Está en la página 1de 1

MODELO DE ORDEN DE CONDUCCIÓN POR LA FUERZA PUBLICA AL

RENUENTE A COMPARECER

Ciudad y fecha

Señores:
AGENTES DE LA POLICÍA NACIONAL
Estación de Policía Los Mártires–CAI- Centro
Ciudad.

REF. Demanda de Investigación de Paternidad.


DTE: ________________________
DDO: ____________________________
Cordial saludo.

Se recomienda dar trámite preferente a esta petición por tratarse de proteger a un niño(a).

Con base en los numerales 6º y 7º, del artículo 53 del Código de la Infancia y de la Adolescencia, solicito
se sirvan conducir ante el Despacho de esta Defensoría de Familia (Comisaría o Inspección de Policía),
ubicado en la Avenida:________, al Señor:___________, identificado con la cédula de ciudadanía
No._______de_____, con el fin de que comparezca a la práctica de una diligencia a favor de su presunta
hija:_____________de dos (2) años de edad; al mencionado señor se le han enviado 2 boletas de citación
y ha sido renuente al llamado de la autoridad.

De no darse cumplimiento a lo solicitado, se podrá dar aplicación al Parágrafo del artículo 104 del
Código de la Infancia y de la Adolescencia, en su parte pertinente.

Por su colaboración anticipo mis agradecimientos.

Cordialmente,

Defensor de Familia- Comisario de Familia- Inspector de Policía.

COMENTARIO: Consideramos que la orden de conducción se puede aplicar en cualquier


proceso de los que se tramitan ante la Jurisdicción de Familia, Comisaría o Defensoría de
Familia, en especial en procesos de restablecimiento de derechos de menores de edad, para que
la persona requerida dentro de una diligencia judicial o administrativa comparezca; en el
anterior formato que se propone, se ordena la conducción del presunto padre renuente sin causa
justificable, no para que reconozca la paternidad, sino para que comparezca al llamado de la
autoridad o a la realización voluntaria de la diligencia; se trata de hacer respetar la legitimidad
del Estado, de la ley y de la autoridad, de lo contrario el requerido quedaría con la impresión de
que no le sucede nada si desacata una orden, aún así no tenga responsabilidad en los hechos o
actos dentro de la diligencia o proceso que se adelanta, toda persona debe acatar los
requerimientos de la autoridad y si el llamado no se cumple debe hacerse sentir con el
escarmiento de la conducción o de la sanción, así la autoridad habrá impactado con su poder; si
el requerido tiene responsabilidad, para el ejemplo expuesto, la experiencia nos ha demostrado
que en muchos casos se logra el objetivo de manera inmediata evitando las tortuosidades de un
proceso, y si no, el poder del Estado se legitima infundiendo el respeto necesario para el
mantenimiento del orden social.