Está en la página 1de 2

ABUEL@ CUIDA´O

ASPECTOS RELEVANTES SOBRE LA CALIDAD DE VIDA DEL ADULTO


MAYOR
Durante mi experiencia como directora en un centro de vida para adultos mayores,
tuve la oportunidad de compartir y conocer las diferentes situaciones que deben
afrontar algunos, sus miedos, inseguridades, alegrías y las perspectivas hacia la
vida. Para ellos, esta etapa del desarrollo puede ser percibida como un ocaso,
inclusive como sinónimo de enfermedad o soledad. Percepciones que, si bien no
son del todo erróneas, en muchos de los casos son producto del abandono y
discriminación por parte de sus familiares y las entidades que deben brindarles
atención y protección.
El miedo a la soledad, a no poder valerse por sí mismos, a ser dependientes,
discriminados y maltratados, puede generar en ellos patologías como la depresión
o la ansiedad.
La melancolía puede ser una emoción común en los adultos mayores, melancolía
por los años pasados, por las cosas que se dejaron de hacer o por las que se
considera se hicieron mal.
La ansiedad por el día a día, por el mañana y por su ausencia en la familia cuando
ya no estén, es un tema que genera preocupación, porque muchos de ellos aún
siguen siendo la piedra angular dentro de sus hogares.
Otro factor que puede generar cambios en el estado de ánimo del adulto mayor,
está relacionado con las patologías asociadas a la edad, la pérdida de funciones
motrices y mentales, haciendo que estas puedan generar irritabilidad y frustración.
Sumado a todo lo anterior está el miedo personal a morir, el miedo a esa muerte
que es nuestra única realidad y para la cual muy poco nos preparamos.
Aprendí también de toda esta experiencia, que necesariamente no tiene por qué
ser gris, triste o sinónimo de muerte ser viejo; pero para ello, SI es totalmente
necesario exista el acompañamiento familiar y que esté este sobrecargado de
amor, amor que nos permita ser tolerantes y pacientes para poder acompañar esta
etapa que para muchos no es tan fácil de llevar.
De hecho, no son grandes los esfuerzo ni los sacrificios que se deben hacer para
lograr hacer de la vejez un sinónimo de vida, tranquilidad y bienestar, pero si
amerita un compromiso para guiar y mantener en los adultos mayores unos
hábitos comportamentales adecuados; estos hábitos deben estar relacionados con
una actividad física estable, caminatas por la calle, en el parque o la cancha más
cercana, inclusive, ejercicios físicos dentro del mismo hogar, esto no solo logra
mejorar su estado físico y de salud, sino que logra disminuir significativamente los
sentimientos de ansiedad, depresión, soledad y controlar los problemas de
obesidad, generando sensaciones de bienestar y mejorando las relaciones
interpersonales e inclusive, existe evidencia de esta actividad disminuye la tasa de
mortalidad a nivel mundial.
Que estos espacios sean compartidos por la familia es muy relevante para ellos,
así como que los puedan compartir con sus pares; de allí la importancia de
ayudarles a establecer redes o vínculos con otros adultos mayores cercanos.
Una alimentación saludable, rica y variada, potencializando el consumo de
alimentos ricos en fibra (como las frutas de la cosecha), vitaminas y calcio;
controlando el consumo de grasas y carbohidratos, sin olvidar que la ingesta
calórica de los adultos mayores debe ser menor, son consejos altamente
recomendables a estas edades.
El sueño en los adultos mayores puede alterarse algunas veces, esto en la
cantidad de horas que se duerme, las siestas que se toman o en la percepción
que tenga el propio adulto mayor sobre este. Lo más relevante es poder identificar
cuáles son los patrones de sueño y las alteraciones que se puedan tener, ya que
cada caso es particular y deberá ser atendido de esa misma forma. No es
aconsejable el consumo de medicamentos con este fin sin que estos hayan sido
formulados, pues se han observado relación con índices altos de mortalidad.
El sexo también es un factor relevante dentro de los hábitos comportamentales de
los adultos mayores, por lo cual es importante incentivar las prácticas sexuales
seguras, mucho más, si estos han mantenido una vida sexual promiscua, pues no
es bajo el índice de afección en los adultos mayores por contagio de VIH o SIDA.
Por último, evitar el consumo de cigarrillo y bebidas alcohólicas, podría lograr en
ellos la obtención de una calidad de vida adecuada.
El apoyo y acompañamiento de la familia es de gran valor para que se puedan
cumplir todas estas recomendaciones y principalmente para generar en ellos
mucha más satisfacción por la vida.

Pa´lante… pa´lante... porque pa´trás no se avanza sino que se estanca.