Está en la página 1de 1

proceso de Sandblasting

Durante muchas décadas, el chorro de arena abrasivo ha sido importante para la limpieza y
preparación de superficies a ser revestidas. Se utiliza aire comprimido para propulsar partículas
abrasivas a altas velocidades sobre una superficie revestida o no revestida. Mientras que el
arenado abrasivo es tecnológicamente sencillo, el convertir de manera segura una mezcla de
partículas abrasivas y aire comprimido en un tratamiento efectivo, requiere planificación y
preparación así como herramientas y equipos diseñados de acuerdo a solidos principios de
ingeniería, así como la combinación de esos elementos con una adecuada destreza del
operador y el uso del buen juicio.

Para arenado de alta producción, seleccionar el equipo del tamaño adecuado, así como la
selección de componentes y accesorios compatibles, asegurará una operación eficiente y un
resultado exitoso. Algunos consejos importantes para hacer la mejor selección se indican a
continuación.
Compresor de aire debidamente seleccionado en capacidad para producir un flujo y/o volumen
suficiente de aire a la presión requerida para todos los componentes a los que tendrá que
surtir. El compresor representa tanto la fuente de energía como la potencia del sistema de
arenado. El aire comprimido se requiere para presurizar la máquina de arenado, para
transportar el material abrasivo a la boquilla, para operar las válvulas y accesorios y para
proporcionar aire para respirar. El proceso de arenado requiere de un suministro estable de
aire a alta presión (psi = libras por pulgada cuadrada) y de un alto volumen (cfm = pies cúbicos
por minuto) y un alto nivel de pureza cuando se utiliza como aire para respirar.

El utilizar una línea de aire debidamente dimensionada constituye un factor crítico para sacar el
mayor provecho de su compresor y de su sistema de arenado. Al igual que la salida de aire del
compresor, el diámetro interno de la manguera para sandblast debería ser por lo menos cuatro
veces el diámetro del orificio de la boquilla. Este principio se aplica a líneas de aire de hasta
100 pies. Cuando las mangueras de aire exceden de 200 pies (60 metros), revise la presión de
aire a la entrada de la máquina de arenado durante el proceso mismo de arenado para
determinar si el diámetro interno es suficiente.

El aire fluye mejor a través de conexiones no restrictivas y líneas rectas, por lo tanto, las líneas
de aire deberían colocarse en tramos tan cortos como sea posible y con la menor cantidad de
curvas posibles para evitar pérdidas en presión. Utilice una manguera de aire diseñada para
una presión mínima igual o mayor que la presión de trabajo de la máquina de arenado.

También podría gustarte