Está en la página 1de 14

Qué dicen las estadísticas

sobre la intoxicación por


plaguicidas
En nuestra vida cotidiana, estamos expuestos a distintas
sustancias que pueden resultarnos tóxicas y no por ello
poseemos alguna intoxicación o enfermedad. Lo importante es
utilizar todas las sustancias de manera segura.

La toxicidad de una sustancia se mide por la capacidad que tiene


de dañar a la salud y al medioambiente; además, depende de
la dosis, la exposición y la vía de administración.
La intoxicación se produce cuando existe una exposición a una
sustancia de dosis o intensidad suficiente que deriva en
manifestaciones de enfermedad de grado variable e incluso la
muerte. Desde el punto de vista toxicológico, la intoxicación
depende de la toxicidad inherente de un producto (DL50 – Dosis
letal que mata al 50% de la población y de un estudio), la  dosis
ingerida, la vía de exposición y de la temporalidad.

De acuerdo a la dosis y la exposición, la toxicidad puede


ser leve, moderada, severa y hasta letal. Por ejemplo, un cuadro
leve de intoxicación con glifosato, se produce por contacto cutáneo o por inhalación, mientras que un cuadro letal
generalmente está relacionado con ingesta por intentos de suicidio.
Respecto de la temporalidad, la toxicidad puede ser crónica o aguda. La aguda es donde hay evidencia de síntomas de
rápida aparición luego de un contacto simple o repetido en un lapso de 24 horas con el producto, a nivel de piel o nivel
sistémico (por ingestión). La crónica está relacionada con los daños que causa una sustancia a largo plazo (cáncer,
neurotoxicidad, etc.).
 
La importancia de las estadísticas
Para conocer más sobre intoxicación, es necesario obtener datos certeros a través de  estadísticas. Estos recuentos
permiten formular conclusiones, realizar diagnósticos adecuados y conocer la realidad a fin de actuar en prevención.
En el TAS (Toxicología Asesoramiento y Servicios) nuestro gran potencial de información es la consulta, el paciente y su
circunstancia y es gracias a él que podemos recopilar datos e información certera respecto a intoxicaciones a través de
atención telefónica, personal, consultas programadas, interconsultas en hospitales pú blicos y privados, y de consultorios
externos en ellos.
Nuestras estadísticas están consideradas en situaciones agudas y están establecidas
como: INTOXICACIONES, ASESORAMIENTO y DESCARTAR CAUSA TÓXICA.
> Intoxicaciones: Se refiere al cuadro confirmado y de clara causa mórbido por plaguicida o al contacto cierto con éste que puede o no
causar enfermedad.
> Asesoramiento: Consultas relacionadas con pedido de información sobre toxicidad de productos, personal, indicaciones correctas y
descarte de sustancia y envases, etc.
> Descartar Causa Tóxica: Significa la consulta originada o relacionada con sustancias tóxicas pero por el cuadro y/o analítica.
Período de latencia, evolución, etc. se descarta etiología toxicológica (Telefónica o personal).

¿Qué nos muestran las estadísticas?


En el 2019 recibimos un total de 4627 consultas y elaboramos las siguientes conclusiones:
De la totalidad de las consultas realizadas en 2019, sólo el 19% se debió a plaguicidas, mientras que el 81% restante a otro tipo de
sustancias (Monóxido de Carbono, fármacos, drogas de abuso, accidentes ponzoñosos, etc). Generalmente esta proporción se replica
año a año.
Fitosanitarios vs. Domisanitarios
Para poder profundizar en este tema es importante conocer las definiciones de ambas sustancias: Los fitosanitarios son productos de
uso agrícola que sirven para proteger los cultivos de plagas, malezas y enfermedades, y así poder producir alimentos en cantidad y
calidad. Los domisanitarios son sustancias destinadas a la limpieza, lavado, desinfección y otras tareas del hogar y/o ambientes
colectivos públicos y/o privados – de acuerdo a la ANMAT.

En nuestras consultas del año 2019, se pudo observar una gran diferencia entre estos dos productos, que se mantiene constante a través
de los años. Se contabilizaron 879 consultas sobre plaguicidas de las cuales aproximadamente 68% estaban relacionadas
con productos domisanitarios y sólo el 32%, con fitosanitarios.
Asimismo, de la cantidad de consultas mencionadas, el 71% se realizó por intoxicaciones y el 29% restante fue para descartar causa
tóxica o por asesoramiento. Un dato interesante es que, del 71% de las intoxicaciones sólo 171 fueron por productos
fitosanitarios mientras que 455 fueron por domisanitarios.
La intoxicación puede clasificarse en accidental, laboral, intencional u otra (ej. medioambiental). De un total de 626 consultas por
intoxicación, 455 fueron por domisanitarios. De estas, 318 fueron por intoxicación accidental, 122 intencionales y 3 laborales. En
contraste, las consultas por fitosanitarios fueron 171, de las cuales 102 fueron por intoxicación laboral, 34 accidental y 28
intencionales.
En conclusión, la intoxicación accidental e intencional por domisanitarios se presenta en frecuencia muy superior a los fitosanitarios.
La intoxicación laboral por fitosanitarios es entendiblemente superior en relación a los domisanitarios que es prácticamente inexistente.
Las consultas más frecuentes por fitosanitarios son por los insecticidas en un 56,1% y dentro de este porcentaje,
el 45,6% corresponde a piretroides. En referencia a los herbicidas, la consulta más habitual está dada por glifosato por ser de uso
regular (37.4%), seguida por el 2,4-D(12,1%).
De acuerdo a las estadísticas evidenciadas, se recomienda a los pacientes:

> Utilizar siempre el Equipo de Protección Personal para disminuir el riesgo de intoxicación.
> Cumplir con normativas, ordenanzas y controles.
> Realizar Buenas Prácticas Agrícolas.
Como profesionales de la salud y en base a los datos obtenidos, un factor fundamental para manejar correctamente un cuadro de
intoxicación es el diagnóstico. Es importante tener un diagnóstico certero, adecuado y precoz porque un mal diagnóstico puede llevar a
tratamientos innecesarios y posiblemente letales.

Es necesario a su vez, destacar la importancia de las estadísticas serias, eficientes, realizadas con premisas claras. La información debe
obtenerse a través de estudios realizados con rigor científico, bases de datos y pruebas certeras.

Cuando se parte de una premisa incorrecta o equivocada, se obtienen conclusiones equivocadas e información tóxica que se disemina y
contamina.
Compartir

ESTADÍSTICAS DE RIESGOS LABORALES


EN COLOMBIA 2018
MURCIA Y ARENAS | GESTIÓN INTEGRAL DEL RIESGO S.A.S., realiza el siguiente análisis de las estadísticas del
Sistema de Riesgos Laborales, publicadas por FASECOLDA, con la finalidad de que esta información sirva de base para
establecer los objetivos, metas y para la toma de decisiones de las empresas y los responsables del SG-SST, entre otros
interesados:
 1.   % PARTICIPACIÓN DE LAS ARL
 
EMPRES TRABAJADOR ACCIDENT MUERT PENSION
ARL INDEMNIZACIONES
AS ES ES OS ES
ALFA 0 0,7 0 0 1 0
ARL 33 36 41 38 35 42
SURA
AURORA 0 0 0 0 0 0
AXA
COLPATR 7 15 13 10 12 10
IA
BOLIVAR 1 5 4 3 4 7
COLMEN
5 8 10 7 5 10
A
EQUIDAD 1.7 3 3 1 2 2
LIBERTY 2 4 4 1 6 4
MAPFRE 0 0 0 0 0 0
POSITIVA 49 26 25 40 36 26
TOTAL 97 98 100 100 100 100
Las ARL Positiva y SURA, representan el 82% de participación en empresas y 62% de trabajadores afiliados al Sistema
de Riesgos Laborales. Sorprende la ARL AXA Colpatria, que con tan solo el 7% de las empresas, tiene el 15% de los
trabajadores (más del doble de proporción) lo que se puede interpretar como enfocada al nicho de las empresas grandes,
situación similar a la de la ARL Bolívar que con el 1% de las empresas tiene el 5% de los trabajadores.
 
Ahora, si bien la ARL Positiva tiene el 49% de las empresas, solamente tiene el 26% de los trabajadores, que resultan
proporcionales al 25% de participación de los accidentes de trabajo, es decir, es lógico que si se tiene el 25% de los
trabajadores la proporción de la accidentalidad sea semejante. No obstante, la participación en la mortalidad del 40%
resulta muy alta, en relación a los trabajadores afiliados. Igual ocurre con las pensiones de invalidez (36%), mientras que
las indemnizaciones se correlacionan con la proporción de trabajadores. En conclusión, se puede inferir que la ARL
Positiva tiene empresas pequeñas – en cuanto a número de trabajadores promedio – y es la de mayor severidad por
mortalidad e invalidez en relación a la proporción de trabajadores afiliados.
 
SURA por su parte, maneja una proporción de accidentalidad 5 puntos porcentuales mayor a su participación en
trabajadores, 2 puntos mayor en mortalidad y tiene la mayor participación en indemnizaciones por pérdidas de capacidad
laboral con el 42% del sistema de riesgos laborales.
 
Respecto a las ARL Liberty y Equidad, la severidad – muertos e inválidos – resultas significativamente menores que la
proporción de trabajadores, situación que puede leerse como ARL de menor severidad, o donde los programas de
prevención de accidentalidad tienen mayor impacto positivo, claro está que se debería analizar el tipo de empresas
respecto a las actividades económicas, para poder corroborar dicho impacto.
 
Finalmente, la ARL Colmena maneja proporciones semejantes, pues teniendo el 8% de los trabajadores, su
accidentalidad es el 10% del total del sistema, su mortalidad representa el 7% del total (un punto menor a sus
trabajadores), los casos de invalidez son el 5% del sistema y las indemnizaciones son el 10%.
 
 2.   ESTADÍSTICAS DE ACCIDENTALIDAD GENERAL
 
PENSION
MUERTES
ACCIDENTES DE ENFERMEDADE ES
EMPRESAS TRABAJADORES LABORALE INDEMNIZACIONES
TRABAJO S LABORALES INVALIDE
S
Z
805.742 10.487.602 645.119 10.450 573 503 15.798
 
Durante el año 2018, cada 48 segundos se accidentó un colombiano afiliado al Sistema de Riesgos Laborales.
 
Si bien no se evidencia en la tabla anterior, al analizar por clase de riesgo, la clase I tiene una tasa de accidentalidad del
2,57%, la clase II del 2,80%, la clase III del 6,66%, la clase IV del 5,06% y la clase V del 9,08%. Lo anterior evidencia que
la clase de riesgo III tiene mayor tasa de accidentalidad que el riesgo IV, situación que debe ser analizada para
determinar ajustes al decreto 1607 de 2002.
 
La tasa de accidentalidad en Colombia para el 2018 fue del 6,15%, lo que significa que, de cada 100 trabajadores
afiliados al Sistema de Riesgos Laborales, 6 sufrieron accidentes de trabajo.  Esta proporción resulta menor respecto a la
del 2017 (6.5%).
 
No deja de sorprender que mientras que en el mundo – según el informe de la Conferencia Internacional del Trabajo,
93a reunión, 2005 Informe IV (1), de la OIT – se presenta una enfermedad por cada tres accidentes de trabajo, en
Colombia se tiene una proporción de una enfermedad laboral por cada 62 accidentes de trabajo, comportamiento que nos
debe invitar a evaluar los procesos de calificación de origen en primera oportunidad, para descartar subregistros de
diferentes tipos.
 
De otra parte, 5 de cada cien mil (100.000) trabajadores mueren por accidentes de trabajo y enfermedades laborales y en
proporción semejante se están invalidando trabajadores por eventos laborales en Colombia.
 
150 de cada cien mil (100.000) trabajadores sufren pérdidas de capacidad laboral iguales o mayores al 5% y menores al
50%.
 
Finalmente, las tasas de accidentalidad por departamento, son las que se indican a continuación:
 
DEPTO. TASA AT DEPTO. TASA AT
AMAZONAS 3,5 LA GUAJIRA 3,6
ANTIOQUIA 7,9 MAGDALENA 10,5
ARAUCA 3,9 META 7,6
ATLANTICO 5,6 NORTE SANTANDER 7,2
BOGOTÁ 4,7 PUTUMAYO 3,2
BOLÍVAR 5,2 QUINDIO 6,8
BOYACA 6,5 RISARALDA 7,5
CALDAS 8,2 SAN ANDRÉS 8,0
CASANARE 6,4 SAN JUAN DE PASTO 6,8
CAUCA 5,9 SANTANDER 6,3
CESAR 7,3 SOLANO 5,4
CHOCO 2,9 SUCRE 4,1
CUNDINAMARCA 8,7 TOLIMA 6,8
CÓRDOBA 5,1 VALLE 6,5
GUAINÍA 3,5 VAUPÉS 3,1
GUAVIARE 5,6 VICHADA 2,4
HUILA 4,7  
 
 3.   EMPLEO INFORMAL
 
Según el DANE (https://www.dane.gov.co/index.php/estadisticas-por-tema/mercado-laboral/empleo-informal-y-seguridad-
social), la proporción de ocupados informales en las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 46,9% para el trimestre móvil
septiembre - noviembre 2018. Para el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas fue 48,1%. Lo anterior significa que
la proporción de trabajadores que no están afiliados al sistema de Riesgos Laborales ronda el 50%, situación que por lo
menos duplicaría las estadísticas anteriores – realmente las estadísticas de riesgos laborales de los trabajadores
informales deben ser mayores a la de los formales, pues en estos sectores no se hace ningún tipo de promoción de la
salud y prevención de los accidentes y enfermedades laborales.
 
Por lo anterior, creemos que la tasa de accidentalidad real no debe ser inferior al 9% (teniendo en cuenta variables como
sectores de mayor informalidad y siniestralidad).

También podría gustarte