Está en la página 1de 180

UN PROYECTO DE RUBÉN BARRIOS

BESTUARIO
PROYECTO DE GRADO

RUBÉN BARRIOS

DIRIGIDO POR

DANNY ARMANDO GONZÁLEZ CUETO, Ph.D

UNIVERSIDAD DEL ATLÁNTICO

PROGRAMA DE ARTES PLÁSTICAS

FACULTAD DE BELLAS ARTES

BARRANQUILLA

2020
Dedicatoria

Dedico esta memoria de grado, en primer lugar, a mis padres por todo su amor, paciencia e incondicionalidad.
A mi madre Martha que ha infundado en mí, un gran valor por el trabajo y el compromiso. A mi padre Evaristo,
gracias por siempre incentivarme a seguir mis instintos, por permitir rodearme en un espacio creativo y por la
música instrumental de Bert Kaempfert que ha ambientado las noches de desarrollo de este texto.
A mis hermanos Ana Belén y Harold, por su cariño y apoyo en todo este proceso. A mi sobrina Silvia por ser ese
motor que me mueve a diario con sus fantásticas ocurrencias. Por último, a mi abuela Ana Elena por su afecto y
los archivos familiares que son un alimento vital para este proyecto.
Agradecimientos

Estas líneas son un espacio para agradecer a todas las personas que aportaron e hicieron posible esta in-
vestigación. Agradecimientos a mi estimado tutor y profesor Danny Armando González Cueto por sus
conocimientos, orientaciones y motivaciones que permitió desarrollar y alcanzar los resultados esperados
de este proyecto.

También, quiero agradecer especialmente a mi querida profesora Gigliola Pardo, quien siempre estuvo
presente en mi carrera como estudiante, gracias por sus consejos, apoyo y sobre todo la amistad brindada.
Agradecimientos a mi profesor Darío Rocha por las conversaciones y el interés manifestado en mis proyec-
tos artísticos y al programa de Artes Plásticas de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad del Atlántico.

Quiero agradecer a todos mis amigos y a mi familia, por su incondicionalidad y amor.


Declaración 7
Resumen 8
Introducción 9
Contenido 10
Realidad subversiva: Una aproximación a lo queer 14 Tabla de contenido
Objetos: Una extensión de lo corporal 20
Selección de Objetos 26
Historia Objetual I: Balón de fútbol 26
Historia Objetual II: Muñeca 29
Historia Objetual III: Entre agujas y alfileres 30
Historia Objetual IV: Plumas 31
Narrativas visuales 32 Cuerpx 148
Archivos 36 Diario de Narrativas 152
Bestuario 104 Transitar entre lo impertinente 152
Dibujos 108 Sobre el collage 154
Fragilidad 114 Urdiendo Subversiones 155
Metamorfosis 118 Listado 156
Como las nubes 124 Estéticas de las sobras y de los que sobran. 157
Retrato de un(a) infantx I 130 Reseña de antecedentes 158
Divinx Niñx 134 Referencias Artísticas 162
Retrato de un(a) infantx II 138 Anexos 174
Libertad 134 Bibliografía 178
Declaración

Esta memoria más allá de un depósito teórico e investigativo, es una aglomeración


de historias personales, el cual ha funcionado como combustible para la realización
de este proyecto. El presente texto es un inventario de las narrativas que voy cons-
truyendo a partir del archivo, el cuerpo, los estudios de género, las temáticas queer,
los objetos y el texto. Cada fragmento, imágenes y escritos son una muestra de
quien soy como artista y como he ejecutado esta propuesta artística y visual.

Una de las motivaciones de este proyecto es posibilitar nuevos caminos a partir de


historias pasadas que de una u otra forma han hecho parte de mi existencia, y uno
de esos caminos, muy importante, es escribir en primera persona. Escribir y hablar
en primera persona es un proceso de catarsis que me ha permitido enunciarme con
propiedad y convicción. Escribir y hablar en primera persona es compartir mis pul-
siones y pensamientos. En primera persona, hablo de mí y cuento de mi vida, así
como la canción de Rocio Dúrcal “Háblame de ti, cuéntame de tu vida

7
Resumen

Esta investigación parte de una serie de intereses en torno a la concepción de cuerpo y lo corporal desde el
enfoque de los estudios de género y los objetos como extensiones de este, los cuales construyen y crean una
idea de identidad enmarcados en unos aspectos sociales y culturales tales como la segregación de lo mas-
culino o lo femenino, las distinciones de poder, los sistemas heteropatriarcal y la violencia simbólica.

El motivo que me invita a desarrollar esta investigación es la reconfiguración de ciertos esquemas que
se han insertado en las representaciones sociales que definen el modo de ser y comportarnos. Con el fin de
abordarlo en otras perspectivas, existe una pretensión por la imagen del cuerpo que va más allá de lo bio-
lógico y lo sexual, por lo tanto, en mi propuesta artística exploro el cuerpo en los objetos, así mismo,
la corporalidad en las materialidades para analizar las diferencias y conexiones entre estos conceptos.

88
La memoria de grado se ha organizado teniendo en cuenta la ruta
que he venido tranzando a lo largo de la propuesta en cuanto a lo
Introducción referente a los estudios Queer, estudios de género, el cuerpo y la
corporalidad. En la primera parte de este texto se encuentra el con-
tenido teórico de esta propuesta, explorando las posturas de Fou-
El interés por los estudios de género, los estudios queer y la rela- cault (1968), Pedraza (2004), Butler (2007), Guash (2000), Sierra
ción con los objetos dentro de esta investigación de proyecto de (2009), Cabra & Escobar (2014) y González-Ortuño (2016) Ba-
grado da cuenta de una serie de preocupaciones y búsquedas so- dawi (2019), las cuales han posibilitado una aproximación hacia
bre las construcciones corporales de los individuos en un entorno las temáticas de género y de lo queer en conexión a lo corporal.
social y cultural, principalmente ciertas ideas sobre el género que En la segunda parte, específicamente, está depositado indicar las
están inscritas en un sistema normado y heterosexista que crea unas diferencias que existe entre la concepción de cuerpo y de corpora-
narrativas obligatorias, lo cual produce un encapsulamiento de los lidad (Cabra & Escobar, 2014), así mismo, exponer el enlace que
cuerpos en lo aceptable y lo natural. establezco entre los objetos y la materialidad. En la tercera parte es-
cribo sobre la creación, ejecución y configuración de la propuesta,
Dentro de mis indagaciones, el entorno social y la forma en que se en la cual comparto los procesos artísticos y las motivaciones. Por
mueven los cuerpos han ejercido una contribución relevante desde último, se encuentran las pulsiones, reflexiones intimas y poéticas
la revisión de las tecnologías de poder instauradas en la mirada sobre las referencias teóricas y artísticas que son un sitio de ilumi-
hegemónica y heteronormativa, que difunde la masculinidad y la nación en esta investigación.
feminidad como las únicas formas de ser y comportarse, que a su
vez están normalizadas y segregadas bajo la contrariedad como un
factor binario, negativo, de oposición, etc., creando unas delimita-
ciones simbólicas, políticas y culturales sobre cómo debe asumirse
la percepción del cuerpo y la corporalidad, o como lo menciona
Monique Wittig en The Straight Minds, “una relación obligatoria
entre varón y mujer” (1980, p.106).

99
entre las fotografías familiares, las nuevas lecturas y narrativas
Contenido que exploro desde los archivos para traducirlos en los collages,
los dibujos y las piezas objetuales.

Mi propuesta de investigación creación está conformada por una Los dibujos son el inicio de las nuevas narrativas que voy cons-
serie de fotografías, collages y dibujos que abordan las prácticas truyendo a partir de mis experiencias y pulsiones, estos están rea-
del cuerpo queer. A partir de este interés temático entablo un diá- lizados de manera análoga en grafito sobre papel que tocan temas
logo entre lo corporal y los objetos, como extensiones del cuerpo. sobre el amor, el erotismo y el cuerpo. Algunas de estas imágenes
Las piezas manejan distintos estilos. En las fotografías se obser- son más explícitas que otras reflejan los deseos por descomponer
van un alto contraste entre el fondo negro y la luz reflejada, tanto la concepción de masculinidad predominante.
en la reproducción fotográfica de una serie de archivos paternos,
como en las piezas objetuales, es decir piezas artísticas desarro- Por otro lado, la serie de piezas tridimensionales que están de-
lladas con objetos que pueden ser ensamblados, yuxtapuestos o sarrolladas con diversos fragmentos de objetos encontrados en
intervenidos; que se relacionan directamente con la acción de ar- “Bestuario” son el resultado y la conclusión de las nuevas narra-
chivar y catalogar. tivas, miradas y distintas formas de percibir el cuerpo traducidos
en todo el compilado de imágenes que conforman esta creación
Por otro lado, los collages análogos están desarrollados bajo la artística.
superposición de recortes que muestran imágenes que me permi-
ten jugar con la intersección sexo-genérica (Sempol, 2018, p.27) El motivo que me invita a desarrollar esta investigación es la re-
entre masculinidad y feminidad, estos fragmentos de imágenes configuración de ciertos esquemas normativos y absolutos sobre
son extraídos de diversas fuentes en físico, en este caso libros ser y comportarse, a partir de las posturas de Foucault en su obra
y revistas, como un manual de instrucciones de una máquina de Las palabras y las cosas (1968) y Butler en su libro el Género
coser de mi abuela del año 1955, un manual de buenas maneras en disputa: El feminismo y la subversión de la identidad (2007),
de la mujer de los sesenta y una revista Playboy para hombres quienes han desarrollado un vasto estudio teórico a los tópicos
que he recolectado a lo largo de esta investigación. La modalidad sobre género y temáticas queer, los cuales han contribuido a la
de collage en esta propuesta funciona como una línea intermedia construcción del marco teórico de esta investigación desde una

10
10
mirada crítica del cuerpo más allá de lo biológico y lo naturaliza- “Es tabú la homosexualidad de una larga lista de
do que me ha permitido analizar otras relaciones sobre la corpo- creadores colombianos del siglo XX, como Enrique
ralidad en lo político, lo cultural y lo artístico. Grau, Débora Arango, Hena Rodríguez, Fernan-
do Martínez Sanabria, Carlos Rojas, Hernán Díaz,
Mencionar el término absoluto hace mucho hincapié en el pensa- Manolo Vellojín, Lorenzo Jaramillo. La mayoría de
miento de Foucault sobre el 1biopoder, que nos lleva a analizar publicaciones tienen a masculinizar y heterosexua-
las tecnologías de poder, la voluntad del saber, “como una doble lizar nuestra historia del arte moderno: las mujeres
faz —anatómica y biológica, individualizante y especificante so- apenas están empezando a aparecer, y los hombres
bre el cuerpo” (1986, p.169). son todos, aún, heterosexuales. La homosexualidad
parece una anécdota irrelevante, innecesaria, que no
Por otro lado, el cuerpo y el género en el contexto del Caribe determina nada. Un tema pendiente de revisión por
colombiano, parece trastocar tímidamente las instituciones en las parte de la historiografía esa relación de pareja entre
cuales se forman los sujetos tales como la familia y la escuela, Eduardo Ramírez Villamizar y Edgar Negret, los dos
ya que desde el biopoder se controla a los individuos a partir de principales escultores modernos de Colombia, quie-
su sexo biológico y se forman sesgos entre uno y otro sexo sobre nes vivieron juntos en la década de 1950.” (2019, p.
el uso de cierto objetos, colores, maneras de vestir y hasta la ex- 428)
presión corporal; e inclusive en el arte, el cual supone debe ser
medio de expresión del sujeto, nos podemos topar aún con mucha Las búsquedas teóricas sobre el cuerpo y el género han concedi-
censura hacia el arte sobre el cuerpo desnudo, el erotismo y lo do una serie de reflexiones en torno las relaciones de estos ejes
homoerotico, tales como en el caso Álvaro Barrios y Gustavo temáticos con respecto al contexto del Caribe colombiano y mi
Turizo. La homosexualidad en el Caribe y Colombia en general familia, llevándome a un recorrido que va desde un plano general
ha sido un susurro en medio de fuertes vientos, tal como lo ex- hasta lo específico.
presa Badawi,
En cuanto a lo estético, lo 2trash se manifiesta en una serie de
1
Biopoder: Biopoder es un término originalmente acuñado por el filósofo francés Michel Foucault objetos en desuso, abandonados por mis familiares que presentan
para referirse a la práctica de los estados modernos de "explotar numerosas y diversas técnicas
para subyugar los cuerpos y controlar la población". signos de desgaste y descomposición que he venido recolectando

11
11
a lo largo de este proyecto. Las piezas objetuales que hacen parte En las piezas objetuales mostradas a través de la modalidad de
de Bestuario están creadas con estos elementos olvidados. Lo an- fotografía se puede apreciar que algunos objetos nos muestran su
terior evoca a lo relacionado con el mal gusto, el cual puede ser ciclo de vida y su deterioro, a través de este se origina la narra-
entendido desde aquello que genera disgusto. Esto último debido ción de historias, además en otras piezas, se aprecia la necesidad
a que se pretende que el público analice las piezas objetuales a por yuxtaponer y reconstruir diversos fragmentos de objetos para
partir de lo incomodo, lo mugriento y descuidado que es abor- crear piezas nuevas.
dar temáticas sobre la sexualidad, las problemáticas de género, el
cuerpo y la corporalidad desde la resignificación de la represen- Siendo una propuesta artística en presentación virtual, todas las
tación visual del cuerpo a través del uso de objetos desechados. piezas, incluyendo las objetuales, se muestran en reproducción
fotográfica sobre un background negro en el cual busco contras-
(…) Trata de una apreciación de los aspectos bajos de tar las imágenes en un plano general, teniendo en cuenta la lógica
la existencia, de la cual encontramos referencias pio- de la puesta en escena y el actor principal debajo de un reflec-
neras y significativas en Nietzsche y Bataille. Nietzs- tor blanco y potente que ilumina cada centímetro de su cuerpo,
che, opone al idealismo, adorador de la bella aparien- mientras que alrededor del mismo se crea una atmosfera de os-
cia, el hombre subcutáneo, la carne sangrienta, las curidad y pulcritud. Todo lo anteriormente mencionado se exhibe
vísceras; excrecencias, heces, orina saliva, esperma. en a modo de blog virtual en el que comparto todas las imáge-
Bataille, dirige su atención a los fenómenos impuros nes, fotografías, collage, dibujos, registro de piezas objetuales,
y degradantes de la vida humana, la descomposición, videos, escritos y reflexiones que he desarrollado a lo largo de la
lo malsano, todo lo que la hipocresía social trata de realización de este proyecto. Así mismo, en este formato intento
esconder. Para ambos, la verdadera experiencia esté- sumergir al espectador en mi propio archivo, creando un espacio
tica no estaría en el gusto sino en el disgusto (Nietzs- de cercanía, intimidad y detenimiento.
che y Bataille citados por Perniola, 2006, p. 5).

2
Trash: inmundicia, basura, desecho como categoría estética. Trata de una apreciación de los
aspectos bajos de la existencia, de la cual encontramos referencias pioneras y significativas en
Nietzsche y Bataille.

12
12
13
13
tán predeterminadas en unos códigos sociales y culturales que de
obligada manera recaen en nuestro cuerpo, es decir, lo real es lo
Realidad subversiva: Una aproximación a lo queer
pertinente, mientras lo que no encaja en la norma es lo irreal, lo
desnaturalizado. En esta diferencia se aprecia una desestabilización
de las categorías de sexo y género.
Cuando tales categorías se ponen en tela de juicio, tam-
bién se pone en duda la realidad del género: la fronte-
Uno de puntos de esta investigación es cuestionar sobre cómo se
ra que separa lo real de lo irreal se desdibuja. Y es en
manifiesta lo queer en la intersección entre lo masculino y lo feme-
ese momento cuando nos damos cuenta de que lo que
nino, pero, que en vez de eliminar las categorías como lo expone
consideramos «real», lo que invocamos como el co-
Butler, me interesa reorganizar y resignificar a partir de unos patro-
nocimiento naturalizado del género, es, de hecho, una
nes hegemónicos, otras miradas de lo corporal
realidad que puede cambiar y que es posible replantear,
llámese subversiva o llámese de otra forma. Aunque
Desde mi punto de vista, un sujeto al definirse dentro de una cate-
esta idea no constituye de por sí una revolución políti-
goría u orientación sexual puede aproximarse a las temáticas queer.
ca, no es posible ninguna revolución política sin que se
Si se es gay, lesbiana, bisexual, es posible identificarse como un in-
produzca un cambio radical en nuestra propia concep-
dividuo queer. Desde mi experiencia, quiero compartir que lo queer
ción de lo posible y lo real (Butler, 2007, p.28).
es una invitación a tener y difundir una mirada crítica que cuestiona
la realidad normalizada y heterosexualizada sobre el cuerpo, sobre
Lo queer como elemento de discusión acerca de los enfoques de
la identidad y la sexualidad, además consiste en tener una postu-
género, busca desdibujar la idea binaria naturalizada del cuerpo
ra abierta y dinámica que se sale de las corporalidades estáticas
rompiendo las concepciones heterosexuales, también permite lle-
permitiendo hablar de los matices y ver el cuerpo como una mate-
gar a otras realidades y así expandir el espectro del cuerpo y del
ria movediza y cambiante no solo en lo físico, también desde una
género. En Butler, encuentro dos términos importantes, los cuales
construcción y performatividad desviada que altera consigo unos
son real e irreal, el primero se puede comprender como lo posible,
aspectos políticos y culturales sobre lo corporal.
y en el segundo como lo imposible. Desde esta óptica, se puede
decir que las mismas construcciones sobre ser hombre y mujer es-

14
14
Otro aspecto singular, lo queer no busca eliminar ninguna de las Identificarme como una persona gay en el contexto del Caribe co-
categorías que cuestiona, sino busca construir otras o defender el lombiano, donde aún en el siglo XXI pareciera que llevamos una
derecho a no tener que encasillarse en ninguna. Es decir, quien asu- mochila invisible que posee muchos significados y agites, es un
me lo queer, se ubica en la categoría que quiera si quiere, teniendo claro ejemplo, para entender que es complejo entrar en un estado de
en cuenta que no es para siempre y que quizás mañana puede estar rigidez sobre una destrucción total de las categorías, sabemos que
en otra u otras, o bien, puede no asumir ninguna categoría, ni es el género es una construcción social que se naturaliza por el sexo
gay, ni es heterosexual, ni bisexual (Sierra, 2009, p.40) biológico, y así como socialmente se han generado unas reglas so-
bre el comportamiento, pienso que también pueden reconfigurarse,
Al exponerlo de esta manera no existe una intención de alimentar alterarse y desplazarse la nociones sobre esas normas.
las miradas normativas sobre el cuerpo y el género, sino más bien
mostrar desde la intersección entre masculinidad y feminidad so- Es relevante para mi cuestionarme, si lo queer surge como un in-
cialmente impuestas, un cruce que agita ese sistema hegemónico tento que rechaza el género como constructo normativo, pero como
que nos ha vendido una narrativa de contrariedades y segregacio- punto de inicio toma esas posturas normadas para alterarlas, modi-
nes respecto al ser hombre o mujer, sobre todo lo femenino y la vio- ficarlas y compartir otros caminos ¿por qué hay inquietudes rígidas
lencia simbólica que trae consigo lo patriarcal con la necesidad de sobre la eliminación de las categorías, en vez de ser una postura
subyugar a las mujer y personas trans. Con esta motivación surgen que cuestiona unas concepciones que se consideran socialmente
una serie de posibles aproximaciones sobre la idea de género que se absolutas sobre el cuerpo en lo biológico y la corporalidad como
expande y nos comparte los matices que precisamente nos permite contenido externo que construye al cuerpo y le proporciona signi-
hablar sobre diversidad y nos invita día tras día a cuestionarnos, ya ficaciones, que se establece no en la radicalidad si no en un aporte
no en la rigidez, sino en la flexibilidad. que nos permite expandir y entender que la mirada queer es cam-
biante como lo es el cuerpo en relación a lo cultural y lo territorial?
En este sentido, cada individuo es un cuerpo distinto con unos in- Lo queer, a diferencia de la construcción social heteronormativa,
tereses particulares que se construye a partir de unas ideas específi- son una serie de teorías dinámicas que precisamente problematizan
cas, esta propuesta visual pone en tela de juicio esas posturas hete- y subvierten las posturas estáticas y estéticas de lo hegemónico,
rosexistas del cuerpo que se establece en un conjunto de narrativas teniendo en cuenta lo lingüístico, lo cultural y lo espacial.
que poseen una sola dirección, estática y llena de prohibiciones.

15
15
El uso del término queer es atractivo para los movi- trucción como individuo, lo cual repercute en la investigación y
mientos de disidencia sexual, por lo que se han bus- propuesta artística.
cado traducciones al término como torcido o excén- Estas reflexiones son importantes para compartir el lugar que ocu-
trico; también se ha buscado latinizar el término para po con mi identidad y la mirada crítica que tengo sobre el género
dar cuenta de una forma de disidencia sexual desde y la corporalidad. Siempre me he enfrentado en unos entornos que
este continente, de tal forma que cuir es utilizado en- van desde lo académico hasta lo artístico a una serie de segrega-
tre diversos movimientos de disidentes sexuales y de ciones y exclusiones, incluso por parte de las mismas minorías que
género, que en su mayoría se asocian a alguna forma están en la lucha de reivindicarse y generar espacios para la visibi-
de expresión artística, sobre todo, el performance, y a lización.
algunos círculos académicos de la región. El debate del
uso queer como práctica política, el surgimiento de la La característica fundamental del movimiento queer,
teoría queer y de su reapropiación (cuir, torcido, ex- como movimiento social consiste en que, sin renunciar
céntrico) y las críticas que consideran una extensión de a los problemas de expresión de identidad, incluye la
la visión patriarcal y colonial nos lleva a recorrer las lucha por el reconocimiento de la alteridad, por la re-
diversas formas de expresión de la disidencia sexual cuperación de otras identidades negadas y expulsadas
desde el mundo no europeo. (González Ortuño, 2016, hacia la exterioridad simbólica pero también económi-
p.182) ca y social, dando respuesta a la dificultad que tienen
los sujetos frágiles o débiles de dotarse de instrumentos
Comparto esta intención porque esta serie de miradas no provie- simbólicos y organizativos para generar una identidad
nen de un plano general sobre las temáticas de género y estudios activa. (Sierra, 2009, p.38)
queer, además, está el componente vivencial y experimental que lo
considero más específico y personal. Descubrirme con respecto a Quiero declarar en esta investigación, considerando que es una
la sexualidad y el género no ha sido en el rechazo o la eliminación, buena oportunidad, que soy un chico que ha apreciado definirse
por el contrario, consiste en relacionar las experiencias vivenciadas como un individuo homosexual porque ha sido el primer paso para
en la cultura caribe con respecto a las teorías y estudios de género entender que el cuerpo y la sexualidad tiene una potencia grandí-
para replantear y expandir la percepción sobre lo queer en mi cons- sima en un contexto tan conservador como el Caribe colombiano

16
16
en donde ser gay o lesbiana, bisexual y transexual tiene mucho valoro todas las formas de manifestación, porque creo que vivir y
poder de deconstrucción de lo hegemónico y lo heterosexualiza- respirar estos temas también se manifiestan en la reflexión. Soy un
do. También ha sido un punto inicial para tener una mirada crítica individuo y un artista que está en contra de aquello que nos limite,
sobre el cuerpo en relación con lo cultural y lo territorial, teniendo por eso desde mi producción artística he pasado y sigo pasando por
en cuenta que los cuerpos en diferentes contextos se asumen de muchas preguntas.
forma distinta. A lo largo de mi formación como artista plástico
me he sentido implícita y explícitamente violentado por no seguir Empezar a responder estos cuestionamientos a partir de dibujos so-
unos supuestos estándares y patrones sobre ser “queer”, sobre esto, bre lo homoerótico y prácticas fetichistas, que más adelante se tras-
aquello, por no usar pelucas, ni uñas postizas a toda hora. lada a enunciar una noción de cuerpo que se sale del marco bina-
rio, en el que precisamente intento resignificar y potenciar esa idea
Como de todos es conocido, en las teorías queer se de contrariedad que existe entre masculinidad y feminidad como
cuestiona absolutamente todo y no se da por sentado dos imágenes preexistentes que generan una tercera y una serie de
nada, ni siquiera a sí mismas como interpretación le- respuestas, por ejemplo, ver una drag queen, en el que de forma
gítima. No se asume una sola verdad y como hemos inmediata me imagino un expansión de collage o un ensamblaje
mencionado, el supuesto principal que comparten estas que cobra vida por todos estos elementos que construyen un nuevo
teorías es que la identidad es algo que siempre se mue- soporte corporal.
ve y no es estática. (…) Es hablar de algo que crítica
el concepto clásico de género, con sus clasificaciones Considero que no existe una ruta específica en la forma de rela-
sociales, tradicionales basadas en un sólo patrón de cionarse con los estudios queer, sería contradictorio el hecho de
segmentación –llámese clase social raza, sexo, u otro– tener una estandarización. Es importante mencionar que para cada
y donde sostiene entonces la existencia de una enorme individuo existe una forma distinta de aproximarse a lo queer/cuir.
variación de culturas. (Sierra, 2009, p.39) Pienso que es allí donde se genera una flexibilidad y dinamismo
que presiento en el acercamiento a este tema.
Creo fielmente que el acercamiento a estos temas desde el arte po-
sibilita un ambiente de libertad para enunciar mi propia voz sobre
las concepciones de las temáticas queer. Personalmente aprecio y

17
17
El término queer emerge como una interpelación que
plantea la cuestión del lugar que ocupan la fuerza y la
oposición, la estabilidad y la variabilidad, dentro de la
performatividad. El término “queer” operó como una
práctica lingüística cuyo propósito fue avergonzar al
sujeto que nombra o, antes bien, producir un sujeto
a través de esa interpelación humillante. La palabra
“queer” adquiere su fuerza precisamente de la invoca-
ción repetida que terminó vinculándola con la acusa-
ción, la patologización y el insulto. (Butler, 1993, p.
318)

La concepción de queer proviene de la lengua anglosajona que


alude a la idea de desviación de la heteronorma, vocablo que fue
designado para acoger una serie de prácticas políticas y diversas
teorías que tuvieron su génesis a finales de los años ochenta en
diversos países occidentales primermundistas. Surge como un in-
sulto de origen inglés, y si conectamos el vocablo a terrenos his-
pano hablantes, el equivalente es marica o 3 “maricón” . Mientras
me sumerjo en las temáticas queer, también existe un interés por
abordarlo desde el enfrentamiento entre la mirada primermundista
anglosajona con la mirada en América Latina, para ejemplificar la
variabilidad y la mutabilidad del término que tiene diversas de-
pendencias, que más allá de lo peyorativo, refleja diversas lecturas 3
Maricón: término usado en el contexto latino para referirse a las personas homosexuales desde una
connotación peyorativa. También se usa para referirse a personas despistadas, torpes o tontas.
presididas por un contexto específico.

18
18
19
19
vo, siguiendo este cuadro puro de las cosas, la posibili-
dad renovada de hablar sobre las palabras. Y de hablar
Objetos: Una extensión de lo corporal
no en el estilo del comentario, sino según un modo que
se considerará tan positivo, tan objetivo, como el de la
La intención de explorar los objetos como elementos formales y es- historia natural. (Foucault, 1968, p. 132)
téticos de mi obra, surge a partir de diversas reflexiones prelimina-
res. En primer lugar, los objetos son creados por los seres humanos, El cuerpo se plantea como extensión y una serie de metáforas en
en algunos casos utilitarios o no, están conectados fuertemente con torno a esos elementos cotidianos que se establecen en la clasi-
lo corporal. En segundo lugar, el mismo individuo ha delimitado ficación de ser hombre o mujer, que aportan a una construcción
y categorizado los objetos y su uso partiendo del cuerpo biológico sobre corporalidad absoluta. Sin embargo, teniendo en cuenta esta
y la mirada “natural”, siendo la división concreta entre hombre y premisa, me atrae desleír esos espacios de “naturalidad” que pro-
mujer (pene-vagina). En tercer lugar, el binarismo que está presen- blematiza Foucault, en los archivos, las cosas y las palabras, que se
te en estas clasificaciones del cuerpo y la corporalidad no sólo en fijan en el cuerpo, para retirarlos de la moldura de lo hegemónico.
lo biológico, incluso en lo lingüístico y en las cosas, puede generar
relaciones que socialmente se consideran absolutas y promueven Teniendo en cuenta lo anterior con respecto a las cuestiones que
la exclusión de lo distinto. Sin embargo, desde la resignificación nos plantean las cosas, es decir los objetos, es posible analizar a
puede permitir la inclusión o la yuxtaposición de narrativas para través de las expresiones artísticas del siglo XX, que los artistas
mostrar otras miradas del objeto y la representación del cuerpo. propusieron los objetos como extensiones del cuerpo y el sujeto.
De tal manera, que los objetos se convierten en índice del cuerpo
(...)Y conocemos la importancia metodológica que to- humano y la identidad del sujeto, es decir, forman parte de la iden-
maron estos espacios y estas distribuciones "naturales" tidad humana y están estrechamente relacionados con la existencia,
para la clasificación, a fines del siglo XVIII, de las pa- la cultura, el intelecto y habilidades del humano. Tal como se apre-
labras, de las lenguas, de las raíces, de los documentos, cia en lo plantea Guasch:
de los archivos, en suma, para la constitución de todo
un medio ambiente de la historia (en el sentido familiar El cuerpo como lenguaje y lugar de prácticas artísticas
del término) en el que el siglo XIX encontrara de nue- se trabaja desde dos vertientes, lo real y lo simbólico.

20
20
En cuanto a lo simbólico, el arte contemporáneo ha tra- rrativa muy propia con el propósito de compartir diversas imáge-
bajado, lo que es el ilusionismo. Este trata de fingir, nes, lecturas y dimensiones sobre lo objetual y lo corporal, que me
descubrir lo real, la cotidianidad y las cosas extrañas. llevan a enfrentar los términos construcción y resignificación como
Este ilusionismo pretende redescubrir lo real a partir de dos extremos adversos, por una parte, lo que se no ha impuesto, y
elementos, en otras palabras, un objeto puede reempla- por el otro la capacidad que tenemos como individuos de subvertir
zar al cuerpo. Esto quiere decir que, el objeto resulta los órdenes sociales, políticos y culturales.
ser la metáfora del cuerpo. Tal como en los trabajos de
Robert Gober, Matthew Barney, Mike Kelley con sus Así, el uso del término corporalidad da cuenta del es-
muñecos de peluche y Charles Ray. (2000, p.500). fuerzo por hacer visible el hecho de que el cuerpo im-
plica una experiencia que va más allá de su materiali-
A partir de lo anterior, se puede apreciar de esta forma el cuerpo, dad biológica, y que las significaciones de la vivencia
a través del uso de alegorías visuales por medio de lo objetual, corporal inciden con mucha fuerza en la configuración
escapa de la categorización sexuada en lo biológico para entablar de la subjetividad. (Pedraza, 2004, p.67)
un diálogo entre la obra y el espectador que va más allá de lo nor-
mativo, y apunta a repensar el simbolismo natural de lo femenino y Siguiendo la percepción de Pedraza, existe un interés por desplazar
masculino, de lo heterosexual y homosexual o, incluso, de lo nor- la noción de cuerpo en una dimensión distinta que se sale de la vi-
mal y a anormal, en otras palabras, “cuerpo como soporte, como sión más directa, el cuerpo humano o como ella lo menciona ir más
objeto, como sujeto, como instrumento de medida del mundo (…) allá de su materialidad biológica que permite visibilizar otras ver-
que habita en los terrenos de lo moral, lo social, lo religioso y se tientes de búsqueda y aproximaciones sobre el cuerpo, en este caso
estudia como fenómeno” (Guasch, 2000, p.503). la construcción de una idea de corporalidad a partir de los objetos.

Mis preocupaciones surgen por la representación heterocentrada En consecuencia, de lo anterior, en esta investigación artística evi-
del cuerpo en relación con el género y cómo la sociedad determina dencio una estrecha relación entre cuerpo - objeto - corporalidad
unas formas de construcción del sujeto teniendo en cuenta unas -materialidad con la finalidad de establecer lo objetual como una
posturas normadas. Por este motivo, las búsquedas que componen prolongación de lo corporal, como contenido social y cultural del
el desarrollo de este proyecto apuntan hacia la creación de una na- cuerpo.

21
21
Es por eso que, en adelante, el término cuerpo designa a partir de la intersección de objetos socialmente “masculinos” y
una entidad compleja, múltiple y diversa que encarna “femeninos”?
la experiencia vivida y las dimensiones físicas y simbó-
licas de la configuración de los sujetos. El término cor- Este análisis de observación me encamina a buscar la palabra cuer-
poralidad hace referencia a la vivencia de ese cuerpo, al po desde sus sinónimos en el cual aparecen varias opciones: sustan-
sentido y conciencia que los sujetos logran a través de cia, elemento, cosa, masa, materia y sólido. Es notable la diversidad
sus propias trayectorias y experiencias de vida. (Cabra, de palabras que se despliegan a partir del concepto de cuerpo, así
Escobar, 2014, p.36) mismo la variedad de posibilidades en la construcción de imágenes
para mostrar lo súbito. Es como si narrara un nuevo cuento con sus
Por consiguiente, el espíritu crítico que he depositado en la pre- partes desorganizadas y desconocidas, llenas de contrariedades vá-
sente muestra es un pretexto para agitar esos contenidos sociales y lidas y autónomas, para pensar en lo ambiguo de una travesti o una
culturales, en este caso lo objetual se erige como un punto de inicio persona transexual/transgénero.
para hablar de ambigüedad y anormalidad con el fin de remover
estructuras ordinarias y naturales Imaginar cómo sería posible traducir los cuerpos que sobrepasan
los límites de lo normal, en estos nuevos objetos con el fin de con-
En este sentido, hacer énfasis en la relación cuerpo - objeto - cor- cebir imágenes que mantengan un espíritu liberador y transgresor
poralidad - materialidad permite un acercamiento más abierto para que logre generar preguntas sobre cómo nos vemos, cómo estamos
poder explorar la noción de cuerpo en un plano metafórico, visual construidos y cómo nos comportamos en un contexto conversador
y artístico que genera cuestionamientos y otras formas de análi- que suele guardar sus tradiciones, pero, también con esta propuesta
sis, por ejemplo, si pudiéramos relacionar el cuerpo con un obje- se busca visibilizar otras miradas que surgen en la deconstrucción
to ¿cuál sería? ¿cómo sería conectar la idea de corporalidad como de lo normativo.
contenido del cuerpo traducido en la materialidad de un objeto?
¿qué tanto puede afectar el uso de otros materiales en objetos que También, es de gran relevancia tener en cuenta que los objetos afec-
no se desarrollaron con ciertas características o finalidades? ¿cómo tan la configuración de los cuerpos que habitan el espacio y como
desde los objetos podemos alterar las ideas hegemónicas y binarias los espacios se modifican en relación con el cuerpo recreando unas
de la sexualidad y el género? ¿cómo hablar del monstruo o la bestia direcciones subversivas con la finalidad de sobrepasar los límites

22
22
del binarismo. En el desarrollo de la propuesta existe un repertorio La selección de los objetos son sacados del contexto más inmedia-
de objetos y materiales que he seleccionado, por su fuerte conexión to, el Caribe colombiano y lo latinoamericano desde la objetualidad
con lo sexual, lo lingüístico y la distinción social que poseen estos y materialidad, es una manera de reflexionar las conexiones y las
elementos con el género. distancias que conforman una postura de corporalidad definida por
diversos factores, el entorno y lo cultural, por ejemplo. Pensar des-
Mujeres y hombres son “producidos” por el lenguaje de el contexto genera una cadena de dudas sobre ¿cómo se asume
y las prácticas y representaciones simbólicas dentro de la idea de masculinidad y feminidad en un espacio patriarcal y he-
formaciones sociales dadas, pero también son proce- terocentrado?, dicho de otra manera, ¿con qué elementos culturales
sos inconscientes vinculados a la simbolización de la e identitarios se conecta fuertemente la idea?
diferencia sexual. Hay que comprender que la diferen-
cia sexual es una diferencia estructurante, a partir de la (…) la diferencia suele no debe ser considerada en fun-
cual se construyen no solo los papeles y prescripciones ción del género, sino en clave social; la distinción entre
sociales, sino el imaginario de lo que significa ser mu- masculino y femenino no depende, pues, de una cues-
jer o ser hombre, por lo tanto, no puede ser situada en el tión de identidad o de diferencia anatómica o biológica
mismo nivel del género. (Lamas, 1999, p. 84) (…) sino, de la oposición entre presencia y ausencia
del pene (…) entendido éste, no en el registro de lo real
La diferencia sexual se manifiesta en buscar otras direcciones de sino de lo simbólico, como vehículo de dominio de la
las representaciones simbólicas sobre las distinciones entre mas- vida pública y social, como instrumento de autoridad
culinidad y feminidad, en este caso, remover tales estructuras de en torno al cual giran las leyes sociales (Lacan, 1983
dicotomía permite unas representaciones propias que van más allá citado por Guasch, 2000, p. 539)
de la concepción social-normativa de ser hombre o ser mujer. La
dicotomía en esta investigación está presente en un punto de cruce
o intersección entre ambas ideas que a nivel social no encajan, o
son excluidas como monstruos. Esto último refleja el espíritu de
esta propuesta que intenta incluir y dar una oportunidad a lo que
considera contrario, anormal y fuera de sí.

23
23
Estas preguntas son producto de la observación del contexto in-
mediato, pues a través de mi experiencia y sensibilidad he podido
extraer sucesos y objetos que me han permitido establecer un diá-
logo visual en la creación artística. Por ejemplo, estar en la calle,
caminar y ver una aglomeración de chicos jugando fútbol, o una
niña jugando con sus muñecas e imaginar un hogar y las labores
domésticas o ver a una travesti en las noches en todo su esplendor
usando una peluca de polyester mientras en sus piernas tiene una
malla que enreja su tosca y peluda piel. En esta investigación haré
una selección de objetos partiendo de esas observaciones ya men-
cionadas.

24
24
Figura 1. Intersección impertinente, autoría propia.

25
25
Selección de Objetos

Historia Objetual I: Balón de fútbol

Cerca de la zona donde vivo, específicamente al lado de mi casa,


se encuentra una cancha deportiva que permite la posibilidad de
practicar gran variedad de disciplinas deportivas, sin embargo, el
fútbol es el protagonista, ya que es el único deporte que se practica
todo el tiempo en dicho espacio. Recuerdo que, cuando era muy
chico, jugaba futbol con mis amigos de la cuadra. Durante el juego,
notaba ciertos lenguajes o jergas que surgían en medio del mismo
espacio lúdico, tales como: “patea con las dos”, “del otro equipo”,
“el orto”, entre otras.

Mi casa es una antigua escuela que ha estado cerrada por más de 20


años, y aún conserva los rastros de deterioro como paredes agrieta-
das o craqueladas, que ha dejado el pasar del tiempo. Actualmente,
mi familia ha estado alquilando el espacio de lo que antes era el
patio de la escuela, para abrir un parqueadero y obtener recursos
económicos. Dicho parqueadero se encuentra al lado de un parque
que posee una cancha para jugar varios deportes donde los chicos
del barrio juegan constantemente.

26
26
Diariamente en el parqueadero llegaban balones de fútbol deterio- neras que se sale de lo establecido. Por el otro lado, me interesa
rados y no regresaban a buscarlos, seguramente por estar viejos y visibilizar cómo esas expresiones de insulto como “patea con las
en desuso. Mi padre empieza recolectar los balones, y casualmente dos” que se refiere a ese individuo que vive una doble vida, la que
en esos momentos estaba desarrollando unos dibujos teniendo en todos conocen y la que esconde, se quedan impregnadas dentro del
mi cabeza las imágenes de pinturas sobre el Martirio de San Se- vocabulario del juego de forma indirecta e implícita, en donde el
bastián, solo que, en este caso, la poética del cuerpo era el balón insulto pasa a ser una palabra de cotidianidad.
desinflado por las flechas que estaban atravesadas. Fue casi surreal
ver a mi padre asomándose a mi estudio llevándome estos balones Todos estos ejercicios de observación, como ya he mencionado,
a los que, en ese entonces, por ningún motivo preste atención. apuntan a una visibilización de esas expresiones peyorativas como
material visual para desarrollar imágenes que compartan una crí-
El balón de fútbol deteriorado, en este sentido, es utilizado como tica hacia la concepción heterosexualizada de ser hombre con res-
una metáfora de un cuerpo frágil, de la otredad que desdibuja la idea pecto al objeto del balón de fútbol deteriorado y la práctica del
de masculinidad preconcebidas socialmente a través de la conexión deporte para desplazar la idea del insulto hacia la resignificación,
con otras materialidades y elementos que a nivel cultural sobrepasa la celebración y el empoderamiento.
los ideales, por ejemplo, la vinculación de elementos “femeninos”
en relación a los masculino para poder hablar del otro, el clandesti- Teniendo en cuenta este objeto (balón de fútbol) dentro de la selec-
no, el que se oculta bajo el tabú y a su vez los que se muestran bajo ción, sale a la luz un fragmento de la novela de Fernando Molano
el doble sentido para permitirse vivir bajo lo “ambiguo”. titulada “Un beso de Dick”, que en forma directa se relaciona con
ese ejercicio de observación que he venido trabajando con la idea
Es curioso la manera en que un deporte socialmente constituido del deporte, la vulnerabilidad, la fragilidad y el deseo.
como masculino genera unas miradas más allá de lo “aspiracional” Sólo faltaban veinte minutos para el cambio de clase; el profesor
es decir, esas narrativas que sobrepasan el marco de lo que se espe- gritó que fuéramos a las duchas.
ra o lo que debe ser a partir de una serie de expresiones peyorativas
sobre la masculinidad con relación al ser “marica” Leonardo llevaba el balón y quiso darse el último chance pa-
Por un lado, tales expresiones surgen como un insulto hacia esos teando un tiro de media distancia que salió casi por una esquina del
individuos que manifiestan su cuerpo y su sexualidad de otras ma- campo; malísimo. Los de su equipo le gritaron insultos y comen-

27
27
zaron a perseguirlo hacia los baños para darle una trilla; pero lo Conectar el fragmento de la novela de Fernando Molano, es una
seguían sólo por broma, pensé, porque él había marcado el mejor conexión literaria que llegó en un momento específico y oportuno
gol del partido. de exploración del balón de fútbol deteriorado, para hablar de la
Cuando llegué a los baños, lo tenían acorralado junto a un lava- fragilidad, la fantasía de ser otro y los deseos escondidos. Soy un
manos y cada uno quería ser el primero en darle. Leonardo gritaba: amante de encontrar narrativas muy cercanas a mi vida diaria que
— ¡Calma, calma aficionados; para todos hay! me inviten a imaginar y sentir el poder de transformar las historias
Y les decía que hicieran fila, como si le estuvieran pidiendo autó- para construir mi propia fantasía. Este fragmento da cuenta de las
grafos. Entonces Gordo, que estaba atrás de la montonera, dijo afe- motivaciones que producen las palabras, las novelas y las referen-
minando la voz que a él le guardara la cabecita. Todos se volvieron cias literarias en mi práctica artística.
para abuchear a Gordo, también yo desde la puerta, y fue él quien
se ganó la zurra.
— ¡Esto es un abuso! —Gritaba mientras les aturdían la cabeza
a palmazos—. ¡Protesto!
Leonardo trataba de darle con su camiseta.
— ¡No proteste, Gordo, ¡no proteste! —Le decía—; ¡para qué se
pone con maricadas!
— ¡Ya! —gritó Gordo haciéndose el serio, y lo dejaron en paz.
Algunos empezaron a desnudarse de prisa para ganar los prime-
ros turnos en las duchas; sólo hay seis chorros en la bañera abierta.
Cuando empezaron las disputas ya Leonardo estaba bajo el agua,
enjabonándose de espaldas. Tato se le acercó, con la confianza que
uno sólo les tiene a los árboles, el muy ladino, y se lo arrimó por
detrás, como de pasada:
—Ah, perdón; no me di cuenta —le dijo, y se quedó bajo el cho-
rro. (Molano, 1992, p. 17)

28
28
Cada vez que veo una muñeca me remite a esos momentos de in-
fante y a esas “cosas prohibidas” que hacía en la intimidad de mi
Historia Objetual II: Muñeca habitación, refugiado en mi espacio y ocultado del mundo. Soy
consciente que debo especificar más sobre esas “cosas”, pero antes,
me gustaría decir que llegar a entender esos asuntos fue un recorri-
do lleno de incógnitas que parecían ser indescifrables con caminos
llenos de preguntas y más preguntas sobre esas cosas que no se
deben hacer, lo único que tenía arraigado en mi corazón y en mis
pensamientos era el hecho de ser y sentirme distinto. Las muñecas
de mi hermana eran mis mejores amigas, porque al ser inanimadas,
me emocionaba y me extasiaba darles vida con mis historias, me-
terlas y pasearlas por mi universo.

Adoraba que mis ojos apuntaban a observar detenidamente la ro-


pita que vestían las muñecas con todos sus pequeños detalles en
cada costura, botón y pedacito de velcro. Me gustaban las muñecas
metidas en sus cajas en los estantes más altos de las jugueterías
todas pulcras e inalcanzables. Siempre tuve el deseo de tener una
muñeca y nunca sacarla de su caja.También me sentía seducido por
las muñecas llenas de historias, deterioradas, inundadas de rayones
de bolígrafo negro que con el pasar del tiempo se tornaban en un
azul índigo y la felpa acolchada desbordaba de la costura que pare-
cía una explosión en forma de nube que alteraba su cuerpo, en esos
momentos mi mente no me permitía verla de la misma forma, es
que ya no era igual, era diferente, así como yo me sentía.
Las muñecas estuvieron de mi lado.

29
29
Historia Objetual III: Entre agujas y alfileres

Agujas y alfileres para unir y coser


Las agujas y alfileres, metálicas, fuertes y puntiagudas.
Todas frías, pero, en las manos de madre y de mi abuela tornaban
una temperatura ambiente.
Agujas duras para coser las telas rígidas.
Agujas pequeñas para bordar en punto de cruz “te amo” en la
tela templada sobre el tambor.
Aguja Agujas más pequeñitas para arreglar el botón caído de la camisa
nombre femenino del uniforme de la escuela.
1. Barra fina, alargada, circular, con punta en un extremo y Alfileres y agujas con hilo enhebrado para sostener y remendar
generalmente metálica que se emplea para realizar determina- mi corazón, para juntarme en pespunte con el amor de mi vida y
das labores y tiene características específicas según la función, zurcir el roto que tengo en la entrepierna del pantalón que espías
como la de coser (con un ojo en el extremo opuesto a la punta a cada rato.
por donde se pasa el hilo), la de hacer ganchillo o croché (ter- Agujas que pullan, que pinchan y se clavan en nuestros frágiles
minada en forma de gancho) o las de tejer (largas y terminadas cuerpos.
en una cabeza). Agujas y alfileres, las miradas de los normados que se flechan en
las oposiciones de otros.
Alfiler Agujas y alfileres reposando enchazadas sobre la pelotita de fel-
nombre masculino pa, recordándonos todos los puntos de inicios y las direcciones
1. Aguja de metal, pequeña y delgada, con punta en un extremo aleatorias a las que nos enfrentamos día tras día, la vida misma.
y una pequeña bola o cabeza en el otro, que sirve para unir o
sujetar objetos ligeros, en especial telas.

30
30
Historia Objetual IV: Plumas

Soy la plumita

Soy la plumífera

Soy una pájara

Hago parte del grupo Las Pajaritas

Algunas veces me llaman La Pollita

Deseo tener unas extensas alas para volar

Queremos la libertad

Soy una explosión de opulencia emplumada

31
31
cir, de posibilidades de hablar, y el corpus que une el
Narrativas visuales conjunto de lo que se ha dicho, las cosas realmente pro-
nunciadas o escritas. El archivo es, pues, la masa de
lo no semántico inscrito en todo discurso significativo
El génesis de esta investigación artística es la recolección de ar- en función de su enunciación; es el margen oscuro que
chivos provenientes de mi familia paterna, desde fotografías has- encierra y limita cada acto concreto del habla. Entre la
ta objetos que han venido conservando por muchas décadas. Este memoria obsesiva de la tradición, que solo sabe lo que
proyecto propone una línea de tiempo que permite una serie de se ha dicho, y la exagerada irreflexión del olvido, que
divisiones temporales de los archivos familiares. Gracias a la con- solo se preocupa por lo que nunca se dijo, el archivo es
figuración de las imágenes he decidido desarrollar este proyecto lo que no se dice o se dice inscrito en todo lo dicho en
artístico virtual en dos partes principales: Archivos (Parte 1) “Bes- virtud de ser enunciado (Agamben, 1989, p. 38)
tuario” (Parte 2).
Los archivos son recopilaciones para visualizar la memoria y ana-
La fragmentación de este proyecto en dos secciones pone sobre el lizar el olvido. Revisar los archivos, sean institucionales, históricos
tapete una serie de configuraciones que me llevan a analizar cómo o personales nos sitúan en unos espacios temporales y unas diná-
se ha venido construyendo la corporalidad en mi familia paterna, micas específicas, por ejemplo, en estas fotografías familiares ver
por ejemplo, en los oficios y la vestimenta. En ese primer vistazo cómo se construía una idea de cuerpo y género en una familia del
se observa claramente esas relaciones heterosexistas que encuentro Caribe colombiano a mediados del siglo XX, me ha posibilitado
en las fotografías, haciendo el ejercicio de colocarlas una al lado analizar estos archivos con la motivación de conectar, primero, con
de la otra para examinar y cuestionar más allá de lo temporal, sus la historia real inscrita en esas fotografías y segundo, una búsqueda
narrativas anteriores, lo que se hizo, lo que no se hizo, lo que se personal hacia otra mirada que no mantiene lo que se ha dicho o
dijo, lo que no se dijo, lo sé qué se muestra y lo que no se muestra. mostrado, sino todo lo contrario, una lectura manipulada por los
deseos de cuestionar la narrativa presente en esos archivos.
Como conjunto de reglas que definen los eventos del
discurso, el archivo se sitúa entre la lengua, como el La relación entre archivo y fotografía se da desde los
sistema de construcción de posibles oraciones, es de- inicios históricos de ésta, sea el caso de las institucio-

32
32
nes que categorizan sus objetos a través de fotografías Aunque estos archivos fotográficos han sido heredados para mí por
(de carácter criminal, militar, colonial, familiar, etc.), mis familiares, no los siento propios, pues no son mis historias o
sea el de los fotógrafos, como Eugène Atget y August no me identifico con ellas, porque ya están dichas, están vistas y
Sander, que construyen una taxonomía de objetos a tra- son estáticas. Sin embargo, estuvieron en algunos momentos de mi
vés de su obra. En ambos supuestos, el objetivo es el vida y poseen un gran valor. Ahora, mientras escribo esta memoria
mismo: proporcionar un corpus de imágenes que repre- puedo compartir que la responsabilidad que he trazado dentro de
senten un objeto, un carácter, un género o una circuns- este proyecto es alterar esas historias para crear nuevas posibilida-
tancia específica, lo cual significa que las fotografías se des, y demostrar que cada individuo tiene la potencia de armar su
dispongan en una determinada “condición de archivo propia historia, o la que piense que es conveniente contar. Por lo
(Guasch, 2011, p.27) tanto, estas ideas que voy condensando en esta investigación son el
factor motivador que me lleva a contar en “Bestuario” la segunda
Continuando con lo anterior, quiero hacer énfasis y compartir que parte de la investigación, mi propia historia con mis archivos y mis
mientras escribo estas líneas pienso con mucha fuerza sobre las registros, tanto en fotografía como algunos escritos y dibujos.
imposiciones sociales entre ser hombre, mujer y las dicotomías
presentes entre ambas. Resalto esta idea que carcome mi cabeza Como ya he mencionado, en este lugar confluyen las alteridades y
constantemente, porque en esta investigación el motivo principal las manipulaciones de mis historias familiares, pero, ya no con los
es relacionar esas oposiciones, de lo que se dice de forma absoluta archivos, sino traduciendo las fotografías desde los objetos y los
sobre el cuerpo, de lo que no se dice sobre el cuerpo, mostrar lo que materiales. En “Bestuario” lo principal son los objetos, sus altera-
se espera y mostrar lo prohibido. ciones y la selección de estos, no son gratuitos, también se conec-
tan con los archivos recolectados.
La “intersección prohibida” de ambas miradas entre masculinidad
y feminidad se hacen visibles en la organización de los archivos
familiares que, a partir de la observación y vinculación, desarrollo
una curaduría que refleje una reconfiguración de esas historias de
mi familia paterna.

33
33
Figura 2. Mapa hacia Bestuario, autoría propia.

34
34
35
35
ARCHIVOS

36
36
37
37
38
38
Archivos es la base de toda la estructura de este proyecto, en esta parte de la exhibición se encuentran clasificados
diversas imágenes que he venido recolectando hace varios años, la mayoría de los archivos provienen de mi fami-
lia, mi contexto más cercano. Algunas piezas provienen de mis bisabuelos, mi abuela y padre, quienes son los que
han tenido la costumbre de archivar.

Los archivos son una muestra clara de cómo se ha estructurado la construcción del cuerpo, del género y la identi-
dad en mi familia que mantiene una visión heterocentrada. Las imágenes que he tomado para esta primera parte de
la exhibición han sido la motivación principal para el desarrollo de esta investigación en su dirección conceptual
y estética.

39
39
40
40
Matrona
nombre femenino
Mujer de aspecto maduro y, generalmente, de cierta corpulencia.

Fotografía de mi bisabuela Emelina Rodríguez de 1930 de Foto Tepedino. Madre de mi abuelo Evaristo Barrios y
abuela de mi padre. Considerada una matrona en la familia Barrios Rodríguez, cuya actividad y oficio era hacer y
vender comidas típicas del Caribe colombiano entre ellas, la famosa butifarra soledeña, conocida dentro de su clien-
tela como “La Negra Emelina” por hacer las mejores butifarras de Soledad disfrutadas por las personas no solo del
municipio de Soledad, sino también por personas adineradas en Barranquilla. Gracias a este negocio de comidas típi-
cas le permitió adquirir bienes inmuebles en Soledad. Según historias de mis abuelos, era una señora muy respetada
en la zona donde vivía, primero por ser la cabeza del hogar y segundo por tener un carácter fuerte y directo. Tener
esta fotografía y las historias que he escuchado sobre ella me ha emocionado a lo largo de los años porque fue una
mujer independiente y su mentalidad fue avanzada para su época. Ella nunca dependió de su marido, a pesar de vivir
juntos toda la vida ella se dedicó por completo a sus negocios y ser la cabeza del hogar.

41
41
42
42
Fotografía de la cédula de mi bisabuelo expedida el 21 de febrero de 1956. Nacido el 26 de abril de 1895 es uno de los
primeros archivos que me ha permitido conectarme con él. Mi padre no pudo conocer a su abuelo, falleció dos años
antes de su nacimiento.

43
43
44
44
Fotografía de ambas caras del carné de la escuela en donde mi abuelo Evaristo Barrios hizo sus estudios de prepa-
ratoria en el Colegio de Barranquilla para Varones del año 1947 en el cual se puede observar información personal
como su nombre, una fotografía de él en su niñez. En este punto quiero dejar en claro que, aunque la expedición de
la cédula de mi bisabuelo son unos 9 años más tarde, está de primero porque este orden corresponde a la lógica de un
árbol genealógico.

45
45
46
46
Tarjeta de Identidad Postal (Carté D’Identité Postale) de mi abuelo de 1952, se puede ver una fotografía estilo do-
cumento de mi abuelo en su momento de plena juventud e información personal como sus nombres, sus apellidos,
su ocupación, nacionalidad y firma. También del lado reverso información sobre su fecha y lugar de nacimiento, es-
tatura, cabellos, ojos, tez y señales particulares. Lo que me fascinaba de este documento cuando lo observaba en mi
infancia es que hay palabras en el idioma francés.

47
47
48
48
Reproducción fotográfica doble cara de la libreta militar de mi abuelo del año 1968 mostrándonos en su foto-
grafía su etapa adulta.

49
49
50
50
Fotografías de mi abuela Ana Elena Muñoz Polo a la edad de dieciocho años en el año 1946 y a la de edad de
21 años en el año 1949.

51
51
52
52
53
53
Esta fotografía de mi abuela del año 1952 posando con un disfraz Mi abuela vestida de vaquera del lejano oeste, remitiendo a Annie
de vaquera y una pistola en su mano, me recuerda a una figura de Oakley la famosa tiradora estadounidense posando con su arma,
masculinidad del cine como John Wayne, un símbolo de rudeza siendo un símbolo de las mujeres fuertes y contestatarias en la
masculina por varias décadas en Estados Unidos. Esta fotografía historia. Mientras sigo revisando la imagen me remite a las con-
fue cautivante cuando me enfrenté a ella a la edad de diez años, cepciones que tenía la diseñadora de origen francés Coco Chanel
recordando con mucha claridad las confusiones que tenía sobre ser quien introdujo dentro de la vestimenta femenina, patrones y cons-
un macho o un varón, siendo consciente que mi sexualidad en esos trucciones masculinas como el traje sastre que en su momento era
tiempos no encajaba en lo normado. A esa corta edad, sinceramente vital y una manera de pedir a gritos que la mujer tenía y tiene la
no hice una revisión profunda de la imagen, es decir, estaba chico capacidad de acceder a cualquier espacio, incluso los dominados
y no entendía muchas cosas, lo que recuerdo es que la concebía por los hombres. Una manera de protestar, conseguir una igualdad
como un ejemplo a las posturas erradas de mi madre y mi padre y proponer una nueva idea de libertad femenina, desterrando el cor-
al no seguir lo que esperaban que debía ser, en este sentido, ser un sé de los cuerpos de las mujeres, los aparatosos sombreros en sus
chico con sus manos y gesticulaciones delicadas que no exudaba cabezas, liberando sus manos con bolsos que pudieran llevar en los
la suficiente masculinidad, que imaginaba usar los vestidos de su hombros e introducir pantalones en la vestimenta.
madre y adoraba las secciones de muñecas en los supermercados.
De esta historia exalto la integración de lo masculino y lo femenino
En mis experiencias, situaciones, personas que he conocido que han como un acto político que agita unas construcciones normadas y
contribuido al crecimiento de mi sexualidad, comparto otra lectura estáticas sobre el cuerpo, y no hay ejemplo tan contundente para
de la imagen muy diferente a la que tuve hace quince años. Esta hablar de corporalidad como lo es la vestimenta.
fotografía de mi abuela disfrazada para el Carnaval de Barranquilla
me sigue emocionando como la primera vez, sobre todo porque es Me permito poner en enfrentamiento la fotografía de mi abuela Ana
una imagen inquietante que me ha permitido una serie de lecturas Elena y la postura de Chanel con la finalidad de analizar qué suce-
en todo este tiempo. Es curiosa la historia detrás de este archivo día en esos años y en otros contextos. La fotografía de mi abuela es
relacionándose con la festividad del Carnaval de Barranquilla y las de mediados de los años 1950 y en Europa en la década de los años
dinámicas que hacen parte de esta como el hecho de disfrazarse y 20 las féminas no tenían la libertad de vestir como en la actualidad,
vivir la fantasía de ser otro. sin embargo, empezaron a gestarse las primeras manifestaciones

54
54
de las mujeres queriendo rescatar el primer espacio, el más impor- caso, lo que compartía era una afectación sin una pizca de natura-
tante, la libertad, poniendo en fragilidad y cuestionamiento las pos- lidad desde la imagen que proyectaba, el performance que hacía,
turas patriarcales y binarias. Escribir sobre la diseñadora francesa como por ejemplo, usar pelucas hechas de serpentina de muchos
en esta investigación es un inicio para seguir explorando las tantas colores, sentarse en la pierna de los hombres y dar besos.
manifestaciones en torno a la corporalidad, y la moda siempre ha
sido un recurso inherente a estas indagaciones y cuestionamientos
sobre la concepción del cuerpo. Tanto la vestimenta, como el per-
formance y el arte han sido armas que han servido para registrar
estos reclamos y luchas.

Otra lectura que hago de esta fotografía es la imagen del persona-


je María Moñitos que retumba en mis pensamientos. Es bastante
claro que en la fotografía de mi abuela no existe tal conexión para
hacer esta comparación, pero el gesto de esperar una festividad y
disfrazarse de algo completamente “distinto” de lo que un indi-
viduo muestra constantemente, es lo que extraigo de este archivo
fotográfico. María Moñitos un hombre heterosexual, llamado Emil
Castellanos que a mediados de los años 70 creó este personaje para
el entretenimiento del público en los Carnavales de Barranquilla
que durante 25 años bajo la lógica de las travestis y drag queens
se vestía de mujer de una forma exagerada y llena de afectaciones.

La exageración estaba en la intersección de lo femenino sobre lo


masculino, ya que este personaje era un hombre bastante corpulen-
to, de contextura maciza que usaba vestidos ceñidos y ajustados al
cuerpo mostrándonos una imagen no estetizada de la mujer, en este

55
55
María Moñitos, desde lo estético me remite a la película Pink Fla-
mingo que fue escrita, producida, filmada, editada y dirigida por el
cineasta estadounidense John Waters en el año 1972, considerado
uno de los máximos exponentes del cine trash, la comedia negra y
el bajo presupuesto en sus proyectos.

Cuando vi por primera vez esta cinta cinematográfica hace seis


años atrás, me enfrenté a un universo de lo rechazado, lo decadente
y lo marginado que me inmediatamente me remitió al Carnaval
de Barranquilla y algunos de sus personajes, en este caso la Ma-
ría Moñitos, que no solamente es un hombre vestido de mujer, es
también analizar ¿con qué tipo de elementos se construye? ¿cómo
estos elementos alteran el cuerpo y la corporalidad? De María Mo-
ñitos me queda que el cuerpo y los contenidos (objetos) que se van
enlazando en la construcción de una idea de corporalidad tiene la
potencia de deconstruir posturas que van desde el género, el sexo
y lo estético.

56
56
57
57
58
58
Cédula de ciudadanía de mi abuela Ana Elena Muñoz Polo. Nacida el 28 de Julio de 1928 en Ciénaga, Magdalena.

59
59
60
60
Fotografía de mi padre Evaristo Miguel Barrios Muñoz en el año 1959, es muy curiosa la historia detrás de
esta época de su primera infancia. Hace muchos años, no tengo exactitud en qué año fue, recuerdo escuchar
varias anécdotas de abuela sobre sus salidas con mi padre a la calle y ella lo llevaba en sus brazos. Comentaba
que cuando llegaba en algún lugar específico, sobre todo en la zona del centro de Barranquilla donde trabajaba
porque casualmente tenía un pequeño taller de confecciones, cada vez que las personas veían a mi padre, decían
¡Qué niña tan linda!

61
61
62
62
Fotografía de mi padre del año 1959 disfrazado de Superman en el Carnaval de Barranquilla, posando en
algún lugar de la Calle 30.

63
63
64
64
Fotografía de mis abuelos paternos junto a mi tía Carmencita Barrios hermana de mi padre por parte de papá.
Mi padre es hijo único por parte del matrimonio entre mi abuelo Evaristo Barrios y mi abuela Ana Elena
Muñoz de Barrios.

65
65
66
66
Fotografía de mi padre en su primer año de escuela en el Instituto San José en el año 1965.

67
67
68
68
Fotografía de mi padre en su tercer año de escuela en la Anexa a la Normal de Varones del año 1967.

69
69
70
70
Fotografía de mi padre en 1980 a sus 22 años en Caracas – Venezuela

71
71
72
72
Fotografía de mi padre posando con uniforme de fútbol en el año 1985 para el campeonato interno de la
empresa Industrias Pimpollo del Caribe.

73
73
74
74
Fotografía del equipo de fútbol del área administrativa donde trabajaba en esos días mi padre.

75
75
76
76
Dentro de la selección de archivos se encuentra un póster del equipo Junior de la ciudad de Barranquilla de
1995 de mi padre y su pasión desbordada por el fútbol y la transferencia hacia los otros miembros de mi
núcleo.

77
77
78
78
Yo, Rubén Elías Barrios Rodríguez en 1997 con dos años, rayando algún libro.
Esta fotografía es un punto de quiebre, entre los archivos familiares y las resignificaciones de estos que co-
mienzo a partir de la manipulación y alteración de las historias con mis propios elementos e imágenes, y así
poder construir mi archivo personal.

79
79
80
80
81
81
82
82
83
83
84
84
85
85
En la parte final de la sección Archivos se encuentra una serie de collage desarrollado con las páginas
de un manual de una máquina de coser marca Pfaff de a mediados de los años 1950 de mi abuela, que
toda su vida ha desarrollado el oficio de modista. En estas páginas del manual empieza a gestarse el
interés por resignificar la idea del cuerpo femenino entablando una relación con el cuerpo masculino
en el cual se genera una pieza titulada “Una manera de amarte”. Este ejercicio parte de una narración
visual de un chico sastre que espera al amor de su vida mientras se regocija en el oficio de la costura.

86
86
87
87
88
88
89
89
90
90
91
91
92
92
93
93
94
94
95
95
96
96
Clase 130 – Modo de Empleo.

Máquina de coser universal de alta velocidad para puntadas rectas y puntadas zigzag, con garfio rotativo y tira hilo
articulado para el hogar, las costureras y quien por la madrugada juegue a coser en lo oculto, imaginando al amor
de su vida, mientras cose en la dirección que él desea, para ser libre. No lea atentamente estas instrucciones, solo
déjese llevar, esta es la máquina de las fantasías.

97
97
Otro archivo es un conjunto de fragmentos de imágenes extraídos de un libro de urbanidad y buenas maneras
para la mujer titulado “Femirama (Enciclopedia de la mujer de los años 60)”. El interés por trabajar este libro es
precisamente la catalogación y descripciones del comportamiento que debe asumir una mujer. Lo normativo y lo
patriarcal se manifiesta en diferentes títulos, tal como “Piensa en él” o en imágenes dando instrucciones de labores
domésticas y “femeninas” como la costura y la cocina.

Una de las imágenes que hacen parte de este archivo es una secuencia de instrucciones sobre el planchado de una
camisa de hombre, donde solo se pueden ver el detalle de unas manos mostrando las formas de planchar, lo curio-
so de esta imagen es la ambigüedad de sus manos que son de alguna mujer, pero podrían ser las de algún hombre,
o de alguna travesti, o una persona transexual, etc. Tener esta imagen seleccionada la relaciono con un fragmento
del cuento “Amar en Madrid” del escritor barranquillero Jaime Manrique.

98
98
99
99
Recordé por qué estaba ahí, que se trataba de un trabajo, y que no Me negué. -Estoy bien así; no necesito cambiarme.
podía decepcionar a Carlos Alberto. Seguí a Monsieur hasta una sala
acogedora, donde me señaló una mecedora en la que me senté. -Tus ropas están sucias, corazón, dijo amorosamente. Las pondré en
la lavadora mientras cenamos, y cuando te vayas tendrás ropa limpia
-Corazón, ¿te gustaría una bebida mientras termino de preparar la para mañana. Quiero que luzcas muy bien.
cena? Tenía razón. Todas mis prendas necesitaban una lavada. Obedecí y
me quité todo. Discretamente miró en otra dirección cuando me quité
-El periódico también. la ropa interior y me puse la lujosa bata de terciopelo.
Velas encendidas, flores, porcelana bonita y vasos tallados decoraban
Cuando Monsieur Sadabell salió de la habitación no sabía si reír, llo- la mesa. Monsieur había preparado un banquete suntuoso: conejo es-
rar o salir corriendo de esa casa. Trataba de tranquilizarme con que tofado con champiñones, papas al gratín, vegetales salteados con ajo,
hasta este momento la aventura parecía inofensiva. El anfitrión re- ensalada verde, olivas, frutas, una tarta recién asada con forma de flor,
gresó con vino, queso, olivas y calamares fritos, que organizó en una pan recién horneado, vino tinto y como postre un flan, frutos secos,
mesa pequeña, cerca de mi asiento. Luego, tomó un cojín del sofá y peras y ciruelas escalfadas, coñac y café. En la cena, como cualquier
lo ubicó bajo mi cabeza. Recogió un par de pantuflas gastadas que es- pareja cómoda en armonía, hablamos de las noticias.
taban debajo del sofá, se arrodilló frente a mí, desamarró mis zapatos,
los quitó y me puso las pantuflas. Los juegos olímpicos estaban en pleno desarrollo ese verano. Nadia
Decidí que me dejaría llevar por la situación, siempre y cuando no me Comaneci había obtenido un diez perfecto en su rutina y Monsieur
forzara a hacer nada que me resultara inaceptable. El olor que venía Sabadell estaba fascinado por la menuda atleta. Ese verano eran, ade-
de la cocina era tentador. Pensé que al menos recibiría un banquete de más, las celebraciones del bicentenario de Estados Unidos. Entonces,
Monsieur Sadabell, que era obviamente un chef cultivado. Empecé hablamos de la democracia estadounidense y de lo diferente que era
a relajarme mientras leía el periódico. Después de un rato, Monsieur del régimen de Franco de los últimos treinta años. Ni una vez hizo
entró al cuarto para avisar que la cena estaba servida. Cargaba una preguntas personales, como si ya supiera todo lo que hubiera por sa-
bata de baño. ber sobre mí. En un momento, durante la cena, dejó la mesa y fue a
-Quítate la ropa y ponte esto-, sugirió y me pasó la bata. poner la ropa en la secadora.

100
100
La comida fina, los vinos y la conversación aguda tuvieron un efecto -Oh, uh-, mascullé, y empecé a pasar las páginas mientras veía hom-
positivo en mí estado de ánimo. La estaba pasando muy bien. Des- bres teniendo sexo, de muchas más maneras de las que creía posible.
pués de comer, regresamos a la sala para seguir bebiendo. Cerca de Monsieur conectó la plancha, puso mi camisa en la mesita, roció agua
las nueve, Monsieur dijo que se sentía cansado y quería retirarse. Ha- de una botella y se sentó junto a la tabla a esperar que la plancha ca-
bía llegado el momento de la verdad. lentara.

Me gustaba mucho como persona, pero me repugnaba la idea de ha- Lo observé.


cer el amor con él. Me tomó de la mano y me llevó a la habitación.
Allí, había una lámpara junto a la cama, envuelta en un chal rojo que -Mira las revistas, indicó-. ¿Hay alguien que te ponga la polla dura?
le daba un color ámbar al espacio. Me ayudó a quitar la bata y pidió Decidí seguirle el juego. Ahora que tenía una plancha caliente en sus
que me acostara en la cama. Luego me entregó un montón de revistas manos, estaba en desventaja. Pensé que no me mataría porque Carlos
pornográficas alemanas. Alberto sabía dónde estaba. Sin embargo, me sentí ansioso. Desde
que se sentó, lo complací mirando las revistas, yo lo complací. Al
“Mira si hay algún majo que te excite”, indicó. “Regreso en un minu- final, después de ver cientos de fotografías de hombres atractivos cu-
to”. Salió de la habitación. leando, se me paró. Luego Monsieur sonrió con alegría, se puso las
gafas y empezar a planchar.
Solo, desnudo en su cama, me puse por primera vez nervioso. Me
pregunté qué estaría planeando. Pensé que sin mis ropas no podía Yo creí entender lo que quería de mí. Quería que tuviera tieso el pipí,
ir a ninguna parte. ¿En qué me había metido? Mientras tales pensa- mientras planchaba. Cuando vio que mi verga estaba dura, Monsieur
mientos zumbaban en mi cabeza, Monsieur Sabadell entró a la alcoba empezó a decir, “Oh, tus bolas están ahora duras, ¿lo están? Oh, oh”,
cargando una mesita, una plancha y mi ropa. todo el tiempo planchando minuciosamente mi camisa. Empecé a to-
carme mirando una foto de dos hombres teniendo sexo.
- ¿Te gusta alguno de ellos?, -preguntó, aludiendo a la revista de hom- No era fácil concentrarse y mantener una erección con Monsieur
bres desnudos que yo tenía sobre mis piernas. mirándome, con una plancha en sus manos. Colgó la camisa detrás
de la puerta y continuó con mis pantalones. En tanto alisaba, seguía

101
101
hablándome obscenamente. Si todo lo que quería era verme pajear,
me había resultado fácil. Cerré los ojos y me imaginé en una cama,
haciendo el amor al mismo tiempo con José y Carlos Alberto. Cuando
alcanzaba el clímax, oí a Monsieur animándome, “Dispara, dispara,
corazón, déjame ver que te vienes sobre tu pecho. Has feliz a tu espo-
sa, corazón mío”.

Cuando abrí mis ojos, estaba aplanando furiosamente mis pantalones


y mirándome con lascivia. Después de un rato, cuando recuperé la
respiración, decidí ponerme de pie para limpiarme.

“No te pares”, me pidió. “Por favor, déjame hacerlo. Deja que tu es-
posa te limpie.” Colgó mis pantalones y mi camisa y salió de la habi-
tación. Regresó con dos paños húmedos y tibios y me limpió. Cuando
terminó se cubrió la cara con los trapos y los besó.

Monsieur Sabadell me acompañó caminando hasta la estación del


tren, donde me entregó cien dólares, un montón de plata en esos días.
Dijo que le haría feliz verme de nuevo la siguiente semana y que me
estaría esperando. (Manrique, 1976)

102
102
Archivos es la primera parte del proyecto que comprende dos esta- El collage no es ya una obra unitaria sino, más bien, el
ciones, por un lado, está presente la configuración de documentos conjunto de muchas partes. Cual intrusos, los fragmen-
que hicieron parte de otros (familia paterna), y del otro lado, las tos de otros materiales se inmiscuyen en la identidad
imágenes íntimas y personales que son el resultado de toda la reco- del collage y la dilatan, hasta convertir a este producto
lección de esos documentos. artístico en un ente huidizo, desde un punto de vista
conceptual: no es posible ya definirlo sino tomando en
En esta parte del proyecto son posibles las relaciones prohibidas. cuenta las variadas naturalezas que en él convergen.
Las fotografías de mi familia paterna son el pretexto para resignifi- (Bermúdez, 2016, p.117)
car esas historias que desde siempre me han interesado escucharlas
y conocerlas, pero que nunca he sentido tal identificación con ellas. Entretanto, voy recortando los fragmentos para contar mi historia,
En esta medida existen unos puntos de tensión entre los archivos creo que me resulta más sencillo que escribir. Para recortar, necesi-
familiares y las ideas propias sobre corporalidad. to las tijeras más pequeñitas con sus hojas metálicas muy afiladas,
(debo confesar que de momento odio el bisturí) mi relación con
La recolección de archivos, el texto, el dibujo, el collage, los ob- este objeto punzante no ha sido muy agradable, a mi parecer es
jetos, etc., corresponde al modo de práctica que desarrollo como muy agresivo. Luego de obtener las imágenes todas recortadas y
artista, pensar en diferentes maneras de solucionar desde lo expe- listas, las voy condensando en diferentes contenedores, entre cajas,
rimental hacia lo concreto, por eso la importancia del dibujo como entre las páginas de las enciclopedias grandes y pesadas, pero, mis
herramienta de archivo y registro de ideas. El collage no sólo desde favoritos son unas sandwicheras de plástico color rosado translúci-
lo bidimensional en la alteración de las imágenes recolectadas sino das que están llenas de muchas historias.
resaltar que la lógica de los objetos y su deconstrucción podrían ¿Qué es un collage? Una generación de una gran historia que pro-
considerarse una expansión del collage más allá de lo técnico de viene de varias pequeñitas preexistentes que va construyéndose de
recortar y pegar, lo conceptual de unir dos ideas preexistentes para una forma autónoma y libre. El collage, ahora, tiene una visión más
crear una tercera. amplia de las relaciones, es amante de las lecturas diversas y ex-
pansivas. Aquí las extracciones preliminares ceden sus narrativas
para deconstruirse, deformarse, fracturarse, fraccionarse, resignifi-
carse y deconstruirse.

103
103
BESTUARIO

104
104
105
105
go lingüístico apropiado para la presente propuesta. Esta parte se
encuentra conformada por una serie de fotografías que constituyen
una colección, la cual presenta diversos objetos alterados y modifi-
Bestuario cados bajo las intenciones y resultados de la investigación.

“Bestuario" es la selección de varios objetos alterados que aluden


Lo que ha cambiado es el espacio en el que se pue- a la idea de bestiario. Este último es una recopilación de anima-
de verlas y desde el cual se puede describirlas. En el les fantásticos que condensaba tantos relatos como ilustraciones y
Renacimiento, la extrañeza animal era un espectáculo; descripciones de las bestias catalogadas. A partir de esta relación,
figuraba en las fiestas, en las justas, en los combates esta fracción del proyecto en mi propuesta artística conformará una
ficticios o reales, en las reconstituciones legendarias en serie de piezas que será el resultado de experimentaciones a partir
las que el bestiario desarrollaba sus fábulas sin edad. de la vinculación de diversos objetos y materialidades, entre ellos
El gabinete de historia natural y el jardín, tal como se balones de fútbol, fragmentos de prendas de vestir (telas), entre
les ha instalado en la época clásica, sustituyen el desfile otros objetos.
circular del "espécimen" por la exposición en "cuadro"
de las cosas. Lo que se ha deslizado entre estos teatros Esta sección está diseñada bajo la lógica de la organización de las
y este catálogo no es el deseo de saber, sino una nueva piezas de los desfiles de moda, en donde se exhiben las prendas de
manera de anudar las cosas a la vez con la mirada y vestir, modelo por modelo, permitiendo ver todas las variaciones y
con el discurso. Una nueva manera de hacer la historia. posibilidades en los materiales, los colores, las texturas, y las ideas
(Foucault, 1968, p. 132) finalizadas. En este caso, los objetos y materiales seleccionados se
encargan de contar una historia a partir de las relaciones, las modi-
La segunda parte de la exhibición “Bestuario”, este término pro- ficaciones, las deformaciones y las alteraciones de estos que posi-
viene del latín Bestiario, aunque los diccionarios digitales de office bilita diversas lecturas sobre las conexiones entre masculinidad y
y buscadores de internet lo reporta como una falla ortográfica, la feminidad más allá de lo binario y lo hegemónico.
palabra se construye a partir de los términos de Bestia – Bestiario
– Vestuario (Lajo, 1990, p. 31). Esta construcción genera un jue-

106
106
Por lo que se refiere a la metodología de organización y diseño pensamientos y maneras diversas de ver el cuerpo y la corporalidad
de esta sección dentro de la propuesta artística, se ha estructura- a través de lo objetual. “Bestuario” es una catalogación de lo di-
do una diagramación secuencial y objetual que pone en paralelo verso. El espíritu de esta parte de la investigación son los matices.
la búsqueda al interés sobre ¿cómo estamos construidos y cómo Busco con los objetos desvincular unas ideas absolutas sobre el
podemos construir otra idea de cuerpo?, es decir, suscitar en el es- cuerpo y el género que pueden permitirse otros vínculos, relacio-
pectador la preocupación sobre la construcción conceptual y ex- nes, incluso yuxtaposiciones. Son bestias por su extrañeza, por ser
perimental sobre la idea de cuerpo y corporalidad. La intención impertinentes, por ser ellos mismos. “Bestuario” es la narrativa de
es que el público se cuestione e intente reorganizar los patrones la corporalidad de los que no encajan, los que sienten necesidad de
normativos que establece la sociedad. buscar otras direcciones y salirse del sistema. Es una celebración
de la diversidad más allá de lo hegemónico en donde lo estético
El desarrollo y ejecución de las piezas de “Bestuario” es el resul- toma un rumbo más intuitivo y azaroso.
tado de la clasificación de los objetos y materialidades que están
presentes en la propuesta. Trabajar desde el análisis morfológico En “Bestuario” la segunda sección de la muestra, estará dividi-
lingüístico y visual, permite aprovechar diferentes variaciones des- do en ocho partes en el siguiente orden: Fragilidad, Metamorfosis,
de lo estético y lo formal Como las nubes, 4Retrato de un(a) infantx I, Divinx Niñx, Retrato
de un(a) infantx II, Libertad, Cuerpx.
“La morfología estudia la forma. Por lo tanto, un análi-
sis morfológico es un intento sistemático para analizar
la forma que puede asumir un producto o una máquina
y un diagrama morfológico es un resumen de este aná-
lisis”. – (Cross, 2002, p. 116)

En esta serie de imágenes propongo una narrativa visual presidida


por nuevas configuraciones y alteraciones del objeto. Este proyec- 4
El uso de la letra X en estas palabras toma partido para modificarlas, buscando así quebrar una
estructura establecida en el binarismo de género, para permitir una representación lingüística total-
to fotográfico precisamente nace de los archivos familiares, pero mente inclusiva que abarca a esos individuos que desde el lenguaje no se sienten cómodos dentro de
lo masculino y lo femenino, sino que prefieren situarse en un área de neutralidad.
también es una forma de traducir y registrar mi propio archivo, mis

107
107
Figura 3. Mapa de Bestuario, autoría propia.

108
108
109
109
Los dibujos son la puerta de entrada a “Bestuario”. El dibujo como registro preliminar de mis pulsiones y el amor por la
emotividad. En este inicio es visible el juego de cruces entre el afán de unir y urdir los significados impuestos con mis deseos
más íntimos que están en la búsqueda de subvertir los ideales y la realidad de un sentido unidireccional, de la que estamos
convencidos.

Los dibujos, primeramente, hablan de erotismo y los fetiches que dentro de mi visión intento situarlo en otro punto, ya no
desde un plano erótico, sino como una crítica al sistema heteropatriarcal y hegemónico al que estamos sometidos. Los feti-
ches en estos dibujos funcionan como una alegoría que nos muestra la fragilidad del cuerpo masculino heterosexualizado en
donde el pene, por ejemplo, se presenta en un estado fragmentado y vulnerable, aunque erecto, nos lleva a ver una dualidad
quebradiza entre lo correcto y lo incorrecto.

En esta sección se presentan cuatro piezas análogas que alargan y difunden ese espíritu crítico y liberador, que nos abre la
puerta hacia la otredad y las ideas queer que ha permitido una expansión para hacer un “twist” sobre cómo se asume la idea
de masculinidad. Los dibujos se titulan “Bondage Cock” “Ballbusting” “Manuel(a)”.

110
110
Bondage Cock, dibujo, 2020

111
111
112
112
Manuel(a), dibujo, 2020

Ballbusting, dibujo, 2020

113
113
114
114
115
115
116
116
117
117
118
118
119
119
120
120
121
121
122
122
123
123
124
124
125
125
126
126
Me obsesiona la libertad de las nubes que se mueven por el viento. A medida que van recorriendo el amplio cielo, sus
formas van alternándose sin rumbo fijo, compartiéndonos una vez más, su autonomía de transitar.

Cuando las observo me imagino un vasto e infinito background, que me invita a superponer mi idea de liberación.

¡He aquí la libertad! Una intersección que me recuerda lo que quise y lo que se impuso.

Ahora solo está aquello que quiero y deseo querer, quizá, lo que está prohibido no es más que el resultado de ma-
nipular las imposiciones para hacerlas visibles, maleables y cambiantes, así como las nubes en el telar fondo azul.

127
127
128
128
129
129
130
130
131
131
132
132
Mientras recorría su interior, me vi reflejado en una hermosa realidad, de la que nunca había sido consciente o ha-
bía negado por muchísimo tiempo. No conforme con el reflejo, deseaba en lo más profundo de mi corazón hacerlo
tangible y estar debajo de un spotlight color blanco que alumbra cada centímetro de mi cuerpo.

133
133
134
134
135
135
Recuerdo sentirme frágil cuando las miradas es-
taban disparadas en cada centímetro de mi cuer-
po, como la imagen de San Sebastián, cual flechas
cruzando mis gestos y posturas impertinentes. Lo
que en algún momento fue impertinencia, se trans-
formó en pertinencia y lo que era martirio es ahora
un cuerpo cambiante, liberado.

136
136
Carta a DIVINX NIÑX

¡Oh! Dulce niñx

En estos últimos tiempos sé lo que es vivir.

Dejé de hacerlo en una sola dirección

Quiero estar en muchas direcciones, así como las agu-


jas enterradas en tu cuerpo que te han herido tanto.

Enséñame todas tus heridas para celebrarlas.


Las heridas son las evidencias de tu cuerpo cambiante.

Cada punto y cada vía conforman una cartografía de


tus deseos, libertades y oposiciones.
Compárteme lo prohibido.

Ven a nuestras almas monstruosas

¡No tardes tanto!

137
137
138
138
139
139
140
140
141
141
Y necesité plumas blancas y fucsias, agujas y alfileres con bolitas en uno de sus extremos de color rosado,
con un fragmento de piel de balón de futbol deteriorado en forma hexagonal para crear un retrato…

142
142
143
143
144
144
145
145
146
146
Red – Pescar – Pescada

Una dicotomía entre atrapar y liberar


Posiblemente estaré corriendo en el cuadrilátero verde para salirme.
La demarcación rectangular se está deformando para encontrar una dirección donde
la rectitud se pierde, casi como una hoja pulcra de papel blanco que se va arrugando
secuencialmente hasta llegar a una diversidad de caminos.

147
147
148
148
149
149
150
150
Un extraño
Una casa
Un desviado
Un contenedor
Un monstruo
Un resguardo
Un subversivo
Un escudo
Un antagónico
Un soporte
Una bestia
Un cuerpo

151
151
Diario de Narrativas

Transitar entre lo impertinente

En el tránsito siempre he encontrado mucha magia, ir de un lado


al otro mientras me pavoneo por el asfalto me hace recordar los
años de infante y los deseos por visitar esas cosas prohibidas, esas
que nos dicen que no pueden ser o suceder, sin mayor respuesta.

La curiosidad, la intimidad y el deseo por explorar y recorrer las


impertinencias del mundo supera esas imposiciones insustancia-
les que me ha tocado vivir. No quiero ser el que va por un solo
camino o en una sola dirección, no quiero atender a las fórmulas
y a lo pertinente.

Cada individuo tiene la potencia de crear su universo, con sus


propias historias y narrativas. Mientras pienso en esto me pregun-
to ¿Para qué ir en una sola dirección si yo mismo he creado mi
propio universo y puedo ir por donde quiera? Creo que más bien
mi deseo es perderme en esta gran vía que día tras día me invita a
experimentar, cuestionar, disfrutar, odiar y amar.

152
152
Soy un artista que transita en la incertidumbre y saborea el placer con el dibujo parece ser suficiente. Entre los lápices de grafito
masoquista de las preocupaciones y lo enfrentamientos entre lo desde el 2H hasta el 2B porque me interesa los matices que hay
sutil y lo directo, lo frágil y lo rígido, lo obvio y lo obtuso como desde el blanco y el negro.
el título del libro de Roland Barthes.
Me encuentro entre los objetos, entre los balones de fútbol desin-
Lo prohibido, siempre ha sido “impertinente” para muchos. flados que pasan al olvido porque han perdido su fuerza y rigidez,
Para mi esos “muchos” son los impertinentes porque ignoran la llegando a un estado de fragilidad que nos ventila que no todo es
magia del tránsito y desconocen el poder que posee cada cuerpo lo que parece, que nuestras vivencias y la vida misma pasan por
para ser un desviado, un monstruo, un subversivo, un antagónico, una serie de cambios donde lo frágil también es fuerza, la vulne-
un extraño, una bestia, un soporte y un escudo que combate con rabilidad es poder y mostrar la verdadera realidad, es resistencia.
el rechazo, los miedos y lo aspiracional.

Vivo entre el archivo, en la recolección y la acumulación, entre


las fotografías de mi familia paterna, entre los libros viejos y olvi-
dados, entre los recortes de esos ejemplares abandonados siempre
buscando las ilustraciones vintage llenas de contornos negros, en-
tre los restos de pegamento en barra en los dedos, cortando y pe-
gando fragmentos de imágenes uno sobre otro mientras escucho
los instrumentales del compositor alemán Bert Kaempfert que me
llevan a mi padre y me transporta a mi niñez

También me encuentro entre las imágenes pornográficas, entre las


largas horas de edición de esas fotografías extraídas de la porno-
grafia para luego dibujarlas, entre la relación de amor y odio con
la acción de dibujar, imaginando el amante que no llega, pero que

153
153
Sobre el collage

Un chico caminando por la calle, un ganchito rosa en su pelo roba


las miradas de los peatones. Algunos lo observan, otros murmuran
sobre la acera luego de una mirada de repudio. Parecen obsesivos
compulsivos. Ven un gran desorden, solo porque hay una pequeña
lentejuela sobre la pulcra sábana blanca. En realidad, esto es un
collage, unir dos cosas para el nacimiento de otra. Seguramente
ese pequeño destello sobre el fondo blanco tiene sentido, quizá
no. ¿Es importante, pensar si es el camino correcto o incorrecto?

154
154
Urdiendo Subversiones

Detenidamente observo las manos de mi madre, por muchos años


fue una mujer que trabajó en la industria textil y de confecciones.

En aquellos tiempos de mi infancia recuerdo verla por altas horas


de la noche agregando cada mostacilla, cada piedrita a enormes
vestidos con sus ambiguas manos, unas manos toscas y fuertes
como las de un leñador macizo, pero sensibles y delicadas para
la alta costura.

Quise siempre ser como ella, coser y coser por largos fragmentos
de tiempo lo rígido con lo maleable, lo duro con lo blando, sien-
do testigo de cómo lo pesado se integraba a lo liviano. Quiero
sumergirme en la piscina de cuentecillas de mi madre, todas son
distintas, es todo lo que quiero ser.

155
155
Listado

Un chico “varonil” de un 1.80cm

Una corona hecha con bisuterías de plástico, adiamantado por su


dureza y brillo.

Unos lentes de plástico translúcido color rosa.

Unas botas de construcción con unos aros metálicos que destella


un sonido de campaneo mientras se pavonean por el asfalto.

¿Entienden a lo que me refiero?

156
156
Estéticas de las sobras y de los que sobran.

Hablemos de los individuos impertinentes y de los importunos desechos que se quieren omitir. Compartamos las
“impertinencias” del mundo. Demos poder a las sobras que sobran, a la supuesta basura, lo que se desecha y se
hace a un lado. Lo trash, en mi visión es una celebración a los marginados que se encuentran seducidos por las
oposiciones, la crudeza, lo desgastado, lo descompuesto, lo visceral para mostrar la cara oculta de la realidad y la
vida misma.

157
157
Reseña de antecedentes frágiles que difumina la postura de masculinidad establecida cul-
tural y socialmente. “Patea con las dos” es un puente que permite
Patea con las dos un tránsito en medio del doble sentido, de lo pertinente y lo im-
Rubén Barrios (BEN) pertinente, de los que muestran, los que se ocultan, y los que se
Fotografía y objetos permiten vivir bajo lo indeterminado.
2019 - 2020

En esta propuesta de objetos y serie fotográfica problematizo el


fútbol desde el concepto de dominación masculina y tecnología
de poder que regula el cuerpo a partir de unas percepciones he-
teronormadas sobre el deporte y sus dinámicas en contextos po-
pulares como la calle, o el barrio. En este proyecto me interesa
revisar ciertos lenguajes que están presentes dentro de las diná-
micas del fútbol, sobre todo la jerga o algunos códigos que se han
generado para relacionarlo con el “hombre débil” como “patea
con las dos” “le hicieron el orto” términos que automáticamente
desde su construcción cultural hablan del cuerpo y del individuo
impertinente que no sigue tales patrones de comportamiento que
se han impuesto, sin embargo, existe una ambigüedad desde los
términos, por una parte, usado para señalar, pero del otro lado
está presente de forma inconsciente en el imaginario colectivo, en
el vocabulario y es aceptado en el mismo círculo que los utiliza
precisamente para agredir al que no encaja dentro del molde. La
obra conformada por diferentes balones de fútbol deteriorados,
olvidados y alterados pretende ser una metáfora de unos cuerpos

158
158
159
159
Los desviados vienen en bandada
Rubén Barrios (BEN)
Instalación Esta instalación reúne una serie de jaulas: Deformadas, altera-
2019 das e incompletas, estas piezas aluden a la idea del cuerpo que
dentro de unas consideraciones de lo normal navega en los lími-
tes, en las imposiciones, como un ave encerrado en una jaula.
El cuerpo normado como una limitante, en materia y espacio.
El contexto es una barrera de lo corporal, también, el cuerpo es
un soporte que refleja las condiciones sociales y culturales, en
este caso, lo queer se manifiesta para resignificar esos patrones,
darles paso a las ambigüedades, a las contrariedades, repensar la
idea de libertad y mostrar la fragilidad del orden. Este sentido
el cuerpo no solo adopta la idea de barreras y restricción, sino
también es un elemento que funciona como soporte de estos. En
este caso la pieza, se suscribe a unas relaciones dicotómicas.

160
160
“Libertad Y Orden”
Rubén Barrios (BEN)
Fotografía
2018

Mi trabajo es una reflexión, incluso un cuestionamiento en la


manera como la sociedad define la libertad y el orden, tam-
bién existe una necesidad de responder o construir a partir de
lo que me rodea una idea sobre eso. El interés por estas dos
palabras claves surge a partir de la cinta que aparece en el
escudo que conlleva la frase libertad y orden. Estas palabras
pueden tener distintas acepciones o para cada persona puede
tener un distinto significado. Es importante para mí, resaltar
como un territorio y sus representaciones sociales sobre el
género condiciona y normaliza comportamientos y expre-
siones con la finalidad de mantener categorizaciones que en
algunos casos o situaciones limita a ciertos habitantes que no
siguen esas clasificaciones desde las expresiones, es decir, se
normaliza, se categoriza y se clasifica el comportamiento de
los sujetos de acuerdo a percepciones y identidades estanda-
rizadas.

161
161
Giuseppe Campuzano
Museo Travesti del Perú
Fotografía
2007

Museo «falso» —como el apelativo de «falsa mujer»


con que este lenguaje maniqueo nos adjetiva. Museo
embozado, cuyas máscaras —la artesanía, la fotoco-
pia, la gigantografía, el «banner», esos sistemas de
producción en masa— no ocultan, sino, al contrario,
muestran. No camuflan, sino travisten. (Campuzano,
2007, p.8)

Este museo es la subversión de los patrones convencionales que


encontramos en ámbitos sociales y culturales que se conectan de
manera implícita en los museos que a nivel histórico han sido
espacios de sacralización y dogma. Con esta propuesta Campu-
zano invierte las ideas del museo tradicional para visibilizar lo
que se ha intentado ocultar, para mostrar el cuerpo sin rodeos y
el travestismo a flor de piel. Me interesa de su trabajo la revisión
del archivo.

162
162
Gustavo Turizo esos imaginarios, él lo sacó a la luz con su predominante estética
Loser kitsch, vanguardia y mucho sentido del humor. En especial esta
Fotografía obra titulada Loser nos permite ver el alcance de este artista por
la conservación de los archivos que trae consigo la acción de re-
gistrar la evolución de su cuerpo, que nos pone a pensar en las
variaciones y los cambios que va sufriendo este a medida que
Una obra suya conocida como Loser, autobiográfi- va pasando el tiempo y lo que trae en sí, no solo tocarlo desde el
ca, da cuenta de su inclinación hacia las artes y su proceso biológico, también sus narrativas íntimas y lo autobio-
comportamiento sensible, pero con un mal desempe- gráfico. Esta pieza nos sitúa en otra forma de relacionarnos con
ño para las ciencias duras. Aunque logró presentar- los archivos, ya no en lo que se enunció, sino en otras miradas y
se en algunas exposiciones en Bogotá, sólo después nuevas enunciaciones que activa un abanico de reflexiones so-
de su muerte por VIH, se ha empezado a valorar su bre sus autorretratos. Loser, es Turizo mutando a partir de las
obra, que sin embargo para las instituciones del arte experiencias, las decisiones, las libertades, las emotividades, las
no alcanza el valor que buscan. Acompañada de su ganancias y las pérdidas.
fotografía mostrando la evolución de su crecimiento
hasta convertirse en hombre adulto, tiene el carácter
de mostrar la condición de marginalidad que la edu-
cación impone en los niños y jóvenes desde antes de
vivir en la sociedad que los clasifica según sus habili-
dades. (González Cueto, 2016, p.120)

Explorar a Gustavo Turizo ha sido un acercamiento a mi obra en


todo sentido. Turizo, una de las máximas referencias de ha dado
el Caribe colombiano para hablar de las disidencias, los archivos
y los marginados en un contexto que no estaba preparado para

163
163
Desde el texto a la imagen, encontrando puntos de conexión, para
Gustavo Turizo mí es importante revisar dentro de mi investigación artística el
Las mujeres mas bellas del mundo son hombres trabajo de Gustavo Turizo. Este artista dejó un gran legado en el
Instalación arte de caribe colombiano, sobre todo por ser unos de los pione-
1995 ros en tocar temas queer en la escena artística de Barranquilla du-
rante la década de los años noventa donde este tipo de temáticas
eran consideradas tabú.

Las mujeres más bellas del mundo, es una de las obras que más
me ha cautivado, en especial por su valor conceptual y espacial.
Una pieza que propone un juego muy marcado en lo lingüístico
y la imagen, una poesía visual que transgrede los límites de la
sátira, el humor, y la crítica a una sociedad heteropatriarcal que
define unas normas de comportamiento. ¿Qué es ser mujer? ¿Qué
es ser hombre? Y cómo estas preguntas tienen que ver con unas
direcciones estéticas, de lo bello. ¿Qué implica la belleza, o ser
bello? ¿Existe belleza en lo marginal? La belleza del rechazo, de
los que sobran.

164
164
Latinoamérica es una sociedad conservadora culturalmente con
Las Yeguas del Apocalispsis
una mentalidad occidentalizada, principalmente gracias a la re-
Pedro Lemebel y Fransisco Casas
ligión católica que mantiene el poder de regulación desde lo
Las mujeres mas bellas del mundo son hombres
moral y lo corporal. Dentro de mi investigación el tema de lo
Video - Performance
religioso no es de interés, sin embargo, reflexionar sobre este
1989
aspecto puede permitir hacerme más preguntas sobre cómo lo
cultural se refleja en el cuerpo y en la idea de corporeidad.

En este sentido, lo drag y lo travesti enfrenta y subvierte lo he-


gemónico desde el comportamiento, lo estético, y lo sexual. Lo
drag nos ha mostrado el mundo y la realidad a su modo parti-
cular, creativo y cargado con una gran voz de protesta. Lo mar-
ginal y lo decadente son consideraciones visuales de la manera
en cómo se construye una imagen travesti en Latinoamérica,
donde no existe aprobación, donde para muchos se ve como
algo “anormal”.

Desde mi postura, es algo que nos identifica, muestra nuestras


luchas, nuestros espacios problematizando ahí lo bello y lo es-
tetizado desplegando sensibilidades estéticas como lo kitsch y
lo trash. Tomar la pintura como La Última Cena de Leonardo
Da Vinci y darle un giro “kitsch latinoamericano” cuya ins-
piración fue tomada de un papel tapiz de las habitaciones de
un prostíbulo para recrear tal escena cruda y decadente que en
últimas es una exaltación a las travestis y las prostitutas.

165
165
Group Material La línea de tiempo también incluye documentos
AIDS Timeline de la cultura popular de la última década que, aun-
Instalación que no siempre están explícitamente relacionados
1989 con el SIDA, recuerdan el contexto histórico del
síndrome. Por lo tanto, las selecciones de Steven
Evans de Disco, Various BPM, 1979-1989 colocan
los títulos de canciones disco populares en inter-
valos anuales a lo largo de la línea de tiempo. Las
canciones, que van desde "Got to Be Real" (1979)
de Cheryl Lynn hasta "Sex" (1985) de Sylvester
(que desde entonces murió como resultado del
SIDA), recuerdan una extática tradición disco que
alguna vez fue central para la identidad subcultural
gay. que ahora ha dado paso a un estilo musical
más sombrío e incluso conmemorativo. Los títulos
de cada canción también marcan el contexto histó-
rico de su popularidad, fundamentando las repre-
sentaciones del SIDA de ese año en particular en un
momento cultural específico y recordado. (Group
Material, 1989, p.3)

166
166
Romper la diferenciación entre “alta cultura” y

AIDS Timeline es una instalación desarrollada con una gran “cultura popular”, ya que, si bien lo que entende-

diversidad de archivos y documentos creada por el colectivo mos como “alta cultura” tiene espacio preferencial

artístico Group Material en 1989. En esta propuesta instalativa en los museos, la cultura popular no suele tener

se aprecia claramente el uso del archivo como el registro de cabida, y lo cierto es que la mayoría de los testi-

una historia y unos sucesos en unos tiempos y espacios deter- monios fotográficos relacionados con la población

minados. AIDS Timeline es una reconstrucción alrededor de la LGBTI se enmarcan dentro de “lo popular” o “ver-

historia del SIDA. nacular”, al ser producciones periféricas. En este

De esta propuesta me interesa la vinculación de documentos sentido, las fotografías suelen ser amateur, autobio-

que a simple vista pareciera que no tuviera mucha relación con gráficas, precarias y sórdidas, y casi nunca tendrán

la enfermedad, pero si nos acercamos a detalle nos brinda unas el encuadre o balance de un fotógrafo profesional,

relaciones culturales y políticas conectadas con el síndrome. pero no por ello tendrán menor significación cultu-

Los archivos no solo están enmarcados en unos espacios insti- ral. (Badawi, 2019, p.429)

tucionales, también podemos encontrar documentos históricos


en esos lugares que se salen del marco hegemónico, esos que Hablemos de los archivos disidentes, acerquémonos a esos

nos hablan de la vida misma, de los marginados, de la vida documentos y testimonios que nos muestran la contraparte de

nocturna, de esas y esos que nunca se escondieron y lucharon esas historias hegemónicas desde las imágenes precarias, las

por la liberación de los cuerpos. fotografías borrosas, la colección de portadas de revistas de las
diferentes épocas y las canciones que acompañaban noche tras
noche a los rechazados. Esta referencia artística me lleva inme-
diatamente a mis archivos familiares que pueden enmarcarse
en un lugar de intimidad

167
167
McDermott and McGough
A friend of Dorothy
Pintura
1986

168
168
Una imagen vale más que mil palabras, pero cuando la palabra es imagen, o está presente con la imagen genera
una comunicación más directa en el espectador. “A friend of Dorothy”, es una pintura que revisa algunos códi-
gos de comunicación usado por el hombre homosexual en los años cuarenta. Es una pintura donde está presente
una configuración a modo de letanía una serie de burlas homofóbicas “Cocksucker” (hijo de puta) “Faggot”
(marica) “Fairy” (hada) “Queer” (extraño, maricón) en diferentes tipografías y tamaños.

Ser amigo de Dorothy es un código que hizo parte de la “homosexualidad masculina”, pero hoy en día esta
insertado en la actualidad. Este código hace referencia a Judy Garland en su rol como Dorothy Gale en el filme
de 1939 The Wizard of Oz. Un mejor amigo es un Best Judy. Cada contexto tiene sus propios códigos y el texto
tiene la capacidad de transitar entre el insulto y la afirmación, como una resignificación de esta. La presencia del
texto para esta propuesta es evidente desde el uso de la literatura como referencia para la creación de imágenes
hasta la parte simbólica y de significación de los objetos. El texto es una muestra de registro y de archivo que
en compañía de la imagen se potencializa. En esta pieza “Un amigo de Dorothy” es clave el texto como imagen,
porque busca otra naturaleza en donde la palabra se muestra como imagen desde lo tipográfico.

169
169
La construcción de la palabra “Femmage” es una referencia a la
intersección de materiales, estéticas, significados y simbolismos
pertenecientes por asignación social e histórica a la cultura y vida
de las mujeres, con una postura expansiva del término collage.
Miriam Schapiro Femmage: (Femenine+Collage)
Children of Paradise
Femmage Collage: una palabra inventada en el siglo XX para
1984 describir una actividad con una historia antigua. Aquí
hay algunas definiciones asociadas:
Collage: imágenes ensambladas a partir de materiales
variados.
Collage: una palabra francesa después del verbo co-
ller que significa pegar como en la aplicación de pa-
pel tapiz.
Ensamblaje: Una colección de cosas, a menudo com-
binadas en la ronda.
Ensamblaje: Un procedimiento técnico específico y
una forma utilizada en la literatura y la música, así
como en las artes plásticas, pero también en un com-
plejo de actitudes e ideas.
El collage y los modos relacionados de construcción
que manifiestan una predisposición que es caracterís-
ticamente moderna.
Decoupage:(Literalmente, cortar) un modo de deco-
rar muebles pintados con recortes de flores, frutas,

170
170
etc. Además, el arte de decorar superficies con recor-
tes de papel aplicado.
Fotomontaje: El método de hacer una imagen com-
puesta al juntar fotografías en una sola composición y
Así, como toda esta narrativa creada bajo la idea de un chico
organizarlas, a menudo superponiendo una parte so-
construye sus bestias a partir de materiales socialmente vincu-
bre otra, para que formen un todo mezclado.
lados con la idea de ser mujer, y su contraparte lo masculino. A
Femmage: Una palabra inventada por nosotras para
nivel técnico, esta referencia visual refleja quien soy como artista
incluir todas las actividades anteriores tal como fue-
y los intereses estéticos y formales que me interesan al momento
ron practicadas por mujeres que usan técnicas tradi-
de ejecutar mi producción artística. El uso de objetos y materiales
cionales de mujeres para lograr su costura artística,
extraídos de otros oficios como el futbol, la modistería y costu-
empalme, enganche, corte, aplicación, cocina y simi-
ra que parecen ser alternativos y alejados a la posición del arte,
lares, actividades también involucradas por hombres,
ocasiona una ampliación del objeto, la materialidad, incluso la
pero asignados en la historia a mujeres. (Schapiro,
actividad misma, poniendo por encima la modificación del valor
Meyer, 1977, p.66)
cultural y social con respecto al valor utilitario.
El concepto de esta referencia visual es una luz que ilumina una
Encontrar la obra de Schapiro y sumergirme en la creación de
gran parte de esta propuesta que pretende expandir el oficio del
una nueva técnica y concepto ha funcionado como un punto para
collage que se sale un poco del espectro técnico del formato bidi-
comprender la potencia de los objetos y materiales y el contexto
mensional de recortar y pegar para dar paso a una exploración de
donde se extrae. La relación de esta investigación con el universo
la idea misma, al no ser solo una sino un conjunto de ideas que se
de Schapiro remite de manera inmediata a las motivaciones para
atraviesan se estructura y componen otra mirada.
desarrollar estas piezas por la recopilación de los archivos que en
gran parte son una muestra del oficio de la costura dentro de mis
intereses y los de mi hogar.

171
171
172
172
ciones de foto-texto de Fischer están mezcladas con humor y una
Hal Fischer
estética fotográfica formal, en deuda tanto con los libros de texto
Gay Semiotics
y las imágenes publicitarias como con las fotografías. de August
Fotografía
Sander. Orgulloso, sin excusas, humorístico y deliberadamente
1977
banal, el trabajo recibió elogios críticos inmediatos. Tanto en sus
fundamentos teóricos como en su enfoque conceptual, el trabajo
El texto y la imagen en la creación artística puede funcionar de de Fischer muestra la influencia de Lew Thomas, fotógrafo y cata-
muchas maneras, en este caso mezcladas con humor, resignifi- lizador de San Francisco para un movimiento de fotografía y len-
cando narrativas y alterando patrones. En este sentido, el trabajo guaje con sede en California. Gay Semiotics es reconocido como
Gay Semiotics (Semióticas Gay) de Hal Fischer es una referencia uno de los primeros trabajos conceptuales para llevar el lenguaje
relevante en esta investigación porque parte desde el archivo foto- del estructuralismo y la lingüística a la práctica fotográfica.
gráfico y el trabajo de la semiótica para analizar las teorías y este-
reotipos de la cultura gay en San Francisco a finales de los 70 clasi-
ficando diversos códigos de corporalidad. Esta investigación está
en la búsqueda de observar el valor simbólico de los cuerpos, en
este caso los objetos y su materialidad, como lo hace Fischer seña-
lando y describiendo la vestimenta de los hombres homosexuales.

Desde 1977, cuando la primera exposición de esta serie tuvo lugar


en San Francisco, la serie Gay Semiotics ha sido reconocida como
un análisis único y pionero de una lengua vernácula histórica gay
y como una apropiación irreverente de la teoría estructuralista.
Tomado directamente de las experiencias personales de Fischer
que viven en las vibrantes comunidades homosexuales de los dis-
tritos Castro y Haight-Ashbury de San Francisco, las deconstruc-

173
173
Anexos

174
174
175
175
176
176
177
177
Bibliografía

Agamben, Giorgio (1989) The Archive and Testimony. The Archive. Charles Merewether Documents of Contemporary Art (2006)
Badawi, Halim (2019) Historia Urgente del Arte en Colombia. Editorial Planeta. Bogotá
Bermúdez Dini, Renato (2016) La obra enloquecida: Aproximaciones delirantes al collage. Graffylia Número 22 Revista de la Fa-
cultad de Filosofía y Letras (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla)
Butler, Judith (2002) Cuerpos que importan. Sobre los límites materiales y discursivos del “sexo”. (A. Bixio. trad.) Editorial Paidós.
Buenos Aires (Original publicado en 1993)
Butler, Judith (2007) El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad (A. Muñoz. trad.) Editorial Paidós. Barcelo-
na (Original publicado en 1999)
Cabra, Nina, Escobar, Manuel (2014) El cuerpo en Colombia, estado del arte cuerpo y subjetividad, Instituto para la Investigación
Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP. Bogotá
Campuzano, Giuseppe (2007) Museo Travesti del Perú (G. Campuzano. autor. y ed.) Biblioteca Nacional del Perú.
Cross, Nigel (2002) Métodos de diseño. Estrategias para el diseño de productos. (F.R. Pérez, trad.) Grupo Noriega Editores. México
D.F. (Original publicado en 2000).
Foucault, Michel (1968) Las palabras y las cosas. (E. C. Frost, ed. y trad.). Siglo XXI Editores. Argentina (Original publicado en
1966)
Foucault, Michel (1986). Historia de la sexualidad: La voluntad de saber, (U. Guiñazú, trad.) Siglo XXI Editores. México (Original
publicado 1976)
González Cueto, Danny Armando (2016) Entre cuerpos. Prácticas transformistas, homosexualidad y representación visual en el
Carnaval de Barranquilla. Revista Arte y Políticas de Identidad, 15, diciembre, pp. 111-136, consultado en https://revistas.um.es/
reapi/article/view/284451

178
178
González Ortuño, Gabriela (2016) Teorías de la disidencia sexual: de contextos populares a usos elitistas. La teoría queer en Améri-
ca latina frente a las y los pensadores de disidencia sexogenérica. De Raíz Diversa. Revista Especializada en Estudios Latinoameri-
canos (Vol. 3 no.5) Programa de Posgrado en Estudios Latinoamericanos. Universidad Nacional Autónoma de México
Group Material (1989), Matrix/Berkeley 132. Regents of The University of California.
Guasch, Anna María (2000). El arte último del siglo XX. del posminimalismo a lo multicultural. Alianza Edición. Madrid.
Guasch, Anna María (2011) Arte y Archivo,1920-2010: Genealogías, tipologías y discontinuidades. Akal Ediciones. Madrid.
Lajo Pérez, Rosina (1990) Léxico de Arte. Akal Ediciones. Madrid.
Lamas, Marta (1999) Género, diferencias de sexo y diferencia sexual.84-106 http://www.debatefeminista.cieg.unam.mx/wpcontent/
uploads/2016/03/articulos/02007.pdf
Manrique, Jaime (1976) Amar en Madrid (cuento) https://www.revistaarcadia.com/libros/articulo/cuento-de-jaime-manrique/61119
Molano, Fernando (1992) Un beso de Dick (F. Molano, 1a. ed.). Fundación Cámara de Comercio de Medellín para la Investigación
y la Cultura. Medellín
Pedraza Gómez, Zandra (2004) “Intervenciones estéticas del yo. Sobre lo estético – política, subjetividad y corporalidad” Debates
sobre el sujeto-Perspectivas Contemporáneas. (M. C. Laverde, G. Daza, M. Zuleta. ed.). Siglo del Hombre Editores. Bogotá D.C.
Perniola, Mario (2006) "Editoriale: ¿Trash o ipocrisia?" (Revista Agalma Nº 11.)
Schapiro, Miriam y Meyer, Melissa (1977) “Waste Not Want Not: An Inquiry into what Women Saved and Assembled-Femmage”
Heresies I, no. 4
Sempol, Diego (2018) Diversidad sexual y de género e interseccionalidad. Montevideo: Intendencia de Montevideo, Secretaría de la
Diversidad ; Montevideo: Cooperación Española ; Montevideo: Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)
Sierra, González Angela (2009) Una aproximación a la teoría queer, El debate sobre la libertad y la ciudadanía. Cuadernos del
Ateneo No.26. Ateneo de la Laguna Editores. España
Wittig, Monique (1980) The Straight Mind, Feminist Issues, nº1 (Summer 1980)

179
179
180

También podría gustarte