Está en la página 1de 19

Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use.

Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

9.- S.E.D.E.N.E.

EDAD MEDIA Y ENFERMEDAD


Autora: Margarita del Valle García.
Supervisora de Neurología. Hospital de Cabueñes. Gijón.

LA ENFERMEDAD tos que de Galeno conservaba Roma, se


perdieron para los laicos, quedando rele-
En la Alta Edad Media, por influencia del
gados a los monasterios.
cristianismo primitivo, la enfermedad se con-
sideraba como una prueba que Dios envia- Las leyes bárbaras eran muy duras con el
ba al individuo (como las que sufrió Job) y ejercicio médico. La visigoda, por ejemplo,
sus padecimientos acercaban al enfermo a establecía la firma de un contrato entre éste
los de Jesucristo. Pero esta actitud se fue mo- y el paciente o sus familiares, pactando los
dificando con el transcurso de los siglos, honorarios, la fianza económica que debía
hasta ver la enfermedad como un castigo depositar el galeno e incluso la multa en
divino, una penitencia por los pecados co- caso de fracasar, que podía llegar a consis-
metidos, llegando a identificarse al enfer- tir en la pérdida de la libertad del médico si
mo con el pecador. el enfermo era noble y moría, ya que aquél
pasaba a ser esclavo de los herederos, que
LA MARGINACIÓN podían disponer libremente de su vida.

La marginación de ciertos colectivos e in- La prohibición de la Iglesia altomedieval


dividuos dentro de una comunidad es tan del desmembramiento de los cadáveres
antigua como la propia agrupación de se- paralizó el avance de los escasos conoci-
res humanos. A lo largo del milenio que mientos sobre anatomía. A finales del siglo
enmarca la Edad Media la mentalidad co- XIII la disección comenzó a practicarse, pero
lectiva experimentó una serie de evolucio- hacia 1300 un edicto papal prohibió «des-
nes que se plasmaron en la marginación pedazar cadáveres y hervirlos», fórmula
hacia determinados sectores de la sociedad. utilizada por los cruzados para repatriar a
Por supuesto esta segregación no fue idén- los camaradas muertos en tierra de infieles
tica en todas las zonas de Europa ni alcan- y darles sepultura en lugar cristiano. Para-
zó siempre la misma intensidad. dójicamente, el ámbito católico, incluso en
la actualidad, está plagado de reliquias de
MEDICINA Y SUPERSTICIÓN santos que nos ha legado aquella época
(la mano de S. Juan Bautista, el brazo de
La cultura altomedieval es autóctona de
Sta. Teresa, la sangre de S. Pantaleón, el
la Europa occidental, con reminiscencias del
cráneo de S. Valentín, astillas de huesos,
mundo latino (sobre todo en Italia, Hispania
etc.). El culto a las reliquias creció junto a
y la Galia), más el aporte germano, pero
las peregrinaciones y las cruzadas y generó
en la primitiva Edad Media los conocimien-
un considerable comercio de la picaresca a

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

10.- S.E.D.E.N.E.

lo largo de toda esta época. En este tipo de dos, que colocaban sobre la zona afectada
culto confluyen la afición a lo mágico y lo para curar algunas dolencias tales como
simbólico, típico de la época, unido a la lumbagos, reumatismos, cólicos nefríticos...
práctica religiosa. A comienzos del siglo XIV La Astrología estuvo tan extendida que lle-
comienza a sistematizarse la disección de gó a enseñarse en las Universidades
cadáveres, pese a la oposición de la Iglesia bajomedievales y los reyes tenían astrólo-
y a las supersticiones de la época. gos a los que consultaban antes de tomar
decisiones importantes.
Tanto la enfermedad como el ejercicio de
la medicina estuvieron muy ligados a su- Los hechiceros y brujos también jugaron
persticiones, y siguieron practicándose ce- un papel dentro de la «medicina» medieval,
remonias precristianas y utilizándose eran más bien curanderos entendidos en
amuletos lo mismo para prevenir que para hierbas medicinales. Solían ser personas
combatir determinadas enfermedades. En humildes, generalmente ancianas y solita-
muchas ocasiones, impotente para erradi- rias que vendían sus recetas y servicios para
car estos ritos paganos, la Iglesia optó por poder subsistir. La comunidad recurría a ellos
cristianizarlos. cuando los consideraban necesarios, pero
también servían como chivos expiatorios si
to
to--
Otra forma de superstición fueron los «to
una calamidad incomprensible para el cam-
ques reales
reales». El hombre medieval creía que
pesino se cernía sobre la aldea. El pueblo
algunas enfermedades podían ser curadas
les temía y respetaba, considerándoles do-
por la imposición de manos del rey (creen-
tados de poderes extraordinarios, como
cia muy arraigada en Francia), que motivó
matar a distancia, volar (creencia que apa-
la costumbre de acudir al soberano para
rece en los siglos X-XI), fabricar ungüentos
recobrar la salud a través de su contacto,
sanadores y filtros amorosos... así mismo
uso que se prolongaría hasta el siglo XVII.
se les culpaba de las malas cosechas, de
Igualmente los ingleses creyeron que algu-
las enfermedades del ganado, etc. El vulgo
nos de sus monarcas eran capaces de obrar
les buscaba tanto para alcanzar la fertili-
el prodigio, como Eduardo el Confesor.
dad como para conseguir un remedio que
También a la Astrología se la consideró les impidiera concebir más. Estas creencias
causante de enfermedades y curaciones en son reminiscencias de religiones
una sociedad que todavía arrastraba restos antropológicas que, con escasas variacio-
de paganismo. Se recomendaba recoger las nes, se han encontrado en la base de todas
hierbas y raíces curativas en una noche de- las sociedades tribales
terminada o cuando la luna presentaba una
fase considerada favorable, creencias sos- MEDICINA MONÁSTICA
tenidas también por los médicos árabes (por
Durante la Edad Media el saber greco-
influencia oriental), quienes fabricaban
romano quedó recluido en los monasterios,
amuletos con los signos del Zodíaco graba-
saber que luego pasaría a las escuelas

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

11.- S.E.D.E.N.E.

catedralicias surgidas al amparo de medicina monástica era eminentemente ru-


Carlomagno y, a partir del siglo XIII, a las ral.
Universidades. Los monjes, sobre todos los
Durante la Edad Media el saber greco-
benedictinos, ejercieron la medicina, cons-
romano quedó recluido en los monasterios,
truyendo hospitales junto al edificio mona-
saber que luego pasaría a las escuelas
cal. Este es el origen de la llamada Medici-
catedralicias surgidas al amparo de
monástica, que tuvo un cariz meramen-
na monástica
Carlomagno y, a partir del siglo XIII, a las
te caritativo. Sin embargo nunca estuvo bien
Universidades. Los monjes, sobre todos los
vista por parte de la Iglesia: el papa
benedictinos, ejercieron la medicina, cons-
Inocencio II prohibió el ejercicio de la medi-
truyendo hospitales junto al edificio mona-
cina a los eclesiásticos en el Concilio de
cal. Este es el origen de la llamada Medici-
Clermont (1131) y lo ratificó en Letrán
monástica, que tuvo un cariz meramen-
na monástica
(1139), pese a la defensa de figuras del
te caritativo. Sin embargo nunca estuvo bien
prestigio del obispo de Sevilla, San Isidoro,
vista por parte de la Iglesia: el papa
quién en sus Etimologías dedica todo un
Inocencio II prohibió el ejercicio de la medi-
volumen a recoger todo el conocimiento
cina a los eclesiásticos en el Concilio de
médico de la época.
Clermont (1131) y lo ratificó en Letrán
La cúpula romana todavía consideraba (1139), pese a la defensa de figuras del
peor la práctica de la cirugía que condenó prestigio del obispo de Sevilla, San Isidoro,
con la desafortunada frase «La Iglesia abo- quién en sus Etimologías dedica todo un
rrece el derramamiento de sangre» (efecti- volumen a recoger todo el conocimiento mé-
vamente, durante los autos de fe, la Inquisi- dico de la época.
ción firmaba las sentencias, pero eran lai-
La cúpula romana todavía consideraba
cos quienes las ejecutaban en su nombre).
peor la práctica de la cirugía que condenó
La cirugía se prohibió en el Concilio de Tours
con la desafortunada frase «La Iglesia abo-
(1162) y se ratificó en el de Letrán (1215).
rrece el derramamiento de sangre» (efecti-
El Concilio de Viena de 1312 especificaba
vamente, durante los autos de fe, la Inquisi-
que el cuidado del cuerpo es una atribución
ción firmaba las sentencias, pero eran lai-
laica, reservando a los religiosos la aten-
cos quienes las ejecutaban en su nombre).
ción de las almas.
La cirugía se prohibió en el Concilio de Tours
A mediados del siglo XII la medicina se (1162) y se ratificó en el de Letrán (1215).
fue volviendo laica, aunque en España y en El Concilio de Viena de 1312 especificaba
el sur de Italia comenzó mucho antes. Fue que el cuidado del cuerpo es una atribución
un fenómeno gradual, debido a la descon- laica, reservando a los religiosos la aten-
fianza con que la Iglesia vio siempre el ejer- ción de las almas.
cicio médico por parte de sus miembros. Por
A mediados del siglo XII la medicina se
otra parte, las incipientes ciudades reque-
fue volviendo laica, aunque en España y en
rían atención sanitaria, mientras que la

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

12.- S.E.D.E.N.E.

el sur de Italia comenzó mucho antes. Fue de sangrías y purgas, cuarto para enfer-
un fenómeno gradual, debido a la descon- mos graves, refectorio, habitaciones para
fianza con que la Iglesia vio siempre el ejer- el personal médico, cocina, baño, farma-
cicio médico por parte de sus miembros. Por cia y huerto para el cultivo de plantas me-
otra parte, las incipientes ciudades reque- dicinales. Con el tiempo la arquitectura de
rían atención sanitaria, mientras que la este tipo de construcciones se fue transfor-
medicina monástica era eminentemente ru- mando, así surgen diferentes tipos de plan-
ral. tas: basilical
basilical, que reproduce la estructura
de la basílica romana, pertenecen a este
EL HOSPITAL MEDIEVAL estilo el Hospital del Rey (Burgos) o el de
Tonnerre (Francia); de cruz griega
griega, en el
El primer hospital se data en Bizancio, en
centro de la cual se situaba el altar y en
el siglo IV, posiblemente por influencia de
uno de los brazos la sala de los enfermos
Santa Elena, madre del emperador
más graves, para que éstos pudieran se-
Constantino. Rápidamente se extendieron
guir los oficios desde la cama; palaciano
palaciano,
por Occidente, siempre en manos
gran estructura con varios pisos y corredo-
monásticas, pese a la reticencia eclesiásti-
res, capilla y vivienda para los religiosos
ca. Se levantaban junto a los monasterios y
que lo regentaban. Con el tiempo el ejer-
eran llamados Casas de Dios por cumplir
cicio de la medicina pasó a manos laicas,
con el mandato cristiano de hospitalidad,
pero los hospitales siguieron llevándolos
que se extendía a viajeros y peregrinos de
órdenes religiosas.
cualquier extracción social, para lo que se
edificaron los anejos xenodoquios. Durante En España, el primer hospital del que
el siglo XI las ciudades más prósperas y al- nos hablan las fuentes fue fundado por
gunos señores feudales fundaron hospita- Masona, obispo de Mérida, en el siglo VI.
les en sus dominios, siempre situándolos La invasión de los árabes provocó que no
junto a la iglesia, incluso algunos gremios se daten hospitales en tierras cristianas
construyeron hospitales para atender a sus hasta los tiempos de Alfonso el Casto, que
miembros, como en las ciudades de la fundó uno en Oviedo, aunque al-Andalus
Hansa o los gremios de tejedores y herre- abundó en estas edificaciones. Posterior-
ros en Flandes. mente, con el auge de las peregrinacio-
nes, se construyeron hospitales a lo largo
Aunque se conoce muy poco sobre estas
de la ruta jacobea como los de Peregrinos
edificaciones altomedievales, se sabe que
(Santo Domingo de la Calzada), de San
constaban de un edificio principal, donde
Marcos (León) o de los Reyes Católicos
se instalaba la enfermería, con un claustro
(Santiago de Compostela), hoy converti-
central, la sala de camas (generalmente
dos en paradores nacionales. La Orden
doce, por ser éste el número de los após-
de los Hospitalarios de San Juan, surgida
toles, aunque en Bizancio existió uno con
a la sombra de las Cruzadas, fundó hos-
capacidad para cincuenta camas), la sala

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

13.- S.E.D.E.N.E.

pitales en Tierra Santa tras la toma de Je- mano de aguas termales.


rusalén en 1099, adonde acudía gran
Su prestigio le hizo gozar del amparo del
número de fieles en peregrinación. Con
emperador Enrique IV Hohenstaufen, quien
la pérdida de la Ciudad Santa, recupera-
obligó a los médicos del Imperio a pasar
da por Saladino en 1187, la Orden de
un examen en Salerno antes de ejercer y
los Hospitalarios de San Juan se traslada
que el médico prestase juramento sobre sus
a Acre, donde siguieron realizando su la-
obligaciones. También impuso la obligación
bor humanitaria hasta que también cayó
del galeno de visitar al enfermo dos veces
en poder musulmán en 1291. La pérdida
diarias y una por la noche si era preciso. El
de los Santos Lugares hizo que las Órde-
médico no podía acordar de antemano sus
nes regresaran a Occidente, fundando
honorarios ni poseer botica propia. La de-
hospitales por toda Europa. En 1170 Guy
cadencia de esta Escuela comienza con la
de Montpellier estableció la Hermandad
implantación de las Universidades, en la
del Santo Espíritu que participó activamen-
centuria del XIII.
te en la difusión de estos edificios para
las clases más necesitadas, que ponían Otras escuelas que adquirieron renom-
bajo la advocación del santo patrón de la bre en la enseñanza de la Medicina fueron
Orden. Montecassino, también en Italia, y
Montpellier en el Rosellón francés, ésta re-
También se fundaron hospicios ya que el
cibía influencia de los conocimientos árabe
infanticidio fue una práctica muy corriente
y judío a través de la cercana Cataluña.
en la Alta Edad Media (sobre todo el de ni-
Montpellier conserva su prestigio como es-
ñas), dentro de familias humildes. Era una
cuela de Medicina en la Francia actual.
forma de regulación demográfica y econó-
mica muy importante. Normalmente se les A partir del siglo XIII cesa la influencia ára-
abandonaba en los bosques, en la puerta be sobre la medicina occidental y ésta co-
de un monasterio o al borde de los cami- mienza su propia andadura.
nos. También fueron frecuentes los aban-
donos de hijos ilegítimos LA MEDICINA EN LA UNIVERSI-
DAD MEDIEVAL
LA ESCUELA DE SALERNO
La primera Universidad fue fundada en
Con la fundación de la Escuela de Salerno París en 1215. Comenzó enseñando Medi-
(Nápoles), en el siglo X, la medicina se cina, pero pronto se decantó por los estu-
seculariza, aunque no será hasta el siglo XI dios escolásticos, oponiéndose a la cirugía
cuando este centro alcance prestigio. Según y a los conocimientos empíricos.
la leyenda fue fundada por cuatro sabios
En la España cristiana se fundó la Univer-
que simbolizaban el legado del conocimien-
sidad de Salamanca en 1218, durante el
to antiguo: griego, latino, árabe y judío, le-
reinado de Alfonso IX , pero es Alfonso X el
vantándose sobre un antiguo balneario ro-

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

14.- S.E.D.E.N.E.

Sabio quien la dota de doce cátedras, entre tación algunos de ellos en las cortes euro-
ellas la de Medicina, siendo una de las pri- peas. Alfonso VII les equiparó en derechos
meras en practicar disecciones. Oxford se a los médicos españoles. Durante la Plena
fundó en 1249 y, como consecuencia Enri- Edad Media, cuando surgen todos los tópi-
que II ordenó el regreso a Inglaterra de los cos sobre los judíos, se prohibió a los cris-
clérigos que asistían a la Universidad en tianos ser atendidos por médicos hebreos.
París.
LA CIRUGÍA
Los estudios de Medicina duraban cinco
años y, tras superar un examen, un año más En la Alta Edad Media se reducía, prácti-
de prácticas. Se estudiaban los escritos con- camente, a la sangría, abrir accesos super-
servados de Hipócrates y Galeno y se prac- ficiales, sacar dientes y muelas y poco más,
ticaba con cerdos. En España eran cuatro ya que su ejercicio cirugía fue prohibido
los años de universidad y dos los de prácti- sistemáticamente por la Iglesia a través de
cas. Al principio los honorarios de los pro- diferentes concilios.
fesores los satisfacían los propios alumnos;
Al amparo de la Escuela de Salerno la
con el tiempo el monarca, el municipio o
cirugía fue consolidándose y se practicó am-
los señores, se hicieron cargo de su remu-
pliamente en Tierra Santa para atender a
neración, que nunca fue muy elevada.
los heridos en batalla. Como «anestésicos»
se utilizaban ciertas plantas y vino. Teodoro
LOS MÉDICOS
de Lucca describió una «esponja soporífe-
La creación de la Escuela de Salerno y ra»: se hervía opio, mandrágora, beleño,
luego de las Universidades, dotó de presti- lechuga, yedra, moras, acedera y cicuta con
gio y fortuna a los médicos y se les conce- una esponja que luego se dejaba secar; en
dió el derecho a vestirse con ropas costosas el momento de utilizarse se mojaba en agua
y adornarse con joyas. Había dos catego- caliente y se aplicaba a la nariz del pacien-
rías: los de vestido largo, que hablaban la- te.
tín y estaban formados en la Universidad y
Las heridas solo se cosían en casos extre-
los de vestido corto, barberos que practica-
mos, habitualmente cauterizaban con un
ban sangrías y conocían, al menos, treinta
hierro candente, el dolor era intenso pero
venas en las que podían aplicarla, sacaban
breve. En los rasguños poco importantes se
piezas dentales y atendían fracturas óseas,
aplicaba llantén o miel. Las quemaduras se
esguinces, luxaciones, etc. En España, fue-
embadurnaban con aceite de linaza o de
ron llamados algebristas mientras que los
azucena y se cubría la zona con harina o
universitarios recibían el nombre de esco-
con huevo. Las fracturas se trataban con
lásticos.
compresas empapadas en clara de huevo y
También los judíos ejercieron la medicina aceite de rosas y las entablillaban con ma-
durante esta época, alcanzando gran repu- dera, a ser posible, de abeto.

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

15.- S.E.D.E.N.E.

LA FARMACOPEA textura parecida a la de la piedra pómez.

La «farmacia» medieval heredó los reme- - Del reino vegetal se utilizaba práctica-
dios de la Antigüedad a través de escritos mente todo: las hierbas y raíces se aplica-
como los de Galeno o los de Plinio Segun- ban tanto directamente sobre la zona afec-
do, ampliados por la influencia árabe. To- tada en emplastos, tinturas, cataplasmas y
maba los ingredientes de los tres reinos de pomadas, como en tisanas, jarabes, pocio-
la naturaleza: nes, etc., e incluso se hacían píldoras con
jugos de plantas y miel. Otras tenían que
- Del reino mineral utilizaron: compues-
chuparse. También se usaron para teñir te-
tos de aluminio (por sus virtudes astringen-
las y como cosméticos. Los escritos revelan
tes y antisépticas), alumbre (astringente),
el amplio conocimiento que, sobre el mun-
cobre (en la preparación de pomadas y otros
do vegetal, tenían los clérigos medievales.
remedios), hierro (sobre todo como desin-
fectante y purificante), nitro (para purgar y - De los animales se aprovechaba mu-
como emoliente), azufre (como diurético, chas cosas: con las glándulas prepuciales
dolores de gota, etc.), dióxido de azufre del castor, se fabricaba una sustancia lla-
(como desinfectante). También se utilizaron mada castóreo, de poder antiespasmódico;
sales, amianto, escayola, minio (al que lla- de los escarabajos y otros insectos se obte-
maban bermellón), nafta descrita por nía, por desecación y trituración, un polvo
Geronimo Huerta como «...licor vituminofo conocido como cantáridas, utilizado en
blanco que algunas veces fe halla negra emplastos; el sebo servía contra la alope-
como el Oleo Petreolo, de admirable virtud cia, además de otras aplicaciones; del ru-
para curar dolores antiguos procedidos de miante almizclero se obtenía el almizcle que
caufas frias...». Los metales se raspaban y servía como antiespasmódico y
las limaduras se mezclaban con alimentos carminativo... Incluso al estiercol se le reco-
y bebidas. Algunos tipos de tierras
tierras, como la nocían poderes curativos. Otros remedios
de Lemnia, llamada así por creer que venía se preparaban con la orina y la saliva hu-
de la isla de Lemno, se utilizaba como antí- mana, la leche materna, lana de anima-
doto contra venenos y, según el vulgo, solo les...
podía ser cavada el día 6 de agosto. La tie-
También se emplearon algunos alimen-
rra Eritria, que «confolida las heridas
tos: el tocino contra las lombrices intestina-
tos
frefcas», disuelta en agua se tomaba con-
les, la carne de perdiz contra la diarrea, la
tra venenos y mordeduras de serpientes. La
harina de cebada disuelta en agua tibia para
tierra Cimolia, era buena para las peque-
bajar la fiebre, la leche fresca para la tu-
ñas hinchazones y para evitar ampollas en
berculosis en su primera fase, las bayas del
las quemaduras. Otra clase de tierra era el
laurel con vino caliente para los males de
bolarmenico que, parece ser traían desde
estómago... Cebollas, ajos, naranjas, miel
Armenia y con la que restañaban la sangre.
y vino fueron utilizados sistemáticamente
La sarna se curaba con la tierra puigite, de

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

16.- S.E.D.E.N.E.

LA ALQUIMIA de Colonia, obispo de Ratisbona (conocido


como San Alberto Magno); Roger Bacon (im-
Personajes tan prestigiosos como Ramón
pulsor de la futura Óptica); Basilio Valentín
Llull o Arnaldo de Vilanova elevaron la Al-
y los antes citados Llull y Vilanova, entre
quimia a importante auxiliar de la farmacia
otros. Dentro de las Órdenes Militares, fue
bajomedieval. Su principal esfuerzo estaba
practicada por los Caballeros Templarios,
dirigido a la búsqueda de una panacea que
siendo ésta una de las acusaciones vertidas
curara todos los males: el elixir de la juven-
en el proceso incoado en 1307 a instancias
tud, con el que se pretendía alargar la vida
de Felipe IV el Hermoso con el beneplácito
y eliminar la enfermedad. Obviamente no
del papa Clemente V.
se logró pero los esfuerzos sirvieron de base
a la Química moderna. El propósito final
LOS SANTOS SANADORES
de la Alquimia era la transmutación de
metales innobles en oro a través de la pie- El hombre medieval vivió la religión de
dra filosofal. un modo rayano en lo supersticioso. En los
siglos altomedievales el objetivo de la Igle-
Los conocimientos alquímicos eran un
sia era encauzar las prácticas paganas, de
compendio del antiguo saber egipcio y per-
origen neolítico y latino, hacia planteamien-
sa custodiado por la Escuela de Alejandría,
tos cristianos. La transformación de las es-
que llegó a occidente de la mano de cientí-
tructuras políticas y económicas que acarreó
ficos musulmanes. Fue una práctica secre-
la desaparición del Imperio romano no al-
ta, tanto por la desconfianza de la Iglesia,
teró la mentalidad ni las costumbres del
que la relacionaba con la magia y la bruje-
pueblo, que eran eminentemente atávicas,
ría, como porque los «iniciados» se consi-
y el paganismo siguió existiendo, profun-
deraban los «elegidos» para alcanzar co-
damente asentado entre la población hasta
nocimientos vedados a la gran mayoría de
muy entrada la Edad Media.
los mortales, por lo que sus obras fueron
escritas en un lenguaje deliberadamente La Iglesia trató de cristianizar viejas creen-
hermético, a base de símbolos y alegorías. cias dotándolas de un carácter sagrado,
Sin embargo, practicaron la alquimia hom- como la fiesta pagana del solsticio de in-
bres del prestigio de Geber, Avicena o vierno, que se convierte en la Navidad, el
Averroes dentro del mundo musulmán, en de verano se sacraliza con la festividad de
donde se aprendió a preparar la sal de San Juan (el origen de las hogueras, que
amoniaco (usada más entre orfebres que aún hoy se encienden esta noche en algu-
entre médicos), el aceite de vitriolo (ácido nas zonas de España, hay que buscarlo en
sulfúrico), el agua fuerte (ácido nítrico), el ritos ancestrales), San José y San Miguel
agua regia, ciertos sulfuros metálicos, al- se hacen coincidir con los equinoccios, etc.
gunos compuestos de mercurio y arsénico y Paralelamente se orienta al pueblo hacia las
la obtención del espíritu del vino (alcohol). fórmulas litúrgicas emanadas de la
En la Europa cristiana cabe citar a Alberto patrística. Sermones recomendando la misa

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

17.- S.E.D.E.N.E.

dominical y como participar en ella, la obli- no frenó la mortandad. Estos santos, capa-
gación de comulgar en ciertos días desta- ces de realizar el milagro de restablecer la
cados, demuestran que no era práctica ha- salud, podían de la misma manera quitarla
bitual del conjunto de la población. Muchos como castigo por un pecado cometido o por
textos altomedievales denuncian ritos una promesa incumplida, así se creía que
anticristianos y la arqueología demuestra San Lorenzo, igual que curaba los eczemas
una fuerte pervivencia del paganismo que podía provocarlos; San Benito haría lo pro-
la Iglesia tardará mucho tiempo en erradi- pio con la litiasis y de la erisipela de encar-
car. gaba San Silvano. La práctica de la medici-
na se puso bajo la advocación de dos san-
En torno al siglo XII la cruz pierde su ca-
tos de origen sirio: Cosme y Damián, como
rácter peyorativo como instrumento de mar-
lo estuvo la griega bajo la de Asclepio o
tirio de Cristo y empieza a convertirse en
Esculapio, al que se erigieron santuarios en
icono de la piedad cristiana, sustituyendo al
Atenas, Epidauro, Pérgamo, etc. Cada ciu-
pez y al cordero que eran los símbolos
dad tenía su santo protector e incluso los
altomedievales. Aparece el culto mariano
gremios se buscaron un valedor celestial:
traducido en la fundación de múltiples san-
los carpinteros San José, Santa Catalina los
tuarios dedicados a la Virgen, intercesora
carreteros... Los ex-votos que todavía en la
entre Dios y el hombre en aquellos asuntos
actualidad se exhiben en algunos santua-
en los que los santos habían fracasado. Tam-
rios e iglesias, tienen sus orígenes en esta
bién se estimula la hagiografía. Los santos,
época.
que en los comienzos del cristianismo ha-
bían sido proclamados por tradición popu-
ENFERMEDADES QUE CAUSA-
lar, como mediadores entre Dios y los hom-
BAN MARGINACIÓN
bres, a partir de ahora son nominados por
la Iglesia, que exige contar en el expediente Eran, sobre todo, las infecto-contagiosas.
de canonización de una relación de los mi- La pobreza de la dieta y la falta de higiene
lagros efectuados por el posible santo, son hacía al hombre medieval especialmente
los llamados capitula miraculorum. vulnerable al contagio ya que la avitaminosis
degenera en polioneuritis, tracomas,
La imaginación popular los dota de po-
glaucomas... Las más constatadas entre las
deres sobrenaturales y así surgen los «san-
que causaban marginación son:
tos sanadores», cada uno de ellos especia-
lizado en la curación de una enfermedad - Lepra
epra, llegó a afectar a un 4% de la po-
determinada, por ejemplo, de los cólicos y blación europea y generó segregación ra-
de los dolores de muelas se ocupaba San dical, ya que el enfermo era separado de la
Agapito, la epilepsia se encomendaba a San comunidad. Desgraciadamente muy a me-
Juan, el raquitismo a San Fermín o a San nudo se confundía la lepra con otras afec-
Macario. Durante la Gran Peste se hicieron ciones de la piel como eczemas, psoriasis,
rogativas y sacrificios a San Roque, lo que etc., y los afectados eran tratados como le-

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

18.- S.E.D.E.N.E.

prosos y extrañados de la sociedad. ya que se le consideraba como un muerto


en vida, y perdía todos sus derechos civiles
La paleosteología ha constatado la exis-
y sus bienes pasaban al hospital de acogi-
tencia de lepra en Europa desde el siglo III
da. La severidad con que la Iglesia y la so-
dC, pero las primeras descripciones de los
ciedad trató a los enfermos de lepra no se
médicos griegos y egipcios datan del 250
basaba tanto en el temor al contagio como
aC. Se cree que tuvo su origen en África y
en la creencia de que el mal era un castigo
los esclavos la extendieron a Egipto, Siria,
divino y al convencimiento de que el lepro-
Asia Menor, India, China y Europa. Las in-
so sentía un rencor hacia los sanos que les
vasiones y las cruzadas contribuyeron enor-
inclinaba a las peores perversidades.
memente a su propagación.
Las primeras leproserías surgieron en
La actitud hacia los enfermos de lepra va-
Bizancio, en el siglo IV, extendiéndose pron-
rió notablemente a lo largo de la Edad Me-
to por Europa dirigidas por los Hermanos
dia. Hubo momentos en que se les autorizó
de San Lázaro (patrón de este mal), de don-
a mendigar, pero tenían que anunciar su
de proviene el nombre de lazaretos por el
presencia haciendo sonar una carraca o una
que fueron conocidos estos establecimien-
campanilla y se les obligaba a vestir de co-
tos. Donde no había ninguna institución re-
lor gris y llevar bien visible un distintivo que
ligiosa, era el municipio quien cuidaba de
señalase su condición de leproso. Las limos-
atender a los leprosos, pero sin permitirles
nas se dejaban en el suelo, para que el en-
el contacto con los ciudadanos sanos. Si uno
fermo las recogiera una vez que el donante
de los cónyuges de un matrimonio contraía
se hubiera alejado o se depositaban en un
la enfermedad, el otro podía seguirle a la
cesto atado al extremo de una larga vara,
leprosería, aunque no estuviera afectado (lo
para evitar el más leve roce.
que no fue habitual). Según datos de
Como síntomas físicos para diagnosticar Schippergs a mediados del siglo XIII había
la enfermedad se consideraban «pérdida de cerca de 20.000 leproserías en Europa, tan
las cejas, ojos saltones y de mirada fija, hin- extendida estaba la enfermedad. Existía la
chazón de la nariz, color amoratado en la teoría de que los niños que enfermaban de
cara, aparición de nódulos junto a las ore- lepra habían sido concebidos en el instinto
jas, la piel de la frente tensa y brillante, in- pecador de la lujuria, no durante el cumpli-
sensibilidad de la parte inferior de la tibia y miento del mandato divino de la procrea-
de los dedos pequeños de los pies y la voz ción. La reticencia hacia este grupo alcanzó
ronca». Otro síntoma era que, «expuestos incluso a los hijos de los leprosos, que eran
al frío, a los leprosos no se les ponía la car- obligados a vivir aparte y a desempeñar los
ne de gallina. Una vez que se confirmaba oficios más bajos. Los textos franceses men-
que el enfermo padecía lepra, se le decía cionan, durante la hambruna de 1321, una
una misa de difuntos, tras la cual un cortejo confabulación entre leprosos y judíos para
de vecinos le acompañaba a la leprosería, envenenar las fuentes y pozos. Los lepro-

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

19.- S.E.D.E.N.E.

sos, reconocieron la acusación, por lo que filis se confundía con lepra. Se creyó que la
el rey Felipe V el Largo les condenó a la sífilis fue «importada» a Europa por los ma-
hoguera y los judíos fueron expulsados del rineros que regresaban del Nuevo Mundo
reino, aunque algunos lograron comprar su (posiblemente debido a una epidemia de
permanencia. esta enfermedad sufrida a caballo entre los
siglos XV y XVI), pero la paleosteología ha
En 1873, el noruego Armaner Hansen
demostrado su existencia en momias pro-
descubrió la Mycrobacterium leprae, cau-
cedentes del Antiguo Egipto (el estudio, en
sante de la enfermedad en sus dos mani-
París, de la momia de Ramsés II por una
festaciones, la lepra tuberculoide y la lepra
comisión de científicos occidentales, demos-
nerviosa. El período de incubación es muy
tró que este faraón de la Dinastía XVIII pa-
amplio, varía de unas pocas semanas has-
deció la enfermedad). Los italianos la lla-
ta más de 30 años. Adopta un curso cróni-
maron «mal del francés», los franceses «mal
co con brotes y remisiones más o menos
de los alemanes», los flamencos «mal espa-
largas. Se localiza, principalmente, en la
ñol», los rusos «mal de los polacos» y los
piel, mucosas y nervios periféricos, puede
turcos «mal de los cristianos». Geronimo de
presentar atrofia muscular, a veces con re-
Huerta, en el siglo XVII, la describe como
blandecimiento óseo o pérdida de los de-
«un mal que trajeron de Nápoles los solda-
dos. Otra complicación es la ulceración
dos de los Reyes Católicos». Es posible que
perforante de los pies. La necropsia ha des-
el súbito descenso de la lepra a finales del
cubierto lesiones en hígado, bazo, ganglios
siglo XIV se deba a que es entonces cuando
linfáticos, testículos, médula ósea, etc., en
se aprende a diferenciar ambas enferme-
los casos avanzados Las principales vías de
dades. La sífilis se manifestaba por la apa-
contagio son las mucosas y el aparato res-
rición de bubones, llagas hediondas en la
piratorio.
nariz, boca y otras partes del cuerpo, con
La lepra no está erradicada en la actuali- dolores articulares y de cabeza y pérdida
dad. Estadísticamente hay unos quince mi- capilar. De Huerta cree que es el mismo mal
llones de leprosos en el mundo, de los que que Plinio describe como mentagra Fuego
sólo un pequeño porcentaje recibe asisten- ardientes, o enfer
Antón, mal de los ardientes
de San Antón enfer--
cia sanitaria. El temor al contagio y la le- medad del cornezuelo
cornezuelo, producida por un
yenda negra que acompaña a la enferme- exceso de ergotina, sustancia segregada por
dad, hace que las leproserías sigan siendo el hongo Claviceps purpurea que se cría en
ubicadas lejos de cascos urbanos e inde- el centeno en mal estado, por lo que incide,
pendientes de cualquier otro centro para principalmente, en las clases más bajas.
infecto-contagiosos. Suele aparecer en otoño, después de vera-
nos húmedos y calurosos, que favorecen la
El estudio de los huesos exhumados de
aparición del hongo. El afectado sentía
los cementerios de leproserías medievales,
como si un fuego le abrasara interiormente
ha permitido constatar que a menudo la sí-
hasta hacerle enloquecer de dolor.

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

20.- S.E.D.E.N.E.

La primera epidemia que recogen las - Garrotillo o difteria


difteria, enfermedad infec-
fuentes fue en 857; otras datadas son las to-contagiosa, aguda y febril causada por
de 945 en París y 994 en Aquitania. La de el bacilo Corynebacterum diphteriae, des-
1029, el monje Adenar, la describe como cubierto por Klebs y Loeffer en 1873. Se ma-
«un fuego de pestilencia que ataca a las nifiesta por palidez, vómitos, fiebre y la
poblaciones del Lemosin». En 1089 una nue- aparición de falsas membranas en la gar-
va epidemia recorrió Europa. ganta que producen sofocación (garrotillo)
y termina provocando la muerte por asfixia.
Se manifiesta en dos grupos principales
Plinio la describe con ulceración en la boca
de síntomas: vasculares y nerviosos. Produ-
y llagas pestilentes.
ce el engangrenamiento de las extremida-
des, que se ennegrecen y encogen, con el - Peste blanca o tisis
tisis, constatada desde la
desprendimiento de los miembros y, final- prehistoria a través de la paleosteología. La
mente, la muerte. Para socorrer a los enfer- produce el Microbacterium tuberculosis,
mos se fundó la Hermandad de los Hospi- descubierto por Koch en 1882. Se trata de
talarios de San Antón, por ser éste el santo una enfermedad epidémica que evolucio-
al que se encomendaban los afectados. na a brotes que se desarrollan a lo largo de
Como remedio los monjes sustituían el cen- decenios. Los síntomas son: extremado en-
teno por trigo en la dieta del paciente y, a flaquecimiento, enrojecimiento cutáneo pro-
los que habían alcanzado la fase vocado por la persistente fiebre y tos con
gangrenosa, se les amputaban los miem- expectoración sangrienta. La tuberculosis fue
bros ennegrecidos. erradicada de España hace unos cuarenta
años, pero últimamente ha resurgido tras
- Baile de San Vito o corea
corea, que en Italia
la llegada de inmigrantes procedentes del
se suponía provocada por la picadura de la
Tercer Mundo.
tarántula y lo intentaban curar con música,
lo que dio lugar a una composición musi- - Piojos guerreros o tifus
tifus. Santiago Loren
cal: la tarantela. Debe su nombre a que los la define como «...una enfermedad de gue-
afectados invocaban a San Vito para que rras, de hambres, de prisioneros, de cárce-
los librara del extraño mal. les, de barcos y ciudades medievales...». Está
producida por un germen llamado
Ataca a determinados núcleos del eje en-
Rickettsia, que se transmite al ser humano
céfalo-medular. El síntoma principal es la
a través del piojo.
aparición de movimientos involuntarios, rá-
pidos, desordenados, de gran amplitud y - Mal aire o paludismo. Surgido en las
sin finalidad ninguna. Puede afectar a cual- zonas pantanosas italianas hoy desecadas,
quier región muscular (facial, del lenguaje, se extendió por toda Europa en varias oca-
las extremidades, etc.). Sydenham, en el si- siones. Se la llamó «malaria» (del italiano
glo XVIII, lo identificó con la corea, enfer- mala aria = mal aire), por pensar que el
medad mental y nerviosa. aire putrefacto de las ciénagas era el cau-

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

21.- S.E.D.E.N.E.

sante de esta enfermedad parasitaria. Los inglés Russell, la pandemia se llevó a un


síntomas son fiebres intermitentes, anemia tercio de la población europea, un cuarto
y manifestaciones nerviosas. En su fase más en Inglaterra. Afectó a todas las capas so-
avanzada se produce un aumento del volu- ciales (con mayor incidencia en las más ba-
men del bazo y el hígado. jas) y causó la muerte del rey Alfonso XI
durante el sitio de Algeciras. Se presenta
En la actualidad es endémica de países
principalmente:
cálidos y húmedos, situados en el mal lla-
mado Tercer mundo. La produce la picadu- a) bubónica, al afectado le salían unos
ra de la hembra del mosquito Anopheles. bubones en las ingles, axilas o cuello.
Los síntomas en su manifestación más ma- Morían entre el 40 al 90% en, aproxi-
ligna se manifiestan por episodios febriles madamente, una semana.
intermitentes, fuerte anemia y pérdida de b ) neumónica, caracterizada por las
leucocitos y aumento del tamaño del híga- placas de color negro-azulado que
do y del bazo. salían en el cuerpo del enfermo,
sintomatizada por fiebre, ahogos, tos
- Viruela
Viruela, infecto-contagiosa aguda. Se
y esputos sangrientos. Se llevaba en-
manifiesta por un proceso catarral febril, se-
tre el 90 al 100% de los contagiados,
guido de una fase eruptiva que termina sien-
que morían en el término de tres días.
do pustulosa. Los primeros datos sobre ella
Fue erradicada de Europa por la llegada
se remontan al año 164 dC, durante el man-
de la actual rata gris, que exterminó a la
dato de Marco Aurelio Antonino, por lo que
rata negra, portadora de la pulga.
las fuentes la llaman peste antonina. Tam-
bién los textos árabes la citan con frecuen- En el caso de la peste negra la
cia. El índice de mortalidad era tan alto que marginación se invierte, es decir, no se ex-
causaba auténtico terror entre la población. pulsa al enfermo, sino que es el sano el que
Fue erradicada a medidos del XX. se auto-exilia ante el terror al contagio y huye
de la ciudad buscando el aire limpio, como
- Peste negra
Peste negra. Producida por el bacilo
relata Boccaccio en El Decameron: «...imi-
Yersinia pestis, aislado en 1894 por el
temos a los que han partido y parten de la
microbiólogo Yersin, durante una epidemia
ciudad y huyendo de la muerte... en el cam-
en Hong-Kong. Es transmitida por la pulga
po el aire es mucho más puro, más fresco;
de la rata negra (Xenopsylla cheopis). La
allí hallaremos con abundancia cuanto a la
pulga pica a la rata y la subciona la sangre
vida es necesario. Siquiera nuestra vista no
infectada con el bacilo, que se multiplica en
se fatigará con el continuo espectáculo de
la pulga hasta saturarla e impedirla alimen-
muertos y enfermos; pues si bien los habi-
tarse, por lo que regurgita e inocula los gér-
tantes del campo no están al abrigo de la
menes en la nueva picadura. También se
peste, el número de apestados es mucho
contagia de hombre a hombre por vía
menor en proporción...». Efectivamente, pa-
pulmonar-respiratoria. Según el demógrafo
rece que la única solución que encuentra el

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

22.- S.E.D.E.N.E.

habitante de la ciudad es la huida al cam- • Conjunción adversa de los astros.


po, y la histeria colectiva produjo un éxodo • Castigo divino por los pecados de los
masivo que propagó la epidemia al medio hombres. El propio Boccaccio llegó a
rural. Villages desertes en Francia, lost escribir: «... sin duda en castigo de
villages en Inglaterra, wüstungen en Alema- nuestras iniquidades cayó [la peste]
nia, despoblados en Castilla dejaron cons- sobre nuestra querida ciudad
tancia de la envergadura de la pandemia. [Florencia]...»
Geronimo de Huerta, en el siglo XVII, la des- • Movimientos sísmicos que agitaron
cribe de esta manera: «...deftruyò de tal fuer- la tierra y por las grietas surgieron va-
te la géte de todas eftas regiones, que mu- pores inmundos que apestaron el aire.
chas ciudades grádes quedaró fin morado- • Los judíos, que envenenaron fuentes
res: y la razó de ir hàzia el Occidente, es y manantiales.
feguir el mouimiento del fol, pórq fus rayos, Como consecuencia del miedo al conta-
y los delos otros planetas, y eftrellas, van gio surgió, casi al mismo tiempo en toda
difponiendo el aire por donde van paffando, Europa, el movimiento de las Hermanda-
y tambien alguna parte del mifmo aire fe des de Flagelantes, con el propósito de erra-
mueue arrebatadamente con ellos, y cami- dicar la enfermedad a través de la peniten-
nando hàzia el Poniente, va efte mal cruel cia, ya que era considerada una plaga de
figuiendole por el mifmo camino... origen divino. Bandas de cientos, incluso
En un intento de combatirla se realizaron miles de personas recorrían el continente
rogativas, misas, procesiones... Otra medi- cargados con cruces, orando y
da para luchar contra la epidemia fue el autoflagelándose con látigos de puntas
alejamiento de los cadáveres, así en Aviñón metálicas. En su recorrido, propagaban la
los cuerpos fueron arrojados al Ródano para infección. Los Flagelantes fueron rápida-
que las aguas los llevaran hasta el mar, pero mente condenados por la Iglesia, debido a
las corrientes los devolvían a la playa, lo las duras críticas que dirigían a la forma de
que produjo un rebrote más virulento. Otros vida de la cúpula eclesiástica y combatidos
«remedios» consistían en quemar incienso y incluso con la hoguera.
manzanilla en las casas para que sus vapo- La teoría que culpaba a los judíos del en-
res las purificaran, frugalidad con la comi- venenamiento del agua potable desenca-
da y la bebida, no frecuentar las aglomera- denó una persecución que acabó en una
ciones, no bañarse, evitar las excitaciones y masacre: en la ciudad suiza de Chillon en
frotarse la piel con vinagre o agua de ro- septiembre de 1348, y tras haber sido so-
sas. Los muebles y enseres de los fallecidos metidos a tortura, los judíos «confesaron»,
eran quemados y sus casas desinfectadas lo que desencadenó la furia de las masas.
con azufre y luego se encalaban. Narra la Dra. Sutcliffe que en Basilea todos
Las causas de la pandemia, según los con- los judíos de la ciudad fueron encerrados
temporáneos, fueron las siguientes: en un edificio de madera y quemados vi-

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

23.- S.E.D.E.N.E.

vos; 2.000 fueron asesinados en la Muerte igualatoria sobre la Humanidad,


Estrasburgo; 12.000 en Maguncia, 600 en sin distinción de condición social ni de edad.
Bruselas; en julio de 1349, una multitud di- La obsesión por la muerte parece un leit
rigida por los Flagelantes, realizó una atroz motiv para el hombre medieval. El final del
matanza en la judería de Frankfurt. siglo XII es la época en la que el historiador
Le Goff sitúa la «invención» del Purgatorio,
Según las fuentes la peste tuvo su origen
lugar intermedio entre el Cielo y el Infierno
en la meseta de Asia central y fue llevada
en el que el alma purga sus imperfecciones
hasta la colonia genovesa de Caffa, en
humanas, como esperanza de salvación
Crimea, por las hordas mongolas que la
para el hombre medio.
sitiaban. El khan ordenó catapultar los ca-
dáveres infectados dentro de la ciudad, en Otra epidemia contagiosa fue la llama-
una incipiente forma de guerra da sudor del inglés
inglés, que fué descrita desde
bactereológica. Marineros genoveses la lle- mediados del siglo XV y que hoy se identifi-
varían hasta Italia desde se propagó rápi- ca con la gripe. En Italia fue conocida como
damente por toda Europa, alcanzando la influenza.
Escandinavia en 1352, llevada por los mer-
Hubo enfermedades que generaron
caderes de la Hansa. Epidemias similares
marginación en la Plena y Baja Edad Media
se repitieron en otras ocasiones durante el
porque traían consigo falta de trabajo, como
resto de la Edad Media: Italia la sufrió ocho
los ciegos y los tullidos
tullidos.
veces más, once Inglaterra, tres Francia,
también conocieron rebrotes Castilla y Ca- La mala alimentación, unida a la falta de
taluña, pero nunca de forma tan virulenta higiene, eran responsables de la abundan-
como en el siglo XIV. cia de cegueras producidas por glaucomas
y tracomas. El glaucoma es típico de la
La creencia de que la pandemia había
Edad Media. Se distinguen dos formas: la
sido un castigo divino por la relajación de
congestiva, en la que la raíz del iris obstru-
la moral, hizo nacer en las masas un senti-
ye el ángulo de la cámara anterior del ojo
miento colectivo de culpabilidad. Aparecen
(más frecuente en las mujeres), y la simple,
los Libros de Horas, que son consideracio-
que consiste en un trastorno del mecanis-
nes sobre la muerte, el juicio final y el infier-
mo de filtración. Degenera en ceguera to-
no. Incluso la palabra «macabro» surge en
tal. El tracoma es una queratoconjuntivitis
esta época. Algo más tarde, pero con la
granulosa crónica determinada por el
misma base, nace el Arts moriendi, con sus
Chlamydia trachomatis. En su primera fase
alegorías sobre la muerte y el más allá y se
es muy contagiosa, el hacinamiento y la su-
pintan escenas de danzas macabras, en las
ciedad favorecen la transmisión. Se mani-
que un esqueleto baila con representantes
fiesta por fotofobia, lagrimeo, sensación de
de todos los estamentos sociales y de todas
ardor local y trastornos visuales, hasta pro-
las edades para, al final, erguirse victorioso
ducir la incapacidad permanente del ojo.
sobre los danzantes. Simboliza el triunfo de

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

24.- S.E.D.E.N.E.

En la Alta Edad Media la epilepsia fue su nombre al tono negro brillante que
considerada como el mal de los grandes adquieren las pústulas, parecido a la
hombres y no estaba mal vista. Parece que antracita. Se manifiesta de tres mane-
la propia Sta. Hidelgarda de Bingen lo pa- ras:
deció. Con el transcurrir del tiempo se con- a) Pústula y edema malignos, locali-
sideró que las personas afectadas por este zados en la zona de la piel por la
mal eran víctimas de una posesión que penetró el bacilo. A las 48
demoníaca lo que llevó a la marginación horas surge una pequeña marca
del afectado. Su curación era intentada a roja parecida a la picadura de un
base de exorcismos para expulsar al demo- insecto, que en poco tiempo se
nio del cuerpo poseído. convierte en una úlcera indolora
que endurece y adquiere el tono
En la Alta Edad Media la locura no im-
negro brillante característico. Tam-
plicaba marginación: los locos eran tenidos
bién aparecen síntomas de infec-
por intermediarios entre el mundo sobre-
ción general (fiebre elevada, esca-
natural y los hombres, dotados del poder
lofríos, dolor muscular y de las ar-
de predecir; ingenuos y sinceros por lo que
ticulaciones, hipotensión, pulso
estaban más cerca de Dios, tanto es así, que
acelerado, diarreas, vómitos...); la
hasta bien entrado el siglo XVI no aparecen
muerte sobreviene en una sema-
datados los primeros manicomios, lo que
na aproximadamente. En el ede-
indica que con anterioridad a esta fecha no
ma maligno predomina la tume-
se recluía a los locos. Solo en sus formas
facción, el malestar general apa-
más violentas fue considerada como mal del
rece con mayor rapidez y evolucio-
demonio e intentada curar con exorcismos.
na más deprisa.
La frenesis magna, llamada así porque el
b) Neumonía carbuncosar. Es menos
que padece la enfermedad rechina los dien-
endémica porque su mecanismo
tes (en latín frendere), hoy conocida como
de contagio (inhalación) es menos
esquizofrenia, se trataba de curar con mú-
frecuente.
sica.
c) Enteritis carbuncosar, caracteriza-
da por un cuadro enterítico agu-
ENFERMEDADES MÁS FRECUEN-
do, mortal en uno a tres días. Pue-
TES
de ir acompañado de pústulas o
Numerosos textos han dejado constancia edemas, con fiebre elevada, vómi-
de las enfermedades que aquejaron a la po- tos y hemorragias. El contagio se
blación medieval con mayor frecuencia: produce por la ingestión de aguas
contaminadas.
- El carbunco
carbunco, conocida también como án-
trax maligno, enfermedad infecciosa pro- Estuvo muy extendido entre los anima-
ducida por el Bacilus antracis, que debe les domésticos (ovejas, cabras, vacas,

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

25.- S.E.D.E.N.E.

cerdos, caballos). El hombre se conta- catabolismo de los ácidos nucleicos,


giaba por el contacto con las esporas como en la fase resolutiva de la neumo-
alojadas en la lana o la piel de los ejem- nía. El ataque gotoso se caracteriza por
plares enfermos. La puerta de entrada dolor articular, con hinchazón y enroje-
son las pequeñas erosiones de la piel. cimiento local de la piel, y las articula-
Los animales se infectan en los establos ciones más frecuentemente afectadas
o en prados donde abundan las espo- son las de la mano (quiragra) y las del
ras procedentes de bacilos eliminados pie (podagra). Una receta que describe
por la orina y heces de animales conta- Schippersges y que extrae de la Physica
minados. Produjo grandes epidemias. de Hildegard recomienda aplicarse una
- El escorbuto
escorbuto, cuya primera descripción pomada fabricada con cuatro partes de
llega con las Cruzadas, lo produce un ajenjo machacado, dos de sebo de cier-
déficit de la vitamina C por falta de con- vo y una de tuétano del mismo animal;
sumo de verduras frescas y frutos cítri- otra aconsejaba bañarse con el agua en
cos. Los síntomas son: depresión nervio- la que haya hervido todo un hormigue-
sa, piel amarillenta, tumefacción de las ro. Los remedios recetados por Hildegard
encías, hemorragias, dolores en las ar- son siempre así de curiosos.
ticulaciones y manchas en la piel que pri- Las hernias aparecen a menudo descri-
mero son rojas, se vuelven violáceas, tas en las fuentes, sobre todo las abdo-
verdes, verde-amarillentas y finalmente minales. Al enfermo se le purgaba y po-
amarillas, debido a la alteración de los nía a dieta para, finalmente, aplicarle
pigmentos de la sangre. Fue especial- cataplasmas y vendajes. Al final del pe-
mente temida por los marineros de la ríodo medieval se empleará la cirugía.
Edad Moderna en sus travesías - Entre las enfermedades del hígado des-
transoceánicas. hipropesía, con inflamación de
taca la hipropesía
- La gota (bajo la advocación de San las extremidades, flatulencia e hincha-
Mauro), fue muy frecuente. Es una alte- zón del vientre, que al golpearlo sona-
ración del metabolismo nucleoproteico ba como un tambor.
por la cual se produce un aumento del - Abundaron las enfermedades de la pielpiel,
ácido úrico en la sangre (hiperuricemia), como chancros, producidos por el baci-
acompañada de dolores en las articula- lo de Ducrey, eczemas, erisipela, etc., de
ciones, en ataques que se van haciendo las que la iconografía medieval nos ha
más frecuentes e intensos, interrumpidos legado multitud de ejemplos.
por períodos asintomáticos. En algunos - Eran, así mismo, corrientes enfermeda-
casos la hiperuricemia depende de la ex- des como asma, cálculos, pulmonía y nu-
cesiva ingestión de nucleoproidos
merosas afecciones de tipo respiratorio
(hiperuricemia alimentaria), pero otras y las que afectan al sistema digestivo.
veces depende del aumento en el

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

26.- S.E.D.E.N.E.

LA DIETA de los pocos lujos permitidos al campesino,


lo tomaba mezclado con miel y especias y,
En los últimos tiempos medievales re-
a menudo, cocido. También bebía cerveza,
aparecen pandemias que diezmaron a la
a la que se añadió lúpulo a partir de la Ple-
población. La vulnerabilidad a epidemias y
na Edad Media. Ambas bebidas les propor-
contagios era provocada por la malnutrición
cionaban buena parte de las calorías que
que reflejan las pinturas flamencas, donde
consumían diariamente
se representan a jóvenes con síntomas de
haber padecido raquitismo infantil: párpa-
LA HIGIENE
dos caídos, exagerada delgadez, abdomen
hinchado y piernas ligeramente arqueadas, La falta de higiene predisponía a la en-
de lo que se deduce una dieta escasa en fermedad. Los antiguos baños públicos ro-
proteínas y vitaminas. Se calcula el límite manos habían desaparecido por oposición
con lo que una persona podía vivir en unas eclesiástica, que aducía razones de morali-
1.500 calorías y parece evidente que una dad (solo recomendaba baños a los enfer-
gran parte de la población no llegaba a mos). Existían unos lugares a los que se lla-
este mínimo, de ahí todas las referencias maba baños públicos, pero eran una espe-
literarias que hacen mención al hambre e cie de burdeles, no demasiado encubiertos.
incluso a la práctica, consciente o no, del Vivir en la ciudad significa una convivencia
canibalismo: son comunes los relatos de po- más estrecha, con mayor densidad de po-
saderos que asesinan a viajeros ocasiona- blación y, además, el ámbito urbano gene-
les para servirlos luego cocinados. ra unos espacios distintos a los del campo
con sus plazas, iglesias, tabernas..., todo ello
Los glúcidos se tomaban en cantidad
conlleva un contacto mayor, los ciudadanos
abusiva, de los cuales la totalidad eran ce-
coinciden en el mercado, el horno, el lava-
reales y leguminosas, el cereal (centeno y
dero público, y hace que las enfermedades
cebada en la mesa campesina) se consu-
se propaguen con más rapidez y afecten a
mía en pan y, sobre todo, cocinado como
más personas que en el medio rural. Du-
gachas. Se tomaban potajes de legumbres
rante estas centurias los pozos se contami-
y, entre las verduras, predominaban el nabo,
naban con frecuencia, pero se seguían uti-
la cebolla y la berza. La carne era un ali-
lizando. Se vivía entre excrementos, el agua
mento de clases privilegiadas, el labriego
sucia corría por la anarquía de calles po-
la comía en contadas ocasiones, principal-
bladas de ratas, las letrinas eran comunes,
mente de cordero y de cerdo, se consumía
la basura se acumulaba en improvisados
fresca en época de matanza y el resto del
vertederos, los animales domésticos vivían
año ahumada o en salazón, la mayor parte
junto a los hombres ya que se utilizaban
de las veces, en no muy buenas condicio-
como foco de calor durante el invierno...
nes. El pescado se consideraba un alimen-
Todo eso convertía a la ciudad en el caldo
to para enfermos, débiles, etc., y solo se con-
de cultivo ideal para la gestación y propa-
sumía durante la Cuaresma. El vino era uno

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.


Document downloaded from http://www.elsevier.es/, day 26/06/2019. This copy is for personal use. Any transmission of this document by any media or format is strictly prohibited.

27.- S.E.D.E.N.E.

gación de todo tipo de enfermedades. • La peste negra. E. Mitre y otros. CUA-


DERNOS HISTORIA 16
Pero la sociedad medieval marginó a mu-
chos más colectivos: a la mujer, al anciano • El Decameron. Boccacio. EDAF, S.A.
y al niño por considerarlos inferiores en su • La piedad y la horca. B. Geremek
Geremek.
debilidad, al peregrino, al vagabundo, al ALIANZA UNIVERSIDAD. Madrid, 1989
buhonero y al juglar, por carecer de un ho- • Europa 1492. F. Cardini
Cardini. ANAYA. Ma-
gar reconocido y de unos vecinos que pu- drid, 1989
dieran salir valedores de su solvencia mo- • Marginalidad en la Edad Media. N.
ral, dentro de esa forma obsesiva de enten- Guglielmi. ED. UNIVERSITARIA. Buenos
der la religión, típica de la época. Algunos Aires. 1986.
oficios, por ser considerados sucios o impu-
• Historia económica de Europa. Edad
ros y marginó también a todo lo que consi-
Media. C. Cipolla
Cipolla. ARIEL HISTORIA.
deró distinto. El miedo a lo diferente, a aque-
Barcelona, 1981.
llo que puede romper la rutina de unas gen-
• Cortazar.. ED.
Edad Media. J. García de Cortazar
tes ancladas en sus costumbres; la descon-
NAJERA. Madrid, 1986
fianza ante lo desconocido y la ignorancia
en la que se hallaba sumida la sociedad, • La Baja Edad Media. J. Vandeón
Vandeón
andeón. HIS-
son los pilares en los que se sustentan los TORIA 16. Extra XVII.
prejuicios que sirven de justificación a la • Historia de la Edad Media en Occiden-
marginalidad social durante la Edad Me- te. E. Mitre. CATEDRA. Madrid, 1995.
dia. • Historia Natural de Cayo Plinio Segun-
do. Traducida por el Licenciado
BIBLIOGRAFÍA Geronimo de Huerta. F.N. Madrid
1629. Reedicción facsimil 1982.
• 3.000 años de Historia de la Medicina.
H. Goerke
Goerke. ED. G. GILI, S.A. Barcelo- • El Arte de los Metales. Licenciado
na, 1986 Albaro Alonfo Barba. IMPRENTA DEL
REYNO. Madrid MDCXXX. Reedición
• Historia, medicina y sociedad. J. Riera
Riera.
facsimil Madrid 1977.
ED. PIRÁMIDE. Madrid
• El jardín de la salud. H. Schippergs
• Historia de la Medicina. J. Babini
Babini.
TAURUS. Barcelona, 1980 • Química general moderna. J. A
A.. Babor
Babor..
EDITORIAL MARIN. Barcelona 1964.
• Historia de la Medicina. P. LLain
ain Entralgo.
SALVAT. Barcelona 1979.
• Manual de Historia de la Medicina y de
la Profesionalidad médica.Santiago
Santiago
oren. ANAPOLE
Loren
• Historia de la Medicina. J. Sutcliffe.
BLUME

♣ Número 26.- Segundo Semestre 2007.- Publicación Oficial SEDENE.

También podría gustarte