Está en la página 1de 22

Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

Facultad De Derecho Y Ciencias Sociales

“Mercantilismo Italiano”

Alumnos:

Michelle Abril Arévalo Ortiz

Tania Nicole Quiroz Guzmán

Cesar Núñez Gonzáles

José Daniel Gudiño Caravez

Docente

Lic. Mónica Sandoval Solórzano

Morelia, Michoacán. Enero de 2020.


“El mercantilismo no fue una doctrina sino una tenencia económica por
medio de las cual la mayor parte de los países europeos durante el siglo xvi,
xvii y xviii, trataron de acumular los metales preciosos provenientes de
américa cayendo en el engaño de confundir riqueza, material con bienestar
económico.”

– Manuel R. Palacios

El mercantilismo se le puede decir que es un conjunto de ideas políticas u


ideas económicas que considera que la prosperidad de una nación-estado depende
del capital que se pueda tener. Dichas ideas fueron desarrolladas durante los siglos
XVII y parte del siglo XVIII en Europa. En general, se caracterizó por una fuerte
intervención del Estado en la economía.

El mercantilismo consistió en una


serie de medidas que se centraron en tres
ámbitos: las relaciones entre el poder
político y la actividad económica; la
intervención del Estado en esta última; y
el control de la moneda. Así, tendieron a
la regulación estatal de la economía, la
unificación del mercado interno, el
crecimiento de población, el aumento de la
producción propia (controlando mercados exteriores e interiores, protegiendo la
producción local de la competencia extranjera), la imposición de aranceles a los
productos extranjeros y el incremento de la oferta monetaria (mediante la
prohibición de exportar metales preciosos y la acuñación inflacionaria) mercantilista,
que limitara las importaciones. (495)

El capital, que está representado por los metales preciosos que el Estado
tiene en su poder, se incrementa sobre todo mediante una balanza comercial
positiva con otras naciones (o, lo que es lo mismo, que las exportaciones sean
superiores a las importaciones).
El mercantilismo marca el final de la forma clásica de entender la
economía en la Edad Media (la crematística), inspirada en Aristóteles y Platón, que
rechazaba la acumulación de riquezas y los préstamos con interés (vinculados al
pecado de usura que es entendida actualmente como el cobro excesivo de intereses
en un préstamo.) debido a que la práctica totalidad de la actividad económica estaba
basada en la agricultura, siendo el comercio muy limitado y reducido a nivel local.

Esta nueva tendencia económica surge como un derivado del capitalismo


iniciado en la Italia renacentista (siglo XIV) y en una época en la que las incipientes
monarquías europeas deseaban disponer del máximo dinero posible para sus
cuantiosos gastos.

En la Italia de siglo XVI Y XVII existía una


fragmentación política como económica, y por
ello no se le podía considerar una sola entidad y
esto origina que cualquier generalización resulta
arbitraria. Entrando un poco en contexto, el norte
de Italia se dividió en un número de ciudades-
estado guerreras, de las cuales las más
poderosas eran Milán, Florencia, Pisa, Siena,
Génova, Ferrara y Venecia. Por otro lado, durante
el alto medioevo se dieron largas luchas de
supremacía entre las fuerzas del papado y del
Sacro Imperio Romano Germánico, en que cada
ciudad se alineaba con una u otra facción, y aún
mostraba luchas internas entre los partidarios de
ambos bandos. (Gaby Rodríguez)

Italia estaba en uno de sus mejores momentos gracias al renacimiento, el


arte, la ciencia, el descubierto del verdadero hombre estaban en su máximo
esplendor; las ideas de la edad media se habían esfumado casi por completo, al fin
se dejaba de ver hacia el cielo buscando piedad y se comenzaba a voltear hacia
los lados para observar a los iguales y realizar un cambio significativo en la vida. Ya
no existía temor hacia el pecado de usura, que impedía la expansión de los
negocios. En fin, el renacimiento dio un panorama nuevo para todo, y gracias a
esto, Italia desarrolló una nueva idea del tipo económica, que es el que ahora se
conoce como “mercantilismo italiano” que se caracterizó por ser poblacioncitas
industrialista e intermediaria.

En este tiempo se consideró, que la riqueza de un país dependía de tener


una gran cantidad de pobladores, que trabajara y que fueran diligentes. En la parte
de la industrialización que ocuparon en Italia, se puede observar que Italia no tenía
minas, es decir que no contaba con las fuentes naturales para obtener oro y plata y
que en ese tiempo eran muy importantes para la economía de un país. Luego
entonces en Italia se vieron con la necesidad de encontrar otra manera de
sobresalir en el mercado, utilizaron la exportación de artículos industriales. Con el
propósito de atraer industrias del extranjero y capacitar a artesanos italianos.
También utilizaron la incentivación del ingreso de personas de otros países para
trabajar en él y de esta forma aumento la mano de obra disponible, desarrollando
su industria, aumento las exportaciones de bienes de valor agregado y también se
volvió en un país comercializador, compraba bienes en Asia a bajo precio y los
vendía a altos precios a otros países europeos.

Las exportaciones italianas llegaron a ser tan abundantes que Inglaterra


comenzó a advertir a su pueblo que evitara “recibir las baratijas ítalas” ya que los
británicos tenían una gran aprobaciones los productos hechos por Italia y eso
afectaba económicamente a Inglaterra.

En Italia hubo grandes exponente del mercantilismo que destacan por sus
teorías y la gran influencia que ellas tuvieron en el mercado de esa época. Entre
ellos se conoce a Serra, Botero, Scaruffi, Davanzanti, entre muchos más.
“Antonio Serra”
Fue un economista napolitano, que vivió a finales del
siglo XVI y principios del siglo XVII. Nació en Cosenea,
realiza estudios universitarios, doctorándose en Teología y
Derecho. Llamado a trabajar en Nápoles se aplicó a
resolver los enormes problemas sociales y económicos
creados por el sistema virreinal. Involucrado en una conjura
para liberar Calabria del dominio español, junto con el
filósofo Tomas Campanella, en 1613. (Rojas, 2009)

Antonio Serra enfrentó el problema de los problemas que aquejaban al reino:


ansioso por mejorar las condiciones de vida de la gente, se acercó a su compatriota
dominicano Tommaso Campanella, a la edad de treinta años, que estaba
organizando una conspiración para liberar a Calabria del dominio del rey de España
y sus ministros. La conspiración fue descubierta y Campanella fue sentenciada a
cadena perpetua. El filósofo, sin embargo, no solo apoyó heroicamente la tortura y
la larga prisión, sino que durante su encarcelamiento escribió muchas obras,
incluida la famosa "Ciudad del sol", un tratado que tenía como objetivo describir una
forma perfecta de república, en la que «la historia debe enseñarse representando
los hechos principales en las paredes de las escuelas secundarias ". Su doctrina
política se comparó más tarde con la de Maquiavelo y Bacon. Después de 27 años
en prisión, el 15 de mayo de 1626, por intercesión del papa Urbano VIII, el filósofo
fue puesto en libertad. También Antonio Serra, alrededor de 1613, sufrió el destino
de Campanella: de hecho, fue sentenciado a la prisión dura del Vicariato, cuyo
edificio, hoy, es el Tribunal Civil, y fue torturado varias veces (la tesis según la cual
el Serra habría sido encarcelado por delitos de "falsificación de dinero"). (Roncaglia,
1999)

Probablemente en una celda del Vicariato, abandonada por todos, Serra


escribió su trabajo único y con visión de futuro: "Un breve tratado sobre las causas
que pueden hacer que los reinos de oro y plata abundan donde no son minas". En
su dedicación al virrey español, conde de Lemos, escrito por la prisión, Serra no
mencionó su situación, por el contrario, se mostró conmovido por las calamidades
que afligieron a sus conciudadanos, incluso para alabar los esfuerzos del virrey para
aliviar sus penas.

En este trabajo, el autor analizó cuáles creía que eran las causas reales de
la escasez de dinero en Nápoles, y se ocupó de los factores que harían posible su
abundancia. Entre estos factores estaban los naturales, como las "minas"
(abundantes fuentes de riqueza) y los accidentales (comercio internacional, orden
político, buenas leyes, ubicación geográfica, manufacturas, tráfico marítimo).
Argumentó que las verdaderas fuentes de riqueza nacional no están solo en las
"minas", Es decir, en materias primas, pero también en artes útiles y necesarias, en
la libertad de comercio y comercio, en la actividad e" industria "de las personas, en
la sabia administración del gobierno: en otras palabras, insistió en los factores que
consideraba superiores a otros: orden político y buenas leyes. ( Benini, 1892)

“Gasparo Scaruffi.”

17-05-1519 Reggio Nell’Emilia / 20-09-1584 Reggio Nell’Emilia.

Economista italiano, nació en Reggio Emilia,


fue comerciante y banquero, ensayador de la Casa
de Moneda de Reggio, fue nombrado en 1575 en
Ferrara, el duque Alfonso II, como experto en vista
de la restauración de la circulación
monetaria. Escribió para este fin una monografía
titulada: Alitinonfo (del griego: luz verdadera)
Publicó un interesante libro sobre moneda,
L'alitinonfo (La verdadera luz, Reggio, en 1582), que
considera uno de los mejores y más avanzados de ese tiempo. (Bianchini, 2012)
Gasparo Scaruffi, el último de siete hijos, nació en Reggio Emilia el 17 de
mayo de 1519 de Antonio y Giulia Dalli. Los Scaruffi (llamados dei Baldicelli o
Baldocelli) son parte de una de esas redes familiares de comerciantes y banqueros
italianos que, del siglo XIV al XVI, desempeñaron un papel de liderazgo, junto con
los judíos, en el comercio internacional. Su presencia en el distrito de Reggio Emilia
ya está atestiguada en 1315. Su ascenso a la cima de la riqueza está vinculado al
arte de la seda, cuyo máximo esplendor se alcanza a mediados del siglo XVI,
cuando Gasparo Scaruffi tiene más de treinta años.

A lo largo de tres siglos, desde el siglo XVI hasta el siglo XVIII, las diferentes
ramas de Scaruffi formarán parte de las cuatro familias que se sientan sin problemas
en los asientos del consejo de la ciudad.
En el transcurso de un siglo y medio, gracias al procesamiento de la lana y la
seda, la ciudad alcanzará un esplendor nunca antes alcanzado y ya no se
recuperará. Por su parte, la familia Este hará de Ferrara un referente internacional
para la política y la cultura. En su capital, el Consejo entre la Iglesia del Este y la
Iglesia del Oeste encontrará hospitalidad en 1438.

A la muerte de Antonio Scaruffi, en 1525, el segundo hijo, Gian Maria, asume


el papel de jefe de la familia, mientras que el hijo mayor, Girolamo, que comenzó su
carrera eclesiástica, continuará sus estudios. Las tradiciones mercantiles de la
familia se conservan y mejoran. Se sabe que las tiendas de especias, la ropa y la
mercería se gestionan en el centro de la ciudad. Otros lo comprarán. Con el tiempo,
se alquilan o compran grandes granjas, se contratan obras de construcción e
hidráulicas, el grano se comercializa con Lombardía y Romaña, la seda se importa
de Venecia y se trabaja en casa; como banqueros las correspondencias se llevan a
cabo con diferentes plazas en Italia y en el exterior.

Nada se sabe de la juventud de


Gasparo. En cuanto a su entrenamiento,
uno debe atenerse a sus palabras, según las
cuales nunca estudió libros porque estaba
"preocupado en otro negotij". Sin
embargo, en una carta al duque de Mantua
del 10 de junio de 1568, se alude a sí mismo como un buen 'contador', experto en
probar monedas de oro y plata, en el manejo de garrapatas y banqueros en múltiples
casillas. Habilidades que implican, al menos, comprender la metalurgia y haber
estado en la escuela de 'ábaco'. (Bianchini, 2012)

Además de dirigir el negocio familiar, su hermano Gian Maria asume


responsabilidades públicas. En 1542 fue uno de los líderes municipales de menta,
en 1545 fue tesorero de la Municipalidad, en 1546 fue uno de los ancianos, es decir,
entre los concejales de la Municipalidad, y fue a la embajada en Ferrara para discutir
con el Duque el impuesto sobre la sal y el dinero con lo que el estado Estense se
hace pagar por este activo.
Las primeras noticias de Gasparo adulto y activo se remontan a este período,
en particular en 1544. Se queda en Piacenza y tiene el escritorio de Agostino da
Lodi como su dirección. Tres años más tarde, en 1547, sucede a su hermano en
compromisos cívicos: se le confía el papel de "evaluador" de la casa de moneda,
una tarea que a menudo realizará en los próximos años.

En 1550 los Ancianos le confiaron una tarea importante. En Mantua y Parma,


algunas monedas en progreso en Reggio tienen un precio inferior a otras monedas
equivalentes y se debe obtener la evaluación correcta. Las dos misiones son
exitosas.

En 1552 se le otorgó el contrato de la ciudad como inquilino. La corta


experiencia lo convence de la oportunidad de hacer que la moneda venza a un
servicio público, pagado por el Estado o el Municipio. Mientras tanto, entre 1550 y
1555, Mientras la ciudad cambia su rostro en defensa de la nueva y más poderosa
artillería utilizada en el arte de la guerra, se casa, abandona el lugar de nacimiento
y se separa de los hermanos con la intención de dedicarse sobre todo a la profesión
de banquero. En los años durante los cuales el nuevo príncipe, Alfonso II (1533-
1597), cierra temporalmente la casa de moneda de Reggio Emilia, Gasparo está
llamado a responsabilidades públicas públicas.

En 1563 se asoció con el escultor Prospero Sogari (conocido como Clemente,


1516-1584) en vista de la construcción de dos
gigantescas esculturas de mármol que se venderán al
municipio de Reggio. Esas dos estatuas, un Hércules y
un Marco Emilio Lepido, que ahora adornan la entrada
al antiguo Palacio Ducal de Módena, permanecerán sin
vender. Finalmente, adquiriendo la propiedad total con
el pago de 1200 escudos de oro, Scaruffi, en mayo de
1584, los transfirió al patio de su casa en Reggio,
haciéndolos enmarcar en un fondo diseñado por Orazio
Perucci.
La actividad bancaria le ocasiona una lesión grave. Según el biógrafo Andrea
Balletti, entre 1557 y 1566, invierte el dinero de los depositantes con el acuerdo de
compartir cualquier ganancia o pérdida con ellos. Demasiado expuesto, en agosto
de 1566, su banco enfrentaba una crisis de liquidez. Scaruffi se ve obligado a
suspender los pagos. Es arrestado por quiebra y sufre la vergüenza de la prisión en
la ciudad de Ferrara. La pronta intermediación del gobernador, Alfonso Estense
Tassoni, los familiares y las garantías representadas por las propiedades permiten,
sin embargo, en poco tiempo, dar satisfacción a los depositantes y reabrir las
puertas.

Dos años después (1568) se hizo una propuesta que Scaruffi le hizo al duque
de Parma y cuyos contenidos específicos siguen siendo desconocidos hasta el día
de hoy. Promete a Ottavio Farnese un proyecto de reforma monetaria gracias al
cual su estado habría aumentado los ingresos sin ninguna carga para sus
súbditos. Los detalles habrían sido revelados solo ante una compensación
sustancial. Frente al resultado negativo de la propuesta, un proyecto similar que
luego presentará al duque de Mantua, Guglielmo Gonzaga, y posteriormente a los
regentes de la ciudad de Cremona, con el mismo resultado final negativo.

Poco después, en 1570, su primera esposa, Antonia Taconi, murió sin


haberle dado hijos. Gasparo se volverá a casar dos años después con Lucrezia
Malaguzzi, de quien tendrá un hijo, Jeroteo (1575-1591). Tras la muerte prematura
de su segunda esposa, pasa a un tercer matrimonio con Laura Erasmi del Borgo,
de quien tendrá arsenio (n. 1577), quien murió a una edad temprana, y que dejará
esperando a su último hijo, Gasparo (1585-1606). Los últimos años de vida de
Scaruffi son particularmente intensos. Además de los matrimonios, la paternidad y
los negocios, nuevamente asume compromisos para la comunidad. En 1573, el año
en que Alfonso II eliminó definitivamente el derecho a mantener sus garrapatas
abiertas en Reggio y Módena, pidiendo un monopolio sobre el tema, fue enviado a
Ferrara en una embajada. En 1574 fue comisionado para probar las especies
monetarias que, viniendo de fuera del distrito, circulan en Reggio. Llevará a cabo en
la capital del ducado otras dos embajadas sobre cuestiones similares, una en el
mismo año y la otra en 1580. Mientras tanto, en 1575, había regresado al
ayuntamiento. Murió el 20 de septiembre de 1584, unos meses después de la
instalación de las dos estatuas de Clemente y sin poder presenciar el nacimiento de
su último hijo. Con el tiempo, había preparado un sepulcro monumental en la
cercana iglesia de San Francesco, adornado con finas esculturas del propio
Clemente y una gran pintura de Lelio Orsi. (Bianchini, 2012)

“El dinero no es otra cosa que la medida del valor y medio más
adecuado para el cambio.”

Scaruffi publicó sus ideas en un libro


titulado L'Alitinonfo (del griego antiguo para "True
Light"), publicado en Reggio por Hercoliano Bartoli
en 1582.

En este libro, Scaruffi propone varias teorías


e ideas que mejoren la forma en que se lleva a cabo
la economía; una de estas ideas es el contemplar
tener una moneda universal, más sin embargo,
Scaruffi opta por una ley natural, ésta ley es una ley
que se considera que existe independientemente de
la ley positiva de un determinado orden político,
sociedad o estado-nación.
Según lo determinado por la naturaleza,
la ley de la naturaleza implica ser objetiva
y universal; existe independientemente del
entendimiento humano y de la ley
positiva de un Estado, orden
político, legislatura o sociedad en general.

Históricamente, la ley natural se


refiere al uso de la razón para analizar la naturaleza humana para deducir Reglas
vinculantes de comportamiento moral de la creación de la realidad o de
la humanidad por parte de la naturaleza o de Dios.

En su obra “la luz verdadera”, divide la economía de manera sistemática y


orientada a varios puntos:

1.- Vio al empresario, que busca sus objetivos a través de medios racionales,
teniendo en cuenta objetivamente las oportunidades y los obstáculos, e indiferente
al sentimiento, como el modelo de cómo deberían ocurrir todas las transacciones y
relaciones sociales.

2.- Denigró la regla arbitraria de los príncipes, especialmente aquellos que


gobernaron extravagantemente mientras sus poblaciones sufrían hambrunas y
otras calamidades, y argumentó que la justicia racional debería aplicarse a todos.
“Moneda Universal”

En L'Alitinonfo, el argumento a favor de una moneda universal basada en el


valor intrínseco y no sujeto a los caprichos de los príncipes o las negociaciones de
los comerciantes se convierte en una metáfora de una economía y una sociedad
también basadas en estándares universales de objetividad y justicia.

Teoría De La Moneda Universal

La moneda surge como la consecuencia de satisfacer la necesidad para


agilizar el intercambio interpersonal, esto a travez de un unico medio de cambio con
un valor equivalente en unidades al bien, servicio etc. Que se dece adquirir,
contratar y demás. Definimos como moneda al bien económico que satisface la
liquidez. Así como el pan satisface el hambre.

¿Cuál Es El Origen De La Moneda?

Simplemente el crédito. Hay que advertir que el crédito precede a la moneda


—lo que implica que el crédito puede ser moneda—, en lugar de intentar explicar
que la moneda puede ser crédito, ha sido causal de casi todos los desarrollos de la
teoría monetaria del siglo XX, y anteriores también.
Scaruffi, influenciado por la noción de una ley natural, erróneamente creía
que los metales preciosos tenían valores intrínsecos, en lugar de ser también bienes
que tienen un valor de cambio. Sin embargo, en muchos otros aspectos, su imagen
de una economía basada en la transparencia y la negociación justa, sus ideas más
extendidas sobre la sociedad y la justicia, y la noción misma de una moneda
universal, eran muy lejanas. No está claro cuánto influyeron sus ideas en otros
economistas, de épocas propias o posteriores, pero en sí mismos sus puntos de
vista representan un claro paso adelante del mercantilismo hacia una concepción
más moderna de la economía.
“Juan Botero”
Botero es considerado uno de los primeros
geógrafos económicos de la era moderna. Su obra sobre
las causas de la grandeza de la ciudad es aquí discutida
considerando la lectura que realizó J. Schumpeter, uno
de los más importantes historiadores del pensamiento
económico, cristalizando una interpretación de las ideas
boterianas como premalthusianas. Como la población en
el espacio físico y sus factores de localización es
explicada por Botero en la interacción entre la grandeza
del Príncipe y la de sus ciudadanos en el medio real, lo
que desarrollamos en este artículo es que no necesariamente ellas coinciden con la
calificación de las ideas de Schumpeter. Lo que para Malthus era un problema, para
Botero era su solución, y esta era: encontrar la justa relación entre la virtud
generativa y la virtud nutritiva en una visión optimista y humanista del ser humano.

Botero, un jesuita piamontés nacido en 1533 y sepultado en el año de 1617


considerado un discípulo de Machiavelo y Bodin, escribe en Cause delle grandeza
e della magnificenza delle città que cuando aumenta demasiado la populación,
emergen epidemias, carestías, guerras, por lo que la emigración se hace necesaria.
Todos estos desacatos se deben a una relación errada entre populación y sus
recursos naturales y productivos, lo que obliga a encontrar necesariamente un punto
de equilibrio entre lo que se denomina vis generativa y vis nutritiva. Esta análisis es
considerada por J. Schumpeter como una de las plataformas interpretativas más
fecundas de la teoría económica en el siglo 16, conjuntamente con la idea de Bodin
sobre la cantidad de moneda en su relación con los precios Schumpeter: (1954), de
hecho ambas ideas nos apuntan para o problema de la escasez.
En realidad Botero va más allá, como un analista competente y sagaz en la
observación, recolección, coordinación de los hechos de la realidad, así como en
su interpretación y también en el estudio de los tratados, bien al uso y capacidad
de los escolásticos del siglo XVI, por lo que se puede considerar uno de los
fundadores de la práctica empirista
en la ciencia moderna que emerge
en el Renacimiento. Botero es
considerado el precursor de la teoría
de la población de Malthus, los
hombres generan límites a fin de
impedir el crecimiento de la
población levantando una moral.

Botero nos adelanta una


visión política institucional de la
economía; riqueza y estado se
relacionan no solamente por los
tributos o beneficios de los
ciudadanos, por la obediencia
en la repartición de las utilidades
y provechos, por los contratos
comerciales legales, como
también por una abordaje analítica de los fenómenos reales, separando los
elementos histórico-culturales de aquellos que son eternos y nos acompañan hasta
el siglo XXI, la optimización de los espacios, la utilidad del bienestar, el sentido
verdadero de los negocios, la producción, la racionalidad económica de la belleza.
La Ciudad Como El Arte Del Bien Vivir

Botero es considerado como el primer


sociólogo de geografía económica y de la
estadística espacial, lo que puede
parecer exagerado, pero su contribución
situada en el contexto do su tempo, de los
conocimientos sobre geografía que era
posible tener, en sin duda notable. Un
hecho extraordinario de sus análisis se
base en el conocimiento de centenas de
ciudades de su tiempo no solo Europas, sobre todo aquellas que estaban sobre ruta
comerciales en la expansión del mundo mediterráneo.

La ciudad de Botero aparece humanizada por los placeres, las bellezas, los
logros, su riqueza material, sus calles, sus huertos, sus novedades arquitectónicas,
su comunidad, su sustentabilidad, esta palabra tan contemporánea como moderna,
la ligación con ríos, mares y lagos, puertos y sus instituciones humanas: tribunales,
academias, escuelas.

El jesuita Botero toma como referencia, prefiere la ciudad a los valles


bernardinos, a las montañas benedictinas, a las colinas franciscanas. Botero
repropone la ciudad como el símbolo de la civilización, del arte, de la cultura, del
comercio y la ciencia, abandonando el prototipo romano del terrarum dea gentium;
adicionando a la virtud de la ciudad no apenas la virtud religiosa de la Ciudad de
Dios de San Agustín, sino toda la virtud humana constructiva, productiva.

Así la ciudad es un arte de vivir, tal vez por eso Botero define la ciudad a
través de su objetivo principal: la felicidad. Botero era sobre todo un hombre del
renacimiento, que se reconecta históricamente a los filósofos de Atenas y de Roma,
que consideraron la urbe, la polis como la culminación de la civilización y del
progreso cultural.
El poder de la ciudad y no el poder del
Príncipe es la verdadera razón del estado. El poder
está más en la ciudad que en las manos del
Príncipe. Para Botero, el Príncipe, este bien amado
de la política florentina surge como una figura
subordinada e inserida en la ciudad. Esto significa
ver de modo diferente la noción de razón de Estado
heredada de Machiavelo, entendida como la
máxima del obrar político, el conjunto de normas
que dicen al político lo que debe hacer a fin de que
pueda adquirir, aumentar y conservar el Estado, la
cual se había convertido en la suprema justificación
de los métodos del poder y del poder en sí.

Los científicos de la época de Botero condenaban únicamente la razón de


Estado maquiavélica o falsa razón de Estado, puesto que al mismo tiempo
consideraban necesaria para la práctica política la razón de Estado en cuanto tal,
entendida por ellos como el conjunto de medidas que permiten la conservación del
todo político, y que son reveladas por la propia razón humana. La política no es otra
cosa pensaba la mayoría de ellos que la razón de Estado llevada a la práctica. Sin
embargo, estos mismos teóricos estaban conscientes del éxito de la teoría de
Maquiavelli en la práctica, de que la experiencia cotidiana (y la propia historia)
verificaba que en el ejercicio de la política los principios morales se dejan al margen.

La Razón de Estado de Botero es aún una manera de recolocar el primado


de la acción política del Príncipe y no necesariamente del estado en el centro del
pensamiento político, una forma de colocar la ciudad como la razón de la política en
contraposición a visiones centralistas, vaticanistas de la política; de ese modo, si
bien admite la subordinación del imperativo moral y religioso, le da un grado de
libertad. No se trata de recolocar el monopolio religioso católico como la razón
verdadera del estado. El soberano deberá inspirarse en principios éticos religiosos
y no fines utilitaristas como en Machiavelo o en Bodin.
POR QUE EXISTEN CIUDADES GRANDES Y MAGNIFICAS

La principal razón por lo que las ciudades se destacan por su grandeza e


magnificencia está en la capacidad de
incrementarse, de aumentar primordialmente su
población de modo permanente, anticipando así
el optimismo de los clásicos optimistas de la
economía política en el siglo XIX. Esta visión
contrasta con las visiones de otros grandes
pensadores de su tiempo que escribieron sobre
el tema, que colocaban más énfasis en una
característica británica de la grandeza de la
ciudad: el poderío del monarca, la agresividad militar temperada por reglas y
construcciones institucionales, muy probablemente aquellas que caracterizan las
doctrinas mercantilistas, donde el espíritu director es bien visible.

La razón primera que invoca Botero para explicar la grandeza de una ciudad:
su potencia productiva, exige su estudio desdoblado de un conjunto de factores que
permiten explicar cómo se puede mantener una población que está en la base de
su condición material, que van desde
la localización, su energía y vivacidad,
la fuerza, la seguridad y defensa, la
autoridad, la espiritualidad, sus
edificios y construcciones, su
ingeniosidad e industria, su
capacidad científica y sistema de
enseñanza y formación, su capacidad
de innovar. Estos atributos y virtudes
son explicados por la naturaleza, por el desarrollo cultural, por el ingenio humano
en las lecturas de la voluntad divina, pero mirando para el espacio terreno inclusive
cuando ese puede ser obra del Señor. Es esta base que tiene lugar un proceso
importante de innovación técnica al que no es ajeno la organización y forma
institucional del trabajo en la ciudad, contrariamente a lo que sucede en el campo,
como refiere Belfanti como un fenómeno típico de la Italia moderna.

La mejor manera de hacer una


ciudad más grande y populosa, en los
territorios o ciudades que tienen
jurisdicción sobre otros, es tener
autoridad y energía suprema. Lo que
explica, de acuerdo a Botero, entre
otras causas, porqué las ciudades de
Italia es ordinariamente mayores que
las ciudades de Francia o de otras
partes de Europa. Para Botero, este
hecho se explica por la propensión
natural de los caballeros en Italia
construyeren sus casas, palacios o mansiones en ciudades, en cuanto que en la
Francia, los señores prefieren viven en sus castillos distantes unos de los otros, lo
que no es de importancia pequeña para explicar la grandeza de una ciudad.

Para Botero, los fundadores antiguos de las ciudades intentaron llevar a cabo
dentro de sus ciudades orden y formas de gobierno, considerando que las leyes y
la disciplina civil no podrían ser conservadas fácilmente y donde una multiplicidad
poderosa de gente limitó el número de los ciudadanos, nunca más allá de lo
supusieron que podrían ser sustentados. Si el mundo fuera gobernado por la razón,
todos los hombres se contentarían con lo que les es justo pertenecerles, el juicio de
los legisladores antiguos era digno y por ello debería ser abrazado.

Se puede concluir que el mercantilismo fue una tendencia importante para


el cambio de como se concebía la economía en aquella época tan oscura para el
ser humano que es la edad media.

En la edad media hubo muchas restricciones para los negocios, ya que tener
dinero era sinónimo de no poder estar con Dios, desear más era sinónimo de ser
una persona hereje y ser un hereje significaba muerte en la hoguera. Pero después
de ella, llego el Renacimiento, llego esa luz que la humanidad necesito para poder
quitarse la venda de los ojos y avanzar.

Italia estaba en uno de sus mejores momentos gracias al renacimiento, el


arte, la ciencia, el descubierto del verdadero hombre estaban en su máximo
esplendor; las ideas de la edad media se habían esfumado casi por completo, al fin
se dejaba de ver hacia el cielo buscando piedad y se comenzaba a voltear hacia los
lados para observar a los iguales y realizar un cambio significativo en la vida. Ya no
existía temor hacia el pecado de usura, que impedía la expansión de los negocios.
En fin, el renacimiento dio un panorama nuevo para todo, y gracias a esto, Italia
desarrolló una nueva idea del tipo económica, que es el que ahora se conoce como
“mercantilismo italiano” que se caracterizó por ser poblacioncitas industrialista e
intermediaria.

Esta fue una etapa importante para la historia de la economía, más sin
embargo no fue una de las mejores maneras de llevarla a cabo. Hubo países que
tuvieron su golpe de suerte con esta tendencia, otros fueron perjudicaos y alguno
pudieron ver la luz a pesar de no tener las herramientas o recursos para poder
sobresalir, pero que al final logran. Y gracias a esto muchos países son lo que son
ahora, cómo Italia que era un país que no tenia manera de poder sobresalir y aun
así lo hicieron ´por medio de la industrialización y siendo intermediarios, supieron
aprovechar sus ventajas. Pero también cómo hubo países que desaprovecharon
ese golpe de suerte, como fue España. Que tuvo la suerte de encontrar un nuevo
continente lleno de esos recursos pero que al final se quedó con una deuda enorme
que hasta hace poco pudo controlada.

En la historia podemos aprender muchas cosas. Entre ellas está la posibilidad


de poder aprender de los errores para no volver a cometerlos. Lastimosamente, el
ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y en la
actualidad varios países se están tomando una postura proteccionista y cabe
señalar que es una de las características principales de dicha tendencia. Será
cuestión de observar como evoluciona y esperar que esta tendencia no regrese, en
la actualidad ser egoísta no es lo mejor que se puede realizar.
Bibliografía:

Gaby Rodríguez, María Fernanda González, Blanca Bustos, Magdalena Nemalceff.


(2014). El mercantilismo. En Desafíos Historia Y Ciencias Sociales 1(p. 188-
190). Quito- Ecuador: Santillana S.A.

Rojas, J. R. (2004). El mercantilismo. CISEPA.

Roncaglia, A. (1999). Antonio Serra. Rivista italiana degli economisti, 4(3), 421-438.

Benini, R. (1892). Sulle dottrine economiche di Antonio Serra: appunti critici.


Giornale degli economisti, 222-248.

Marco Bianchini (2012). Scaruffi, Gasparo. Modena. Treccani.


http://www.treccani.it/enciclopedia/gasparo-scaruffi_%28Il-Contributo-
italiano-alla-storia-del-Pensiero:-Economia%29/