Está en la página 1de 3

I.

Sustento teórico del Esquema de Investigación

2.1. Antecedentes de la investigación


2.1.1. Antecedente 1:
Entre las personas hay diferentes motivaciones: las necesidades varían de un individuo a
otro, lo cual proporciona distintos patrones de conducta.

Nuestro primer antecedente es un capítulo del libro Administración de Recursos Humanos


“Octava edición” del maestro y doctor en Administración City University of Los Angeles,
Idalberto Chiavenato originario de Brazil, fue publicada el año 1986, edición en español
por
MCGRAW-HILL/Interamericana Editores, S.A. de C.V.

La composición planteada por Idalberto Chiavenato relata que existen tres premisas que
explican la conducta humana:

1. ​La conducta es causada por estímulos externos o internos. Existe una causalidad en la
conducta. Tanto la herencia como el ambiente influyen decisivamente en el
comportamiento de las personas.
2. ​La conducta es motivada​, o sea, en toda conducta humana existe una finalidad. La
conducta no es casual ni aleatoria, sino que está siempre orientada y dirigida
hacia algún objetivo.
3. ​La conducta está orientada hacia objetivos. En todo comportamiento existe siempre un
impulso, deseo, necesidad o tendencia, todas ellas son expresiones que sirven
para designar los motivos de la conducta. (Administración de Recursos
Humanos,1986, p.48).

En base de estos tres puntos, el autor nos indica que:


La conducta no es espontánea ni está exenta de finalidad: siempre hay un objetivo explícito
o implícito que la explica. Aunque el modelo básico de motivación anterior sea
el mismo en todas las personas, el resultado puede variar indefinidamente, ya
que depende de la percepción del estímulo (que varía de una persona a otra y
con el tiempo en una misma persona), de las necesidades (que también varían
de una persona a otra) y de la cognición de cada persona. La motivación
depende básicamente de esas tres variables. (Administración de Recursos
Humanos,1986, p.48).

Estos puntos expuestos el autor refirman nuestro esquema de investigación, ya que nos
presenta estudios donde se testifica que el desempeño laboral es el reflejo de la motivación
brindada por parte del empleador. También nos indica que la motivación de un colaborador
no siempre es la misma para todos, es por ello que siempre tiene que haber un coordinador
de recursos humanos que esté al tanto de estos factores y pueda de cierta forma abarcar mas
las necesidades de los colaboradores.

Otra observación que podemos analizar es que la motivación la cual es una de las
responsables directa de la satisfacción laboral, no siempre será la misma en el tiempo, esta
puede variar, esto se debe a que las necesidades del individuo están en constante cambio y
ellas tienen que ser atendidas por la empresa, ya que de esa manera el individuo contara con
un buen desempeño y rendimiento, a su vez podrá aportar de forma favorable al
crecimiento de la empresa y sobre todo gozará de una buena imagen.
GRUPO 2 Cynthia Garcia Mamani