Está en la página 1de 16

FACTORES QUE AFECTAN A LA DISTRIBUCION EN PLANTA

Los factores que tienen influencia sobre cualquier distribución, se dividen en ocho grupos:

1. Factor Material, incluyendo diseño, variedad, cantidad, operaciones necesarias y su


secuencia.

2. Factor Maquinaria, abarcando equipo de producción y herramientas, y su utilización.

3. Factor Hombre, involucrando la supervisión y los servicios auxiliares, al mismo tiempo que la
mano de obra directa.

4. Factor Movimiento, englobando transporte inter o intradepartamental, así como manejo en las
diversas operaciones, almacenamientos e inspecciones.

5. Factor Espera, incluyendo los almacenamientos temporales y permanentes, así como las
esperas.

6. Factor Servicio, cubriendo el mantenimiento, inspecci6n, control de desperdicios,


programación y lanzamiento.

7. Factor Edificio, comprendiendo los elementos y particularidades interiores y exteriores del


mismo, así como la distribución y equipo de las instalaciones.

8. Factor Cambio, teniendo en cuenta la versatilidad, flexibilidad y expansión.

Cada uno de los ocho factores se divide en cierto número de elementos

FACTOR EDIFICIO

Tanto si planeamos una distribución pare una planta enteramente nueva o para un edificio ya
existente, como si reordenamos una distribución en vigencia, debemos conceder al edificio la
importancia que en realidad tiene.

Algunas industrias pueden operar en casi cualquier edificio industrial que tenga el numero usual de
paredes, techos, pisos y líneas de utilización. Unas pocas funcionan realmente sin ningún edificio.
Otras, en cambio, requieren estructuras industriales expresamente diseñadas para albergar sus
operaciones específicas. A pesar de que el edificio es el caparazón que cubre a los operarios,
materiales, maquinaria y actividades auxiliares, puede ser — y a veces, debe ser — una parte
integrante de la distribución en planta.

El edificio influirá en la distribución sobre todo si ya existe en el momento de proyectarla. De aquí


que las consideraciones de edificio. se transformen en seguida en limitaciones de la libertad de
acción del distribuidor. Por su misma cualidad de permanencia, el edificio crea una cierta rigidez en
la distribución. Por otra parte, el levantar un edificio completamente nuevo alrededor de una
distribución implica que dicho edificio deberá ajustarse a las necesidades de la misma. Este es un
modo algo diferente de enfocar el asunto, pues, aunque todos los detalles completos de la
distribución no se puedan concretar hasta que no está diseñado el edificio, existe una libertad de
acción muchísimo mayor en su planteo inicial de conjunto.
Los elementos o particularidades del factor edificio que con mayor frecuencia intervienen en el
problema de la distribución, son:
 Edificio especial o de use general.
 Edificio de un solo piso o de varios.
 Su forma.
 Sótanos o altillos.
 Ventanas.
 Suelos.
 Cubiertas y techos.
 Paredes y columnas.
 Ascensores, montacargas, escaleras, etc.

Además de estas, también afectan, a menudo a la instalación, los elementos y particularidades del
lugar de emplazamiento del edificio. Cuando ocurre esto, el ingeniero distribuidor debe, como es
natural, incluirlas en su proyecto. Estas generalmente son:

 Líneas férreas y apartaderos.


 Carreteras y caminos.
 Canales y ríos.
 Puentes.
 Patios para almacenaje, aparcamiento o jardines.
 Construcciones exteriores tales como tanques de almacenamiento (silos), torres de agua,
pozo, caseta para las bombas, quemador, vertedero, etc.
 Plataformas o muelles, rampas, fosos para vagones o camiones.

EDIFICIO ESPECIAL O DE USO GENERAL

Lo primero que debe decidir el ingeniero distribuidor es si desea un edificio «hecho a medida» o
«fabricado en serie». Los edificios especiales general-mente son más costosos y menos
negociables. También están más expuestos a quedar anticuados o a resultar pequeños, a medida
que la producción y los medios para la misma aumentan o cambian al influjo de nuevas condiciones,
Aun así, muchas industrias necesitan edificios especiales si la planta tiene que operar
económicamente.

A las industrias dedicadas a simples operaciones de elaboración, tratamiento o montaje, como es el


caso de la mayor parte de las que producen artículos de consumo, les basta el edificio de aplicación
general. Este es el tipo de edificio en el que se pueden fabricar diferentes productos con igual
facilidad. Generalmente este edificio es de carácter más permanente que su equipo o distribución.
Su coste inicial es menos elevado a causa de los diseños standard, materiales de construcción
standard, y métodos regulares de construcción. Estos edificios pueden incorporar — igual que
cualquier planta especial — las buenas características «standard» que debe poseer un edificio
industrial prescindiendo del tipo de producción.

En suma, los edificios de aplicación general pueden ser adaptados con facilidad a productos nuevos
y a nuevos equipos, a cambios en las necesidades de producción o a nuevos propietarios.

Esta adaptabilidad y potencialidad de reventa provee al edificio de aplicación general, de multitud de


ventajas. De ello se desprende que debemos usar el edificio especial solo cuando sea necesario. El
distribuidor puede comprobar la necesidad de esta decisión revisando la siguiente lista de
posibilidades o factores que influirán en la selección de un edificio de aplicación general o uno de
aplicación especial:

 Coste inicial.
 Posibilidad de venta posterior por:
o Beneficio.
o Una ubicación mejor.
o Hipoteca.
 Cambios frecuentes en los:
o Productos.
o Materiales.
o Maquinaria y equipo.
o Procesos o métodos.
 Rapidez en poner la distribución en condiciones de producción.

EDIFICIO DE UNO O VARIOS PISOS

Las fábricas primitivas eran generalmente de tres o cuatro pisos de altura, pues a causa de las
facilidades de transporte tan limitadas tenían que construirse en las ciudades, donde el coste del
terreno era relativamente caro. Al mismo tiempo, los constructores que tenían que usar ladrillo
debían hacer las paredes lo suficientemente gruesas para que se sostuvieran y, por lo tanto,
razonaban: «Por qué no usar esta estructura para que sostenga pisos superiores?»

Con la llegada de medios de transporte generalizados y baratos para los operarios, y de los perfiles
de acero para armado de hormigón o para soporte de los edificios, las compañías empezaron a
edificar en las afueras de las ciudades. El valor de los terrenos era más bajo y la planta podía
ampliarse horizontalmente. La tendencia actual hacia los grandes edificios de una sola planta, es
producto de este cambio de condiciones.
Ello no significa que cada nueva fábrica deba ser de un solo piso, como sostienen algunos
industrialistas. Las plantas construidas alrededor de un proceso que requiera más de un piso,
naturalmente deberán poseer pisos superiores. Los fabricantes que creen de valor publicitario el
poseer una planta en los suburbios de una ciudad, como es natural, deberán adoptar el sistema de
más de un piso para utilizar de un modo económico su terreno. Y no podemos despreciar la utilidad
de la gravedad, aunque la energía eléctrica sea barata. Y de nuevo, cuando los productos son
pequeños y relativamente valiosos, como en una planta cortadora de diamantes o una fábrica de
relojes, existe mucha más economía en concentrar, que en esparcir.
a) Apartadero de ferrocarril con los vagones al nivel del suelo de la planta.
b) Arrimadero de descarga de camiones al nivel del suelo de la planta.
c) Pendiente hacia el sótano; ligera rampa hasta el nivel del suelo.
d) Ventanas para la iluminación del sótano.
e) Altillo (o entresuelo) para las actividades auxiliares y/o producción.
f) Edificio de oficinas de dos pisos, con entrada al nivel del terreno.

Usar el edificio de un solo piso, incluyendo posiblemente altillos y/o un sótano, cuando concurran las
siguientes condiciones:

 El producto sea grande, pesado o relativamente barato por libra de peso.


 El peso del equipo de lugar a grandes cargas sobre el suelo.
 Se precise un espacio grande y más o menos despejado.
 El coste del terreno sea bajo.
 Exista terreno que esté disponible para una posible expansión.
 El producto no se adapte al use de la gravedad.
 El tiempo de erección sea limitado.
 Se prevean cambios frecuentes en la distribución.

Tal vez el edificio universalmente más económico es el llamado de una planta y media (ver fig. 9-1).
Es básicamente de un solo piso, pero puede incluir altillo o sótano.

FORMA DEL EDIFICIO

Los primitivos edificios industriales eran estrechos a causa de que precisaban del empleo de la luz
natural. Se expansionaban prolongando sus extremos y añadiendo cuerpos transversales de forma
rectangular. Hoy, la luz artificial es relativamente menos cara. El número y frecuencia de los cambios
de producción es mayor. Por lo tanto, se insiste en construcciones que sean relativamente
cuadradas, no obstruidas ni divididas por paredes. Tales plantas se construyen a base de secciones
rectangulares y se expansionan añadiendo secciones adicionales en sus extremos laterales (ver fig.
9-2).
Allí donde el terreno sea limitado como en valles de rio estrechos, o allí donde los términos de
propiedad adopten ángulos extraños, el edificio debe acoplarse a dichas limitaciones del terreno. Las
operaciones sucias, pestilentes, ruidosas o productoras de vibración, deberán separarse en un
edificio aparte. Las operaciones peligrosas con posibilidad de incendio o explosión están también
incluidas en este grupo. De este modo, los edificios que no toman parte directa en el flujo de la
producción, como son los dedicados a la administración, ventas, personal, oficinas e instalación
electrógena, pueden ser construidos aparte del edificio de producción. Se puede emplear la siguiente
lista como guía para la selección de la forma del edificio.

Se usará un edificio relativamente cuadrado cuando existan:

 Cambios frecuentes en el diseño del producto.


 Frecuentes mejoras en los métodos de proceso.
 Reordenaciones frecuentes de la distribución.
 Restricciones en los materiales de edificación o se deseen economías en la cantidad de
materiales empleados (ver fig. 9-3).

Se recurrirá a otras formas, o edificios separados cuando:

 Existan limitaciones de terreno.


 Los límites de propiedad tengan ángulos caprichosos.
 Los edificios que alojen las operaciones dan lugar a suciedad, olores, ruidos o vibración.
 Los edificios que alojen las operaciones puedan ser causa de incendio o explosión.

SOTANOS O ALTILLOS

Una planta difícilmente puede evitar el tener un sótano cuando esta edificada en un terreno en
declive. Y esto tiene ventajas muy prácticas. Algunas plantas están edificadas en la falda de una
colina solo por el expreso motivo de tener entradas para los vehículos en cada piso. Ello ofrece la
ventaja de tener entradas a dos o más niveles con un mínimo de construcción de rampas y permite
la recepción en un nivel y el embarque en otro, con el flujo a través de la planta en forma de U, en el
piano vertical.
Si se decide tener sótano o si el nuevo edificio lo posee ya, comprobemos que este tenga las
características apropiadas:

 Altura suficiente.
 Buena ventilación.
 Cimientos sólidos.
 Amplia iluminación.
 Paredes impermeables.
 Suelos libres de filtraciones o inundaciones de agua.

Los sótanos parciales pueden ser de verdadera utilidad cuando no obedecen a propósitos de
producción. En ellos encuentran una situación muy adecua-da la planta de calefacción, los
compresores, bombas y otros equipos auxiliares, fuera de la planta de producción. Esto es aplicable
también a otros servicios, como son los lavabos y vestuarios, pasillos para transporte del material o
para paso del personal, almacenamiento de piezas de movimiento lento o utillaje inactivo de todas
clases.

Ciertos procesos pueden necesitar sótanos; tal es el caso de un gran taller de estampado, donde se
requieren cimientos especiales y, donde al mismo tiempo, la recogida de chatarra es un factor muy
importante. Puede ser más fácil excavar y construir luego los cimientos de la maquinaria, que abrir
fosos o edificar cada cimiento desde el nivel del suelo. En especial, el equipo alto puede instalarse
en el sótano, de modo que su nivel de trabajo este en el piso principal. De hecho, existen industrias
cuyo piso principal no es más que un pavimento de planchas de metal para sostener a los operarios
de las maquinas, descansando toda la maquinaria en el suelo del sótano.

Por otra parte, cuando se precise amplio espacio por encima del equipo, la distribución no deberá ser
confinada en un sótano. Casos extremos de este son las fábricas de grandes equipos o la
construcción de buques. En estos casos las grúas y equipos pesados hacen prohibitivo el use de
sótanos; estas industrias a menudo usan altillos para su trabajo más pequeño o ligero (ver fig. 9-4 y
9-5).

Los casos típicos en que se usan altillos, son:

 Operaciones de submontaje con operación de montaje final de grandes unida-des en la planta


baja (nivel del suelo).
 Operaciones de montaje con maquinaria pesada de fabricaci6n por debajo de su nivel.
 Operaciones con maquinaria ligera, con maquinaria pesada por debajo de
 su nivel.
 Actividades auxiliares de todas clases para los obreros, material o maquinaria
(almacenamiento, lavabos, vestuarios, oficinas de producción, etc.) que de este modo pueden
ser mantenidas fuera de la planta de producción.
 Accionamiento o mantenimiento de las partes superiores de la maquinaria de gran altura.
 Almacenamiento de material y área de preparación del mismo, incluyendo mezcla de material
a granel, embalaje y distribución del mismo, etc.

VENTANAS

Las fábricas antiguas debían tener ventanas pequeñas a causa del coste de la construcción. La
introducción de las ventanas con grandes marcos de acero hizo que su coste se redujese. Hoy en
día las ventanas son a menudo más baratas que las paredes. Pero, por otra parte, aquellas hacen
que el interior del edificio este más sujeto a los cambios de temperatura del exterior. Las industrias
cuyos productos o procesos estén altamente influidos por los cambios de temperatura, luz o
humedad prefieren prescindir de ventanas en los edificios correspondientes. Las fábricas de
chocolate, por ejemplo, deben vigilar estrechamente la temperatura. Muchas de estas instalaciones
controlan esta condición por medio de la ventilación y del aire acondicionado. Su luz es artificial:
Otras industrias han rechazado por completo las ventanas a causa del polvo que dejan introducir en
la planta, aun a pesar de mantener el aire interior a ligera sobrepresión.

La lista que damos a continuación, es una guía para ayudar a decidir si se deben prever o no
ventanas en un edificio. Con las siguientes condiciones la tendencia es a prescindir de ellas:

 La planta es subterránea.
 El clima este sujeto a extremos de frio o calor.
 El trabajo se ve afectado por los cambios de:
o Temperatura.
o Humedad.
o Luz.
 El trabajo está sujeto a perjuicio por:
o Polvo.
o Suciedad.
o Contaminación.
 Los obreros o el trabajo son afectados por los ruidos externos.
 La luz artificial y la fuerza son baratos.
 No es necesaria la visión del exterior.
 La luz natural es poco importante.
 Las ventanas se ensuciarían con rapidez.
El técnico en distribución que debe enfrentarse con el factor ventanas, reconoce que estas pueden
ser tanto una gran ayuda como un problema (ver fig. 9-6).
La lista siguiente nos señala los casos principales en que las ventanas pue-den afectar a la
distribución:
 Brillo o deslumbramiento.
 Angulo de la luz (mañana y tarde, verano e invierno).
 Calor que afecte al personal y/o al material, proveniente de ventanas con sol.
 Resistencia al:
o Viento.
o Choque.
o Fuego.
o Ácidos.
o Herrumbre.
 Corrientes de aire sobre el personal cuando están abiertas.
 Accesibilidad al lavado o reparación.
SUELOS

El nivel y, la resistencia de los suelos son sus factores más importantes en cuanto a la distribución.
Todos los edificios adjuntos y aun aquellos lejanos que algún día pudiesen quedar conectados a la
planta principal deberían tener el suelo al mismo nivel; de este modo los sistemas de manejo pueden
ser enlazados sin necesidad de rampas o elevadores. A causa del descuido de esta condición, existe
una industria que hoy debe tener un hombre de servicio en cada rampa dedicado al trabajo exclusivo
de lograr que el personal se aparte, de modo que el que hace el transporte de material tenga espacio
suficiente para tomar impulso para empezar a subir la rampa. Después le da un empujón para
ayudarle a acabar de salvar el desnivel.

Por lo que se refiere a la resistencia del suelo, debe consultarse con el arquitecto, constructor o
contratista. Una compañía compro un garaje de cuatro pisos para convertirlo en almacén. Deseaba
almacenar piezas de maquinaria, pequeñas pero pesadas. Los nuevos propietarios se hallaron con
que debían mantener unos pasillos aún más anchos que los que eran necesarios cuando el local
almacenaba coches, debido al peso de su compacto producto. En realidad, terminaron por tener que
almacenar las cajas llenas de productos, unas encima de otras, alrededor de las columnas maestras
del edificio. Otra instalación se encontró con el problema de la vibración. Los suelos eran lo
suficientemente fuertes, pero cada vez que un tren de carga pasaba por las cercanías, los obreros
en el taller de utillaje y aparatos de comprobación se veían obligados a abandonar el trabajo por
terror a estropearlo.

Las fábricas primitivas tenían pavimentos de madera o de tierra, actualmente existen diversas
combinaciones de acero y cemento que nos proporcionan un suelo poco caro. Se desgasta con
dificultad, es fuerte y fácil de limpiar. Pero los obreros que están de pie o deben caminar mucho,
hacen objeciones al suelo de hormigón, por su dureza. Por otra parte, ciertos materiales son muy
susceptibles de averiarse si caen sobre un suelo de esta clase; y el hormigón es difícil de cortar
cuando llega el caso de reordenar o reparar el cableado o las tuberías que discurren bajo el suelo.

La fatiga de los obreros se supera por medio de esteras de madera o de goma. Los inconvenientes
relativos a la posibilidad de rotura de piezas que cayesen sobre el hormigón, y a la dificultad de
reordenación y reparación pueden solucionarse por medio de la aplicación de bloques de madera,
enmaderado del suelo o por medio de una combinación de ambos sistemas. Comprobemos en la
lista siguiente las características del suelo que deseamos, o que ya existe en nuestra distribución.
Después de haber calibrado los caracteres más importantes, seleccionemos los mejores materiales
para los nuevos suelos.

Estas son las características de suelo deseables, a pesar de que ninguno las reunirá todas por
completo:

 Los diversos edificios todos a un mismo nivel.


 Lo suficientemente fuerte para soportar el equipo y la maquinaria.
 Fabricado con materiales baratos.
 Barato de instalar.
 Que este inmediatamente listo para su uso.
 Resistente al choque y a la abrasión, aislante del calor y de la vibración.
 Que no sea resbaladizo bajo ninguna condición.
 Silencioso y absorbente del ruido.
 Atractivo a la vista.
 Con diversidad de colores disponibles.
 Que no se vea afectado por los cambios de temperatura y humedad o por los ácidos, álcalies,
sales, disolventes o agua.
 Inodoro e higiénico.
 Lo suficiente elástico para que parezca blando bajo el pie y para que sea mínimo el daño de
las piezas que puedan caerse.
 Que sea fácil fijar y amarrar al mismo las máquinas y equipo.
 Que disipe la electricidad estática y que no chispee al golpeado.
 Fácil de mantener limpio.
 Que sea fácilmente removible y reemplazable en grandes secciones.

CUBIERTAS Y TECHOS

Las cubiertas y techos afectan a la distribución sobre todo por lo que res-pecta a su altura por
encima del suelo. La tabla 9-1 contiene algunas alturas generalmente recomendadas, como
referencia.

Las cubiertas y techos vienen afectados, también, en muchos casos, por el tipo de construcción. La
fig. 9-7 nos muestra los diversos tipos de cubierta más comúnmente usados.
La utilidad del espacio por encima del nivel de la cabeza puede verse limitada por elementos unidos
a la cubierta o al tejado. Muy pocas industrias cuelgan su maquinaria del techo, pero en cambio una
gran cantidad de ellas pueden suspender su equipo de manejo de materiales, tuberías de servicio o
red eléctrica y otros equipos. También son consideraciones relacionadas con el tipo de tejado, las
siguientes: la luz natural, la conducción del calor y la acumulación del polvo. Recomendamos usar la
siguiente guía como ayuda para determinar las características de la cubierta o techo que afectaran a
una distribución dada:

 Excedente en altura Para:


o Máquinas de producción.
o Equipo de proceso (tubas de tratamientos electrolíticos, hornos de secado, etc.).
o Equipo de manejo (grúas, transportadores, etc.).
o Respiraderos (con 24 pulgadas de espacio por debajo).
o Distribución eléctrica.
o Transformadores, compresores, ventiladores.
o Sistemas de ventilación y calefacción.
o Lavabos y cuartos de aseo construidos fuera de la planta de producción.
o Áreas de almacenamiento.
o Circulación del aire.
o Caminos de tráfico elevado.
 Resistencia para soportar desde arriba o desde abajo:
o Maquinaria.
o Equipo de proceso.
o Equipo de manejo, incluyendo material o maquinaria transportada. Sistemas de
ventilación y calefacción.
o Transformadores, compresores, ventiladores.
o Áreas de almacenamiento.
o Caminos de tráfico elevado.
 Luz (ver ventanas):
o Luz de techo independiente de las paredes y de los planes de expansión.
 Conducción de calor para:
o Las pérdidas de calor en invierno.
o Efecto sobre el personal en verano.
 Cielo raso:
o Acumulación de polvo, que después caerá.
o Aspecto.

PAREDES Y COLUMNAS

A diferencia de las fábricas primitivas que dependían del grosor de sus paredes de obra para
mantenerse en pie, así como para sostener sus tejados, los edificios modernos emplazan su carga
sobre vigas y columnas, formando estructuras generalmente de acero o de hormigón armado. De
este modo, la columna soporta la carga y las paredes no son necesarias más que como medio de
mantener el interior del edificio a salvo de los elementos. Esto es de gran utilidad a la producción, por
cuanto significa grandes áreas sin obstrucción.
Las paredes interiores o tabiques, no son hoy en día más que separaciones. Cuando ciertas
operaciones deben ser separadas de otras, generalmente se disponen tabiques del tipo prefabricado
(construido en paneles standard) lo que facilita su traslado e instalación. Pueden ser tan altos como
sea necesario para proteger o apartar el área o pueden ser suspendidas del techo. Este último
sistema. mantiene el espacio de suelo libre y en cambio protege eficazmente contra humos, vapores,
ruido, calor, impidiendo su circulación a través del edificio.

Una característica fácil de pasar por alto es el tamaño de las aberturas en las paredes. Las puertas
que sean demasiado, bajas o demasiado estrechas limitaran el tamaño del equipo y elementos de
manejo de materiales.

Aunque no existe el inconveniente de los tabiques interiores, están aún las columnas destinadas a
sostener el techo, para amargar la vida al distribuidor. Estas columnas se interfieren con la
colocación de la maquinaria, los pasillos, las áreas de almacenamiento y con el equipo de transporte
elevado. Las columnas dan lugar a dos problemas básicos:
1. El modo en que estén alineadas tiende a confinar los patrones de flujo básicos.

2. Su situación individual, limita la ubicación de todos los elementos y, especialmente, del equipo
grande.

El distribuidor indudablemente deseara alinear los pasillos principales, las estanterías de


existencias y las líneas de servicio con las columnas. Las operaciones que precisen más
espacio las situara a lo largo de los espacios mayores entre las mismas, mientras que las de
menor envergadura las colocara a lo largo de los espacios más estrechos (ver fig. 9-8).

Por lo que se refiere a las columnas que actúan de impedimento en la colocación de


maquinaria individual y equipo, el distribuidor deberá planear una ordenación de columnas que
se adapte a su distribución. Algunas veces, se gasta un montón de dinero innecesario en la
construcción de un edificio que reclama un espacio entre columnas demasiado ancho.
Algunos distribuidores admiten que siempre consultan con su arquitecto y que después piden
un 15 por ciento más de espacio que el considerado por este como económicamente
justificado. Otro problema de distribución es el tener que enfrentarse con un espacio y
ordenación de columnas ya existente en el edificio y sacar el máximo partido del mismo.
Experimentando varios planes alternativos, es posible a menudo lograr un arreglo o
disposición eficiente de la maquinaria, equipo y servicios auxiliares dentro de la distribución de
columnas. El distribuidor puede usar provechosamente las columnas, como sigue:

 Para soportar el equipo de manejo elevado.


 Para mantener soportes de almacenamiento o estanterías.
 Para sujetar o aislar el equipo de tratamiento.
 Para soportar o mantener altillos, pasarelas líneas de servicio auxiliar, paneles de
instrumentos y la misma maquinaria.

Ya que las columnas significan perdida de área de suelo, coloquemos contra y entre las mismas el
equipo no productivo que roba también espacio (fuentes, desagües, equipo contra incendios, relojes
marcadores, etc.).
ELEMENTOS O PARTICULARIDADES DEL EMPLAZAMIENTO

Las características del emplazamiento tienen importancia para cualquier distribución que impide
expansión de los edificios o que abarque más de un edificio. Pueden tener que preverse líneas de
ferrocarril y carreteras adyacentes. canales y edificios circundantes y, si ya existen, pueden limitar la
distribución o pueden tener que ser alterados Véanse los apéndices XI y XII.

La existencia de un tanque de almacenamiento subterráneo puede limitar la construcción de un


almacén exterior de materiales-pesados en aquella área; el humo y la suciedad de una fundición
deben ser alejados del edificio de la administración principal; las curvas de un ferrocarril circundante
pueden ocupar un área desusadamente grande. Esta y muchas otras características de la situación
pueden afectar a una distribución que no esté limitada a un solo edificio (ver fig. 9-9).

Si bien hemos estado tratando acerca de las características de la distribución que afectan al edificio,
debemos tener en cuenta que en la mayoría de los casos es el edificio el que limita la distribución.
Las diversas características de un edificio ya existente restringirán la distribución de una manera muy
definida. Este capítulo ha señalado como la mayoría de estas características se relacionan con la
distribución, sea esta en un edificio ya existente o en uno que se construya con arreglo a una
distribución completamente nueva.

DISTRIBUCION EN PLANTA 2o EDICION, RICHARD MUTHER, (1970). (Pg. 147 – 161).