Está en la página 1de 12

Santiago Tombetta

N° REGISTRO: 884957

DERECHO PÚBLICO
CUESTIONARIO: MARBURY v. MADISON; 1 Cranch 137, 2 L. Ed. 60 (1803)
Para solucionar las preguntas que siguen resulta esencial efectuar varias lecturas del fallo y una
discusión elaborando sus problemas.
1)
a. ¿Quién fue el ganador en este litigio?
Hay distintas maneras de analizar quien fue el ganador.
Por un lado, Marbury no ganó en términos judiciales, y sí lo hizo en cierta manera Madison, ya que
la Corte no podía obligarlo a designar a Marbury como juez de paz.
Desde el lado de la Corte Suprema, podría decirse que gana prestigio el Poder judicial, en particular
personificándolo, Marshall, ya que respeta la Supremacía de la Constitución sobre cualquier otra ley
ordinaria.
En términos de "lucha" entre partidos políticos gana el partido Republicano de ese momento (actual
predecesor del partido Demócrata de EEUU), ya que logran que el partido Federalista presidido por
Adams, no pueda nombrar jueces que representen a su partido político.
b. ¿Reconoce la Corte que Marbury tiene un derecho que ha sido violado?
Sí, la Corte lo reconoce, pero al final no es constitucional. Una de las preguntas que se hace la Corte
Suprema para resolver el caso, es si Marbury tiene derecho al cargo, a lo que contesta que sí. La
segunda pregunta es si hay una forma legal de proteger ese derecho a lo que también contesta que sí,
diciendo que siempre que se viola un derecho, el Poder Judicial tiene que protegerlo y recomponerlo.
c. ¿Recibe Marbury su designación como juez de paz?
No ya que su nombramiento como juez de paz fue retenido por Madison, el nuevo secretario de
estado, y en la resolución del fallo tampoco recibe su designación por ser declarada inconstitucional
la herramienta judicial que utiliza para exigir el cumplimiento de sus derechos.
d. ¿Emitió la Corte Suprema un mandamiento para forzar al secretario de Estado a expedir la
designación?
La Corte Suprema no emite mandamiento porque no posee la facultad de exigir a otros poderes lo
que tienen que hacer.
e. ¿Si Marbury tiene derecho a recibir su designación, por qué no emite la Corte Suprema un
mandamiento?
Si bien según la Corte Suprema, Marbury tiene derecho a recibir su designación, esta debe
establecer la doctrina del control de constitucionalidad de las leyes.
La Corte Suprema no emite la orden de que se lo adjudiquen ya que la ley en la que se basa el
reclamo de Marbury (ley de organización de la justicia de 1789) contradecía a la Constitución
Nacional.
El reclamo utilizado por Marbury se trata de la Ley de Judicatura. Dicha ley permite acceder
directamente a la Corte Suprema en casos no contemplados en la Constitución Nacional, saltando
instancias inferiores como los jueces de primera instancia, con el fin de que el secretario de Estado,
James Madison, realice el nombramiento de Marbury como juez de paz.

1
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

En conclusión, La Corte Suprema resuelve no emitir el mandamiento al secretario de estado, ya que


dice que el art. 3 de la Constitución Nacional de EEUU establece que la Corte tiene competencia por
apelación, es decir que vaya pasando de tribunales de instancias inferiores a ella por apelación, salvo
por algunos casos en los que la Corte tiene competencia originaria, el cual no corresponde a este caso
en particular que plantea Marbury.

f. ¿Hay una declaración de inconstitucionalidad en este fallo?


Sí. Lo que se declara institucional es la naturaleza de la medida que solicita Marbury. La sección 13
de la ley de organización de la justicia de 1789 (ley ordinaria), contradice al artículo 3 de la
Constitución Nacional de Estados Unidos (ley suprema), por lo tanto dicha ley ordinaria es nula.
g. ¿Cuál es el acto de gobierno o la ley que la Corte está declarando inconstitucional? ¿Está
claro cuál es la ley que la Corte no considera respaldada por la Constitución y, por lo tanto, no
va a aplicar?
Por un lado tenemos la forma en la que Marbury acude al Poder Judicial para hacer respetar sus
derechos y por otro el hecho de si es constitucional o no que Madison no le haya dado el
nombramiento a Marbury como juez de paz.
La ley que la Corte declara inconstitucional es la sección 13 de la ley de organización de la justicia
de 1789. Esta ley dice que la Corte Suprema tiene jurisdicción para intervenir en los casos surgidos
de cualquier tribunal, mientras que la Constitución dice en su artículo 3 que la Suprema Corte tiene
jurisdicción en casos que provengan de tribunales inferiores, por ende la Corte no tiene jurisdicción
en el caso Marbury vs. Madison ya que este caso proviene de la misma Corte, es decir se presenta
como jurisdicción originaria y no por apelación. En pocas palabras, la ley mencionada ampliaba la
jurisdicción de la Corte Suprema.
2) ¿Qué habría ocurrido si Marshall hubiera conducido a la Corte a declarar inconstitucional
la decisión del gobierno de no expedir la designación de Marbury y hubiera emitido un
mandamiento al secretario de Estado, James Madison, ordenándole enviar la designación?.
Los tres órganos de poderes del Estado son independientes. Esto quiere decir que en este caso, el
Poder Judicial vela por los derechos de los individuos, y no en controlar el cumplimiento del Poder
Ejecutivo. Los temas que dependen de la decisión del Poder Ejecutivo no pueden ser controlados por
la Corte Suprema.
Si Marshall se pronunciaba a favor de Marbury, cosa que no podía, Madison podría todavía negarse
a entregar el acta y la Corte Suprema no tendría manera de hacer cumplir ese mandamiento ya que no
le concierne.
Analizando más allá la situación: En 1801 el nuevo partido político en el Poder Ejecutivo es el de
Jefferson (Republicano), contrario al anterior y del cual Marshall formaba parte (Republicano).
Hubiese significado el fin de Marshall en su cargo como presidente de la Corte Suprema, ya que
sería incorrecta la resolución que refiere la consigna de emitir un mandamiento a Madison para que
envíe la designación de juez a Marbury. Además, desde 1802 se hicieron dos juicios políticos hacia
jueces federales (John Pickering y Samuel Chase), que terminaron por removerlos de sus cargos, por
lo que hubiera pasado lo mismo con Marshall, aunque el texto refiere que hubiera sido difícil porque
los Republicanos no tenían fuerza política para ganar en estos casos.

2
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

3) Dada su débil posición política en el momento en que escribió "Marbury v. Madison",


a. ¿Pudo Marshall esperar que sería respetada por el Poder Ejecutivo y el Congreso cualquier
declaración de inconstitucionalidad que los afectara?
Yo creo que en términos puramente lógicos sí, porque al tratarse de los inicios del
constitucionalismo, se esperaba que hubiera una buena convivencia entre los tres poderes
constituidos que recién iniciaba. Para la corte (poder judicial) era el primer caso en el que se le pedía
enfrentarse a otro de esos poderes (poder ejecutivo) al enfrentarse a la decisión de Madison de no
darle el cargo a Marbury.
Ahora bien, a pesar del deseo de armonía entre los poderes y el cumplimiento de la Supremacía
Constitucional, los nuevos integrantes del poder ejecutivo (republicanos) eran "rivales" de los
anteriores (federalistas), por lo que eso a pesar de lo anterior dicho, podría influir en que la
declaración de inconstitucionalidad los afectara no fuera respetada, ya que la facultad de determinar
de decidir si se daba a los jueces los cargos o no, era de Madison, según se le antojara. En este
sentido, el Poder Ejecutivo era el favorecido en hacer lo que a ellos les convenga.

b. ¿Cómo pudo Marshall establecer la institución del control de constitucionalidad ejercido por
el Poder Judicial en tales circunstancias?
El control de constitucionalidad es ejercido partiendo de la base de que Estados Unidos posee el
tipo de control judicial, es decir que quienes controlan la constitucionalidad de las leyes son los
jueces, y fue precisamente que se enfatizó en esto a partir de la existencia de este caso Marbury-
Madison. Dentro del tipo de control judicial, este caso es el control judicial difuso, ya que cualquier
juez puede ejercer el control y no necesariamente el de un órgano del poder judicial en particular, o
algún otro órgano creado específicamente para tal fin.
Analizando el caso en particular de Marshall como cabeza de la Suprema Corte en un contexto de
debilidad política para su partido, entiendo que pudo llevar a cabo el control de constitucionalidad ya
que esa interpretación jugaba a favor del Poder Ejecutivo, quien no recibiría ninguna supuesta
(supuesta porque no sería posible) orden de designar a Marbury como juez.

c. ¿Cuál fue el "arma secreta" de Marshall en "Marbury v. Madison" que le permitió


establecer el principio de control de constitucionalidad aun cuando tenía un Congreso y un
presidente hostiles?
La forma en la que concluye en esto (su “arma secreta”) es haciéndose las tres preguntas
(particularmente la tercera) de si Marbury tuvo infringido algún derecho, si tenía posibilidades a ser
respaldado por la ley y por último si había utilizado las herramientas legales adecuadas, a lo que a
esta última responde que no, estableciendo la doctrina de control de constitucionalidad de las leyes:
Entendiendo que el fundamento del control de constitucionalidad es el principio de Supremacía
Constitucional, es decir que la Constitución Nacional prevalece sobre el resto del ordenamiento
jurídico federal; Marshall procede a analizar el control de constitucionalidad de leyes hecho por los
jueces. Particularmente sobre la ley de organización de tribunales de 1789 (o Act Judiciary de 1789).
Podría decirse que el "arma secreta" de Marshall fue esta en vez de resolver a favor de Marbury o
Madison, que ninguna de las dos opciones eran viables.

3
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

Esta forma de actuar, en un contexto de hostilidad del Poder Legislativo y Ejecutivo, le permite
desligarse de tomar una decisión a favor de Marbury que el Ejecutivo no iba a tomar, “ridiculizando”
al Poder Judicial, y por otro lado logra marcar la independencia del Poder Judicial sobre los otros, ya
que no tiene en cuenta la sentencia que ellos dictaron (Ley de judicatura de 1789) que contrariaba a
la Constitución Nacional. De esta forma el Poder Judicial quedaba legitimado por su correcto
accionar al cumplir con la Ley Suprema en el marco del inicio del constitucionalismo.
d. ¿Cuál de los tres poderes de gobierno resultó con sus facultades restringidas por la
declaración de inconstitucionalidad del fallo?
El poder de gobierno que termina teniendo sus facultades restringidas por la declaración de
inconstitucionalidad del fallo es el Poder Judicial ya que al declararse inconstitucional la amplia
jurisdicción (en este caso originaria) que daba el Act Judiciary de 1789 a la Corte Suprema, ésta
misma ya no podría emitir un mandamiento a Madison.
Además, en el hipotético caso en que Marshall resolviera que Marbury debía tener su
nombramiento y emitiera un mandamiento (lo cual sería inconstitucional) para que Madison lo
asignara como juez a Marbury, Madison igualmente podría negarse a dársela.
e. ¿Había alguna forma de que el Poder Ejecutivo o el Congreso hubieran podido no cumplir,
de haberlo decidido, la declaración de inconstitucionalidad hecha en la sentencia de Marshall?
Tanto el Poder Ejecutivo como el Congreso no podrían no cumplir con la declaración de
inconstitucionalidad de Marshall, ya que éste último siendo el presidente de la Corte Suprema por
ende la máxima autoridad del Poder Judicial, es el que tiene la última palabra. Y es a quien
corresponde tener la última palabra en este caso de determinar si la manera en que Marbury decide
llegar a la Corte Suprema está respaldada por la Constitución o no. Al ser así, ninguno de los poderes
debería teóricamente contradecirlo ya que la declaración que hizo Marshall está respaldada por la
Constitución, a la que todos deben respetar.
f. ¿Cuál es el único poder afectado por la declaración de inconstitucionalidad pronunciada por
la Corte?
El Poder Judicial fue el único afectado por la declaración de inconstitucionalidad de Marshall, ya
que la Constitución contraría a la ley del Act Judiciary de 1789 en cuanto al tema de la amplitud de
la jurisdicción que se le adjudica a la Corte Suprema. En este caso que NO tenía jurisdicción
originaria para el caso Marbury-Madison, esto es por lo que el control de constitucionalidad anula
dicha ley.
4) Hay una regla básica de derecho constitucional, tanto en la Argentina como en los Estados
Unidos, por la cual la Corte Suprema no puede hacer una declaración de inconstitucionalidad
si tal declaración no es necesaria para decidir el caso. Una declaración de inconstitucionalidad
siempre es el último recurso de la Corte. ¿Fue necesario en el presente fallo para la Corte hacer
una declaración de inconstitucionalidad, o pudo la Corte decidir "Marbury" sin la necesidad
de discutir el problema constitucional?
Fue necesario hacer la declaración de inconstitucionalidad ya que no podría haberse resuelto sin
entender que la medida judicial por la que opta Marbury es inconstitucional y este es el argumento de
la Suprema Corte al momento de resolver el fallo, de nuevo: que la ley de tribunales de 1789 de

4
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

Estados Unidos, contraría a la Constitución Nacional en cuanto a la jurisdicción que posee la Corte
Suprema.
a. Lea los arts. 116 y 117 de la Constitución argentina y el art. 3º de la Constitución
estadounidense. ¿Cuáles son los dos tipos de jurisdicción ejercida por la Corte Suprema?
"Artículo 116 ARG: Corresponde a la Corte Suprema y a los tribunales inferiores de la
Nación, el conocimiento y decisión de todas las causas que versen sobre puntos regidos por la
Constitución, y por las leyes de la Nación, con la reserva hecha en el inciso 12 del artículo
75; y por los tratados con las naciones extranjeras; de las causas concernientes a
embajadores, ministros públicos y cónsules extranjeros; de las causas de almirantazgo y
jurisdicción marítima; de los asuntos en que la Nación sea parte; de las causas que se
susciten entre dos o más provincias; entre una provincia y los vecinos de otra; entre los
vecinos de diferentes provincias; y entre una provincia o sus vecinos, contra un Estado o
ciudadano extranjero.
Artículo 117 ARG: En estos casos la Corte Suprema ejercerá su jurisdicción por apelación
según las reglas y excepciones que prescriba el Congreso; pero en todos los asuntos
concernientes a embajadores, ministros y cónsules extranjeros, y en los que alguna provincia
fuese parte, la ejercerá originaria y exclusivamente."
Art 3 Constitución de EEUU: El Poder Judicial entenderá en todas las controversias, tanto
de derecho escrito como de equidad, que surjan como consecuencia de esta Constitución, de
las leyes de los Estados Unidos y de los tratados celebrados o que se celebren bajo su
autoridad; en todas las controversias que se relacionen con embajadores, otros ministros
públicos y cónsules; en todas las controversias de la jurisdicción de almirantazgo y marítima;
en las controversias en que sean parte los Estados Unidos; en las controversias entre dos o
más Estados, entre un Estado y los ciudadanos de otro, entre ciudadanos de Estados
diferentes, entre ciudadanos del mismo Estado que reclamen tierras en virtud de concesiones
de diferentes Estados y entre un Estado o los ciudadanos del mismo y Estados, ciudadanos o
súbditos extranjeros.
2. En todos los casos relativos a embajadores, otros ministros públicos y cónsules, así como
en aquellos en que sea parte un Estado, la Corte Suprema poseerá jurisdicción en única
instancia. En todos los demás casos que antes se mencionaron la Corte Suprema conocerá en
apelación, tanto del derecho como de los hechos, con las excepciones y con arreglo a la
reglamentación que formule el Congreso."

Los dos tipos de jurisdicción ejercidos por la Corte Suprema son del tipo originaria y por apelación.
La originaria quiere decir que un caso puede llegar a la Corte, siendo directamente en ella y no por
apelación. Que sea por apelación significa que un caso puede ir "escalando" por tribunales de justicia
inferiores a la corte hasta llegar a ella.
Para no extender mucho más la respuesta, copio los textos de las lecturas de los artículos solicitados
en la consigna, subrayado los casos a los que refiere tal tipo de jurisdicción, referidos al texto de cada
artículo.

b. ¿Qué tipo de jurisdicción está invocando "Marbury" al decidirse a acudir directamente a la


Corte Suprema?
Marbury invoca la jurisdicción originaria porque justamente acude directamente a la Corte
Suprema, y la causa no asciende a ella por otros tribunales inferiores. Él elige hacer esto

5
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

amparándose en la ley del Act Judiciary de 1789, que resulta siendo inconstitucional ya que la
Suprema Corte no posee la jurisdicción originaria en el caso Marbury.
c. ¿Qué tipo de jurisdicción dice Marshall que es la única que pudo ser invocada en este caso?
La única jurisdicción que podría haber sido invocada en este caso es la del tipo por apelación.
Según el Act Judiciary de 1789 podría invocarse la jurisdicción originaria en la Suprema Corte, lo
que contradice a la Constitución, la cual indica que sólo podría ser jurisdicción por apelación.
d. ¿Pudo la Corte decidir este caso en un solo párrafo sin ninguna necesidad de preocuparse
por temas constitucionales y las relaciones entre los distintos poderes del gobierno?
No pudo. En primer lugar había mucha tensión entre los poderes ya que quienes los encabezaban
pertenecían a distintos partidos políticos. En el legislativo y ejecutivo estaban los Republicanos y en
el judicial los federalistas. Recién empezaba la convivencia entre los tres poderes y era la primera
vez que la Corte Suprema se veía obligada a enfrentarse a los otros dos poderes. Al tener tanta
repercusión el caso, y para no quedar debilitada, la Corte Suprema tuvo que escribir una resolución
extensa y analítica para resolver el caso.
De nuevo, no podía no preocuparse por los asuntos constitucionales si justamente la ley de la
judicatura que utiliza Marbury para acudir a la justicia era inconstitucional. Además por otro lado,
entrando en el tema de las relaciones entre los distintos poderes, la Corte no estaba autorizada a
tomar partida por las decisiones del poder ejecutivo.
e. Relacionarlo con el pedido de Cristina Fernández a la Corte para que determine si la
Cámara de Senadores está autorizada a sesionar y votar online, a causa de la cuarentena.
Es necesario que la Corte haga un extenso análisis de la situación por el hecho de la
excepcionalidad que plantea la emergencia sanitaria sin precedentes en nuestro país y en el mundo
entero, obligando a recurrir a vías extraordinarias de sesiones del Poder Legislativo. A raíz de esto,
mi investigación y análisis del caso:

El fallo de la Corte Suprema, nace del pedido de la Presidenta de la Cámara, Cristina Fernández de
Kirchner, de una acción declarativa de certeza por parte de la Suprema Corte para sesionar
virtualmente ante este contexto de pandemia y por ende, gravedad institucional, como podemos ver
mencionado en el artículo 30 del Reglamento de la Cámara de Senadores (cito): “Art. 30 - Los
senadores constituyen Cámara en la sala de sus sesiones y para los objetos de su mandato, salvo en
casos de gravedad institucional.” El tema es que la corte resuelve que el pedido de la presidente de
la cámara de senadores no es judiciable en este caso.

El asunto es que no sabían si podían reunirse de esta manera. Había que convalidar este tipo de
reuniones virtuales. El pedido es a raíz de que este conflicto no puede ser solucionado por medio de
un decreto de necesidad y urgencia ya que está prohibido por la Constitución Nacional.
De hecho el fallo escrito por la Corte Suprema de nuestro país, hace mención al caso Marbury-
Madison, haciendo referencia a la importancia de interpretar minuciosamente la ley suprema, y por
ende resolver, mencionando que:
“la historia contemporánea del derecho demuestra que los aciertos en la construcción del
moderno Estado constitucional responden muchas veces a la capacidad de los más altos
tribunales constitucionales en receptar y traducir imperiosas demandas en contextos

6
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

históricos cambiantes y a veces, también, imprevisibles. De hecho, la formulación de la


herramienta central que desarrolló el constitucionalismo moderno para garantizar el
equilibrio del poder, el control de constitucionalidad por parte de los jueces, se instituye en
1803 a partir de la decisión de dar una respuesta excepcional a circunstancias que, a juicio
de la Corte Suprema de los Estados Unidos, también lo eran. Como es bien sabido, en
Marbury vs Madison”. Menciona esto para marcar la excepcionalidad del control de
constitucionalidad. A la vez que menciona otros casos que tuvo que resolver la Corte Suprema
en nuestro país, aludiendo al criterio magistral que debe sostener la Corte ante medidas
extremas como la que hoy vivimos por el Covid-19.
Menciona que “no pueden caber dudas entonces de que la continuidad de la tarea de legislar del
Congreso de la Nación resulta absolutamente esencial” haciendo referencia a los momentos difíciles
de nuestro país en que la Corte tuvo que sostener la vida constitucional en el país, siendo este caso de
emergencia sanitaria uno de ellos, y entendiendo que el funcionamiento del Congreso es una defensa
a la democracia y al sistema federal. Menciona también cuando en situaciones de tensión política
durante la presidencia de Avellaneda, las sesiones siguieron efectuándose fuera del recinto, y cómo
actualmente en otros países, como también provincias Argentinas, se arreglaron para seguir
sesionando.
Menciona el principio de legalidad del Artículo 19 que trata de lo “prohibido y lo permitido” para
que subsista la actividad legislativa en este marco sanitario de emergencia: dice el fallo “nada dice
la Constitución sobre el lugar o la forma presencial o remota en que deben encontrarse para
sesionar, deliberar y votar los legisladores de cada Cámara”.
Siguiendo analiza que hay que ver si el caso es justiciable o directamente debe ser resuelto por la
cámara dentro de sus facultades, concluyendo que el poder judicial no tiene jurisdicción en la
decisión de otro poder del Estado dentro de lo que la Constitución permita. Dice el fallo: “La misión
más delicada de la justicia es la de saber mantenerse dentro de la órbita de su jurisdicción, sin
menoscabar las funciones que incumben a los demás poderes, reconociéndose el cúmulo de
facultades que constituyen la competencia funcional del Congreso de la Nación", entendiendo en un
posterior análisis que la cuestión no es Judiciable lo que refiera al poder legislativo para la sanción y
formación de leyes de acuerdo al Art 66 que más adelante mencionare. Por esto, una de las preguntas
que se hace para resolver la cuestión es si es necesario que la Corte Suprema tenga jurisdicción sobre
este asunto, es decir si es necesario que autorice al Congreso para sesionar virtualmente o de la
manera que sea viable, y resuelve que no ya que el Poder Legislativo está facultado para establecer
su forma de llevar a cabo la creación de leyes (refiere a lo remoto/virtual). Menciona ciertas partes
del reglamento de sesiones como “ambas cámaras se reunirán”, “hallen reunidas”, “hacer venir a su
sala”, que explicitan un posible vacío legal para este caso.
Menciona que el Art. 66 de la Constitución brinda al legislativo autonomía para establecer su
funcionamiento “y por ende regular los mecanismos para facilitar la realización de su función
legislativa en estas circunstancias. Ello, claro está, siempre que en su diseño e implementación no
ignoren las restricciones constitucionales que sí existe”. Dice para concluir y como mencione
antes, que el pedido de declaración de certeza en este caso no es justiciable, ya que el poder
legislativo tiene la autonomía de decidir cómo llevar a cabo las sesiones, y además y no menos
importante, la Corte aclara que si ellos decidieran autorizar la demanda, estarían metiéndose en
ámbitos que corresponden a otro poder independiente a ellos (el legislativo), lo cual sería
inconstitucional.

7
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

Es necesario todo este análisis ya que socava en las diversas profundidades a analizar de la Ley
Fundamental.

5) Hay una distinción muy común en el sistema anglosajón, que también ha sido utilizada en
la Argentina, entre el holding de un caso y el obiter dictum. El holding es la parte de los
fundamentos del fallo que resulta indispensable para decidir el caso y entonces tiene mucha
fuerza como precedente en casos posteriores. El obiter dictum consiste en pronunciamientos,
elaboraciones y razonamientos que están en el fallo, pero no son necesarios para decidir el
caso, y entonces, como regla general, no tienen la misma importancia como precedentes para el
futuro. Por ejemplo, supongamos un caso en el que una persona poseedora de una fracción de
tierra, que resulta expropiada por un decreto del Poder Ejecutivo, solicita a los tribunales la
devolución de la tierra alegando que la expropiación fue inconstitucional por haber sido hecha
por decreto. Si el tribunal rechaza la acción - por considerar que el peticionante no es el dueño
del inmueble, pues se comprueba que lo había usurpado unos años antes y que por lo tanto no
existe un derecho de propiedad conforme al art. 17 de la Constitución -, pero declara al mismo
tiempo la inconstitucionalidad de la expropiación por haberse hecho por decreto, vamos a
decir que la primera parte del fallo (rechazo de la acción fundado en la inexistencia del derecho
de la propiedad) es el holding; y la segunda parte (declaración de inconstitucionalidad de la
expropiación) es el obiter dictum, porque no era necesario para la decisión del caso tal como
fue resuelto. La justificación para esta distinción, fuera del problema de declaraciones de
inconstitucionalidad innecesarias, es que un tribunal va a preocuparse, principalmente, por los
aspectos de un caso necesario para su decisión y estaría dando demasiado poder a sus palabras
al aplicar su obiter dictum en forma igual como precedente invocaba en litigios futuros. ¿Es la
declaración de inconstitucionalidad en "Marbury v. Madison" holding u obiter dictum?
Thomas Jefferson sostuvo durante todo el resto de su vida que el fallo fue puro obiter dictum,
pero esto no afectó el golpe político que Marshall dio y la importancia histórica del fallo.
La declaración de inconstitucionalidad en el caso Marbury-Madison es un holding ya que es lo que
para Marshall fue indispensable resolver para dictar sentencia sobre el fallo. Declarar
inconstitucional la herramienta legal a la que acude Marbury a la Corte Suprema es lo que me lleva a
concluir que se trata de un holding, ya que no sólo es necesario para resolver el caso sino que actúa
como precedente judicial para casos posteriores, tratándose de la etapa fundacional del
constitucionalismo en donde el Poder Judicial pone de manifiesto los principios constitucionales
entendiendo y llevado a cabo el control judicial de constitucionalidad y marcando la división de
poderes dejando de lado las posibles presiones políticas que existieran durante ese momento de
tensión política.
Entrando en detalles, mencionaré lo que en el fallo interpele a entender la declaración de
inconstitucionalidad (honorando a la Supremacía Constitucional) como un holding en varios
sentidos:
a) Entiende que el Poder Judicial es limitado, marcando la diferencia entre la competencia que
brinda la Constitución a los tribunales, y la que luego decide el Poder Legislativo sesionando
a ampliar la jurisdicción de la Suprema Corte. Dice la sentencia: “Los poderes de la
legislatura son definidos, y limitados, y para que esos límites no sean confundidos u
olvidados, es que la Constitución es escrita” “Si dos leyes entran en conflicto, los tribunales
deben decidir cómo opera cada una de ellas. Así, si una ley estuviera en contradicción con la

8
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

Constitución; si ambas, la ley y la Constitución se aplicaran a un caso particular, la Corte o


debería decidir el caso de conformidad con la ley, desechando la Constitución; o de acuerdo a
la Constitución, desechando la ley; la Corte debe resolver cuál de estas reglas en conflicto
gobierna el caso.”
b) Menciona la importancia de respetar la Constitución como ley suprema que debe ser
respetada por las leyes ordinarias creadas en el Congreso, marcando a la vez la limitación de
los poderes mencionada en el punto anterior. Dice el fallo: “La cuestión sobre si una ley
repugnante a la Constitución, puede transformarse en la ley vigente es una cuestión
profundamente interesante para los Estados Unidos; pero no posee una complejidad
proporcionada a su interés”.
Relacionarlo como en la pregunta anterior con el pedido de Cristina Fernández a la Corte
para que determine si la Cámara de Senadores está autorizada a sesionar y votar online, a
causa de la cuarentena. (A pesar de ser el rechazo de la presentación unánime, diferenciar el
voto del presidente de la Corte del resto de los votos en cuanto a los fundamentos del rechazo).
El fundamento del presidente de la corte, Carlos Rosenkrantz, es distinto ya que va por otra vía.
Hace énfasis en el carácter consultivo de petición de la presidente del senado, derivando luego en el
análisis de la falta de partes en la cuestión, lo que también la hace puramente consultiva y por lo que
la Corte Suprema no tiene jurisdicción en este asunto  “la misión de un Tribunal de Justicia es
aplicar las leyes a los casos ocurrentes, y su facultad de explicarlas e interpretarlas se ejerce solo
aplicándolas a las controversias que se susciten ante ellos para el ejercicio de los derechos y
cumplimiento de las obligaciones, y no puede pedirse que el Tribunal emita su opinión sobre una
ley, sino aplicándola a un hecho señalando al contradictor".
“La presentación bajo examen debe ser rechazada puesto que no constituye acción o recurso
alguno que, con arreglo a los artículos 116 y 117 de la Constitución Nacional, habilite la
intervención que se pretende de la Corte Suprema.” Entendiendo que la petición de Cristina F. es
consultiva y no pretende que la corte según esos artículos mencionados tenga que arbitrar entre
partes ya que no hay otra parte involucrada en este caso.
Aclara la intención “consultiva” de Cristina F. en el siguiente apartado “Esta Corte Suprema y los
demás tribunales inferiores de la Nación son precisamente eso: tribunales donde, a la luz del
derecho vigente, se discuten y deciden los agravios que las partes en una controversia puedan tener
unas contra otras, por lo que, más allá de la gravedad dela situación nacional, no pueden
convertirse en órganos de consulta de los restantes poderes del Estado.” … “Resulta patente que la
respuesta que busca la presentante, y que agota por sí el objeto de la presentación analizada, es
abstracta y previa a toda situación jurídicamente contenciosa”
También refiere a que Cristina F. no utiliza en la manera adecuada la doctrina de gravedad
institucional argumentando que “la pretensión no puede tener cabida pues la doctrina de la
gravedad institucional no puede ser jamás usada para deformar o eludir las exigencias a las que la
intervención de esta Corte está constitucionalmente supeditada. La doctrina de la gravedad
-institucional, tal como la ha entendido la jurisprudencia del Tribunal, es un instrumento de defensa
de la Constitución. Si se la interpretase con la laxitud necesaria para hacer lugar a lo solicitado por
la presentante se la habría convertido en una simple coartada para deshonrarla.”
Por otro lado rechaza la petición de Cristina ya que a pesar de su carácter de demanda declarativa
de certeza, corresponde desestimar la petición ya que “al no ser parte actora ni demandada una

9
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

provincia, la demanda se encontraría, por razones de índole constitucional, fuera de la competencia


originaria del Tribunal”.
6)
a. ¿Cuál es la justificación en el fallo para el control de constitucionalidad por el Poder
Judicial?
La justificación de Marshall para ejercer el control de constitucionalidad se entiende en el desarrollo
y énfasis que hace este sobre la Supremacía de la constitución sobre las leyes ordinarias dictadas por
el Poder Legislativo. Se da en las tres preguntas que redacta la Suprema Corte para desenvolver el
caso, donde cuestiona si Marbury utilizó las herramientas legales adecuadas en su reclamo, a lo que
contestan que no y justamente es esto lo que lleva al control de constitucionalidad por el Poder
Judicial ya que tuvieron que en este caso anular la ley dictada por el Congreso de Judicatura de 1789
que establecía una jurisdicción originaria a la Suprema Corte para casos no contemplados por la
Constitución, hecho que contradice a la misma ya que sólo tiene competencia por apelación, y no
originaria.
El deber del Poder Judicial es administrar la justicia, y es un deber para todos los tribunales al
hacerlo, realizar un control judicial de constitucionalidad. Esto es porque si los tribunales, de
cualquier jerarquía que sea, deben controlar, primero deben interpretar las leyes. Cumpliendo con el
control constitucional judicial de orden difuso el cual establece que cualquier tribunal puede ejercer
este control sobre las leyes ordinarias.
b. ¿Está de acuerdo con Marshall cuando dice: "Hay sólo dos alternativas demasiado claras
para ser discutidas: o la Constitución controla cualquier ley contraria a aquélla, o la
Legislatura puede alterar la Constitución mediante una ley ordinaria. Entre tales alternativas
no hay términos medios: o la Constitución es la ley suprema, inalterable por medios
ordinarios; o se encuentra al mismo nivel que las leyes y de tal modo, como cualquiera de ellas,
puede reformarse o dejarse sin efecto siempre que al Congreso le plazca. Si es cierta la primera
alternativa, entonces una ley contraria a la Constitución no es ley; si en cambio, es verdadera la
segunda, ¿entonces las constituciones escritas son absurdos intentos del pueblo para limitar un
poder ilimitable por naturaleza"?
Sí, estoy de acuerdo. Justamente respetando los principios de la Constitución donde marca la división
de poderes independientes, lo cual me parece absolutamente lógico para lograr una democracia justa
y soberana. Es fundamental sobre todo mantener la independencia del Poder Judicial en estos casos
para que como dice Marshall en su sentencia, la Constitución sea inalterable por leyes ordinarias
dictadas por otro poder (que contradiría este principio de independencia) satisfaciendo las
necesidades que se les antoje por pura conveniencia.
c. ¿Está de acuerdo con Marshall cuando dice que los jueces están obligados a ejercer control
de constitucionalidad sobre las leyes y actos de gobierno porque prestan un juramento de
juzgar de conformidad con la Constitución? Lea el art. 93 de la Constitución argentina. El
presidente de los Estados Unidos y los miembros del Congreso prestan un juramento parecido.
¿Es verdad que solamente hay una Constitución cuando existe control de constitucionalidad
ejercido por el Poder Judicial?
Artículo 93 Constitución Nacional Argentina :

10
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

“Al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos


del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias
religiosas, de: "desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de presidente (o
vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la
Nación Argentina". Nacional Artículo 93 Constitución Nacional”
Lo que dice Marshall sobre el juramento que prestan los jueces es cierto, está establecido en la
cláusula 6 de la Supremacía de Estados Unidos:
“Esta Constitución, y las leyes de los Estados Unidos que se expidan con arreglo a ella, y
todos los tratados celebrados o que se celebren bajo la autoridad de los Estados Unidos,
serán la suprema ley del país y los jueces de cada Estado estarán obligados de este modo, a
pesar de cualquier cosa en contrario que se encuentre en la Constitución o las leyes de
cualquier Estado. Los Senadores y representantes ya mencionados, los miembros de las
distintas legislaturas estatales y todos los funcionarios ejecutivos y judiciales, tanto de los
Estados Unidos como de los diversos Estados, se obligarán mediante juramento o protesta a
sostener esta Constitución.”
Sólo hay una Constitución. La revisión judicial consiste en el deber de los tribunales de determinar
la ley aplicable en cualquier caso. La Cláusula de Supremacía dice que "Esta Constitución" es la ley
suprema del país. Por esto se entiende que es una la Constitución que es la ley fundamental de los
Estados Unidos.
d. ¿Cuál es realmente la cuestión de fondo en "Marbury", si puede existir una Constitución sin
control de constitucionalidad, o quién va a ejercer este control?
La cuestión de fondo y más relevante en el caso Marbury-Madison es si puede existir una
Constitución sin control de constitucionalidad.
Dedica varias líneas a entender a qué tipo de tribunal confiere la responsabilidad de determinar
justicia sobre el caso, pero siempre basándose en lo que rige la Constitución sobre las leyes
ordinarias, como en este caso lo es la ley de organización de la justicia de 1789. Marbury sabía que
el poder de tomar la decisión de designarlo en su puesto de juez de paz, correspondía al poder
judicial según el acto judicial de 1789, pero la Constitución la anula, dando lugar al siguiente análisis
que luego hizo historia:
El fallo analiza en un momento la esencia del deber de administrar justicia, expresando que es
necesario entender que si dos leyes entran en conflicto entre sí, el tribunal debe decidir acerca de la
validez y aplicabilidad de cada una. El fallo menciona que debe entenderse de la misma manera
cuando una ley está en conflicto con la Constitución y ambas son aplicables a un caso, que la Corte
debe decidir cuál de las dos gobierna el caso: siendo la ley desechando a la Constitución, o ésta
última ley suprema sobre las leyes dictadas en el Congreso. En referencia a lo último mencionado, al
ser la Constitución la ley suprema, es esta misma la que debe regir el caso al cual ambas normas de
refieren.
Analiza qué pasaría si existiera un sistema en el cual haya una Constitución sin control de
constitucionalidad de las leyes ordinarias. Expresa que este tipo de doctrina daría vuelta los
fundamentos de la Constitución escrita, dejando lugar a que el Congreso tenga una omnipotencia
total en la formación de leyes, argumentando que también sería un sin sentido que un Congreso dicte
leyes que no se rijan por ninguna Supremacía Nacional, y que dichas leyes puedan contradecirse
entre sí, dando lugar a que se resuelva cuál es la ley aplicable a cada caso, basándose en intereses
propios, y no en los principios y reglas que la Ley Fundamental obliga a cumplir.
11
Santiago Tombetta
N° REGISTRO: 884957

De todas formas también puede entenderse que el tema de fondo es quién tiene la facultad de
controlar la constitucionalidad, ya que por este fallo queda en lugar de prestigio la Suprema
Corte /poder judicial, con la intención de mencionarse independiente del resto de los poderes, sobre
todo del poder ejecutivo por la "disputa" de intereses de ese momento.

12

También podría gustarte