Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD DISTRITAL FRANCISCO JOSÉ DE CALDAS

FACULTAD DE CIENCIAS Y EDUCACIÓN


LIC. EN HUMANIDADES Y LENGUA CASTELLANA
INTRODUCCIÓN A LA LITERATURA

Lina María Herrera Guzmán


Cod. 20192260083

EL ENSAYO Y SUS DIFICULTADES

El ensayo es definido de manera rápida como un tipo de prosa que brevemente analiza,

interpreta o evalúa un tema1, fungiendo como una de las principales herramientas de

enseñanza y esparcimiento académico puesto que la mayoría de los cursos buscan que los

estudiantes puedan desarrollar un pensamiento crítico, plantear y argumentar sus puntos de

vista sobre diversos temas, constituyéndose en un texto muy solicitado en carreras

humanísticas, pese a ello, muchos estudiantes manifiestan no saber escribirlo

adecuadamente2, generando conflicto o un obstáculo en el proceso de formación

profesional del estudiante, siendo la principal causa la ausencia de conocimiento y bases

sólidas relacionadas con la producción textual.

En primera medida, es necesario realizar un acercamiento a su estructura, encontrando que

este tipo de escrito posee el planteamiento del problema o introducción, desarrollo y

conclusión. La introducción también ha sido denominada y/o calificada como problema,

en la cual el escritor debe plantear el tema a tratar a lo largo del ensayo, estableciéndose en

la hoja de ruta en la que se desarrollara el ensayo.

El planteamiento del problema requiere seleccionar la información más pertinente, para

comprenderla y para delimitar la que es posible trabajar, son parte de algunas de las
1
Gamboa Yolanda. El ensayo.” Estrategias de comunicación y escritura. Only Study Guide for SPN-211-R.
Pretoria, South Africa: UNISA P., 1997. 82-88.
2
Méndez Puga, Ana María. Los estudiantes universitarios ante la escritura del ensayo académico: dificultades
y posibilidades. Innov. educ. (Méx. DF) vol.17 no.75 México sep./dic. 2017.
dificultades del proceso necesario para acceder a la construcción del conocimiento en las

que es necesario que el docente apoye la selección del material y/o información.

En este punto, el estudiante al momento de plantear su línea de trabajo, su tema y su

problema, recae en sobresaturación de información, esto es, se consultan múltiples fuentes

de manera desordenada y desproporcionada, impidiendo una delimitación del horizonte y la

finalidad del ensayo3. Como consecuencia, la estructura del escrito se desarrolla de forma

vaga.

La segunda parte del ensayo corresponde a su Desarrollo, siendo la parte central del

ensayo y, donde el estudiante presenta sus ideas y argumentaciones, la cual debe llevar

relación, cohesión y dar respuesta al planteamiento inicial.

Al desarrollar este elemento, encontramos como principales problemas en la producción

textual del ensayo la falta de cohesión y repetición de ideas; problema generado por dos

extremos, uno por exceso de investigación que hace que el escritor trate de abarcar toda la

información adquirida y documentada; dos por la falta de investigación y desconocimiento

del tema a tratar, es decir, no existe el conocimiento suficiente que permita justificar la

formulación del problema.

Por último, el ensayo cierra con la conclusión, siendo por lo general el último párrafo del

escrito, en el que se debe resumir las ideas más importantes de todo el texto que ha escrito

con anterioridad, siendo la posición critica y el proceso de cierre del proceso de consulta e

investigación adelantado; si se presenta deficiencia en la estructura, planteamiento y

redacción del ensayo, de la misma forma la conclusión presentará falencias en la

presentación de esta.

3
Ibid.
Adicional a lo anterior, es pertinente resaltar que el ensayo al ser un género hibrido, entre la

ciencia (lógico – de manejo de ideas) y el arte (creativo – literario), esto es, representa su

potencia, pero a la vez una dificultad ya que para poder dar a comprender el contenido de

este es necesario que la escritura o lenguaje implicado posea un carácter de “firmeza” según

sea la intensión comunicativa del autor hacia su lector4.

Por eso mismo, encontramos como requisito fundamental que un ensayo deba ir constituido

-por lo general- por un tono formal, es decir; evitar descripciones humorísticas, sarcásticas

y/o expresiones coloquiales5; debido a que el escrito se encuentra dirigido en muchas

ocasiones a un lector que -muy probable- no conoce del tema.

No obstante, se identifica que el anterior requisito es empañado por la tergiversación del

lenguaje cotidiano, donde el estudiante redacta de la misma que se expresa en su diario

vivir conllevando la distorsión del contenido.

Es importante señalar que las problemáticas expuestas mayormente se encuentran

originadas en la ausencia de acercamiento del estudiante con el oficio de redactar un

ensayo, ya que en el proceso de formación de la educación media presenta ausencia o falta

de implementación de la producción textual en el proceso de formación, a su vez, en los

primeros semestres universitarios se exige la elaboración de ensayos sin tener de presente la

deficiencia en las bases del alumno, avistándose falta de tutoría y reforzamiento de las

falencias presentadas dirigidas a afianzar la exteriorización del pensamiento crítico a través

de la redacción.

En conclusión, el ensayo como herramienta esencial en la formación académica del

profesional universitario, debe utilizarse sin desconocer la necesidad de la construcción y

4
Vásquez Rodríguez, Fernando. Pregúntale al ensayista. Bogotá, Kimpres. 2007
5
Gamboa, Op. Cit.
seguimiento en las habilidades de expresión textual por parte del docente, adicional del

establecimiento de tutorías calificadas.

También podría gustarte