Está en la página 1de 10

EXPEDIENTE JUDICIAL : 443-2019-85-0403-JR-PE-01

ESPECIALISTA : Ana Rosa Pineda Jilahuancco

SUMILLA : Interponemos Recurso de Apelación

AL JUZGADO DE INVESTIGACIÓN PREPARATORIA DE CARAVELI

Luis Enrique Gutiérrez Oliva, identificado con Documento


Nacional de Identidad N° 45814857, con registro del Colegio de
Abogados de Arequipa N° 9850, señalando domicilio procesal
en la Casilla Electrónica N° 67187 de la Corte Superior de
Justicia de Arequipa; y accesoriamente en Calle Jerusalén N°
216 – Oficina N° 203, distrito, provincia y departamento de
Arequipa; atentamente a usted digo:

I. PETITORIO

Que, al amparo de lo dispuesto por los artículos 274.3 y 278.2 del Código Procesal
Penal, interpongo recurso de apelación en contra de la Resolución N° 06-2020 que declara
fundado el requerimiento de prolongación de prisión preventiva por el plazo de dos meses, por
no encontrarla de acuerdo a ley, solicitando que proceda a la elevación de los actuados a la
instancia superior respectiva; y en su oportunidad se revoque declarando infundado el
requerimiento de prolongación de Prisión Preventiva del Ministerio Publico, o se declare nula;
en atención a los siguientes fundamentos:

II. FUNDAMENTOS DE HECHO

PRIMERO. – Sobre la prolongación del plazo de la prisión preventiva.

La prisión preventiva es un acto procesal dispuesto por una resolución jurisdiccional,


que produce una privación provisional de la libertad personal del imputado, con el propósito
de asegurar el desarrollo del proceso penal y la eventual ejecución de la pena. Entonces al ser
una medida cautelar que limita el derecho fundamental de la libertad personal, se debe
respetar los requisitos esenciales para su determinación, como son la legalidad,
proporcionalidad, excepcionalidad, jurisdiccionalidad y motivación de las resoluciones.
El artículo 272 del Código Procesal Penal, establece que el plazo de prisión preventiva
para procesos simples es de nueve meses, para procesos complejos dieciocho meses y para
procesos de criminalidad organizada treinta y seis meses; al producirse el vencimiento de este
plazo, sin que haya dictado sentencia condenatoria, ya sea de oficio o a solicitud de parte, se
dispondrá la libertad del imputado, y se dictarán (de ser necesario) las medidas que permitan
asegurar su presencia en diligencias judiciales [artículo 273 del C.P.P.]. Sin embargo, en
determinadas circunstancias, la norma procesal establece que, pese a lo establecido
anteriormente, la duración de la medida de prisión preventiva puede extenderse a través de la
figura de la “prolongación”.

Ahora bien, la prolongación del plazo de la prisión preventiva se encuentra


expresamente reconocida por el artículo 274.1 del Código Procesal Penal. Esta disposición legal
fija presupuestos materiales y presupuestos formales estrictos para dictarla, de los que se
deriva que la prolongación siempre debe tener un carácter excepcional. Los primeros, sin
perjuicio de la subsistencia de los motivos que determinaron la medida de prisión preventiva,
son tres, siempre concurrentes.

Así, el primer presupuesto material de la prolongación de la prisión preventiva exige la


concurrencia de “…circunstancias que importen una especial dificultad o prolongación de la
investigación o del proceso…”. El segundo presupuesto material demanda la subsistencia de
que el imputado “…pudiera sustraerse a la acción de la justicia u obstaculizar la actividad
probatoria…”. Y, por último, el tercer presupuesto material es el plazo límite de prolongación
tal como lo prescribe el artículo 274.1 del Código Procesal Penal, los cuales no son superables
bajo ningún concepto.

En cuanto a los presupuestos formales, estos son, primero, que la solicitud


fundamentada del Fiscal debe ser presentada antes del vencimiento del plazo de prisión
preventiva, segundo, la audiencia debe realizarse ante el Juez de la Investigación Preparatoria
dentro del tercer día de presentado el requerimiento y tercero, que la resolución sea dictada al
finalizar la audiencia o dentro de las setenta y dos horas siguientes, contra la cual procede
recurso de apelación. [Acuerdo Plenario Extraordinario 1- 2017/CIJ-116, FF.JJ. 15-16]

SEGUNDO. – Del iter procesal

En el literal e) del requerimiento fiscal de prisión preventiva, Fiscalía al momento de


solicitar un plazo de 09 meses ya habría considerado el plazo de la etapa de investigación
preparatoria, etapa intermedia y la de juzgamiento.
Así mismo, en la Resolución N° 02-2020 que dicto mandato de prisión preventiva en
contra del acusado Jul Wiber Ccanto Ayuque, el Ad Quo también considero el plazo de la etapa
de investigación preparatoria, etapa intermedia y la de juzgamiento.

Con Disposición N° 05-2020 del 11 de mayo del 2020, Fiscalía concluye la etapa de
Investigación Preparatoria.

Con Resolución N° 01-2020 del 01 de junio del 2020, el Ad Quo nos notifica con el
requerimiento de acusación fiscal; y señala, de oficio por celeridad y economía procesal, fecha
para la audiencia de control de la acusación el día 18 de junio del 2020.

La defensa técnica, interpone recurso de reposición en contra de la Resolución N° 01-


2020, señalando que previamente debe darse cumplimiento a lo establecido en los artículos
350 y 351 del Código Procesal Penal [se fijara fecha en los 05 días hábiles posteriores a que el
acusado absuelva la acusación]; el mismo que fue declarado fundado, señalando nueva fecha
de audiencia de control de la acusación para el día 30 de junio del 2020.

Con Resolución N° 01 del 03 de julio del 2020, se resuelve señalar fecha para audiencia
de juicio oral, para el día 15 de julio del 2020, en la Sala de Audiencias Virtual de Camana;

En el apartado Análisis del Caso Concreto de la Resolución N° 05-2020, el Ad Quo ha


tomado en cuenta para fundar la prolongación de prisión preventiva lo siguiente:

El traslado del interno Jul Wiber Ccanto Ayuque al Penal de Huánuco, por haber
participado liderando un motín en el Penal de Pucchun de Camana, es un hecho que ha
producido que se suspenda la instalación del juicio oral el día 15 de julio del 2020, el mismo
que no es atribuido al Poder Judicial ni al Ministerio Publico, por lo que sí es un fundamento
para prolongar la prisión preventiva. [Fundamento 4.3]

El abogado Luis Enrique Gutiérrez Oliva, ha seguido insistiendo en que los plazos en los
procesos con reo no se habrían suspendido, incluso ha seguido manteniendo esa posición en la
audiencia de control de acusación y en la instalación del juicio oral el 15 de julio del 2020,
también debemos indicar que lo ha seguido manifestando en la presente audiencia de
prolongación de prisión preventiva, lo que constituye una dilación indebida del proceso,
porque el abogado tiene conocimiento de la Resolución Administrativa N° 221-2020-P-CSJAR-
PJ, señala que los procesos con reo no se han suspendido, ha venido presentando recursos
desde la etapa intermedia, lo que se adecua a lo establecido en el Acuerdo Plenario N° 01-
2019/CJ-116. [Fundamento 4.4]

El Ad Quo considera que el documento “reporte de antecedentes y referencias de


información administrativa disciplinaria” no demuestra que el interno cuente con arraigo
laboral, ya que el interno aún se encuentra con mandato de prisión preventiva; además el Ad
Quo considera que no solo se debe valorar los arraigos presentados por la defensa técnica,
sino también otros aspectos como la gravedad de la pena.

Finalmente, el Ad Quo considera que por estos fundamentos y al encontrarse el


proceso en etapa de juicio es razonable prolongar la prisión preventiva por un plazo de dos
meses, sin justificar la razonabilidad de dicho plazo.

TERCERO. - Sobre la especial dificultad que importaría la prolongación del proceso.

Si bien la norma procesal establece como primer presupuesto material la existencia de


circunstancias que impriman especial dificultad o comporten la prolongación de la
investigación o del proceso, es de señalar que este elemento contiene a su vez, supuestos
típicos, pasibles de configurarse disyuntivamente, por tanto, consideramos que, para estimar
la prolongación de la prisión preventiva deben concurrir indistintamente cualquiera de las
siguientes causales: Cuando acontezcan circunstancias de especial dificultad que importen
prolongación de la investigación o cuando acontezcan circunstancias de especial dificultad
que importen la prolongación del proceso.

En autos, el Ministerio Público sostiene su pedido alegando que concurrirían


circunstancias de especial dificultad que importarían la prolongación del proceso. Ahora
bien, estas circunstancias requieren ser acreditadas verificándose su concurrencia o la
presencia de sucesos, incidencias, eventualidades, escenarios o inconvenientes que
obstaculicen o enreden seriamente la actuación normal de determinados actos procesales, y
que, por consiguiente, impidan conseguir o ejecutar en el tiempo previsto dichos actos de
ordenación y concreción del trámite procesal. Así, debe tratarse de eventualidades que por su
propia naturaleza se diferencian de lo común o general, que están por encima de lo normal o
habitual, de suerte que traen como consecuencia una tardanza o demora en la práctica de
tales actos procesales y la necesidad de su reprogramación o de una actividad procesal
adicional no prevista. Se toman en cuenta las necesidades del momento procesal en que
deben dictarse y las circunstancias que atraviesa la causa, tal como se ha desarrollado en el
Acuerdo Plenario 1-2017/CIJ116.

En igual sentido, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema estableció en la


Casación 147-2016- Lima que: “…se entiende por especial dificultad la concurrencia de
circunstancias que obstaculizan la realización de determinada diligencia, la práctica de alguna
pericia o alguna circunstancia propia de la conducta del imputado, elementos del juicio
objetivos posteriores al dictado de la prisión preventiva primigenia y su impugnación. La ley no
establece que deban existir nuevos elementos o actos que sustenten este requisito, pues el juez
al momento de determinar el plazo de preventiva pudo no tener en cuenta en su real
dimensión estas particularidades que le dan complejidad al caso…”.

En ese orden de ideas, sostenemos que las circunstancias de especial dificultad que
importan la prolongación del proceso no concurrirían dado que, la Fiscalía alegó en esencia
que, resultaba necesaria la prolongación de la prisión preventiva porque aún no se había
llevado a cabo la etapa de juzgamiento. Sobre ello, remitidos al requerimiento fiscal, se aprecia
que en efecto la Fiscalía señaló que necesariamente debía prolongarse la medida de prisión
preventiva con el objeto de culminarse con la etapa procesal de juzgamiento y asegurar la
presencia del imputado hasta la conclusión del proceso dado que existiría la posibilidad de que
se dicte sentencia condenatoria con pena efectiva.

En base a lo expuesto, debe aclararse que no puede considerarse -como sostiene el


Ministerio Público en su requerimiento- una especial prolongación del proceso, el desarrollo
de “la etapa de juzgamiento”, pues la prisión preventiva -o su prolongación- no puede
solicitarse por fases del proceso: no existe fundamento legal para esa forma de trabajo , por
lo que no es de recibo que, en este momento, se pretenda la prolongación de dicha medida
gravísima de coerción personal, basándose en la necesidad de la realización de la etapa de
juzgamiento. [Expediente N° 9859-2019 – Resolución N° 10 del 08 de mayo del 2020 – Sala
Mixta de Apelaciones de Arequipa]

En consecuencia, los argumentos del Ad Quo mediante los cuales justifica la medida
tan intensa y grave, como es la de mantener en prisión al imputado, cuando objetivamente el
presupuesto de especial dificultad no ha sido acreditado constituye una decisión arbitraria,
puesto que la realización de los actos procesales, como la etapa intermedia y el juicio oral,
no son eventos no previstos, sino por el contrario, han sido tomados en cuenta al momento
de dictar el mandato de prisión preventiva, puesto que esta medida se concretiza justamente
para asegurar la finalidad, tanto de la investigación, como la eficacia del proceso penal que
incluye el juzgamiento. [Expediente N° 33-2017 – Resolución N° 20 del 14 de enero del 2017 –
Sala Penal de Apelaciones de Huamanga]

Por otro lado, en el análisis de la presente causa, se aprecia del requerimiento de


prolongación de prisión preventiva que Fiscalía en el párrafo cuarto del fundamento tercero
hizo alusión de forma genérica al traslado del interno Jul Wiber Ccanto Ayuque al
Establecimiento Penitenciario de Huánuco, mas no desarrollo mayor fundamentación respecto
de este extremo. Respecto a estas alegaciones debemos indicar que estas circunstancias no
resultan estimables para fundamentar la especial dificultad en el proceso, pues se trata de
causas ajenas al imputado preso preventivo, máxime si del Oficio N° 185-2020-0-0402-JR-PE-
01 del 06 de julio del 2020 dirigido al Director del Centro Penitenciario de Huánuco, se advierte
que el Establecimiento Penitenciario de Huánuco tendría conocimiento de la audiencia de
instalación de juicio oral programada para el 15 de julio de julio del 2020, y es la especialista
judicial del módulo penal de Camana, pues se trata de prerrogativas de las que goza el
procesado en la investigación que se sigue en su contra, sin que afecte la labor investigativa
del fiscal, máxime si en audiencia de apelación se dio cuenta que dicha pericia no se realizó,
pues únicamente se ha cursado un oficio a la comisaría solicitando la remisión del cuchillo; por
lo tanto, dicha alegación no resulta de recibo. 1 Aquí es importante precisar que los actos
requeridos por la defensa como actos de investigación, no constituyen actos de obstrucción
del proceso ni impliquen conducta maliciosa de su parte sino ejercicio de su derecho de
defensa.

CUARTO. – El Juez Ad Quo señala que la defensa técnica ha seguido insistiendo en que
los plazos en los procesos con reo no se habrían suspendido, incluso ha seguido manteniendo
esa posición en la audiencia de control de acusación y en la instalación de juicio oral el 15 de
julio del 2020, conforme lo ha indicado el representante del Ministerio Publico, también
debemos indicar que lo ha seguido manifestado en la audiencia de prolongación de prisión
preventiva, …siendo que el Juzgado Ad Quo considera que estos hechos encajan en un acto
dilatorio por parte de la defensa del interno Jul Wiber Ccanto Ayuque se adecua a lo dispuesto
en el fundamento N° 59 del Acuerdo Plenario 01-2019, en base a este fundamento considera
que si se debe prolongar la prisión preventiva.

Para lo cual nos remitimos al Fundamento 59° del Acuerdo Plenario 1-2019, el cual
menciona: “(…) Un factor a examinar es, como se anotó, el comportamiento sinuoso del
imputado o su defensa –actividad de defensa obstruccionista-, como, por ejemplo: introducir
prueba falsa, amenazar testigos, destruir documentos, fugarse u ocultarse, no comparecer
injustificadamente, cambiar permanentemente de defensores para logar la demora (…) o
interponer impugnaciones que, desde su origen y de manera manifiesta, se encontraban
condenadas a la desestimación (STC 4124-2004-HC/TE, de 29 de diciembre de 2004).

En cambio, no puede considerarse como practica dilatoria el ejercicio de los derechos


procesales por parte del imputado, (…) El Tribunal Constitucional ha incorporado otro
supuesto de conducta maliciosa o conducta obstruccionista del imputado, que en todo caso
debe ser probada por la fiscalía. Se trata de las premeditadas faltas a la verdad que desvíen el
adecuado curso de las investigaciones. Es verdad que el imputado tiene derecho al silencio y a
no confesarse culpable –expresiones del ius tacendi-, en tanto que a la fiscalía le corresponde
acreditar los hechos constitutivos de la infracción y de la culpabilidad, pero “Ello no le autoriza
–al imputado- para que mediante actos positivos se desvié el camino del aparato estatal en la
búsqueda de la verdad dentro del proceso” [STC 0376-2003-HC/TC, Cáceres Julca, Roberto: Las
medidas de coerción procesal, Editorial IDEMSA, Lima, 2006, p. 27].
En ese sentido, debemos referirnos que lo establecido en el Fundamento 59° del
Acuerdo Plenario es claro y preciso, es más se consigna determinados ejemplos de actos
dilatorios que pueden ser realizados por parte de la defensa, de los cuales en ningún caso la
defensa habría incurrido en alguna de estas situaciones, pues se tiene, que lo que pretendía la
defensa era que la Audiencia de Control de Acusación sea reprogramada o en todo caso el Juez
Ad Quo otorgue a la defensa un lapso de tiempo –días- prudencial para poder conseguir y
ofrecer los medios probatorios pertinentes que acrediten la tesis planteada por parte de la
defensa ante el presente caso, bajo esta premisa la actuación de la defensa ante la solicitud de
reprogramación de la Audiencia de Control de Acusación era con la finalidad de ofrecer los
medios probatorios, siendo que el derecho a la prueba tiene una faz subjetiva y otra objetiva.
Según esta dimensión subjetiva del derecho a la prueba, las partes o un tercero legitimado en
un proceso o procedimiento tienen el derecho de producir la prueba necesaria con la finalidad
de acreditar los hechos que configuran su pretensión o defensa 1.

De esta forma debemos referirnos al derecho fundamental que tiene toda persona
inmersa en una investigación: el derecho a probar, ya que este acto procesal es uno de los
componentes elementales del derecho a la tutela procesal efectiva, pues, como ya lo ha
señalado el Tribunal Constitucional en la Sentencia recaída en el Expediente N° 010-2002-AI,
constituye un elemento implícito de tal derecho. Por ello, es necesario que su protección sea
realizada a través de los procesos constitucionales.

Por tanto, existe un derecho constitucional a probar, aunque no autónomo, que se


encuentra orientado por los fines propios de la observancia o tutela del derecho al debido
proceso. Constituye un derecho básico de los justiciables de producir la prueba relacionada
con los hechos que configuran su pretensión o su defensa. Según este derecho, las partes o un
tercero legitimado en un proceso o procedimiento, tienen el derecho a producir la prueba
necesaria con la finalidad de acreditar los hechos que configuran su pretensión o defensa. Así,
por ejemplo, el artículo 188° del Código Procesal Civil establece que los medios probatorios
tienen por finalidad acreditar los hechos expuestos por las partes, producir certeza en el juez
respecto de los puntos controvertidos y fundamentar sus decisiones.

Pues, se trata de un derecho complejo que está compuesto por el derecho a ofrecer
medios probatorios que se consideren necesarios, a que estos sean admitidos, adecuadamente
actuados, que se asegure la producción o conservación de la prueba a partir de la actuación
anticipada de los medios probatorios y que estos sean valorados de manera adecuada y con la
motivación debida, con el fin de darle el mérito probatorio que tenga en la sentencia. La
valoración de la prueba debe estar debidamente motivada por escrito, con la finalidad de que
el justiciable pueda comprobar si dicho mérito ha sido efectiva y adecuadamente realizado

1
STC. Exp. 1014-2007-PHC/TC. Caso Luis Federico Salas Guevara Schultz, fundamento jurídico 10.
(Cfr. STC N° 6712-2005-PHC, fundamento 15), de igual forma a través de la [STC. EXP. 1014-
2007-PHC/TC. Caso Luis Federico Salas Guevara Schultz, fundamento jurídico 16.] “El derecho a
la prueba (right to the evidence) tiene como punto de partida en su contenido constitucional
protegido el derecho a ofrecer pruebas. Acá nos referimos al derecho del procesado de
presentar pruebas, pero también de controvertir las mismas”

De lo cual se aprecia que la conducta de la defensa no era la dilación del proceso,


como así lo aprecia el Juez Ad Quo, y mucho menos se enmarcaría dentro de lo dispuesto por
el Acuerdo Plenario N° 01-2019 consignado anteriormente y que el fundamento que pretende
alegar el Juzgado de primera instancia no cumple una motivación como lo exige la ley, pues
pretende aparentar el derecho que tiene la defensa de ofrecer los medios probatorios como
un acto de dilatorio.

Finalmente, el artículo 373° del Código Procesal Penal, establece que, si se dispone la
continuación del juicio oral, las partes pueden ofrecer nuevos medios de prueba, y el artículo
350°, inciso 1, literal f) se establece que una vez notificada la acusación a los sujetos
procesales, estos tendrán el plazo de diez días hábiles para ofrecer pruebas para el juicio, pero
el problema surge a través del Estado de Emergencia Sanitaria declarada por el Gobierno a
través de los Decretos Supremos Nros. 044, 051, 064, 075 y 083- 2020-PCM, los cuales
declaran a nuestro país en Estado de Emergencia y disponen el aislamiento social obligatorio,
motivo por el cual no se pudo ofrecer en su momento oportuno los medios probatorios que
acrediten la tesis de la defensa.

QUINTO. – Ahora se tiene que el Juez Ad Quo refiere que la actitud dilatoria por parte
de la defensa del acusado no solo se da en la Audiencia de Control de Acusación, sino que
también esta posición dilatoria del proceso se sigue manteniendo en la audiencia de
Instalación de Juicio Oral llevada a cabo el 15 de julio del 2020, pues este fundamento lo
sustenta en base de lo expresado por parte del representante del Ministerio Publico en
Audiencia de Prolongación de Prisión Preventiva, motivando su resolución en base a
elementos subjetivos, pues se tiene que lo alegado por Fiscalía no se encuentra acreditado por
algún medio de prueba –ya que en audiencia de prolongación de prisión preventiva, lo único
que refiere el representante del Ministerio Publico es: “Incluso a seguido manteniendo la
misma posición –Actos dilatorios- en la Audiencia de Control de Acusación y Juicio Oral”, siento
esto así, es necesario remitirnos al Acta de Audiencia de Juicio Oral, de fecha 15 de julio del
2020 llevada a cabo por el Juzgado Penal Colegiado de Camana, en la cual se observa en el
Registro de Actuaciones:

“Minuto 00:08:20: Que la Defensa Gutiérrez: hace observaciones para la instalación del
juicio oral, que no se ha seguido los lineamientos de acuerdo a la resolución
administrativa número 173-2020 del Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, por no
haberse realizado una audiencia previa, solicita se le explique las garantías para que se
lleve a cabo el juicio oral, , conforme a los lineamientos actuales del estado de
emergencia, que no cuenta con los actuados pese haberlo solicitado, con antelación, y
recién el día de ayer se le ha enviado, además que uno de sus patrocinados JUL WIBER
CCANTO AYUQUE, no se encuentra presente, corre en audio”

Pues se aprecia que en ningún extremo la actitud de esta defensa técnica es oponerse
a que se siga con el curso del Juzgamiento, lo que se plantea al Juzgado Penal Colegiado es que
no se ha seguido los lineamientos de acuerdo a la resolución administrativa número 173-2020
del Consejo Ejecutivo del Poder Judicial y que nuestro patrocinado no se encontraba presente
en la audiencia, todo ello dentro de las garantías que permiten al abogado hacer valer los
derechos de su patrocinado, en atención a una posible vulneración de los derechos
fundamentales de su defendido por incumplimiento de lo dispuesto en nuestro ordenamiento
jurídico.

Bajo esta premisa, se concluye que el Juez Ad Quo al fundamentar uno de los
supuestos que declararon fundada su resolución, vulnera la debida motivación de las
resoluciones judiciales, pues tomar en cuenta un argumento sin tener el elemento de prueba
que sustente tal afirmación evidencia que lo que pretende es sustituir la función fiscal, como
así ya lo ha establecido el fundamento 59° del Acuerdo Plenario 01-2019, que menciona: “Que
toda conducta maliciosa o conducta obstruccionista del imputado, debe ser probado por el
Ministerio Publico”, y no basarse en meras conjeturas, como se da en el presente caso.

La prolongación de la prisión preventiva no procede cuando la dilación del proceso se


deba a una causa no razonable y ajena al imputado preso preventivo.

CUARTO. - No puede considerarse como practica dilatoria el ejercicio de los derechos


procesales por parte del imputado.

QUINTO. - El derecho a un plazo de prisión preventiva razonable impone, a su vez, una


obligación del Estado de tramitar con mayor diligencia y prontitud aquellos procesos penales
en los cuales el imputado se encuentre privado de su libertad [SCoIDH Caso Bayarri vs.
Argentina del 30 de octubre del 2008 parr. 70]

Incluso es de tener presente que, sin rebasarse tales plazos, también puede vulnerarse
este derecho fundamental si el proceso queda paralizad sin causa de justificación alguna -es
decir, existencia de tiempos muertos- y sin que pueda atribuirse a una conducta
obstruccionista, dolosa o negligente de la defensa la dilación indebida o paralización del
procedimiento [STCE 206/1991 del 30 de octubre]
III. FUNDAMENTOS DE DERECHO
1. El artículo 274.3 del CPP, respecto al procedimiento del recurso de apelación.
2. El artículo 278.2 del CPP, respecto al procedimiento del recurso de apelación.
3. Acuerdo Plenario Extraordinario N° 01-2017/CJ-116
4. Acuerdo Plenario 01-2019/CJ-116

Por lo Expuesto

Sírvase usted señor Juez, proveer de acuerdo a ley.

Luis Enrique Gutiérrez Oliva

C.A.A. 9850

También podría gustarte