luz que
recibe el detector.13 A elevadas concentraciones de só lidos suspendidos, se deben
emplear métodos de mediciones alternativas, tales como los de absorció n.

Fig. 1. Efectos de luz al atravesar la muestra.  L1 Haz de luz incidente sobre la


muestra. L2 Haz de luz que ha pasado a través de la muestra. M Muestra en
análisis. St Luz difundida por las partículas suspendidas en la muestra. G y
G1 Rayos periféricos del haz de luz difundido.

Técnicas turbidimétricas de medición


La turbidez se mide utilizando las técnicas de turbidimétria o nefelometría. La
relació n directa entre los datos de turbidez y la concentració n de só lidos
suspendidos depende de muchos factores, entre los cuales se incluye el tamañ o de
las partículas, la forma, la distribució n y el estado de la superficie, índice de
refracció n de las partículas de dispersió n y de la longitud de onda de la luz
utilizada.

Hay tres diseñ os bá sicos de medidores de turbidez (Fig. 2):

 ·          
El nefeló metro cuantifica la intensidad de la luz dispersada por la
muestra bajo aná lisis. El sensor se encuentra montado en un á ngulo
normalmente de 90° del rayo de luz incidente. Este diseñ o tiene una
precisió n limitada a elevadas turbiedades. A medida que aumenta la
turbidez aumenta la cantidad de luz dispersa, ocurriendo una dispersió n
mú ltiple que disminuye la intensidad de luz difusa que llega al detector
situado a los 90°.

  
El turbidímetro mide la absorbancia de la muestra en estudio. Es uno de los
instrumentos má s utilizados y la técnica empleada consiste en el uso de un
cultivo de microorganismos en un medio líquido, que actú a como una
suspensió n coloidal, la cual bloquea y refleja la luz que pasa a través de él.
La luz es absorbida de manera directamente proporcional a la
concentració n de células que hay en el cultivo.

  
El turbidímetro que revela la tasa o relació n de intensidades luminosas,
mide tanto la transmisió n de la intensidad de la luz como su dispersió n.
Este diseñ o es muy apropiado para los productos líquidos que
presenten colores intensos y para muestras de gran turbidez. 5 Esta
configuració n es la clave para obtener buenas características de
rendimiento en las mediciones de turbidez, así como una buena estabilidad,
linealidad, sensibilidad, baja luz difusa y rechazo del color.
Fig. 2. Técnicas para la medición de turbidez.

Fuente de luz

Generalmente se consideran emisores optoelectró nicos aquellos dispositivos que


son capaces de convertir energía eléctrica en luz.  Existen varios tipos de emisores
o fuentes de luz, como los termoluminiscentes (bombillas), electroluminiscentes
(LED y lá seres) y los basados en plasma (haló genos).

Un ejemplo de fuente de luz utilizada comú nmente en las mediciones de turbidez


es la lá mpara de filamento de tungsteno incandescente, la cual contiene una banda
espectral con diferentes longitudes de onda. Esta característica pudiera ser
una desventaja para su uso, ya que la producció n de numerosas longitudes de onda
puede llevar a obtener una menor intensidad de la luz dispersada.

Detectores

En los turbidímetros el haz de luz resultante de la interacció n entre la luz incidente


y la muestra será  detectado por el fotodetector y como resultado, la señ al
electró nica producida se procesa y se convierte entonces en un valor de turbidez.
La ubicació n del detector en el turbidímetro varía de acuerdo con la configuració n
del diseñ o en el instrumento. Existen cuatro detectores que se utilizan
frecuentemente en los turbidímetros, estos son, los tubos fotomultiplicadores, los
fotodiodos de vacío, y de silicio, así como los fotoconductores de sulfuro o de
cadmio.

Aplicaciones de la turbidimetría en los bioprocesos

Los bioprocesos modernos son extremadamente complejos y difieren entre sí,


(entre ellos se tiene la producció n de antibió ticos, el cultivo de células de
mamíferos, entre otros), por lo que se han desarrollado diversos sistemas de
aná lisis y configurado a partir del diseñ o de diferentes mó dulos bá sicos, que
satisfacen las demandas específicas de cada proceso en particular.

Dentro de los procesos biotecnoló gicos se encuentran los de fermentació n, en


donde la introducció n de nuevos sensores ó pticos ha permitido el avance en su
comprensió n. Los sensores ó pticos son herramientas eficaces para obtener cierta
informació n del sistema bioló gico bajo estudio, ofreciendo un control no
destructivo de los procesos biotecnoló gicos.

Sistemas ópticos para la medición de la turbidez

El aná lisis de la turbidez se torna cada vez má s popular, sobre todo, porque la
prá ctica alternativa de toma de muestras y aná lisis de la sedimentació n o filtració n
y pesaje de los procedimientos, son procesos lentos y propensos a errores.
Algunas variantes modernas posibilitan, realizar mediciones de absorció n y
fluorescencia a partir del uso de diferentes longitudes de onda, lo que permite
disminuir los tiempos empleados en la detecció n y estudio de microorganismos. En
un artículo reciente, se describe un método que posibilita mejorar la capacidad de
un sistema optoelectró nico de detecció n de microorganismos combinando la
centrifugació n de la muestra, el empleo de fuentes fluorescentes de luz y el uso de
cinco longitudes de onda de excitació n (comprendidas entre el rojo y el
ultravioleta).

El método turbidimétricas o espectrofotométrico de absorció n, se ha utilizado


también en distintas investigaciones para determinar la concentració n de
glucosa. Basado en que su reacció n con la hidroxilamina se obtiene la oxima
correspondiente la cual es el compuesto a determinar cuyo espectro de absorció n
UV se ubica en el intervalo de 200 a 260 nm. La fuente de radiació n, en esta
investigació n, se seleccionó  considerando estos valores. En el diseñ o se utilizaron
dos fotodetectores de silicio. El sistema de registro de la señ al de salida de cada
detector hace uso del amplificador  logarítmico LOG102, el amplificador
operacional LM308N y el microcontrolador  PIC16F873A; componentes que son de
gran precisió n, que permiten la obtenció n de resultados, muestreando elementos
técnicos y valores nominales a tener en cuenta para el diseñ o del instrumento de
medició n.

PRINCIPIO: El turbidímetro es un instrumento de utilidad amplia, puede medir la


turbidez desde pocos centésimos de una Unidad Nefelometría de Turbidez hasta
1000NTU. También puede ser utilizado para determinar bajas concentraciones de
cloruro en agua.

Determinaciones de cloruro son realizadas condicionando la muestra con la


solució n de ensayo de cloruro son realizadas condicionando la muestra con la
solució n de ensayo de cloruro, las lecturas son convertidas en mg/L de cloruro con
la ayuda de las curvas de conversió n.

TURBIDÍMETRO: Instrumento utilizado para medir la turbidez de los líquidos.


Mide la dispersió n de un haz de luz en un á ngulo de 90º. Constan de una caja
oscura, en la que se aloja la fuente luminosa y los receptores, en la que se inserta
un recipiente transparente con la muestra de líquido cuya turbidez se pretende
determinar. Tras ubicar la muestra en su receptá culo, se procede a taparlo para
evitar la entrada de luz pará sita del exterior. Normalmente, antes de su utilizació n,
se realiza una calibració n del aparato con una solució n testigo de turbidez
conocida.

Existen modelos portá tiles y de laboratorio, y son de uso comú n en sedimentología


y, en general, en laboratorios químicos, para comprobar la pureza de los líquidos,
la presencia de coloides o sustancias disueltas, y para analizar las propiedades
físicas de las muestras. La unidad de turbidez es la NTU (Nephelometer Turbidity
Units). Segú n el sistema de medició n, se pueden registrar los resultados en otras
unidades, como la JTU (Jackson Turbidity Units) o la FTU.

III. MATERIALES Y EQUIPOS DE LABORATORIO


 Balanza analítica  Papel filtro
 Turbidimetro  Lunas de reloj
 Probeta graduada  Espá tula
 Pipeta graduada  Soporte universal
 Vasos de precitados 250 ml y  Plancha de calentamiento
150 ml
 Fiolas de 10 ml a 1000 ml
 Estufa eléctrica
 Matraz Erlenmeyer
 Varilla de vidrio

Turbidímetro

REACTIVOS
 Cloruro de magnesio: MgCl2
 Acetato de sodio: NaCH3COO
 Nitrato de potasio: KNO3
 Á cido acético concentrado: CH3COOH
 Á cido sulfú rico: H2SO4 0.02N
 Cloruro de bario: BaCl2
 Sulfato de sodio: Na2SO4
 Agua destilada
 Agua potable de Ayacucho
IV. PROCEDIMIENTO EXPERIMENTAL

IV.1 Calibración de turbidímetro:


 Encender el equipo.
 Colocar en la celda la solució n de 800 NTU, pulsar CAL luego READ.
 El equipo pide CAL2, entonces colocar la solució n de 100 NTU y pulsar
READ
 Proceder de forma similar con las otras soluciones patrones.
IV.2 Determinación de la turbidez de muestras de agua

 Una vez calibrado el equipo se coloca en una celda la muestra.


 Pulsar READ y anotar la turbidez.
 Repetir con otras muestras de agua.

IV.3 Determinación de sulfato por turbidimétria

a) Principio: el ion sulfato es precipitado en un medio á cido acético con


cloruro de bario, formá ndose cristales de sulfato de Bario BaSO 4 de tamañ o
uniforme. La turbidez producida por el sulfato de bario en suspensió n se
mide y la concentració n se determina por comparació n de la lectura con
una curva está ndar.

b) Reactivos:
b.1. solución buffer: pesar 3 g (m1=3.0005 g) de MgCl2; 0.5 g
(m2=0.5009g) de NaCH3COO y 0.1g (0.1020 g) de KNO3 y disolver en agua,
adicionar 2 mL de á cido acético concentrado y enrazar a 100 mL con agua.

b.2.solucion estándar de sulfato: 1.00 mL = 100μg SO4=; puede ser una de


las siguientes:
 Diluir 10.4 mL de H2SO4 0.02N y llevar a 100 mL
 Disolver 0.1480 g de Na2SO4 anhidro y seco. En seguida llevar a 1000 mL

c) Preparación de la curva de calibración


 Disponer de cinco Erlenmeyer de 125 mL, debidamente enumeradas.
 Medir a la N° 1, 50 mL de agua destilada.
 Preparar 50 mL de cada una de las soluciones de 5,10, 15 y 20 ppm de SO 4=,
a partir de la solució n está ndar original y trasvasar cada una a los
Erlenmeyer enumeradas.
 Agregar a cada uno de los Erlenmeyer 10 mL de solució n buffer y cristales
de BaCl2 en forma aproximada.
 Agitar vigorosamente por lo menos por un minuto.
 Esperar 5 minutos y leer la turbidez de cada está ndar y anotarlas.
d) Procedimiento:
 Medir 50 mL de muestra a un Erlenmeyer de 125 mL, agregar 10 mL de
solució n buffer y mezclar si es posible en equipo de agitació n por un
minuto.
 Durante la agitació n agregar cristales de BaCl2 (0.2-0.3 g).
 Esperar 5 minutos y luego llevar a la celda para leer la turbidez y
anotarlas.
 Determinar la concentració n de SO4= en la curva de calibració n.
V. DATOS, CALCULOS Y RESUTADOS
V.1 Determinación de sulfato por turbidimétria.
Concentració n final (Cf =? M)

De esta manera se determinó la concentració n final de todas las Erlenmeyer


excepto el N°5 que después será calculado con la grá fica. Los resultados se
muestran en el siguiente cuadro.
N° Volumen (mL) V (mL) Vf(mL) Turbidez (NTU)
1 0 0 50 1.5
2 5 2.5 50 49.1
3 10 5 50 93.7
4 15 7.5 50 128
5 20 10 50 166

GRAFICA: turbidez vs Cf (ppm)


N° [ ] p.p.m Turbidez (NTU)
1 0 1.5
2 5 49.1
3 10 93.7
4 15 128
5 20 166
6 ¿ 120

Chart Title
180
160
f(x) = 81.77 ln(x) − 87.36
140
120
turbidez (NTU)

100
80
60
40
20
0
0 5 10 15 20 25
concentracion (ppm)

Determinació n de concentració n de sulfato en las muestras

Ecuació n De La Recta Ajustada


y = 8.172x + 5.78

Dó nde: Y= T= turbidez y

X= Cf = concentració n (ppm)
y−587 120−587
x= = =19.96=13.9
8.172 8.172

VI. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES


CONCLUSIONES:

 Se obtuvieron la grá fica turbidez versus las concentraciones de las muestras


en cada ensayo.
 Se aprendió a manipular el turbidimetro sin ningú n problema, recopilando
así los datos en el laboratorio

 Se elaboró las curvas de calibració n espectroscó pica y se observó el


cumplimiento de la ley de Beer.
 Se observó el funcionamiento y los principios de los espectrofotó metros
visibles y UV.
 La determinació n de ion sulfato en concentraciones del orden de
miligramos por litro se puede llevar a cabo mediante una turbidimetría
basada en la formació n de BaSO4.
 La medida de la turbidez puede llevarse a cabo con instrumentos diseñ ados
a tal fin, como los turbidímetros o los nefeló metros, pero no hay ningú n
inconveniente en utilizar los datos proporcionados por espectró metros UV-
vis o colorímetros.
 Se puede verificar que la turbidez del agua potable es menor que el agua de
lluvia o una agua estancada.

RECOMENDACIONES:

 En cada prueba de espectrofotó metro se debe limpiar las cubetas


empleadas.
 Realizar las pesas con la má xima exactitud posible, para así poder obtener
resultados má s ó ptimos.
 El á cido clorhídrico concentrado es corrosivo se realizar con mucho cuidado
y los disolventes orgá nicos son tó xicos e inflamables.

VII. BIBLIOGRAFÍA.

 D.M.WEST “ analisis instrumental” editoroal : mc graw hil segunda edició n


pá gina: 309
 D. A. SHOOG
 ALAN FERSHT Estructura y mecanismo de los enzimas Editorial Reverte, 1980
páginas 400 pag.
 GOTH, A. (1996) Y HARRIS, DANIEL C. (1992) Farmacología Medica, 3ra. Ed. ;
Editorial interamericano
 http://dspace.espoch.edu.ec/bitstream/handle/123456789/1580/56T
00261.pdf;jsessionid=2CCF912249B7B7B96B5CF9D51D2845E9?
sequence=1
 Norma Técnica Nacional. Determinació n de á cido carmínico (N.T.N. 011.208)
ITINTEC
 http://revista.cnic.edu.cu/revistaCB/articulos/los-m%C3%A9todos-turbidim
%C3%A9tricos-y-sus-aplicaciones-en-las-ciencias-de-la-vida

También podría gustarte