Está en la página 1de 9

6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?

¿Salir de las sacristías?


José Luis Aberasturi, el 4.06.20 a las 4:39 PM

Es una expresión, junto a otras del mismo cuño -iglesia en salida, salir a la calle, dejar de mirarse a
sí misma, ir hacia fuera-, que aunque podría parecer que está en línea con el mandato de Jesus: id
por todo el mundo, predicad el Evangelio… no es oro todo lo que reluce, la verdad.

Antes, en y tras el CV II se acusó a la Iglesia -a grandes voces- de estar encerrada en sí misma.


Incluso hoy se oyen estas “rajadas” que, si nunca correspondían con la realidad, hoy menos aún:
más fuera de si misma no puede estar: está enajenada y fuera de sí. A veces, al intentar mirar a la
Iglesia, da incluso la impresión de que no se la ve por ningún lado. ¿Exageración…?

Son voces que solo sirven para alimentar esa (IM)postura de la “salida", que es la que le
interesa al Enemigo. Máxime, cuando no se sabe ni hacia dónde, ni por qué, ni para qué…, o sí,
pero sin decirlo abiertamente: las “nebulosas” siempre le sirven al mismo Enemigo. En el fondo, la
Iglesia solo tiene uno: Satanás y sus acólitos, que los tiene; y enfervorizados muchos de ellos.

Todo viene a propósito de apartar y sacar a la Iglesia de su lugar propio: Jesucristo. De este
modo, se pretende romper -de hecho, en emplios sectores eclesiales, ya se ha roto- su vínculo
con el Señor, y lo que es y representa: tanto el Señor como la Iglesia.

“Salir de las sacristías”. Vamos a meternos por ahí, que me da que hay cosas que aclarar y
profundizar.

De entrada, la Iglesia Católica NUNCA ha estado encerrada, ni ha vivido así. Ha habido épocas
en las que ha tenido que vivir escondida, sí, por perseguida. Pero no ha habido poder en el mundo
que haya podido encerrarla: lo más parecido ha sido lo montado por el marxismo y la masonería, sus
acólitos más los “tontos útiles", que abundan, han abundado y abundarán: es condición INhumana. Y
nunca lo han conseguido. Un “misterio” más, que aclara perfectamente lo que la Iglesia es.

La Iglesia Católica siempre ha vivido con las puertas y las ventanas bien abiertas: de entrada,
para poder respirar mejor; y también porque está enamorada de la Luz: empezando por la Luz Divina
cuyo recuerdo perenne es la luz natural. Los “cenáculos” oscuros y oscurantistas y los “contubernios
de sacristía” ni son eclesiales ni siquiera católicos: de hecho ya estabamos advertidos, por el mismo
Señor a ese respecto.

Pero es que la Iglesia siempre ha tenido los pies ligeros y andarines: siempre “le ha tirado” la
calle, los horizontes abiertos: ¡si se le ha quedado pequeño hasta el mundo! Y lo ha llenado todo…,
como le había encargado Jesús.

Porque siempre ha sido fiel al mandato de Cristo: Id por todo el mundo… La Iglesia -y en Ella y
con Ella, los santos-, nunca se ha casado de caminar: el mundo es de Ella y para Ella: para
salvarlo y llevarlo a Dios.

¿Entonces, lo de “salir de las sacristías”, a qué viene? Viene a “sembrar cizaña", lo propio del
“Enemigo del hombre” -inimicus hominis fecit hoc-, por/de todos los puntos cardinales. Y, a mi
parecer, ninguno bueno.

https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 1/9
6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?

En primer lugar, y en línea con el “diálogo con el mundo”, había que “sacar” a los sacerdotes de
su sitio. O sea: descolocarlos. Y, si quedaban indefensos ante el mundo, pues de ese modo, ni
sabían de dónde venían, ni para qué estaban, ni lo que eran…, tanto mejor: lo de “ser Cristo
para los demás”, para todos estos sabihondos y “entendidos” de turno y nómina, se les había
quedado pequeño; aparte el atractivo que el mundo y sus máximas tiene de suyo. Y tira, por
supuesto.

En consecuencia, y como primera provisión, había que “vaciar de contenido” primero, y luego
por y para lo mismo, “de espiritualidad” la vida del sacerdote. Y esto ya desde los mismos
seminarios, para que no supiesen siquiera ni a dónde ni a Quién mirar. “Como un pulpo en un
garaje”: pues eso exactamente.

“¿Administrador de los misterios de Dios?", “¿Ordenados para la eucaristía?", “¿Perdonar los


pecados?: ¿qué pecados?", “¿Actuar in persona Christi capitis?": habrá que saber traducirlo antes,
¿no?", “¿Encarnar a Cristo?", “¿Ser Cristo presente, para convertir y salvar almas yendo por todo el
mundo?"… Antiguallas, pasadas no ya de moda, sino que no interesaban ya a las gentes… ni a la
parte importante de la misma Iglesia. Así lo interpretaban, y así lo han impuesto. Y con éxito, en
tantísimos sitios.

Basta oír hablar a algunos cardenales -ni más ni menos que cardenales; pero igual pasa con obispos
y sacerdotes-, para tener la absoluta certeza: lo que dicen es lo que se ha sembrado en ellos
mismos, tal cual. Porque ex abundantia cordis, os loquitur.

Para más revolver las cosas, había que minar el “celibato sacerdotal”: no solo antigualla, sino
rémora, fuente de problemas personales y colectivos, un sinsentido, mera disciplina eclesial, absurdo
e inhumano, etc. A estos intentos, más viejos que Matusalén, el papa Juan XXIII los catalogaba de
DELIRIO.

Por supuesto, no contentos con esto, y para seguir sembrando porquería, había que sacar a
relucir lo de las “nenas": diaconisas, sacerdotas, obispas, cardenalas y, ¿por qué no?
papisas… ¡Qué se les iba a poner por delante a toda esta tropa!

El efecto inmediato: se vaciaron los seminarios. Lógico: ¿quién se hace sacerdote para no
casarse, para no llegar ni a mileurista, para estar al arbitrio de terceros como en ninguna empresa
que se precie, y convertirse en mero funcionario y/o animador socio-cultural…? Más montar lo de
cáritas, claro. Y encima sin rezar, por resumirlo y decirlo de alguna manera: ¡eso es un aburrimiento
mortal! ¡No mola!

Y los ya sacerdotes -y aunque sea innegable la fidelidad y el servicio ministerial de tantos y tantos:
la inmensa mayoría de ellos-, se torcieron muchos: dejaron su sacerdocio, unos; se metieron por
caminos mundanos, otros; pretendieron compaginar lo incompaginable, los de más allá…, y algunos,
muy pocos, acabaron como han acabado… Todo está a la vista de todos.

Y quien dice de los sacerdotes, dice de los religiosos; de los colegios “católicos"; de las catequesis;
de meter al sacerdote en más y más cosas, muy poco sacerdotales en sí mismas; de entrar al trapo
de todos los mantras kulturales, psicológicos y sociológicos; y hacer de todo… menos de sacerdote.

El caso era -y es- sacar a la Iglesia de su sitio. Y lo han conseguido en amplias franjas del mundo
eclesial.
https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 2/9
6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?

Vistos los resultados -la plaza de san Pedro, el Domingo de Pentecostés (31-V-2020), era pura
desolación-, ya se comprende que todo lo que sea que la Iglesia se salga de su sitio, se embelese
con lo que no debe, atienda y se dedique a lo que no es para Ella… es un desatino, a más de un
suicidio anunciado y programado. “La muerte pelá”: como se ve día sí y día también.

Y hay que hacer exactamente lo contrario: rectificar, que es algo perfectamente católico.
Vamos, de lo más católico: se llama CONVERSIÓN.

Me voy a centrar en los sacerdotes, pero vale para todas los demás alturas y horizontes.

Al SACERDOTE hay que devolverle su verdadera e insigne IDENTIDAD: sacerdos, alter


Christus! Lo mismo que a la Iglesia y sus instituciones, o a los religiosos, etc. Y reconstruir desde
ahí, desde la piedra angular, que es Cristo. Y estar “orgulloso” de ello, y de nada más.: Porque,
El Señor es el lote de mi heredad.

Y en esta línea, hacer que se dedique a lo que debe: hablar únicamente de Dios, y acercar a
todos a Dios. Al trabajo verdaderamente sacerdotal. Y, todo lo demás, cuando eso pretenda
comerse su ser sacerdote, DELEGARLO.

Ahora sí, esto sí: a imitación de los Apóstoles que dejan el servicio a las mesas a los diáconos.
Para ellos “dedicarse a la oración (personal), y a la predicación de la Palabra de Dios. Siempre,
por supuesto, dentro de la Iglesia, intentando ser de sus mejores hijos.

Volver a la piedad sacedotal, a la frecuencia de Sacramentos, al rezo de la Horas, a los afanes de


Santidad personal, a encenderse y encender a todos en el afán de almás, a ser doctos…; pero,
sobre todo, a SER NORMALES, sacerdotalmente hablando. Desde el mismo vestir.

Es que si no, acaba saliendo un cardenal -como ha salido: que yo nunca me invento nada-, diciendo
que “Cristo dijo tomad y comed, y no `abrid la boca´“. ¡Un genio de la exégesis este chico: y recién
“horneada"!

¿No debería ser el próximo papa? Méritos está haciendo, ¿no? Quizá los de Sankt Gallen se lo
estén pensado ya… si es que para entonces queda alguno para coger el móvil.

¿Salir de las sacristías? ¿No sería mejor que se salieron ellos de la Iglesia y dejasen la cizaña?
Debe ser muy poco gratificante sembrar cosas que ni se comen, enredar almas e instituciones, matar
la inocencia, hacer el papel del Enenmigo.

No es sería más provechoso dedicarse mejor a CONVERTIRSE, volver al Señor, volver a empezar, e
intentar salvar sus conciencia y sus vidas? Eternas, por supuesto.

Vamos a rezar por todo esto, que es rezar directamente por la Iglesia.

Categorías : Sin categorías

https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 3/9
6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?
"La piedra que desecharon los arquitectos..." (Mt 21, 42) »

12 comentarios

 Octavio
Magnífico artículo. Tiene usted toda la razón, padre.
04/06/20 5:10 PM

 Scintilla
PArece pensado para el día de hoy. Más claro y conciso no recuerdo nada sobre la situación de los
sacerdotes. En resumen: salir de las sacristías se convierte en sinónimo de olvidarse de la santidad. O la
santidad sólo como lema o etiqueta: ser santos, sí, pero sin saber qué significa eso ni cómo se hace posible
(empezando por la gracia de Dios, que es una expresión que ya no oigo en boca de un cura). Gracias. Y que
Dios le bendiga e ilumine a muchos sacerdotes por sus caminos y vías.
04/06/20 6:33 PM

 Aldovan
Las frases mencionadas en este artículo, nunca he podido calar. Siempre las he visto con la intención de
producir un desprendimiento a la virtud de la religión. Exacerba oír críticas dirigidas hacia las personas
mayores, que dedican horas a la adoración del Santísimo Sacramento, al rezo del Santo Rosario en los
templos, o a sus oraciones particulares. Definitivamente, las cosas no van bien en nuestra Santa Iglesia
Católica Romana. Paz y bien.
04/06/20 7:25 PM

 Manuel
Gracias, D. José Luis. No sé lo han conseguido o están a punto de conseguirlo. A los sacerdotes, cuando nos
secularizan, perdemos el sabor y no podemos dar sabor, porque no se da lo que no se tiene. Nos han vaciado
el corazón y la cabeza y andamos des-locados y des-nortados, sin rumbo. Hoy, día de Cristo, Sumo y Eterno
Sacerdote, le pedimos a Jesús, como dice el Himno de mi Seminario: "Fórmanos sacerdotes a tu Imagen,
sacerdotes que recen y trabajen, que amen tus espinas y tu cruz".
04/06/20 10:14 PM

 Jordi
Lo de salir de las sacristías lo oigo desde los 1970, con resultados como indica Infocatólica: caída de
natalidad, bodas, vocaciones, ordenaciones, órdenes y conventos.

2020: se acabó el Concilio Vaticano II, y con él, todas sus reformas. Lógico, pasaron 55 años, y Francisco es
su último testigo en las últimas.

Francisco, renuncia.
04/06/20 10:28 PM

 Soledad
Padre:
Muy buena descripción de lo que ocurre en parte de la Iglesia. Si lo trasladamos al cuerpo humano el ejemplo

https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 4/9
6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?

de una infección localizada, que se extiende, por no poner tratamiento, y que puede llegar al torrente
circulatorio diseminadose y produciendo la muerte corporal es clara. Sabemos que no va a ser así, porque
Cristo nos lo dice: no prevalecerán.

El problema está dentro, pero la solución tb.


En algún momento Dios permitió la acción de Satanás, y muchos fueron seducidos y derribados. Estos
influyeron en otros, y como una cadena de infección, han ido penetrando, carcomiendolo todo. Creo San Pío X
decia"comen la energía de la Iglesia", en relación al Modernismo. Pero no sólo el. Otros alertaron. Entre ellos
San Josémaria Escriva.
Ya he comentado aquí, InfoCatolica, que mi formación, me la dio el OD. Jamás se me habló de esta situación,
ni mucho, ni poco:nada. Lo comento porque supongo que esto ocurriría en otras instituciones de la
Iglesia.Prudencia?....no sé, pero el tiempo a demostrado que no fue una buena opción. Algunos nos hemos
encontrado de golpe con esta realidad, que precisa de un buen bisturí. Que mano lo empuñara?. Mi esperanza
es que Dios lo hará, en el modo y tiempo preciso. Aquí no tengo duda.

Se debería hacer un examen de conciencia de aquellos a los que les falto diligencia y caridad para enfrentar
estos desvíos.Los que ya no están, ya han respondido por ello, pero los vivos?, Yo no puedo entender el
porque no se alertó con más insistencia, vehemencia y constancia. De repente algunos,yo entre ellos, nos
hemos encontrado con una realidad calamitosa.Ciega ante esta realidad estaba,o muy "arropada" en un sitio
seguro, al amparo de todo, pero siendo tratada como menor de edad en cuanto a la fe.

Ahora captó un derrotismo, pesimismo, un "autoflagelo" ante esta situación, que no me parece cristiana. Lo
veo así porque pienso nos falta fe y confianza en Dios. Es una tentación sutil que nos lleva a veces a una
crítica de consuelo, de desahogo, olvidando los medios de los que disponemos:oración y penitencia.

Mi impresión personal es que estamos en un punto de degradación y de exigencia de santidad, una cuerda de
dos extremos, de donde se tira en sentido contrario. Hay que perseverar, no desfallecer: siempre fieles.
Jesús en Ti confío!!

Gracias Padre por su valentía y sinceridad. Que Dios le bendiga.

05/06/20 11:07 AM

 Fernando Cavanillas
Muy buen artículo padre. Así es.

La prueba que está pasando la Iglesia creo que puede ser la más difícil de sus 2.000 años de historia. Quizás
no en cuanto a persecución violenta (que también la hay en muchos lugares), pero sí en cuanto al enemigo
interior, que es mucho más dañino. La crisis interior es la más peligrosa.

Pero no olvidemos que nuestro Señor Jesucristo es quien gobierna la Iglesia, y que esto es sólo una prueba
de Amor. Una prueba de fidelidad, como la del santo Job. El que persevere hasta el final se salvará... y la
renovación de la Iglesia vendrá con toda la fuerza, eso es seguro. Cuando venga esa renovación interior es
posible que entonces comience una horrible persecución... es el sino de los cristianos, de los católicos.
Siempre seremos perseguidos de una u otra forma, así que a seguir proclamando la Verdad, en estos tiempos
tan difíciles es absolutamente necesario!!!
05/06/20 11:50 AM

https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 5/9
6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?

 María de las Nieves


Jesucristo es la piedra angular como Ud indico en su artículo anterior y la Iglesia nace para vivir del misterio de
la Cruz; Muerte y Resurrección; Ascensión y ya tenemos el Espíritu Santo Consolador el mismo Espíritu del
Padre y del Hijo que viene a nosotros a hacer morada en nosotros para transformarnos purificarnos;
convertirnos a su Persona elevarnos; resucitarnos.

Nuestra Iglesia está en donde se celebra el Sacrificio memorial de su Pasión y esto se llama.Muerte y Cruz
para vencer por su Santo Espíritu o acaso tenemos a Jesucristo colgado de adorno?
Sin la Cruz personal asociada a la Cruz redentora no hay más que una reunión de amigos para comer y
hacemos de lo Sagrado y la Liturgia; cuando no entramos en el sufrimiento del Señor una parodia de algo tan
dramático como la Cima Santa del Calvario.

La conversión es a El y entonces seremos Iglesia de El y desde ahí desde la realidad celeste iluminar la Tierra
en todas sus realidades; la realidad terrestre ; las Teologías de liberación o grupos de ayuda no es la Iglesia
del Señor por muchas buenas acciones que se hagan; en sacristía o en los confines del mundo.
Volver al kerigma a lo pequeño tan grandioso y preguntémonos hoy por fallecidos sin atención espiritual y sus
familiares en esta realidad de la Tierra sin precedente con este virus.

Estuvo el cielo cerrado? O como el mártir Esteban vimos el cielo abierto y al Señor a la diestra de Dios?
Dios interviene si picamos a su puerta y sino nosotros se la cerramos.
Si seguimos así moriremos en nuestro pecado; y haber donde está la predicación para la esperanza y
conversión.
Pidamos vocaciones gritemos por la predicacion que llegue al oído y entre al corazón para Seguimieto y
Servicio al Señor y a los fieles y reconstruiremos Su Iglesia.
Oro por Ud Sacerdote fiel y así abramos la puerta dela Verdad de par en par .Ore por nosotros.
05/06/20 12:15 PM

 Francisco V
Qué bárbaro D. José Luis. Lo ha "clava'o". Dios le premie por su lucidez. Yo añadiría a todo esto que
necesitamos mirar al cura de Ars. Que S. Juan M Vianney interceda para que Dios suscite Santos sacerdotes.
Gracias.
05/06/20 12:34 PM

 José María
5 de junio de 2020

Muy querido D. José Luis:

¡Cristo nos saca del abismo en que estamos caídos y nos lleva victoriosamente con Él!

Le comento, D. José Luis, su artículo, aprovechándome, una vez más, de todo lo bueno que usted nos dice.

Coincido con usted en que, en la Iglesia y con Ella, los santos nunca han estado “encerrados en sí mismos” ni
en ninguna sacristía. Menos todavía han estado “enajenados” o “fuera de sí”, para rabia y desconsuelo de
nuestro Enemigo.

Coincido también en que ha habido y hay un “salir de la sacristía” que equivale a que muchos sacerdotes se
https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 6/9
6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?

hayan quedado y se queden sin Jesucristo, es decir, “descolocados y sin norte”.

Coincido asimismo en que es más provechoso que nos dediquemos a convertirnos al Señor.

Coincido en que tenemos que rezar por nosotros y por la Iglesia.

Pero, más allá de esto, ¿cómo se le devuelve al sacerdote “su verdadera e insigne identidad”, y lo mismo a la
Iglesia y sus instituciones, o a los religiosos, etc.?

Nos toca, creo, rezar, como usted dice, y aguardar con paciencia hasta la venida del Señor, imitando lo más
posible al labrador mencionado por el apóstol Santiago (5, 7-8).

Muchas gracias, D. José Luis.

Un fuerte abrazo:

José Mari, franciscano

Muchas gracias también a sus comentaristas.,

Creo que, tanto a nivel personal [porque es uno mismo el que debe empezar a hacerlo],como institucional,
apunto por dónde se debería empezar a devolver a los sacerdotes, a los religiosos y a los laicos, su verdadera
y única identidad, que es la de "hijos en el Hijo por el Espíritu Santo": Mirar a Cristo, Escrituras, Sacramentos,
Oración y Dirección Espiritual. Con la lucha personal e insustituible para buscar ser, en verdad, otro Cristo, el
mismo Cristo.
Un gran abrazo.
05/06/20 5:02 PM

 Vicente
alimentarnos con la Palabra y los Sacramentos para salir a buscar a las ovejas perdidas.
05/06/20 9:27 PM

 LUCHO
Querido don Jose Luis. Su artículo podría resumir en una sola idea (la destrucción del sacerdocio católico) las
505 páginas que le costó a Romano Amerio, en su Iota Unum, describir los muchos males que padeció y
padece la Iglesia del PostConcilio. Efectivamente, el objetivo a destruir son nuestros curas. En términos
militares diríamos que es un objetivo de alto valor estratégico para cierta gentuza: la destrucción del
sacerdocio católico implica, necesariamente, la destrucción de la Iglesia. Es una meta a la que lleva dedicada
la masonería secular varios siglos y, desde la muerte de Pío XII en que perdieron el miedo y la vergüenza para
aparecer en público, se dedican también a ello los modernistas: altas figuras de nuestra jerarquía eclesiástica,
infiltrados en la Iglesia de forma masiva desde los tiempos de aquél Arzobispo santo que fué Fulton Sheen.

https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 7/9
6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?

Nosotros queremos, necesitamos y rezamos por nuestros curas. Los queremos de veras y los necesitamos
santos, que amen a Cristo. Cuando veo a un cura hacer una genuflexión ante el Sagrario, sufro un ataque de
gusto: es evidente que ese hombre quiere al Señor, sabe que está ahí y para mí, con ese gesto, me da una
completa confianza en él. Y me acerco al confesionario a que limpie el estiércol de mi alma.

Pero hay gentuza dentro de la Iglesia tratando de apartar al sacerdote del trato con el Señor, aduciendo
milongas falsas: menos rezar y más activismo social; menos trato con el Señor y más asuntos temporales que
no son de su incumbencia: asuntos de justicia, abolición de la pobreza, inmigración, cambio climático,
reciclado del plástico y más rolletes ecológicos. Y como éramos pocos, parió la abuela: ahora rollete también
ecuménico, de forma que todas las religiones valen igual porque esa es la voluntad del Creador. Y que no se le
ocurra a ningún cura ni laico hacer apostolado/proselitismo. Lo que debe hacer el cura es contactar con el
rabino y el mufti más próximos para dar buena imagen del diálogo inter religioso, y ecuménico y tal.

Para los católicos, la santidad de nuestros curas y su fidelidad a la voluntad de Cristo, que los quiso para que
nos llevaran al Cielo, es cuestión de supervivencia, temporal y eterna. Hay que rezar por ellos a tiempo y a
destiempo.

Don Jose Luis, le dejo unas Letanías por los sacerdotes que rezo a diario desde hace mucho tiempo, por si
considera apropiado publicarlas para que otros se animen también a rezar por nuestros curas. Usted decide si
las publica o si borra este párrafo y lo que sigue.

LETANÍA POR LOS SACERDOTES


Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.
Dios Padre, de quien recibe su nombre toda paternidad en el Cielo y en la Tierra, ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Sumo Sacerdote eterno y soberano Rey, ten piedad de nosotros.
Dios Espíritu Santo, fuente de toda santidad y Guía de los pastores, ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad un solo Dios, ten piedad de nosotros.

Por el Papa, óyenos, Señor, y ten misericordia.


Por todos los cardenales, óyenos, Señor, y ten misericordia.
Por todos los obispos, óyenos, Señor, y ten misericordia.
Por todos los sacerdotes, óyenos, Señor, y ten misericordia.
Por todos los diáconos, óyenos, Señor, y ten misericordia.
Por todos los seminaristas, óyenos, Señor, y ten misericordia.
Por todos los ministros de la Santa Iglesia de Dios, óyenos, Señor, y ten misericordia.

Por los sacerdotes fieles a sus votos, Sangre preciosa de Jesús, fortalécelos.
Por los sacerdotes que se esfuerzan en pos de la santidad, Sangre preciosa de Jesús, fortalécelos.
Por los sacerdotes reverentes con la liturgia, Sangre preciosa de Jesús, fortalécelos.
Por los sacerdotes ortodoxos en la doctrina, Sangre preciosa de Jesús, fortalécelos.
Por los sacerdotes valerosos en la predicación, Sangre preciosa de Jesús, fortalécelos.
Por los sacerdotes magnánimos en la Confesión, Sangre preciosa de Jesús, fortalécelos.
Por los sacerdotes entregados a las obras de misericordia, Sangre preciosa de Jesús, fortalécelos.

Por los sacerdotes desorientados, Sangre preciosa de Jesús, consuélalos.


https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 8/9
6/6/2020 ¿Salir de las sacristías?

Por los sacerdotes desmoralizados, Sangre preciosa de Jesús, consuélalos.


Por los sacerdotes agotados, Sangre preciosa de Jesús, consuélalos.
Por los sacerdotes a los que nadie aprecia, Sangre preciosa de Jesús, consuélalos.
Por los sacerdotes calumniados, Sangre preciosa de Jesús, consuélalos.
Por los sacerdotes perseguidos, Sangre preciosa de Jesús, consuélalos.
Por los sacerdotes silenciados, Sangre preciosa de Jesús, consuélalos.

Por los sacerdotes abusadores, Sangre preciosa de Jesús, lávalos y conviértelos.


Por los sacerdotes ambiciosos, Sangre preciosa de Jesús, lávalos y conviértelos.
Por los sacerdotes irreverentes, Sangre preciosa de Jesús, lávalos y conviértelos.
Por los sacerdotes herejes, Sangre preciosa de Jesús, lávalos y conviértelos.
Por los sacerdotes cobardes, Sangre preciosa de Jesús, lávalos y conviértelos.
Por los sacerdotes resentidos, Sangre preciosa de Jesús, lávalos y conviértelos.
Por los sacerdotes tibios, Sangre preciosa de Jesús, lávalos y conviértelos.

Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, libra y salva a tus sacerdotes.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, sana y haz puros a tus sacerdotes.
Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, multiplica el número de tus sacerdotes santos.
V. Levántate, Señor, y ven a tu morada, Tú y el arca de tu majestad.
R. Vístanse tus sacerdotes de justicia y exulten tus piadosos.
Oremos. Señor Jesucristo, ten piedad de tu Iglesia y haz resplandecer sobre nosotros la luz de tu rostro, para
que los que habitamos en este valle de tinieblas nos libremos de los males que nos afligen, y nos concedas
numerosos pastores que sean de tu agrado y guíen santamente a tu rebaño a pastos de gracia y gloria, donde
habitas y reinas con el Padre en unidad del Espíritu Santo, Dios, por los siglos de los siglos, amén.
• Santa María, Reina de los sacerdotes, ruega por los predilectos de Jesús y por nosotros.
• San José, casto esposo de María, ruega por los predilectos de Jesús y por nosotros.
• San Miguel Arcángel, Príncipe de los Príncipes del Cielo, ruega por los predilectos de Jesús y por nosotros.
• San Juan Bautista, Precursor de Nuestro Señor, ruega por los predilectos de Jesús y por nosotros.
• San Juan, discípulo amado del Señor, ruega por los predilectos de Jesús y por nosotros.
• San Juan Crisóstomo, Patrono de los Predicadores, ruega por los predilectos de Jesús y por nosotros.
• San Juan Mª Vianney, Patrono de Párrocos y Sacerdotes, ruega por los predilectos de Jesús y por nosotros.
05/06/20 10:41 PM

Esta publicación tiene 1 comentario esperando moderación...

Dejar un comentario

Quiénes somos | Contacta con nosotros | Política de Privacidad | Política de Cookies | Aviso Legal y Condiciones de Uso

copyright © 2009-2019 InfoCatólica


twitter | facebook | Google+

https://www.infocatolica.com/blog/nonmeavoluntas.php/2006020946-isalir-de-las-sacristias 9/9