Está en la página 1de 2

Educación online, educación virtual y educación a distancia.

¿Son lo
mismo? Definitivamente no. Conozcamos las diferencias:

Educación a distancia:

Este tipo de proceso formativo se afianza principalmente en materiales físicos que la institución

educativa entrega al alumno para realizar el curso, pueden ser separatas, libros, o material multimedia

a través de CD u otros. Estos materiales se entregan directamente al alumno o le pueden ser enviados

vía correo postal. En este tipo de formación la comunicación con el profesor o tutor suele ser por

correo electrónico, carta o incluso por la vía telefónica.

Una de los principales beneficios que este sistema ofrece a los alumnos, es que le permite estudiar

en cualquier momento sin la necesidad de tener conocimientos tecnológicos o conexión de internet.

Sin embargo, este tipo de formación ofrece escaso o nulo contacto entre compañeros de estudio, con

lo que el networking se reduce al mínimo.

Educación virtual:

Esta modalidad se afianza principalmente en las herramientas de internet. Supone el uso e

intercambio de información entre docente y alumnos de manera virtual, ya sea por correo electrónico

o plataformas especialmente creadas para tal fin (Classroom, Edmodo, Schoology, Chamilo, etc). A

través de dichas plataformas, los alumnos pueden revisar y descargar los materiales de clase, subir

trabajos o asignaciones e incluso trabajar de manera colaborativa con sus compañeros de clase. La

característica principal de este tipo de formación es que se trabaja de manera asincrónica; es decir,

el alumno no debe coincidir en tiempo ni espacio virtual con el docente o compañeros para el

desarrollo de sus actividades.

Educación online:

La educación online toma como base la educación virtual, pero le añade un ingrediente: el tiempo real.

A través de este elemento, el alumno es capaz de asistir a clases en vivo o reuniones de estudio

donde coincide con sus compañeros de clase, sincronismo apoyado en plataformas de video

conferencia (Hangouts, Meet, Zoom, etc). También para lograr esto, la institución educativa debe

contar con alguna plataforma tecnológica que le permita a sus docentes y alumnos realizar todas

estas tareas. por ejemplo, Blackboard, IDroo, MyWiewboard, etc, plataformas preferida por las más

prestigiosas instituciones educativas, que por sus múltiples prestaciones es capaz de desaparecer las
barreras espacio/tiempo y brindarle al alumno una verdadera experiencia educativa y de calidad. A

través de estas plataformas, los alumnos de no solo pueden asistir a clases en vivo desde donde

estén e interactuar con profesores y alumnos, sino que además podrán asistir a videoconferencias,

realizar evaluaciones en vivo, participar en foros de discusión, realizar trabajos grupales, entre otras

características que no solo facilitan el aprendizaje sino también la interrelación y networking entre

alumnos y maestros.

Uno de los puntos neurálgicos que se debe tomar en cuenta es; la periodicidad y el tiempo de

instrucción dentro de estas plataformas. Los dos puntos están sometidos a los costos de los servicios,

acceso y periodicidad. Se debe someter a una planificación adecuada, pertinente y adecuada según

los niveles de instrucción y al público al cual se quiere llegar, las cargas horarias deben estar apoyadas

en la educación virtual y de esa manera al menos tener de una a dos sesiones semanales de

educación online

También podría gustarte