Está en la página 1de 3

LOS 19 DERECHOS ASERTIVOS BÁSICOS

Una persona se considera asertiva cuando es capaz de afirmar o negar de forma


positiva, con seguridad, de forma sencilla y con fuerza, pero respetando las ideas y
derechos de los demás, sin llegar a ofenderles. Básicamente se resume en estas
6 capacidades asertivas:

Soy capaz de…


Soy capaz de decir “no”.
Soy capaz de pedir un favor o petición.
Soy capaz de expresar tanto los sentimientos
positivos como negativos de manera
adecuada.
Soy capaz de comunicarse adecuadamente.
Soy capaz de expresar una opinión.
Soy capaz de mantener los derechos propios.

¿Por qué es bueno ser asertivo?

Las personas asertivas se sienten más libres de manifestarse, mediante palabras,


hechos o actos. “Este soy yo, esto es lo que pienso, quiero y siento”.
Son capaces de comunicarse con personas de cualquier tipo o nivel (amigos,
extraños, jefes superiores, familiares, profesionales, etc.). La comunicación siempre
será abierta, directa, sincera y adecuada.
La gente con un estilo asertivo tienen una orientación activa en la vida, saben lo que
quiere e intenta hacer que aquello que quieren suceda.
Actúan de un modo respetable. Aceptan sus limitaciones y entienden que no se
tiene porque ganar siempre, pero son conscientes de que su conducta es lícita y su
forma de actuar es amparada por buenos motivos.
Los 19 Derechos Asertivos Básicos.

 Derecho al respeto y a la dignidad.


 Derecho a tener sentimientos, opiniones y a poder expresarlos sin
violar la dignidad de los demás (derecho a estar triste, cansado,
enfadado, etc.)
 Derecho a decidir si nos comportamos en función de las expectativas
y deseos de los otros o conforme a nuestros intereses, siempre que
no violemos los de los demás.
 Derecho a pedir, sabiendo que el otro tiene derecho a decir que no.
 Derecho a rechazar peticiones sin sentirnos culpables.
 Derecho a establecer nuestras propias prioridades y a tomar nuestras
propias decisiones.
 Derecho a cambiar de opinión.
 Derecho a decidir qué es lo que quiero hacer, nuestras prioridades,
nuestro cuerpo y nuestro tiempo.
 Derecho a equivocarse, siendo responsable de nuestros errores.
 Derecho a pararse y pensar antes de actuar o antes de tomar una
decisión. Es decir, derecho a no tener que responder de forma
inmediata (o nunca).
 Derecho a pedir información o a preguntar cuando no se entiende algo.
 Derecho a disfrutar los propios logros y reconocerlos, a estar orgulloso
de uno mismo.
 Derecho a sentirse a gusto con uno mismo, independientemente si los
resultados o logros hayan sido mejores o peores.
 Derecho a obtener aquello por lo que se paga (por ejemplo, si te ponen
un café que no está bueno derecho a que te lo restituyan por otro).
 Derecho a escoger no comportarse de forma asertiva, si es lo que se
quiere.
 Derecho a estar solo cuando así se desea.
 Derecho a no tener que justificarse ante los demás.
 Derecho a hacer cualquier cosa, siempre que no se violen los
derechos de las demás personas.
 Derecho y obligación a sentirse contento, o ser feliz.
La asertividad es una habilidad de la inteligencia emocional que se puede trabajar
y desarrollar, si quieres cambiar tu forma de afrontar las cosas puedes hacerlo. No
tengas miedo en apoyarte en ayuda profesional para ello.
Fuente: Psicología online, neurociencia y ayuda psicológica.

También podría gustarte