Está en la página 1de 3

Funciones de un líder

Recordemos que un buen líder debe tener fuertes habilidades en establecimiento de metas,
delegación, comunicación, control y motivación.
Por otro lado, para asegurar el buen funcionamiento del equipo debe realizar las siguientes
tareas:
Conocer a los miembros de su equipo.
El líder debe enfocarse tanto en las fortalezas como en las debilidades de su gente.
Además, debe descubrir, gestionar y utilizar el talento de cada uno de ellos para lograr el
objetivo del grupo. Así mismo, debe conocer acerca de sus gustos, sus necesidades
personales y aquellas cosas que les motivan.

Determinar metas – para todo equipo.


Es importante tener objetivos tanto individuales como grupales.
Es más, los objetivos individuales deben ser acordes a los grupales y estar alineados con ellos
para que ambos tipos de objetivos sean efectivos. De esa forma, el colaborador sentirá que, a
la vez que alcanza el objetivo del grupo, también está satisfaciendo sus necesidades
individuales.

Es fundamental que todos tengan un punto al que quieren llegar y que sientan que llegar a este
punto le trae beneficios.
Por último, el líder debe asegurarse que las metas estén acordes a los valores del equipo y de la
organización y que los valores sean respetados por el equipo.

Planear funciones que deben ser realizadas y seleccionar a los integrantes adecuados para
realizarlas –

Las metas y objetivos son “el qué”. El líder también tiene que trabajar en “el cómo” y dentro de
ese “cómo” los recursos humanos y sus talentos cumplen un papel fundamental.
La persona correcta en la función correcta da resultados exitosos.

Coordinar el accionar de los distintos miembros dentro de cada proyecto establecido


El líder debe utilizar los recursos con que cuenta de una forma eficiente (llegando a la meta con
la mejor utilización de los recursos). Pero, además, debe crear SINERGIA. Esto se da cuando
los resultados que alcanza el equipo como tal son mayores que los resultados que podrían
alcanzar como individualidades.

Inspirar la creatividad y lograr la colaboración de los miembros


El líder no debe convertirse en un “extinguidor de incendios” que constantemente está
resolviendo los problemas generados de los demás. Tampoco es un “niñero”. Los colaboradores
deben ser capacitados por este para saber detectar, analizar y corregir los problemas de menor
envergadura y rutinarios. El líder, mientras, debe encargarse de aquellos temas más complicados
y estratégicos. El enseñar a los demás a pensar por sí mismos es muy importante y permite el
desarrollo de las personas y la delegación.

Analizar y corregir fracasos con rapidez y precisión


Los fracasos son oportunidades de crecimiento que el líder no puede desaprovechar.
Recordemos que no es tan importante cuántas veces hemos caído, sino cuántas veces y cómo
nos hemos levantado.
Representar al equipo delante de otros, tanto fuera como dentro de la organización –
El líder es la cara visible del equipo, en los buenos momentos y en los malos. Además, debe
manejar tanto la comunicación interna como la externa. El equipo de trabajo debe sentir que sus
inquietudes e intereses están siendo representados por su líder ante los demás grupos de trabajo
y con grupos externos.
Mantener motivados a los miembros del equipo y promover su desarrollo constante –
La motivación es un factor interno de cada individuo; es como el combustible que hace que nos
movilicemos. Además, es altamente contagiosa. Lo que el líder debe hacer es buscar aquellas
cosas que mantienen alta la motivación de su equipo y trabajar con ellas. Eso, muchas veces,
depende del conocimiento que tenga de cada uno de sus miembros, sus situaciones particulares
y sus necesidades. Por último, para motivar, el líder también debe sentirse motivado.

MANEJO DEL ESTRÉS


El manejo del estrés laboral engloba todas aquellas recomendaciones que tienen por objeto
mantener bajo control las situaciones de estrés en el entorno laboral, así como aquellas prácticas
saludables que nos ayudan a minimizar sus consecuencias en nuestro organismo.
Aquí van algunos consejos al respecto:
Comunícate:
La comunicación también es fundamental en aquellos casos en los que los detonantes o
agravantes del estrés laboral son las propias condiciones ambientales del puesto de trabajo,
como la temperatura, la iluminación o el volumen de ciertos sonidos.
Practica técnicas de relajación:
Para el manejo del estrés laboral, una de las mejores recomendaciones que podemos darte es la
de entrenar tu mente. No es necesario que acudas a un psicólogo para hacerlo, ¿sabías que
disciplinas como el yoga o la meditaciónnos ayudan a manejar mejor el estrés? La gente que
practica yoga o meditación desarrolla una capacidad de autocontrol y gestión de sus emociones
muy por encima de la media
Haz deporte:
El deporte es otro de nuestros grandes aliados en el manejo del estrés laboral. Practicar deporte
de modo regular nos hace liberar endorfinas (una potente hormona anti estrés) y nos ayuda a
descansar mejor por las noches. Uno de los mejores deportes para combatir el estrés
eficazmente es la natación.
Tómate un descanso:
Está demostrado que el cerebro rinde mejor si le damos un pequeño descanso (aunque sea de un
minuto) por cada hora de trabajo. Así que ve por un vaso de agua o un café, té vendrá bien para
estirar las piernas y despejar tu mente del estrés

Duerme las horas necesarias:


Los expertos recomiendan entre 7 y 8 horas diarias de sueño. La actividad reparadora que el
sueño ejerce sobre nuestro cuerpo y nuestra psique es fundamental para empezar bien el día.
Una mente descansada es una mente preparada para manejar mejor el estrés laboral
Deja el tabaco:
Si aún no has dejado de fumar deberías empezar a planteártelo. El tabaco no sólo no te ayuda a
relajarte (la nicotina en realidad es un estimulante), además aumenta la cantidad de toxinas
presentes en tu organismo, disminuye la concentración de oxígeno en tu sangre y puede
ocasionarte graves problemasde salud e incluso la muerte (lo que sin duda, haría aumentar tus
niveles de estrés de modo considerable). Dejar de fumar mejorará tu salud, tu nivel de energía y
tu autoestima por haberlo conseguido.
Come sano:
Las personas que tienen problemas con el manejo del estrés laboral suelen alimentarse de modo
poco o nada saludable. Son varios los estudios que relacionan el estrés laboral con una peor
alimentación, por ejemplo, científicos argentinos han averiguado la razón de que el estrés
aumente el deseo de comer alimentos con alto contenido de grasas.

Y si nada de esto funciona...


Si el estrés laboral hace su aparición y la ansiedad se apodera de ti ¡respira!. Pero cuidado, ¡no
debes respirar como si acabases de sufrir un ataque de pánico!, debes respirar de modo lento y
profundo, unas cuantas veces, intentando relajar tu mente y concentrándote en tu respiración.